ESPECIE ELEGIDA, Apuntes de Prehistoria. Universidad Complutense de Madrid (UCM)
anayasminmedina
anayasminmedina

ESPECIE ELEGIDA, Apuntes de Prehistoria. Universidad Complutense de Madrid (UCM)

4 páginas
7Número de visitas
Descripción
Asignatura: Prehistoria I, Profesor: jose yravedra, Carrera: Historia, Universidad: UCM
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 4
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 4 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 4 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 4 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 4 páginas totales
Descarga el documento

LA ESPECIE ELEGIDA

La Especie elegida es un libro que nos cuenta la marcha de la evolución humana, escrita por Juan Luis Arsuaga e Ignacio Martínez. El libro consta de dos partes, la primera, comprenden los capítulos 1 al 11 en las que los autores nos hablan de cómo vivían los primeros homínidos y su adaptación al clima, entre otros temas; por otra lado en la segunda parte del libro comprendido por los capítulos 12 al 17 nos narraran la marcha hacia el nuevo hogar

Arsuaga, es profesor titular del departamento de Paleontología de la Facultad de Ciencias Geológicas de la Universidad Complutense y profesor visitante del departamento de Antropología del University College of London. Codirige, desde 1991, el Equipo de Investigaciones de los Yacimientos Pleistocenos de la Sierra de Atapuerca, galardonado con un premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica en 1997.

En el primer capítulo del libro “Principios básicos de la teoría evolutiva” el autor nos habla de las diferentes teorías de evolución, así como la de Lamarck, como las de Darwin y Wallace. La primera teoría expuesta por Lamarck, entendía que la evolución se producía por el uso y desuso de los órganos y estructuras que se transmiten a los hijos Es lógico pensar que si los monos se mueven colgados de los árboles, tengan esas extremidades más desarrolladas y perfeccionadas para la función a las que las emplean. Actualmente esta teoría ha sido desacreditada, puesto que hagamos lo que hagamos, no podemos modificar los genes que heredarán nuestros hijos. Sin embargo, Charles Darwin y Alfred Russell Wallace, dieron la alternativa a la teoría de Lamarck. Creían en la teoría de la selección natural. Si los medios de un entorno son escasos, sólo sobrevivirán aquellos individuos que los posean, con lo que los individuos más débiles se quedarán en el intento. A diferencia de la selección artificial que los humanos llevamos a cabo con los animales, la selección natural no persigue ningún objetivo, ninguna especie es mejor que otra, sólo son las más adecuadas al medio ambiente en el que se sitúan. Otro papel importante en esta historia lo representa el azar, puesto que en desastres ecológicos, sólo sobreviven algunos individuos aleatoriamente. Esta teoría en conjunto se conoce como neodarwinismo, y es aceptada desde los años 40 del siglo XX.

En el segundo capítulo “Nosotros los primates” el autor del libro nos hace llegar una información esencial, que los humanos descendemos de los primates. Así también hace una división dentro de los primates, pero la más importante o destacada en el libro es la de estrepsirrinos y haplorrinos. Estos dos grupos se diferencian en la forma de la nariz y el labio superior. El sistema de clasificación que creó Linneo, dice que nosotros somos humanos, luego hominoideos, después catarrinos, luego simios, más tarde haplorrinos y por fin primates, que son a su vez mamíferos, vertebrados... así hasta llegar a la categoría del reino Animal.

Posteriormente en el tercer capítulo de la obra “Clima y evolución”. Aquí el autor nos habla de que el hecho más importante que provoca el nacimiento de una nueva especie es el cambio climático con los períodos de glaciación, producidos por sucesos catastróficos, etc. Esto hace que las especies ya asentadas en un determinado ecosistema, deban adaptarse a otro casi totalmente contrario, que, por otra parte, no afecta de igual manera en todos los puntos geográficos. Con lo que muchas de las especies desaparecen.

En el cuarto capítulo “El origen de la humanidad”, el autor nos explica los rasgos de nuestra especia así como la diferencia genética entre los humanos y chimpancés. Se puede hablar de diferencia genética entre dos especies (humanos y chimpancés) que está en función del tiempo de divergencia es sólo válida cuando se escogen para el análisis los genes adecuados, que no son favorables ni perjudiciales. En este libro la palabra homínido se emplea para nombrar a nuestra especie actual y todos los fósiles de nuestra línea evolutiva, es decir, desde que se separó de la de los chimpancés.

En África (en la zona este) se han encontrado numerosos restos de Australopitecos, e indicios de que algunos ya podían empezar a ser bípedos hace 4 m.a. los rasgos distintivos de nuestra especie son: un cerebro muy desarrollado en volumen, una capacidad única para fabricar instrumentos, un lenguaje articulado, una infancia prolongada y un modo de caminar bípedo, además de una sexualidad muy original.

Posteriormente en el quinto capítulo “Un chimpancé bípedo” el autor hace una breve reseña sobre la necesidad que llevo al hecho del bipedismo. Quizás por la necesidad de usar las manos para transportar cosas, o por el hecho de querer mirar por encima de las hierbas altas en la sabana, los chimpancés pasaron a ser bípedos. Para ello tuvieron que cambiar o desarrollar otros músculos de la cadera para que fuera más cómodo, así como estilizarla para mantener el equilibrio.

En el capítulo sexto “Los parántropos, homínidos de campo abierto” habla de la Paleontóloga Elisabheth Vrba que ha propuesto que las crisis climática y ecológica producidas por los cambios climáticos, supusieron la desaparición de los australopitecos, dando lugar a la aparición de los parántropos. Que tenían unas características determinadas que los diferencian de otras especies, destacando sobre todo la forma del cráneo.

En el capítulo séptimo “Un homínido distinto” nos habla de los fósiles atribuidos a nuestro género, el género Homo, tiene unos 2 millones de años de antigüedad o más y fueron encontrados también en África. A los pertenecientes al género Homo ya se le atribuyen la cualidad de tallar piedras para obtener filos cortantes y no tener que utilizar los dientes.

Seguidamente en el capítulo octavo “La evolución del encéfalo” como su nombre lo dice, nos menciona la evolución del encéfalo. Aunque el significado de la palabra inteligencia es más complicado de lo que parece puesto que no es nada material, es cierto que los humanos nos caracterizamos por ella. Durante la evolución hasta llegar a nuestra especie, la masa cerebral ha ido aumentando paulatinamente, y se ha ido desarrollando, hasta llegar al punto en el que los humanos somos los seres vivos más inteligentes y con mayor masa cerebral de todas las especies.

En el noveno capítulo titulado “Dientes, tripas, manos y cerebro” surge una polémica entre si originariamente éramos carnívoros, herbívoros u omnívoros. Lo que sí está claro es que las mandíbulas se adaptaban al tipo de alimentación desarrollando unos dientes más que otros, etc.

El antropólogo Sir Arthur Keith, en 1891, hizo una observación curiosa. Sorprendentemente, cuanto mayor es el estómago, menor es el tamaño del cerebro. Esto se explicó diciendo que dado que el cerebro es uno de los órganos más costosos energéticamente del organismo, el desarrollo de éste suponía la disminución de otro órgano, que fue el estómago.

En el décimo capitulo “El desarrollo” el autor habla de que la salida de las tres muelas de dentición marcan las cuatro principales etapas de nuestra vida. La cadera de los homínidos cambia, empeorando el parto, pero facilitando la forma de andar bípeda.

Siguiendo, en el décimo primer capítulo “La inteligencia social”, Arsuaga nos habla de que los homínidos, al igual que muchas otras especies de animales, a excepción de los orangutanes, establecemos relaciones con otros de nuestra especie con el fin de conseguir más seguridad, compañía, etc. también disfrutamos del sexo sin necesidad de ser para reproducirse, y más frecuentemente. Entre nuestra especie se ha establecido la monogamia, pero realmente no se sabe si esto era así desde la separación de la línea de lo chimpancés o se produjo más adelante.

En este décimo segundo capítulo titulado “Nuevos escenarios para la evolución humana” el autor hace una mención a que durante todo lo anterior a este capítulo se ha hablado de que nuestra especie apareció o evolucionó en África. Pero poco a poco se fue extendiendo hacia el resto del mundo, sabemos que la disposición geográfica de las tierras no era la misma que hoy en día, pero hay datos que dicen que tuvieron que fabricar en algunas ocasiones barcas o lanchas para extenderse. Lo que no se sabe es que si una vez extendidos, los homínidos más desarrollados arrasaron el terreno de los demás o si simplemente se desarrolló la tecnología que ellos tenían en otros lugares, permitiendo el desarrollo de todas las especies que se encontraban divididas.

En el décimo tercer capítulo “Los neandertales” habla de que los Neandertales junto con los humanos, somos las especies más encefalizadas de la historia. Parece ser que los neandertales desarrollaron una gran fortaleza muscular, lo que implica el crecimiento, no sólo de la inteligencia, sino también del volumen de masa cerebral. Debido al aumento de la inteligencia fueron capaces de desarrollar instrumentos de piedra mucho más específicos.

En el décimo cuarto capítulo “El origen de la humanidad moderna: la evidencia fósil” Arsuaga defiende que Para definir una especie viviente nueva, ésta debe quedar aislada genéticamente de las demás y no puede reproducirse con un miembro de la misma especie del padre o de la madre, o entre sí. Un ejemplo es el caso del caballo y la burra.

En el décimo quinto capítulo “El origen de la humanidad moderna: la evidencia genética” el autor ampara la teoría de que la manera para saber la antigüedad de los fósiles más utilizada es a través del ADN (ácido desoxirribonucleico), que es lo que se trasmite de padres a hijos. Hasta ahora nos hemos planteado cómo fuimos hace millones de años, pero cabe preguntarse cómo seremos en un futuro. Hay teorías que dicen que tendremos menos masa muscular por el excesivo uso de las máquinas, pero que desarrollaremos increíblemente nuestra masa cerebral siendo inteligentísimos.

Y ya finalizando en el capítulo décimo sexto “El origen del lenguaje humano” el autor menciona que no se sabe con certeza desde cuando hablamos pero si se sabe que nos comunicábamos, al igual que lo hacen los perros, a través de sonidos que sólo los miembros de una misma especie entienden de manera innata. Uno de los argumentos de Darwin defendiendo la evolución es la existencia de “chapuzas” en los seres humanos. Dice que si hubiéramos sido formados por la acción divina, estaríamos perfectamente adaptados a las funciones que desempleamos, y no habría rastros de desarrollo en nuestros órganos. Deberíamos estar como recién salidos de una fábrica.

Y por último en el décimo séptimo “El sentido de la evolución” Después de todo lo que se nos explica Arsuaga en el libro llegamos a la conclusión de que los humanos sólo somos el producto de una serie de circunstancias ecológicas, que de no haberse producido, nosotros no existiríamos o estaríamos todavía colgados de los árboles.

OPINIÓN PERSONAL DEL LIBRO.

Para realizar esta valoración final, es importante mencionar que en otra ocasión tuve la ya tuve la oportunidad de leer este libro. Recuerdo que lo leí y no entere mucho, hoy es diferente. Creo que es un libro que merece la pena ser leído, no una o dos veces, sino varias veces, para analizarlo de principio a fin. Aunque es un libro que se lee más o menos fácilmente, hay términos que a veces te deja algo perdido. Muchas veces cuando te mandan un trabajo de lectura en la universidad, solo piensas en terminarlo y entregarlo, sin llegar a detenernos en lo valioso y espectacular que puede ser meternos en este tipo de lecturas.

Desde mi punto es un excelente libro, que te hace un recorrido desde las diferentes teorías evolutivas, pasando por la importancia del cambio climático en la evolución de las especies, al igual que la definición de los rasgos de los individuos, etc. Lo explica de una manera clara y concisa.

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 4 páginas totales
Descarga el documento