AEBI y KILLIAS La prescripcion de heroina como medida de prevencion de la delincuencia_Resultados de, Apuntes de Criminología. Universidad Europea de Miguel de Cervantes (UEMC)
miiri.98
miiri.98

AEBI y KILLIAS La prescripcion de heroina como medida de prevencion de la delincuencia_Resultados de, Apuntes de Criminología. Universidad Europea de Miguel de Cervantes (UEMC)

4 páginas
7Número de visitas
Descripción
Asignatura: practicas, Profesor: urjc urjc, Carrera: Criminología, Universidad: UEMC
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 4
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 4 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 4 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 4 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 4 páginas totales
Descarga el documento
bol 39

Boletín Criminológico Nº 39 Febrero 1999 Página 1

Director: Per Stangeland Coordinadora: Mª José Garrido de los Santos Publicado por la Sección de Málaga del IAIC Facultad de Derecho, Universidad de Málaga Campus de Teatinos, 29071 MALAGA Tel: (95) 213 23 25 - Fax: (95) 213 22 42 Depósito legal: MA 857/1996 ISSN:1137-2427

Boletín Criminológico

Autores: Marcelo F. Aebi Martín Killias

El programa suizo de prescrip- ción de heroína

Las políticas de reducción de riesgos consideran que los toxicó- manos bien integrados en la socie- dad tienen más posibilidades de abandonar la droga que aquellos que viven marginalizados y, en con- secuencia, recomiendan la aplica- ción de medidas de asistencia mé- dico-social que permitan facilitar la reinserción social de las perso- nas en fase de dependencia. Como ejemplo de dichas medidas pode- mos citar la distribución de jerin- guillas estériles, la creación de cen- tros de ayuda en materia de aloja- miento, alimentación y trabajo, así como los programas de dispensa- ción de metadona y de opiáceos.

En Suiza, un programa piloto de prescripción de heroína fue auto- rizado por el Consejo Federal (ór- gano colegiado que detenta el po- der ejecutivo) en 1992. Este pro- grama está destinado a los heroi-

En el Boletín Criminológico nº 34 tuve ocasión de describir las particularidades jurídicas, sanitarias y experimentales que presentaba el primer proyecto español de administración controlada de heroína a heroi- nómanos con un determinado historial de fracaso en otros tratamientos. La iniciativa de la Consejería de Asuntos Sociales de la Junta de Andalucía sigue aparentemente tropezando con una actitud poco compren- siva de los órganos de la Administración central competentes para autorizar el Programa. En estos momen- tos se está a la espera de que la Dirección general de Farmacia del Ministerio de Sanidad reconsidere su decisión de no autorizar el experimento, una vez que el organismo impulsor de su realización lo ha corregido de forma que ya no presente el par de defectos técnicos que fundamentaron la denegación de la autorización.

Para entretener la espera, este Boletín presenta los esperanzadores resultados de un estudio sobre los efectos que el pionero proyecto suizo de administración controlada de heroína ha tenido sobre la delincuencia de las personas sometidas al programa experimental. El informe completo de este estudio se publicará en un próximo número de la Revista de Derecho Penal y Criminología.

José Luis Díez Ripollés Director del I.A.I.C.

La prescripcion de heroína como medida de prevención de la delincuencia:

Resultados de la experiencia suiza

nómanos más intensamente impli- cados en el consumo y para quie- nes las terapias convencionales han fracasado. Mediante el suministro de heroína, acompañado de una asistencia médica, psicológica y social, se intenta mejorar el estado de salud de las personas tratadas y eliminar el estado de tensión pro- vocado por la necesidad de procu- rarse cotidianamente (y en muchos casos por medios ilegales) el dine- ro necesario para adquirir la dro- ga.

El programa, para el cual ocho- cientas plazas fueron habilitadas y ocupadas en su totalidad, recibió la aprobación de una comisión de éti- ca y comenzó en enero de 1994. A partir de julio de 1996 no se acep- taron nuevos pacientes, pero se continúa tratando a las personas inscritas. Las condiciones de ad- misión exigen una edad mínima de 20 años, un historial de adicción a la heroína superior a dos años, al

menos dos intentos fallidos de abandonar dicha adicción con otros métodos, y la presencia de daños a nivel físico o social debi- dos al consumo de drogas.

El tratamiento es ambulatorio y se lleva a cabo en 18 pequeños centros de prescripción que per- miten un contacto directo con el paciente y facilitan las medidas de ayuda médico-social, complemen- to indispensable del tratamiento. Luego de haber tomado contacto con el paciente, un médico esta- blece la dosis diaria que le será suministrada. Dicha dosis debe ser consumida en el centro de pres- cripción. Además, cada partici- pante paga diariamente un monto de 15 francos suizos (1 franco suizo = 100 pesetas) como contri- bución al tratamiento. Este programa fue objeto de numerosas evaluaciones sobre sus aspectos médicos, económicos y sociales. Se han estudiado los

Boletín Criminológico Nº 39 Febrero 1999 Página 2

efectos de las sustancias utilizadas, así como los efectos del tratamien- to sobre la salud, la situación so- cioeconómica de los participantes y la delincuencia ligada al consu- mo de drogas. La evaluación de este último aspecto fue confiada al Institut de police scientifique et de criminologie (IPSC) de la Universidad de Lausanne.

En este contexto se estudió la evolución de la prevalencia (es decir del porcentaje de personas que cometen delitos) y la inciden- cia (el promedio de delitos come- tidos por cada individuo) de la de- lincuencia mediante una compara- ción de los delitos cometidos por las personas tratadas antes y des- pués de su admisión en el progra- ma. A tal fin se utilizaron como in- dicadores de la delincuencia las condenas penales, los contactos con las fuerzas policiales y unas encuestas de delincuencia autorre- velada y de victimización. La com- binación de estos indicadores per- mite obtener una imagen mucho más completa de la delincuencia que aquella que se obtendría con sólo alguno de ellos puesto que es sabido que todos los indicadores de la delincuencia presentan diversos inconvenientes que les impiden reflejar de manera exacta el fenó- meno criminal.

Antes de comenzar a describir la metodología y los resultados de la evaluación realizada, señalemos que la base teórica de las políticas de reducción de riesgos está em- parentada con las teorías crimino- lógicas que destacan el rol de las oportunidades en la explicación del delito. Básicamente, estas teorías se inspiran en el refrán que sostie- ne que “la ocasión hace al ladrón”. En consecuencia, no se proponen cambiar al hombre (como lo ha- cen la mayoría de las teorías cri- minológicas) sino reducir las oca- siones que se le presentan para cometer delitos. En el caso que nos ocupa, se parte de la hipótesis que los toxicómanos que reciben la heroína no van a recurrir a la delincuencia para procurarse el dinero necesario para comprarla.

Condenas penales y contactos con las fuerzas policiales

Los colaboradores del IPSC consultaron el Registro Federal de condenas y recabaron todas las informaciones pertinentes sobre los participantes en el programa. De esta manera fueron codificadas las condenas de las que fueron obje- to, con indicación de la fecha en que fueron pronunciadas, de los delitos incluidos y de las senten- cias aplicadas.

Con respecto a los contactos con las fuerzas policiales, es ne- cesario señalar que Suiza no cuen- ta con un registro central de poli- cía, sino que cada cuerpo de poli- cía cantonal (y en algunos casos municipal) mantiene su propio re- gistro. De este modo pueden exis- tir varios legajos para un mismo delincuente. En consecuencia, para poder acceder a la informa- ción sobre los participantes en el programa, los colaboradores del IPSC se desplazaron personal- mente a los diez cuerpos de poli- cía de los cantones y ciudades que participaron en el programa y ac- cedieron en cada uno de ellos al registro establecido a nivel indivi- dual en el que son indicados los contactos que cada persona ha tenido con la policía en calidad de sospechoso de un delito. Este con- trol puso en evidencia que la ma- yoría de los participantes en el pro- grama eran conocidos de las fuer- zas policiales y en ciertos casos sus legajos eran extremadamente vo-

luminosos (con un promedio de más de 6 contactos anuales con la policía para el grupo presentado en la figura 1). Se codificó todo con- tacto registrado desde la admisión en el programa, así como todo aquel registrado en los dos años inmediatamente anteriores a ésta, con indicación de la fecha y del tipo de infracción. También fue indicado el número total de con- tactos durante los cinco años an- teriores al último período indicado.

Tanto en el caso de las conde- nas penales como en el de los con- tactos con las fuerzas policiales, la confidencialidad de los datos per- sonales de los participantes fue respetada al máximo. A cada uno de ellos se le asignó un número interno y los datos fueron consig- nados en fichas individuales, iden- tificadas por dicho número.

Como puede observarse en la figura 1, a partir de la entrada en el programa se produce una dis- minución muy marcada de los con- tactos con la policía, así como de las condenas penales y de los deli- tos objeto de tales condenas. En el caso de los contactos con la policía la disminución se sitúa en el orden del 60%, mientras que en el caso de las condenas penales ésta es del orden del 80%. Seña- lemos además que la duración de las penas de prisión impuestas se redujo en un 33%.

Figura 1. Incidencia de los contactos con la polic’a y las cond

durante los doce meses anteriores y posteriores a la entrada en

(n=343)

0 1 2 3 4 5 6 7

Contactos con la polic’a

Condenas penales

(delitos)

Condenas penales

(sentencias) 0,2

0,3

2,7

1,6

0,9

6,6

Ante

DespuŽ

Boletín Criminológico Nº 39 Febrero 1999 Página 3

Encuestas de delincuencia au- torrevelada

Las encuestas de delincuencia autorrevelada permiten obtener informaciones pormenorizadas so- bre cada infracción y las circuns- tancias que la rodean, detalles que escapan regularmente a los regis- tros policiales y judiciales.

Las entrevistas se realizaban por primera vez en el momento de la entrada en el programa y a in- tervalos de seis meses a partir de esa fecha. La persona encuesta- da recibía una lista de 12 pregun- tas (que describían la comisión de otros tantos delitos) a responder por escrito de manera afirmativa o negativa. Luego informaba del código de las respuestas afirmati- vas al encuestador (que no cono- cía el tipo de delito sino únicamen- te su código), quien le hacía las preguntas de detalle. Estas pre- guntas permitían recoger datos relevantes sobre el delito cometi- do, por ejemplo, la frecuencia de comisión en los últimos seis me- ses y las últimas cuatro semanas, la edad a la cual se delinquió por primera vez, las características de la víctima (en el caso en que la hubiera), el método aplicado y los contactos con la policía como con- secuencia del delito.

La figura 2 presenta la evolu- ción de la prevalencia de los deli- tos contra la propiedad (los delitos

“graves” incluyen todo tipo de ro- bos con violencia o intimidación, fuerza en las cosas y carterismo; mientras que los robos de menor gravedad y la venta de cosas ro- badas han sido reagrupados en la categoría “otros”), la venta de dro- gas blandas y duras, y las lesiones corporales graves con y sin armas.

Los resultados obtenidos mues- tran una disminución significativa de la prevalencia de la delincuen- cia. Esta reducción es particular- mente importante en el caso de los delitos graves contra la propiedad y el tráfico de drogas duras, mien- tras que es menos marcada en el caso de los robos de menor gra- vedad. El escaso número de deli- tos de lesiones corporales (los re- sultados se basan en los datos de 5 personas como máximo) confir- man que se trata de un delito poco común entre los toxicómanos y excluye la posibilidad de obtener resultados significativos a nivel estadístico.

La disminución de las tasas de incidencia es aún más importante, con reducciones de aproximada- mente el 90% para todo tipo de delitos contra la propiedad y para el tráfico de drogas duras. Esto significa que aquellos toxicómanos que continuaron delinquiendo re- dujeron la cantidad de delitos co- metidos. Encuestas de victimización e

influencia del estilo de vida Las entrevistas que hemos de-

tallado en el apartado precedente comenzaban con una encuesta de victimización. Esta encuesta fue incluida porque numerosas inves- tigaciones han mostrado que el riesgo de ser víctima de un delito depende en gran parte del estilo de vida de una persona. De esta manera se ha comprobado que los delincuentes son víctimas de deli- tos con mayor frecuencia que el resto de la población. Este fenó- meno se explica por el ambiente marginal que suelen frecuentar, donde abundan otros delincuentes.

La encuesta de victimización puede entonces ser utilizada como medio indirecto para evaluar la delincuencia de los participantes. Por este motivo fueron incluidos en ella algunos delitos estrecha- mente ligados al estilo de vida de los toxicómanos, acompañados de otros que son en principio indepen- dientes de dicho estilo. También se incluyeron ciertos delitos que pue- den ser utilizados para establecer un control indirecto de la exacti- tud de las respuestas dadas tanto a la encuesta de victimización como a la de delincuencia autorre- velada. Los resultados muestran una reducción muy importante de los delitos contra la propiedad y con- firman que los delitos violentos (le-

Figura 2. Prevalencia de la delincuencia autorrevelada antes de la entrada en el progr

despuŽs de un a–o en tratamiento (per’odo de referencia: los 6 meses anteriores a entrevista correspondiente; n=319)

%

0 5 10 15 20 25 30 35 40 45 50

Delitos graves contra la

propiedad

Otros delitos contra la propiedad

Venta de drogas blandas

Venta de drogas duras

Lesiones corporales graves

8,2

1,6

13,2

17,6

0,6

26

46,1

1,3

38,9

10,7

Antes

DespuŽs

Boletín Criminológico Nº 39 Febrero 1999 Página 4

siones corporales y agresiones sexuales) no parecen tener una re- lación directa con el estilo de vida de los toxicómanos puesto que el porcentaje de víctimas de dichos delitos es extremadamente bajo (con un máximo de 11 y 4 perso- nas respectivamente). La impor- tancia del estilo de vida es puesta de relieve en el cuadro 1 que per- mite observar la relación entre delincuencia y victimización. En este cuadro los participantes han sido divididos en dos grupos: el pri- mero de ellos (“no delincuentes”) contiene aquellos que manifiestan no haber cometido ninguna infrac- ción en el período de tiempo estu- diado; el segundo (“delincuentes”) contiene los que, por el contrario, admiten haber cometido una in- fracción en dicho período.

Tanto en el período anterior a la entrada en el programa como un año más tarde, el porcentaje de personas víctimas de delitos es mayor entre aquellos participantes que admiten haber cometido in- fracciones que entre aquellos que afirman lo contrario. Este resulta- do confirma la importancia del es- tilo de vida como factor explicati- vo de las victimizaciones (obsér- vese que en la mayoría de los ca-

sos la diferencia no es significati- va para los delitos ajenos a dicho estilo). Por otro lado, la influencia del programa se hace sentir en los dos grupos, puesto que ambos han registrado una disminución de las victimizaciones, lo que sugiere un verdadero cambio en el compor- tamiento de los participantes, quie- nes parecen haberse alejado del ambiente marginal que rodea a la toxicomanía.

Conclusión Todos los indicadores de la de-

lincuencia utilizados en esta inves- tigación registran una disminución significativa de los delitos cometi- dos por las personas en tratamien- to. Los contactos con la policía se redujeron en un 60% y las conde- nas penales en un 80%. Las en- cuestas de delincuencia autorreve- lada muestran una disminución aún más importante de las infraccio- nes cometidas, principalmente de los delitos graves contra la propie- dad y del tráfico de drogas.

Por su parte, las encuestas de victimización reflejan un cambio muy importante en el estilo de vida de los participantes, quienes cons- tituían un grupo extremadamente marginal de la población antes de

entrar en el programa. Este resul- tado es confirmado por los estu- dios realizados por otros Institutos que muestran también una neta mejoría de la situación socioeco- nómica y de la salud de los pacien- tes. Señalemos además que el por- centaje de personas que abando- naron el tratamiento con heroína es relativamente bajo, lo que de por sí constituye un éxito dado que uno de los principales problemas que presenta esta categoría de toxicómanos es la falta de motiva- ción para continuar en tratamien- to.

Los resultados presentados nos permiten afirmar que el tratamiento con heroína constituye una alter- nativa eficaz para las personas implicadas gravemente en la toxi- comanía y la delincuencia y para quienes los tratamientos conven- cionales han fracasado. A largo plazo, las mejorías observadas en los distintos indicadores médicos, económicos y sociales pueden fa- vorecer en estas personas la deci- sión de abandonar definitivamen- te la toxicomanía y la marginali- dad que la acompaña. Al mismo tiempo, la reducción de los delitos cometidos permite mejorar la cali- dad de vida del resto de la pobla- ción en las ciudades gravemente afectadas por el problema de la toxicomanía. Desde este punto de vista, el programa de prescripción médica de heroína aplicado en Suiza es sin duda una de las medi- das más eficaces intentadas en el terreno de la prevención de la de- lincuencia.

La revista Derecho Penal y Criminología invita a los lectores de este boletín a hacerle llegar sus estudios sobre temas de interés criminológico. Los manuscritos deben presentar resultados de proyectos empíricos inter- pretados en un marco teórico, y tener una extensión entre 15 y 30 páginas. Las preguntas y sugerencias pueden dirigirse a Mariano Melendo (91 6406020; e-mail: [email protected]) o a Per Stangeland (952 132333; e- mail: [email protected]).

Antes Después

Victimizaciones no delinc. delinc. p no delinc. delinc. p (n=101) (n=217) (n=223) (n=96)

Robo con violencia o intimidación 6.0 13.4 .05 2.7 10.9 < .01

Lesiones corporales graves 3.0 3.7 N.S. 1.8 4.3 N.S.

Agresiones sexuales 0.0 1.9 N.S. 0.0 4.4 < .01

Estafa en la compra de drogas 46.0 59.7 < .05 12.6 31..5 < .01

Robo de dinero u objetos 12.0 28.7 < .01 8.6 22.8 < .01

Cuadro 1. Prevalencia de las victimizaciones sufridas antes de la entrada en el programa y después de un año en tratamiento, según la implicación en la delincuencia -delincuentes vs.no delincuentes-(periodo de referen-

cia: los 6 meses anteriores a la entrevista correspondiente; n=319)

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 4 páginas totales
Descarga el documento