Decisiones de empresa tur´stica, Apuntes de Derecho Privado Internacional. Universidad de Alcalá (UAH)
favila-2
favila-2

Decisiones de empresa tur´stica, Apuntes de Derecho Privado Internacional. Universidad de Alcalá (UAH)

6 páginas
7Número de visitas
Descripción
Asignatura: derecho internacioal privado, Profesor: helena helena, Carrera: Ingeniería en Tecnologías de Telecomunicación, Universidad: UAH
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 6
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento

Os dejo este pdf con las respuestas a las preguntas comunes de los estudiantes de

Análisis del Mercado Turístico: tour operador, glocalización, CRS, GDS, etc.

Aprovechad este refuerzo en vuestro temario para ampliar la comprensión de vuestros

apuntes y lo que os he explicado.

Un tour operador con una red de distribución propia sería Barceló Viajes, ya que

cuenta con su propia cadena hotelera, puede contar con tour operadores propios, tanto

con una agencia de viajes emisora y otra receptora. Lo único con lo que no cuenta

Barceló es con su propia aerolínea (Iberia o Lufthansa, por ejemplo).

Ellos disponen de una red de distribución propia.

Un ejemplo de agencia de viajes emisora+receptora (emisora y receptiva) sería

Barceló Viajes, ya que cuenta con agencias de viajes en Iberoamérica, España y otros

lugares del mundo, por lo que pueden complementar los servicios que la agencia de

viajes emisora no pudo concretar del todo desde el origen geográfico del turista.

Imagina que contratas en Barceló Viajes Madrid un viaje a Cartagena (Colombia), pero

es Barceló Viajes Colombia la que se encarga de enviar a alguien a recogerte al

aeropuerto, de que dispongas de un guía turístico cuando desees e información sobre

seguridad, sanidad y tipos de restaurantes, recién llegada a Cartagena de Indias.

Glocalización

Glocalización: una buena gestión integrada entre lo global y lo local.

Columna invitada. En el mundo globalizado en el que vivimos, en el que las fronteras políticas, sociales y económicas entre países son cada vez más difusas, es de vital importancia tener en cuenta que a pesar de esta liberalización de barreras, las culturas y las costumbres siguen siendo únicas y diferentes en cada lugar del planeta.

Esta apertura ha provocado que la movilización de gente alrededor del mundo sea increíble, y que el diálogo y la comprensión entre las culturas haya aumentado de manera exponencial. Sin embargo, también es cierto que este hecho refuerza, en muchos casos, el sentimiento de pertenencia a una determinada comunidad. Esto afecta directamente a la comunicación de aquellas empresas que se mueven a nivel

internacional, o incluso que actúan en diferentes zonas del mismo país, y a aquellas que están planeando hacerlo. Cuando una compañía está pensando en traspasar fronteras y llevar su negocio a nuevos mercados, uno de los principales puntos que debe tener en cuenta es la comunicación que debe establecer con sus diferentes steakholders, y uno de los más importantes son los clientes potenciales de la empresa. Antes de comenzar a comunicar y a promocionar el producto que se ofrece es necesario saber cuáles son las inquietudes, los gustos, los temores, las costumbres… de aquella comunidad a la que nos vamos a dirigir, para saber qué les vamos a decir y cómo lo vamos a hacer para que nuestro mensaje tenga en ellos el efecto deseado. Un ejemplo muy claro es el que han experimentado los programas de televisión, fórmulas que se han exportado desde EEUU, en su mayor parte, al resto del planeta adaptándolos a las particularidades de cada cultura, pero sin perder el principal pilón sobre el que se sostienen: el espectáculo. Así pues, estos programas apelan a los sentimientos del espectador tratando los temas y personajes más populares en cada país o región. Big Brother o X Factor son buenos ejemplos de ello. Por otro lado, esto no quiere decir que la empresa tenga que someter estrictamente toda su estrategia a las condiciones locales. Como apunta Juan Sánchez, profesor de la Florida International University, en su publicación No piense globalmente, actúe localmente: La gestión de las fuerzas centrípetas y centrífugas en los puestos internacionales, la compañía no debe cambiar aquellos aspectos importantes que definen la manera de actuar de la misma. Buscar el punto medio entre lo local y lo global ya no es una una solución para el “handicap” de la glocalización. No se trata de buscar una solución, sino una buena gestión integrada entre ambos frentes. Someter todo el mecanismo de funcionamiento a las exigencias locales podría romper por completo el modelo de negocio de una empresa y perder su ventaja competitiva. La clave está en saber cómo adaptarse al entorno al mismo tiempo que éste nos entiende y nos acepta.

Se trata de una situación similar a la que vive una persona que decide irse a vivir a un país extranjero: cuanto más nos informemos sobre el lugar al que vamos más fácil será adaptarnos a él así como también comprenderemos mejor sus costumbres. Sin embargo, en este proceso de adaptación nunca debemos olvidar quiénes somos, pues estaríamos perdiendo nuestra valía como personas. Se trata de saber comprender a los públicos que nos rodean y adaptarnos a ellos pero nunca sin perder nuestra esencia, lo que nos diferentes ante nuestros competidores.

Mari Carmen Moya, Redactora y Social Media Manager en Basekit

http://www.luismaram.com/2012/05/03/glocalizacion-una-buena-gestion-integrada-

entre-global-y-local/

Glocalización en el sector de la restauración (hostelería)

"En España si fracasas eres un perdedor, en Estados Unidos te ven como un emprendedor"

"Echo de menos cosas tan sencillas como un pincho de chorizo, aquí inaccesible, o un cachopo que no entre en el

plato"

04.12.2014 | 04:38 Manuel Berganza, preparando un cordero con melocotones.

• Fotos de la noticia

Tino PERTIERRA El asturiano Manuel Berganza es chef del restaurante Andanada, comida "made in Spain" en el selecto Upper West Side de Nueva York, que brilla con una estrella Michelin. Berganza (Gijón, 4 de diciembre de 1985) atendió ayer a LA NUEVA ESPAÑA.

-Sus primeros platos...

-Desde pequeño, el amor por la cocina lo he "mamao" en casa. Siempre ha habido mucha cultura de mesa. Tanto mi abuela como mi madre siempre han cocinado muy bien, el momento de la mesa era uno de los más importantes en familia. Me encantaba ir al Mercado del Sur con mi abuelo a comprar y a pasear por la zona. Después, estudié cocina en Leioa, Bilbao, donde vivía por entonces.

-¿Qué aprendió con Sergi Arola?

-Me enseñó a tener una organización en la cocina. A la perfección en los emplatados. A buscar la mejor elaboración de cada producto para sacarle el mejor partido.

-¿Por qué Nueva York?

-Después de siete años con Sergi me veía muy asentado con sólo 27 años. Mi padre se había criado aquí, donde nació mi abuelo paterno, así que siempre había oído historias de Nueva York. Con Sergi vine a hacer una presentación de la Pasarela Cibeles en el Rainbow Room que está en el "top" de Rockefeller Center. Cuando llegué a la cocina y vi la ciudad a través de las ventanas y que tenía un equipo de 25 personas a mi cargo creo que empezó a cocinarse la idea en mi cabeza de que tenía que venir.

-¿Qué me dice del chef asturiano José Andrés?

-No le conozco en persona. Admiro todo lo que ha llegado a hacer en Estados Unidos, debe de ser alguien muy inteligente.

-Michelin habla de "restaurante español carente de toda autoconsciencia".

-Se refiere a que nosotros, tanto Javier Rodríguez como yo, que somos las cabezas en la cocina, no buscábamos directamente una estrella. Nos gusta cocinar, queríamos hacer

las cosas bien, nos fijábamos en el producto, en el emplatado, en las elaboraciones, en que cada plato tuviese algo especial. Buscábamos que cada pase causara una emoción. Pero siempre sin pensar en una estrella Michelin.

-¿Cómo adapta la comida al gusto americano?

-Nos costó encontrar nuestra identidad de restaurante, ya que Nueva York es un mercado muy complicado. No puedes ofrecer lo mismo en Upper West Side que en Soho. Tienes que saber en qué barrio estás para ver qué producto ofreces. Nosotros en Upper West Side estamos en un barrio acomodado, principalmente judío. Llegué haciendo una cocina muy creativa y tuve que abrir mi mente a este tipo de clientes. Queremos que el restaurante tenga una identidad propia sin olvidarnos del tipo de comensal que tenemos. Está cerca el Lincoln Center, el centro de "shows" más grande, y eso ayuda a que tengamos una afluencia de clientela más variada.

-¿Asturias, cocina querida?

-Siempre tenemos sabores asturianos. Tengo como referencia la casa donde comencé, fue Ciudadela, con Nacho Velasco y Víctor Ramón Álvarez. Dos personas muy importantes en mi carrera.

-Sus primeros pinitos experimentales los hacía con Cola Cao...

-Sí, me recreaba haciéndome las meriendas. Solía prepararme manzanas salteadas o trituraba galletas. Vamos, pasaba la tarde guarreando en vez de merendar.

-EE UU, pros y contras.

-Lo que me gusta de la mentalidad americana es que a las personas que hacen un proyecto y fracasan no se las ve como perdedores, sino como emprendedores. Es más, se valora ese fallo como un punto de valor en tu carrera. En cambio, en España el que falla es un perdedor. Lo que me disgusta es que es un mercado muy duro, y a veces se hace pesado.

-Un día aparece Obama por la puerta. ¿Qué le serviría?

-Una variedad de tapas. Empezando por unas tostas con jamón, aceitunas aliñadas, pulpo a la gallega, una ensalada de remolacha ahumada, vieiras a la donostiarra, una presa ibérica, terminando con un arroz con leche, que es a tiro fijo. Vamos, que saldría bien lleno. Es un defecto que tenemos cuando cae algún amigo por el restaurante, parece que intentamos cebarle.

-En Asturias la comida tiene que rebosar el plato...

-Hay muchos sitios en los que sí que se ceba más que dar de comer, pero hay pocos en los que se coma mal. Yo, que llevo 10 años fuera, alucino con las porciones que se ponen en algún sitio. Echo de menos las sidrerías, el ambiente que hay en la calle, en los bares, el olor de Gijón, el olor a mar, el producto que hay de marisco, pescado, carne..., que es increíble. Sólo nos damos cuenta cuando salimos fuera. Cosas sencillas, como un pincho de chorizo, que aquí es inaccesible, un cachopo que no entre ni en el plato...

-¿Le va el marisco a los neoyorquinos?

-Les gusta, pero tiene un sabor más ligero. El marisco y el pescado que comemos en el Norte tienen mucho más carácter. Siempre tenemos platos de marisco. Piensa que la sociedad de clase media alta americana cada vez busca más comer saludable. Como cocinero que ha nacido y criado en la costa peco de tener en la carta más platos de pescado que de carne.

-¿Hay sabores de sidra en Andanada?

-Sí, como el chorizo a la sidra en algún especial.

-¿Va usted mismo al mercado a elegir el producto?

-Aquí está muy de moda usar productos locales. Suelo bajar a Union Sq, donde hay un mercado de productores de la zona para comprar verdura de temporada.

-¿Alguna vez se quedó a cuadros con algún cliente?

-Para que te des cuenta de lo diferente que es el mercado, nos piden cosas como una paella sin arroz o una tortilla de patata sin yemas, cosa que a Javi le enerva, como gallego. ¡Un día se me cuelga por eso!

El local está decorado con toros y flamenco. Aunque el origen de estos dos artes sea en el sur de España, principalmente en Andalucía, es imprescindible dar a entender al comensal neoyorquino que está comiendo en un restaurante español.

A pesar de que los dueños sean asturiano y gallego, tienen en cuenta los siguientes factores. Si decoran el local con un hombre echando sidra el cliente no lo entenderá, si se muestran gaiteros el comensal pensará que está en un restaurante escocés, y si se incluye una imagen de la Catedral de Santiago y la Virgen de Covadonga se dará a entender erróneamente el aspecto religioso del lugar.

Los dueños han sido inteligentes y han decorado su empresa del sector de la restauración con una perspectiva glocal, adaptando así lo global a lo local. Hemingway hizo famoso el toreo español en los EE.UU. con Fiesta y Por quién doblan las campanas. Si le sumamos a esto que el flamenco es un reconocido arte español a nivel internacional, los dueños han sabido adaptar lo global del extranjero (España) a lo local (Nueva York), adentrando a sus clientes o comensales en España cuando comen allí.

http://www.lne.es/vida-y-estilo/gente/2014/12/04/espana-fracasas-perdedor-estados- unidos/1681112.html?oauth_comprueba=1

Pregunta común:

¿CRS y GDS: me lío un poco, cuál es la diferencia entre estas 2? la primera es una

central en sí, más como una empresa, y el GDS es más un servicio que ofrece las redes

de información y contacto respecto a reservas?

El CRS se usaba antes solo para comprobar la disponibilidad de asientos de las

aerolíneas.

El GDS sirve para reservas de vuelos, viajes (ALSA y RENFE, por ejemplo),

hoteleras… Es usado por agencias de viajes, hostelworld, tripadvisor, cadenas

hoteleras… Incluye y amplía las funciones del CRS.

Te dejo el siguiente enlace:

https://prezi.com/nmv88c2qfazc/gds-global-distribution-system/

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento