Egipto, Ejercicios de Música. Universidad Complutense de Madrid (UCM)
juliafuentesc
juliafuentesc

Egipto, Ejercicios de Música. Universidad Complutense de Madrid (UCM)

PDF (404 KB)
25 páginas
2Número de descargas
3Número de visitas
Descripción
Asignatura: Historia del Arte I (Antiguo y medieval), Profesor: Calvo Capilla, Susana, Carrera: Musicología, Universidad: UCM
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 25
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 25 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 25 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 25 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 25 páginas totales
Descarga el documento

Descargado en:

patatabrava.com

HISTORIA DEL ARTE I (ANTIGUO Y MEDIEVAL) (UCM)

HISTORIA DEL ARTE ANTIGUO - EGIPTO

CAPILLA, SUSANA, CALVO CURSO 13-

14

Historia del Arte en Egipto

1. El Contexto del arte egipcio

La geografía del Antiguo Egipto resulta muy significativa e influyente en el arte.

Egipto está situado en el nordeste de África. Sus límites son:

- Por el oeste: el desierto de Libia

- Por el este: el desierto de Arabia

- Por el norte: el mar Mediterráneo

- Por el sur: el macizo de Etiopía y el desierto de Nubia.

Está recorrido de sur a norte por el río Nilo, que tiene mucha importancia en el desarrollo de la civilización civilización.(Según Heródoto, el primer historiador clásico "Egipto es un don del Nilo"). Al Nilo le llaman río de los dioses ya que tiene un carácter sagrado y es honrado por los egipcios. Varias veces al año, el Nilo inunda Egipto y esto convierte este territorio en un lugar muy rico y fértil. Por tanto, Egipto es una sociedad fluvial, y esto repercute directamente en el arte: las pinturas y relieves encontrados principalmente en las tumbas reflejan la importancia del río en la vida: transporte, pesca, etc.

Egipto está dividido en dos zonas:

- El Bajo Egipto, que es la zona del Norte, la zona del delta.

Representada iconográficamente con la flor del papiro.

- El Alto Egipto, que es la zona del sur, a partir de Memphis.

Representada iconográficamente con la flor de loto.

En Egipto la escritura aparece en torno al año 3000, los egipcios atribuían su creación al dios de la sabiduría, Thot. Hay tres tipos de escritura egipcia:

- Escritura jeroglífica, es la que se utiliza en los monumentos y se realiza en relieve.

- Escritura hierática, es una escritura cursiva, abreviada de la jeroglífica y es la que aparece en los textos.

- Escritura demótica, es la más popular de todas y la que más tarde aparece.

La escritura ha sido un instrumento fundamental para el conocimiento de Egipto. No es hasta el siglo XIX cuando se empieza a conocer, a partir de la invasión de Napoleón, que llevó consigo algunos sabios franceses, entre los que cabe destacar a Denon (un grabador que hace una obra ilustrada de Egipto, que va a ser punto de arranque de la egiptología).

También fue fundamental para el conocimiento de la cultura egipcia la aparición de la piedra Rosetta, ciudad cercana a la desembocadura del Nilo, y es una piedra de basalto que tiene una inscripción trilingüe, en egipcio jeroglífico, griego y egipcio demótico, que reproduce un decreto de Ptolomeo V y que fue interpretada por Champolion en 1822. Otro hecho fundamental para el conocimiento de la cultura egipcia fue la abertura de la primera tumba inviolada en 1923, la de Tutankamón, por Carter y Carnavon, así como las cientos de excavaciones que se realizan a

La cronología de Egipto es muy complicada y no siempre coinciden todos los historiadores en

ella. Se suele partir de la cronología que elaboró el sacerdote egipcio del siglo III a.C.

3000 - 2800

Periodo tinita

Menes y I y II dinastías

Periodo fundamental para Egipto ya que es el momento en el que se forma el estado. Comienza la escritura y el calendario

2800 - 2040

Imperio Antiguo III - X

Durante este periodo la capital se encuentra en Memphis (al sur del delta). Las dinastías de mayor esplendor son la IV y V, pero a partir de la VI empieza un momento de decadencia y un momento intermedio

2040 - 1580

Imperio Medio XI - XVII

Durante este periodo la capital se encuentra en Tebas. Época de esplendor en las dinastías XI y XII, pero a partir de ese momento comienza de nuevo un periodo de decadencia en la que hay luchas de poder entre príncipes, etc. que es aprovechado por la dinastía de los hicsos procedentes de Siria, pero son expulsados y comienza el nuevo esplendor

1580 - 657

Imperio Nuevo XVIII - XXV

Se dan cambios significativos. Destacan las dinastías XVIII (marcada por el reinado de Amenofis IV, con el que la capital cambia a Amarna), XIX (marcada por Ramsés) y XX, tras la que vuelve un periodo de crisis

657 - AMag Baja Época XXVI - XXX

En esta época hay momentos muy interesantes, como el periodo saíta, pero luego comienzan invasiones de otros pueblos.

AMag - 330 - 30 a.C.

Periodo Helenístico

Alejandro Magno y dinastía de los Lágidas

Alejandro Magno se hace con el poder, expulsa a los persas y del 330 aprox. hasta su muerte se da un periodo cultural y artístico muy interesante. Tras su muerte Egipto pasa a poder de Ptolomeo, lugarteniente de Alejandro, que empieza la dinastía de los lágidas que permanecer hasta el 30 y entre los que destaca ya al final Cleopatra VII, que da un gran empuje a Egipto, que consigue un gran poder, pero es derrotada en el 31 por Roma en la batalla de Accio

30 - 395

Egipto romano

395 - 642

Egipto bizantino Egipto cristiano

642 - 1805

Egipto musulmán

Dominado por distintos pueblos. A partir de 1805 se considera ya Egipto moderno

Organización Política y Social

La organización política y social de Egipto se ve reflejada tanto en su religión como en su arte. No hay una organización política estable en todos los momentos. Es una monarquía absoluta dirigida por el faraón, que es considerado como un dios y al que se le representa con una serie de símbolos característicos:

- La doble corona, que son las dos coronas unificadas y con el ureus (la cobra), o una de ellas

- Brazos cruzados sobre el pecho; en una mano sosteniendo un flagelo (látigo) con tres flecos dorados y en la otra un cetro (o cayado) curvado.

- Barba postiza para determinadas ceremonias, que era puntiaguda, sobresalía y a veces termina en una pequeña curva.

- El némes, una tela rallada que lleva sobre la cabeza ceñida sobre la frente y que cae sobre los hombros de forma más o menos triangular. Este atributo también pueden llevarlo otros miembros de la familia real, para distinguirlo sólo el faraón llevará encima el ureus.

Arte Egipcio

El arte egipcio es, indudablemente, la manifestación artística que más ha subyugado al hombre moderno.

La civilización egipcia no sólo creó una arquitectura, escultura y pintura de impresionante belleza, sino también toda una cultura que ha hecho soñar a investigadores, literatos y personas corrientes, donde se funde lo histórico, lo mítico y lo misterioso.

El arte egipcio es un arte que está muy relacionado con el medio en el que se desarrolla. Este medio influye en diferentes aspectos: por un lado el medio geográfico determina una cultura cerrada que hace un arte impermeable a influencias exteriores, que va a evolucionar poco y cuando lo va a hacer va a ser sobre sus propias formas debido a la falta de comunicación con el exterior.

Por otro lado, el medio va a determinar unos materiales que nos indican una despreocupación por la vida terrestre y un deseo de eternizar la moral del difunto y del dios, por lo que el arte muchas veces está en función de templos y tumbas. Esto está relacionado con los dos factores determinantes del arte que también vienen dados por el medio: la monarquía y la religión.

Así, el faraón (y los nobles) y los sacerdotes van a ser losprincipales clientes. Se trata de un arte aúlico y oficial, que se desarrolla en virtud de la religión fundamentalmente, y a ésta está vinculado el faraón. No es por tanto un arte autónomo.

El arte egipcio está siempre sometido a unas normas, por esto es muy semejante y monótono, tan homogéneo. Es un arte estereotipado en el que se valora más la precisión del acabado que la originalidad. Además, tienen un gran carácter simbólico y mágico.

Los artistas egipcios van a perder en líneas generales en el anonimato, aunque se conocen algunos artistas ya del Imperio Antiguo, aunque son más los que se conservan del Imperio Nuevo. De los artistas los más considerados son los arquitectos, que se relacionan con los clientes. Sin embargo, los pintores y escultores son considerados como simples artesanos.

Va a haber dos tipos de talleres: los talleres oficiales, que están en torno a los palacios y los templos y es donde se forman los grandes artistas y obras, y los talleres privados, destinados a clientes que no estuvieran relacionados ni con la monarquía ni con la religión. De éstos últimos se han conservado muy pocas obras, entre otros motivos debido a que utilizaban materiales más endebles que los talleres oficiales.

La Ciudad en el Antiguo Egipto

La arquitectura civil egipcia está concebida como arquitectura perecedera, lo que condiciona el material, que es más descuidado, principalmente adobe y ladrillo, normalmente con refuerzos de piedra que se aprecian en las jambas de los vanos y en los soportes.

En las casas de los nobles y del faraón es una arquitectura más cuidada, pero aún así se destruyeron o bien por expolios o bien por el tiempo.

Las ciudades nacen y se desarrollan en el valle, por lo que tienden a tener una estructura alargada siguiendo el río. Suelen tener una calle más ancha que va perpendicular al río y una plaza, en torno a las cuales se desarrollaría la vida y el resto de calles.

Hay muy pocas ciudades conservados, sólo excavadas. Las más importantes de las que se sabe son: Kahun (Imperio Medio), Dayr-al-Medina y Amarna (Imperio Nuevo).

Las casas eran muy sencillas, con una estructura cuadrangular con una sola entrada y no más de tres habitaciones, aunque también había casas suntuosas con varias o muchas habitaciones abiertas en torno a patios, con una parte para la familia y otra para el servicio.

En este tipo de casas se han encontrado restos de cuartos de baño y estaban decoradas en su interior con relieves y sobretodo con pinturas, muy coloristas. En todo caso todos los tipos de casas eran muy cerradas para librarse de las inclemencias del clima y sólo tenían pequeñas aberturas para ventilar o, en el caso de las casa suntuosas, patios. Terminan de forma plana y muchas tenían terrazas. Se han mantenido así casi hasta nuestros días.

También se construían casas o villas fuera de las ciudades, que solían ser casas nobles. Normalmente estaban amuralladas y ajardinadas y la separación entre la zona noble y la destinada al servicio es más marcada, en edificios aparte.

El palacio enlaza con estas villas. Suele estar fuera de la ciudad aunque a veces tiene una comunicación con esta mediante una avenida. Se realiza con materiales más nobles, pero mantiene la tónica general. Son muy cerrados, sólo con una puerta que toma la forma de gran fachada con dos torres.

Esto lo sabemos gracias a relieves, pero no nos han quedado restos. También estaban organizados en patios en torno a los cuales se desarrollaban las habitaciones, que estaban divididas en tres grupos: las de la zona oficial, las de la zona privada y las de los servidores, todo ello formando grandes complejos.

También existían ciudades que surgían en torno a las pirámides y que son pensadas para que habiten los obreros que trabajan en los recintos funerarios y a la finalización de la construcción se quedan allí las personas ocupadas de su mantenimiento, los sacerdotes, etc.

A estos habitantes se les solían llamar huérfanos, pero no de modo peyorativo sino al contrario, ya que se les consideraba hijos del rey y eran afortunados e incluso se libraban de algunos tributos.

Arquitectura Egipcia

La arquitectura egipcia es fundamental porque a ella se vinculan la escultura y la pintura.

En ella se acusa mucho la influencia del medio en el que se desarrolla. Características principales:

Es una arquitectura horizontal (igual que el paisaje de Egipto)

Es una arquitectura arquitrabada; aunque conocen la bóveda y el arco no lo utilizan

Es una arquitectura realizada en piedra, que daba una gran consistencia a los edificios que ha llegado hasta nuestros días.

En un primer momento se usaron la madera, el adobe y el ladrillo, pero dejan de usarse como material principal ya en el Imperio Antiguo.

Es una arquitectura monumental

Utiliza unos soportes que son los que nos definen el arte egipcio:

o El muro: tiende a tener forma de talud, suele estar ligeramente inclinado y generalmente termina con una moldura de forma convexa llamada gola

o El pilar: no es el soporte más usado, sólo para reforzar algunos muros, especialmente en el Imperio Antiguo y por imitación en el Nuevo. El pilar de planta rectangular es el más utilizado, a veces está acanalado. Sin embargo, el más importante es el pilar osiriaco, que aunque aparece en el Imperio Medio es característico del Nuevo. Se trata de un pilar de sección cuadrada que en una de sus caras lleva adosada una estatua de Osiris con la cara del faraón.

o La columna: es el soporte más característico.

Tipos de columnas

Columna cilíndrica: es la más sencilla, con el fuste circular y liso y sin capitel.

Columna acanalada o protodórica: fuste acanalado y sin capitel, usada en el Imperio Antiguo y en el Nuevo

Columna lotiforme: con basa, el arranque del fuste ligeramente bulboso, fuste fasticular (formado por los tallos de la flor) con fastículos semicirculares y capitel en forma de flor de loto con el capullo cerrado. Utilizado a partir del Imperio Antiguo.

Columna papiriforme: prácticamente igual que la anterior y utilizada también a partir del Imperio Antiguo, cuyas únicas diferencias son que el capitel tiene forma de flor de papiro con el capullo cerrado (casi igual a la de loto) y que los fastículos tienen forma triangular, formando una arista.

Columna campaniforme: igual a la anterior con la diferencia de que el capitel en vez de tener el capullo cerrado, lo tiene abierto, formando un capitel campaniforme.

Columna monóstila: igual a la anterior, pero con el fuste liso. Es propia del Imperio Nuevo.

Columna palmiforme: con el fuste liso y el capitel en forma de hojas de palmera abiertas muy bien dibujadas.

Columna hathórica: propia del Imperio Nuevo. Tiene el fuste generalmente liso y un capitel con la efigie de la diosa Hathor. Suele aparecer en los templos dedicados a esta diosa y muchas veces está complementada con el sistro, un instrumento musical utilizado en las procesiones a esta diosa.

Columna compleja o compuesta: Es propia de la Baja Época, especialmente la época Ptolomaica. Tiene el capital formado por distintas flores. A veces también se utilizan elementos arquitectónicos y caras.

Arquitectura egipcia imperecedera y perecedera

La arquitectura egipcia se puede dividir en dos grupos:

Arquitectura imperecedera

Pensada y realizada para la eternidad: fundamentalmente la arquitectura religiosa; tumbas y templos. Se han conservado sobretodo las de carácter funerario por estar alejadas de los principales centros, y también los templos cercanos a ellos.

Arquitectura perecedera

Arquitectura provisional, está hecha para el hombre. Es la arquitectura civil: casas, ciudades, palacios… Aunque los palacios estaban hechos con esmero y con materiales nobles, nunca llegaron a la calidad de la arquitectura religiosa. Debido a esto y a motivos políticos, se han conservado mucho menos.

Templos Egipcios

El templo egipcio es un templo que en un principio no tiene nada que ver con los de otras culturas ya que no es un templo destinado a sacrificios cruentos ni es un lugar para rezar ni es un lugar abierto para todos.

El templo egipcio es un lugar para la divinidad y por lo tanto se puede considerar como "el gran palacio" de la divinidad. El faraón, los sacerdotes y algunos status de la sociedad son los únicos que tienen acceso a él, y generalmente de manera restringida.

Se conocen lugares de culto desde época predinástica pero no se han conservado y sólo se sabe de ellos por relieves y jeroglíficos del Imperio Antiguo y por tanto sólo se sabe del exterior, que parecen chozas o cabañas de adobe y madera. Hay tres tipos de templos según su estructura y su finalidad:

Templo solar, también llamado astral, del Imperio Antiguo.

Sólo se conservan restos y el templo de Neuserre (faraón de la V dinastía). Este templo se encuentra en Abusir, al sur de Giza.

Se trata de templos construidos para adorar al sol, a Ra, y por su identificación también al faraón. Esto justifica los dos elementos que aparecen: el obelisco y la barca solar. Están situadas en un lugar desértico, son templos abiertos y sólo tendrán una repercusión en el Imperio Nuevo en la época de Amenofis IV.

Templo de Neuserre Consta de un pabellón en un valle que se comunicaba con el resto a través de una avenida cubierta y lleva a un segundo pabellón que es la construcción propiamente dicha del templo solar.

Se trata de un cerco amurallado que tiene un patio abierto en el que hay que destacar dos elementos fundamentales: el altar detrás del cual se encuentra el obelisco, que termina con el piramidión, una parte dorada que refleja mejor los rayos solares.

A la derecha en el patio hay una serie de edificios que son almacenes y para realizar algunas ceremonias. Al obelisco se llegaba desde un vestíbulo anterior al patio por un pasillo que había a la izquierda de este. Fuera del recinto hay restos de una construcción de piedra que sería la barca solar.

Templo funerario

Aparece en el Imperio Antiguo pero no tiene una estructura muy marcada, que sí se dará en el Imperio Nuevo, que seguirán un esquema muy característico que será el mismo que el de los templos divinos o clásicos.

Templo de la Reina Hatshepsut Este templo se encuentra junto al monumento funerario de Mentuhotep, en Deir el Bahari. En cierta manera imitándolo pero mucho más complicado. Aunque es muy vistoso no desentona con el paisaje aunque seguramente tendría pintura y un paisaje más vegetal. No se trata de un templo funerario.

Es llamado emispeos debido a que tiene una parte que da al exterior y una parte excavada en la roca. Para llegar había una gran avenida franqueada por multitud de esfinges y rodeada de jardines. Hay tres plataformas superpuestas de estructura adintelada soportada por pilares a las que se accede a través de rampas. Hay capillas dedicadas a distintos dioses, las más importantes a Hathor, donde se conservan los pilares hathóricos más interesantes, y a Anubis. La última parte está excavada en la roca. Se aparta de la estructura clásica.

Tenía una importantísima decoración escultórica, tanto en relieve como estatuaria. Fue construido por el arquitecto Senmut, que tuvo muchísima importancia, fue el encargado de la educación de los hijos de Hatshepsut y posiblemente fue incluso amante de la reina. Hatshepsut fue una reina de la XVIII dinastía que ocupó el trono como regente de su hijo Tutmés III, quién se ocupó de destrozar muchas de las obras de su madre. Pese a ser regente reinó como una farona por derecho propio y de la q se decía que gobernaba como un hombre, pro lo que muchas veces se la representaba así

El Rameseum Fue mandado construir por el faraón Ramsés II, de la dinastía XIX, pero de él sólo se conservan algunas ruinas.

Era un gran recinto que fue muy expoliado y desde época muy temprana se empezaron a quitar piedras para otras construcciones.

Junto a él se han hallado restos de almacenes abovedados. En su construcción se utilizaron pilares osiriados y hay restos de un coloso derribado.

El Templo de Medinet Habu El faraón Ramsés III (de la XX dinastía) quería hacer en este lugar un gran recinto religioso equiparable al de Karnak.

Sólo queda una parte del templo y restos del palacio de Ramsés II que había en una ciudad que se encontraba al lado del templo. Es posible, aunque no se sabe con certeza, que la cubierta de la sala hipóstila fuera abovedada. Queda un pilono con decoración y pilares osiriacos.

El gran Speos de Abu Simbel Fue mandado construir por Ramsés II. Se trata de un speos que, estando excavado en la roca, tiene todos los elementos de un templo común. Tiene una fachada inclinada simulando los pilonos, delante de los cuales se encuentran los colosos, que representan al monarca. Son cuatro, dos delante de cada pilono, que se encuentran sedentes y son característicos de la escultura egipcia.

A sus pies se encuentran figurillas más pequeñas que representan a miembros de su familia (su madre, su esposa y sus hijos). Tanto la jerarquización por el tamaño y su situación, a los pies del monarca, les dan un gran carácter de sumisión.

En la base sobre la que se posan los colosos hay relieves alusivos al monarca. Entre los dos pilonos se encuentra una puerta terminada en gola y a un nivel más bajo, con una hornacina encima que alberga una estatua exenta de la divinidad a la que está dedicado el templo, Ra. Los pilonos terminan también en gola y están decorados con relieves de una hilera de monos babuinos saludando al sol. El interior del speos está formado como una sala hipóstila, llena de pilares osiriacos que honran a Ramsés.

Detrás de esta sala hay una puerta que da a un pasillo que lleva al sancta sanctorum, donde se encuentran estatuas de dioses y del faraón. Dos veces al año, el 21 de febrero y el 21 de octubre, el sol penetra en el interior de la sala fijándose en las estaturas de los dioses y del faraón. Es un templo que se conserva muy bien y en el que se han encontrado restos de pintura.

El pequeño Speos de Abu Simbel Es el templo de Nefertari, la mujer de Ramsés II. Es muy parecido: tiene una fachada inclinada simulando pilonos, con la puerta a un nivel más bajo. También hay estatuas, pero no tan monumentales como las del gran speos: miden aproximadamente 10 metros. Se trata de 6 figura de Nefertari y de Ramsés, de pie, que se encuentran tres a cada lado de la puerta, dos de Ramsés y una entremedias de Nefertari.

Ramsés aparece con los atributos del faraón, mientras que Nefertari lo hace con los de la diosa Hathor, a quién está dedicado el templo. Las figuras aparecen separadas en hornacinas y también hay en el inferior estatuas de sus hijos de menos tamaño.

Templo divino o clásico

Está dedicado a un Dios. Se le llama también clásico por su forma y estructura. En el Imperio Medio no estaba totalmente configurado y será característico del Imperio Nuevo. Los que mejor se conservan son los del periodo Grecorromano, pero antes eran iguales. Tiene una estructura que siempre va desde lo más visible, lo más abierto, hasta lo más oculto, lo más cerrado, lo más angosto, por lo que va cargado de un cierto misticismo y misterio.

Se construyen en piedra y está dentro de grandes recintos que están cercados por una muralla que suele ser de mampostería, adobe, ladrillo… Esto implica que las zonas alrededor del templo se hayan perdido porque se construyeron con peores materiales. Dentro de estos recintos se encuentra el templo, la vivienda de los sacerdotes, almacenes, graneros, casas de la vida y centros de cultura (para los escribas, escuelas y talleres donde se aprende y también donde se hacen esculturas…). A veces hay otras estancias con distintas funciones. De todo

esto sólo se ha conservado el templo, que tiene una estructura muy clara aunque a veces son muy complejos porque los faraones van añadiendo partes.

El templo tiene una cierta simbología: la utilización de la piedra está en relación con la perennidad de los dioses. Los soportes se asientan sobre el suelo, que simboliza la tierra de Egipto, los soportes son la vegetación y la cubierta, que es adintelada y muchas veces pintada de azul con estrellas, es el cielo.

Partes principales del templo:

una avenida de esfinges para llegar, que representan a los protectores del templo. Las esfinges están recostadas y tienen cuerpo de león y cara o del faraón o de carnero, la representación del dios Amón al que muchas veces están dedicados.

Después se encuentran los obeliscos, que son símbolos del sol, solían terminar en una parte dorada y estaban llenos de jeroglíficos referidos a leyendas de las hazañas del faraón que lo mandaba construir, tras los que están los pilonos, que son dos altas construcciones que dan acceso al interior ya que entre ellos está la puerta de entrada. Son altos, por lo que esconden el interior del templo, tienen forma de talud, terminan en gola y en ellos se colocaban los mástiles (todavía quedan restos de los huecos).

En su interior había unas escalinatas que llevaban a otros edificios y estancias. La puerta estaba a un nivel más bajo y era adintelada. Esto también tiene su simbología, ya que los pilonos representan las dos tierras de Egipto y la puerta es más baja para la línea del horizonte, la salida del sol, estaban orientados al este. Los pilonos siempre van a llevar relieves que casi siempre van a hacer alusión a las victorias del faraón. Una vez pasada la puerta nos encontramos un gran patio porticado, la sala hípetra, donde en muchas ocasiones había un gran altar y estatuas de monarcas.

En algunas ocasiones, la barca se encuentra en un pabellón de la sala hípetra, pero esto no es lo más frecuente. Tras esta sala se encontraba otra sala, la sala hipóstila, una sala columnaza con cubierta plana. Tras ella está el sancta sanctorum, la zona más privada y oculta, donde están la naos para la divinidad y la sala de la barca.

Estas salas se desarrollan longitudinalmente y van disminuyendo de altura, anchura y luminosidad. Esto tiene relación con la jerarquización de las salas. A veces en el recinto sagrado se encuentra un lago sagrado que en Karnak todavía se conserva y que es el símbolo del lugar de donde salió la figura de Ra y es donde los sacerdotes van a realizar las abluciones y demás ritos. En templos de la Baja Época también se puede encontrar una construcción normalmente delante o justo detrás de los pilonos llamada pabellón mamrisi, que es el lugar de nacimiento para que la diosa madre dé a luz a su hijo

El pueblo tien acceso a la contmplación d las estatuas d los dioses en las procesions organizadas por los sacerdotes. El dios hace un recorrido por determinados lugares y es depositado en pequeñas capillas fuera del recinto sagrado donde el pueblo las veneraba. Estas procesiones son llamadas "la salida del dios" y se realizaban un número de veces al año, que dependía del nomos

Templo de Amónen Luxor Fue mandado construir por el faraón Amenofis III sobre un antiguo santuario, y fue realizado por el arquitecto Amenhotep.

Está dedicado al dios Amón, aunque está en relación con su esposa Mut y su hijo Khons. Poseía cuatro colosos sedentes y otros dos de pie, pero sólo se han conservado dos. Tenía dos obeliscos, uno de los cuales se conserva en su lugar original mientras que el otro fue llevado a París por Napoleón. En su interior se encuentra actualmente una mezquita más tardía.

En Luxor se da un gran número de tipos de pilares distintos: lotiformes, monóstilas, pilares osiriacos (en los que sólo el pilar soporta el peso), etc.

Templo de Amón en Karnak Estaba unido al templo de Luxor por una avenida y es más grande que este. Tiene un trazado muy irregular con una estructura trapezoidal y rodeado de una muralla de adobe que se ha perdido.

Fue construido por diferentes faraones y épocas, lo que provoca la existencia de sucesivos pilonos para separar cada zona. No se conserva la estructura longitudinal y hay otras estructuras (templo a Ramsés, lago sagrado…)

En la sala hipóstila había ventanas en el intercolumnio central, que es más ancho y más alto, que están cubiertas de piedra. Hay relieves decorando los muros y también en las columnas, no sólo jeroglíficos sino también figuras, todo ello relacionado con la divinidad. Hay un templito dedicado a Khons que conserva un muro cerrado y la puerta entre los pilonos con sus terminaciones en gola.

Templo de Horus en Edfú Es un templo realizado en la Baja Época (de la época Ptolomaica, fue mandado construir por Ptolomeo III), en la que se construyen edificios que siguen la estructura clásica pero que por influencia clásica hay una mayor armonía y equilibrio.

El exterior es igual que los anteriores. Está muy bien conservado. Hay en él una gran cantidad de relieves, la mayoría referentes a hazañas del faraón. En el interior, la sala hípetra está porticada y a un nivel más bajo que los pilonos (igual que en los clásicos), pero con columnas de capiteles compuestos, característicos de la Baja Época.

Tras ella está la sala hipóstila, a la que se accede por una puerta franqueada por representaciones del dios Horus y en la que se da una novedad de Imhotep, el arquitecto qu lo construyó: los intercolumnios están rellenados con un muro que va entre columna y columna hasta la mitad de la altura de estas (pero sólo en las columnas del exterior). Esto influirá muchísimo y a partir de este momento se realizará siempre así.

La sala hiípóstila también tiene capiteles compuestos y palmiformes.

Templo de Hathor en Denderah También es de época Ptolemaica. Da una idea de una construcción más cerrada. En esta época se hacen pabellones y capillas con funciones determinadas. Se conserva cubierta adintelada.

Filé En la isla de Filé se construyó un complejo religioso con numerosos templos, pero quedó totalmente sumergida al realizar la presa de Asuán y fueron trasladados a Agilkia.

El templo más llamativo y mejor conservado del recinto es el templo de Isis, también de los Ptolomeos. Este templo tiene numerosos pilonos de los que se conserva su terminación en gola y mantiene el esquema longitudinal.

Otro edificio interesante de este complejo el el Kiosco de Trajano, que se trata de una construcción relativamente pequeña para descanso del emperador en las procesiones.

Tiene una planta cuadrangular con sólo una puerta. Tiene el cerramiento hatsa la mitad de las columnas, terminaciones en gola, cubierta adintelada, etc. Son llamativos los capiteles, en los que se da una alternancia, pero siempre de capullo abierto, y en los que hay un juego de claroscuro.

Pirámides de Egipto y Arquitectura Funeraria egipcia

La Arquitectura funeraria está relacionada con el más allá y constituye uno de los ejemplos más representativos de este arte. Constituye una arquitectura un tanto compleja y segura, esto explica la idea de esta civilización por construir algo inmodificable. Tiene dos partes: una parte subterránea con la cámara mortuoria y el sarcófago y la otra parte es una superestructura visible. Está construido sobre el suelo y encontramos una capilla para el culto, la "casa del difunto", donde está la estela o falsa puerta, que tiene el nombre del difunto, por donde se comunica con el mundo externo. Suele estar en la pared oeste, mirando hacia el occidente, al mundo de Osiris. En esta estancia hay una mesa de ofrendas que puede estar esculpida o pintada. También suele haber un patio.

Las tumbas evolucionan dependiendo de las dinastías. En el Imperio Antiguo, de la dinastía I y II se encuentran pocas tumbas en Abidos, que generalmente eran hipogeos de adobe.

Se excava una fosa cubierta de adobe o madera y encima una superestructura: una gran mesa sin decoración, de estructura alargada o rectangular. Esa mesa suele ser de material de desechos. Todo ello queda rodeado por un muro. Cerca solía construirse una barca, cuyo emplazamiento no es fijo.

En la III dinastía aparece la pirámide. Todavía no está configurada. Recibe el nombre de Pirámide Escalonada. En la IV dinastía aparece la primera pirámide. La mastaba aparece durante estos siglos. Es el tipo de enterramiento característico de la III dinastía. Se utiliza para gente distinguida. Primero se utiliza la mastaba y posteriormente la pirámide.

La mastaba tiene una capilla para ofrendas, en la que también está la estela y que se llama capilla de culto (1). Detrás encontramos otra capilla llamada Serdab (2), donde está el doble del difunto. Estas dos cámaras quedan aisladas la una de la otra excepto por un tragaluz que los une. La cámara donde está el sarcófago está bajo tierra (3). Es imposible llegar a él debido a que tapan la entrada. A veces en la entrada de la cámara se han encontrado cabezas representativas.

En el Imperio Medio se desarrollan las mastabas para la clase media y aparecen pirámides pequeñas (no tan grandes como las del Imperio Antiguo). Aparecen también hipogeos, pero más configurados, excavados en los acantilados del Nilo, en la zona de Beni Hasan.

En el Imperio Nuevo se siguen utilizando los hipogeos, pero no se encuentran mastabas ni pirámides. Los enterramientos se realizan en hipogeos más complejos. No poseen capillas puesto que se construyen templos. Estos enterramientos están en lugares lejanos y la cámara funeraria oculta. Son las construcciones que han llegado hasta nuestros días: Valle de los Reyes, Valles de las Reinas, etc.

En la Baja Época las cámaras funerarias se encuentran en templos. Ya no hay grandes manifestaciones funerarias.

Imperio Antiguo En el Imperio Antiguo se utilizaban las pirámides. Una pirámide es un enterramiento cuya forma tiene un simbolismo religioso y ciertamente político. El simbolismo religioso es la representación de Ra, dios del Sol en todo su esplendor. Ra se encuentra en la cúspide y llega al suelo mediante los lados de la pirámide y abarca toda la tierra de Egipto. El simbolismo político sería la relación entre la divinidad y el faraón. Constituye una masa cerrada, no tiene

puertas ni ninguna manifestación al exterior. Son edificios sin retorno.

Las pirámides más antiguas son las de Zoser de la III dinastía y las de Snefru de la IV dinastía. Zoser es uno de los faraones más representativos. La pirámide escalonada de Zoser está en Saqara. Tiene seis escalones ascendentes que llegan a los 60 m de altura. A esta pirámide también se le ha buscado un simbolismo. Los escalones están dirigidos hacia el cielo para que ascienda el faraón. El origen puede ser la superposición de mastabas. La pirámide de Zoser está realizada por Imhotep (era juez, visir, etc.), que realiza el complejo de la pirámide.

Las otras pirámides que tenemos son las de Snefru. Son tres pirámides; la de Snefru en Médium, que es también escalonada, pero sólo se conservan tres escalones y las otras dos pirámides, que están en Dahsur: la pirámide acodada y la pirámide roja.

Las pirámides más importantes son las de GIZA: Keops, Kefren y Micerinos.

Pirámide de Keops

Es la más importante. Mide 146 metros de altura. La entrada está situada a 18 metros de altura. En el lado este hay tres pirámides que pertenecen a tres reinas. En el lado oriental hay restos de un templo y de una ciudad funeraria para los obreros, sacerdotes, etc. No se ha conservado prácticamente nada de esta ciudad.

Pirámide de Kefren

Mide 143 metros, es algo más pequeña que la anterior, pero se conserva muy bien. Tiene las mismas partes que la de Keops, pero hay un cambio de plano.

El alzado es más sencillo que Keops, no tiene sistema de ventilación. Se conserva el templo funerario a los pies de la pirámide, que era un templo con una gran complicidad de estancias. Hay una avenida cubierta que une este templo con el templo del valle y que se conserva bastante bien. Un poco antes de llegar al templo del valle se encuentra junto a la galería la esfinge.

La esfinge es una construcción arquitectónica-escultórica muy compleja debido a su función y a su significado., aunque se le considera como guardiana de todo el recinto. Es una construcción de piedra de aproximadamente 20 metros de altura y unos 57 de longitud. Tiene el cuerpo de león y la cabeza de hombre, que se ha pensado que era la de Kefrén.

Tiene tres de los atributos de un faraón: el nemes, el hureus y la barba postiza, hoy desaparecida. Tiene una actitud enigmática, mirando al frente. Entre sus patas hoy hay una estela pero en su día debía haber un altar en relación a un templo al aire libre.

El templo del valle también está excavado. Antes de entrar hay un altar, con un sentido más simbólico que práctico debido a su pequeño tamaño. Tiene dos entradas, franqueadas por esfinges, que nos llevan a un vestíbulo que da acceso a una sala con forma de T invertida soportada por pilares. Hay distintas salas con tesoros, en una de ellas había vasos canópicos y también se han encontrado numerosas estatuas de Kefrén.

Imperio Medio

En el Imperio Medio aparece una construcción que es un paso intermedio entre el mundo de las pirámides del Imperio Antiguo y el mundo de los hipogeos del Imperio Nuevo. Fue mandado construir por el faraón Mentuhotep (XI dinastía) en Deir el Bahari. [Tuvo una gran repercusión que influyó por ejemplo en el templo funerario que se hizo para la reina Hatshesput en el mismo lugar en el Imperio Nuevo con el mismo sistema de rapas, pórticos, etc. pero sin pirámide y más monumental.]

Tiene una doble función de templo y tumba. Está construido al pie de unas montañas. Tiene dos partes: una primera parte visible, fastuosa, formada por dos plataformas. Para llegar a la primera hay una avenida y para acceder a la segunda, que es un poco más pequeña, hay una rampa. Estas plataformas están soportadas por pilares que forman una galería porticada, detrás de la cual había un pequeño templo. Encima había una pirámide como recuerdo de sus antecesores, pero que no guarda ningún cuerpo. Hay quien dice que había un gran altar.

En la segunda parte hay un patio porticado que va a dar al lugar donde estaba el enterramiento. Había una capilla funeraria, tras la que se encontraba una galería que llevaba a la cámara funeraria, en cuyo interior no hay una gran complicación. Dentro de esta cámara hay una estatua de Mentuhotep.

Imperio Nuevo

En el Imperio Nuevo se utilizan los hipogeos, que son construcciones que pueden seguir dos modelos, los que se excavan en la roca en horizontal y, lo que es más normal, los que se excavan en la roca también en profundidad.

Ambos modelos se utilizan para ocultar y hacer inviolable la tumba, para lo que además se va a separar la parte visible, destinada al culto, de la invisible, el lugar de enterramiento.

También para esto los monumentos se construyen en el desierto, alejados de la civilización, y se va a separar el templo del hipogeo. Estos hipogeos suelen tener una galería, tras la que

aparece una capilla, seguida por otra galería más estrecha y otra galería que llevaba a la cámara funeraria. Según se va accediendo al interior, va disminuyendo en altura y en anchura.

Estos hipogeos solían estar decorados en su interior y se van cegando las galerías según entre el cuerpo. En el exterior nada indica que halla una construcción allí.

De este periodo, los enterramientos o hipogeos más importantes se encuentran en el Valle de los Reyes, el Valle de las Reinas (que se encuentra cercano) y el Valle de los Nobles [por orden de importancia], todos ellos alejados y rodeados de montañas.

El Valle de los Reyes estaba presidido por el Qorn, un monte sagrado. En este lugar los hipogeos van a tener distintas formas y en ellos lo fundamental va a ser la cámara mortuoria y las cámaras para tesoros. Para evitar el pillaje cada vez se van haciendo más complicados. El Valle de los Reyes está en el lado oriental del Norte, cerca de Tebas. A veces a los hipogeos se les llama siringas porque imitan la forma de una flauta porque para complicarse se van alargando, adentrándose en la piedra, donde siempre al final se va a encontrar la cámara funeraria.

Escultura Egipcia

La escultura egipcia constituye un capítulo muy interesante en sus dos facetas: escultura de bulto y de relieve, y en ambas se darán prácticamente las mismas características. La escultura egipcia surge como representación de la imagen como un elemento de supervivencia. Es el medio para fijar la personalidad del dios o del difunto. Además está escultura sirve para la celebración de prácticas religiosas que requiere el difunto para su peregrinación al otro mundo y la escultura divina para ofrecerle las ofrendas.

El lugar de ubicación es fundamentalmente en las tumbas y en el sancta sanctorum del templo. Probablemente también había en los palacios, pero no como elemento de supervivencia sino simplemente como elemento de ornamentación. La figura del faraón es la que implanta la iconografía, los modelos y las formas en que se hará el resto de la escultura. Las características principales se mantienen sin cambios importantes a lo largo de todos los Imperios, aunque se pueden observar pequeñas variaciones:

Mantienen un carácter de rigidez, hieratismo, son muy estáticas. Esto es una manera de transmitir la permanencia (quieren mantener o fijar la vida). Cuando hay representado un episodio son escenas relacionadas con la transitoriedad. Esto se ve en las esculturas de los servidores, los nobles y sobretodo del faraón, muy hierático.

En la escultura de bulto redondo se evitan todo tipo de salientes para evitar el riesgo de roturas.

Todas obedecen el principio o la ley de la frontalidad (formulada por el danés Lange en el siglo XIX), son esculturas muy frontales, muy simétricas. Esto se mantendrá en la Antigüedad hasta Grecia.

Hay una gran geometrización, la estatua se articula con planos horizontales y verticales, de forma octogonal.

Los materiales más normales son el granito, el basalto y la caliza. También se utilizaba la madera o, si son pequeñas, otros materiales nobles, como el marfil. Para el faraón se utilizarán los materiales más nobles.

Especialmente las de madera y las de caliza se solían policromar y pueden llevar materiales incrustados, sobre todo en los ojos, para dar mayor vida a la escultura.

El tamaño es variable, hay algunas grandes, otras de tamaño natural y otras pequeñas, pero sí se busca una cierta proporción, nunca hay miembros que desentonen, incluso en las estatuas colosales.

Realismo, aunque va hacia el idealismo en muchas ocasiones. Son retratos muy veraces de animales y del faraón, aunque en su caso se suelen evitar los defectos.

Actitud de calma y equilibrio. Esto también está relacionado con el hieratismo y nos llevaría a una cierta monotonía

Pueden estar decorados con jeroglíficos, sobre todo en las vestiduras o en la base sobre la que se apoyan, lo que en muchas ocasiones permite identificar a la figura.

Los relieves suelen ser bajorrelieves, que suelen estar siempre policromados. Van a tener una mayor movilidad que las estatuas, aunque con un movimiento rígido, un tanto convencional. Estos relieves se rigen por la ley de la máxima claridad: se ve la figura en relieve como si la viéramos desde distintos punto de vista (ojos y torso de frente, resto del cuerpo de perfil).

La escultura de bulto se puede dividir en tres grupos: escultura del faraón, escultura cortesana y escultura popular. Entre las dos primeras las diferencias son mínimas, pero la popular sí es muy diferente.

Escultura Egipcia en el Imperio Antguo de Egipto

Relieves en Época Predinástica e Imperio Antiguo

Las primeras obras son unas piezas que han aparecido de época predinástica que tienen un gran interés especialmente para ver la relación con las distintas culturas que existían en aquel momento.

El cuchillo de Gebel el Arak

No se trata de un cuchillo cruento sino que tiene un carácter litúrgico. Es muy pequeño y está hecho con hojas de sílex y el mango de marfil, que está decorado por las dos partes. Por un lado, muestra una escena de lucha, y es un relieve en el que hay movimiento, distintas posturas, etc. y además da una escena de lucha naval, que permite saber cómo era. Hay figuras luchando medio desnudas con un estudio de la anatomía sin gran desproporcionalidad.

Hay un gran realismo, sobre todo en los barcos. Por el otro lado hay una escena de animales y en la parte superior una figura de un hombre entre leones, en una disposición simétrica y vestido como en el mundo mesopotámico, por lo que se piensa que la imagen fue tomada con un cilindro sello mesopotámico o que incluso proviniera de allí.

Paleta del rey Narmer o Menes De finales IV milenio, en torno al año 3000. Es la más representativa de muchas paletas

parecidas que se usaban para contener ungüentos, aunque ésta parece que nunca se usó con tal fin, aunque tiene el hueco característico donde se ponían los ungüentos. Es de pizarra.

Tiene una iconografía que nos habla de la importancia del faraón y de la unión de las dos tierras de Egipto. Está realizado en bajorrelieve. Las dos caras están coronadas por las caras de Hathor.

En una cara hay una gran escena que muestra en grande al faraón con la corona del Alto Egipto y castigando con una maza a un hombre. Esto implica movimiento, aunque tiene los dos pies apoyados en el suelo. A la derecha aparece Horus llevando un símbolo del Bajo Egipto (seis flores de papiro), aunque también se dice que son seis clavijas, referentes a los seis enemigos que el faraón había vencido. Detrás de él se encuentra el portador de las sandalias, con unas sandalias y una vasija de ungüentos en las manos.

Abajo, y en una escena separada, hay dos personajes huyendo que tienen su continuidad en la otra parte de la paleta. En esta parte hay tres registros: en el superior aparece el faraón jerarquizado por su tamaño con la corona del Bajo Egipto.

Detrás también se encuentra el portador de las sandalias y delante un lugarteniente, también jerarquizado, que organiza el ejército con banderolas. A la derecha están los enemigos derrotados y decapitados. En el registro intermedio hay dos animales fantásticos de cuellos muy largos entrelazados que simbolizan la unificación. En el registro inferior se muestra la derrota de una ciudad: un toro arremete contra una ciudad amurallada con torreones y en la que destaca un edificio más noble, un palacio.

Estela del rey serpiente Es uno de los mejores ejemplos de estelas. Se levantan en vertical y son lisas hasta la parte superior, en la que se encuentra un bajorrelieve. En éste se encuentra Horus dominando todo y debajo de él un palacio amurallado con una serpiente dentro que simboliza al faraón.

Relieve de Hesire Está realizado en bajorrelieve y pertenece a la III dinastía y se encontró en el gran grupo de Saqara. Es el prefecto de los escribas. Es característico: ley de la máxima claridad, actitud de caminar pero con ambos pies sobre el suelo, torso, piernas y cabeza de perfil, pero ojo, ombligo, pezón y piernas de perfil. Está bien proporcionado.

Escultura de bulto

El faraón Zoser Servirá de modelo para las esculturas de faraones posteriores. Se encontró en el recinto funerario del monarca en Saqara. La parte de la cabeza está muy estropeada. Está sentado en un trono con el que forma un bloque, con la espalda recta pegada a él, las piernas juntas y los brazos pegados al cuerpo. Está envuelto en un manto. En la mano derecha seguramente llevaría un cetro y la izquierda la tiene abierta y apoyada en la pierna (símbolo de magnanimidad). Lleva una peluca grande y larga con el nemes por encima, que da una forma un tanto poligonal que recuerda la cabeza de una cobra, símbolo del rey. Tiene una barba larga ondulada. Es una figura muy frontal y rígida, tiene restos de policromía (en la peluca, en un bigote fino, etc.) y la mirada al frente. Tamaño natural

El faraón Kefrén Kefrén fue un faraón de la IV dinastía, y esta estatua fue encontrada de el templo del valle. Está realizada en piedra dura y oscura y también es de tamaño natural. Es muy similar a la anterior: realismo idealizado, sentando en el trono donde, como va a ser común, se aprovecha para poner jeroglíficos. Los brazos del trono son alusivos al león, símbolo de fuerza y poder

Es también una escultura frontal, rígida, con la mirada al frente, pero frente a la de Zoser sí tiene un rostro con una cierta expresividad. Tiene una anatomía fuerte, sana. Las manos sobre las piernas, la derecha con el puño cerrado (símbolo de poder), que a veces podía llevar un cetro o un sello, apoyado en vertical, mientras que la izquierda permanece abierta (símbolo pues de poder y de magnanimidad). No viste un manto, sino el faldellí plisado.

Lleva los atributos del faraón (nemes y hureus) y detrás de su cabeza se encuentra el dios Horus extendiendo sus alas como protector del faraón, pero también identificándose con el faraón.

En los lados del trono hay relieves con las flores de papiro y de loto unidas, que simbolizan la unión de las dos Tierras. En la base de la escultura hay cartuchos con el nombre del faraón.

La tríada de Micerinos El faraón Micerinos, de la IV dinastía, ordenó realizar ocho estelas en altorrelieve referentes a su persona, de las que sólo se han conservado la mitad. En ésta, el faraón se encuentra acompañado por la diosa Hathor y por la diosa del nomos de Kynópolis (perro negro).

Están en posición frontal, las figuras son muy rígidas y frías en la actitud, con la mirada al frente que hace que se alejen.

Micerinos se encuentra en el centro, con la corona del Alto Egipcio, el faldellí plisado y la barba postiza. Se encuentra en posición de echarse a andar y sus brazos están junto al cuerpo con los puños cerrados. Es de musculatura fuerte y muy marcada, con una cierta geometrización.

Las figuras femeninas tienen las piernas juntas y están vestidas a la moda del momento, con una túnica larga de lino, normalmente blanca, que se ajusta mucho al cuerpo dejando ver toda la anatomía. Su pelo cae por delante del pecho, pero no es demasiado grande y deja las orejas al descubierto. Las dos tienen un brazo pegado al cuerpo y con el otro se agarran al faraón. Sobre sus cabezas se encuentras sus símbolos.

Micerinos con su esposa Kamerernesti Es muy similar a la anterior. Está realizada en piedra oscura. Él tiene el pie bastante adelantado, mientras que ella sólo un poco. No hay jerarquización por tamaño, pero en la actitud de la mujer hay sumisión, totalmente agarrada al faraón.

Rahotep y su esposa Nefret Es el mejor ejemplo de los grupos de estatuaria noble. Aparece en una mastaba y pertenece a la IV dinastía. Quedan identificados por una inscripción que se encuentra en la parte de atrás de los asientos. Él era sacerdote y sobretodo lugarteniente militar del faraón, y ella familiar de Keops.

Están realizados en caliza policromada, cuya pintura se ha conservado extraordinariamente. El hombre tiene el tono de piel más oscuro que el de la mujer. Son esculturas sedentes pegadas a sus respaldos, que son muy altos.

El hombre tiene el brazo sobre el pecho, quizá en relación con su sumisión al faraón, mientras el otro tiene el puño cerrado, seguramente en relación con su poder. Está semidesnudo, lleva un collar, bigote, el pelo negro y los ojos pintados.

La mujer está vestida con una túnica de lino blanco con un amplio escote adornado con un gran collar. Tiene los dos brazos cruzados y una gran peluca que no llega a la altura del pecho y que está sujeta con una diadema adornada con mucho detalle. Ambos tienen las piernas demasiado rígidas con los tobillos muy anchos y los dedos muy marcados.

El enano Senet y su familia Es más pequeña que la anterior. No debían ser nobles pero sí haber un conseguido una cierta importancia en la corte.

El defecto de Senté es tratado con gran amabilidad y se le retrata orgulloso con su familia. Su mujer y él están sentados sobre un bloque con jeroglíficos referidos a ellos. Está policromada.

El hombre, para disimular que era enano, está sentado con las piernas dobladas en actitud semejante a la de un escriba. Para salvar el hueco que dejan sus piernas, se colocan a los dos hijos.

La actitud de Senté es muy tranquila, con las manos unidas delante del pecho y el rostro lleno de orgullo. La mujer está agarrándole, sumisa, también orgullosa de su marido. Los hijos tienen los dedos hacia la boca y con la trenza típica de los niños. Los pies son incluso más toscos que en la anterior.

Cheid-el-Beled Es de la V dinastía. El personaje en realidad se llamaba Kaaper, este nombre, "El alcalde del pueblo" fue el que le dieron los árabes al encontrarlo. Era un gobernador, por lo que tiene el bastón de mando, y también un sacerdote, por lo que está rapado.

Se trata de una escultura muy realista ya que refleja perfectamente a un personaje muy seguro de sí mismo, con la mirada al frente. Es obeso, lo que refleja su situación económica. Está en actitud de echarse a andar, con la pierna izquierda adelantada, y tiene un brazo junto al cuerpo y el otro rompiendo el espacio sujetando el bastón de mando. Está realizada en madera y tiene restos de policromía, aunque se piensa que pudo haber estado cubierto de planchas de metal por la existencia de orificios en su cuerpo.

El escriba sentado Las representaciones de escribas empiezan a aparecer en la IV dinastía, pero son especialmente destacables los de la dinastía V, de la que procede esta. Está realizado en caliza policromada. Tiene los ojos incrustados realizados con cristal y pequeñas piezas de bronce.

Tiene las piernas cruzadas y está sentado sobre ellas. Con una mano sujeta el papiro que tiene apoyado sobre las piernas y con la otra está en posición de estar a punto de escribir. Tiene una anatomía muy realista, con los brazos algo alejados del cuerpo, la cabeza erguida mirando al frente con actitud de atención y el rostro muy delgado, con la barbilla y los pómulos muy marcados.

El escriba Morgan Está en la misma postura y actitud que el anterior, pero tiene la anatomía más descuidada. Lleva peluca.

Escultura popular

Tiene un tratado bastante diferente a los otros dos grupos de escultura. Su representación son los llamados outsbeti, pequeñas figurillas que aparecen en las tumbas para servir a su señor en la vida de ultratumba.

Son figuras en movimiento, realizando acciones, por lo que muchas veces están agachados, en cuclillas, etc. Aparecieron en el Imperio Antiguo y fueron muy frecuentes en el Imperio Medio, donde se solían representar en grupos. Están realizados con materiales pobres (madera, barro), que van a estar policromados, lo que les da una mayor vivacidad.

A veces están articulados y también pueden estar vestidos con telas. En algunas ocasiones se les ha encontrado en unas especies de cajas, realizadas con arcilla y barro, normalmente decoradas, en las que se han encontrado miniaturas que muestran cómo debían ser las casas en aquella época. Hay grandes cambios en el estilo: en el Imperio Antiguo son más bastas, más rechonchas, mientras que en el Imperio Nuevo son más esbeltas. Aunque son figuras en movimiento, mantienen el rostro inexpresivo.

Algunas de esta figuras son:

Figura amasando pan: Imperio Antiguo. Arcilla policromada. Adornos en el cuello.

Sirvienta llevando ofrendas: Imperio Medio, dinastía X. Madera policromada. Ligeramente más esbelta. Actitud de caminar. Pájaro en una mano, la otra sujetando un cesto con ofrendas. Decoración del vestido muy cuidada.

Sirvienta llevando ofrendas: Imperio Medio, dinastía XI. Decoración del vestido más complicada y túnica más pegada al cuerpo.

Ejército de soldados nubios: Imperio Medio, dinastía XI. 40 figurillas, todas en la misma acción, en actitud de marcha, y sobre una tablilla.

Cortejo fúnebre: barcas que llevan al faraón a su lugar de enterramiento. Las figurillas están vestidas con telas. Muestra el tipo de embarcaciones que se utilizaban. En otras representaciones, también se encuentran barcas con otras funciones: pescando, llevando materiales, etc.

Pintura Egipcia

Las ocas de Meidum

Se trata de una pintura en relieve (muy visible por ejemplo en las plumas) que se encontró en el interior de la mastaba de Nefermaat en Meidum de principios de la IV dinastía.

Representa a seis ocas en dos grupos totalmente simétricos que están sobre un fondo liso y con pequeñas formas de vegetación a su alrededor. Las aves están realizadas con muchísima minuciosidad.

Tumba de Nakht Es la tumba de un noble, Nakht, que fue encontrada en el Valle de los Reyes. Es un ejemplo de tumba de noble, que solían ser muy sencillas estructuralmente pero todas decoradas con pinturas.

Aparecen Nakht y su mujer haciendo una ofrenda como escena principal, mientras que hay varias escenas secundarias en diferentes registros secundarios delimitados por simples líneas negras en las que los servidores del matrimonio aparecen realizando diferentes actividades. Mientras que las figuras principales se mantienen con hieratismo, los servidores manifiestan un gran dinamismo. Hay, como es habitual, un zócalo pintado y una cenefa que muchas veces culmina con formas geométricas o con el disco solar y la cobra. También se suelen cerrar los laterales con cenefas.

En otra pared, está representada la falsa puerta rodeada por la izquierda, la derecha y por debajo por escenas de servidores, simétricos a los lados de la puerta, ofreciendo alimentos. Otra de las escenas representadas en esta tumba es la de tres figuras femeninas que tocan instrumentos: el arpa, la flauta y el laúd. El dinamismo lo da la figura central, que está prácticamente desnuda, toca el laúd y se gira hacia su compañera. Las figuras de los lados, más hieráticas, están vestidas con túnicas blancas que dejan ver la anatomía gracias a una línea que la define.

Otra escena es una escena de vendimia, sobre fondo blanco y en distintos registros. También una pareja arando la tierra, con un registro arriba en el que están recogiendo la siembra con una hoz y abajo árboles con frutos. Fondo amarillento y gran detallismo. También en esta tumba aparece una escena paisajística con flores de papiro, aves y mariposas volando. Entre las flores de papiro aparecen también nidos con huevos. Y por último, preparación de la momia por Anubis.

Tumba de Nebamum Escena de viña más simple. No hay dibujo ni gran detallismo. Escena de rituales, danzas y banquetes. Plañidera, que siempre se representan igual.

Tumba de Ramose Pese a que quedó acabada, seguramente por la aparición de la escuela amárnica, es muy llamativa. Ya se habló del personaje en los relieves. Las pinturas son alusivas al cortejo fúnebre. Hay dos registros: en el superior llevan el féretro y en el inferior aparecen los servidores del difunto que llevan los objetos que le acompañarán en la vida de ultratumba y las

plañideras.

Tumba de Sennefer También es llamada "tumba de la viña" debido a las representaciones de racimos en la parte alta, realizadas con un gran detallismo.

No hay división en registros, sólo una escena de gran tamaño en la que aparecen Sennefer y su esposa con un sacerdote que derrama sobre ellos un líquido purificador representado por una línea en zigzag. La mujer lleva una gran cruz de la vida en la mano. La escena está llena de jeroglíficos.

Tumba de Nefertari Esta tumba es más grande que las anteriores. La cámara del sarcófago está sostenida por cuatro pilares cuadrangulares. El techo está pintado de azul con estrellas amarillas, simbolizando el cielo. En los pilares hay dibujadas figuras de dioses y están llenos de jeroglíficos. También tienen un zócalo y una cenefa en forma de capitel.

También en esta tumba hay una escena en la que está representada Nefertari dando una ofrenda a la diosa Hathor, pero no las dos tierras sino simplemente ungüentos, perfumes, etc. Hay perspectiva abatida en la mesa. Nefertari lleva una túnica blanca de manga corta (típica de la época) y podemos ver su anatomía gracias a una línea que la marca.

Otra escena en la que también sale representada la reina es en la que está representada jugando al ajedrez, pero no es una escena lúdica sino ritual: significa que la reina está recobrando la vida, de la que el ajedrez es también símbolo. Con su vestido entreabierto y desceñido, Nefertari muestra en su desnudo que ha vuelto a la vida en el recogimiento de su tumba, idea ésta expresada por el tabernáculo o edículo que la cobija.

Tumba de Amenofis Representa una sagrada conversación entre el faraón y el dios Osiris. Ambos llevan sus atributos: Osiris lleva la corona del alto Egipto, la barba postiza acabada en curva, callado, flagelo y cruz de la vida en las manos, que están cruzadas y son lo único que sobresale del cuerpo, que está envuelto en lienzo.

El faraón lleva el némes de oro, el hureus, la barba postiza, está vestido con el faldellín, etc. Hay un gran predominio del trazado, de hecho sólo hay policromía en algunas partes, básicamente en los atributos y adornos de las dos figuras. Hay un mayor hieratismo y se cumple la ley de la máxima claridad.

Capilla funeraria de Tutmosis III Estaba Dedicada al dios Amón. En la pared, aparece el faraón ofreciendo perfume a Amón, que está entronizado mientras que el faraón permanece de pie. Hay muchos jeroglíficos y están destacados sobre un fondo blanco. Hay cenefas de colores que enmarcan la escena. Tiene una estructura abovedada y la bóveda está pintada de azul con decoración de estrellas amarillas. Los colores se han conservado perfectamente.

Otras escenas: Dama que, en una postura muy forzada, es arreglada por sus sirvientas. La figura central es la que da movimiento. Jerarquización por tamaño.

Escena de cacería, con una postura muy forzada del animal, pero en los cazadores posturas reales con mucho movimiento.

Escena de servidores que llevan animales y otras ofrendas. Perspectiva inversa. Piel del animal con manchas de color.

Barcos. A veces eran representados transportando mercancías, pero lo más normal es que estuvieran relacionados con el viaje a la tumba?. Es un fiel reflejo de cómo eran los barcos.

Representación de trabajadores, con una gran libertad de posturas. A partir del Imperio Nuevo comienza el factor estético.

Peces, con detalle, pero no tanto como en el Imperio Antiguo.

Capilla de la diosa Hathor en el templo de la reina Hatshepsut en Deir-el-Bahari. Aparece la diosa con la cruz de la vida y hay una alusión a la arquitectura.

Relieve egipcio

Relación entre el relieve y la pintura egipcia

El relieve y la pintura mantienen una serie de características comunes y están muy relacionadas con la arquitectura:

Frente al hieratismo de la escultura, va a haber un gran dinamismo

Se encontraban principalmente en templos, tumbas y palacio, aunque de estos últimos prácticamente no nos han quedado restos

Tienen tres finalidades fundamentales:

o Religiosa

o Política y propagandística, esta suele estar representada en los templos, fundamentalmente en los pilonos, y también en las tumbas, y sirve para mostrar el poder y la fuerza del faraón.

o Representación de la vida cotidiana, esto se da fundamentalmente en tumbas. En estas representaciones siempre suele haber referencias al Nilo.

Suelen representarse en registros paralelos y sin interrupción de escenas. La separación de registros se hace siempre con líneas simples.

Hay una jerarquización por tamaños; tanto es así que muchas veces hay una escena principal que ocupa toda la altura y a su alrededor están las escenas secundarias.

Suele haber inscripciones, que pueden ser conmemorativas, especialmente en las escenas propagandísticas, o alegóricas.

Se mantienen los convencionalismos de las primeras épocas, como la ley de la frontalidad.

Son representaciones bidimensionales. Cuando hay perspectiva suele ser inversa o abatida, pero en todo caso no hay una tercera dimensión.

Minuciosidad y detallismo no sólo en personas sino también en todo lo que las rodea.

Técnica del Relieve

El relieve en general suele ser bajorrelieve, que en el Antiguo será un bajorrelieve en dos planos mientras que en el Imperio Medio y Nuevo va a ser fundamentalmente un hueco relieve. Esto es especialmente remarcable en los relieves que seencuentran al exterior porque con esta técnica la luz del sol marca mucho más fácilmente los contornos.

En la pintura suele haber colores muy llamativos, brillantes, claros y con tonos siempre planos. Predomina el dibujo, la línea, que contornea las figuras y marca todos sus rasgos y demás detalles. Esta línea suele ser de color oscuro.

Para pintar una pared primero hay que prepararla, dando primero una capa de tierra y paja húmeda para uniformizar tras la que, una vez se ha secado, se aplica una capa de lucido de cal y agua, que da una tonalidad blanquecina y uniforma.

Después se dibuja y por último se colorea. Los colores están hechos de agua, cola y yema de huevo. En el Imperio Nuevo a veces se daba una ligerísima capa de barniz. A veces también se usó cera o miel. El color se aplicaba o bien con juncos con la punta aplastada o mascada, para realizar los detalles, o bien con unas brochas formadas con fibra de palma atada, para las superficies más amplias. Los colores son siempre naturales, y los más utilizados son el blanco, negro, verde, azul y rojo, especialmente las tonalidades ocres. Las figuras suelen estar destacadas sobre un fondo liso blanquecino o amarillento, pero siempre claro.

En la temática se dan los tres principales temas, pero predominan los temas de ultratumba con representaciones de la vida cotidiana. En el Imperio Antiguo es muy escasa, en el Imperio Medio es cuando empieza a generalizarse y es en el Imperio Nuevo cuando llega a su esplendor, especialmente en las dinastías XVIII y XIX. El relieve se va a colorear, pero no hay que confundirlo con la pintura en relieve, que se consigue al pintar cuando el estuco está todavía mojado.

El relieve

Pilonos de Medinet Este relieve pertenece a los relieves que narran las hazañas de un faraón. Técnicamente, es

un bajorrelieve con los contornos marcados y hay una jerarquización por tamaños (entre la figura del faraón y otros cazadores).

Aparece representado el faraón Ramsés III, de la XX dinastía, presidiendo una cacería de toros. Se encuentra subido a un carro tirado por dos caballos y está en actitud de ir a lanzar una flecha. Debajo de él hay otros cazadores en un tamaño mucho menor pero con la misma actitud. Para representar el espacio vegetal hay agua y una cañada. En un registro superior hay un príncipe cazando antílopes, pero está mucho peor conservado.

En el otro pilono está representado el faraón en un gran tamaño alzando una maza para golpear con ella a unos enemigos a los que ha hecho prisioneros, que están representados en un tamaño mucho menor.

Tumba de Ramose Ramose era un visir del faraón Amenofis III. En esta escena, los parientes de este personaje están celebrando su banquete fúnebre. Es un bajorrelieve (no hundido) en el que se conservan re stos de policromía.

Seti I haciendo una ofrenda En este relieve aparece el faraón Seti I con una bandeja, representada con perspectiva abatida, en la que lleva comida como ofrenda. Conserva restos de policromía, como la piel en un tono rojo oscuro para los hombres.

comentarios (0)
No hay comentarios
¡Escribe tú el primero!
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 25 páginas totales
Descarga el documento