El bandido como simbolo cultural en el espacio de america latina, Tesis de Historia Contemporania. Universidad Nacional Mayor de San Marcos
cssantisteban
cssantisteban27 de septiembre de 2015

El bandido como simbolo cultural en el espacio de america latina, Tesis de Historia Contemporania. Universidad Nacional Mayor de San Marcos

PDF (4 MB)
230 pages
1Número de download
921Número de visitas
Descripción
Ensayo multidisciplinario (sociológico, histórico, literario) sobre la importancia de la construcción del «bandido» como enemigo y paradigma de una justicia no-oficial, contra el sistema.
20 Puntos
Puntos download necesarios para descargar
este documento
descarga el documento
Pre-visualización3 pages / 230

Esta solo es una pre-visualización

3 shown on 230 pages

descarga el documento

Esta solo es una pre-visualización

3 shown on 230 pages

descarga el documento

Esta solo es una pre-visualización

3 shown on 230 pages

descarga el documento

Esta solo es una pre-visualización

3 shown on 230 pages

descarga el documento

CENTAUROS LATINOAMERICANOS:

EL BANDIDO COMO SÍMBOLO CULTURAL EN EL ESPACIO FRONTERIZO DE

AMÉRICA LATINA

by

PAULO ANDRES HENRIQUEZ

A DISSERTATION

Presented to the Department of Romance Languages

and the Graduate School of the University of Oregon

in partial fulfillment of the requirements

for the degree of

Doctor of Philosophy

June 2012

All rights reserved

INFORMATION TO ALL USERS The quality of this reproduction is dependent on the quality of the copy submitted.

In the unlikely event that the author did not send a complete manuscript and there are missing pages, these will be noted. Also, if material had to be removed,

a note will indicate the deletion.

All rights reserved. This edition of the work is protected against unauthorized copying under Title 17, United States Code.

ProQuest LLC. 789 East Eisenhower Parkway

P.O. Box 1346 Ann Arbor, MI 48106 - 1346

UMI 3523341 Copyright 2012 by ProQuest LLC.

UMI Number: 3523341

ii

DISSERTATION APPROVAL PAGE

Student: Paulo A. Henriquez

Title: Centauros latinoamericanos: El bandido como símbolo cultural en el espacio

fronterizo de América Latina

This dissertation has been accepted and approved in partial fulfillment of the

requirements for the Doctor of Philosophy degree in the Department of Romance

Languages by:

Pedro García-Caro Chairperson

Juan Epple Member

Massimo Lollini Member

Analisa Taylor Member

Carlos Aguirre Outside Member

and

Kimberly Andrews Espy Vice President for Research & Innovation/Dean of the

Graduate School

Original approval signatures are on file with the University of Oregon Graduate School.

Degree awardedJune 2012

iii

© 2012 Paulo Andres Henríquez

iv

DISSERTATION ABSTRACT

Paulo A. Henriquez

Doctor of Philosophy

Department of Romance Languages

June 2012

Title: Centauros latinoamericanos: El bandido como símbolo cultural en el espacio

fronterizo de América Latina.

This is a multidisciplinary and comparative study of the recurrent representations of

bandits in Latin American literature from the second half of the 19 th

Century to the early

20 th

Century. After the wars of independence in the Americas, the founding of

postcolonial nation-states or Creole Republics (Repúblicas Criollas) marginalized entire

rural populations, composed of indigenous people but also of multiracial, mixed

populations such as the gauchos, llaneros, and other people who were branded as

“bandits” as they were not part of the idealized westernized nation. This complex conflict

can also be read as a last struggle between two competing colonizing models in the

Americas: the receding Hispanic Catholic rural/feudal model and the liberal “free-trade”

capitalist model emerging from the Industrial Revolution and the Enlightenment,

represented by the United States in the hemisphere. Both socio-cultural models generated

new mappings and diverse political narratives throughout the Americas: Hispanic and

Hispanicized bandits created postcolonial cultural symbols of resistance to modernity

capable of crossing borders. Joaquín Murrieta and Billy the Kid are extraordinary

examples of the complex processes by which mythified and vilified bandits become

multicultural transnational symbols. These phenomena are thoroughly studied here

v

through the textual and contextual analysis of Facundo: Civilization and Barbarism

(1845); El Zarco (1869); Martín Fierro (1872); Doña Bárbara (1929); The Life and

Adventures of Joaquín Murieta, the Celebrated California Bandit (1854); Vida y

aventuras del más célebre bandido sonorense Joaquín Murrieta: sus grandes proezas en

California (1904); Fulgor y muerte de Joaquín Murieta (1967); The Authentic Life of

Billy, the Kid (1882)and El bandido adolescente (1965). The peripheral individuals

inhabiting these cultural and political borderlines raise important issues of nation, race,

state and social identities and allow us to interrogate better the complex processes of

Latin American and US national formation. This incursion into the cultural histories of

these heterogeneous social conflicts in the Americas during a period of national

expansion and construction also seeks to put in conversation diverse intellectual

perspectives from the Global North and South.

vi

CURRICULUM VITAE

NAME OF AUTHOR: Paulo A. Henriquez

GRADUATE AND UNDERGRADUATE SCHOOLS ATTENDED:

University of Oregon, Eugene

Universidad Austral de Chile, Valdivia

DEGREES AWARDED:

Doctor of Philosophy, 2012, University of Oregon

Master of Arts, 2005, University of Oregon

Licenciado en Castellano (Bachelor of Spanish), 2000, Universidad Austral de

Chile

Profesor de Castellano (Spanish Teacher), 2000, Universidad Austral de Chile.

AREAS OF SPECIAL INTEREST:

Hispanic Literature

Cultural Studies

Social Movements in pre and post-colonial studies in Latin America

Medieval Iberian Literature

PROFESSIONAL EXPERIENCE:

Survey of Peninsular Spanish Literature 316, University of Oregon, 2008-2012

Instructed Intense Beginner Spanish 111, 2012, University of Oregon

Instructed 2 nd

Year Spanish, 201, 202, 203, University of Oregon, 2008-2011

Instructed Spanish Composition and Discussion 331, Willamette University,

Salem, Oregon 2007-2008

Instructed 1 st Year Spanish, 101, 102, 103, University of Oregon, 2003-2005

vii

Resident Director for the Querétaro, Mexico, Summer Spanish Session III,

IUSI, 2006.

Spanish and Philosophy Teacher, High School for Adult Continuing Education

Juan XXIII, Chile, 2001-2002

Spanish Teacher, Colegio Forestal Quilacahuín (High School), Chile, 1997-2002

Head Coordinator of teaching methodologies for all departments, Colegio Forestal

Quilacahuín (High School), Chile, 2000-2002

GRANTS, AWARDS, AND HONORS:

Graduate Teaching Fellowship, Spanish, 2003 to present

Beall Graduate Research Fund, Banditry and Liminality, University of Oregon,

2009

viii

ACKNOWLEDGMENTS

I wish to express sincere appreciation to Professor Pedro García-Caro for his

assistance in the preparation of this manuscript. I also want to thank the members of my

Doctoral Committee for their valuable input, and to Professor David Wacks for his

continuous support during this process. This investigation was supported by University of

Oregon and the Graduate Teaching Fellowship Federation, Number 3544.

ix

A mi familia, mis amigos y mi amor. To my family, my friends and the

woman of my life.

x

TABLE OF CONTENTS

Chapter Page

I. INTRODUCCIÓN .................................................................................................... 1

Notas ............................................................................................................... 18

II. LA FISONOMÍA DEL BANDIDO ....................................................................... 20

Para una semiótica de los bandidos ................................................................ 21

Centauros ........................................................................................................ 24

El caballo y los indígenas americanos ............................................................ 29

La barbarie de los civilizados ......................................................................... 35

Bandidos ......................................................................................................... 43

Naciones y fronteras ....................................................................................... 54

Notas ............................................................................................................... 64

III. LA RELACIÓN ENTRE BARBARIE Y BANDIDAJE EN

TEXTOS DECIMONÓNICOS Y DE PRINCIPIOS DEL

SIGLO XX: FACUNDO, EL ZARCO, MARTÍN FIERRO Y

DOÑA BÁRBARA ................................................................................................... 69

Facundo: Civilización y Barbarie .................................................................. 74

El Zarco .......................................................................................................... 81

Martín Fierro .................................................................................................. 86

Doña Bárbara ................................................................................................. 94

El estado-nación latinoamericano y el bandido .............................................. 103

Notas ............................................................................................................... 106

IV. JOAQUÍN MURRIETA Y SUS DIVERSAS

REPRESENTACIONES EN LA REALIDAD FRONTERIZA:

ROLLIN RIDGE, IRINEO PAZ, PABLO NERUDA Y

ROLANDO GONZÁLES ..................................................................................... 108

Sobre Murrieta. Antecedentes históricos. La expansión

Estadounidense, la guerra entre México y Estados Unidos y la

California de la fiebre del oro .................................................................. 108

John Rollin Ridge (Yellow Bird) y su utilización de Murrieta

Como catarsis ........................................................................................... 117

Irineo Paz y su Murrieta mexicano, patriota y republicano ............................. 131

Pablo Neruda y su Murrieta panamericano ..................................................... 145

Sobre corridos y Murrieta ............................................................................... 153

Notas ............................................................................................................... 162

xi

Chapter Page

V. BILLY THE KID EN EL CONTEXTO FRONTERIZO:

PAT GARRETT, CHARLES SIRINGO, MIGUEL OTERO Y

RAMÓN J. SENDER ............................................................................................. 165

La leyenda de Billy the Kid ............................................................................ 165

El Billy de Ramón J. Sender ........................................................................... 179

Notas ............................................................................................................... 185

VI. CONCLUSIONES ................................................................................................ 187

OBRAS CITADAS ............................................................................................... 208

1

CAPÍTULO I

INTRODUCCIÓN

¿Por qué proliferan las representaciones de bandidos tanto en la cultura letrada

como en la cultura popular tras las fundaciones de los estados independientes en las

Américas? ¿En qué difieren estas múltiples representaciones? ¿Por qué un mismo

bandido puede ser apropiado en países tan distantes geográficamente, como lo son Chile

y México? ¿Por qué las representaciones de los indígenas no varían en relatos en que sí

varía sin embargo la representación de un mismo bandido? y ¿Qué pueden tener en

común un minero sonorense en California, un gaucho argentino de la pampa y un fugitivo

estadounidense en Nuevo México? Mi trabajo busca responder estas y otras interrogantes

por medio de un estudio comparativo de novelas, poemas, una obra de teatro, y

expresiones de la cultura popular como los corridos, que cuentan historias de bandidos,

en diferentes periodos y lugares del hemisferio. En algunos casos las diferencias resultan

obvias, ya sean éstas de carácter genérico o de contenido, sin embargo, el análisis de cada

una de ellas y del contexto histórico en que fueron producidas, permite comprender las

diversas utilizaciones que estas diferencias cumplen. En este trabajo de investigación

doctoral abordo estas preguntas sobre diversas representaciones de sujetos periféricos que

habitaron en las estrías del espacio estatal americano del siglo XIX y principios del XX

desde un análisis comparado y multidisciplinario. 1 El análisis de las representaciones

sudamericanas sobre gauchos como Martín Fierro, llaneras como Doña Bárbara y su

némesis Santos Luzardo, e indígenas apaches, mapuches y tehuelches, en los márgenes

de la formación del estado republicano criollo latinoamericano, busca establecer un

contraste con las formulaciones y ecos de bandidos que desafiaron la frontera entre

2

Estados Unidos y México, por ejemplo Joaquín Murrieta y Billy the Kid. Estos dos

bandidos son útiles al momento de discutir sobre la imposición del estado anglo sobre el

hispano postcolonial, así como otras figuras periféricas generadas por el enfrentamiento

entre el estado liberal burgués y la cultura residual del mundo rural, permiten discutir

cuestiones centrales de la construcción de la identidad latinoamericana durante este

periodo.

El enfoque para este diálogo sigue el impulso del historiador cultural chicano José

David Saldívar e intenta “to redraw the borders between folklore and the

counterdiscourses of marginality, between ‘everyday’ culture and ‘high’culture,” (17) por

medio del análisis de textos que han deambulado por diversas tradiciones culturales

contando y creando la historia de sujetos periféricos que luego han encontrado un sitio en

las narrativas nacionales. 2 Este trabajo se sitúa como una invitación a reflexionar sobre el

bandidaje desde los estudios culturales cuestionando las conformaciones de nación, raza,

estado, e identidad social – en la que se incluyen nociones de género y clase – que la

figura del bandido a caballo pone en el centro del debate cultural a lo largo del periodo

estudiado.

La especificidad de mi trabajo radica, entre otras, en la capacidad de poner en

conversación crítica a intelectuales y creadores del Norte Global y del Sur Global, pues

esta es una de las carencias frecuentes en muchas reflexiones sobre las complejas

identidades latinoamericanas que presentan visiones, aunque legítimas, sesgadas o

parciales. Mi propuesta es poner en diálogo textos literarios, historiográficos, filosóficos

y de crítica literaria en un mismo plano, haciendo conversar a quienes hablan sobre el

norte desde el sur y los que hablan desde el norte sobre el sur. Por ejemplo, en mi

3

discusión sobre Joaquín Murrieta y Billy the Kid incorporo la visión cultural de Walter

Mignolo, García Canclini, García Cantú, Bonfil Batalla o Ana Alonso, al igual que la de

Howard Zinn, Benedict Anderson, Michael Foucault, Gilles Deleuze o Doris Sommer,

por nombrar a algunos. El corpus utilizado para el análisis de la representación literaria

de los bandidos es también variado y permite verles tanto como figuras nacionales como

transnacionales, que problematizan y al mismo tiempo establecen símbolos culturales de

diversa índole en la configuración de las identidades sociales de los países

latinoamericanos aquí estudiados.

En lo que hoy conocemos por Latinoamérica, a lo largo de las décadas de 1820 y

1830, luego de las guerras de independencia, se produjo un enfrentamiento tanto cultural

como armado entre dos concepciones del estado y de la sociedad: una de carácter liberal

burgués, cuyo intento era imponer un Estado militarizado y centralista, modelado en los

estados nación emanados de la ilustración: Estados Unidos y Francia, y hasta cierto punto

Gran Bretaña; a estos proyectos reformistas y “modernizadores” se opuso la cultura

residual postcolonial hispano-mestiza de las zonas rurales cuyas formas de organización

y dinámica social eran muy diversas, sobre todo en los modos de producción y la

concepción del espacio y del tiempo. 3 Mientras la concepción estatal-comercial buscaba

llevar a cabo un proceso de apertura de mercados y de industrialización, sobre todo para

la exportación de materias primas a los mercados europeos y norteamericanos, el mundo

rural semi-nomádico defendía las formas de producción tradicionales para el consumo

local y la sobrevivencia. Así, mientras que el modelo estatal liberal quería imponer en

términos deleuzeanos la “estriación” del espacio, el mundo rural semi-nomádico buscaba

4

preservar una concepción “lisa” del mismo, lo que generó con creciente intensidad

enfrentamientos violentos.

Un gran ejemplo de este enfrentamiento entre el estado liberal-burgués

hegemónico y la cultura postcolonial residual hispano-mestiza lo provee el bandido

Joaquín Murrieta, que fue una creación literaria, aunque hay quienes siguen afirmando

que se trató de un personaje histórico, como lo hace Robert Irwin: “Joaquín Murrieta was

a real historical figure” (523). 4 Lo cierto es que esta figura fue una suerte de

condensación de diferentes bandidos con el mismo primer nombre y con ello un símbolo

cultural de resistencia panhispana que ha llegado hasta nuestros días. En la California de

la fiebre del oro, Murrieta se convirtió en un símbolo de las luchas por la dignidad de los

hispanos maltratados por mineros, agentes y representantes del Estado anglo. En esta

zona fronteriza recién anexada a los EEUU, las leyes buscaban hacer la vida imposible a

los hispanos que llegaron como otros forty-niners para trabajar en las minas. La

población anglo-americana comenzó a utilizar la violencia como forma de control social

y económico al tiempo que los numerosos abusos quedaban impunes. Estas prácticas se

enmarcaron con la idea de la superioridad racial, que los migrantes atlánticos que

llegaron al oeste habían internalizado: “They brought a well-developed ideology

rationalizing black subordination and applied these ideas, often with new embellishments,

to other groups seen as intellectually or culturally inferior” (Feagin, 211). 5 El bandido

Joaquín Murrieta surge entonces como un vengador, un justiciero que diferentes

tradiciones culturales indígenas, mestizas e hispanas, pueden hacer suyo, como se puede

ver en la apropiación que de la figura hicieron Rollin Ridge en 1854 en San Francisco,

Carlos Morla Vicuña en 1867 y Pablo Neruda en 1966 en Chile, Joaquín Miller en 1869

5

en Estados Unidos, Irineo Paz en 1904 en México, y Rodolfo “Corky” Gonzales en 1967

en Estados Unidos.

Mi trabajo explica las razones de su apropiación multi-genérica y multi-nacional,

al poner en conversación las diferentes representaciones de Murrieta y explicar las causas

ideológicas de este fenómeno: la defensa del modelo rural-católico hispano frente a la

nueva organización de la sociedad en torno a los valores yanquis de mercado,

biologización identitaria, y destino nacional-imperial manifiesto. Uno de los textos

fundacionales sobre el estudio del bandidaje es el de Eric Hobsbawm, pero en su trabajo

sólo hay un par de párrafos dedicados a este bandido representativo de los conflictos

sociales de la California de la fiebre del oro. 6 Otro texto que posee una visión más

contemporánea que la de Hobsbawm sobre el fenómeno de bandidaje, es el de Juan Pablo

Dabove, pero en él se le dedica solo un par de páginas repitiendo lo dicho por

Hobsbawm, y los otros historiadores ya mencionados: es decir, que Joaquín Murrieta es

una construcción literaria, que hubo muchos bandidos con el nombre Joaquín durante la

fiebre del oro, y que su principal motivación era vengar el ultraje a su esposa. 7 La

intención no es desacreditar el trabajo de Dabove, más bien quiero aprovechar este

espacio para explicitar que en esta disertación se cubre un espacio no abordado por otros,

como lo es un estudio pormenorizado y comparativo de los textos sobre Murrieta, al

mismo tiempo que hago dialogar la crítica literaria que se ha ocupado de cada uno de

ellos y los historiadores que han escrito sobre el tema en diferentes momentos. Incorporo

a ese corpus el texto del “Corrido de Joaquín Murrieta,” sin fecha y que corresponde a la

tradición oral, y que, con la excepción de lo hecho por Luis Leal, no ha sido analizado en

un marco global sobre la producción relacionada con Murrieta. Leal sin embargo, no

6

llega a reflexionar en detalle sobre el conjunto textual aun cuando realiza válidas e

importantísimas conclusiones relativas a los textos individuales que analiza. 8

Mi estudio además incorpora al bandido fronterizo Billy the Kid, que habitó de

manera nomádica y enfrentado a la ley en el espacio liminal entre Estados Unidos y

México, y cuya apropiación en el mundo hispano, el otro lado de la frontera, no ha sido

tomada en cuenta cabalmente por la historiografía y los estudios de crítica literaria. La

novela de Ramón J. Sender es una pieza de invaluable importancia en la leyenda del Kid,

desestimada (si no ignorada) por los historiadores estadounidenses que se ocupan de su

leyenda, entre ellos Frederick Nolan, quizás la mayor autoridad a la que se hace

referencia cuando se trata de hablar sobre Billy the Kid. Las novelas sobre este bandido

relatan la historia de William Bonney, el joven nacido en Nueva York en 1859 y que,

después de una historia familiar complicada, llega a convertirse en bandido en Nuevo

México, para luego trabajar con el ranchero John Tunstall y finalmente dedicarse a

vengar su muerte, matando al sheriff del Condado de Lincoln y ser ultimado por el nuevo

sheriff Pat Garrett, el autor de la primera novela sobre él, y sobre la cual se basan las otras

representaciones literarias. Tanto Murrieta como el Kid aparecen levantando la voz

contra las injusticias cometidas contra los hispanos de la nueva frontera entre Estados

Unidos y México, y aunque se trata de personajes nacidos en diferentes épocas, y en

diferentes lugares, poseen una utilización simbólica similar. Ambos bandidos cabalgan en

la frontera entre estos dos países norteamericanos y ambos poseen una relación con el

mundo hispano, que va más allá de lo circunstancial. En el caso de Billy the Kid,

representado por Sender, el bilingüismo del bandido (español-inglés o inglés-español)

cobra vital importancia, mientras que en los textos escritos desde la cultura anglo-

7

americana sólo es mencionado como un hecho anecdótico o utilitario. Esto también está

presente en el corrido de Murrieta, cuyos primeros versos afirman su bilinguüismo

multinacional: “Yo no soy americano / pero comprendo el inglés” (vv.1-2, 96). Al mismo

tiempo son una defensa frente a la posición de subalternidad que significa estar en un país

cuya lengua de privilegios ya no es la nativa o la propia. 9

Mi trabajo enfatiza la representación a cada lado de la frontera que opera en estos

dos bandidos, para luego adquirir una condición multinacional de carácter panamericano.

La lectura y el análisis detallados de todos estos textos en un solo trabajo es algo inédito

y que constituye uno de los valores centrales de este estudio, y especialmente porque los

contrasta y compara con los procesos paralelos de expropiación, marginalización y

criminalización de figuras hipermasculinas a caballo similares en otras partes de las

Américas tales como el gaucho argentino y el llanero venezolano.

Estamos en presencia de bandidos que poseen un carácter tanto pre-nacional

como multinacional, por ello otra de las preguntas que se busca contestar es,

precisamente, las razones por las que sus figuras hayan sido apropiadas por comunidades

tan distantes como un exiliado republicano español en Estados Unidos, la nueva izquierda

latinoamericana y chilena, o un superviviente Cherokee del genocidio del Trail of Tears.

La respuesta que se ensaya es la confrontación de realidades postcoloniales

hispanoamericanas y la modernidad liberal anglo-americana que busca la

industrialización, acotación y demarcación de los espacios que previamente fueron

destinados al mundo agrario, pero cuya participación en el mercado global a gran escala

era limitada. Sin embargo, un común denominador que se debe considerar al momento de

revisar la realidad del continente americano es que el mundo indígena pasa a sufrir en

8

este contexto una doble opresión. Esto se aprecia en los textos sobre Joaquín Murrieta y

Billy the Kid, pero también en los que dan cuenta del proyecto ideológico de imposición

del modelo liberal ilustrado de Estado que se quiso imponer en otras partes de las

Américas después de las guerras por la independencia.

Los bandidos en estos textos dan cuenta de las tensiones de la cultura fronteriza

entre Estados Unidos y México, Venezuela y el llano, Argentina y la Pampa… etc. En el

caso del primer país, se trata de imponer a toda costa una especie de “pureza” racial y una

economía capitalista, una violencia que necesariamente se aplicó contra los hispanos, aun

cuando muchos mexicanos hubieran nacido en aquel territorio: el nuevo estado pasó a

considerarles como extranjeros, y promulgó leyes que no permitiesen una vida tranquila o

digna. El gobierno norteamericano nunca respetó los tratados con México. La situación

social se convirtió en un hervidero en el cual racismo y xenofobia afloraron, y en el que

poseer destreza en el uso de las armas y el manejo del caballo significó una habilidad que

permitió sobrevivir. El contexto social de la frontera entre Estados Unidos y México de la

postguerra (o postinvasión, dependiendo del lado en que se escriba) no pudo si no generar

bandidaje, pues la tensión social, la ambigüedad de las leyes y su aplicación, legitimaron

las matanzas extrajudiciales de la conocida por algunos historiadores y antropólogos

como “lynchocracia” norteamericana y sus consiguientes revanchas hispanas. 10

Tanto los

impuestos que se impusieron a los no estadounidenses en California, durante la fiebre del

oro, como la presión monopólica del comercio y la crianza de ganado que operaba en el

Nuevo México del Círculo de Santa Fe, en menos de medio siglo, fueron expresiones de

una política expansionista de largo aliento y alcance, gestada en el seno de la oligarquía

estadounidense y expresada públicamente por James Monroe en su conocida doctrina de

9

1823. Mientras está dinámica generaba una cultura residual en el norte del continente, en

el sur ocurrían procesos similares, pero liderados por los liberales criollos que buscaban

establecer su hegemonía. Al considerar el continente americano como un todo se aprecia

el impacto de dos procesos imperiales simultáneos. Por un lado la expansión de Estados

Unidos, por otro la retirada de España y la ocupación de su lugar por una nueva

oligarquía dispuesta a industrializar y participar del comercio internacional. Esto llevó a

redefinir a los sujetos nacionales deseados y su efecto contrapuesto, el de generar una

cultura residual de sujetos y prácticas sociales no deseados en donde se ubican las figuras

periféricas que se estudian en este trabajo de investigación doctoral.

Tanto Joaquín Murrieta como Billy the Kid han sido representados en productos

culturales masivos tales como el folletín, el periódico, la novela y el cine. Sus

representaciones, además de ser conocidas en diferentes países, han continuado a través

del tiempo y se han situado en la cultura popular y letrada. Joaquín Murrieta se ha

convertido en un símbolo nacional en México y Chile; Billy the Kid en casi todo el orbe.

Las visiones contextuales y culturales de cada uno de estos bandidos es lo que interesa

cotejar en este trabajo, pues las representaciones culturales de los bandidos que aquí se

analizan traspasan las fronteras políticas y llegan a habitar un espacio multicultural, que

se prueba en las diversas apropiaciones de las que han sido objeto, por ejemplo, la

chilenidad de Murrieta o la hispanidad de Billy the Kid. Este trabajo permite, a través de

los bandidos y los sujetos subalternos que incorpora, cuestionar la concepción estatal

hegemónica de nación que se intentó imponer en el siglo XIX, después de las guerras por

la independencia y en casi todo el continente americano, a través, precisamente, de las

narrativas nacionales que cada texto en cuestión representa. Por ejemplo, los gauchos

10

poseen un trato diferente en diferentes momentos de la historia Argentina. Si para

Sarmiento eran los sujetos que representaban a la barbarie, para Hernández se trata de los

representantes del mundo agrario al que desea regresar y que se expresa en su texto con

cierta nostalgia. En otras palabras, el proyecto liberal de nación, si bien fue hegemónico,

en ningún caso se desarrolló de manera homogénea. Si en un momento el gaucho

representaba un peligro, por la concepción semi-nomádica que poseía del espacio, en otro

momento fue un valioso aliado por sus habilidades y conocimiento sobre el mundo

agropecuario. La evolución de la literatura gauchesca refleja en gran medida la evolución

de su historia social. Ya a mediados del siglo XIX el modo de vida gauchesco, como

trabajadores libres, estaba declinando. A medida que se implantaba el uso del cerco de

alambre y el sistema de pastoreo de rotación, las haciendas ganaderas necesitaban menos

arrieros. Los gauchos se ven forzados a emigrar a las aldeas o son reclutados a la fuerza

para servir en el Ejército. Es el drama del Martin Fierro y de Juan Moreira. Más

adelante, y como respuesta los cambios que trajo la ola inmigratoria, escritores de la elite

argentina reelaboraron una imagen mítica y nostálgica del gaucho como depositario de la

vieja identidad criolla. Es el caso de las novelas Hace tiempo y allá lejos, de Guillermo

Hudson y Don Segundo Sombra, de Ricardo Güiraldes.

Otro tanto sucede con el llanero venezolano, que en el texto de Gallegos es

presentado como un bárbaro, aun cuando reconoce que le necesita para dominar a la

naturaleza. Tanto los textos literarios argentinos, como el texto literario venezolano dan

cuenta de una concepción que busca estriar el espacio y que se opone a la concepción lisa

de éste. En los casos de Sarmiento y Gallegos son los habitantes de la cultura residual los

que encarnan el peligro, caso diferente es el de Hernández, pues en su texto el personaje

11

Martín Fierro es el héroe y la víctima de las leyes injustas. Así pues el gaucho da cuenta

de cierta esquizofrenia en el imaginario cultural de Argentina ya que uno de sus símbolos

nacionales es un personaje que muestra su desprecio por el Estado y sus instituciones. Por

su parte los bandidos también aparecen como sujetos residuales que se enfrentan al poder

hegemónico estatal que puede ser anglo, como ocurre en el caso de Murrieta y Billy the

Kid, o liberal como es el caso del bandido El Zarco. La imposición del estado liberal

burgués en las Américas postcoloniales y la expansión de Estados Unidos tuvieron

diferentes consecuencias y los textos literarios sobre bandidos y otros sujetos de la

cultura residual dan cuenta de ello sus representaciones.

En el Capítulo II hago una formulación teórica de carácter general sobre el

bandidaje, poniendo en conversación a historiadores y filósofos que se han ocupado sobre

la problemática de la criminalidad y la aparición de movimientos armados después de las

guerras por la independencia en el continente americano. También me ocupo de

establecer las bases teóricas para la comprensión del bandido como mito, es decir, como

parte de un sistema semiótico (Barthes). 11

En este sentido, la consideración del bandido

como signo permite analizar sus diversas significaciones en las historias culturales de las

Américas. Como ejemplo del proceso de mitificación se hace una analogía entre la

creación del centauro en la antigua Grecia y lo ocurrido con la llegada del caballo al

continente americano durante el segundo viaje de Colón. De esta forma se observa al

caballo como un significante del signo bandido, pero también sus diversas significaciones

desde el periodo de la conquista hasta el proceso de creación de las nuevas naciones

americanas.

12

En el Capítulo III analizo los textos decimonónicos y de principios del siglo XX:

Facundo, El Zarco, Martín Fierro y Doña Bárbara. A través de la lectura de estos textos

demuestro que existe un hilo conductor entre la representación de la barbarie, y la de los

bandidos en el siglo XIX. Los autores ilustrados de este periodo solían representar la

realidad en forma dicotómica, por medio de la significación del espacio. Las ciudades

aparecen, entonces, como focos de la civilización, mientras que el campo correspondía al

espacio de la barbarie. En estos textos decimonónicos y de principios del siglo XX, se

hace patente el enfrentamiento entre dos concepciones geopolíticas. Por un lado se

encuentra el intento de imposición del Estado liberal burgués, por otro, los nuevos sujetos

criollos, mestizos, que habitan en el campo y que defienden una cultura propia.

El personaje Facundo es un caudillo que ejemplifica las guerras intestinas en que

cayeron las nuevas naciones americanas, después de las guerras por la independencia, y

que con su resistencia rural y tradicionalista atenta, según la visión de Sarmiento, contra

un gobierno centralista, unitario, y por lógica liberal-moderno. Este texto es un rico

ejemplo de la representación ideológica a la que se sometió el campo argentino y en

concreto al gaucho. El texto El Zarco, por su parte, también propone un gobierno

centralizado y poderoso para combatir a la barbarie, que en este caso está representada

por los bandidos plateados. Curiosamente el protagonista es un campesino mestizo, que

decide hacer frente a los bandoleros. Esto no es una coincidencia si se toma en

consideración que el texto hace alabanza de Benito Juárez, también llamado “el primer

presidente indígena.” Si bien el concepto de nación en este texto recupera la idea de la

diversidad étnica, lo hace apelando a la asimilación del indígena a la cultura letrada y

citadina, pues las ciudades siguen apareciendo como los únicos focos civilizatorios y el

13

campo como un sitio en el que el gobierno debe intervenir con mano dura. En el texto se

desarrolla una defensa del Estado liberal mestizo mexicano, que se había impuesto a los

conservadores monárquicos, quienes representaban los intereses de la elite criolla y

habían sido apoyados (un apoyo mutuo) por la iglesia católica y los franceses de

Napoleón III en su intento de convertir a México en neo-colonia. El bandido en este texto

representa de forma más clara que ningún otro al sistema neocolonial hispano.

El contrapunto a los dos textos anteriores lo proporciona Martín Fierro, pues aquí

el personaje es un gaucho que relata las penurias de su vida y las consecuencias que para

él ha tenido este enfrentamiento entre estos dos mundos, estas dos concepciones

espaciales, dos tipos de organización. El gaucho es obligado a pelear en el ejército y

defender la frontera interna contra los indígenas, además su rancho es destruido, su

familia dispersa y su forma de vida y concepción del espacio convertida en subalterna.

Martín Fierro es una víctima de la guerra y de la economía mercantilista, y uno de los

valores que posee el texto de Hernández es el de hacerle hablar en primera persona. Si

bien la pampa se muestra como un espacio degradado, se reconoce la subjetividad del

gaucho y se valora su conocimiento, su destreza, su cultura. Por su parte Doña Bárbara,

el texto no decimonónico de este grupo, es una especie de compendio de las

problemáticas presentes en los anteriores. Rescata la dicotomía “civilización-barbarie” de

Sarmiento, continúa por la línea de la urbanización, como lo hacen Sarmiento y

Altamirano, y hace con el llanero venezolano lo que Sarmiento con el gaucho. El llanero

posee una representación ambivalente, es el impedimento para la civilización y al mismo

tiempo uno de sus aliados más poderosos. El llano por su parte, es el espacio de la

barbarie y al mismo tiempo un lugar de belleza sobrecogedora. La barbarie es el espacio

comentarios (0)

No hay comentarios

¡Escribe tu el primero!

Esta solo es una pre-visualización

3 shown on 230 pages

descarga el documento