(apuntes) SISTEMA POLÍTICO ESPAÑOL - CURSO 2017/2018 - ISABEL DIZ, Ejercicios de Ciencia de la administración. Universidade de Santiago de Compostela (USC)
dbotero
dbotero

(apuntes) SISTEMA POLÍTICO ESPAÑOL - CURSO 2017/2018 - ISABEL DIZ, Ejercicios de Ciencia de la administración. Universidade de Santiago de Compostela (USC)

66 páginas
4Número de visitas
Descripción
Asignatura: Sistema Político Español, Profesor: Isabel Diz, Carrera: Ciencias Políticas y de la Administración, Universidad: USC
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 66
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 66 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 66 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 66 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 66 páginas totales
Descarga el documento

Grado en Ciencia Política 2do año / 2do cuatrimestre

SISTEMA POLÍTICO ESPAÑOL TEMA 1: El sistema electoral al Congreso y al Senado: rasgos

arquetípicos

Profesor: Isabel Diz Otero

David Botero

*Apuntes sintetizados del texto: Penadés, A. y Santiuste, S. (2013), “La desigualdad en el

sistema electoral español y el premio a la localización del voto”, Revista Española de Ciencia

Política, nº 32, pp. 89-116

Además, se añade material obtenido en las sesiones expositivas a modo de complemento.

Sistema Político Español Tema 1: El sistema electoral

2

EL PROCESO DE ELABORACIÓN DEL SISTEMA ELECTORAL

El sistema electoral se embebe de cuatro normativas fundamentales, siendo una la que lo origina y las otras

tres sus continuadoras:

1. Ley para la Reforma Política (1977): Aprobada por las cortes franquistas en rango de Ley

Fundamental, determina las características y principios que se deben cumplir para realizar las primeras

elecciones: el Congreso debe ser elegido mediante sistema proporcional corregido y el Senado por

elección mayoritaria. Dentro del objetivo principal, esto es, democratizar las instituciones del régimen,

la presente medida comparte tres finalidades diferenciadas:

a) Crear una normativa electoral (principios reglamentarios) que garantice el éxito de la

candidatura del Gobierno.

b) Plantear la inclusión de la oposición política en las nuevas Cortes mediante el sistema

proporcional.

c) Garantizar la postura de la oposición a la Cámara baja con el Senado, el cual será escogido

mayoritariamente como una especie de Cámara Alta donde se garantice que la postura más

conservadora siga teniendo poder e influencia.

2. Real Decreto 20/1977, de 18 de marzo: Es firmado por Suárez y sancionado por el rey para conferir

a las primeras elecciones un marco jurídico, por el que establece dispositivos correctores de la

proporcionalidad. Este RD se continuará aplicando hasta la creación de la LOREG (1979 y 1982)

3. Constitución Española (1978): Que determina en su artículo 68 CE el sistema electoral al Congreso

de los Diputados y en el 69 CE el sistema electoral para el Senado.

4. LOREG (Ley Orgánica del Régimen Electoral General): Aprobada en el año 85, actualizará lo

estipulado en el RD, sin modificarlo severamente.

Sistema Político Español Tema 1: El sistema electoral

3

Debe constatarse como, todo el aparato legal concerniente a la composición y funcionamiento del sistema

electoral, estuvo marcado durante todo el proceso de transición, por una fuerte polarización ideológica, con la

consecuente crispación política entre los viejos franquistas reconvertidos en AP y UCD y la nueva oposición,

quién alegaba contar con el respaldo de las calles.

Así, durante la transitoria para la aprobación de la LRP, el debate central se configuró en torno al sistema

electoral elegido, siendo una mayoría de procuradores partidarios de la opción mayoritaria, pues

salvaguardaba sus intencionalidades políticas a posteriori. Se acordará al final la inyección de un sistema

proporcional corregido mediante sesgos mayoritarios tales como la elección al Senado.

Posterior a la aprobación de la LRP, y de forma unilateral, el gobierno de Suárez promulga el RD que configura

el sistema electoral, caldeando los ánimos en el seno de la oposición que aclamaba un sistema electoral

perfectamente proporcional, ganándose el respaldo de los de AP, que bregaban por uno mayoritario en la

medida en que fuese posible. Consciente de que esta crispación minaba sus intereses y ambiciones políticas,

el partido de gobierno (UCD) procuró dejar al margen del debate constitucional el sistema electoral, no

cerrándolo constitucionalmente, posibilitando su desarrollo posterior mediante una Ley Orgánica.

EL SISTEMA ELECTORAL AL CONGRESO: PROPORCIONALIDAD Y EFECTOS SOBRE EL

SISTEMA DE PARTIDOS:

El artículo 68 de la Constitución se muestra como el fundamental, estableciendo el marco jurídico sobre el

que versará una futura ley electoral, esto es: 1) el tamaño de la Cámara oscilará 300 y 400 diputados, 2) todos

los cargos serán elegidos por sufragio universal libre, igual, directo y secreto, 3) la circunscripción electoral

será la provincia, más las dos Ciudades Autónomas (Ceuta y Melilla) que estarán representadas por un

diputado. 4) Además, establece que como mínimo tiene que haber un diputado en representación del territorio,

habiendo otra repartición posterior en función de los habitantes. Para ello se tiene que aplicar una fórmula

proporcional. 5) La legislatura tendrá una duración máxima de 4 años.

Basta decir, como agregación al resumen del párrafo anterior, que el tamaño de la Cámara, en términos

comparados con el de otros países, refiere a una Cámara pequeña, baste ver, por ejemplo, que Alemania

cuenta con, aproximadamente 660 diputados en su Cámara baja, y Francia, 639, por ejemplo.

Sistema Político Español Tema 1: El sistema electoral

4

Posteriormente la LOREG (aprobada en 1985) cerrará el número de diputados a 350, siguiendo lo estipulado

por el RD en todo lo demás:

 Idéntica barrera legal (3%).

 La circunscripción seguirá siendo la provincia, atribuyéndosele 2 diputados para la representación

territorial.

La LOREG será aprobada con un muy amplio consenso, basándose en que el sistema electoral prima la

gobernabilidad, la estabilidad y solidez de los gobiernos, favoreciendo a los partidos fuertes de cada territorio,

incluidos algunos PANES (PNV, CIU), permitiendo su representación en el Congreso.

Características del sistema electoral al Congreso de los Diputado.

Los 350 escaños de los que se compone el Congreso serán distribuidos entre las 52 circunscripciones,

arrojando una magnitud media de 6,7 escaños por circunscripción. Esto se comparará con la magnitud media

de las circunscripciones medianas (5 escaños), para poder llegar a la conclusión de que, en términos generales,

se trata de una magnitud baja, pero de las más altas entre las magnitudes pequeñas.

Ostentará la magnitud un recorrido desde 1 a 36 escaños en 2011, contando con una desviación típica de 6,1,

casi del tamaño de la magnitud media, indicando que ésta será poco informativa como magnitud efectiva,

dado que unas cuantas circunscripciones poseen muchos escaños. Ello además cuenta con el añadido mayor

de que la heterogeneidad ha ido ampliándose ligeramente, con el correspondiente incremento a 6 de la

magnitud electoral (en el 77 era de 5,8) dados los cambios someros en la amplitud de los escaños conferidos

a los “distritos mayores”.

La variación registrada permitirá agrupar las circunscripciones en tres clases, que serán:

 Circunscripciones pequeñas (magnitud = 1 a 5 escaños): Comprenderá en el 2011 27 distritos, que

eligen a 99 diputados. Magnitud media: 3,7; mediana: 4 escaños.

 Circunscripciones medianas (magnitud = 6 a 9 escaños): Serán 18 circunscripciones que eligen a 124

diputados. Magnitud media: 6,9; mediana: 7 escaños.

Sistema Político Español Tema 1: El sistema electoral

5

 Circunscripciones grandes (magnitud > 10 escaños): Lo configuran los siete “distritos mayores”, que

eligen 127 diputados (32% de la Cámara). Magnitud media: 18,1; mediana: 12.

El principal cambio que afronta el sistema a lo largo del tiempo será una reducción de escaños a las

circunscripciones pequeñas (que pasan de elegir 120 a 99), con un consecuente incremento de los escaños

elegidos por las circunscripciones medianas (118 a 124) y grandes (112 a 127), teniendo como principal

explicación los cambios demográficos que aglutinan más población en las circunscripciones grandes,

constriñendo especialmente a las pequeñas. La clasificación propuesta guardará una relación significativa con

algo que será crucial, la desigualdad de la representación que, en términos poblacionales, sufre el sistema.

En cuanto a la regla de reparto, debe decirse que combinará criterios de representación territorial y poblacional,

puesto que, por un lado se reparten 100 escaños a partes iguales entre las 50 provincias, incluyendo los dos de

las Ciudades Autónomas (suponiendo el 29% de la Cámara), y, por otro, se repartirán 248 escaños (el 71% de

la Cámara) siguiendo criterios poblacionales, luego, aplicando la fórmula electoral correspondiente. Resultado

de ello, caso todas las provincias cuentan, en términos reales, con una representación mínima de tres diputados,

Sistema Político Español Tema 1: El sistema electoral

6

deviniendo como consecuencia en una tendente sobrerrepresentación de las áreas menos pobladas y una

infrarrepresentación de los distritos mayores, más poblados.

Este criterio de prorrateo no responde al azar, dado que impone sistemáticamente un déficit de representación

a las circunscripciones más pobladas, por lo que a un distrito en el que resida el 2% del censo le corresponderán

7 escaños para estar proporcionalmente representado. Esto da a lugar a la afirmación de que las

circunscripciones grandes están infrarrepresentadas, puesto que, por cada punto porcentual del censo

obtienen de media 2,5 escaños, uno menos de los 3,5 que resultaría si el prorrateo se diera bajo criterios

proporcionales. A mayor población, mayor déficit de representación ostentarán las provincias, resultando que

en las circunscripciones donde vota menos del 1% del censo, gozarán en promedio de un escaño más de lo

que les sería equitativo.

Por consiguiente, las circunscripciones grandes están infrarrepresentadas, acaparando el 87% de la

representación proporcional, cuando las circunscripciones pequeñas aglutinarán el 54% de la representación,

resultando las medianas, en promedio, las mejor representadas. A todo esto se deberá agregar que la fórmula

empleada para el prorrateo poblacional (D’Hont) será la menos favorable a las minorías de todas las

proporcionales, no obstante, su combinación con los diferentes tamaños de distrito hará que este defecto se

incremente. El umbral electoral, será ficticio en todas las circunscripciones, salvo en las grandes, pues

decrecerá en relación inversa a la magnitud.

Además, debido a la configuración del sistema electoral al Congreso, el voto en blanco perjudica a los partidos

pequeños porque cuenta como una circunscripción más, y conlleva que a los partidos pequeños les cueste más

llegar a la barrera del 3% mínimo legal de votos válidos para poder optar a entrar en el reparto (votos a

candidaturas + votos blancos).

Sistema Político Español Tema 1: El sistema electoral

7

Proporcionalidad y fragmentación en el sistema electoral al Congreso:

A la hora de medir la fragmentación parlamentaria, se recurrirá al empleo del indicador “número efectivo de

partidos”, el cual será calculado atendiendo a las proporciones de voto NEPE (número efectivo de partidos

electorales) y NEPP (número efectivo de partidos parlamentarios). La diferencia entre estos dos indicadores

constituirá el “tamaño del efecto” del sistema electoral, otra de las variables cruciales.

Los datos recogidos en la medición de estos indicadores parecen ser concluyentes, pues frente a una media de

NEPP de 2,17 para las circunscripciones pequeñas, se encuentran valores de 2,64 y 3,07 para las

circunscripciones medianas y grandes, además de que la fragmentación electoral será menor en distritos

pequeños (NEPE = 3,08) que en los medianos (NEPE = 3,48) o en los grandes (NEPE = 3,66). A lo largo de

once comicios, los dos partidos mayores recabaron el 79% de los votos y el 93% de los escaños en distritos

pequeños, mientras que en los medianos las cifras fueron el 73% y el 85%, y en los grandes el 71% y el 79%.

En los distritos pequeños se contará, pues, con un sistema bipartidista, y en los distritos siguientes en tamaño

(moderados y grandes) un bipartidismo moderado (al menos hasta los comicios de 2015, cuando se pasa a un

modelo bipartidista polarizado en las circunscripciones grandes).

Sistema Político Español Tema 1: El sistema electoral

8

Debe resaltarse la curiosa asociación que se ha tendido a establecer entre el tamaño de la circunscripción y un

efecto de concentración bipartidista que limitase la fragmentación, aduciendo falsa esta consigna, debido a

que el bipartidismo se ha pronunciado en los distritos grandes más que en los medianos para los años 90. Ello

se debe a que el bipartidismo se fortaleció, en gran medida, a expensas del tercer PAE concurrente (IU),

con apoyo en las circunscripciones grandes, más que a expensas de los PANES.

Sistema Político Español Tema 1: El sistema electoral

9

En términos de proporcionalidad, las circunscripciones grandes registrarán resultados más proporcionales, en

contraposición con las menores, las menos proporcionales, esto se debe a que la media histórica de la

desviación de la proporcionalidad se fortalece en los distritos menores (índice de desviación de 7,8 frente al

15,1), siendo el doble que en los mayores, ocupando los distritos medianos un lugar intermedio (12,5).

Dos de las excepciones dignas de comentar con respecto a lo señalado párrafo arriba, serán las acaecidas en

2004 y 2008, pues serán las elecciones más proporcionales de cuantas ha soportado el sistema, puesto que la

desviación decrece más en las circunscripciones grandes que en las medianas. Ello está vinculado con la

concentración bipartidista de los cotos. Al indicar siempre la desproporcionalidad una reducción de la

fragmentación parlamentaria con respecto a la electoral, puede deducirse que, si se concentran más votantes

en torno a los partidos mayores (como pasó en esos dos comicios señalados), el sistema tiene “menos trabajo”

y la desviación, por ende, será menor.

Debe apuntarse con relación al cuadro anterior, que la desviación de la proporcionalidad ha evolucionado a

medida que el sistema de partidos se ha adaptado al sistema electoral, situación que parece producirse en las

elecciones de 1996, reflejado en el índice de concentración bipartidista, que retrocederá de nuevo en 2011.

En términos comparados, no obstante, debe recalcarse en que el sistema electoral español es moderadamente

proporcional, pues en su seno conviven un sistema claramente proporcional (circunscripciones grandes), uno

Sistema Político Español Tema 1: El sistema electoral

10

más bien mayoritario (circunscripciones pequeñas) y un sistema intermedio (circunscripciones medianas)

cuyos efectos pueden ser extrapolables a los del sistema en conjunto.

Los efectos del sistema electoral al Congreso sobre el sistema de partidos:

Generalmente, cuando se inquiere en relación a los efectos que el sistema electoral puede representar para el

sistema de partidos, pretende darse una respuesta coherente a la pregunta: ¿Son todos los partidos

concurrentes iguales frente al sistema electoral? La respuesta, será, evidentemente, negativa, debido al sesgo

mayoritario que incorpora el sistema para las circunscripciones pequeñas, obteniendo los partidos de mayor

alcance a nivel estatal y autonómico una serie de “premios”, frente a aquellas opciones políticas que

representan mayorías dispersas (IU) o que no consiguen aglutinar a su electorado en su terreno doméstico (el

caso del BNG hasta los comicios del 2004). Los mencionados premios responderán a las siguientes

denominaciones, que se desarrollarán a posteriori:

Sistema Político Español Tema 1: El sistema electoral

11

Premio al TAMAÑO.

Una primera forma de apreciar la ventaja de los distintos partidos dentro del sistema electoral, es comparar la

cantidad de votos que, a cada uno, le “cuesta” un escaño. Se toma como modelo las elecciones del 2011,

tomando en consideración los resultados que siguen:

 El partido que más representación obtiene es GeroaBai, seguido de cerca por Amaiur y PP (costándoles

los escaños entre 42 mil y 58 mil votos).

 Los partidos a los que más le cuesta un escaño serán IU-LV (153 mil votos), UPyD (228 mil votos) y

Compromís-Equo (125 mil votos).

Orientándonos cara a los PAE, se puede apreciar cómo UPyD emplea más del doble de votos que el PP para

obtener cada uno de sus escaños. En cuanto a los PANES, sucede que, en Euskadi, al PNV le cuestan más los

escaños que a AMAIUR, o en Cataluña a ERC, el cual sale más perjudicado que el conservador CIU.

El inconveniente que presentan las cifras dadas, será que no indican de forma diáfana la distancia con respecto

al precio que debería costar cada escaño en un sistema proporcionalmente perfecto. La tasa de ventaja

(cociente resultante de dividir el porcentaje de escaños entre el porcentaje de votos) sí que aportará

información directamente comparable. Una tasa de valor próximo a 1 indicará ausencia de ventaja, siendo

inferior a 1 cuando comience a indicar desventaja, y superior a 1 un indicativo de sobrerrepresentación. Al 1

Sistema Político Español Tema 1: El sistema electoral

12

se aproximarán PNV y CC. El PP resultará sobrerrepresentado en un 17%, y el PSOE en un 8%. Los partidos

más perjudicados por el sistema, obtendrán tasas de ventaja bastante inferiores al 1%, pues IU acapara solo el

45% de los escaños que le corresponderían de forma proporcional (122% de infrarrepresentación), y UPyD

tan solo alcanzará el 30% de la representación que le otorgarían sus votos en un sistema proporcional (233%

de infrarrepresentación).

Bajo el supuesto de que la tasa de ventaja, que será relativa en función del tamaño de cada partido, fuese

unitaria para todos (ergo, el sistema fuese proporcional), en 2011 el PP hubiese recibido 158 escaños (28

menos de los obtenidos), el PSOE tendría 102 (ocho menos), IU-LV aumentaría sus escaños hasta los 25

(ganando 15), UPyD aumentaría hasta los 17 (ganando 12), siendo CIU y PNV los partidos “perjudicados” al

poder perder un escaño que no afectaría demasiado a su proporcionalidad actual. Esta situación es realmente

difícil, pues, un escaño de diferencia puede suponer un limbo entre la ventaja y la desventaja en el Parlamento

para las fuerzas pequeñas, que suelen cernirse a los límites de la representatividad (el partido GeroaBai podría

perder su escaño y situarse en un punto de máxima desventaja).

Las tasas de ventaja de los dos PAE principales serán siempre positivas a lo largo de los comicios planteados,

teniendo el resto una clara desventaja en términos de representación. En cuanto a los PANES, el de mayor

influencia en Cataluña (CIU) ha recibido históricamente una proporción de escaños bastante ajustada al

porcentaje de votos cosechados. El principal partido nacionalista de Euskadi (PNV) ha sufrido una ventaja

moderada en escaños por tratarse de un partido pequeño, hecho que puede explicar su elevada tasa de ventaja,

especialmente al principio. Podemos concretar, por consecuente, que los partidos nacionalistas pueden situarse

Sistema Político Español Tema 1: El sistema electoral

13

unas veces como perjudicados y otras como beneficiados del reparto de escaños, sin que haya sesgo de otra

naturaleza que el de circunscripción.

Premio a la CONCENTRACIÓN:

Se ha de apuntar, necesariamente, que cualquier sistema electoral que no se rija por una circunscripción única

ofrece ventajas para la concentración territorial del voto. Los PANES conformarán una pauta en la que se

tiende a la proporcionalidad cuanto más grande sea éste.

Los partidos estatales, por regla, están todos infrarrepresentados, descendiendo esa desventaja a medida que

sus votos aumentan en cada circunscripción, hasta alcanzar la proporcionalidad cuando se supera el 25% de

los votos, comenzando a seguir la estela de la sobrerrepresentación a partir de esa cota. Con los datos en la

mano, por consiguiente, no puede sentenciarse a rajatabla que los partidos nacionalistas salgan beneficiados

del sistema electoral con respecto a los PAES, dado que, como se apuntó con anterioridad, para los partidos

muy pequeños a veces presenta ventajas y a veces no. Los medianos suelen representarse de forma bastante

proporcional, y el mayor de los PANES, CIU, no obtiene ninguna ventaja adicional más que el reflejo

pulcro de su representación casi estrictamente proporcional a los votos obtenidos. Por ende, los partidos que

Sistema Político Español Tema 1: El sistema electoral

14

se verán realmente perjudicados, sean o no PANES, serán aquellos cuyas minorías no estén muy concentradas,

es decir, que no suelen sacar resultados homologables cuando compiten dentro de su circunscripción.

Premio a la LOCALIZACIÓN:

Este tipo de sesgo, no depende de cada una de las circunscripciones, sino del cómputo global de agregar los

resultados de todas ellas, observándose como, los partidos que localizan su voto en determinadas

circunscripciones (con características específicas) logran, por lo general, mayorías más holgadas, y más

sobrerrepresentación que los partidos que localizan su voto en otro tipo de circunscripciones.

Dado lo apuntado arriba, puede considerarse que, al tener un mismo sistema electoral diferentes subsistemas,

puede conducir a la situación de que, con el mismo número de votos recogidos, distintos partidos obtengan

distintos resultados, dependiendo de cómo se repartan las distintas áreas. Será por lo tanto más conveniente

ganar en distritos mayoritarios que en proporcionales, pues se obtendrá una tasa de ventaja superior, además

de que, como es evidente, en los distritos infrarrepresentados cada escaño cuesta más votos. Se da la

casualidad que el sistema electoral español combina en sentido armónico los criterios “tamaño de la

circunscripción” con la sobre e infrarrepresentación, agregándose los dos mecanismos de ventaja en los

ganadores de las circunscripciones que resulten más ventajosas.

Una mayor concentración de distritos pequeños, ergo, beneficiará sistemas bipartidistas, y, especialmente, al

partido que resulte ganador, quedando los terceros y cuartos partidos fuera del mapa parlamentario, resultando

éste el principal mecanismo de ventaja. El segundo mecanismo de ventaja, vendrá en relación a la

sobrerrepresentación de la población de un territorio (o la representación “territorial”), pues favorecerá a todos

los partidos que obtengan escaños en aquellas zonas. Se ejemplificarán estos dos supuestos mediante un cuadro

que sigue el ejemplo de Castilla y León (tomado del texto de Penadés).

Sistema Político Español Tema 1: El sistema electoral

15

Los perfiles de proporcionalidad se muestran planos para las circunscripciones grandes, mayoritario para las

pequeñas y semejante al perfil del Estado en las medianas. Deberá aclararse una vez más que estos tres perfiles

no tratan de tres sistemas electorales, sino a tres áreas que eligen tres tercios de un mismo parlamento, es decir,

a tres “partes” o realidades de un mismo sistema electoral.

Puede aseverarse, que en las circunscripciones pequeñas los partidos ganadores estarán aventajados por

partida doble, puesto que no solo reciben una ventaja crucial sobre sus competidores de circunscripción, sino

que también, al ganar en circunscripciones sobrerrepresentadas, los partidos que obtienen escaños están

aventajados con respecto a los que los obtienen de otras zonas más proporcionales. En circunscripciones

grandes los partidos ganadores y perdedores guardan distancias relativamente pequeñas, ni siquiera éstos

reciben una fracción de escaños proporcional a los votos, si se comparan con los resultados a nivel de país.

Cuando se habla del rendimiento que cada partido obtiene del sistema electoral, será menester conocer cuáles

son las diferencias de votos y escaños que los separan, exactamente para averiguar cuál es el margen de victoria

en escaños que concede el sistema electoral al ganador a partir de cierto margen de victoria en votos. Ello

puede medirse de forma satisfactoria mediante el indicador “multiplicador del margen de victoria electoral”,

o cuántas veces es mayor la diferencia en escaños que la diferencia en votos que separan al partido ganador

de su inmediato competidor.

Sistema Político Español Tema 1: El sistema electoral

16

En términos generales, es resaltable que, por ejemplo, la victoria obtenida por el PP en 1996 es la más holgada

y amplificada de la historia del sistema electoral, puesto que la victoria en escaños es tres veces superior a los

votos obtenidos. El PSOE se verá “beneficiado” por el sistema en los comicios de 1989 de forma considerable,

no obstante, el resto de sus victorias han sido bastante poco amplificadas, incluso la de 2004 sufrió un ligero

efecto de contracción. En definitiva, salvo la excepción planteada, las victorias en votos del PSOE se

amplificarán con moderación o no, mientras que las del PP o UCD encontrarán una respuesta más favorable

en el margen de escaños sobre su competidor.

Lo comentado tendrá su explicación en la localización del voto de ambas fuerzas principales, resultando

bastante contrapuesto, pues el PSOE ha solido ganar las elecciones en distritos grandes, mientras que

UCD/PP ha solido presentar una correlación negativa con la magnitud de los distritos, esto es, más votos

cuanto más pequeña sea la circunscripción. La benevolencia del sistema electoral con el PSOE en 1989, se

explicará porque, será en esas elecciones en las que éste partido incremente de forma ligera su localización en

los distritos pequeños.

Sistema Político Español Tema 1: El sistema electoral

17

Se observa además una pauta bastante clara, al respecto de los partidos que cosechan mayorías absolutas,

siendo esta resultante de una victoria en todos los subsistemas. En el resto de ocasiones, cada partido ganará

en el área donde más tenga localizado el voto desde la transición, la derecha en el subsistema mayoritario y la

izquierda en el proporcional.

EL SISTEMA ELECTORAL AL SENADO: GENERALIDADES

Características del sistema electoral al Senado.

Los senadores resultarán elegidos de dos formas principales:

 Directa: Basada en el sufragio de los ciudadanos, eligen un total de 208 Senadores: 188 son elegidos

por las Provincias (4 por provincia) + 18 de territorios insulares + 2 Ceuta + 2 Melilla. La

circunscripción es la provincia. Se eligen por sistema mayoritario, con listas abiertas, donde se permite

la combinación de tres candidatos de distintas listas, llevándose el partido ganador tres escaños y el

segundo solo uno. No se elige por la fórmula D’Hont (importante) al no ser proporcional.

Sistema Político Español Tema 1: El sistema electoral

18

 Indirecta: Se eligen indirectamente por los Parlamentos Autonómicos, está basada en criterios

poblacionales puros: se elige 1 Senador por cada CCAA + 1 más por cada millón de habitantes. La

ratio habitual está entre 1 y 7.

Representación y fragmentación en el Senado.

Debe decirse al respecto de la elección directa de senadores, que, debido a que se rige por una fórmula

mayoritaria, los premios a la concentración y a la localización del voto incrementarán su efecto, resultando

muchas veces que el partido ganador en el Congreso es abrumador en el Senado. El bipartidismo,

consecuentemente, controlará más del noventa por ciento de los escaños autonómicos, conformando los

partidos nacionalistas el 10% restante, junto a partidos de elección indirecta.

A la par cabe destacar que realmente se representa la igualdad de voto en el sistema español es en la forma

indirecta al Senado (cuanta más población, más presencia).

Reforma del Senado y representación territorial: elementos para el debate.

La lógica de funcionamiento, contraria al mandato constitucional, no será de “representación territorial”, sino

de tipo partidista, similar a la que podríamos referir al Congreso. Si el Senado aspirase verdaderamente a la

representación territorial, debería cumplir ciertas características, como que todas las provincias tengan el

mismo peso y que los representantes funcionen como delegados de los territorios, no como delegados de sus

partidos. Una variante atenuada de esta medida sería una mixtificación de la fórmula mencionada y criterios

de elección partidista, desplazando los PANES del Congreso, amplificando sus funciones y reduciendo la

fragmentación de la primera cámara.

ALGUNAS PROPUESTAS DE REFORMA DEL SISTEMA ELECTORAL:

Sobre la planteada por el Consejo de Estado

Por el año 2009 el Gobierno encargará al Consejo de Estado la elaboración de un informe sobre las

posibilidades de reforma del sistema electoral, en aras de controlar el sesgo mayoritario. La parte más técnica

habría sido elaborada por politólogos expertos en sistemas electorales, siendo el Consejo el encargado de

Sistema Político Español Tema 1: El sistema electoral

19

sintetizar todas las propuestas y darles un discurso coherente. De entre todas las propuestas, se escogen tres

por el peso relativo que pudieran tener en una reforma profunda del sistema electoral:

1. Garantizar el sufragio igualitario (1 hombre, 1 voto).

2. Igualar los resultados de los comicios.

3. Eliminar el peso de los partidos en las instituciones políticas, achacado ello a la lista cerrada y

bloqueada como medio para impedir a los ciudadanos el concretar sus preferencias. Además, para

garantizar un mayor control sobre los partidos por parte de la ciudadanía se deberán cambiar las

normativas de campaña, especialmente con respecto a la financiación de los candidatos, mediante

medidas como, por ejemplo, la obligatoriedad de la transparencia mediante la publicación de las

cuentas de las campañas.

Con respecto al valor del sufragio, tres son las propuestas a debatir:

1. La reducción de la representación territorial al mínimo de 1 escaño por circunscripción.

2. Elevar el número de escaños de 300 a 400

3. Cambiar la fuente desde donde se hace el prorrateo, estableciendo el censo electoral en lugar de la

población de derecho.

El Consejo de Estado achacará la sobre e infrarrepresentación de las candidaturas al tamaño de la

circunscripción, que dificulta la proporcionalidad, y a la combinación de la fórmula D’Hont con las

circunscripciones de tipo mediano. Las propuestas planteadas a este respecto son:

1. Que el prorrateo disminuya la tasa de ventaja a 1.

Sistema Político Español Tema 1: El sistema electoral

20

2. La sustitución de D’Hont por otra fórmula más proporcional.

3. Eliminación de la barrera legal.

Entre otras propuestas, que requerirían una reforma constitucional para materializarse se encuentran:

1. Establecer las CC.AA como circunscripción electoral, tanto por causas políticas como demográficas.

2. Eliminar la representación territorial.

3. A la hora de distribuir los restos de los cocientes, que se establezca una circunscripción única.

En lo tocante a las valoraciones de la primera propuesta con respecto al valor del sufragio, el Consejo de

Estado se muestra a favor, aunque no ve claro la utilidad de cambiar la población base del prorrateo. La

segunda propuesta de mayor proporcionalidad no es del agrado del Consejo de Estado, dado que requeriría

una reforma constitucional, a menos que se realicen modificaciones someras como el tamaño de la Cámara y

la reducción de la representación territorial a 1 escaño por provincia. Apoyan también la sustitución de Hont

por Hare, a su modo de ver, más proporcional.

Sobre la planteada por las formaciones políticas: Propuesta de reforma de los “nuevos partidos”

(PODEMOS Y C’S)

La propuesta de Podemos y Ciudadanos sería viable y no requiere cambio constitucional aunque sí cambiar la

Ley Electoral por la modificación de la fórmula D´Hondt por la fórmula Saint-Lagüe, pues, según ellos, se

favorecería la proporcionalidad, perjudicando más al partido de gobierno. No hacen propuestas sobre abrir las

listas pero sí esbozan unas “listas-cremallera” para garantizar la representación de las mujeres (tienen que

aparecer necesariamente en las listas mujer-hombre). También proponen, entre otros, disminuir el voto a los

16 años, cambiar el voto rogado y regular los debates electorales como obligatorios. A esta iniciativa se han

opuesto PP, PSOE y los partidos nacionalistas, que se creen perjudicados con las citadas reformas. La

Sistema Político Español Tema 1: El sistema electoral

21

profesora Diz opina que, de haberse implantado esta reforma para las últimas elecciones generales (26J) el

resultado obtenido no habría sido muy diferente, con la excepción de que el PP perdería algún escaño.

GLOSARIO ELEMENTAL:

1. Prorrateo electoral: Es la decisión sobre el número de escaños que se le asigna a cada circunscripción.

Para ello se fija una relación entre el número de habitantes y el número de escaños a elegir.

2. Prorrateo desviado: Distribución desproporcionada de la relación entre escaños y electores en los

distritos, hecho que generará desigualdades en el valor del voto de cada elector.

3. Fórmula electoral: Es un procedimiento de cálculo aplicado a los votos de un distrito con el objetivo de

asignarle una distribución de escaños a los diversos candidatos. Suelen clasificarse en mayoritarias o

proporcionales, en función de los criterios por los que conceden la victoria al candidato ganador y la

magnitud de su representatividad en términos de escaños.

4. Circunscripción electoral: Conjunto de electores a partir de cuyos votos se procede a la distribución entre

candidatos contendientes de los escaños que constituye el órgano a elegir.

5. Barrera legal: Porcentaje mínimo de votos que debe reunir una candidatura para participar en el reparto

de escaños, con el objetivo de evitar el excesivo fraccionamiento en la composición del órgano colegiado

que se somete a elección. También conocido como “umbral electoral”.

6. Barrera legal efectiva: Porcentaje mínimo de votos necesarios para que un partido consiga el primer

escaño en el reparto de éstos. Dependerá, entre otras cosas, de la magnitud del distrito, de la fórmula

electoral, y del número de candidaturas concurrentes.

7. Modalidad de voto: Forma que adopta el voto emitido por el elector al seleccionar la candidatura de su

preferencia. Se denomina también forma o estructura de voto.

8. Magnitud del distrito: Es el número de escaños que corresponde elegir a los electores de un distrito. La

unidad de medida es el escaño. Divide la circunscripción en dos tipos, uninominales (solo se elige un

escaño) y plurinominales (eligen más de un representante).

Grado en Ciencia Política 2do año / 2do cuatrimestre

SISTEMA POLÍTICO ESPAÑOL TEMA 2: La organización territorial del Estado en la CE

Profesora: Isabel Diz Otero

David Botero

*Apuntes sintetizados del texto: Ferri Dura, J. (2013), “La construcción de Estado

autonómico” en Política y Gobierno en el Estado autonómico, Valencia: Tirant lo Blanch

Además, se añade material obtenido en las sesiones expositivas a modo de complemento.

Sistema Político Español Tema 2: La organización territorial del Estado

2

EL PROCESO DE DESCENTRALIZACIÓN, LA TRANSICIÓN Y LA

CONSOLIDACIÓN DEMOCRÁTICA:

En términos generales, puede decirse que el sistema de vertebración territorial español emana, como muchas

otras novedades de su sistema político, del proceso de Transición, siendo con posterioridad a la aprobación de

la Constitución de 1978 cuando el sistema autonómico puede desarrollarse y articularse, aunque quede como

una asignatura pendiente de acuerdo al texto constitucional. Ello se debe a la falta de consenso entre las fuerzas

políticas en torno a un modelo definido de repartición o no del poder político en el territorio.

Algo que si se conoce claro, es que el conjunto de normas que regulan la capacidad del territorio no debiera

de ser igual y uniforme para todos, pero tampoco se quiere fijar estrictamente así, para que más adelante, cada

gobierno, posea un margen de discrecionalidad de acuerdo a sus intereses.

El citado comportamiento, en gran medida, se puede adoptar porque la propia Constitución no define con

claridad el sistema, sino que posibilita diferentes respuestas que, a lo largo de los años se van a desarrollar.

Se empieza posibilitando a las Comunidades Autónomas más sonadas ciertas capacidades o privilegios que, a

posteriori, irán disfrutando las demás. Así comienza a acontecer con las Preautonomías (una vez reconocidas

en las CC.AA históricas, se generalizó a todos los territorios).

Así, una vez producida la generalización en todos los territorios, suele ser habitual que se reaviven las

demandas de las CC.AA más combativas, generándose una continua y recalcitrante espiral centrífuga, que por

su tendencia es inacabable, conduciendo a la generación de una opinión cíclica dentro de la reacción, que

reclamará, más o menos vehemente, el cierre definitivo del sistema, situación que las CC.AA de primer grado

no toleran por considerarla una amenaza a su autonomía gubernativa.

Consecuentemente, debe partirse del proceso de transición, que es el periodo en el que se pone en marcha todo

lo que hoy damos por sentado en el plano organizativo. Se inicia así un recorrido que parte desde un vetusto

y acérrimo centralismo, con el objetivo de intentar construir un sistema plural, en el que los distintos territorios

dispondrán de competencias de autogobierno que les son propias y reconocidas desde instancias superiores.

El Autogobierno con el que se dota a estos territorios, supondrá también la repartición de cierto poder político,

sobre todo en lo que refiere a la capacidad legislativa de cada uno en el ámbito de sus competencias,

Sistema Político Español Tema 2: La organización territorial del Estado

3

señalizadas en la Constitución (Título VIII, art. 138) y recogidas en sus respectivos Estatutos. A lo largo del

tiempo las mencionadas competencias irán ampliándose, mediante las reformas estatutarias pertinentes, y el

poder político de éstas va dotándose de estructuras y recursos propios, desmontando la burocracia jerárquica

centralista, tan presente en España hasta el final del franquismo.

El sistema resultante, ergo, será mucho más complejo, pues se establecerán dinámicas con nuevos actores e

instituciones, salientes de las pautas de participación democráticas, generando una suerte de relaciones

inéditas, siendo de especial interés las que emprenden las CC.AA entre ellas, con las Administraciones locales

y con el Gobierno central u organizaciones supranacionales (UE, a partir de 1986).

Una de las dificultades encontradas, será que la construcción del nuevo sistema iniciará sin modificar la

estructura centralista heredada del franquismo, manteniéndose algunas de sus piezas clave como las

Diputaciones provinciales o la figura del Gobernador Civil, que no desaparece hasta el primer Gobierno de

Aznar. Si bien, lo que “logra” el proceso es que los mencionados cargos dejen de ser puestos “a dedo” por el

Estado para someterse a procesos comiciales, donde, en muchos casos, se presentan y ganan “los de siempre”,

al haberse éstos reconvertido a la democracia con el fin de mantener su posición institucional. Especialmente

en el origen del proceso, se superpondrán dos estructuras aparentemente antagónicas: por un lado una

consolidada de origen centralista, y otra que se va articulando para dar cabida a las demandas autonómicas,

tan bregadas por la oposición política al régimen como una proclama fundamental.

Ello será así porque, desde el tardofranquismo, la oposición política (y de forma transversal), identificará las

demandas de democracia conexas con las de autonomía, pues entendían la falta de derechos políticos como

una realidad expresada, entre otros factores, en el férreo centralismo predominante. (Ahí debe su existencia el

coreado lema: “Libertad, Amnistía y Estatuto de Autonomía”). Centralismo y dictadura son pues, conceptos

intercambiables por concomitancia, convirtiéndose “lo español” en defensa de la represión, la hegemonía

cultural castellana y la negación de la variedad de España. A esta concepción excluyente se opondrán, en

modo de radicalidad opuesta, los nacionalismos, también excluyentes, de las regiones históricas, hecho que

continúa teniendo gran carga explicativa a la hora de evaluar las relaciones territoriales bajo la mucha o poca

predominancia del identitarismo, cuestión que subyace hasta el día de hoy.

Sistema Político Español Tema 2: La organización territorial del Estado

4

LA ORGANIZACIÓN TERRITORIAL DEL ESTADO EN LA CONSTITUCIÓN:

A la hora de configurar los elementos rudimentarios que componen el sistema autonómico, es menester traer

a colación la resistencia “pasiva” del sector más intransigente del régimen ante el proceso inevitable de

descentralización, cuando no oponiéndose, si procurando retrasar todo lo posible este suceso. Las

consecuencias de estas actitudes no solo debilitaron el sistema democrático, sino que hicieron de la transición

un proceso mucho más arduo del que inicialmente debía ser.

Sin embargo, debe subrayarse el hecho de que, en términos comparados con otras transiciones, la española

fue pacífica, sentándose por primera vez en su historia contemporánea unas reglas de juego consensuadas

entre todas las partes. A pesar de lo suscrito, en el ámbito territorial no parecía que hubiese prioridad por

lograr algún tipo de acuerdo, teniendo que esperar hasta las elecciones del 77 para empezar a encarar la

cuestión territorial, con enormes disparidades sobre su ejecución entre las fuerzas políticas involucradas.

Sí que, en principio, con la excepción atípica de AP, todas las fuerzas políticas en liza entienden que no todos

los territorios debieran ser tratados del mismo modo, al menos de primeras. No obstante, las disparidades en

cómo de lejos llevar ese proceso, se hacían bastante presentes. Mientras AP propugnaba una descentralización

más administrativa que política, otros, en el seno de la izquierda, proponían la implantación de un federalismo

que incluso llegase a reconocer el derecho de autodeterminación para las regiones históricas, posición que

definía un sector importante del PSOE en aquellas regiones y el PCE en su práctica totalidad.

Dentro de UCD, la vaguedad definitoria campaba a sus anchas. Mientras se quería un modelo similar al

planteado por AP, las exigencias de la oposición y la legitimidad política para acaudillar con éxito la transición

estaban en boga, por lo que, en aras de crear estructuras de poder sólidas a lo largo del territorio, se prestarán

a un proceso de descentralización política moderada, contentando, especialmente, a las CC.AA históricas,

posibles futuros feudos políticos.

Todas las fuerzas políticas, por otro lado, exceptuando de nuevo AP, reconocían la urgencia con la que

debían tratarse los casos de Cataluña y Euskadi, relegando a Galicia a una consideración menor, siendo,

el resto de CC.AA, menos prioritarias para acceder al autogobierno, sin llegar a la misma dimensión que las

primeras. Sin embargo, la oposición de aquellas CC.AA no históricas utilizó el agravio comparativo como

consigna política, radicalizando un discurso autonomista hasta ese momento inexistente, solicitando la

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 66 páginas totales
Descarga el documento