El principito actuación, Proyectos de Lengua y Literatura
michelle_g._palma
michelle_g._palma

El principito actuación, Proyectos de Lengua y Literatura

DOCX (17 KB)
3 páginas
1Número de descargas
302Número de visitas
100%de 1 votosNúmero de votos
Descripción
Diálogo del principito que sirve para actuación
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 3
Descarga el documento

Asalto Literario: Nico-Jorge-Michelle

Michelle: Ah! acabo de despertarme... perdóname, todavía estoy despeinada…

Jorge: Qué hermosa eres!

Michelle: Verdad que sí? Y nací al mismo tiempo que el sol.... Creo que es la hora del desayuno, tendrías la bondad de acordarte de mí? Jorge: Eres bellísima! Michelle: Lo sé, y mira (muestra sus espinas), ya pueden venir los tigres con sus garras! Jorge: No hay tigres en mi planeta y además los tigres no comen vegetales. Michelle: Yo no soy un vegetal. Jorge: Discúlpame. Michelle: No les tengo ningún miedo a las fieras, pero tengo horror a las corrientes de aire. No tienes acaso un biombo? Por la noche me pondrás bajo uno. Aquí hace mucho frío, no me siento cómoda. Allá, de donde vengo... Jorge: De donde vienes? Pero si creciste de una semilla en mi planeta. Michelle: (tose) Y el biombo? Jorge: Iba a buscarlo pero como me estabas hablando. Michelle: Tengo muchísima sed ¿piensas preocuparte de mis necesidades? Jorge: No puedo más, me voy! Creo que no volveré. Jorge: Por qué ahora te quedas en silencio? Michelle: He sido muy tonta, Te pido perdón, trata de ser feliz. Claro que te amo, fue culpa mía que no lo supieras. No tiene importancia. Pero has sido tan tonto como yo. Procura ser feliz... Deja ese biombo tranquilo. No lo necesito. Jorge: Pero el viento... Michelle: No estoy tan resfriada.... El aire fresco de la noche me hará bien. Soy una flor. Jorge: Pero los bichos... Michelle: Debo soportar dos o tres orugas si quiero conocer a las mariposas. Parece que son muy bellas. Si no, quién va a visitarme? Tú estarás lejos. En cuanto a los animales feroces, no les temo. Tengo mis garras . No te detengas más, es irritante. Ya has decidido partir, vete. Jorge: No debí escucharla, no hay que escuchar a las flores, sólo que hay que mirarlas y olerlas. La mía embalsama mi planeta pero no supe apreciarlo. No supe comprender nada entonces, debí juzgarla por sus actos y no por sus palabras. Jamás debí huir! Tendría que haber adivinado la ternura que escondía detrás de sus pobres artimañas. Las flores son tan contradictorias! Pero yo era demasiado joven para saber amarla. Jorge: Pero la verdad, es que ella se sentiría muy avergonzada si hubiese visto el jardín de rosas, se pondría a toser y fingiría morir para no hacer el ridículo. Y yo tendría que aparentar cuidarla, porque si no, se dejaría morir realmente para humillarme de algún modo. Yo me creía rico al tener una flor única y sólo tengo una rosa ordinaria. Eso y

mis tres volcanes que me llegan a la rodilla, uno de los cuales tal vez está extinguido para siempre. No soy en verdad un gran príncipe. Nicolás: Buenos días. Jorge: Buenos días, Ven a jugar conmigo, estoy tan triste Nicolás: No puedo jugar contigo, porque aún no me has domesticado Jorge: Qué es eso? Nicolás: Es algo que se ha olvidado, significa crear lazos Jorge: Crear lazos? Nicolás: Para mí, tú no eres más que un muchachito entre cientos de miles más, yo no te necesito y tú no me necesitas, para ti, no soy más que un zorro entre otros miles de zorros, pero si me domesticas nos necesitaremos, para mí, tú serás único en el mundo, y para ti, yo seré único en el mundo Jorge: Empiezo a comprender… hay una rosa… creo que ella me domesticó. Nicolás: Si quieres, domestícame Jorge: Me gustaría, pero no tengo mucho tiempo, quiero tener amigos y conocer muchas cosas. Nicolás: No se conoce sino lo que se domestica, los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada, compran cosas hechas en las tiendas pero como no existen vendedores de amigos los hombres ya no los tienen. Si quieres un amigo, domestícame. Jorge: Qué hay que hacer? Nicolás: Hay que tener mucha paciencia, al comienzo te sentarás lejos de mí, pero cada día podrás sentarte un poco más cerca. Es mejor que vengas siempre a la misma hora, si vienes por ejemplo a las 4 de la tarde, a medida que se acerque la hora aumentará mi felicidad, a las 4 me sentiré nervioso e inquieto, conoceré el precio de la felicidad. -PASAN LOS DÍAS- Nicolás: Es hora de que vuelvas con tu rosa. Jorge: Pero vas a llorar, yo no deseaba hacerte daño, domesticarte no te ha hecho ningún bien. Nicolás: He ganado mucho, ahora te recordaré, ve con tu rosa. Jorge: Pero ella sólo es una simple rosa. Nicolás: Tú rosa es única en el mundo, el tiempo que le has dedicado es lo que la hace tan importante. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado, eres responsable de tu rosa. Jorge: Soy responsable de mi rosa… Es verdad, las demás no se parecen en nada a mi rosa y nadie las ha domesticado, son bellas pero están vacías, nadie moriría por ellas. Yo la he regado, la protegí con un biombo y le maté las orugas, la escuché quejarse, alabarse y quedarse callada. Ella es mi rosa. Nicolás: Te diré un secreto antes de despedirnos, No se ve bien sino con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos. Jorge: Lo esencial es invisible a los ojos.

19-04-2016 00:08

Quizás estamos cometiendo un error.

comentarios (0)
No hay comentarios
¡Escribe tú el primero!
Descarga el documento