ANTOLOGIA DE ARISTOTELES, Tesis de Origen del Lenguaje
brithanny
brithanny

ANTOLOGIA DE ARISTOTELES, Tesis de Origen del Lenguaje

61 páginas
8Número de visitas
Descripción
Antologia de Aristoteles y el inicio del lenguaje
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 61
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 61 páginas totales
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 61 páginas totales
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 61 páginas totales
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 61 páginas totales
1041_133.pdf

L

DOCUMENTO

ANTOLOGIA DE LA POLITICA DE ARISTOTELES

Oscar Godoy Arcaya

INTRODUCCION

a Política de Aristóteles es uno de los clásicos fundamentales de la filosofía política universal. Junto con La república de Platón son los textos inaugurales de la reflexión sobre la política en Occidente. Desde la traducción que iniciara Guillermo de Moerbeke en el siglo XIII, y que permitió su reaparición en la cultura occidental y los comentarios de San Alberto Magno y Santo Tomás de Aquino,1 jamás se ha interrumpido un incesante retorno a su texto, tanto para fijar críticamente su versión griega original o establecer nuevas versiones técnicas, en distintos idiomas, como para reinterpretar su contenido a la luz de los tiempos y servirse del mismo como un instrumento hermeneútico de análisis de los fenómenos políticos.

A modo de ejemplo, basta comprobar que entre 1940 y 1990 se han hecho dos ediciones críticas del texto griego, siete ediciones con traduccio-

Estudios Públicos, 50 (otoño 1993).

OSCAR GODOY ARCAYA. Doctor en Filosofía, Universidad Complutense de Madrid. Profesor Titular de Teoría Política y Director del Instituto de Ciencia Política de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Miembro de la Academia de Ciencias Sociales, Políticas y Morales del Instituto de Chile. Consejero del Centro de Estudios Públicos. Autor de numerosos ensayos; entre los más recientes publica- dos en Estudios Públicos cabe mencionar “Analítica del poder: En torno a Michael Foucault”, “Liberalismo, Ilustración y dignidad del hombre” y “La amistad como principio político”, en los números 40, 45 y 49 respectivamente.

1 S. Thomae Aquinatis, Octo Libros Politicorum Aristotelis expositio.

2 ESTUDIOS PUBLICOS

nes directas del griego, y que se han revisado y editado nuevamente, o, vuelto a publicar, otras tres.2 Entre 1980 y 1990 sólo la bibliografía en alemán, francés e inglés anota 75 títulos, con un predominio enorme de este último idioma (60 títulos).3 El torrente de trabajos aristotélicos producidos en el mundo anglosajón, especialmente en Estados Unidos, constituye un fenómeno interesante, que demuestra la presencia contemporánea insosla- yable de Aristóteles. Solamente me limito a destacar la riqueza del acervo intelectual que se ha ido creando alrededor de La política y la fuerza con que ese despliegue creativo sigue vigente en nuestros días.

En esta antología de La política voy a intentar recoger los temas fundamentales que preocuparon a Aristóteles. A modo de palabra inicial hay que subrayar que el título mismo de la obra Politika, “asuntos o cosas políticas”, nos indica una variedad temática, elaborada en forma dispersa, en distintos momentos de la vida de su autor, y sin la unidad y articulación que caracterizan a un tratado. En este sentido es fácil hacer un constraste con la Politeia o República de Platón, que se desarrolla como un continuo argumental cuyas partes están cuidadosamente articuladas entre sí. La polí- tica, en cambio, reúne una serie de ensayos escritos en épocas distintas y reunidos posteriormente. Es evidente que todos ellos están unidos entre sí por la coherencia intelectual de su autor, pero contienen pasajes oscuros e incluso aparentemente contradictorios; quiebres y caminos truncos, que revelan que no fue un proyecto que se concretó en un movimiento ininte- rrumpido de creación intelectual. Los temas se retoman y repiten, reciben matices que indican cambios en la perspectiva y el proceso intelectual de su autor y el paso del tiempo en el itinerario del mismo.

2 J. Aubonnet, Aristotle: Politique, texto, traducción francesa y notas, 3 volúmenes (París: Budé, 1968). E. Baker, The Politics of Aristotle, traducción ingle- sa, introducción y notas (Oxford, 1946). A. Dreizehnter, Aristoteles Politik, texto (Munich, 1970). A. Everson, The Politics, traducción original de Jowett, revisada por J. Barnes (Cambridge, 1988). Lord C., Aristotle: The Politics, traducción y notas (Chicago, 1984). W. L. Newmann, The Politics of Aristotle, texto, introducción notas críticas y explicativas, 4 volúmenes (Oxford, 1887-1902; reeditado en 1973). J. Marías y M. Araujo, Aristóteles Política, texto, traducción española e introduc- ción (Madrid: Instituto de Estudios Políticos, 1951). R. Robinson, Politics Books III and IV, traducción introducción y cometarios; (Oxford, 1962). T. A. Sincler, Aristotle: The Politics (Harmondsworth, 1983). F. Susemihl y R. D. Hicks, The Politics of Aristotle, texto, traducción y comentario de los libros I-V [I-III-VII-VIII] (Londres, 1984; reeditado en 1976).

3 D. Keyt y F. D. Miller, A Companion of Aristotle’s Politics (Oxford y Cambridge: Blackwell, 1991) pp. 381 a 389.

ANTOLOGIA DE LA POLITICA DE ARISTOTELES 3

Los distintos tópicos de La política fueron desarrollados en un lap- so de treinta años. Existen suficientes evidencias para suponer que su edi- ción, como texto unificado, fue hecha después de la muerte de Aristóteles. Así, entonces, el montaje de las distintas partes no caería bajo su responsa- bilidad. Algunos dudan que Aristóteles hubiese aprobado reunirlas bajo la forma del tratado que hoy conocemos. Este hecho plantea una serie de problemas bastante complejos, que han provocado una interminable discu- sión acerca de la estructura externa e interna de la obra. Problemas que afectan tanto al orden de sus diferentes partes, como a la filiación de cada una de ellas a distintas etapas de la evolución intelectual de su autor. Situación que por lo demás se repite en el caso de otros escritos de Aristóteles.

Las etapas de la vida de Aristóteles

Aristóteles nació el año 384 a. C. en Estagira, al norte de Grecia, en Macedonia. Su padre era médico del rey Amyntas, padre de Filipo II y abuelo de Alejandro Magno. Una parte importante de su vida transcurre durante el reinado de Filipo II, bajo cuyo gobierno Macedonia inicia la conquista de Grecia y su política de expansión, dominación y conquista imperial, que culminará con su hijo Alejandro. A la edad de 17 años se traslada a Atenas, donde se incorpora a la Academia de Platón. Allí recibe su formación intelectual y moral en un lapso de 20 años; o sea, entre los años 317 y 347 a. C. hasta la muerte de Platón. En este último año, abando- na la Academia y deja Atenas para instalarse en Assos, en el noroeste de Asia Menor. Entre los años 347 y 343 a. C. vive entre esta ciudad y en Mytilene, situada en la isla de Lesbos.

El año 343 a. C. Filipo II invita a Aristóteles a hacerse cargo de la educación de su hijo Alejandro. Esta tarea de orientación y supervisión pedagógica dura 7 años, entre los 13 y los 20 años de su pupilo; hasta la muerte del padre de éste. En efecto, Filipo II es asesinado en el 336 a. C, y Alejandro debe ascender al trono y asumir la conducción del proyecto político iniciado por su padre.

Aristóteles retorna a Atenas ese mismo año del 336 a. C. Allí funda una institución similar a la Academia de Platón, bajo el nombre de Liceo. Esa estancia es bastante prolongada; se extiende desde el año 336 hasta el 323 a. C., cubriendo todo el período de su madurez intelectual (entre los 47 y los 61 años de edad). Mientras Alejandro realizaba la conquista de Asia, deja como regente en Macedonia a Antipater, amigo de Aristóteles. La

4 ESTUDIOS PUBLICOS

temprana muerte de Alejandro produce en la península helena un período de inestabilidad política que altera la vida de Aristóteles en Atenas. El hecho de que no tuviese la nacionalidad ateniense echaba sombras sobre su lealtad a la ciudad; situación a la que se sumaba su amistad con Antipater y sus vínculos con la familia real de Macedonia. La incertidumbre política y la desconfianza ateniense lo indujeron a abandonar Atenas el año 323 a. C. e instalarse en Calcis (isla de Eubea), lugar originario de su madre, donde muere al año siguiente, a la edad de 62 años.

Composición y estructura de los Politiká

De acuerdo a esta breve biografía, los estudiosos de Aristóteles distinguen etapas en el desarrollo de su vida intelectual. Es evidente que hay un período platónico, como no podía ser menos, si consideramos su larga permanencia en la Academia. A esta fase de su pensamiento político corres- ponderían El protréptico (donde se exhorta al rey de Chipre a convertirse a la filosofía, para gobernar de acuerdo al saber político, fundado en la idea de Justicia), dos libros denominados El político y cuatro De la justicia. Estas obras reflejarían el influjo idealizante de Platón sobre su discípulo. Durante su permanencia en Assos y Mytilene, Aristóteles habría escrito Alejandro o Sobre la colonización. Esta fase estaría caracterizada por el rompimiento intelectual con las ideas de Platón. Mientras Aristóteles orientaba la educa- ción de Alejandro, habría elaborado un texto sobre la monarquía.

La obra política madura de Aristóteles está constituida por los ocho libros reunidos bajo el título Politiká y una colección de estudios sobre 158 constituciones. Estos últimos, al parecer, se ciñeron al modelo que el mismo filósofo estableció, y es el único que ha llegado hasta nosotros, “La Consti- tución de Atenas”. Ellos corresponden a una fase intelectual que está en las antípodas del período platónico de Aristóteles, y que algunos intérpretes de Aristóteles han llamado “empíricos”.

Ahora bien, como ya se dijo antes, La política está compuesta de varios libros elaborados en distintos momentos de la vida de su autor. Entre las hipótesis más verosímiles se sostiene que los libros II y III son los más cercanos al período post-platonizante de su autor, cuando aún los temas platónicos y la necesidad de refutar a su maestro estaban vivos.4 El libro II parece ser una introducción a los libros VII y VIII; allí Aristóteles revisa y

4 W. Jaeger, Aristóteles: Bases para la historia de su desarrollo intelectual (México: F. C. E. 1946).

ANTOLOGIA DE LA POLITICA DE ARISTOTELES 5

critica las teorías sobre el Estado ideal que existían en su época, incluyendo aquella de su maestro. En el libro III su autor analiza 6 formas constitucio- nales y ofrece una abundante conceptualización acerca de la constitución (politeía) y las constituciones; el elemento gobernante (politeuma); la ciu- dadanía (tò politikon) y el ciudadano (polítes). Según Werner Jaeger, en este libro, el aparato teórico demuestra el influjo de Platón, aun cuando la construcción intelectual está muy alejada de este autor.

Respecto de los libros VII y VIII, ellos pertenecerían a un período ligeramente más alejado de la fase más polémica del post-platonismo de Aristóteles. Sigue vigente la agenda de los intereses filosófico políticos de Platón, tal como las encontramos en la República, el Político y Las leyes. Pero el giro que el filósofo le da al tratamiento del tema del Estado ideal es fuertemente crítico del platonismo, a la luz de la dirección segura que ya había tomado su propio pensamiento. Los libros IV al VI, por su parte, son claramente expresivos de la filosofía madura de Aristóteles y ponen en evidencia un arduo trabajo de recolección de información empírica acerca de las realidades políticas de la época. Estos libros, según Jaeger, provienen de una metodología que no puede derivarse de la especulación acerca del Estado ideal.5

El libro I, según Jeager, sirve de enlace entre los dos cuerpos princi- pales de los Politiká, o sea de vínculo entre los libros escritos en la fase cercana a los temas y planteos platónicos y los que pertenecen al período más estrictamente aristotélico, y que este intérprete llama “empirista”.6 Se supone que si Aristóteles reunió los diferentes libros en un solo tratado, lo habría hecho en Calcis, durante el último año de su vida.

El ordenamiento que tradicionalmente mantienen las versiones de la obra es el siguiente:

I. Nociones básicas sobre la pólis o Estado. II. Análisis crítico de las teorías sobre la constitución o el régimen

político (especialmente de La república y Las leyes de Platón). III. Teoría general sobre las constituciones. Tipología de las consti-

tuciones. IV. Sub-divisiones de la tipología de las constituciones. V. Estudio de las causas de los cambios y las revoluciones políticas. VI. La democracia y la oligarquía. VII-VIII. La constitución ideal.

5 W. Jaeger, op. cit., p. 303. 6 W. Jaeger, op. cit., p. 312.

6 ESTUDIOS PUBLICOS

Distintos autores, sin embargo, ordenan los libros de un modo dife- rente. Franz Susemihl, editor alemán de La política en el siglo pasado, propone la articulación I-II-III-VII-VIII-IV-VI-V. Newman, autor de la gran edición de la Universidad de Oxford, publicada a fines del XIX y comienzos del presente siglo, plantea en cambio otra ordenación: I-II-III-VII-VIII-IV- V-VI. Más allá de esta discusión, es más interesante comprobar la tesis de Newman sobre la centralidad del libro III, al cual se refieren todos los demás libros, con excepción del primero y el último. El libro III constituye el centro de entrecruce de la obra entera, tanto por la fuerza de su construc- ción especulativa, como por la concurrencia de los otros libros en torno a su contenido. A partir de este núcleo, dos consideraciones adicionales llevan a David Keyt y Fred D. Miller a otra configuración.7 Esas consideraciones se basan también en las mutuas referencias entre los libros. Estos autores, en primer término, señalan que los libros IV a VI se refieren al III y se relacionan entre sí, pero no hacen menciones explícitas o claramente no ambiguas al resto de la obra. Ello indica una unidad interna, con cierta autonomía, y una clara articulación con el núcleo central del libro, o sea, con el III. En segundo término, la inexistencia de referencias entrecruzadas entre el grupo anterior (IV-VI) y los libros VII-VIII también permite darles un carácter unitario y separado del resto. La conclusión de estos dos autores se expresa en la siguiente configuración:

VII-VIII I-II-III IV-V-VI

Textos de la presente antología

En la presente antología he escogido textos de los libros I, III, IV, VII y V, en el orden expuesto. La antología intenta concentrarse en las ideas de Aristóteles y, por lo mismo, en lo posible, deja afuera la discusión del autor con Platón. Por esta razón, está excluido el libro II y gran parte del conjunto formado por los libros VII-VIII. El hilo argumental que siguen los textos antologados es bastante claro. Se inicia con el análisis de los funda- mentos de la teoría política de Aristóteles (libro I), o sea, con la exposición sobre la naturaleza política del hombre (zoon politikón) y la noción de la

7 D. Keyt y F. D. Miller, op. cit. pp. 4 y 5.

ANTOLOGIA DE LA POLITICA DE ARISTOTELES 7

ciudad (pólis) o Estado como comunidad autosuficiente para hacer posible la realización de todos los fines humanos. En seguida, toca todos los temas centrales de la teoría sobre la constitución (politeía) o régimen político, la ciudadanía (tò politikón), el ciudadano (polítes) y sus definiciones esencia- les, distintas formas y variedades (libro III). De allí se pasa al libro IV, porque es una ampliación del tópico de las distintas constituciones tratado en forma inicial y temática en el libro III. En el libro IV se profundizan las distintas variedades que abarcan las tres modalidades constitucionales bási- cas: el gobierno de uno, de la minoría y de la mayoría. Y se aplican en su estudio no solamente los criterios de la extensión del soberano y del bien común, sino otros más específicos, que explican, por ejemplo, la existencia de 5 clases de democracia y 4 de oligarquía. El penúltimo capítulo está dedicado a la constitución ideal (libro VII), que para Aristóteles es el régimen mixto, y el último a las causas que explican por qué las constitucio- nes cambian a través del tiempo o simplemente desaparecen (libro V). La antología termina, así, con la teoría del cambio y la revolución.

Hay que indicar también que todas las ediciones críticas, por razones metodológicas, para facilitar las citaciones y tener un texto de referencia universal, se remiten a la edición de I. Bekker (1831-1870) de la Academia de Berlín. Por esta razón, en el margen derecho de esta antología se repro- duce la paginación y el sistema de numeración y de literales que se usa en esa edición.

En la antología, con ligeros cambios, hemos recurrido a la traducción de Julián Marías y María Araujo, publicada por el Ex-Instituto de Estudios Políticos (1951) y actual Centro de Estudios Constitucionales de Madrid, España.

Algunas claves del pensamiento político aristotélico

Aristóteles nos expone su noción de pólis en el libro I. Para caracteri- zar a la comunidad política por excelencia, y que en nuestra tradición moderna, a partir de Maquiavelo, llamamos Estado, el filósofo hace conver- ger varias líneas argumentativas.

Por de pronto, nos remite el fundamento primero de la ciudad, que es la naturaleza comunal o social del hombre.8 En efecto, el ser humano es un zoon koinonikón y no puede existir sino en comunidad (koinonía). La vida

8 Politiká, I, 2, 1253 a 1-20.

8 ESTUDIOS PUBLICOS

fuera de una comunidad con otros hombres solamente es posible si se es dios o bestia. Lo común (koinón) se define básicamente como un ámbito de suficiencia (autarkeía) para realizar fines individuales y sociales. O, dicho en otras palabras, como una red de relaciones interindividuales, en cuyo interior el individuo realiza actos que no podrían llevarse a cabo sin el concurso de los demás.

La suficiencia o autarquía ofrece una vía discursiva para ir pasando de la comunidad humana elemental, que es la pareja humana,9 a otras más complejas, hasta llegar a la ciudad. Para cada fin humano cuya realización requiera necesariamente al otro, Aristóteles va a definir un grado o nivel de suficiencia, o sea, un tipo de comunidad adecuado para realizarlo. El argu- mento se cierra con la ciudad, que viene a ser el extremo de toda suficiencia, porque es la comunidad completa la que ofrece la posibilidad de que sus miembros realicen todos sus fines; en ese estadio comunitario el hombre puede alcanzar el eu zeen, el bien vivir o felicidad (audaimonía).10 En la pólis, desde otro ángulo la naturaleza social encontraría la plenitud de su expresión, porque en definitiva el hombre no es solamente un zoon koinonikón, un animal comunitario, sino más que eso, un zoon politikón,11

un animal avocado a llevar una vida política o ciudadana, un bíos politikós. O sea, una vida en la comunidad más completa, que es la polis. Por eso, interpretando fielmente a Aristóteles, Tomás de Aquino llamó societas per- fecta a su versión latina, la civitas.

Entre los argumentos que convergen a esa definición esencial de la ciudad hay que destacar los principales. La índole social del hombre descan- sa sobre tres grandes argumentos. El primero trata acerca de la posesión de la palabra. En efecto, el hombre es comunal porque es un animal que posee palabra racional (zoon lógon ejon).12 La palabra racional expresa las ideas básicas de la relación con los demás. Si el hombre, a través de la palabra articulada, declara lo justo y la justicia, por ejemplo, es para enunciar una relación entre los hombres. Y si no fuera así, ¿qué sentido tendría la activi- dad comunicativa? El segundo se refiere al hombre como un animal que es social y político, katá physin, según la naturaleza (physis).13 En esta línea Aristóteles nos quiere decir que es la naturaleza, y no una convención humana, la que codifica o prescribe la índole social y política del hombre.

9 Politiká, I, 2, 1252 a 25-30. 10 Politiká, I, 2, 1253 a 1. 11 Politiká, I, 2, 1253 a 8. 12 Politiká, I, 2, 1253 a 10. 13 Politiká, I, 2, 1253 a 2.

ANTOLOGIA DE LA POLITICA DE ARISTOTELES 9

Esta línea demostrativa se va a prolongar para sostener que la comunidad llamada pólis es también un producto de la naturaleza, “una de las cosas naturales”14 (y si en lugar de usar la palabra latina natura como base, acudimos a la palabra originaria, o sea, a la griega physis, podríamos tradu- cir “la ciudad es una de las cosas físicas que existe”). El tercer argumento está relacionado con la ética. En efecto, toda la discusión sobre la ciudad está permeada por la idea de que si la naturaleza es un universo de fines (teloi)15 y ellos se definen como bienes, forzosamente el hombre, como una realidad natural, también lo es. En este horizonte teleológico, el fin o bien último a que aspira el hombre es la felicidad (eudaimonía). Y ese es justa- mente el fin para el cual se constituye esa comunidad llamada pólis. La dialéctica de las esferas de autosuficiencia, en última instancia, busca con- gregar una comunidad de individuos adecuados para que cada cual pueda, si quiere, ser feliz.

De este modo, la ciudad aparece como un todo (to hólon),16 cuyas partes son las comunidades inferiores y los individuos. Ese todo es anterior a las partes.17 Dicho de otro modo, la ciudad como un fin último (télos téleion), establecido por la naturaleza, es anterior al individuo y las comuni- dades inferiores, aun cuando su realización o puesta en la realidad histórica sea posterior. En ese todo, el hombre, en su condición individual, se articula con la comunidad perfecta y alcanza, por decirlo así, su vinculación esencial con la humanidad.

Toda pólis es una ordenación (taxis) de sus partes. A esa dimensión de la ciudad Aristóteles la llama politeía, o sea, constitución o régimen político. De este modo, no hay ciudad sin constitución, toda ciudad es constitutivamente constitucional. Por esta razón, el filósofo define inicial- mente la constitución como “cierta ordenación de los habitantes de la ciu- dad”.18 El recurso a la noción de táxis, orden u ordenamiento, nos expresa que la ciudad es un todo compuesto, y, por lo mismo, un ser dotado de una unidad de composición, cuyas partes últimas son los individuos, en tanto ciudadanos.19 En una segunda definición, Aristóteles nos va a decir que la constitución es el “ordenamiento de todas las magistraturas, especialmente de la suprema, que es el gobierno”.20 Al elemento gobernante (politeuma) se

14 Politiká, I, 2, 1253 a 2-3. 15 Politiká, I, 2, 1252 b 33. 16 Politiká, I, 1, 1252 a 20-13. 17 Politiká, I, 2, 1253 a 19-21. 18 Politiká, III, 1, 1274 b 38. 19 Politiká, III, 1, 1274 b 39-40. 20 Politiká, III, 6, 1278 b 7-10; IV, 1, 1289 a 15; 2, 1290 a 15.

10 ESTUDIOS PUBLICOS

lo llama supremo (kúrion),21 en clara alusión a lo que nosotros entendemos por soberano, aquel que detenta la soberanía, la potestad última para tomar decisiones gobernantes.

Un retorno al tópico de las partes de la ciudad nos permite mirarla ahora bajo la especie de ordenamiento constitucional o régimen. En esa perspectiva, las partes son básicamente dos: los gobernantes y los goberna- dos, los que mandan y los que obedecen. Esta premisa permite desarrollar la teoría del ciudadano (polites). En efecto, los que tienen o detentan el princi- pio de mando (arjé) son los gobernantes (arjontoi) y los que obedecen o reciben las órdenes son los arjomenoi. Entre estos últimos hay algunos que tienen un estatuto especial, que les confiere la facultad de participar en los asuntos de la ciudad,22 ellos son los ciudadanos. La participación es una clave importante, porque ella define la pertenencia al cuerpo de personas que pueden tratar los asuntos públicos o políticos, ejerciendo magistraturas, deliberando, tomando decisiones, eligiendo y siendo elegidos autoridades. La definición de ciudadanía que maximiza ese estatuto es propia del régi- men democrático, porque ella consagra la plenitud de los derechos ciudada- nos fundados en la libertad y la igualdad. Pero Aristóteles nos da otras, que se refieren a distintas especies de ciudadanía. En efecto, cada constitución define su propio estatuto ciudadano. Así, la monarquía, la aristocracia, la república o democracia moderada, la tiranía, la oligarquía y la democracia corrupta tienen sus ciudadanías específicas. Sin embargo, y esto es lo sustantivo, cada una de ellas se va a caracterizar por consagrar algún tipo o nivel de participación de los ciudadanos en los asuntos públicos, con la excepción de la tiranía.

Tanto el esclarecimiento de la constitución como de la ciudadanía da paso al tratamiento de la clasificación de los regímenes o constituciones políticas. Hay dos criterios fundamentales que permiten esa tipología. Ellos son la cantidad del soberano (criterio cuantitativo), o sea, si es uno (monós), algunos (minoría, los oligoi) o muchos (la mayoría, el plethos).23 Y el otro es la realización del bien común (tò koinon sympherom). La aplicación de estos dos criterios permite la determinación de tres regímenes rectos y tres corruptos:

Realización del Bien Común Transgresión del Bien Común

Uno Reinado o monarquía Tiranía Algunos Aristocracia Oligarquía Muchos Politeía (democracia recta) Democracia corrupta

21 Politiká,III, 6, 1278 b 11. 22 Politiká,III, 1, 1275 a 22-23. 23 Politiká,III, 1, 1274 b 34.

ANTOLOGIA DE LA POLITICA DE ARISTOTELES 11

Hay que anotar que la democracia recta es denominada en griego con el mismo vocablo politeía que se traduce como constitución. Así, la misma palabra designa a la vez un género y una especie. Por esa razón, los latinos tradujeron a ese tipo específico de régimen como res publica, y Tomás de Aquino y los medievales como politia y también como regimene politicum. En el siglo XVIII y XIX se asocia esta modalidad de democracia a la idea de “república”.

Esta división en dos cuerpos tripartitos se abre, a su vez, en sub- divisiones de los regímenes políticos. En esta antología (libro IV) se repro- ducen los textos que contienen aquellas atingentes a la democracia y la oligarquía.24 A raíz del estudio de ambas especies de constituciones, Aristóteles analiza minuciosamente ciertas cuestiones sobre las relaciones entre la mayoría y la minoría, entre los pobres y los ricos,25 que tienen extraordinaria relevancia para entender la naturaleza y las posibilidades de diversificación de la democracia y la oligarquía.

El estudio de los regímenes políticos y su relación con la justicia siempre ha suscitado el interés por la constitución ideal o más perfecta. Para Aristóteles ese régimen no puede dilucidarse sino a la luz de una decisión acerca de cuál es la vida humana más perfecta.26 De este modo, el filósofo relaciona su teoría acerca de la felicidad con la construcción de un régimen donde se practique la vida moderada o media.27 Aquí se produce un encuen- tro entre la ética y la política, en el sentido que la primera nos define la felicidad como la perfección de la actividad humana superior, que es la vida iluminada por la razón, y la segunda porque determina el ámbito donde la felicidad puede alcanzarse, que es la ciudad, como ya hemos visto. La felicidad, por una parte, consiste en desplegar la actividad humana práctica según su perfección, como un término medio entre excesos y defectos. Y, por otra, en la contemplación o theoría. La comunidad suficiente que hace posible la felicidad es preferentemente un régimen mixto, temperado, donde los equilibrios de poder están dosificados de tal modo que ella se asemeja a la vida del hombre virtuoso.

La última parte de la antología está dedicada a la teoría del cambio político y las revoluciones. A Aristóteles no se le escapó la importancia del estudio de las causas que explican por qué los regímenes políticos sufren cambios o modificaciones e incluso desaparecen. Hay dos conceptos funda-

24 Politiká, IV, 1, 1289 b 13-15. 25 Politiká, IV, 4, 1290 a 35-37. 26 Politiká, VII, 1, 1323 a 14-16. 27 Politiká, VII, 2, 1224 a 25-32.

12 ESTUDIOS PUBLICOS

mentales que sirven de ilación a los textos que se ocupan de este tema: metabolé y stasis, cambio y revolución. El primero fue traducido al latín medieval por Guillermo de Moerbeke, y usado por Tomás de Aquino, con la palabra trasmutatio. Indicaría, por lo mismo, la acción transitiva de mudar desde una realidad a otra. Pero, como Wheeler sostiene, abarca tanto la creación de un régimen, como su transformación o su revisión y modifica- ción.28 Como teoría general, sirve de marco de referencia al análisis de Aristóteles sobre las enfermedades y corrupciones de la democracia y otros regímenes. Si el cambio afecta a la totalidad de su estructura, puede generar una real mutación, pero si solamente toca a una parte de la misma, puede producir modificaciones o reformas.29 Aristóteles detalla las causas de unos y otros cambios.

La noción de stasis es lingüísticamente más compleja. Algunos auto- res la han traducido como revolución, otros, siguiendo a Tomás de Aquino, como sedición. Quizás esta última acepción es más adecuada, porque se ciñe al contenido que esta palabra tiene hoy día. No ocurre lo mismo con la connotación de revolución. En efecto, sedición significa “disensión, divi- sión, partido formado con propósitos sediciosos, banda, facción”. En Aristóteles, stasis es una especie de cambio político producido por una discordia entre facciones o partidos de ciudadanos. En general, su causa es la desigualdad entre los miembros de la ciudad.30 El pueblo (démos), por ejemplo, se subleva contra la oligarquía por esa razón. Considera intolerable que la parte minoritaria de los iguales (la igualdad se define por la posesión de la libertad, y ese estatuto, en Atenas y otras ciudades-estados de la Hélade, corta verticalmente a una mayoría de pobres como a los ricos) monopolice el poder político y restrinja la participación ciudadana. Tanto el cambio como la sedición, tomados como categorías generales, enmarcan el estudio aristotélico de los procesos de transformación de los regímenes políticos, sean ellos radicales o puramente accidentales.

28 M. Wheeler, “Aristotle’s Analysis of the Nature of Political Struggle”, en J. Barnes, Schofield, y R. Sorabji, (ed.), Articles on Aristotle (Nueva York: St. Martin’s Press, 1978) p. 161.

29 Politiká, V, 1, 1301 b 5-10. 30 Politiká, V, 2, 1301 b 25.

ANTOLOGIA DE LA POLITICA DE ARISTOTELES 13

TEXTOS ESCOGIDOS DE LA POLITICA

La ciudad y la vida humana superior (Libro I, capítulos 1 y 2)

1. Vemos que toda ciudad (pólis) es una comunidad (koinomía) y que toda comunidad está constituida en vista de algún bien (agathon),1

porque los hombres siempre actúan mirando a lo que les parece bueno; y si todas tienden a algún bien, es evidente que más que ninguna, y al bien más principal, la principal entre todas y que comprende todas las demás, a saber, la llamada ciudad y comunidad civil.

No tienen razón, por tanto, los que creen que es lo mismo ser gober- nante de una ciudad, rey, administrador de su casa o amo de sus esclavos, pensando que difieren entre sí por el mayor o menor número de subordina- dos, y no específicamente; que el que ejerce su autoridad sobre pocos es amo, el que la ejerce sobre más, administrador de su casa, y el que sobre más aún, gobernante o rey. Para ellos en nada difiere una casa grande de una ciudad pequeña, y en cuanto al gobernante y el rey, cuando la potestad es personal, el que la ejerce es rey; y cuando, según las normas de la ciencia política, alternativamente manda y obedece, es gobernante.

Pero esto no es verdad, como resultará claro considerando la cues- tión según el método que nosotros seguimos; porque de la misma manera que en las demás ciencias es menester dividir lo compuesto hasta llegar a sus simples, pues éstos son las últimas partes del todo, así también conside- rando de qué elementos consta la ciudad veremos mejor en qué difieren unas de otras las cosas dichas, y si es posible obtener algún resultado científico sobre cada una de ellas.

2. Observando el desarrollo de las cosas desde su origen y evolución natural2 se obtendrá en esta cuestión, como en las demás, la visión más

1252 a

1 En la Etica Nicomaquea, I, capítulo 1, 1.094 a 1-15, Aristóteles define el bien (agathon) como “aquello a lo que todas las cosas aspiran”; en el mismo texto identifica el bien con el fin (telos).

2 Origen, desarrollo natural y necesidad articulan la concepción aristotélica de la pólis como una comunidad fundada en la naturaleza (physis) y no en las convenciones humanas. Si se analiza el principio (arjé) de las cosas naturales (tà physiká ónta) se puede descubrir que hay en ellas relaciones que no pueden ser de otro modo, o sea, que son necesarias, como la relación macho y hembra para la

14 ESTUDIOS PUBLICOS

clara. En primer lugar se unen de modo necesario los que no pueden existir el uno sin el otro, como la hembra y el macho para la generación (y esto no en virtud de una decisión, sino de la misma manera que los demás animales y plantas, que de un modo natural aspiran a dejar tras sí otros semejantes), y el que por naturaleza manda y el súbdito, para seguridad suya. En efecto, el que es capaz de prever con la mente es naturalmente jefe y señor por naturaleza, y el que puede ejecutar con su cuerpo esas previsiones es súbdito y esclavo por naturaleza; por eso el señor y el esclavo tienen los mismos intereses.

La naturaleza, sin embargo, ha establecido una diferencia entre la hembra y el esclavo, porque la naturaleza no hace nada con mezquindad, como los forjadores el cuchillo de Delfos, sino cada cosa para un solo fin; y cada órgano puede llevar a cabo su función de la mejor manera si no sirve para muchas, sino para una sola. Pero entre los bárbaros la hembra y el esclavo tienen el mismo puesto, y la razón de ello es que no tienen el elemento que mande por naturaleza, y su comunidad resulta de esclava y esclavo. Por eso dicen los poetas que “es justo que los griegos manden sobre los bárbaros”, entendiendo que bárbaro y esclavo son lo mismo por naturaleza.

De estas dos sociedades procede en primer lugar la casa, y Hesíodo dijo bien en su poema:

“Lo primero casa, mujer y buey para el arado”3

pues el buey es el criado del pobre. Por tanto, la comunidad constituida naturalmente para la satisfacción de las necesidades cotidianas es la casa, a cuyos miembros llama Carondas “de la panera”, y Epiménides de Creta “del mismo comedero”; y la primera comunidad constituída por varias casas en vista de las necesidades no cotidianas es la aldea, que en su forma más natural aparece como una colonia de la casa: algunos llaman a sus miem- bros “hijos de la misma leche” e “hijos de hijos”. Esta es también la razón de que al principio las ciudades fueran gobernadas por reyes, como todavía hoy los bárbaros: resultaron de la unión de personas sometidas a rey, ya que

1252 b

procreación. La necesidad se opone a la contingencia, que admite ser de otro modo, o sea, de muchas maneras (hoos epì to polú ), que es justamente el estatuto de las relaciones creadas por la convención humana. La pólis, según Aristóteles, es “una de las cosas naturales” que existen (1253 a 2). Véase Met., Libro Delta, 5, 1015 a 20 - 1015 b 15.

3 Hesíodo, Los trabajos y los días, 405.

ANTOLOGIA DE LA POLITICA DE ARISTOTELES 15

en toda casa reina el más anciano, y, por lo tanto, también en las colonias, cuyos miembros están unidos por el parentesco. Y eso es lo que dice Homero:

“Cada uno es el legislador de sus hijos y mujeres”

pues en los tiempos primitivos vivían dispersos. Igualmente dicen todos los hombres que los dioses se gobiernan monárquicamente, porque así se go- bernaban también ellos al principio, y aun ahora algunos asemejando a la suya, lo mismo que la figura, la vida de los dioses.

La comunidad perfecta de varias aldeas es la ciudad, que tiene, por así decirlo, el extremo de toda suficiencia, y que surgió por causa de las necesidades de la vida, pero existe ahora para vivir bien.4 De modo que toda ciudad es por naturaleza, si lo son las comunidades primeras; porque la ciudad es el fin de ellas, y la naturaleza es fin. En efecto, llamamos naturale- za de cada cosa a lo que cada una es, una vez acabada su generación, ya hablemos del hombre, del caballo o de la casa.5 Además, aquello para lo cual existe algo y el fin es lo mejor, y la suficiencia es un fin y lo mejor.

De todo esto resulta, pues, manifiesto que la ciudad es una de las cosas naturales, y que el hombre es por naturaleza un animal político,6 y que el no político por naturaleza y no por azar o es mal hombre o más que hombre, como aquel a quien Homero increpa:

“sin tribu, sin ley, sin hogar”

porque el que es tal por naturaleza es además amante de la guerra, como una pieza aislada en los juegos.

1253 a

4 El bien vivir (eú zoon ) es equivalente a felicidad (eudaimonía ), o sea, a la vida humana según su perfección, que Aristóteles concibe como la actividad del alma racional ejercida de acuerdo a la perfección que le es propia, durante una vida completa (Etica Nicomaquea, I, 7, 1098a 15-18).

5 Las diferentes acepciones de physis son analizadas en la Física, II, 1. La naturaleza de una cosa se identifica con el fin, y, por lo mismo con su bien, porque el fin es aquello que la cosa alcanza una vez que culmina el proceso de su generación, o sea, cuando ha alcanzado la plenitud de su forma. Véase también physis en Met., Libro Delta, 4, 1014b 16-1.015a 19.

6 El hombre es un animal político (zoon politikón ) porque por naturaleza pertenece a la pólis, que es la forma de comunidad en que puede realizar la plenitud de sus fines. El término zoon politikón es más comprehensivo que social —como traduce Marías y Araujo— porque el hombre es inicial, originaria y primariamente un zoon koinomikón, o sea un animal social, pero esa sociabilidad culmina en el ejercicio de la pertenencia y participación en la pólis.

16 ESTUDIOS PUBLICOS

La razón por la cual el hombre es, más que la abeja o cualquier animal gregario, un animal político es evidente: la naturaleza, como sole- mos decir, no hace nada en vano, y el hombre es el único animal que tiene palabra.7 La voz es signo del dolor y del placer, y por eso la tienen también los demás animales, pues su naturaleza llega hasta tener sensación de dolor y de placer y significársela unos a otros; pero la palabra es para manifestar lo conveniente y lo dañoso, lo justo y lo injusto, y es exclusivo del hombre, frente a los demás animales, el tener, él sólo, el sentido del bien y del mal, de lo justo y de lo injusto, etc., y la comunidad de estas cosas es lo que constituye la casa y la ciudad.

La ciudad es por naturaleza anterior a la casa y a cada uno de nosotros, porque el todo es necesariamente anterior a la parte;8 en efecto, destruido el todo, no habrá pie ni mano, a no ser equívocamente, como se puede llamar mano a una de piedra: una mano muerta será algo semejante. Todas las cosas se definen por su función y sus facultades, y cuando éstas dejan de ser lo que eran no se debe decir que las cosas son las mismas, sino del mismo nombre. Es evidente, pues, que la ciudad es por naturaleza y anterior al individuo, porque si el individuo separado no se basta a sí mismo será semejante a las demás partes en relación con el todo, y el que no puede vivir en sociedad, o no necesita nada por su propia suficiencia, no es miembro de la ciudad, sino una bestia o un dios. Es natural en todos la tendencia a una comunidad tal, pero el primero que la estableció fue causa de los mayores bienes; porque así como el hombre perfecto es el mejor de los animales, apartado de la ley y de la justicia es el peor de todos: la peor injusticia es la que tiene armas, y el hombre está naturalmente dotado de armas para servir a la prudencia y a la virtud, pero puede usarlas para las cosas más opuestas. Por eso, sin virtud, es el más impío y salvaje de los animales, y el más lascivo y glotón. La virtud de la justicia (dikaiosyne ), en

7 Phoné: sonido o voz emitida por un ser viviente (emphytón ). La voz articulada del hombre toma la forma de lenguaje hablado (dialektós ) y este es sinónimo de una de las acepciones de lógos.

A través de la palabra, en su sentido de lógos, el hombre expresa lo bueno y lo malo, lo justo y lo injusto, y otros conceptos binarios, que incluyen de suyo la relación con el otro, o sea un carácter comunal. Este carácter comunal del lenguaje pone de manifiesto la naturaleza de zoon koinomikón, de animal social, propia del hombre.

8 La anterioridad del todo (tò hólon ) a las partes que incluye el ser com- puesto —como el mundo, la ciudad o el hombre— es un principio esencial de la filosofía primera de Aristóteles. Véase Met., Delta, 26, 1023 b 26-1024 a 10.

ANTOLOGIA DE LA POLITICA DE ARISTOTELES 17

cambio, es cosa de la ciudad, ya que la Justicia (diké )9 es el orden de la comunidad civil, y consiste en el discernimiento de lo que es justo.

La ciudad, la ciudadanía y los regímenes políticos básicos

(Libro III, capítulos 1-8)

A. Teoría del ciudadano Capítulos 1-5

1. El que estudia los regímenes políticos (politeías), qué es cada uno y cuáles son sus cualidades, debe tratar de ver en primer término qué es la ciudad. Pues actualmente las opiniones están divididas, y unos hablan de que la ciudad ha llevado a cabo tal acción, mientras otros dicen que no ha sido la ciudad, sino la oligarquía o el tirano. Por otra parte, toda la actividad del político y del legislador gira, como vemos en torno a la ciudad; y la constitución (politeia) es cierta ordenación (taxis) de los habitantes de la ciudad (polis).10 Puesto que la ciudad consta de los elementos que la com- ponen, como cualquier otro todo compuesto de muchas partes, es evidente que primero se debe estudiar el ciudadano. La ciudad es, en efecto, cierta multitud de ciudadanos, de manera que hemos de considerar a quién se debe llamar ciudadano y qué es el ciudadano. Pues también el ciudadano es frecuentemente objeto de discusión, y no están todos de acuerdo en llamar ciudadano a la misma persona. El que es ciudadano en una democracia, a menudo no lo es en una oligarquía. Dejemos de lado a los que obtienen este

9 La diké, lo justo o la justicia, es un principio ordenador de la sociedad civil. La dikaiosyne, la virtud de la justicia, es la virtud del ciudadano.

10 La palabra politeia designa al régimen político o constitución. Esta última traducción debe tomarse en el sentido que toda pólis tiene una constitución, o sea, una forma, e incluso podríamos decir una cierta estructura, como es el caso del cuerpo humano, por ejemplo. Politeía tiene además una acepción específica, pues se aplica al régimen democrático temperado o moderado (también mixto). De este modo, en un sentido nombra a un género de régimen político, y en otro a un tipo específico de régimen político, la democracia recta moderada (los latinos la denomi- naron res publica, y, de ahí, pasó a español como “república”).

En el texto se nos da una primera definición de politeia: si la ciudad es una comunidad y la comunidad una pluralidad de ciudadanos, la constitución es el ordenamiento u orden (táxis ) de esta pluralidad. Más adelante nos va a decir que esa pluralidad es de ciudadanos y que el orden es un principio que define la compo- sición o el modo de ser compuesto de la ciudad (1276b 1-10).

1275 a

1274 b 32

18 ESTUDIOS PUBLICOS

título de un modo excepcional, como los que adquieren la ciudadanía. El ciudadano no lo es por habitar en un sitio determinado (pues también los metecos y los esclavos participan de la misma residencia), ni por participar de ciertos derechos en la medida necesaria para poder ser sometidos a proceso o entablarlo (pues este derecho lo tienen también los que participan de él en virtud de un tratado; en efecto, éstos lo tienen, pero en muchos lugares ni siquiera los metecos gozan de él plenamente, sino que tienen que nombrar un patrono, de suerte que participan imperfectamente de la comu- nidad). De tales personas, como de los niños que por su edad aún no han sido inscritos, o de los ancianos que han dejado ya de serlo, se podrá decir que son ciudadanos en cierto modo, pero no en un sentido demasiado absoluto, sino añadiendo alguna determinación como “imperfectos” o “ex- cedentes por la edad”, o cualquiera otra semejante (lo mismo de una que otra: está claro lo que queremos decir).

Buscamos, pues, al ciudadano a secas11 y que no necesita la correc- ción de ningún apelativo de esa clase; problema que también existe y hay que resolver a propósito de los privados derechos de ciudadanía y de los desterrados. El ciudadano sin más por nada se define mejor que por partici- par en la administración de justicia y en el gobierno. De las magistraturas, unas tienen el tiempo limitado, de modo que la misma persona no puede desempeñarlas dos veces, o sólo con determinados intervalos, y otras se ejercen por un tiempo ilimitado, como las de juez y miembro de la asam- blea. Podría alegarse que ésos no son gobernantes ni participan con ello del poder, pero es ridículo considerar privados de poder a los que ejercen el mundo supremo. Pero no demos importancia a esto, pues se trata de un nombre, ya que no existe denominación para lo que es común al juez y al miembro de la asamblea y no sabemos cómo debemos llamar a ambos. Digamos, para distinguir, magistratura indefinida. Damos por sentado, pues, que los que participan de ella son ciudadanos. La definición de ciudadano que mejor se adapta a todos los llamados así viene a ser ésta.

No debemos olvidar que las realidades cuyos supuestos difieren específicamente, y uno de ellos es primero, otro segundo y otro tercero, o no tienen absolutamente nada común en cuanto tales, o escasamente. Y vemos que las formas de gobierno difieren específicamente entre sí, y que unas son

11 La primera definición de ciudadano (esencial o haplós ) nos dice que ella es el estatuto de los que participan en la “administración de la justicia y en el gobierno” de la ciudad, sin especificar las modalidades de tal participación, porque ellas solamente pueden determinarse a partir de cada régimen político. Es distinta la ciudadanía en una monarquía que en una aristocracia o en una democracia.

ANTOLOGIA DE LA POLITICA DE ARISTOTELES 19

inferiores y otras superiores, pues las defectuosas y pervertidas serán nece- sariamente inferiores a las perfectas (más adelante se pondrá en claro cómo entendemos esta perversión). Por consiguiente, también el ciudadano ten- drá que ser distinto en cada régimen.12 Por eso el que hemos definido es sobre todo el de una democracia; en los demás regímenes es posible, pero no necesariamente. En algunos no tiene función el pueblo, ni existe normal- mente una asamblea, sino la que se convoca expresamente, y los procesos se reparten entre los distintos magistrados; así, en Lacedemonia los éforos juzgan los relativos a contratos, los gerontes los de asesinato, y análogamente otros magistrados los demás procesos. Lo mismo ocurre en Cartago: algu- nas magistraturas juzgan todos los procesos.

Pero nuestra definición del ciudadano puede corregirse; en efecto, en los otros regímenes, no hay una magistratura indefinida para las funciones de miembro de la asamblea y juez, sino que corresponden a una magistratu- ra determinada; pues a todos estos magistrados o a algunos de ellos se concede la facultad de deliberar y juzgar sobre todas las cuestiones o sobre algunas. Con esto resulta claro cuál es el ciudadano: llamamos, en efecto, ciudadano al que tiene derecho a participar en la función deliberativa o judicial de la ciudad,13 y llamamos ciudad, para decirlo en pocas palabras, una muchedumbre de tales ciudadanos suficiente para vivir con autarquía.

2. Prácticamente, sin embargo, suele definirse el ciudadano como aquel cuyos padres son ambos ciudadanos,14 y no solamente uno, el padre o la madre; algunos retrotraen más esta exigencia, por ejemplo a dos, tres o más antepasados. Cuando se da esta definición, sencilla y breve, se pregun-

1275 b

12 Véase nota 11. Aquí precisa que la definición esencial se aplica en toda su extensión en el régimen democrático, porque allí se maximiza la participación en la administración de la justicia y en el gobierno. En cambio en los demás regímenes esa participación es limitada y desaparece o es anulada en la tiranía, que es el polo opuesto, la no participación.

13 En sentido más restringido la ciudadanía no es un estatuto permanente y general, sino temporal y especial. La ejercen aquellos que han recibido la facultad de deliberar sobre los asuntos públicos, en general, o bien, sobre una agenda restrin- gida de ellos, y ello por el tiempo que defina el régimen. La referencia a la pertenencia a la Ekklesia ateniense es obligada, porque ella caracterizaba al ciuda- dano, que deliberaba y decidía el contenido de la ley, dirimía conflictos y escogía a las autoridades políticas.

En otros regímenes, en cambio, esas funciones son entregadas a funcionarios del poder real o aristocrático, con poderes limitados.

14 Definición de la ciudadanía por el origen libre de los padres o los ancestros.

20 ESTUDIOS PUBLICOS

tan algunos cómo será ciudadano ese tercer o cuarto antepasado. Gorgias de Leontinos, quizá por estar en un apuro y también con ironía, dijo que así como son morteros los objetos hechos por los fabricantes de morteros, son también lariseos los hechos por sus fabricantes, pues hay algunos que son hacedores de lariseos. La cosa, sin embargo, es sencilla: si participaban de la ciudadanía según la definición que hemos dado, eran ciudadanos, ya que tampoco puede aplicarse la definición de “hijo de ciudadano y ciudadana” a los primeros habitantes o fundadores de una ciudad.

La cosa es más difícil cuando se trata de los que participaron de la ciudadanía a causa de una revolución, como los que hizo ciudadanos en Atenas Clístenes después de la expulsión de los tiranos; introdujo en las tribus, en efecto, muchos extranjeros y esclavos metecos. Pero lo que se discute en este caso no es quién es ciudadano, sino si lo es con justicia o sin ella. También podría uno preguntarse si en el caso de que alguien sea ciudadano injustamente, no dejará también por eso de ser ciudadano, puesto que injusto equivale a falso. Pero puesto que vemos que algunos gobiernan injustamente y decimos que gobiernan, aunque no con justicia, y hemos definido al ciudadano por cierto ejercicio de poder (pues, como hemos dicho, el que participa de tal poder es ciudadano), es evidente que debemos llamarlos ciudadanos.

3. La cuestión de si esa denominación es justa o injusta está relacio- nada con la mencionada antes. Algunos, en efecto, se preguntan si un acto determinado es o no es un acto de la ciudad; por ejemplo, cuando una oligarquía o una tiranía se convierte en democracia.15 Entonces hay quienes incluso se niegan a cumplir los contratos y otras muchas obligaciones seme- jantes, so pretexto de que no fue la ciudad, sino el tirano, quien las contrajo, y de que algunos regímenes existen por la fuerza y no por ser convenientes para la comunidad. Y si existen también democracias que están en el mismo caso, los actos de tal régimen serán actos de la ciudad en la misma medida en que lo son los de la oligarquía y la tiranía. Esta cuestión parece conexa con el problema de cuándo se ha de decir que la ciudad es la misma o que ha dejado de ser la misma para ser otra.

El modo más trivial de resolver el problema es apelar a los habitantes y al lugar, pues el lugar y los habitantes pueden estar separados y habitar unos en un lugar y otros en otro. Esta dificultad, sin embargo, no es grave, pues el que la palabra ciudad tenga varios sentidos facilita la solución.

1276 a

15 En este capítulo demokratia es sinónimo del sentido específico de politeia, o sea, democracia moderada o limitada y justa. Véase nota 10.

ANTOLOGIA DE LA POLITICA DE ARISTOTELES 21

Igualmente podemos preguntarnos cuándo, habitando la población el mismo lugar, se ha de juzgar que la ciudad es una. No lo será, ciertamente, por las murallas, ya que se podría rodear el Peloponeso con una sola muralla. Tal es quizá el caso de Babilonia y toda agrupación cuyo ámbito es más bien el de un pueblo que el de una ciudad; de Babilonia se dice que al tercer día de haber sido tomada, no se había enterado una parte de la población. La consideración de esta dificultad será, sin embargo, más oportuna en otra ocasión.

El político no debe olvidar la cuestión del tamaño de la ciudad y de si conviene que esté constituída por un solo pueblo o por más; y en el caso de que unos mismo habitantes residan en el mismo lugar, ¿debe decirse que la ciudad es la misma mientras sea la misma la raza de los que la habitan, aunque se renueven continuamente por las muertes y los nacimientos, así como solemos decir que los ríos y las fuentes son los mismos aunque su corriente nazca y pase continuamente? ¿O, por el contrario, debe decirse que los hombres son los mismos por esa razón, pero que la ciudad es otra?

Pues si la ciudad es una cierta comunidad, y es una comunidad de ciudadanos en un régimen, si se altera específicamente y se hace diferente el régimen político, parecerá forzoso que la ciudad deje también de ser la misma, de igual modo que decimos de un coro que es uno cuando es cómico y que es otro cuando es trágico, aunque con frecuencia esté constituído por las mismas personas. Igualmente, de cualquier otra comunidad y composi- ción decimos que es distinta cuando es distinta la forma de su composición; por ejemplo, decimos que es distinta la armonía de los mismos sonidos cuando es doria y cuando es frigia. Si esto es así, es evidente que al decir de una ciudad que es la misma se ha de tener sobre todo en cuenta el régimen y puede dársele el mismo nombre u otro, tanto si los que la habitan son los mismos como si son otros hombres completamente distintos16. En cuanto a si las obligaciones contraídas deben o no cumplirse cuando la ciudad cam- bia de régimen, esto es otra cuestión.

4. Debemos considerar a continuación si ser hombre bueno y ciuda- dano excelente consiste en lo mismo o no. Pero si esto debe investigarse, hay que comprender primero mediante un bosquejo la virtud del ciudadano.

1276 b

16 Lo esencial del razonamiento es que la unidad de la composición —que define al régimen— es la forma de la ciudad. Si la forma cambia, su antigua composición varía y deja de ser lo que era, para cobrar otro modo de ser. Toda substitución de la constitución, en conclusión, significa que la comunidad tiene otra forma de soberanía o gobierno, es una ciudad distinta.

22 ESTUDIOS PUBLICOS

Así como el marino es un miembro de una comunidad, lo decimos también del ciudadano. Pues bien, aunque los marinos tienen distintas funciones17

(uno es remero, otro piloto, otro vigía, y otros tienen otras denominaciones semejantes), es evidente que la noción más exacta de cada uno será propia de su facultad, pero al mismo tiempo cierta noción común convendrá a todos: la seguridad de la navegación es obra de todos ellos, pues cada uno de los marinos la desea. Análogamente, los ciudadanos, aunque sean des- iguales, tienen una obra común que es la seguridad de la comunidad, y la comunidad es el régimen; por tanto, la virtud del ciudadano ha de referirse necesariamente al régimen. Ahora bien, puesto que hay varias formas de régimen, es evidente que no puede haber una virtud perfecta única del buen ciudadano; en cambio, del hombre bueno decimos que lo es por una virtud perfecta única. Es claro, pues, que un buen ciudadano puede no poseer la virtud por la cual es bueno el hombre.

Este problema puede abordarse también de otro modo discutiéndolo desde el punto de vista del régimen mejor. Es imposible que la ciudad se componga exclusivamente de hombres buenos, pero cada uno debe cumplir bien su función (érgon), y esto requiere virtud; por otra parte, como es imposible que todos los ciudadanos sean iguales, no será una misma la virtud del ciudadano y la del hombre bueno. En efecto, la virtud del buen ciudadano han de tenerla todos (pues así la ciudad será necesariamente la mejor), pero es imposible que tengan la del hombre bueno, ya que no es menester que sean hombres buenos los ciudadanos que viven en la ciudad perfecta. Además, la ciudad consta de elementos distintos: así como el viviente consta de alma y cuerpo, y el alma de razón y apetito, y la casa de marido y mujer, y la propiedad de amo y esclavo, de igual modo también la ciudad se compone de todos estos elementos y además de otros específicamente distintos; y por tanto es imposible que sea una misma la virtud de todos los ciudadanos, como no puede serlo en un coro la del corifeo y la del que está a su lado. Resulta, por tanto, claro que no se trata absolutamente de la misma.

1277 a

17 La idea de érgon nos remite a la función propia de cada actividad. De este modo Aristóteles aplica esa idea a la determinación de una función propia del ciudadano.

Esta cuestión antecede al problema de la virtud. En efecto, para Aristóteles toda actividad se realiza según la capacidad espontánea de quien la realiza o según su perfección, o sea, de acuerdo a la virtud. La virtud es la perfección de un acto. Si existe la actividad del ciudadano como tal, también es posible la perfección de la misma, y por lo mismo, la virtud ciudadana.

ANTOLOGIA DE LA POLITICA DE ARISTOTELES 23

Pero ¿es posible que coincidan en alguien la virtud del buen ciudada- no y la del hombre bueno? Decimos que el gobernante recto debe ser bueno y prudente y que el político tiene que ser prudente. Incluso la educación del gobernante dicen algunos que debe ser distinta y así vemos que los hijos de los reyes se adiestran en la equitación y en la guerra; y Eurípides dice también: “No me interesan los refinamientos, sino lo que requiere la ciu- dad”, suponiendo que hay una educación propia del gobernante. Si la virtud del buen gobernante y la del hombre bueno es la misma, pero también es ciudadano el gobernado, no puede ser la del ciudadano absolutamente la misma que la del hombre, aunque pueda serlo la de algún ciudadano; porque la virtud del gobernante no es la misma que la del ciudadano, y quizá por esto dijo Jasón que tenía hambre cuando no era tirano, dando a entender que no sabía ser un particular.

Pero, por otro lado, se elogia el ser capaz de mandar y de obedecer, y la virtud de un ciudadano digno parece consistir en ser capaz tanto de mandar como de obedecer bien.18 Por tanto, si afirmamos que la virtud del hombre bueno es de mando y la del ciudadano de mando y obediencia, no pueden ser ambas igualmente laudables. Si parece, pues, que el gobernante y el gobernado deben aprender cosas distintas y no las mismas, y el ciuda- dano debe entender y participar de unas y otras, la consecuencia es fácil de comprender.

Existe, en efecto, un gobierno propio del amo, y llamamos así al que se ejerce acerca de los servicios necesarios, que el que manda no necesita saber hacer, sino más bien utilizar; lo otro sería servil. Llamo lo otro a ser capaz de desempeñar los trabajos de servicio. Decimos que hay varias clases de esclavos, pues sus oficios son varios. Una parte de ellos la consti- tuyen los trabajadores manuales; éstos son, como da a entender su nombre, los que viven del trabajo de sus manos, a los cuales pertenece el artesano. Por eso antiguamente los artesanos no participaron en algunas ciudades de las magistraturas hasta que vino la democracia extremada.

Indudablemente, el hombre bueno, el político y el buen ciudadano no deben aprender los trabajos de esa clase de subordinados, a no ser para utilizarlos de un modo completamente personal; pero hay un cierto mando en virtud del cual se manda a los de la misma clase y a los libres, y ése decimos que es el imperio político, que el gobernante debe aprender siendo gobernado, como se aprende a ser general de caballería sirviendo a las órdenes de otro, y general de infantería sirviendo bajo el mando de otro y

1277 b

18 La perfección de la participación en los asuntos públicos consiste en saber ser gobernado y en saber gobernar.

24 ESTUDIOS PUBLICOS

siendo jefe de regimiento y compañía. Por eso se dice con razón que no puede mandar bien quien no ha obedecido. La virtud de éstos es distinta, pero el buen ciudadano tiene que saber y poder tanto obedecer como man- dar, y la virtud del ciudadano consiste precisamente en conocer el gobierno de los libres desde ambos puntos de vista.19

Las dos cosas son propias del hombre bueno; y si la templanza y la justicia tienen forma distinta en el que manda y en el que obedece pero es libre, es evidente que la virtud del hombre bueno, por ejemplo su justicia, no puede ser una, sino que tendrá formas distintas según las cuales gobernará o será gobernado, así como son distintas la templanza y la fortaleza del hombre y de la mujer (el hombre parecería cobarde si fuera valiente como es valiente la mujer, y la mujer parecería habladora si fuera modesta como lo es el hombre bueno); pues también es distinta la administración del hombre y la de la mujer (la función del primero es adquirir, la de ésta guardar). Sólo la prudencia del gobernante es una virtud peculiar suya; las demás parecen ser necesariamente comunes a gobernados y gobernantes; pero en el gobernado no es virtud la prudencia, sino la opinión verdadera, pues el gobernado es como el que fabrica la flauta y el gobernante como el flautista que la usa.20

Estas consideraciones ponen de manifiesto si la virtud del hombre bueno y la del ciudadano cabal son la misma o distintas, y en qué sentido son una misma y en cuál son distintas.

5. Queda todavía una cuestión pendiente acerca del ciudadano. El verdadero ciudadano ¿es sólo aquel que puede participar del poder, o deben considerarse ciudadanos también los obreros? Si debemos considerar ciu- dadanos a los que no participan de las magistraturas, no es posible que aquella virtud mencionada pertenezca a todo ciudadano, puesto que éstos serían también ciudadanos. Y si ninguno de ellos es ciudadano, ¿en qué clase deberemos colocar a cada uno? No son, en efecto, metecos ni extran- jeros. Pero ¿no hemos de contestar que de ese argumento no se sigue ningún absurdo? Pues tampoco los esclavos, ni los libertos, pertenecen a ninguna de las clases mencionadas. La verdad es que no debemos conside- 1278 a

19 Se repite la idea subrayada en la nota 18. 20 La acción gobernante también sigue el canon de su perfectibilidad. La

virtud o perfección de la actividad gobernante se denomina prudencia. La phrónesis, prudencia o sabiduría práctica, en el campo de los asuntos públicos, consiste en la virtud del gobernante para aplicar la recta razón en la consecución del bien público. La razón no se aplica para saber o conocer la verdad teórica, sino la opinión verdadera y ésta se refiere a aquello que es probable, y, por lo mismo, verosímil.

ANTOLOGIA DE LA POLITICA DE ARISTOTELES 25

rar ciudadanos a todos aquellos sin los cuales no podría existir la ciudad, ya que ni siquiera los niños son ciudadanos en el mismo sentido que los hombres, sino que éstos lo son en absoluto y los niños en virtud de un supuesto, pues son ciudadanos, pero imperfectos. En los tiempos antiguos y en algunos lugares, los obreros eran esclavos o extranjeros, y por esto también hoy lo son la mayoría. La ciudad más perfecta no hará ciudadano al obrero; y en el caso de que lo considere ciudadano, la virtud del ciudada- no que antes se explicó no habrá de decirse de todos, ni siquiera de los libres solamente, sino de los que están exentos de los trabajos necesarios. De los que realizan los trabajos necesarios, los que los hacen para servicio de uno sólo son esclavos, y los que sirven a la comunidad, obreros y labradores. Llevando un poco más adelante esta consideración pondremos de manifies- to la situación en que se encuentran, pues se aclara con sólo explicar un poco lo que ya hemos dicho.

6. Puesto que existen varios regímenes políticos, tiene que haber también necesariamente varias clases de ciudadanos, y especialmente de ciudadanos gobernados, de suerte que en algún régimen tendrán que ser ciudadanos el obrero y el campesino, y en algunos esto será imposible, por ejemplo, en uno de los llamados aristocráticos, en que las dignidades se conceden según las cualidades y los méritos; no es posible, en efecto, que se ocupe de las cosas de la virtud el que lleva una vida de obrero o campesino. En las oligarquías, el campesino no puede ser ciudadano (ya que la partici- pación en las magistraturas corresponde a las grandes propiedades), pero el obrero sí puede serlo, porque la mayoría de los artesanos se enriquecen. En Tebas había una ley que prohibía participar del poder al que no llevase diez años retirado del comercio, pero en muchos regímenes la ley llega hasta a admitir a los extranjeros; en algunas democracias basta ser hijo de una ciudadana para ser ciudadano, y en el mismo caso están en muchos sitios los hijos ilegítimos. Pero como sólo por falta de ciudadanos legítimos conce- den a ésos la ciudadanía (pues usan de tales leyes por escasez de población), cuando la muchedumbre aumenta los van eliminando poco a poco, primero a los hijos de esclavo o esclava, después a los de mujeres ciudadanas, y por último sólo consideran ciudadanos a aquellos cuyos padres lo son ambos.

Esto pone, pues, de manifiesto que hay muchas clases de ciudadanos y que se llama principalmente ciudadano al que participa de los honores; así dice Homero “como un extranjero a quien no se honra”; pues el que no participa de los honores es como un meteco. Cuando esto se hace de un modo encubierto, es con el fin de engañar al resto de la población.

Lo dicho pone en claro si se deben considerar la misma o distintas la

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 61 páginas totales