Estructura del sistema documental del museo - apuntes - Biblioteconomía y Documentación, Apuntes de Biblioteconomía y Documentación

Biblioteconomía y Documentación

Descripción: Apuntes de Documentación. El museo para funcionar correctamente debe tener una estructura documental que incluya los elementos descriptivos, legales, históricos, administrativos, ... que confluyen en las piezas del museo.
Mostrar las páginas  1  -  2  de  35
Tema 8. Estructura del sistema documental del museo
El museo para funcionar correctamente debe tener una estructura documental que incluya los elementos
descriptivos, legales, históricos, administrativos, ... que confluyen en las piezas del museo.
Las piezas proporcionan información administrativa (forma de ingreso, fecha, fuente de ingreso, lugar de
procedencia, autorización administrativa, valoración de la pieza, número de inventario, signatura topográfica),
información descriptiva (nombre y materia del objeto, dimensiones, número de de elementos, descripción de
la pieza, autor, fecha de realización, lugar), información histórica (de la pieza antes de llegar al museo),
información sobre la conservación del objeto (informe inicial, informe del tratamiento aplicado, informe de la
recuperación), información gráfica (fotos iniciales para admitir la pieza, fotografías de inventario una vez
admitida), información clasificatoria (tipología de la pieza: estilo imperio, juegos de mesa, mobiliario,...). A lo
largo de la vida de la pieza en el museo se va incrementando la documentación.
Desde el primer momento se plantea un problema de organización:
a) con los documentos: hay documentos de tipo muy diverso; ¿los mantenemos juntos?, ¿los organizamos en
diversas categorías?.
b) Con los datos en sí: hay datos muy distintos. Dos tipos principales: información permanente (fecha ingreso,
forma, nombre de la pieza,...) e información repetible o acumulable (informes de restauración, documentación
gráfica,...). ¿Mantenemos los datos unidos en una sola ficha de catalogación, o los separamos por categorías?.
a) La organización por dossieres resulta cómoda para los investigadores. Navascués, en 1942, redactó unas
normas en las que se planteaban varios niveles de organización documental: inventario, ficha de registro, ficha
del catálogo sistemático, catálogo monográfico (carpeta con todo sobre el objeto). Este último nivel fue
adoptado en muchos museos. También es cómodo para el archivero pero tiene problemas:
− el dossier no es en sí mismo una forma de archivo sino de presentación de los documentos.
− En la práctica, multiplica el trabajo (se recurre a los archivos paralelos de cada departamento).
Por ello, parece más adecuado separar la documentación relativa a cada tipo de gestión.
b) Con los datos en sí mismos ocurre lo mismo; es físicamente imposible mantenerlos juntos (no caben en la
ficha) y es poco útil (multiplica el trabajo). También conviene separar: información invariable (ficha general
de inventario), información variable.
A la hora de ordenar la documentación en el museo hay que reflexionar sobre el tipo de documentos, su
finalidad, el tipo de gestiones que se realizan en el museo, y el modo en que se quieren controlar esos procesos
de gestión. Todo ello para tener controlada la información y no repetir pasos. Esta reflexión da lugar a la
estructura documental de cada centro (gran diversidad). Mientras el trabajo ha sido manual era imposible la
unificación documental. Ahora con los sistemas informáticos en el museo no se puede transferir la
catalogación, pero sí compartir información. Por ello, son necesarios la unificación de sistemas documentales
y de lenguajes de catalogación.
Han surgido intentos de unificación en la catalogación de los fondos de cada museo.
1
Pero el museo tiene procesos de gestión mucho más amplios. Se necesitan programas de gestión global de los
museos.
Hasta el momento ha habido dos problemas en la informatización de los museos: que lo dise aban los
informáticos, y que se adaptaban a la idiosincrasia concreta de cada institución.
El museo debe proponer al informático la estructura que necesita para controlar la información y la gestión de
las piezas.
Cada pieza en cada museo tienen una función distinta, pero su análisis documental ha de ser semejante. Lo
mismo ocurre con los fondos administrativos.
Esta visión global del museo como centro documental nos permite afirmar que el museo tiene varios tipos de
fondos: museográficos (la colección), documentales, bibliográficos y administrativos.
Si obviamos estos últimos, vemos que junto a los documentos primarios se generan muchos secundarios
(instrumentos de control,...) que podrían ser iguales sin tener en cuenta el tipo de fondo. Al margen de la
catalogación de las piezas:
− los fondos deben ser controlados en su secuencia vital. Ingreso, movimientos y baja.
− Acumulamos información: contexto de las piezas, estudios sobre ellas, tratamientos que reciben,...
El museo es cada vez menos un centro de investigación y más un centro de información. Hay un
replanteamiento de la organización museística, una sistematización de la información y la documentación y,
por tanto, del trabajo.
El camino principal es analizar qué se hace con las colecciones ordinariamente en el museo: acumulación de
conocimientos e información sobre los objetos, controlar el ciclo vital de los objetos (ingreso, movimientos,
baja).
Tema 9. Fondos museográficos
*INGRESO
Es una de las tareas que más tiempo precisa y más difícil de sistematizar pues la situaciones pueden ser de lo
más diverso.
Hay dos formas básicas de ingreso: asignación y depósito. Además, ocasionalmente, entran piezas de manera
temporal (depósitos no registrables).
Asignación: es la decisión del titular de un museo de que la pieza pase a formar parte de la colección del
mismo. Presenta variantes, que en casi todos los casos recogen las fórmulas legales a través de las cuales la
pieza entra.
− Asignación por decomiso: bienes recuperados por el Estado que provienen por decomiso. Las dos fuentes
básicas son las excavaciones ilegales y el contrabando de obras de arte.
− Compra: es la forma más usual. Es un contrato bilateral. Se rige por dos principios legales:
− Derecho de tanteo: derecho preferente que tiene la administración de Estado para adquirir un bien que su
propietario quiere enajenar.
2
La previsualización de este documento termina aquí, por favor o para leer el documento completo o descargarlo.
Información del documento
Uploaded by: silvia_gomez
visitas: 751
Descargados : 0
Universidad: Desconocido
Fecha de la carga: 04/06/2013
Embed this document:
Docsity no está optimizado para el navegador que estás usando. Usa Google Chrome, Firefox, Internet Explorer 9+ o Safari Descarga Google Chrome