ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE.pdf, Otro de Origen del Lenguaje. Universidad de Buenos Aires
Martin.Pintos
Martin.Pintos13 de julio de 2017

ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE.pdf, Otro de Origen del Lenguaje. Universidad de Buenos Aires

PDF (108 KB)
5 pages
22Número de visitas
Descripción
ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE, ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE.pdf ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE.pdf
20Puntos
Puntos download necesarios para descargar
este documento
descarga el documento
Pre-visualización3 pages / 5
Esta solo es una pre-visualización
3 shown on 5 pages
descarga el documento
Esta solo es una pre-visualización
3 shown on 5 pages
descarga el documento
Esta solo es una pre-visualización
3 shown on 5 pages
descarga el documento
Esta solo es una pre-visualización
3 shown on 5 pages
descarga el documento
þÿ

Lic. Marianella AGUIRRE FREITAS Instituto de Formación Docente “Mtro. Dardo RAMOS”

ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE Tacuarembó Uruguay

1

ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE

1) INTRODUCCIÓN:

El estudio de la adquisición del lenguaje ha experimentado notables cambios en los últimos

veinticinco años. Hacia los años 60’, con NOAM CHOSMSKY, se comenzó a recuperar esta

tradición, ya que revolución la psicología del lenguaje o psicolingüística

2)APROXIMACIÓN HISTÓRICA AL ESTUDIO DEL LENGUAJE

INFANTIL:

Para este autor, la diferencia entre la especie humana y las demás especies animales se

establece mediante el lenguaje: éste es una experiencia exclusivamente humana. Así, podemos

decir que la lingüística tiene como objeto una descripción de la lengua humana que permita luego

describir cada una de las lenguas conocidas. Según este autor, el trabajo de la lingüística

consistiría en el conocimiento de estos aspectos comunes o universales lingüísticos.

CHOMSKY señala dos aspectos cruciales para su nacimiento:

1ro) que la capacidad para hablar de los humanos está genéticamente determinada,

forman parte del código genético y por tanto la adquisición del lenguaje es simplemente un

proceso de desplegamiento de capacidades innatas, los niños/as aprende a hablar de la misma

forma como a los pájaros les cercen las alas;

2do) relaciona los universales lingüísticos con la sintaxis: cree que los aspectos comunes

de las lenguas habladas se describen mediante la sintaxis.

Este punto de vista fue completado con la introducción de la semántica en los estudios

sobre la adquisición del lenguaje y la lingüística en general. Es así que podemos decir que el

conocimiento que tiene un hablante de su lengua no es únicamente sintáctico, sino también

semántico.

Introdujo también el tema del significado, o sea, para poder usar el lenguaje debe existir un

cierto conocimiento de la realidad. Es así que hacia los años 70’ se aludió a los “prerrequisitos

cognitivos” para la adquisición del lenguaje. Quizás emplear y combinar las palabras responde a la

aparición de una capacidad previa, fue PIAGET el que dio el puntapié para ello, ya que para él la

posibilidad de emplear y combinar las palabras responde a una capacidad previa: la función

simbólica que el niño construye en el estadio sensorio motor (de 0 a 2 años). Como podemos

observar: 1ro) Piaget no cree que sea el lenguaje lo que sobre todo define a la especia humana

sino que lo específicamente humano es una capacidad cognitiva de la que le lenguaje es

expresión y 2do) el lenguaje en 1er lugar es un sistema simbólico, por tanto, para poder emplearlo

el sujeto debe antes construir la capacidad de simbolizar.

Lic. Marianella AGUIRRE FREITAS Instituto de Formación Docente “Mtro. Dardo RAMOS”

ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE Tacuarembó Uruguay

2

Ya a mediados de los años 70’, el lenguaje era visto como la conducta y el instrumento que

fundamentalmente tenían los humanos para regularizar y controlar sus intercambios sociales.

3) LOS INICIOS DE LA COMUNICACIÓN:

Como hemos podido ver, el neonato viene preparado para incorporarse desde los primeros

momentos de su vida a rutinas de intercambio social. Es un ser activo. Busca estímulos y organiza

la información adquirida. Ya da muestras de conductas relacionadas con el lenguaje humano

como por ej. sonidos como pa y ba o reacciones ante la voz humana. También reacciona a los

estímulos semejantes a la cara humana, con especial atractivo hacia las personas. Prontamente

se introduce a juegos “cara cara”, ya que prontamente domina su sistema visual, lo que le permite

evitar o sostener la mirada.

Los adultos tienden a adecuar sus conductas a las de sus bebés, estableciéndose una

especie de conversación denominada “protoconversación”. Los adultos tienden a tratar a sus

niños como “humanos adultos”, o sea, le atribuyen una categoría o conducta a su llanto (llora

porque tiene hambre). KAYE (1986) dice que pareciera que los adultos preestablecen su

actuación con los R.N., dicho plan se apoyaría en la lectura inmediata de sus hijos, en la

percepción de la interacción en curso y en la experiencia en interacciones previas.

Por lo general, el adulto tiende a formar una marco estable de interacción marcando los

límites, de modo de que el bebe al despertar encuentra una contexto en el que sus conductas son

interpretadas casi sin variaciones y seguidas de conductas no muy diferentes por parte de

cuidadores, posibilitando el adulto un entorno predecible que permite la negociación de

procedimientos para regular su micro cosmos de vida social. De esta manera, a medida que pasa

el tiempo, la maduración biológica del bebé le permite incorporarse a nuevas situaciones

interactivas, sobre todo las que giran en torno el sostén mutuo de la mirada.

Algunos psicólogos han caracterizado a estos intercambios como “intersubjetividad

primaria” (Colwyn Trtevarther, 1974) entre el niño y el adulto, así el primero es capaz de aprender

las características de la estructura básica de comportamiento entre dos seres humanos, además

de posibilitarles hacia los tres meses la posibilidad de diferenciar S.H. de demás objetos.

Aunque se puede afirmar el carácter simétrico de las interacciones, existe gran asimetría

entre los “participantes”: es el adulto el que controla y dirige estos intercambios iniciales,

adecuando sus conductas a las del niño, buscando que las conductas del niño sean más que

respuestas biológicas y pasen a ser controladas por él de modo que las pueda emplear como

reguladoras en relación con los demás.

En estas primeras etapas de interacciones surge un significado “rudimentario”, compartido

entre el niño y el adulto, precursores de la futura vida social.

Lic. Marianella AGUIRRE FREITAS Instituto de Formación Docente “Mtro. Dardo RAMOS”

ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE Tacuarembó Uruguay

3

Las interacciones adulto – niño se insertan en el deseo de ambos de mantenerlas,

convirtiéndose la afectividad en uno de los “motores del progreso infantil. Pero no basta solamente

con ofrecer cariño a los bebés, sino que dicho cariño debe ofrecerse dentro de unas relaciones

que son asimétricas y organizadas y dirigidas por el adulto.

4) EL DESARROLLO DE LA COMUNICACIÓN PRE LINGÜISTICA:

Los inicios de la comunicación se relacionan con los orígenes de la vida social, por tanto

en la simbiosis afectiva que se establece entre el bebe y sus cuidadores, surgen los rudimentos de

la con ciencia. Hacia los cuatro meses, el niño comienza a diversificar su interés entre el mundo

de los adultos y el de los objetos. El dúo adulto – niño, debe transformarse en un triángulo, de

modo que los objetos formen parte de las actividades entre ambos. Hacia los 4 – 6 meses, la

díada comienza a diversificar sus juegos (deja de estar en su propio cuerpo y se sitúa en objetos

externos). La interacción adulto – niño son cada vez más complejas y el optimizarlas comporta un

progreso en el dominio de la comunicación. Estos juegos siguen siendo rutinarios, estables, y

predecibles, así el niño podrá negociar el significado tanto de su conducta como la del adulto.

BRUNER(1986): juegos y adquisición del lenguaje: le da el nombre de FORMATO

(interacciones triangulares). Formatos de acción conjunta: situaciones en que el niño y el adulto

actúan conjuntamente entre el objeto (juego de dar y tomar; meter y sacar; tirar y construir, etc.);

Formatos de atención conjunta: situaciones en las que el niño y el adulto atienden conjuntamente

a un objeto (juegos de indicación, de lectura de libros, etc.); Formatos mixtos: tienen las

características de atención y acción juntas (por ej. el cu – cu). En los tres formatos, el niño y el

adulto se implican en la elaboración de procedimientos arbitrarios y convencionales para asegurar

el transcurso de la interacción: ambos tienen que negociar procedimientos para determinar

cuando quieren iniciar el juego, acabarlo, en qué lugar quieren jugar, que conducta sigue a la del

compañero, etc.. El interés de estos juegos radicaría en que las relaciones sociales en ellos

implicadas, están en consonancia con los usos del lenguaje en el discurso y su dominio

comportaría el dominio de aspectos cruciales del diálogo. Señala tres aspectos: 1) anuncio de la

intención, 2) regulación de la deixis y 3) control presuposicional.

Con respecto al 1ro, l adulto y el niño deben negociar los procedimientos adecuados para

regular sus intenciones al inicio, transcurso y final; respecto al 2do) para poder mantener la

interacción, el niño tiene que “conocerse” como posible agente y receptor de la misma acción. En

el discurso esta diferencia de roles se marca lingüísticamente mediante los verbos “dar y tomar”

que se emplean en la función de la posición del hablante en relación con la acción. En estos

juegos también surgen las distinciones personales (yo y tú) o las de lugar (aquí y allí).

Lic. Marianella AGUIRRE FREITAS Instituto de Formación Docente “Mtro. Dardo RAMOS”

ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE Tacuarembó Uruguay

4

El control presuposicional, implica que los interlocutores se estén refiriendo a n tema cuyo

contenido dan por supuesto y sobre el cual se realizan comentarios (distintas variaciones que, en

todo formato, adulto y niño realizan tras compartir un tema en común).

En estos juegos, la COMUNIACIÓN ES LA QUE GARANTIZA SU DEVENIR.

Hay que destacar que además están pautados al igual que el diálogo (ahora tú luego yo).

Una vez que el adulto y el niño comparten el tema, los comentarios pueden ser múltiples y

variados.

TREARTHER (1986) señala que el niño pasa aquí de la “intersubjetividad 1ria” a la

“intersubjetividad 2ria” integrando el mundo de las personas y de los objetos en una actividad

única. Así, los objetos comienzan a tener significado por sí mismos y el mundo físico comienza a

ser organizado en términos de espacio, causalidad, relación medios – fines, etc.

Las implicaciones educativas de las características inherentes al progreso de la

comunicación son importantes: 1ro) el educador debe entender que el dominio de las habilidades

comunicativas se consigue en el ámbito de las relaciones individuales en situaciones

enormemente variadas; 2do) las tareas implicadas en dichas interacciones deben ser motivantes

para el niño y estar a su alcance de modo que puede implicarse en ellas: 3ro) la organización de

la interacción la realiza el adulto, resultando una relación asimétrica por tanto controlada, al menos

al principio, por el adulto, quien debe posibilitar un desarrollo comunicativo, ofrecer un marco de

interacción del niño con la realidad, permitir su progreso cognitivo.

Además del llanto, las vocalizaciones están presentes en el bebe desde el 1er mes de

vida. También puede aparecer el balbuceo. Los niños sordos, balbucean también, lo que estaría

hablado de la regulación biológica de estas vocalizaciones. Posteriormente van apareciendo los

fonemas (alrededor del año). Ya a los 6 meses, imitan sonidos de su alrededor de manera

imperfeta. El lenguaje del niño comienza a ser cada vez más el del entorno en el que se

encuentra. Hacia los 10 meses, accede a una etapa denominada ECOLALIA. Hacia los 9 meses

comienza con la elaboración de frases sencillas. El lenguaje del niño es cada vez mas lo que se

habla en su entorno. Hacia los 24 meses, se pronuncia ya todas las vocales.

5) DEL GESTO A LA PALABRA:

Como se ha visto, los niños/as acompañan sus gestos mediante vocalizaciones. Diferentes

investigaciones, refieren que estas manifestaciones fonéticas son relativamente estables,

constituyendo un protolenguaje. Si bien el primer año de vida los gestos, las expresiones faciales

y la mirada constituyen los procedimientos mas importantes empleados por el bebé, las

producciones vocálicas constituyen en ocasiones una forma de especificar sus deseos.

Como norma general, hay importante diferencias entre unos y otros. Al inicio del 2do año

de vida, el niño comienza a emitir alguna palabra, aumentando poco a poco su número hacia los

Lic. Marianella AGUIRRE FREITAS Instituto de Formación Docente “Mtro. Dardo RAMOS”

ADQUISICIÓN DEL LENGUAJE Tacuarembó Uruguay

5

20 -24 meses. Luego, experimenta un crecimiento rapidísimo de forma que en más de 2 meses

incorpora el mimo número que había incorporado entre 10 – 12 meses.

Hacia el final del 2do año de vida, aparecen también la 1ras refecciones de forma de

marcas plural y de género. Igualmente se inicia el uso de los artículos, los demostrativos, los

expositivos, los posesivos y los pronombres personales. Las formas verbales que emplean los

niños a esta edad, acostumbran a ser el infinitivo y el presente (no pasado ni futuro).

6) LAS GRAMÁTICAS INFANTILES:

Hasta este momento, el niño empleaba construcciones mixtas como ya está pero sin hacer

pausa, como si fuera una sola palabra. Pero entre los 20 – 24 meses, construye vocalizaciones

como coche aquí, quiero agua, etc. La psicolingüística, influenciada por CHOMSKY decía que el

período anterior podía calificarse como período holofrásico. Querían expresar la existencia de un

universal lingüístico del tipo Sujeto – Verbo – Objeto (Juan quiere agua), conocido por el niño,

pero que no podía expresarse por condiciones biológicas.

Se postuló que el conocimiento del niño no es sintáctico, sino semántico, es decir, el niño,

a lo largo del estadio sensorio motor elabora una serie de nociones sobre la realidad en forma de

agente de acción, receptor, lugar, entidad, atributo, etc., y es capaz de relacionarlas,

codificándolas y expresándolas, por tanto, lingüísticamente. Se estudiaron las 1ras combinaciones

de dos términos desde esta perspectiva y se observó que la mayor parte respondían a las

relaciones: agente – acción (papá corre), acción – objeto (corre choche), agente – objeto (mamá

calcetín), entidad – atributo (choche rojo), entidad – locativo (coche aquí), poseedor – poseído

(mamá calcetín), y esivo o nominativo (ese coche). Este planteamiento viene guiado por el orden

semántico.

7) CONCLUSIONES:

Se ha discutido sobre la adquisición del lenguaje en los últimos 25 años. En concreto, se

ha adoptado una posición que privilegia el valor instrumental del lenguaje. Desde aquí, una parte

importante que el niño debe resolver es el dominio de su uso. Ello es posible gracias al apoyo del

adulto que ofrece siempre marcos interactivos que se apoyan en la comunicación como marco

regulador. Así el niño progresa desde procedimientos arcaicos a mas culturales desembocando en

el lenguaje. Esto incorpora al niño en una de las privilegiadas características de la especie

humana.

Quedan aún puntos oscuros en este desarrollo, lo que probablemente, en un futuro no muy

lejano, nuevos desarrollos nos permitirán comprender mejor el “milagro” de la adquisición del

lenguaje.

comentarios (0)
No hay comentarios
¡Escribe tu el primero!
Esta solo es una pre-visualización
3 shown on 5 pages
descarga el documento