apuntes derecho patrimonial, Apuntes de Derecho Civil Patrimonial. Universidad Pablo de Olavide (UPO)
jcalaa
jcalaa

apuntes derecho patrimonial, Apuntes de Derecho Civil Patrimonial. Universidad Pablo de Olavide (UPO)

5 páginas
5Número de visitas
Descripción
Asignatura: Derecho Civil Patrimonial I, Profesor: carlos carlos, Carrera: Derecho + Finanzas y Contabilidad, Universidad: UPO
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 5
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 5 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 5 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 5 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 5 páginas totales
Descarga el documento

TEMA 1: EL DERECHO REAL 1. Introducción

El derecho civil patrimonial se divide en derechos obligaciones y contratos y la otra parte es el derecho de cosas. El primero estudia la disciplina a la cual se somete el derecho de crédito y el segundo es la disciplina a la que se someten los derechos reales.

Es el conjunto de normas que regula la atención de los bienes y las facultades que un sujeto puede ejercer sobre los mismos.

Nuestra constitución reconoce el derecho a la propiedad privada, art 33. El sistema consagrado en nuestra constitución determina por un lado la existencia de bienes o recursos que por su importancia para la vida social son atribuidos a la colectividad, son de todos, y los gestiona el estado, son bienes de dominio público, art 132.2 CE. Junto estos bienes existen otros cuyo goce y explotación les pertenece a los particulares, los ciudadanos, para que mediante los mismos puedan satisfacer sus propios intereses.

En consecuencia, las claves de la ordenación del derecho de cosas en nuestro ordenamiento son las siguientes:

• Salvo determinados bienes y recursos cuya gestión y explotación es atribuida al estado, el derecho de cosas se apoya en la propiedad privada. La propiedad privada no se extingue con la muerte de su titular, sino que se transmite a sus herederos.

• El poder conferido a los particulares sobre las cosas en virtud de los derechos reales, no es un poder ilimitado, sino que está sometido a ciertos controles y límites. Además, en muchos casos, la titularidad de un derecho real comporta también la imposición de determinadas obligaciones. Las obligaciones que derivan de la titularidad de los derechos reales se denominan obligaciones propter rem, en estos casos el titular del derecho real por el hecho de ser titular se encuentra obligado a realizar una determinada conducta a favor de un sujeto. En estos casos la condición de deudor nace precisamente por la titularidad del derecho real que se ostenta, las obligaciones son accesorias a la titularidad del derecho real.

• Dentro de estos límites, los particulares gozan de la libre utilización de los bienes, en este sentido, el derecho de propiedad tendrá siempre un contenido esencial, que deberá respetarse en todo caso. La propiedad privada es el derecho real por excelencia y es el que otorga el máximo grado de poder que se puede ejercer sobre una cosa, no obstante no es el único derecho real que se reconoce en nuestro ordenamiento, se encuentran junto a estos también los denominados derechos reales limitados, se les denomina también derechos sobre cosa ajena. Y todos ellos constituyen el conjunto de derechos patrimoniales sometidos al derecho de cosas y todos ellos comparten ciertas características y particularidades que los identifican y los diferencian de los otros derechos patrimoniales (los derechos de crédito).

2. El derecho real: su delimitación frente al derecho de crédito

1- Ambos tipos de derecho (derecho real y de crédito) se diferencian en cuanto al derecho sobre el que recaen. El objeto del derecho de crédito es una conducta o comportamiento que el deudor ha de realizar a favor del acreedor, que es la prestación. El objeto del derecho real es sin embargo una cosa, un bien, la cosa sobre la que se ejerce el señorío jurídico o poder jurídico que confiere ese derecho. (Ejemplos en el manual). El derecho real no puede recaer sobre una cosa futura, que aún no exista.

2- Ambos tipos de derecho se diferencian también en la forma en la que se satisface el interés del titular del derecho. A diferencia de lo que ocurre en el derecho de crédito, en el derecho real el titular no requiere la colaboración de una o varias personas para la satisfacción de su interés. La utilidad de la cosa objeto de derecho la obtiene el titular ejerciendo directamente su señorío sobre el bien, el ejemplo típico es el usufructo.

3- Se diferencian en cuanto su oponibilidad o eficacia, se dice que la oponibilidad es relativa, eso quiere decir que solo puede exigir su derecho frente al deudor. Los derechos reales, son oponibles erga omnes (frente a todos), tienen eficacia absoluta, ello quiere decir que toda persona está obligada a respetar la posición del titular de derecho. Esta oponibilidad erga omnes tiene dos consecuencias básicas: . El titular del derecho real puede perseguir la cosa objeto de derecho cualquiera que sea el patrimonio en el que se encuentre. . El titular del derecho real será amparado por el ordenamiento jurídico frente a cualquier perturbación que se produzca en su derecho a través de las llamadas acciones reales. Estas acciones se caracterizan por su amplia legitimación pasiva, pues se pueden dirigir contra cualquier persona que lesione el derecho real que se trata de proteger.

3. Enumeración y clasificación de los derechos reales

La propiedad confiere a su titular el máximo grado de poder que se puede ejercer sobre un bien, es decir, otorga la dominación plena. Junto al derecho de propiedad se encuentran los derechos reales limitados, otorgan un poder concreto y limitado, de tal forma que permiten a su titular obtener tan solo alguna o algunas de las ventajas o utilidades de la cosa objeto de derecho. Todos estos tienen en común además que recaen sobre un bien que pertenece a otro sujeto, por eso se les llama también derechos reales sobre cosa ajena. (Ejemplo en el manual). En los derechos reales ilimitados se distinguen varios tipos atendiendo a su función económica.

3.1 Derechos reales limitados de goce

Los derechos reales de goce son el usufructo, el uso y la habitación, los censos, la servidumbre, el derecho de superficie y el derecho de vuelo y subsuelo.

Cada uno de estos derechos tiene, como es lógico, su propio contenido y todos ellos se caracterizan porque proporcionan a su titular la facultad de usar total o parcialmente la cosa objeto de derecho. Junto a la facultad de uso, en algunos casos, el titular del derecho podrá hacer suyos los frutos que la cosa produce (facultad de disfrute). Estos derechos implican la posesión de la cosa, porque solo de esa forma se pueden obtener las utilidades que proporcione la cosa. Mientras en derecho real limitado de goce subsiste, el conjunto de facultades que posee el

propietario de la cosa se limita en algunos casos considerablemente. Una vez extinguido el derecho real limitado de goce, la propiedad se consolida de nuevo plenamente para el dueño, de tal forma que este vuelve a recuperar todas las facultades que se pueden ejercer sobre la cosa. En este sentido se habla de elasticidad del dominio, expresión que indica la posibilidad de reducir su contenido a favor de otra persona. Posteriormente, y una vez extinguido el derecho real limitado, el dominio recupera su forma y el propietario vuelve a gozar de todas sus facultades dominicales.

(Derecho de vuelo y subsuelo: el derecho que te permite construir sobre o debajo de un edificio).

3.2 Derechos reales limitados de valor o garantía

Son la hipoteca, la prenda y la anticresis.

Estos derechos garantizan el cumplimiento de una obligación en aquellos casos en los que el deudor no la cumple voluntariamente, mediante la afección (vinculación) de un bien determinado. El titular del derecho real ostenta la facultad de promover la venta de ese bien determinado mediante los procedimientos legalmente establecidos, de forma que con el precio obtenido se pueda satisfacer la deuda no cumplida. (Ejemplo en el manual).

3.3 Derechos reales de adquisición preferente

Son el derecho de tanteo, retracto y la opción.

Estos derechos otorgan a su titular la posibilidad de adquirir por su propia voluntad una cosa ajena en el caso de que su dueño (el dueño de la cosa) pretenda enajenarla pagando el precio establecido.

4. Autonomía privada y tipicidad de los derechos reales

En el manual es muy largo, solo vamos a ver un poco, no nos interesa saber tanto.

Una cuestión muy debatida por civilistas en varias partes del mundo y de diversos sistemas jurídicos es la posibilidad o no de admitir en un determinado ordenamiento jurídico más derechos reales que los expresamente regulados por la ley. Por lo tanto, los dos sistemas existentes son los conocidos como el sistema limitado (numerus clausus) y el ilimitado (numerus apertus) que es el que sí permite la creación de otros derechos reales que los expresamente regulados en su propia legislación. Nuestro sistema jurídico sigue la tradición y el criterio del derecho romano, en virtud de que no permite más derechos reales que los que se especifican y se encuentran previamente establecidos y regulados en su propia legislación. La contrapartida de dicho sistema, es el sistema de ilimitación de los derechos reales, o de numerus apertus, que deja librado a la voluntad de los interesados el crear distintos tipos de derechos reales que pueden coincidir en todo o en parte con los ya establecidos.

Con respecto a los derechos reales limitados de valor o garantía son numerus clausus.

COPIAR DE MANUAL

5. Estructura de la relación jurídico-real

5.1 Sujetos

En primer lugar, debemos destacar que a diferencia de lo que ocurre con la relación jurídico-obligatoria, la relación jurídico-real no siempre conecta entre sí a personas determinadas, en el sentido de que no siempre hay un sujeto pasivo concreto. El sujeto pasivo se dice que alcanza a un número de personas, a la colectividad cuyo deber general consiste en respetar la posición y actuación del titular del derecho de propiedad. Ahora bien, en los derechos reales limitados, sí existe un sujeto pasivo concreto, que mantiene una relación jurídica con al titular del mismo, con el sujeto activo. Ese sujeto pasivo será siempre el propietario sobre el cual recae el derecho. La existencia de un sujeto pasivo determinado no excluye que la colectividad este igualmente obligada a respetar la condición de sujeto titular de derecho. Tanto la posición activa como la posición pasiva de una relación jurídico-real, puede estar compuesta por varias personas determinadas, en este caso la relación interna entre los distintos titulares se regirá por las reglas que ellos mismos determinen y en su defecto por las reglas de la comunidad ordinaria arts 392 y siguientes.

5.2 Objeto

Ya hemos señalado que el derecho real recae siempre sobre una cosa, en este contexto, la palabra cosa ha de entenderse en sentido amplio, comprendiendo tanto los bienes materiales como los inmateriales. El objeto debe cumplir 3 requisitos: existencia, licitud y determinación.

En cuanto a la existencia, no cabe un derecho real sin cosa, sin objeto. Ni aun cuando se contemple la existencia futura del mismo. Esto determina que la relación jurídico-real se extinga cuando lo hace el objeto sobre el que recae. Por eso, entre las causas de extinción de los derechos reales se contempla la desaparición del objeto sobre el que recae. El objeto debe ser lícito, debe ser susceptible de tráfico jurídico. Y tiene que estar determinado, es decir tiene que estar objetivamente individualizado. No cabe un derecho real sobre una cosa genérica.

5.3 Contenido

La relación jurídico-real está compuesta por las facultades que atribuye a su titular el derecho en cuestión. Estas facultades dependerán de, concreto derecho del que se trate. No obstante, aquí vamos a hacer una referencia a las facultades generales que se encuentran en toda relación jurídico-real: 1. La facultad de realización directa del interés del titular sobre el objeto del

derecho. Esto quiere decir que el titular del derecho no necesita la colaboración de otra persona para la satisfacción de su interés. La utilidad la obtiene ejerciendo directamente el señorío sobre el bien.

2. La facultad de exclusión de terceros, bien impidiendo la perturbación del ejercicio del derecho o bien poniendo fin a la intromisión ya producida.

3. La facultad de persecución atribuye a su titular la posibilidad de perseguir la cosa con independencia de la persona que la detente (la cosa).

4. La facultad de disposición, permite al titular enajenar, ceder o transmitir su derecho a terceros o autolimitarlo, constituyendo otros derechos menores sobre el mismo (salvo en aquellos casos que sean personalísimos). Por último, el titular del derecho real también podrá extinguirlo por su propia voluntad mediante su renuncia (!).

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 5 páginas totales
Descarga el documento