EL COMENTARIO LINGÜÍSTICO DIRIGIDO Cómo hacer el comentario de texto, Exámenes selectividad de Lengua y Literatura
Dana.a.1
Dana.a.1

EL COMENTARIO LINGÜÍSTICO DIRIGIDO Cómo hacer el comentario de texto, Exámenes selectividad de Lengua y Literatura

PDF (661 KB)
9 páginas
7Número de visitas
Descripción
Aprender a hacer un comentario correcto. Con comentarios de años anteriores te enseña a como hacerlo bien, copiar en el caso que te pidan uno de los que hay aquí. Especifique cuál es la tesis del texto, su estructura ...
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 9
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 9 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 9 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 9 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 9 páginas totales
Descarga el documento

Página 1 de 9

EvAU 2017 - EL COMENTARIO LINGÜÍSTICO DIRIGIDO

Cómo hacer el comentario de texto en las nuevas pruebas EvAU

El comentario de texto ya estaba presente en las pruebas PAU que se hacían antes del curso 2017-2018 en las pruebas de Lengua castellana y literatura de la Universidad de Zaragoza. El reto de los nuevos armonizadores, Dr. José Aragüés y Dra. Mamen Horno, ha sido mantener la presencia de esta pregunta en la nueva EvAU, pero rediseñándola para que resulte más objetiva y sencilla su corrección.

Lo que se propone ahora es un comentario dirigido, por lo que las preguntas que se formulen sobre el mismo serán siempre las siguientes:

Pregunta 3. Comentario lingüístico dirigido, en torno a una de estas tres posibilidades (2

puntos):

a) Comente la estructura argumentativa del texto

b) ¿Cuál es la intención comunicativa del emisor? Relaciónela con el género

textual utilizado y sus características lingüísticas más importantes.

c) Describa los principales mecanismos de cohesión utilizados en el texto, que

consiguen darle coherencia de significado.

En el examen EvAU, tocará desarrollar una de estas tres preguntas en cada opción (A y B). Pero el alumno no sabrá cuál de las tres le va a tocarhasta el momento del examen.

Es muy importante que el alumno se centre en la cuestión, que no divague. Son preferibles las respuestas breves (20 líneas, aproximadamente). El alumno escribirá ahora menos que antes y centrará más rápidamente su comentario en la cuestión (de las tres posibles) que se le pide. No se debe contestar a lo que no se pregunta, pues el corrector de la prueba podrá entender que el alumno escamotea la respuesta adecuada por desconocimiento y se desliza hacia lo no preguntado para disimular su ignorancia. Esta manera de hacer será penalizada.

Esto no quiere decir, ni mucho menos, que se le exija hablar absolutamente de todas las cuestiones relativas a la pregunta que deba desarrollar, habida cuenta de las limitaciones de tiempo y espacio que lo condicionan. Se trata de que su comentario sea adecuado y esté bien escrito. El alumno tiene libertad de enfoque, pero no debe divagar respondiendo a lo que no se le ha preguntado. Si así lo hiciera, sería penalizado.

Por otro lado, hay que tener muy claro que todo cuanto se diga del texto en el comentario HAY QUE PROBARLO citando partes del propio texto (usando las comillas) e indicando línea o líneas donde aparecen (entre paréntesis y con abreviaturas: lín. 4 -6)

Para acceder a un esquema rápido sobre cómo hacer el comentario de texto dirigido, puede verse el documento del Prof. Pablo Blasco: “Esquema comentario-Pablo Blasco” http://www.avempace.com/index.php?s=file_download&id=6797.

Concretando qué debería contestarse en cada pregunta:

Página 2 de 9

a) Comente la estructura argumentativa del texto

La pregunta decía anteriormente: “Especifique cuál es la tesis del texto, su estructura argumentativa (argumentos y contra-argumentos) y los marcadores discursivos empleados en el mismo”. Este enunciado da idea más cabal de qué debe contestarse en la pregunta.

Debe incluirse alusión a si la estructura del texto es inductiva, deductiva o encuadrada. Un ejemplo:

“En este texto se exponen, en primer lugar, los datos (hay mucha pobreza en el mundo, la riqueza está mal repartida, el egoísmo es el motor de los países ricos) y finalmente se concluye con la tesis del autor (es necesario un cambio radical, hay que construir un mundo más solidario). Por ello, podemos concluir que la estructura textual (1º) argumentos, 2º) tesis) es inductiva.”

Puede hablarse igualmente de las partes en que se estructura el texto tanto internamente (introducción, desarrollo y conclusión) como externamente (párrafos).

Atendiendo a su final, el texto puede ser abierto (no concluye el tema, deja abierta la puerta al futuro) o cerrado (termina con una conclusión, que se presenta o parece definitiva). Normalmente, siempre podremos aludir a que los artículos de opinión (pre-)suponen una cierta poética de apertura, puesto que siempre esperan contestación. Un párrafo que puede valer para casi todos los comentarios sería el siguiente:

“En cuanto al final del texto, el autor expresa concluyentemente su opinión (hace falta un cambio radical, debemos construir un mundo más solidario) y el texto se estructura como un todo acabado (con introducción, desarrollo y conclusión). Por ello, podríamos decir que se trata de un texto cerrado. Pero al ser un artículo de opinión, se ofrece al debate público, espera una réplica, una rectificación o una ratificación de otros articulistas, por lo que, en cierta manera, está vigente en él una cierta poética de la apertura, puede ser considerado como un texto abierto, ya que no aspira a decir la última palabra, sino que se ofrece a ser completado”

Deberá indicarse el tema, es decir, la idea general de la que trata el texto (suele formularse como un sintagma nominal o una frase muy corta, a modo de título).

Tendremos que indicar igualmente la tesis, que no es lo mismo que el tema: es algo así como la idea u opinión que desea defender o atacar el autor.

Hay que hablar también de la organización de la tesis del texto en argumentos y contraragumentos, decir de qué tipo son (clasificarlos: cuáles son verdades generales o de sentido común, cuáles criterios de autoridad, cuáles réplicas o contrarréplicas…), distinguirlos de las falacias.

Debe observarse la progresión temática (normalmente, hay sucesión en el texto de argumentos a favor o en contra), ver si el texto acaba de manera circular (repitiendo la tesis que había dicho al principio) o lineal (con avances temáticos, sin volver atrás).

Y por último, podemos referirnos también a los conectores lógicos o marcadores del discurso, las relaciones que introducen entre las partes del texto: adición, reformulación, conclusión, concesión, causalidad, consecuencia, adversación…

Para más información sobre cómo hacer esta pregunta, puede leerse el documento “El texto y sus propiedades”, disponible en http://www.avempace.com/index.php?s=file_download&id=398

Página 3 de 9

b) ¿Cuál es la intención comunicativa del emisor? Relaciónela con el género

textual utilizado y sus características lingüísticas más importantes.

En esta pregunta debe hacerse alusión a las características del texto expositivo- argumentativo, que une información y opinión, objetividad con subjetividad. Normalmente, el texto propuesto será un artículo de opinión o columna, marcado por la subjetividad y que busca convencer al lector, concienciarlo, moverlo a la acción…

Se trata de escritos publicados en la prensa y dirigidos a un público general, lo que aconseja un lenguaje coloquial, divulgativo más que especializado; bien expresado, pero sin grandilocuencias excesivas. Son mini-ensayos que muestran una perspectiva o punto de vista sobre un tema frecuentemente polémico, sin pretensiones de agotar el debate, pero en los que claramente el autor aspira a convencer a su público, a que éste comparte con él su opinión (intersubjetividad).

Para comentarlos, hay que fijarse en el tipo de adjetivos que utilizan (valorativos u objetivos), los sustantivos (comunes, propios, concretos, abstractos…), los tiempos verbales y perífrasis, la sintaxis (simple, compleja), si hay coloquialismos, cultismos, tecnicismos, vulgarismos; si predominan los datos objetivos y estadísticos o las apreciaciones personales, etc.

Hay que analizar la relación comunicativa entre el emisor y el receptor, si el autor busca atraer o reconvenir, si utiliza un “nosotros” inclusivo o un “vosotros” distanciador, si hay vocativos, presuposiciones que deban ser conocidas por ambos para entender el texto, el nivel de lenguaje o registro utilizado, si hay complicidad entre ambos, etc.

También habrá que analizar la presencia de las funciones del lenguaje en el texto:

1) Expresiva o emotiva;

2) Apelativa, conativa o de llamada;

3) Representativa o referencial;

4) Metalingüística;

5) Fática o de contacto;

6) Poética o estética.

Normalmente, la 1), 2) y 3) siempre están presentes de alguna manera. También se puede invocar la 6), en cuanto a que los periodistas y columnistas intentan usar un lenguaje que conecte con el lector y que, a la vez, sea correcto, incluso bello.

c) Describa los principales mecanismos de cohesión utilizados en el texto, que

consiguen darle coherencia de significado.

Hay que citar la idea del texto, fijarse en los mecanismos de coherencia y cohesión. Entre ellos, los fundamentales son:

a) Las recurrencias o repeticiones, especialmente léxico-semánticas (familias léxicas presentes en el texto, campos semánticos, uso de sinónimos, antónimos, hiperónimos…)

Página 4 de 9

b) La identidad referencial, especialmente anáforas y catáforas.

c) Las elipsis nominales, verbales, oracionales.

d) Otros mecanismos de sustitución como las perífrasis o circunloquios, las metáforas, las comparaciones

e) Las deixis espaciales, temporales y personales.

f) La progresión temática (del tema al rema), los énfasis o repeticiones.

g) Las conexiones extraoracionales y marcadores u ordenadores del discurso (de adición, oposición, causalidad, de localización espacial o temporal, de ordenación del discurso, de reformulación, de cierre o conclusión…)

Un ejemplo de párrafo-modelo para comenzar el comentario podría ser algo parecido a esto:

“El texto no es un conjunto de oraciones superpuestas o yuxtapuestas, sino un todo relacional complejo. Las distintas partes que lo integran están interrelacionadas gracias a mecanismos de cohesión como: las repeticiones o recurrencias (fónicas, sintácticas, léxico- semánticas), la identidad referencial (anáfora, catáfora, palabras-comodín), las elipsis (nominales, verbales, oracionales), las deixis (espaciales, temporales, personales), la progresión temática…

A continuación, debería analizarse alguna de estas cuestiones y, para terminar, valdría un párrafo similar a este:

“En definitiva, en este texto todas sus partes quedan interrelacionadas mediante diferentes mecanismos de cohesión que hacen que sea percibido como una unidad intencional de sentido, un todo en el que se desarrolla un tema para llegar a una conclusión, expresar una opinión personal, hacer una crítica…”

La armonizadora de la parte de Lengua, Dra. Mamen Horno, ofrece tres textos comentados, respondiendo cada uno a una de las tres cuestiones citadas más arriba, como ejemplo. Son los siguientes:

TEXTO 1 – Tomado de la prueba PAU de septiembre de 2010. Opción A.

En los últimos tiempos, en algunos países occidentales, se plantea el tema de la conveniencia de prohibir el velo de las musulmanas. ¿Es el velo de las musulmanas un símbolo machista? ¿Vulnera la dignidad de la mujer, y presupone y potencia su sumisión? Estas preguntas suponen una identificación entre una prenda -el velo- y unos valores -los patriarcales- que está lejos de

05 ser evidente. El velo no significa lo mismo siempre, ni en todas las culturas, ni para cada una de las mujeres que lo adoptan. Pero el auténtico argumento a favor de la no prohibición es que lo que está en juego es la libertad de las propias musulmanas. Que el velo es machista es, en muchos casos, absolutamente cierto, pero prohibirlo enarbolando esa razón resulta en buena medida contraproducente. La lucha de las mujeres por su liberación ha sido el acontecimiento

10 más fructífero y liberador de la modernidad, pero lo ha sido así porque fueron ellas las que encabezaron la lucha: ellas fueron las protagonistas, como ahora lo han de ser las musulmanas. Lo que la prohibición lograría sería retirar de la cabeza de las mujeres el mero velo externo, sí, pero al presumible precio de mantener incólume el interno, que es el que principalmente hemos (han) de combatir: el machismo son ante todo ideas y representaciones mentales, y sólo

Página 5 de 9

15 secundariamente ropas, hábitos y servidumbres. Son ellas las que han de descubrir su

camino, sin que les indiquemos cuál es "el adecuado" ni les forcemos a transitarlo.

IDEAS – CLAVE DEL TEXTO

1) En algunos países occidentales se quiere prohibir el velo de las musulmanas

considerándolo símbolo de valores patriarcales.

2) Pero el velo puede tener muy variados significados.

3) Es la mujer la que debe decidir si lleva el velo o no.

4) No hay que caer en el error de confundir lo externo (la ropa) con lo interno (las

representaciones mentales).

5) Deben ser las mujeres musulmanas las que decidan sin presiones.

Pregunta 3 - Especifique cuál es la tesis del texto, su estructura argumentativa (argumentos

y contra-argumentos) y los marcadores discursivos empleados en el mismo.

Estamos ante un texto distribuido en cinco párrafos, que se puede dividir en tres partes:

 una introducción que presenta el tema (primer párrafo),

 un cuerpo argumentativo (párrafos 2-4) y

 la tesis del texto, que aparece como conclusión (párrafo 5). Se trata, como vemos, de

un texto de estructura inductiva (primero, los datos o argumentos; luego, la conclusión o tesis).

El tema del texto, introducido en el primer párrafo, es la posible prohibición del velo

musulmán y la tesis, explícita en el último párrafo, es que no debería prohibirse. Los primeros

dos argumentos que se ofrecen son los siguientes:

(i) que llevar el velo no siempre implica aceptar los valores machistas y patriarcales, ya

que depende de la persona que lleva el velo y de su cultura (párrafo 2) y

(ii) que prohibir el velo es un ataque a la libertad de las mujeres que lo llevan (lín. 7-8).

Es interesante comprobar en este texto que el conectorpero” está uniendo dos

argumentos a favor de la tesis. En realidad, lo que contradice ese conector es que el primer

argumento sea el único o el más importante. Inmediatamente después, se ofrecen una serie de

contraargumentos y argumentos relacionados con el conector “pero”, que en estas ocasiones

sí tiene su valor habitual de contraponer dos perspectivas antagónicas:

(i) contraargumento: el velo suele ser machista

PERO

argumento: prohibirlo puede ser contraproducente (lín. 8-10)

(ii) contraargumento: la lucha feminista es fundamental

PERO

argumento: es importante que parta de las mujeres (lín. 10-13)

(iii) contraargumento: la prohibición quitaría el signo externo patriarcal

PERO

argumento: no eliminaría la mentalidad machista (párrafo 4)

En definitiva, como se ve, todos los argumentos se pueden reducir a uno: prohibir a las

mujeres hacer algo que quieren hacer no es el mejor modo de luchar por su liberación.

NOTA: Fíjese: cuando se cita hay que usar comillas; y es mejor que indique entre paréntesis las

líneas o párrafos donde aparece el texto citado. Puede usar abreviaturas: “lín.”, “párr.”

Página 6 de 9

TEXTO 2 – Tomado de la prueba PAU de septiembre de 2013. Opción A

La palabra motivación lleva un par de décadas incrustada en el aparatoso torreón del vocabulario empresarial.

Motivar a un chaval para que estudie ha constituido siempre un objetivo digno de ser perseguido. Motivar a un crío que no le ve la gracia a las lecciones que tiene por delante,

05 estimular a los alumnos de una clase atiborrada para que presten atención: he ahí la labor

del buen profesorado, siempre luchando contra las limitaciones y los agujeros del sistema, sacrificándose para llegar a donde no alcanzan los medios públicos. Mucho respeto, pues, para el verbo motivar en sus mejores acepciones.

Otra cosa es lo que las empresas consideran motivación, y que tiene mucho más que ver

10 con el descubrimiento de que las gallinas ponen más huevos si tienen las luces encendidas

para que no puedan dormir. La motivación es hoy un asunto peliagudo, lo mires por donde lo mires. Entre motivar a un estudiante y dar cursillos de motivación a jefes y capataces para que sean capaces de motivar al trabajador media un estrecho que es, más que un trecho, un océano.

No podemos ignorar que lo único que motiva es ver que el trabajo bien hecho se aprecia

15 y se recompensa; y que quienes meten la pata repetida e intencionadamente son

penalizados. Por el contrario–qué les voy a contar a ustedes–, nada desmotiva más que asistir a la continua escalada de los más inútiles y de los más pelotas y de los más dóciles. Hace demasiado tiempo que la mediocridad campa por sus respetos, y, presumiblemente, tenemos para largo.

IDEAS-CLAVE DEL TEXTO

Son ideas importantes en el texto sometido a examen:

1) La palabra motivación forma parte del léxico empresarial. 2) Hay que diferenciar entre motivar en el ámbito escolar y motivar en el ámbito empresarial.

Dos cuestiones complicadas y muy diferentes. 3) Lo que motiva es la justicia a la hora de valorar el trabajo y lo que desmotiva, la injusticia del

triunfo de los peores. 4) No se puede ser optimista en una situación a la que no se le ve límite temporal, en la que la

mediocridad triunfa.

Pregunta 3 - ¿Cuál es la intención comunicativa del emisor? Relaciónela con el género

textual utilizado y sus características morfosintácticas y pragmático-textuales. Estamos ante un texto expositivo-argumentativo, un artículo de opinión, en el que la intención del autor es convencer a los lectores de su punto de vista. Por lo tanto, podemos decir que la función predominante en el texto es la conativa o apelativa, por la que exhorta al lector a plantearse el modo en el que las empresas pretenden motivar a sus empleados. De ahí todas las expresiones que incluyen al lector (“lo mires por donde lo mires”, lín. 11-12, “no podemos ignorar”, lín. 15, “qué les voy a contar a ustedes”, lín. 17). Mención especial merece la frase de las líneas 7-8, pues, a pesar de la ausencia de verbo en imperativo, la intención comunicativa no deja de estar clara.

No obstante, para conseguir su propósito, el texto nos presenta datos objetivos que nos ayuden a entender el punto de vista del autor. En este sentido, podemos hablar de la función denotativa del texto. Un ejemplo serían las líneas 3-4, en las que se nos plantea, en modo indicativo y con un orden de palabras canónico (Sujeto + Verbo + Complementos,SVO), que

Página 7 de 9

motivar a un chaval ha sido siempre un objetivo digno. Además, dado que el problema tratado es utilizar de forma adecuada un término (“motivación”) y otros relacionados léxicamente (“motivar”, “desmotivación”) que sirven para vertebrar el texto, podemos observar la importancia que el autor (o autora) da a la propia función metalingüística, por la que los hablantes podemos reflexionar sobre el uso que le damos a nuestras palabras (párrafo 3).

Por último, dado que se trata de un artículo de opinión, es evidente la intención del autor de expresar su punto de vista desde una perspectiva original y propia. De ahí que desarrolle tanto la función expresiva como la poética. Esta es la razón por la que se expresa por medio de imágenes (lín. 2-3), utiliza abundancia de adjetivación, incluso antepuesta (“aparatoso torreón”, lín. 1; “continua escalada”, lín. 18), frases hechas (“meten la pata”, lín. 16), metáforas (“el aparatoso torreón del vocabulario empresarial”, líneas 1 y 2, “la continua escalada de los más inútiles”, lín. 18), un léxico muy expresivo (“una clase atiborrada”, lín. 5; “un asunto peliagudo”, lín. 11) o incluso verdaderos juegos de palabras (lín. 13, “media un estrecho que es, más que un trecho”).

En definitiva, el objetivo del texto, que no es otro que convencernos del punto de vista del autor, utiliza todos los mecanismos que le ofrece el lenguaje: la exhortación al receptor, los datos objetivos, la reflexión lingüística, la utilización de las personas gramaticales (“lo mires por donde lo mires”, “no podemos ignorar”, “qué les voy a contar a ustedes”), el uso de adjetivos y de metáforas que sirven para evaluar, el de enumeraciones, términos coloquiales y el uso del presente y, por supuesto, la belleza y originalidad del texto.

TEXTO 3 – Tomado de la PAU de septiembre de 2016. Opción A

Por mucho que se empeñen las revistas femeninas en publicar de vez en cuando titulares felices sobre Mamás a los 40 y mostrar un catálogo de madres cuarentonas que a los pocos días del parto recuperan su envidiable figura, los pediatras comienzan a preocuparse por lo que parece ser una tendencia en alza. Hace tan solo unos años, antes de que la crisis azotara, se achacaba

05 el retraso en la maternidad a un exceso de agenda vital, a la obsesión por medir cada etapa;

pero ahora no hay manera de eludir lo obvio: las mujeres tienen miedo a que el embarazo les haga perder un trabajo ya de por sí escaso y mal pagado, a no tener tiempo para atender a un hijo o a ser incapaces de ofrecerle un buen futuro. La consecuencia es que, mientras las maternidades se retrasan, la tozuda naturaleza se impacienta: a los 35 una mujer es mucho más

10 joven de lo que fueran las mujeres de hace medio siglo, pero la biología es conservadora y

no son pocas las que mediada la treintena tienen que recurrir al empujón de la reproducción asistida. Todo se ha dilatado: la adolescencia, la juventud, la llegada de la definitiva madurez y, ya en estos últimos tiempos, la independencia económica, pero los ovarios no atienden a razones sociales ni económicas. ¿Cabe entonces reprocharle a alguien que tenga miedo a traer

15 hijos al mundo? Más bien al contrario lo que ocurre es que las mujeres (acompañadas o no

por sus parejas) están siendo tan responsables que, ante la perspectiva de no poder conciliar trabajo y maternidad o de criar a una criatura en un país en el que se va desintegrando el sistema público, deciden no tenerlo o posponerlo al límite, a ese límite en el que los niños nacen con menos peso por la cantidad de embarazos múltiples que conlleva la reproducción asistida. Es la

20 economía (estúpidos)1 jugando con lo más sagrado.

IDEAS-CLAVE DEL TEXTO

1 “¡Es la economía, estúpido!" es una famosa frase de James Carville, asesor del demócrata Bill Clinton

en la campaña de 1992 cuando el candidato ganó frente a su oponente republicano, George Bush padre.

Se usa para insistir en lo importantes que son los aspectos económicos en la vida real, al margen de otras

cuestiones de tipo ideológico o moral.

Página 8 de 9

1) El retraso de la maternidad empieza a preocupar a los pediatras. 2) Este retraso se debe, fundamentalmente, a razones económicas, pero la naturaleza no

respeta cuestiones de este tipo. 3) Por responsabilidad, ante unas circunstancias que no son las mejores para tener un hijo, las

mujeres deciden no tener hijos o posponerlo. 4) El retraso en la maternidad conlleva riesgos para el niño. 5) No es inteligente que la economía decida una cuestión tan importante como la maternidad.

Pregunta 3 - Describa los principales mecanismos de cohesión utilizados en el texto, que

consiguen darle coherencia de significado. El texto del examen es expositivo-argumentativo, con las características propias del artículo de opinión. Su tema es la maternidad tardía (sus causas, sus consecuencias y sus posibles culpables). Consta de un único párrafo que se puede dividir en tres partes:

 una introducción (lín. 1-5), que presenta el tema de la maternidad tardía como un problema;

 un nudo (lín. 5-24), en el que se desarrolla la argumentación, presentando las causas de este problema (económicas: líneas 5-10), sus consecuencias (un problema con la naturaleza: lín. 10-17) y sus responsables, pues exime de culpa a las mujeres (lín. 17- 24);

 y un desenlace breve e impactante, en la línea 24. Todo el texto está bien cohesionado y es coherente por la unidad temática que

presenta. Desde un punto de vista referencial, se puede interpretar que está hablando de la

realidad española de principios del s. XXI (espacio y tiempo) y en esa clave se entienden las expresiones “las revistas femeninas” (lín. 1), “la crisis” (lín. 5), “las mujeres” (lín. 7, 18) o “un país” (lín. 21).

Por su parte, desde el punto de vista semántico, todo el texto gira en torno al campo semántico de la maternidad: “mamás” y “madres” (lín. 2), “parto” (lín. 3), “maternidad(es)” (lín. 6, 10, 20), “embarazo(s)” (lín. 8, 23), “reproducción asistida” (lín. 14, 24), “ovarios” (lín. 16), “traer hijos al mundo” (lín. 17-18), “criar” (lín. 20), “criatura” (lín. 21), “niños” y “nacen” (lín. 22).

El texto comienza contrastando la visión que presentan las revistas femeninas (con términos positivos como “felices” o “envidiable”) con la realidad que señala la ciencia (“los pediatras”) con un verbo clave: “preocuparse”. Y estas dos caras de la moneda se relacionan con el marcador “Por mucho que”, que decanta la balanza a la preocupación.

Por otra parte, las líneas dedicadas a las causas se refieren a los asuntos económicos con términos muy negativos: “crisis”, “miedo a…perder un trabajo”, “escaso y mal pagado” “incapaces”. La consecuencia es un problema con la naturaleza, que se presenta personificada (“la tozuda naturaleza se impacienta”, “los ovarios no atienden a razones”).

En cuanto a la responsabilidad, presentada desde la pregunta retórica, no es, según el autor o autora, de las madres (descritas como “responsables”, que “deciden”). Por el contrario, la última frase del texto presenta a la economía (personificada: “jugando con lo más sagrado”) como la culpable. Ahora bien, eso no nos exime de culpa. Si la economía rige nuestras vidas ha de ser, necesariamente, porque somos estúpidos. Ese vocativo que aparece entre paréntesis se refiere a todos nosotros, los que nos creemos las portadas de las revistas y los que pensamos que las mujeres retrasan su maternidad solo porque quieren.

En resumen, son elementos destacables en el texto, entre otros, los siguientes: 1. Las personificaciones (por mucho que se empeñen las revistas femeninas, titulares

felices, la tozuda naturaleza se impacienta, la biología es conservadora, los ovarios no atienden

Página 9 de 9

a razones, la economía jugando…), que llaman la atención del lector y oponen esta personificación a la deshumanización a que lleva la situación económica actual.

2. Los adjetivos calificativos, que ponen de manifiesto la intención de caracterizar y precisar la realidad a la que se refiere el texto (revistas femeninas, titulares felices, madres cuarentonas, envidiable figura…), la misma función que realizan las…

3. Bimembraciones (a un exceso de agenda vital, a la obsesión por medir cada etapa; escaso y mal pagado; a no tener tiempo para atender a un hijo o a ser incapaces de ofrecerle un buen futuro; razones sociales ni económicas…).

4. La subjetividad del texto manifestada en el uso de algunos adjetivos (titulares felices, tozuda naturaleza…) y, sobre todo, en la oración final, con ese “estúpidos”, entre paréntesis, que deja oír la voz del autor.

5. El uso del presente y del indicativo, que ponen de manifiesto que el texto hace referencia a una realidad de la situación actual.

6. La función de la interrogación, que involucra al lector presentando la idea contraria a la que defiende el autor del texto. En realidad, el texto puede considerarse compuesto de dos secuencias interrogativas con el esquema pregunta-respuesta que nos encaminan hacia la conclusión final: “Es la economía (estúpidos) jugando con lo más sagrado”.

- La primera secuencia responde a la pregunta implícita: ¿Por qué se retrasa la maternidad?

- Y la segunda plantea la respuesta a la pregunta: ¿Cabe entonces reprocharle a alguien que tenga miedo a traer hijos al mundo?

Más información:

Modelo de examen EVAU Lengua y literatura- El velo de las musulmanas, http://www.avempace.com/index.php?s=file_download&id=6512.

Modelo de examen EVAU Lengua y literatura- Opinódromo, http://www.avempace.com/index.php?s=file_download&id=6811.

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 9 páginas totales
Descarga el documento