2º parcial, Ejercicios de Sociología. Universidad Complutense de Madrid (UCM)
pinafrondosa
pinafrondosa

2º parcial, Ejercicios de Sociología. Universidad Complutense de Madrid (UCM)

13 páginas
1Número de descargas
6Número de visitas
Descripción
Asignatura: Actores y procesos politicos, Profesor: T T, Carrera: Sociología, Universidad: UCM
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 13
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 13 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 13 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 13 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 13 páginas totales
Descarga el documento

Actores y procesos políticos - Sociología Guía de estudio- Preguntas de examen Segundo Parcial: Temas 5 a 7.

Tema 5: La participación política individual

1. ¿Qué es la acción política, según Vallès?

Entendemos por acción política la conducta individual o de grupo que incide –a veces de forma muy remota, a veces muy directa –en el proceso de gestión de los conflictos sociales.

Cabe señalar que en realidad más que una incidencia se trata de una pretensión. La participación política es el modo en que los ciudadanos, de manera individual o colectiva, “toman parte” en, o contribuyen al desarrollo de lo político. Esta noción de la participación política es inseparable de la idea de democracia y del gobierno del pueblo.

2. Identifique y explique brevemente las tres grandes categorías de ciudadanos que se establecen según cuál sea la intensidad de su acción política.

Vallés dice que en los sistemas con tradición liberal-democrática, los estudios disponibles revelan que la intensidad de la acción política es, por lo general, bastante escasa. Siguiendo estas estimaciones identifica tres grandes categorías de ciudadanos:

-un primer bloque comprende a quienes se revelan totalmente indiferentes a la política y a sus manifestaciones. Se les ha denominado “apáticos” y su volumen se estima, como mínimo, en una tercera parte de la población;

-un segundo bloque integra a quienes manifiestan un interés intermitente e irregular por la política, que contemplan como algo distante. Se les ha calificado de “espectadores”, configurando un amplio contingente que oscila entre el 50 y el 60% de la población; y, finalmente,

-un tercer y último bloque incorpora a quienes sitúan la política como una de sus preocupaciones principales, ya sea como militantes, ya sea como profesionales. Se les ha bautizado como “gladiadores”, para indicar que son los que entran en liza. Su volumen oscila – según las sociedades- entre un 2 y un 10% de la ciudadanía.

Vallés toma estas tres grandes categorías principalmente del modelo unidimensional jerárquico expresado por Milbrath, cabe señalar que este último incluye una cuarta categoría para referirse a las actividades de transición, practicadas por aquellos que “suben o bajan” de categoría según las circunstancias. Los individuos de esta categoría son más participativos que el espectador.

3. Explique el efecto de la edad, el género, el nivel de instrucción formal y la posición social y profesional en la participación política de los individuos.

- La edad es un buen predictor del activismo político. En las diferentes etapas de su ciclo vital, un individuo siente un grado diferente de responsabilidad respecto de su propia existencia y de la de quienes le rodean: ello le lleva también a distintas intensidades de implicación política. De ahí que abunde una trayectoria político-vital que arranca con una baja participación política en el periodo de la juventud, sigue con un aumento progresivo a medida que se alcanza la madurez y desciende nuevamente en el periodo de la vejez. Es sencillo comprobar que este ciclo vital

coincide con cambios de estatuto personal- acceso al mundo del trabajo, emancipación del núcleo familiar de origen y constitución de la propia relación familiar, responsabilidades laborales y paternales, salida de los hijos del hogar, jubilación, etc.

- El género ha marcado también una diferencia en la participación política de hombres y mujeres. La marginación tradicional de la mujer respecto del mundo educativo, laboral y social, su concentración en tareas domésticas y familiares o la socialización en una cultura donde la política aparecía como ocupación masculina no eran incentivos para a participación de la mujer. Así sigue ocurriendo en sociedades con bajo nivel de desarrollo. Sin embargo, en las sociedades más avanzadas el cambio de condiciones sociales de las últimas décadas ha alterado significativamente esta situación. Y aunque los datos revelan todavía una situación de desigualdad, el grado que esta presenta disminuye a ritmo acelerado. Nuevamente se comprueba que son pautas culturales –y no otra cosa- las que hasta época reciente han marginado a la mujer en el universo político.

-El nivel de instrucción se está convirtiendo en el indicador más potente para explicar y predecir el grado de actividad política de los ciudadanos. La educación no solo suministra mayor información. También proporciona más capacidad para interpretarla y mayor aptitud para expresar y defender las propias demandas y posiciones. Esta mayor confianza en las propias posibilidades estimula la disposición a intervenir en el escenario político, en comparación con quienes están limitados a los grados básicos de la instrucción y se sienten, por tanto, menos capaces de influir en dicho escenario.

- La posición en el ámbito social y profesional es también un factor asociado a las diferencias de la actividad política. Mayores niveles de renta, calificaciones profesionales superiores y posiciones de dirección en el mundo laboral –ya sea el público o el privado- conllevan actitudes de mayor intervención en la política, en comparación con las que presentan los bajos niveles de renta, calificaciones profesionales elementales y situaciones dependientes o subalternas en las relaciones laborales. De acuerdo con esta misma lógica, jubilados y parados se muestran menos inclinados a la participación que los trabajadores en activo.

En cierta medida, algunos factores mencionados, se solapan y se refuerzan. Con todo, cuando se intenta separar su influencia respectiva, el nivel de instrucción aparece como el indicador más eficaz.

4. Explique qué es la eficacia política personal y qué relación tiene con la participación política de los individuos.

La posición personal en la esfera política se revela como un reflejo de la posición de cada uno en el ámbito social y de la percepción que tiene de sus expectativas de modificarla.

Al recibir y ser capaz de manejar más información, al disponer de mayor capacidad de comunicación en todos sus ámbitos de relación, un sujeto se siente más seguro en la estructura social y más confiado y dispuesto a adoptar un papel más activo en la vida política: su sentido de lo que se ha denominado eficacia política personal, le impulsa a intervenir. En cambio, los individuos que pertenecen a grupos marginados o subordinados en la mayoría de las demás relaciones sociales son también los individuos que menos estimulo sienten para intervenir en un mundo político que comprenden poco y del que se sienten muy alejados.

La confianza en la propia eficacia política –la expectativa de que una intervención personal puede obtener un cierto resultado- explica en buena medida por qué hay ciudadanos y ciudadanas que tienden a “hacer política” y por qué hay otros que la evitan.

5. Defina participación política convencional y no convencional.

La acción política puede ajustarse a formas convencionales o a formas no convencionales. Suele calificarse como convencional una acción política generalmente aceptada por la comunidad, porque se considera adecuada y ajustada a los valores dominantes. Se trata de las formas legitimadas y, en cierta medida –aunque no siempre-, promovidas por las elites políticas.

Aunque Vallés diga esto, es importante señalar que no es necesario que las formas sean promovidas por las instituciones políticas, por ejemplo, la recogida de firmas a través de soportes tecnológicos como Change. org es legítima.

Por su parte, las formas no convencionales son aquellas que –con independencia de su objetivo- son rechazadas o mal vistas por parte de la comunidad. Son modos de hacer política que entran en conflicto con algunos valores dominantes y que, por esta razón, encajan difícilmente entre las formas legalmente reconocidas. Ello explica que estas acciones no suelan ser promovidas por las elites, ya que representan un desafío a los modos normales –es decir, según la norma- de la política. Estas acciones no convencionales suelen expresar demandas sociales que difícilmente se satisfacen a partir de las formas convencionales. Por ello se califican también como acciones políticas de protesta.

6. Enumere y explique brevemente la clasificación de ciudadanos según sean las formas de acción política convencional y no convencional a las que recurren para conseguir sus objetivos políticos (tipología de actores políticos individuales, de Barnes, Kaase, et al.)

La comprobación de que existe una disposición creciente a utilizar ambas formas de intervención política ha permitido elaborar otra manera de catalogar a los actores. En ella se combinan, por un lado, los objetivos del actor político y, por otro, las formas a que recurre. De este modo se pueden definir cinco tipos de ciudadanos: inactivos, conformistas, reformistas, contestatarios y activistas.

En esta tipología se califica como inactivos a los sujetos que se abstienen de toda acción política, tanto convencional como no convencional. Sólo en algún caso se exponen a recibir alguna información política.

Los conformistas serían los individuos únicamente activos en formas convencionales: se informan mínimamente, discuten esporádicamente y, en algunos casos, desarrollan alguna otra actividad (asistencia a algún mitin, participación secundaria en alguna campaña).

Los reformistas, por su parte, recurren a un repertorio de actuaciones más amplio: no sólo participan en las vías convencionales, sino que también acuden a algunas formas no convencionales con poco riesgo o contenido poco rupturista (por ejemplo, una sentada).

Por su parte, los activistas emplean una u otra forma de acción, según les convenga. Están implicados en la participación convencional, pero no rehúsan la no convencional cuando la consideran útil.

Finalmente, los contestatarios utilizan de modo preferente o exclusivo las formas no convencionales, porque rechazan las convencionales que perciben como manipuladoras e

ineficaces para sus objetivos de cambio. Los grupos más numerosos son, en principio, los inactivos y los conformistas.

Tema 6: La participación política colectiva: partidos, grupos de interés y movimientos sociales

1. Identifique las principales características que comparten los actores políticos colectivos.

El día a día de la política –tal como nos la presentan los medios de comunicación- otorga un gran protagonismo a los actores colectivos. Resalta, por ejemplo, el papel de los partidos. Pero, junto a ellos, es también intensa la actividad de otros colectivos.

¿Cómo caracterizar a estos actores colectivos? A pesar de su extrema variedad podremos definir a los actores políticos colectivos a partir de unas determinadas características comunes:

- la asociación voluntaria, puesto que sus miembros forman parte de los mismos sin que ello les sea impuesto obligatoriamente por la autoridad política;

- la estabilidad relativade su actividad, ya que no se trata de fenómenos estrictamente circunstanciales, como podría ser la coincidencia de un grupo de personas en una discusión de calle o en la asistencia un mitin político;

- la comunidad de intereses y objetivos (ya sean latentes o explícitos), que produce una cierta homogeneidad entre los individuos de que se compone; finalmente

- una línea de acción coordinada y organizada –en mayor o menor medida- mediante el uso de medios e instrumentos diversos.

2. Identifique y explique brevemente los principales criterios que nos permiten diferenciar a los actores políticos colectivos.

Una clasificación esquemática nos señala tres grandes tipos de actor colectivo: los llamados movimientos sociales, los grupos de interés y los partidos políticos. ¿Qué criterios nos permiten diferenciarlos?

1. La estabilidad de su estructura. Esta estructura puede ser sólida y permanente, tal como corresponde a los grupos de interés o a los partidos o, por el contrario, puede estar sujeta a variaciones y oscilaciones como ocurre en muchos movimientos sociales.

2. El discurso que desarrollan. Las propuestas que promueven los actores colectivos pueden tener una pretensión global, intentando una intervención en todos los campos temáticos: éste es el caso de los partidos. Pueden, en cambio, concentrare en un solo campo temático de carácter específico y suficientemente acotado de carácter sectorial: económico, cultural, religioso, etc. O, finalmente, puede subrayar una sola dimensión de carácter “transversal”, pero que afecta a una pluralidad de campos temáticos. Así ocurre, por ejemplo, con el movimiento feminista, que adopta la discriminación de género como motivo de intervención política en varios campos: familiar, laboral, político, cultural, etc.

3. Finalmente, el escenario preferido para su intervención. En algunos casos, este escenario es el ámbito institucional –el parlamento, gobierno, las diversas administraciones, etc.- y en él se concentra la intervención principal del actor colectivo:

ocurre así con los partidos. En otros casos, el escenario preferido puede ser el ámbito extrainstitucional, con tendencia a adoptar formas de actividad no convencionales: así se da en muchos movimientos sociales.

4. Orientación hacia el poder institucional.

5. Estrategia.

6. Recursos.

Ya sabemos que cualquier tipología supone una reducción de la realidad. Permite una relativa ordenación de la diversidad, pero impide la apreciación de matices y deja fuera a situaciones intermedias o de transición.

3. Defina: los grupos de interés.

Los grupos de interés se caracterizan por ser asociaciones voluntarias que tienen como objetivo principal influir sobre el proceso político, defendiendo propuestas que afectan a los intereses de un sector determinado de la comunidad: los trabajadores asalariados, los miembros de una confesión religiosa, los empresarios de la industria química, etc.

Estos grupos se proponen participar en la elaboración de las decisiones políticas relacionadas con los intereses del sector, pero sin asumir responsabilidades institucionales: actúan sobre las instituciones, pero sin ejercer directamente el poder que éstas administran. E ahí que algunos autores prefieran calificar a estos grupos como grupos de presión, subrayando que no persiguen ocupar el poder institucional, sino presionar sobre el mismo.

4. ¿Qué son los lobbies?

Los lobbies son grupos de presión equivalentes a gabinetes de asesoría, consultoría y presión, especializados en conectar con los parlamentarios, los miembros del ejecutivo o los funcionarios. El lobby tiene como tarea básica contribuir a la confección de estrategias y campañas de influencia que posteriormente llevan a la práctica a favor de los intereses del sector, compañía o grupo cliente. Forman parte de estas agencias expertos en leyes, politólogos, economistas y periodistas, especializados en el proceso legislativo y administrativo, junto con políticos retirados que utilizan su experiencia y sus contactos en esta actividad.

La creación y la expansión de los lobbies es un fenómeno de origen norteamericano. La enorme dimensión territorial de EEUU y la gradual concentración de las decisiones políticas y administrativas favoreció a finales del siglo XIX la emergencia de este tipo de agencias, especializadas en presionar a las autoridades federales de Washington en beneficio de los intereses de grupos y empresas alejados de la capital.

5. ¿Qué son los movimientos sociales?

A diferencia de los grupos de interés y de los partidos, los movimientos sociales se presentan como fenómenos menos integrados y de fronteras más difusas. Suelen incorporar una pluralidad de núcleos –entidades estables, clubes, publicaciones, colectivos locales, etc.-, conectados entre sí mediante una articulación relativamente débil, descentralizada y poco o nada jerárquica. Sus propuestas –o su discurso- no se limitan a un solo ámbito o a un solo sector de la vida social: sus objetivos se sitúan en varios ámbitos de las relaciones colectivas.

Los movimientos sociales, además, expresan una preferencia por las vías de intervención política no convencionales, al tener cerradas muchas veces las vías convencionales que controlan sobre todo partidos y grupos de interés.

Los movimientos sociales son, pues, actores políticos cuya apariencia cambia con cierta celeridad. Algunos han sostenidos que los movimientos sociales no tienen vocación de perdurar y que su desaparición puede ser tanto fruto de su fracaso como de su éxito. Desde esta perspectiva, un movimiento social desaparece como tal cuando evoluciona hasta convertirse en partido o grupo de presión. Así ocurre, por ejemplo, si el mensaje que propone –feminista, ecologista, pacífica, de reivindicación homosexual, etc.- acaba calando en amplios sectores de la opinión, transforma los valores sociales y politiza ámbitos que hasta entonces habían sido patrimonio del entorno privado y de la vida cotidiana. Para algunos el movimiento obrero – nacido en las sociedades industrializadas del siglo XIX- ejemplifica esta evolución: de una constelación de pequeños núcleos locales hasta la constitución de las grandes centrales sindicales y la formación de los partidos socialistas y socialdemócratas.

6. ¿Qué son los nuevos movimientos sociales?

Surgen en Europa occidental y en Estados Unidos durante los años sesenta del siglo XX. Entre los jóvenes y algunos sectores de la clase media profesional e intelectual tomaron cuerpo los valores posmaterialistas. Seoponían al productivismo industrial y reivindicaban más atención para un ocio recreativo de connotaciones espiritualistas y antiurbanas.

Poco a poco surgieron nuevos conflictos que superaban las líneas divisorias clásicas de clase o religión, que habían justificado la política practicada por los actores colectivos clásicos: partidos, Iglesias y algunos grupos de interés.

Ante esta falta de respuesta de los actores tradicionales y de las instituciones a las nuevas demandas posmaterialistas y ante la consiguiente erosión de la legitimidad de las democracias liberales, empezaron a tomar cuerpo iniciativas de intervención pública que recibieron el nombre de nuevos movimientos sociales.

7. Defina: los partidos políticos.

La política de masas ha hecho de los partidos un indispensable instrumento de mediación entre demandas sociales e institucionales: en gran medida, los partidos acaparan las posibilidades de conectar a los individuos y a los grupos con las instituciones públicas.

Hablamos, pues, de partidos para referirnos a asociaciones voluntarias, que proponen un programa de intervenciones globales y compiten electoralmente por el ejercicio del poder institucional. Para ello, se dotan de una organización estable –se proponen durar más allá de una sola cita electoral-, institucionalizada- por encima de las vinculaciones estrictamente personales- y relativamente difusa por el territorio donde actúan.

8. Evolución y tipología de los partidos políticos.

En su desarrollo progresivo, los partidos han ido adoptando perfiles diferentes. Examinando estos perfiles trazados a lo largo de casi doscientos años, se han identificado algunos modelos básicos que han permitido elaborar una tipología.

-Los partidos de notables o de cuadros: se distinguen por su composición reducida. Su organización es básica y se fundaba en comités de personalidades o grupos de notables locales. Su ideario o programa era muy vago.

Es el modelo que adoptaron los primeros partidos del estado liberal, creados desde el poder.

-El partido de masas es una aportación de la socialdemocracia alemana de finales del siglo XIX a la tipología de los partidos. Con algunas variantes, fue adoptada posteriormente por otras grandes corrientes ideológicas –comunistas, nazi-fascistas, demócrata-cristianas, etc.-.

A diferencia de los partidos de notables creados desde el poder, la oposición de los trabajadores asalariados tenía que dotarse de un instrumento basado en el reclutamiento masivo de afiliados.

- El partido de electores: la evolución de los partidos de masas les condujo –hacia la mitad del siglo XX- a su conversión de los votantes con ocasión de cada consulta electoral. Con este fin, el partido difumina sus programas. También se desdibuja de su conexión preferente con un determinado sector social y pretende captar apoyos electorales en todos los sectores de la sociedad.

-El partido-empresa: esta concentración en el objetivo electoral y la gradual introducción de la financiación pública de los gastos de los partidos hacen menos importante la afiliación. Se extrema la profesionalización de la dirección, integrada por personas que han hecho de la carrera política una dedicación exclusiva. Aumenta también la importancia y la personalización del liderazgo.

9. ¿Qué es el “partido-empresa”?

Con este nombre puede identificarse una organización específicamente creada para promover el apoyo a un candidato. Sin necesidad de afiliación permanente, articula agencias de marketing y publicidad, emisoras de radiotelevisión y prensa y redes comerciales de promoción basadas en servicios de profesionales. Se pone en marcha al servicio de un candidato, para el que reclama –de manera más cruda, aunque no muy diferente que los demás partidos- un voto plebiscitario de adhesión. En esta dirección, el intento más consistente lo ha ofrecido en Italia la formación Forza Italia, creada en torno a la figura de Silvio Berlusconi, empresario con intereses inmobiliarios, financieros y mediáticos. Desde entonces, Berlusconi ha conseguido la presidencia del gobierno en dos ocasiones -1994 y 2001-, al frente de una coalición de centro-derecha y pese a una controvertida gestión y a múltiples causas judiciales pendientes.

Tema 7: El proceso electoral

1. Enumere y explique brevemente las cinco características que ha de tener el sufragio para que sea democrático.

Debe de ser universal, libre, igual, secreto y directo. Si no cumple alguna de estas características no será democrático. El sufragio democrático es:

- universal cuando el conjunto de la ciudadanía dispone del derecho a voto, sin que puedan producirse exclusiones por cualquier condición o circunstancia de carácter discriminatorio.

-libre cuando se ejerce en un sistema constitucional de derecho y libertades, con pluralismo político, acceso abierto al proceso electoral, partidos políticos en competición, periodicidad de

las elecciones y la posibilidad de decidir sobre la permanencia o sustitución del poder gubernamental.

-igual cuando cada elector tiene asignado el mismo número de votos independientemente de la persona que los emita y, para ello, no deben existir diferencias cuantitativas en el número de votos –generalmente, uno- disponibles para cada elector.

-secreto: se debe garantizar el secreto en el ejercicio del voto para garantizar la libre decisión del votante. (No obstante el votante tiene derecho a declarar su voto).

-directo: el voto debe ser efectuado por cada ciudadano de forma directa, sin intermediarios, porque cada miembro de la sociedad está capacitado para tomar sus propias decisiones de acuerdo con sus propias preferencias. El voto debe ser directo porque el derecho de voto no es un derecho transferible.

2. Diferencie los siguientes términos: sufragio universal, sufragio censitario y sufragio capacitario.

3. Defina qué es el cuerpo electoral. Explique la diferencia entre elector, votante y elegible.

Que un individuo pueda votar no implica que vote. Aquí radica la distinción entre elector (persona capacitada para votar) y votante (elector que ejerce efectivamente el derecho de sufragio). El elector puede ejercer su derecho a voto pero rehuir la elección de representantes votando en blanco. En algunos países el voto es obligatorio.

En la participación electoral debemos distinguir entre el sufragio activo (derecho a ser elector) y sufragio pasivo (derecho a ser elegible). Para ser elegible, por lo general, se exigen los mismos requisitos que para ser elector.

4. ¿Qué son las listas electorales o el censo electoral?

El registro público donde constan inscritos todos los electores, es decir, todos los ciudadanos con derecho al sufragio. En la mayoría de los países, esta inscripción se produce de manera automática, a cargo del Estado. Cuando se atribuye la responsabilidad a los ciudadanos, la participación electoral tiende a disminuir

5. Explique la diferencia entre las capacidades legales positivas y las capacidades legales negativas que regulan la condición de elector.

Ambos forman parte de los requisitos generales que se establecen para ostentar la capacidad de elector. Las capacidades legales positivas son aquellas capacidades legales que el elector debe reunir, mientras que las incapacidades son aquellas capacidades negativas que impiden al ciudadano formar parte del electorado.

Entre las capacidades legales positivas se encuentran: la edad, la ciudadanía y el domicilio de residencia.

Las incapacidades legales más frecuentes respecto a la privación del derecho al voto afectan a ciertos ciudadanos con discapacidades psíquicas o con privación de libertad entre otros (siempre que así lo reflejen sentencias judiciales).

6. Explique la diferencia entre el derecho de sufragio activo y el derecho de sufragio pasivo.

-El derecho a sufragio activo es el derecho a votar en las elecciones, es decir, el derecho a ser elector.

No se es elector hasta que no se está inscrito en el censo electoral

No son electores sólo los que efectivamente votan, sino todos los que tienen derecho a votar (votantes y abstencionistas).

-El sufragio pasivo es el derecho a presentarse como candidato a las elecciones, es decir, el derecho a ser elegible. Requiere tener la capacidad de derecho activo.

No son elegibles sólo los que efectivamente se presentan como candidatos a las elecciones, sino todos los que tienen derecho a presentarse.

7. Explique la diferencia entre inelegibilidad e incompatibilidad.

Aunque en las democracias se tiende a igualar las condiciones restrictivas para ser elector y elegible, todavía perdura la agregación de algunas condiciones restrictivas más para el sufragio pasivo. Como condiciones de inelegibilidad se halla el desempeño de cargos cuya naturaleza o relevancia pública pueda afectar al proceso electoral o al desarrollo institucional, como la pertenencia al ejército o a la judicatura. En algunos países todavía se exige una edad superior para ser elegido respecto a ser elector, especialmente para determinados cargos públicos de mayor relieve. A todo ello hay que añadir las incompatibilidades –cuestión distinta de las inelegibilidades-, consistentes en impedir la simultaneidad de la condición de cargo electo con determinadas situaciones políticas, profesionales o administrativas, como por ejemplo ser miembro de otra cámara de representantes. Su razón de ser estriba en el querer garantizar la dedicación al cargo y preservar su independencia.

8. ¿Qué es el escrutinio electoral? ¿Qué es la abstención electoral?

Cuando la votación de los ciudadanos finaliza se realiza el escrutinio o recuento de los votos en las mesas electorales donde se hallan las urnas. La abstención es el conjunto de electores que no ha votado.

9. Explique la diferencia entre voto emitido, voto válido, voto en blanco, y voto nulo.

Del total de votos emitidos (votos computados), serán considerados votos válidos aquellos que se ajusten a los requisitos exigidos y serán votos nulos los que incumplan algún requisito. Como votos válidos encontramos los votos destinados a candidaturas. En algunas normativas electorales, como la española, también se consideran válidos los votos en blanco; cuando el votante no se inclina por ninguna de las opciones que dispone para votar. Este será el caso de un sobre de votación vacío, sin papeleta alguna.

10. ¿Qué son los sistemas electorales?

Son elconjunto de métodos para traducir los votos de los ciudadanos en escaños de representantes. Los votos son el input o punto de entrada del sistema electoral y los escaños el output o punto de salida. Los elementos que conforman un sistema electoral son interdependientes. Sus componentes básicos son:

la circunscripción electoral,

la forma de la candidatura,

la estructura del voto,

la barrera legal y

la fórmula electoral.

El sistema electoral tiene dos funciones básicas: trasladar las preferencias políticas de las ciudadanas y los ciudadanos a un tipo de modalidad de voto y trasladar los votos a escaños. La estructura del voto y la forma de la candidatura cumplen la primera función. Los demás componentes del sistema electoral cumplen la otra función.

11. ¿Qué es la circunscripción electoral (o el distrito electoral)? ¿Qué es el tamaño o la magnitud de una circunscripción?

La circunscripción electoral o distrito electoral es el conjunto de electores –en la actualidad, pertenecientes a una unidad territorial- a partir del cual se procede, según la distribución de los votos emitidos en las elecciones, a la distribución de los escaños asignados.

No debe confundirse el tamaño de una circunscripción con su extensión territorial o su volumen demográfico. Se llama tamaño o magnitud de una circunscripción al número de escaños asignados a la misma. Las circunscripciones pueden ser clasificadas, atendiendo a su magnitud, como uninominales y plurinominales. Las circunscripciones uninominales son aquellas que eligen un solo diputado. Las circunscripciones plurinominales son aquellas que eligen dos o más escaños. Una variante de este segundo tipo, es la circunscripción única, donde el electorado de todo el territorio estatal es considerado como única circunscripción electoral.

12. ¿Qué relación hay entre el tamaño de la circunscripción electoral y la proporcionalidad del sistema electoral? ¿Qué relación hay entre el tamaño de la asamblea representativa y la proporcionalidad del sistema electoral?

Cuanto más elevado sea el número de escaños asignado a una circunscripción, más precisión habrá en la proporcionalidad del sistema electoral, mientras el resto de elementos del sistema permanezca idéntico.

Junto con el tamaño de la circunscripción, otras variables que influyen son el número de partidos competidores con peso efectivo y el tamaño de la asamblea representativa, el cual condiciona el número de escaños a asignar entre las circunscripciones. El grado de desproporcionalidad tiende a crecer cuando el tamaño de la asamblea de representantes disminuye.La desproporcionalidad de un sistema electoral puede aumentar cuando a unas circunscripciones les corresponden más escaños en relación con su volumen demográfico que a otras circunscripciones. Esto sucede, por lo general, cuando hay sobrerrepresentación de las zonas rurales en detrimento de las zonas urbanas. La proporcionalidad se reflejará mejor cuando la distribución de escaños entre las circunscripciones se efectúe en función de la población y no en razón de criterios territoriales.

13. ¿Qué es el gerrymandering?

Las manipulaciones en el diseño de las circunscripciones son un hecho conocido como el gerrymandering. La técnica gerrymandering consiste en delimitar circunscripciones en función de criterios exclusivamente partidistas para privilegiar a una candidatura concreta. Se realiza con un diseño coincidente con la distribución geográfica del electorado de un partido, para favorecerlo.

14. Explique las diferencias entre: listas cerradas y bloqueadas, listas cerradas y desbloqueadas, y listas abiertas.

Las listas cerradas y bloqueadas son cerradasporque el elector vota a una lista de candidatos presentada por un partido y son bloqueadasporque el orden interno de la candidatura viene fijado por el partido y el votante no lo puede alterar.

Las listas desbloqueadas o listas cerradas y no bloqueadas son aquellas en las cuales un elector vota a la lista presentada por un partido pero el votante a su vez puede modificar –total o parcialmente- el orden de candidatos preestablecido por aquél, ya sea mediante el voto preferencial (para uno o varios candidatos), tachando nombres de candidatos o poniendo un orden numérico en los nombres de los candidatos.

Las listas abiertas y las listas desbloqueadasfavorecen la competición intrapartidaria, disminuyendo el poder del aparato organizativo de los partidos en la designación de los candidatos, y permiten establecer una relación más directa entre electores elegidos, contribuyendo a una mayor transparencia y participación democrática. En contraste, se argumenta que pueden acentuar el protagonismo de los líderes políticos y pueden abrir camino a la corrupción, construyendo redes clientelares entre políticos que reciben apoyo de grupos de interés a cambio de ofrecer favores políticos.

15. En el sistema electoral, ¿qué es la barrera legal?, y ¿qué es el umbral electoral?

La barrera legal es la cantidad mínima de votos que requiere superar cada partido para tener derecho a que se le aplique la fórmula electoral y pueda acceder al reparto de escaños. La barrera legal es una cláusula de exclusión que se aplica en algunos países con fórmulas proporcionales o con la fórmula de mayoría absoluta. Los otros sistemas mayoritarios no necesitan barreras legales. La barrera legal puede consistir en un porcentaje mínimo de votos o en un número mínimo de votos prefijado, y, si se trata de un sistema con circunscripciones de

doble nivel, también puede consistir en un número mínimo de escaños de elección directa o en el establecimiento de estas distintas barreras o similares de forma combinada o alternativa.

Cuando un partido supera la barrera legal, no significa que automáticamente entre en el reparto efectivo de los escaños. Puede quedar excluido de todas formas. Por ello, no debe confundirse la barrera legal con el umbral electoral. Este último no tiene carácter jurídico, sino exclusivamente político. El umbral electoral consiste en el apoyo mínimo de votos que un partido necesita obtener en unas elecciones concretas para verse representado, con independencia de cuál sea la barrera legal. (?)

16. ¿Qué es la fórmula electoral?

La fórmula electoral es el cálculo matemático mediante el cual se distribuyen los escaños en función de los votos del electorado. Aun siendo uno de los elementos básicos y destacados que configuran el sistema electoral, no debemos confundir la parte (la fórmula electoral) con el todo (el sistema electoral). Existe una gran variabilidad de fórmulas electorales, aunque podemos clasificarlas en dos grandes tipos: mayoritarias y proporcionales. A grandes rasgos, las fórmulas se pueden ordenar, de mayor a menor proporcionalidad, como sigue: Hare, Sainte- Laguë, Sainte-Laguë modificada, voto único transferible, Droop, Imperiali, Hagenbach-Bischoff y D’Hondt, voto único no transferible, voto limitado, mayoría absoluta y mayoría relativa.

17. ¿En qué consiste la fórmula electoral de la mayoría relativa?

En esta fórmula, el partido que más votos obtenga en una circunscripción se lo lleva todo en esa circunscripción. El margen de votos que separa al primer candidato de los restantes no tiene ninguna relevancia porque gana el candidato situado en primera posición independientemente del nº de votos obtenido por los restantes candidatos.

18. ¿En qué consiste la fórmula de la mayoría absoluta de doble vuelta?

Dispone las elecciones en dos votaciones celebradas en momentos distintos. Puede aplicarse a circunscripciones uninominales o plurinominales. En la primera vuelta de las elecciones o primera votación, para que un candidato gane el escaño debe obtener, como mínimo, la mayoría absoluta de los votos, es decir, más del 50% de los votos. En el supuesto, muy probable, de que ningún candidato obtenga al menos la mitad más uno de los votos, debe celebrarse una segunda votación. La segunda vuelta de las elecciones se rige por el criterio de la mayoría relativa, ganando quien reúne más votos, con independencia del resultado de los demás candidatos.

19. ¿En qué consisten las fórmulas de resto mayor o cociente común?

Se da a cada partido tantos escaños como cuotas haya ganado, o sea, las veces en que la cuota este contenida en su total de votos. Normalmente, después de realizar esta operación con todos los partidos, todavía quedan escaños para asignar. Para ello, se debe iciar una segunda ronda de reparto de escaños, para la cual se ordenará de mayor a menor los restos de los votos de cada partido, después de haber realizado la sustracción de todos los votos contenidos en la cifra de escaños obtenidos (equivalente al nº de votos de la cuota se contenga). Los escaños que quedan por atribuir se conceden a los partidos con restos mayores hasta finalizar la asignación de los escaños. Otra forma de calcular los resultados consiste en dividir los votos de cada partido por la fórmula, lo que da como resultado el nº de cuotas completas que consigue cada partido, que se corresponde con la cifra de escaños otorgados en la primera fase del reparto. Si se requiere una segunda ronda, obtiene escaños los partidos que tengan las fracciones mayores de una cuota.

20. ¿En qué consisten las fórmulas de la media más elevada o divisor común?

Consisten en dividir el nº de sufragios que ha obtenido cada lista por la correspondiente serie sucesiva de nº, hasta alcanzar la cifra de escaños asignados a la circunscripción. Los cocientes resultantes de las divisiones efectuadas se ordenan de forma decreciente. Uno a uno, se distribuyen los escaños, otorgándolos cada vez al partido que tenga la media más elevada, hasta alcanzar la cifra de escaños que se deban proveer Otra forma de proceder, para obtener el mismo resultado, consiste en, una vez obtenida la ordenación decreciente, coger el último cociente y utilizarlo como divisor electoral, es decir, los votos obtenidos por cada lista se dividen por el mencionado divisor electoral y el resultado de la división nos da el nº de escaños que corresponde a cada lista.

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 13 páginas totales
Descarga el documento