derecho romano y el derecho pretoriano pretor, Monografías, Ensayos de Derecho Romano
meyer-yony-cuayla-me
meyer-yony-cuayla-me

derecho romano y el derecho pretoriano pretor, Monografías, Ensayos de Derecho Romano

5 páginas
1Número de descargas
47Número de visitas
Descripción
derecho romano de las leyes y procedimientos pretorianos de la historia
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 5
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 5 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 5 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 5 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 5 páginas totales
Descarga el documento

DERECHO REAL: Es la relación directa entre una persona y una cosa de la cual aquella obtiene la utilidad jurídica que esa cosa puede proporcionar.

Elementos:

a) Sujeto Activo b) Objeto

Características:

- Crea relación directa entre el titular y la cosa. - Son absolutos, se ejercen contra todos sin referencia a nadie en particular. - Sólo pueden tener por objeto una cosa.

En Roma los Derechos Reales se subdividen de la siguiente manera:

DERECHOS CIVILES: - Propiedad Quintaría - Servidumbres Personales - Servidumbres Prediales

DERECHOS PRETORIANOS: - Propiedad Bonitaria - Ius in agro vectigali - Derecho de Enfiteusis - Derecho de Superficie - Hipoteca

Los derechos reales pretorianos tienen su origen en la protección que el pretor daba a ciertas relaciones. Estos eran: La propiedad bonitaria, el lus in agro vectigali, el derecho de Enfiteusis, el derecho de Superficie y la Hipoteca.

DERECHOS REALES PRETORIANOS PRINCIPALES

El Ius in agro vectigali, la Enfiteusis y la Superficie son derechos reales pretorianos principales porque subsisten por sí mismos.

IUS IN AGRO VECTIGALI: Es un derecho real reconocido por el Pretor a quien tuviera una concesión de tierras pertenecientes al Municipio, por un tiempo indefinido, mediante el pago de una renta llamada "vectigali". Está sancionado por una acción denominada "actio in re vectigali", mediante la cual se persigue la restitución del fundo en manos de quien se encuentre, sin perjuicio de usar también los interdictos posesorios. Este derecho de extingue al no pagar el canon o renta.

DERECHO DE ENFITEUSIS: Es un derecho real de carácter predial constituido sobre un

fundo ajeno para usar, gozar y disponer de él en forma amplia pero sin ser propietario. Se constituye mediante un contrato por el cual los dueños de "grandes extensiones de tierra (imitando a los Municipios), ceden a otras personas su goce por largo tiempo o para siempre, con la carga de un canon o pensión, obligándose el enfiteuta a cultivar el fundo. Puede cederse y transmitirse a los herederos y se extingue por la finalización del plazo, renuncia, o falta de pago del canon establecido por 3 años.

Características:

1.- No concede al enfiteuta la propiedad del fundo. 2.- Es a perpetuidad. 3.- Se contrae la obligación de cultivar el fundo. 4.- Es transmisible a los herederos.

Extinción:

1.- Por destrucción del fundo. 2.- Por renuncia del enfiteuta. 3.- Por muerte y capitis deminutio máxima. 4.- Por el advenimiento de la condición y la llegada del término. 5.- Por incumplimiento del enfiteuta de las obligaciones que le corresponden.

DERECHO DE SUPERFICIE: (O derecho sobre suelo ajeno): Este es un derecho real pretoriano que tiene su origen en la Accesión como modo de adquisición de la propiedad, específicamente, la Edificación (Accesión Artificial). Entendemos como superficie el derecho que corresponde a una persona sobre obras construidas en terreno ajeno, obligándose al pago de un canon anual llamado "solarium". Es una especie de arrendamiento de terrenos no edificados que se entregan al superficiario para que este construya y se beneficie con el uso y goce del edificio.

Características:

1.- Pagar el canon y edificar (el superficiario). 2.- El derecho del superficiario es transmisible a los herederos. 3.- El superficiario puede ceder, enajenar o hipotecar el derecho de superficie. 4.- El concedente conserva la propiedad del terreno y adquiere la del edificio construido. 5.- El pretor protegió al superficiario con el interdicto de superficie para hacer valer su derecho contra el que lo desconociere, aún contra el propietario del terreno.

Extinción:

1.- Destrucción total del edificio o que sufra daños que impidan destinarlo al uso que se le daba. 2.- Confusión (cuando el superficiario adquiere la propiedad del terreno).

DERECHOS REALES PRETORIANOS ACCESORIOS: El pacto de fiducia, la prenda y la hipoteca son derechos reales pretorianos accesorios, porque constituyen medios de garantías reales que se incorporan a la obligación principal. Mediante las garantías reales se afecta un bien determinado al cumplimiento de una obligación. Esos derechos reales sobre cosa ajena son la enajenación con fiducia, la prenda y la hipoteca.

FIDUCIA: Se presentaba cuando a la mancipatio (que era el medio utilizado para vender los bienes al acreedor) se añadía un pacto de fiducia, que tenía por finalidad obligar al acreedor a restituir los bienes al deudor, cuando éste cumpliere en su totalidad la obligación principal. Lo que ocurría era que el deudor que pagaba no se encontraba protegido para solicitar del acreedor la restitución de los bienes, ya que lo único que lo amparaba era el pacto de fiducia, un simple acuerdo de voluntades que no engendra obligación. Por este motivo el derecho pretoriano crea la acción "actio fiducia", con el objeto de que el deudor la interponga contra el acreedor para requerirle la devolución de los bienes en caso de incumplimiento. Es importante destacar que los bienes que el deudor entrega en garantía y también en propiedad, son sus herramientas de trabajo, sus instrumentos de labranza; en un pueblo de labradores como lo fue primitivamente Roma, este era un perjuicio enorme para el deudor privado de sus cosas, por lo cual frecuentemente ocurría que el acreedor permitía al obligado conservar la cosa en su poder a título de arrendamiento o de precario. El pacto de fiducia privó en el derecho antiguo, constituyendo el origen de los contratos de comodato, prenda y depósito.

PRENDA (PIGNUS): La prenda consiste en entregar a una persona una cosa para asegurar el pago de una deuda. En la prenda la cosa que se entrega para garantizar la obligación principal es con el carácter de posesión a la persona del acreedor. En el antiguo derecho romano no se conoció la relación jurídica de la prenda. Se aseguraba el cumplimiento de las obligaciones entregando en garantía una cosa, utilizando la fiducia. No obstante, la fiducia confiere al acreedor un derecho de propiedad y no un derecho pignoraticio. El acreedor podía venderla o cambiarla, en cuyos casos estaba obligado a indemnizarle. El deudor fue protegido por la actio fiducia, pero no tenía ninguna acción para reclamar la cosa al tercero que la hubiere adquirido. De modo que aún cuando fuere indemnizado, perdía la cosa. Todo esto llevó a concebir la prenda con características propias, así:

a.- El deudor entregaba al acreedor mediante tradición la simple posesión de la cosa, pero no su propiedad. b.- En la prenda el deudor prendario (quien entrega la cosa) sigue conservando la propiedad de la misma y tiene el derecho a reivindicarla en manos de cualquier tercero. c.- Contra el acreedor (persona que recibe la cosa en prenda) el deudor puede ejercer la "actio pignoraticia directa", para obligarle a la restitución de la misma. d.- El acreedor a pesar de que tenía la cosa en su poder (en un principio) no tenía derecho a disponer en provecho suyo de la cosa, no podía venderla para cobrar su valor si el

deudor no cumplía. e.- Luego, en su evolución, el derecho pretoriano le permitió al acreedor disponer y lo protegió mediante los interdictos posesorios para recuperar la cosa de manos del deudor o de un tercero para retenerla. (El acreedor tiene la posesión ad-interdicta).

HIPOTECA: Ni la venta con pacto de fiducia ni la prenda lograron subsanar la necesidad social existente de instituir otra figura jurídica y esto se consigue con la hipoteca. El vacío institucional se hacía sentir particularmente en las relaciones de los arrendadores de tierras rurales con los colonos. Estos sólo disponían de sus implementos de labranza y su ganado para garantizar al locador (arrendador) el pago de los arriendos, no podían transferir la posesión o la propiedad de los mismos sin quedar privados de sus medios de subsistencia. Por esta razón fue permitido que los instrumentos de trabajo, las manadas de animales y demás bienes que el colono hubiere llevado a sus tierras, quedaran sujetos al pago del arrendamiento por simple convención y sin que el arrendatario (colono) permitiese la posesión de ellos. Luego a través del Interdicto Salvia no se le permitió al arrendador impago obtener la posesión de esos bienes. Pero no podía venderlos por no ser propietario. Posteriormente, se le concede al arrendador una acción real, es la que se conoce como Acción Serviana, mediante la cual puede hacerse en posesión de los bienes del arrendatario no sólo de manos del locatario sino de cualquiera que los tuviese en ese momento. Pero el acreedor seguía sin poder venderlos. Justiniano permitió la venta de la cosa sin previa estipulación, lo que se convierte en elemento esencial de la hipoteca. La Hipoteca es un derecho real pretoriano accesorio que supone una deuda cuyo pago asegura. El deudor afecta un bien inmueble de su propiedad para garantizar la obligación principal, sin desprenderse de la propiedad ni de la posesión de la cosa gravada. Este derecho se defiende con la acción cuasi serviana o hipotecaria.

Requisitos:

1.- La existencia de una obligación principal a la que el derecho real sirve de garantía. 2.- Debe constituirse por un modo legítimo, a saber: a) Por vía convencional. b) Por vía testamentaria. c) Resolución de una autoridad judicial. d) Por disposición de la Ley. 3.-La cosa susceptible de ser hipotecada debe ser un bien enajenable, corporal o incorporal. 4.-Objeto: Sólo cosas in-comercium, particularmente bienes inmuebles. 5.-Efectos de la Hipoteca:

Respecto al Deudor:

a) Al deudor hipotecario, como propietario de la cosa, le corresponde percibir los frutos que la cosa produzca.

b) Puede reivindicar la cosa contra terceros. c) Puede gravarlas con servidumbre y enajenarlas pero sin lesionar los derechos del acreedor hipotecario. d) En caso de pagar la obligación principal, si el acreedor no libera el gravamen, el deudor puede ejercer el derecho de retención en prenda.

Respecto al Acreedor:

a) El Acreedor Hipotecario fue protegido con la actio cuasi-serviana o hipotecaria, así defendía su crédito. b) La acción hipotecaria era una acción real que le permitía usar el ius possidendi para obtener la posesión de la cosa (sólo cuando el deudor no cumplía con su obligación) y el ius distrahendi cuando ya tenía la posesión de la cosa podía venderla para hacer efectivo el crédito). c) El acreedor hipotecario tenía derecho de preferencia con respecto a otros acreedores.

Extinción:

Por vía directa: La hipoteca se extingue por las causas comunes que producen la extinción de los derechos reales: Destrucción de la cosa, renuncia a la garantía y por confusión. También mediante la Prescripción, con un plazo de 10 o 20 años a favor de un tercero y de 30 años cuando se trate de poseedor de buena fe. Justiniano fijó el plazo de 40 años para la extinción de la acción hipotecaria.

Por vía indirecta: Al extinguirse la deuda principal por pago, novación, compensación, etc.

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 5 páginas totales
Descarga el documento