ADQUISICÓN DE LA NACIONALIDAD , Apuntes de Derecho Privado Internacional. Universidad Nacional de Educación a Distancia  - UNED
LuciaNC
LuciaNC20 de enero de 2017

ADQUISICÓN DE LA NACIONALIDAD , Apuntes de Derecho Privado Internacional. Universidad Nacional de Educación a Distancia - UNED

DOCX (18 KB)
3 pages
161Número de visitas
Descripción
DIPR ADQUISICIÓN DE LA NACIONALIDAD
20 Puntos
Puntos download necesarios para descargar
este documento
descarga el documento
Pre-visualización3 pages / 3
descarga el documento

ADQUISICÓN AUTOMÁTICA DE LA NACIONALIDAD ESPAÑOLA

Adquisición de la nacionalidad de origen por filiación (ius sanguinis)

Por filiación natural

El artículo 17.1.a) Cc refleja el papel predominante del ius sanguinis en nuestro sistema, al disponer que son españoles de origen <<los nacidos de padre o madre españoles>>, con independencia, por tanto, del lugar de nacimiento del hijo o de la nacionalidad del otro progenitor.

La nacionalidad española del hijo deriva de la nacionalidad del padre o de la madre en el momento del nacimiento y es una cualidad que se tiene desde entonces. Si la determinación de la filiación de progenitor español se produce después de cumplir 18 años, el hijo sólo tendrá derecho a la adquisición por opción si bien la nacionalidad así adquirida será de origen.

Por filiación adoptiva

El artículo 19.1 Cc equipara a los hijos adoptados con los hijos por naturaleza tal y como dispone el art. 108 Cc a efectos de nacionalidad. Esta asimilación no puede ser total ya que, al no derivar del hecho del nacimiento, la nacionalidad se obtiene por adoptado menor de 18 años únicamente a partir del momento de la adopción. La extinción de la adopción no es causa de pérdida de la nacionalidad española, como dispone expresamente el art. 180.3 Cc.

Adquisición de la nacionalidad española por nacimiento en España (ius soli)

En el artículo 17.1.b) aparece el criterio subsidiario del ius soli, al disponer que son españoles de origen <<los nacidos en España de padres extranjeros si al menos uno de estos hubiera nacido también en España>>. La atribución de la nacionalidad se produce, pues, por la vinculación con nuestro país que supone el hecho de que, tanto el hijo, como uno de los progenitores, hayan nacido en España. La segunda parte de este párrafo recoge la tradicional excepción referidas a los hijos de funcionario diplomático o consular acreditado en España, que aún nacido en España de progenitor nacido en España no será español conforme a este apartado.

El criterio del ius soli aparece de nuevo en el apartado c) del mismo artículo 17 Cc, según el cual son españoles de origen <<los nacidos en España de padres extranjeros si ambos carecieren de nacionalidad o si la legislación de ninguno de ellos atribuye al hijo una nacionalidad>>. Esta disposición trata de dar una respuesta eficaz al problema de la apatridia. Evitando la conversión en apátridas de los nacidos en España de padres bien apátridas, bien extranjeros, cuya legislación siga estrictamente el criterio del ius soli, sin otorgar por tanto su nacionalidad a los nacidos fuera del territorio nacional.

El mismo principio de lucha contra la apatridia, a través de la extensión del ius soli, se contempla en el artículo 17.1.d) Cc cuando considera españoles de origen a los <<nacidos en España cuya filiación no resulte determinada>>. A estos efectos se añade en el mismo párrafo la presunción de considerar nacidos en territorio español a los menores cuyo primer lugar conocido de estancia sea territorio español.

ADQUISICIÓN NO AUTOMÁTICA DE LA NACIONALIDAD ESPAÑOLA

Opción

La opción constituye un modo especialmente favorable de adquisición de la nacionalidad española que permite a los extranjeros, que tienen una especial vinculación con nuestro país, adquirirla a través de una mera declaración unilateral de voluntad, sujeta generalmente a plazos preclusivos para su ejercicio, y que no necesita de homologación estatal.

Es, pues, un derecho que habrá de ser reconocido, siempre que se formule la declaración de opción tal y como dispone el artículo 20 Cc, y se cumplan los requisitos, comunes para la adquisición de la nacionalidad española por carta de naturaleza o residencia, del artículo 23 Cc.

El artículo 20 Cc otorga el derecho a optar por la nacionalidad española a aquellos que <<estén o hayan estado sujetos>> a la patria potestad de un español. Dado que la filiación y la adopción han quedado incluidos bajo los supuestos de los artículos anteriores de adquisición automática de la nacionalidad española (en el caso de los adoptados menores de 18 años), este derecho a optar se refiere únicamente a aquellos casos de menores sometidos a la patria potestad de extranjeros o extranjero que adquiere la nacionalidad española. Además, tienen derecho a la opción, aquellas personas incluidas en el párrafo último del artículo 17 (aquellas cuya filiación o nacimiento en España haya sido determinado después de los 18 años), y en el último párrafo del artículo 19 (caso del adoptado mayor de 18 años). En ambos casos la nacionalidad así adquirida será de origen. Finalmente, también pueden optar las personas cuyo padre o madre hubiera sido originariamente español y nacido en España.

Residencia

La concesión para este modo de adquisición de la nacionalidad española corresponde otorgarla al Ministerio de Justicia, que podrá denegarla por motivos razonados de orden público o interés nacional.

El plazo general de residencia es de 10 años; este plazo se reduce a 5, en el caso de los que hayan obtenido la condición de refugiado en España, y a dos, cuando se trata de nacionales de origen de países cuya vinculación con España ha sido o es más estrecha, en concreto los países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial o Portugal o de sefardíes.

Finalmente, este plazo se reduce a 1 año cuando la vinculación de un extranjero con España avala, en principio, su fácil integración en la comunidad nacional.

a. El que haya nacido en territorio español

b. El que no haya ejercitado oportunamente la facultad de optar

c. El que haya estado sujeto legalmente a la tutela, guarda o acogimiento de un ciudadano o institución españoles durante dos años consecutivos, incluso si continuare en esta situación en el momento de la solicitud.

d. El que al tiempo de la solicitud llevare un año casado con español o española y no estuviere separado legalmente o de hecho.

e. El viudo o viuda de español o española, si a la muerte del cónyuge no existiera separación legal o de hecho.

f. El nacido fuera de España de padre o madre, abuelo o abuela que originariamente hubieran sido españoles.

SUPUESTOS PATOLÓGICOS DE DOBLE NACIONALIDAD

El hecho de que, en principio, los Estados sean libres de determinar quiénes son sus nacionales da lugar a diferencias entre las diversas legislaciones nacionales. Esta diversidad de criterios en cuanto a la atribución de la nacionalidad puede conducir a situaciones anómalas de doble nacionalidad no queridas por ninguno de los legisladores internos involucrados.

Esta falta de voluntad no implica que el legislador nacional no tenga conciencia de que determinadas normas del ordenamiento van a producir de facto supuestos de doble nacionalidad: lo que sí supone es que tales situaciones no serán asumidas como tales por el propio sistema jurídico.

En este plano determinadas normas de nuestro CC pueden generar situaciones de bi/o plurinacionalidad. Así, la situación de los menores de edad que no pueden perder la nacionalidad española, aun cuando ostenten otra nacionalidad, o de quienes tengan o adquieran otra nacionalidad, pero tengan su residencia habitual en nuestro país. En efecto, la pérdida voluntaria de la nacionalidad española se condiciona en todos los supuestos a la residencia habitual en el extranjero. Por último, hay que recordar que, a tenor de lo dispuesto en el artículo 24.4 Cc, no puede renunciarse a la nacionalidad española si España se hallare en guerra.

comentarios (0)

No hay comentarios

¡Escribe tu el primero!

descarga el documento