Nacionalidad y Extranjería - Derecho Internacional Público - Apuntes, Apuntes de Derecho Internacional Público. Universidad Autónoma de Madrid

Derecho Internacional Público

Descripción: Apuntes del curso de Derecho Internacional Público sobre Nacionalidad y Extranjería - Universidad Autónoma de Madrid
Mostrar las páginas  1  -  2  de  6
NACIONALIDAD Y EXTRANJERIA
Uno de los elementos imprescindibles del estado es su población, sobre la que ejerce sus competencias dentro
del ámbito espacial de su territorio. Pero la población está constituida por nacionales y extranjeros, lo que
plantea los siguientes problemas:
1.− definir quienes son nacionales de un estado y como se atribuye jurídicamente la nacionalidad.
2.− respecto de nacionales y extranjeros que se encuentran en su territorio; el problema es de si el estado
ejerce sus competencias sin límites. No es el caso en principio, porque las competencias del estado están
sujetas a dos clases de limitaciones:
* limitaciones impuestas por el D.I. al estado en su trato a los individuos, respecto a sus derechos individuales
y sociales por su condición de seres humanos y en aquellas situaciones en que peligre su vida o libertad (asilo
diplomático) o bien en su dignidad de seres humanos (represión de la esclavitud).
* limitaciones impuestas por el propio derecho interno del estado en cuestión, porque las limitaciones
impuestas por el D.I. constituyen sólo un nivel mínimo de protección, superado por concesiones adicionales
del estado.
3.− respecto de los nacionales que se encuentren en el territorio de otro estado; el problema que se plantea es
el de si el estado puede ejercer determinadas competencias sobre ellos (sus nacionales en el extranjero)
4.− respecto a sus nacionales que se encuentren en el territorio de otro estado; se plantea el problema de si el
primer estado (del que son nacionales) tiene facultades para hacer que el segundo estado (en cuyo territorio se
encuentran) respete los derechos que el D.I. confiere a los referidos nacionales del primero.
La población es un elemento indispensable para considerar al estado como sujeto de D.I. y precisamente la
condición de nacional del estado es lo que legitima a éste para ejercer la protección diplomática.
NACIONALIDAD
Concepto
Para algunos se trata de un status civil otorgado a un individuo o persona jurídica por el ordenamiento jurídico
de un Estado, mientras que para otros se considera como un vínculo entre un individuo y una organización
política estatal que determina su pertenencia jurídica a la población de un Estado. Al tratarse de un vínculo
entre una persona y un Estado, es evidente que las organizaciones internacionales no tienen nacionales, el
hecho de ejercer protección sobre determinadas personas (apátridas, refugiados) no supone la concesión de
una nacionalidad.
El caso de la ciudadanía europea, nacida en el ámbito de la Unión Europea, define un modelo de relación
entre el ciudadano europeo y la Unión, que le otorga un estatuto especial en el ámbito de la Comunidad
Europea. Este estatuto no sustituye al vínculo de nacionalidad que une al ciudadano y al Estado, sino que se
superpone, ya que tan sólo se reconoce la ciudadanía de la Unión a aquellas personas que previamente sean
nacionales de uno de los Estados miembros.
Régimen jurídico
Las normas internacionales sobre nacionalidad son muy escasas en contraste con las normas de derecho
1
interno, que son numerosas.
En la actualidad, corresponde a cada Estado miembro determinar por su derecho interno quienes son sus
nacionales, afirmación que ha sido confirmada por la jurisprudencia internacional de manera reiterada y
además que el D.I. convencional demuestra que la reglamentación sobre la nacionalidad se deja a cada Estado.
Cabe resaltar la Convención de la Haya de 12 de abril de 1930, relativa a los conflictos de nacionalidad, en
cuyo Art. 1 se dice: Corresponde a cada Estado determinar por medio de su legislación quienes son sus
nacionales.
En conclusión, el D.I. deja al derecho interno de cada Estado la reglamentación de la adquisición y pérdida de
su nacionalidad.
Sobre la base del D.I. general, sólo una limitación es clara: los Estados deben abstenerse de determinar
quienes son nacionales de terceros Estados, pues ello sería contrario al principio de competencia exclusiva de
los mismos en la materia.
También está en discusión la existencia de otras limitaciones:
−si un Estado puede otorgar su nacionalidad en contra de la voluntad de la persona interesada.
−si para otorgar la nacionalidad es necesario que haya un ligamen real y estrecho entre el estado y la persona.
Existen, finalmente, otras limitaciones, contenidas en tratados internacionales de mayor o menor amplitud, y
que los Estados aceptan al participar en tratados multilaterales o bilaterales en materia de nacionalidad. Los
tratados bilaterales son más numerosos.
COMPETENCIAS DEL ESTADO SOBRE SUS NACIONALES EN EL EXTRANJERO
El poder del Estado sobre sus nacionales se ejerce de forma plena dentro del territorio del mismo. Cuando
dichos nacionales se encuentran en el extranjero, el Estado no puede ejercer sobre ellos sus competencias sin
el consentimiento del Estado en que se encuentran sus nacionales. Esto no quiere decir que el Estado se
desentienda de sus nacionales en el extranjero. Los Estados procuran un trato especial para sus nacionales a
través de acuerdos. A falta de tratados, el Estado tiene derecho a que se garantice a sus nacionalidades un
tratamiento que no esté por debajo del standard minimum.
Para asegurar dichos tratamientos especiales se suelen acordar determinadas garantías en los tratados. Y en el
supuesto de que esas garantías no estén previstas, el Estado puede llevar a cabo el ejercicio de la protección
diplomática.
COMPETENCIAS DEL ESTADO SOBRE LOS EXTRANJEROS QUE SE ENCUENTRAN EN SU
TERRITORIO
Concepto de extranjero
Para determinar quienes son extranjeros para un Estado en concreto existen dos criterios:
*Criterio de exclusión: en principio se considera extranjero a todos los no nacionales. Criterio válido, aunque
se incluya en estos a los apátridas, que tampoco son nacionales.
*Criterio general: se considera extranjeros a las personas físicas o jurídicas que no son consideradas como
nacionales por el país en que están domiciliadas o en el que son transeúntes o en cuyo territorio operan; pero
son considerados como nacionales suyos por un tercer Estado o por varios, en el caso de nacionalidad
2
La previsualización de este documento termina aquí, por favor o para leer el documento completo o descargarlo.
Información del documento
Uploaded by: oceanodefuego
visitas: 2028
Descargados : 1
Dirección: Derecho
Universidad: Universidad Autónoma de Madrid
Fecha de la carga: 09/07/2012
Embed this document:
Docsity no está optimizado para el navegador que estás usando. Usa Google Chrome, Firefox, Internet Explorer 9+ o Safari Descarga Google Chrome