gabriel-baca-urbina-evaluacion-de-proyectos-6ta-edicion-2010, Proyectos de Teología. Universidad Pontificia de Salamanca - Madrid (UPSAM)
johnnyespinoza
johnnyespinoza

gabriel-baca-urbina-evaluacion-de-proyectos-6ta-edicion-2010, Proyectos de Teología. Universidad Pontificia de Salamanca - Madrid (UPSAM)

PDF (11 MB)
333 páginas
1Número de descargas
4Número de visitas
Descripción
Asignatura: Mitologia, Profesor: Daniel Levi, Carrera: Teología CC. Religiosas, Universidad: UPSA-M
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 333
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 333 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 333 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 333 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 333 páginas totales
Descarga el documento
Evaluacion de Proyectos

00 BACA-FRONT MATTER.indd 2 03/11/09 11:49 AM

Evaluación de proyectos

00 BACA-FRONT MATTER.indd 1 03/11/09 11:49 AM

00 BACA-FRONT MATTER.indd 2 03/11/09 11:49 AM

Evaluación de proyectos

Sexta edición

Gabriel Baca Urbina

MÉXICO • BOGOTÁ • BUENOS AIRES • CARACAS • GUATEMALA • MADRID • NUEVA YORK SAN JUAN • SANTIAGO • SãO PAULO • AUCKLAND • LONDRES • MILÁN • MONTREAL

NUEVA DELHI • SAN FRANCISCO • SINGAPUR • ST. LOUIS • SIDNEY • TORONTO

Educación

00 BACA-FRONT MATTER.indd 3 03/11/09 11:49 AM

Director Higher Education: Miguel Ángel Toledo Castellanos Editor sponsor: Pablo Eduardo Roig Vázquez Coordinadora editorial: Marcela I. Rocha Martínez Editora de desarrollo: María Teresa Zapata Terrazas Supervisor de producción: Zeferino García García

EVALUACIÓN DE PROYECTOS Sexta edición

Prohibida la reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio, sin la autorización escrita del editor.

DERECHOS RESERVADOS © 2010, 2005, 2001, 1995, 1990, 1987, respecto a la sexta edición por McGRAW-HILL/INTERAMERICANA EDITORES, S.A. DE C.V. A Subsidiary of The McGraw-Hill Companies, Inc. Prolongación Paseo de la Reforma 1015, Torre A, Piso 17, Colonia Desarrollo Santa Fe, Delegación Álvaro Obregón, C.P. 01376, México, D. F. Miembro de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, Reg. Núm. 736

ISBN 13: 978-607-15-0260-5

0123456789 109876543210

Impreso en México Printed in Mexico

Educación

00 BACA-FRONT MATTER.indd 4 03/11/09 11:49 AM

Contenido

Prefacio a la sexta edición xi

CAPíTULO 1 Elementos conceptuales y preparación de la evaluación . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 Qué es un proyecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 Por qué se invierte y por qué son necesarios los proyectos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 Decisión sobre un proyecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 Evaluación. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 Proceso de preparación y evaluación de proyectos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4

Partes generales de la evaluación de proyectos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 La evaluación de proyectos como un proceso y sus alcances . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 Introducción y marco de desarrollo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 Estudio de mercado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 Estudio técnico. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 Estudio económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 Evaluación económica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 Análisis y administración del riesgo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9

Criterio de este texto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 Preguntas y problemas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10

00 BACA-FRONT MATTER.indd 5 03/11/09 11:50 AM

vi Contenido

CAPíTULO 2 Estudio del mercado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 Objetivos y generalidades del estudio de mercado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12

Estructura de análisis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13 Pasos que deben seguirse en la investigación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14

Definición del producto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14 Naturaleza y usos del producto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15 Análisis de la demanda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15

Cómo se analiza la demanda. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15 Recopilación de información de fuentes secundarias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 Métodos de proyección. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 Errores comunes en el análisis de regresión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23

Métodos de pronóstico de corto plazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25 Recopilación de información de fuentes primarias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25

Cómo recopilar información. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25 Procedimiento de muestreo y determinación del tamaño de la muestra. . . . . . . . . . 27 Medición e interpretación. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30

Importancia de una adecuada estratificación de encuestas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34 Procedimientos no probabilísticos de muestreo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38 Factores que influyen en la elección de un método de pronóstico . . . . . . . . . . . . . . 39

Reflexiones sobre los métodos de pronóstico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39 Análisis de la oferta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41

Principales tipos de oferta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41 Cómo analizar la oferta. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42 Proyección de la oferta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42

Importaciones y exportaciones. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42 Determinación de la demanda potencial insatisfecha . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43

Cálculo de la demanda potencial insatisfecha . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43 Análisis de los precios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44

Tipos de precios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45 Cómo determinar el precio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46 Proyección del precio del producto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47

Comercialización del producto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48 Canales de distribución y su naturaleza. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49 Cómo seleccionar el canal más adecuado para la distribución del producto. . . . . . . 50

Estrategias de introducción al mercado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50 Conclusiones del estudio de mercado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52 Preguntas y problemas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71

CAPíTULO 3 Estudio técnico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73 Objetivos y generalidades del estudio técnico. Partes que lo conforman. . . . . . . . . . . . . . 74 Determinación del tamaño óptimo de la planta. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75

Optimización de un proceso productivo: mermelada de fresa . . . . . . . . . . . . . . . . . 77 Factores que determinan o condicionan el tamaño de una planta . . . . . . . . . . . . . . 84 Método de Lange . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85 Método de escalación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86 Consideraciones sobre el tamaño cuando se realiza un estudio de reemplazo de equipo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86

00 BACA-FRONT MATTER.indd 6 03/11/09 11:50 AM

Contenido vii

Localización óptima del proyecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86 Método cualitativo por puntos. Ventajas y desventajas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86 Método cuantitativo de Vogel. Ventajas y desventajas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88

Ingeniería del proyecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89 Objetivos generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89 Proceso de producción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89 Técnicas de análisis del proceso de producción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90

Factores relevantes que determinan la adquisición de equipo y maquinaria . . . . . . . . . . . 94 Distribución de la planta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94

Objetivos y principios básicos de la distribución de la planta . . . . . . . . . . . . . . . . . 94 Tipos de proceso y sus características . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95 Métodos de distribución. Diagrama de recorrido y SLP . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96

Cálculo de las áreas de la planta. Bases de cálculo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99 Organización del recurso humano y organigrama general de la empresa . . . . . . . . . . . . . 101 Marco legal de la empresa y factores relevantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103 Preguntas y problemas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135

CAPíTULO 4 Estudio económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137 Objetivos generales y estructuración: el estudio económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139 Determinación de los costos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139

Costos de producción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140 Costos de administración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142 Costos de venta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142 Costos financieros. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143

Inversión total inicial: fija y diferida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143 Cronograma de inversiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144 Depreciaciones y amortizaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144 Capital de trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145 Punto de equilibrio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148 Estado de resultados pro-forma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150 Costo de capital o tasa mínima aceptable de rendimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151 Financiamiento. Tabla de pago de la deuda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153 Balance general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155 Preguntas y problemas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 177

CAPíTULO 5 Evaluación económica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179 Métodos de evaluación que toman en cuenta el valor del dinero a través del tiempo . . . . 181

Valor presente neto (VPN). Ventajas y desventajas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 182 Tasa interna de rendimiento (TIR). Ventajas y desventajas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 184

Métodos de evaluación que no toman en cuenta el valor del dinero a través del tiempo. . 189 Razones financieras. Usos, ventajas y desventajas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 189

Análisis de sensibilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191 Preguntas y problemas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200

00 BACA-FRONT MATTER.indd 7 03/11/09 11:50 AM

viii Contenido

CAPíTULO 6 Análisis y administración de riesgo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203 Objetivos y generalidades del análisis y administración del riesgo . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205

Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205 Crítica de la teoría actual del riesgo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 206 Filosofía del enfoque propuesto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209 Medición del riesgo de mercado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211 Riesgo financiero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 213 Otros enfoques para el análisis del riesgo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 214 Preguntas y problemas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 221 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 221

CAPíTULO 7 Metodología para evaluar el incremento de la capacidad instalada . . . . . . . . . 223 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 225 Partes principales del método . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 225

Análisis de la demanda y la oferta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 225 Estudio técnico. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 228 Análisis económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 230 Determinación de la rentabilidad económica de cada alternativa por análisis incremental. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 230

Caso práctico. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 231 Análisis de la demanda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 231 Estudio técnico. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 233 Análisis económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 250 Conclusiones generales de la metodología. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 266

Preguntas y problemas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 267

CAPíTULO 8 Evaluación de proyectos en el desarrollo económico regional . . . . . . . . . . . . . 269 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271 Aspectos macroeconómicos del problema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 272 La aplicación de los diez puntos del Consenso de Washington. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 275

Disciplina fiscal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 276 Reordenamiento de las prioridades del gasto público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 277 Reforma impositiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 277 Liberalización de las tasas de interés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278 Paridad competitiva de la moneda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278 Liberalización del comercio internacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 280 Liberalización de la entrada de inversiones extranjeras directas . . . . . . . . . . . . . . . . 281 Privatización de la mayoría de los servicios que presta el gobierno. . . . . . . . . . . . . . 282 Desregulación financiera y comercial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 283 Derechos de propiedad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 284

La crisis económica mundial de octubre de 2008 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 285 Una lección no aprendida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287

Un poco de historia de éxitos macroeconómicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287 Japón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287 Corea del Sur . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 290 China . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 293

00 BACA-FRONT MATTER.indd 8 03/11/09 11:50 AM

Contenido ix

India. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 295 Chile . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 296 Análisis de las estrategias de desarrollo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 297 Japón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 297 Corea del Sur . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 297 China . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 298 India. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 298 Chile . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 298

Las cadenas productivas y la evaluación de proyectos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 300 La planeación del desarrollo industrial. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 302 Preguntas y problemas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 309 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 309

íNDICE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 311

00 BACA-FRONT MATTER.indd 9 03/11/09 11:50 AM

00 BACA-FRONT MATTER.indd 10 03/11/09 11:50 AM

Criterio de este texto xi

Prefacio a la sexta edición

El modelo educativo a nivel medio y nivel superior empieza a cambiar en algunos países de Latinoamérica. El modelo tradicional de enseñanza con modalidad presencial alumno-maestro y con el uso principal del pizarrón o pizarra como medio para plasmar conceptos e ideas avanza a un modelo nuevo que se enfoca en el desarrollo de capacidades, de las cuales muchas se han aprendido de manera natural.

Así que el nuevo modelo distingue entre capacidades básicas y capacidades superiores. Dentro de las capacidades básicas que menciona están el dominio de la lengua nativa, el do- minio de una lengua extranjera (de preferencia el inglés), dominio básico de matemáticas, conocimiento y dominio de la metodología de la investigación, adquisición de valores éticos y morales, desarrollo de conciencia ambiental, uso más intensivo de las TIC (tecnologías de información y comunicación) y tal vez uno de los rasgos más importantes del nuevo modelo educativo: el saber hacer, el alumno debe aprender a hacer aplicando el conocimiento.

Las capacidades superiores son aquellas que debe poseer cualquier empleado que al trabajar en una empresa desee ascender a un nivel superior, sin importar el nivel jerárquico en el que ac- tualmente se encuentre. Estas capacidades varían de una empresa a otra, dependen del giro de la empresa y del puesto al cual aspire el empleado pero, en general, se mencionan las siguientes: ser 100% bilingüe, dominar el uso de las TIC, tener capacidad de negociación, tener capacidad de liderazgo, tener visión estratégica, dominar técnicas de planeación para cualquier tipo de proyecto, tener capacidad para el análisis de datos duros (datos estadísticos) y de datos blandos (datos de comportamiento social), ser creativo e innovador en las tareas que se realizan dentro de la empresa. Todo esto suena bien, el problema es cómo lograr que el alumno adquiera algu- nas de estas capacidades o todas ellas.

Esta sexta edición hará énfasis, al inicio de cada capítulo, en el tipo de habilidad que se requiere por parte del alumno para abordar y resolver esa parte específica de la metodología de evaluación de proyectos. Al final de cada capítulo se propone una serie de problemas concretos

00 BACA-FRONT MATTER.indd 11 03/11/09 11:50 AM

xii Prefacio a la sexta edición

en los que el alumno deberá aplicar los conocimientos teóricos adquiridos para saber hacer y no solamente quedarse con la teoría de la metodología.

En esta sexta edición, además, se han hechos varias modificaciones importantes. La primera es la eliminación del capítulo siete de la quinta edición, a la cual sustituye una Metodología para evaluar el incremento de la capacidad instalada de una empresa de manufactura. Esta inserción obedece a que muchas empresas y bancos de crédito quieren aplicar la metodología de evaluación de proyectos,tal y como se indica en los capítulos del 1 al 6, a proyectos de incremento de la capacidad instalada en su empresa, con el resultado de que enfrentan una serie de obstáculos en la aplicación directa de la metodología tradicional. Esto es, cuando un banco comercial concede un crédito a una empresa de manufactura para ampliar su capacidad instalada y la empresa efectivamente utiliza ese dinero para ese fin, en realidad ninguna de las dos partes sabe con certeza si el dinero fue bien empleado en la ampliación de la capacidad instalada. Ahora la parte siete muestra las ideas del autor sobre el particular y presenta una serie de pasos con- cretos para llevar a cabo este tipo de análisis.

Otra adición importante es el capítulo ocho, que al inicio presenta un panorama macroeco- nómico de los países latinoamericanos y explica por qué son países de economías emergentes,1 además, señala las estrategias que aplican algunos países que han logrado avanzar significativa- mente en el aspecto económico; esta parte concluye con las sugerencias apropiadas para insertar la metodología de evaluación de proyectos en el contexto del desarrollo económico de un país.

Quiero agradecer a todo el personal de McGraw-Hill México por el apoyo que de nueva cuenta me han dado para la publicación de este texto, en especial a Pablo Roig y a Marcela Rocha. También agradezco a todos los profesores universitarios que me han hecho llegar co- mentarios o sugerencias para el mejoramiento de esta obra y a mis queridos maestros decirles que nunca me olvido de ellos. Finalmente agradezco a mi familia el apoyo que siempre me ha dado, y dedico esta obra a mi esposa, a mis hijos y a mis nietos.

1 Término elegante utilizado para decir que una economía es subdesarrollada.

00 BACA-FRONT MATTER.indd 12 03/11/09 11:50 AM

c a p í t u l o 1

ObjetivO general

Al concluir el estudio de este capítulo el alumno sabrá qué es un proyecto e identi­ ficará sus partes y objetivos.

ObjetivOs específicOs

Definir qué es un proyecto. Exponer las causas que hacen importantes a los proyectos. Mencionar las partes generales de que consta la evaluación de un proyecto. Explicar cuál es el objetivo del estudio de mercado. Explicar en qué consiste el estudio técnico. Explicar qué se pretende con el estudio económico. Explicar cuál es el objetivo de la evaluación económica.

Elementos conceptuales y preparación de la evaluación

01 BACA-CHAPTER 01.indd 1 03/11/09 11:45 AM

2 capítulo UNO: Elementos conceptuales y preparación de la evaluación

Qué es un proyecto

Un proyecto es la búsqueda de una solución inteligente al planteamiento de un problema, la cual tiende a resolver una necesidad humana.

En este sentido puede haber diferentes ideas, inversiones de monto distinto, tecnología y metodologías con diverso enfoque, pero todas ellas destinadas a satisfacer las necesidades del ser humano en todas sus facetas, como pueden ser: educación, alimentación, salud, ambiente,

cultura, etcétera. El proyecto de inversiónes un plan que, si se le asigna determinado monto

de capital y se le proporcionan insumos de varios tipos, producirá un bien o un servicio, útil al ser humano o a la sociedad.

La evaluación de un proyecto de inversión, cualquiera que éste sea, tiene por objeto conocer su rentabilidad económica y social, de tal manera que asegure resol­ ver una necesidad humana en forma eficiente, segura y rentable. Sólo así es posible asignar los escasos recursos económicos a la mejor alternativa.

Por qué se invierte y por qué son necesarios los proyectos

Día a día y en cualquier sitio donde nos encontremos, siempre hay a la mano una serie de pro­ ductos o servicios proporcionados por el hombre: desde la ropa que vestimos hasta los alimen­ tos procesados que consumimos y las modernas computadoras que apoyan en gran medida el trabajo del ser humano. Todos y cada uno de estos bienes y servicios, antes de su venta comer­ cial, fueron evaluados desde varios puntos de vista, siempre con el objetivo final de satisfacer una necesidad humana. Después de ello, alguien tomó la decisión de producirlo en masa, para lo cual tuvo que realizar una inversión económica.

Por tanto, siempre que exista una necesidad humana de un bien o un servicio habrá necesi­ dad de invertir, hacerlo es la única forma de producir dicho bien o servicio. Es claro que las in­ versiones no se hacen sólo porque alguien desea producir determinado artículo o piensa que al producirlo ganará dinero. En la actualidad una inversión inteligente requiere una base que la justifique. Dicha base es precisamente un proyecto estructurado y evaluado que indique la pauta a seguir. De ahí se deriva la necesidad de elaborar los proyectos.

Decisión sobre un proyecto

Para tomar una decisión sobre un proyecto es necesario someterlo al análisis multidiscipli­ nario de diferentes especialistas. Una decisión de este tipo no puede ser tomada por una sola persona con un enfoque limitado, o ser analizada sólo desde un punto de vista. Aunque no se puede hablar de una metodología estricta que guíe la toma de decisiones sobre un proyecto, debido a la gran diversidad de proyectos y a sus diferentes aplicaciones, sí es posible afirmar categóricamente que una decisión siempre debe estar fundada en el análisis de un sinnúmero de antecedentes con la aplicación de una metodología lógica que abarque la consideración de todos los factores que participan y afectan al proyecto.

proyecto de inversión plan que, si se le asigna determi-

nado monto de capital y se le pro-

porcionan insumos de varios tipos,

producirá un bien o un servicio, útil

al ser humano o a la sociedad

01 BACA-CHAPTER 01.indd 2 03/11/09 11:45 AM

Evaluación 3

El realizar un análisis lo más completo posible, no implica que, al invertir, el dinero estará exento de riesgo. El futuro siempre es incierto y por esta razón el dinero siempre se arriesgará. El hecho de calcular unas ganancias futuras, a pesar de realizar un análisis profundo, no garantiza que esas utilidades se ganen, tal como se calculó. En los cálculos no están incluidos los factores fortuitos como huelgas, incendios, derrumbes, etc.; simplemente porque no son predecibles y no es posible asegurar que una empresa de nueva creación o cualquier otra, estará a salvo de factores fortuitos. Estos factores también provienen del ámbito económico o político, como es el caso de las drásticas devaluaciones monetarias, la atonía económica, los golpes de Estado u otros acontecimientos que afectan gravemente la rentabilidad y la estabilidad de la empresa.

Por estas razones, la toma de la decisión acerca de invertir en determinado proyecto siem­ pre debe recaer en grupos multidisciplinarios que cuenten con la mayor cantidad de infor­ mación posible, no en una sola persona ni en el análisis de datos parciales. A toda actividad encaminada a tomar una decisión de inversión sobre un proyecto se le llama evaluación de proyectos.

Evaluación

Si un proyecto de inversión privada (con fines de lucro) se diera a evaluar a dos grupos multi­ disciplinarios distintos, con seguridad que sus resultados no serían iguales. Esto se debe a que conforme avanza el estudio, las alternativas de selección son múltiples en el tamaño, la locali­ zación, el tipo de tecnología que se emplee, la organización, etcétera.

Por otro lado, considere un proyecto de inversión gubernamental (sin fines de lucro) que evalúan los mismos grupos de especialistas. Sus resultados también serán distintos, debido principalmente al enfoque que adopten en su evaluación, incluso pueden considerar que el proyecto en cuestión no es prioritario o necesario como pueden serlo otros.

En el análisis y la evaluación de ambos proyectos se emitirán datos, opiniones, juicios de valor, prioridades, etc., que aplazarán la decisión final. Desde luego, ambos grupos argumen­ tarán que, como los recursos son escasos, desde sus particulares puntos de vista la propuesta que formulan proporcionará los mayores beneficios comunitarios y ventajas.

Esto debe llevar necesariamente a quien tome la decisión final, a contar con un patrón o modelo de comparación general que le permita discernir cuál de los dos grupos se apega más a lo razonable, lo establecido o lo lógico. Tal vez si más de dos grupos evaluaran los proyectos mencionados surgiría la misma discrepancia.

Si el caso mencionado llegara a suceder, se puede decir en defensa de los diferentes grupos de evaluación que existen distintos criterios de evaluación, sobre todo en el aspecto social, respecto del cual los gobernantes en turno fijan sus políticas y prioridades, a las que resulta difícil oponer algún criterio o alguna metodología, por buenos que parezcan. Al margen de esta situación, y en el terreno de la inversión privada, se puede decir que lo válido es plantear premisas fundadas en criterios matemáticos universalmente aceptados.

La evaluación, aunque es la parte fundamental del estudio, dado que es la base para decidir sobre el proyecto, depende en gran medida del criterio adoptado de acuerdo con el objetivo ge­ neral del proyecto. En el ámbito de la inversión privada el objetivo principal no sólo es obtener el mayor rendimiento sobre la inversión. En los tiempos actuales de crisis, el objetivo principal puede ser que la empresa sobreviva, mantener el mismo segmento del mercado, diversificar la producción, aunque no se aumente el rendimiento sobre el capital.

Por tanto, la realidad económica, política, social y cultural de la entidad donde se piense invertir, marcará los criterios que se seguirán para realizar la evaluación adecuada, sin importar la metodología empleada. Los criterios y la evaluación son, por tanto, la parte fundamental de toda evaluación de proyectos.

evaluación de proyectos actividades encaminadas a la toma

de decisión acerca de invertir en

un proyecto

01 BACA-CHAPTER 01.indd 3 03/11/09 11:45 AM

4 capítulo uno: Elementos conceptuales y preparación de la evaluación

Proceso de preparación y evaluación de proyectos

Partes generales de la evaluación de proyectos

Aunque cada estudio de inversión es único y distinto a todos los demás, la metodología que se aplica en cada uno tiene la particularidad de adaptarse a cualquier proyecto. Las áreas generales en las que se aplica la metodología de la evaluación de proyectos son:

• Instalación de una planta totalmente nueva. • Elaboración de un nuevo producto de una planta ya existente. • Ampliación de la capacidad instalada o creación de sucursales. • Sustitución de maquinaria por obsolescencia o capacidad insuficiente.

Incluso, con las adaptaciones apropiadas, esta metodología se ha aplicado con éxito a es­ tudios de implantación de redes de microcomputadoras, sustitución de sistemas manuales de información por sistemas automatizados, etc. Aunque los conceptos de oferta y demanda cam­ bien radicalmente, el esquema general de la metodología es el mismo.

En estudios de factibilidad en el área de informática la oferta y la demanda se expresan en términos de bytes, velocidades de procesamiento, velocidades de transmisión, etc. El manejo de información puede medirse fácilmente bajo este concepto.

Aunque las técnicas de análisis empleadas en cada una de las partes de la metodología sir­ ven para hacer una serie de determinaciones, tales como mercado insatisfecho, costos totales, rendimiento de la inversión, etc., esto no elimina la necesidad de tomar una decisión de tipo personal; es decir, el estudio no decide por sí mismo, sino que proporciona las bases para de­ cidir, ya que hay situaciones de tipo intangible para las cuales no hay técnicas de evaluación y esto hace, en la mayoría de los problemas cotidianos, que la decisión final la tome una persona y no una metodología, a pesar de que ésta tenga aplicación generalizada.

La estructura general de la metodología de la evaluación de proyectos se representa como muestra la figura 1.1.

Figura 1.1 Estructura general de la evaluación de proyectos.

Formulación y evaluación de proyectos

Decisión sobre el proyecto

Denición de objetivos

Análisis de mercado

Análisis económico nanciero

Análisis socio-

económico

Análisis técnico

operativo

Retroalimentación Resumen y conclusiones

01 BACA-CHAPTER 01.indd 4 03/11/09 11:45 AM

proceso de preparación y evaluación de proyectos 5

En este capítulo se describe el proceso global y las interrelaciones de un estudio de facti­ bilidad. Las características propias de cada una de las partes se describen y analizan a lo largo del libro.

La evaluación de proyectos como un proceso y sus alcances

En un estudio de evaluación de proyectos se distinguen tres niveles de profundidad. Al más simple se le llama perfil, gran visión o identificación de la idea, el cual se elabora a partir de la información existente, el juicio común y la opinión que da la experiencia. En términos monetarios sólo presenta cálculos globales de las inversio­ nes, los costos y los ingresos, sin entrar a investigaciones de terreno.

El siguiente nivel se denomina estudio de prefactibilidad o anteproyecto. Este estudio profundiza el examen en fuentes secundarias y primarias en investigación de mercado, detalla la tecnología que se empleará, determina los costos totales y la rentabilidad económica del proyecto y es la base en que se apoyan los inversionistas para tomar una decisión.

El nivel más profundo y final es conocido como proyecto definitivo. Contiene toda la información del anteproyecto, pero aquí son tratados los puntos finos; no sólo deben presentarse los canales de comercialización más adecuados para el pro­ ducto, sino que deberá presentarse una lista de contratos de venta ya establecidos; se deben actualizar y preparar por escrito las cotizaciones de la inversión, presentar los planos arquitectónicos de la construcción, etc. La información presentada en el proyecto definitivo no debe alterar la decisión tomada respecto a la inversión, siempre que los cálculos hechos en el anteproyecto sean confiables y hayan sido bien evaluados.

El nivel de aplicación y conocimientos que se estudiará en este texto será el de anteproyecto.

Ya se mencionó que el primer nivel de profundidad en un estudio de evaluación es el de perfil, el cual comienza con la identificación de una idea que culmina, tras un proceso, con la instala­ ción física de la planta. Los pasos en la generación de un proyecto se dan en la figura 1.2.

Todo empieza con una idea y cada una de las etapas siguientes es una profundización de la idea inicial, no sólo en lo que se refiere a conocimiento, sino también en cuanto a investigación y análisis. La última parte del proceso es, por supuesto, la cristalización de la idea con la insta­ lación física de la planta, la producción del bien o servicio y, por último, la satisfacción de una necesidad humana o social, que en un principio dio origen a la idea y al proyecto.

Introducción y marco de desarrollo

Cualquier persona que pretenda realizar el estudio y la evaluación de un proyecto, ya sea estudiante, consultor de empresas o inversionista, la primera parte que de­ berá desarrollar y presentar en el estudio es la introducción, la cual debe contener una breve reseña histórica del desarrollo y los usos del producto, además de precisar cuáles son los factores relevantes que influyen directamente en su consumo. Se re­ comienda ser breve, pues los datos aquí anotados sólo servirán, como su nombre lo indica, como una introducción al tema y al estudio.

La siguiente parte que se desarrollará, sin ser capítulo aparte, debe ser el marco de desarrollo, marco de referencia o antecedentes del estudio, donde el estudio debe ser situado en las condiciones económicas y sociales, y se debe aclarar por qué se pensó en emprenderlo; a qué persona o entidades beneficiará; qué problema espe­ cífico resolverá; si se pretende elaborar determinado artículo sólo porque es una

perfil inicia con una idea basada en el

juicio común y en términos moneta-

rios sólo presenta cálculos globales

anteproyecto profundiza en la investigación de

mercado, detalla la tecnología a

emplear, determina los costos tota-

les y la rentabilidad económica y es

la base para que los inversionistas

tomen una decisión

proyecto definitivo contiene la información del an-

teproyecto más los canales de

comercialización para el producto,

contratos de venta, actualización

de las cotizaciones de la inversión

y presenta planos arquitectónicos

introducción breve reseña histórica del desarro-

llo y los usos del producto, además

de precisar los factores relevantes

que influyen directamente en su

consumo

marco de desarrollo sitúa el estudio en las condiciones

económicas y sociales, y aclara por

qué se pensó en emprenderlo

01 BACA-CHAPTER 01.indd 5 03/11/09 11:45 AM

6 capítulo uno: Elementos conceptuales y preparación de la evaluación

buena opción de inversión, sin importar los beneficios sociales o nacionales que podría aportar, etcétera.

No hay que olvidar que muchos artículos, sobre todo los suntuarios, se elaboran bajo este último criterio y no por este hecho deberá omitirse un estudio que, desde todos los puntos de vista, justifique tal inversión.

En el mismo apartado deberán especificarse los objetivos del estudio y los del proyecto. Los primeros deberán ser básicamente tres, a saber:

1. Verificar que existe un mercado potencial insatisfecho y que es viable, desde el punto de vista operativo, introducir en ese mercado el producto objeto del estudio.

2. Demostrar que existe la tecnología para producirlo, una vez que se verificó que no existe impedimento alguno en el abasto de todos los insumos necesarios para su producción.

3. Demostrar la rentabilidad económica de su realización.

Los objetivos del proyecto están en función de las intenciones de quienes lo promueven, y se puede agregar cuáles son las limitaciones que se imponen, dónde sería preferible la localización de la planta, el tipo de productos primarios que se desea industrializar, el monto máximo de la inversión y otros elementos.

La primera parte de cualquier proyecto, como se observa, es una presentación formal del mismo, con sus objetivos y limitaciones.

Realización del proyecto

Análisis del entorno

Detección de necesidades

Análisis de oportunidades para satisfacer necesidades

Denición conceptual del proyecto

Estudio del proyecto

Evaluación del proyecto

Decisión sobre el proyecto

Perl o gran visión

Factibilidad o anteproyecto

Proyecto denitivo

Idea del proyecto

Figura 1.2 Proceso de la evaluación de proyectos.

01 BACA-CHAPTER 01.indd 6 03/11/09 11:45 AM

proceso de preparación y evaluación de proyectos 7

Estudio de mercado

Con el nombre de estudio de mercado se denomina a la primera parte de la in­ vestigación formal del estudio. Consta de la determinación y cuantificación de la demanda y la oferta, el análisis de los precios y el estudio de la comercialización.

Aunque la cuantificación de la oferta y la demanda pueda obtenerse fácilmen­ te de fuentes de información secundarias en algunos productos, siempre es reco­ mendable la investigación de las fuentes primarias, ya que proporcionan información directa, actualizada y mucho más confiable que cualquier otra fuente de datos. El objetivo general de esta investigación es verificar la posibilidad real de penetración del producto en un mercado determinado. El investigador del mercado, al final de un estudio meticuloso y bien realizado, podrá palpar o sentir el riesgo que se corre y la posibilidad de éxito que habrá con la venta de un nuevo artículo o con la existencia de un nuevo competidor en el mercado. Aunque hay factores intangibles importantes, como el riesgo, que no es cuantificable, pero es perceptible, esto no implica que puedan dejarse de realizar estudios cuantitativos. Por el contrario, la base de una buena decisión siempre serán los datos recabados en la investigación de campo, principalmente en fuentes primarias.

Por otro lado, el estudio de mercado también es útil para prever una política adecuada de precios, estudiar la mejor forma de comercializar el producto y contestar la primera pregunta importante del estudio: ¿existe un mercado viable para el producto que se pretende elaborar? Si la respuesta es positiva, el estudio continúa. Si la respuesta es negativa, se plantea la posibilidad de un nuevo estudio más preciso y confiable; si el estudio hecho ya tiene esas características, lo recomendable sería detener la investigación. Si la intención de invertir en el proyecto es irre­ nunciable y no se detecta una clara demanda potencial insatisfecha del producto, el camino a seguir es incrementar sustancialmente el gasto en mercadoctenia y publicidad para promover con fuerza la aceptación del nuevo producto.

Estudio técnico

El estudio técnico puede subdividirse a su vez en cuatro partes, que son: determi­ nación del tamaño óptimo de la planta, determinación de la localización óptima de la planta, ingeniería del proyecto y análisis organizativo, administrativo y legal.

La determinación de un tamaño óptimo es fundamental en esta parte del estudio. Cabe aclarar que tal determinación es difícil, las técnicas existentes para su determi­ nación son iterativas y no existe un método preciso y directo para hacer el cálculo. El tamaño también depende de los turnos a trabajar, ya que para cierto equipo la producción varía directamente de acuerdo con el número de turnos que se trabaje. Aquí es necesario plantear una serie de alternativas cuando no se conoce y domina a la perfección la tecnología que se empleará.

Acerca de la determinación de la localización óptima del proyecto, es necesario tomar en cuenta no sólo factores cuantitativos, como los costos de transporte de materia prima y del producto terminado, sino también los factores cualitativos, tales como apoyos fiscales, el clima, la actitud de la comunidad, y otros. Recuerde que los análisis deben ser integrales, si se realizan desde un solo punto de vista conducirán a resultados poco satisfactorios.

Respecto de la ingeniería del proyecto se puede decir que, en términos técnicos, existen diversos procesos productivos opcionales, que son los muy automatizados y los manuales. La elección de alguno de ellos dependerá en gran parte de la disponibilidad de capital. En esta misma parte se engloban otros estudios, como el análisis y la selección de los equipos necesa­ rios, dada la tecnología elegida; en seguida, la distribución física de tales equipos en la planta, así como la propuesta de la distribución general, en la que se calculan todas y cada una de las áreas que formarán la empresa.

estudio de mercado es la determinación y cuantificación

de la demanda y la oferta, el análi-

sis de los precios y el estudio de la

comercialización

estudio técnico presenta la determinación del

tamaño óptimo de la planta, la de-

terminación de la localización óp-

tima de la planta, la ingeniería del

proyecto y el análisis organizativo,

administrativo y legal

01 BACA-CHAPTER 01.indd 7 03/11/09 11:45 AM

8 capítulo uno: Elementos conceptuales y preparación de la evaluación

Algunos de los aspectos que no se analizan con profundidad en los estudios de factibilidad son el organizativo, el administrativo y el legal. Esto se debe a que son considerados aspectos que por su importancia y delicadeza merecen ser tratados a fondo en la etapa de proyecto definitivo. Esto no implica que deba pasarse por alto, sino, simplemente, que debe mencionarse la idea gene­ ral que se tiene sobre ellos, pues de otra manera se debería hacer una selección adecuada y precisa del personal, elaborar un manual de procedimientos y un desglose de funciones, extraer y analizar los principales artículos de las distintas leyes que sean de importancia para la empresa, y como esto es un trabajo delicado y minucioso, se incluye en la etapa de proyecto definitivo.

Estudio económico

La antepenúltima etapa del estudio es el estudio económico. Su objetivo es ordenar y sistematizar la información de carácter monetario que proporcionan las etapas anteriores y elaborar los cuadros analíticos que sirven de base para la evaluación económica.

Comienza con la determinación de los costos totales y de la inversión inicial a partir de los estudios de ingeniería, ya que estos costos dependen de la tecnología seleccionada. Continúa con la determinación de la depreciación y amortización de toda la inversión inicial.

Otro de sus puntos importantes es el cálculo del capital de trabajo, que aunque también es parte de la inversión inicial, no está sujeto a depreciación ni a amortización, dada su naturaleza líquida.

Los aspectos que sirven de base para la siguiente etapa, que es la evaluación económica, son la determinación de la tasa de rendimiento mínima aceptable y el cálculo de los flujos netos de efectivo. Ambos, tasa y flujos, se calculan con y sin financiamiento. Los flujos provienen del estado de resultados proyectados para el horizonte de tiempo seleccionado.

Cuando se habla de financiamiento es necesario mostrar cómo funciona y cómo se aplica en el estado de resultados, pues modifica los flujos netos de efectivo. De esta forma se selec­ ciona un plan de financiamiento, y se muestra su cálculo tanto en la forma de pagar intereses como en el pago del capital.

Asimismo, es interesante incluir en esta parte el cálculo de la cantidad mínima económica que se producirá, llamado punto de equilibrio. Aunque no es una técnica de evaluación, debido a las desventajas metodológicas que presenta, sí es un punto de referencia importante para una empresa productiva la determinación del nivel de producción en el que los costos totales igualan a los ingresos totales.

Evaluación económica

La evaluación económica describe los métodos actuales de evaluación que toman en cuenta el valor del dinero a través del tiempo, como son la tasa interna de ren­ dimiento y el valor presente neto; se anotan sus limitaciones de aplicación y se comparan con métodos contables de evaluación que no toman en cuenta el valor del dinero a través del tiempo, y en ambos se muestra su aplicación práctica.

Esta parte es muy importante, pues es la que al final permite decidir la implan­ tación del proyecto. Normalmente no se encuentran problemas en relación con el mercado o la tecnología disponible que se empleará en la fabricación del producto; por tanto, la decisión de inversión casi siempre recae en la evaluación económica. Ahí radica su importancia. Por eso, los métodos y los conceptos aplicados deben ser claros y convincentes para el inversionista.

evaluación económica con métodos de evaluación que

toman en cuenta el valor del di-

nero a través del tiempo, anota

sus limitaciones de aplicación y los

compara con métodos contables

de evaluación que no toman en

cuenta el valor del dinero a través

del tiempo, y muestra la aplicación

práctica de ambos

estudio económico ordena y sistematiza la información

de carácter monetario que pro-

porcionan las etapas anteriores y

elabora los cuadros analíticos que

sirven de base para la evaluación

económica

01 BACA-CHAPTER 01.indd 8 03/11/09 11:45 AM

criterio de este texto 9

Análisis y administración del riesgo

Por lo general, la última parte tratada en el estudio de factibilidad es la evaluación económica. Sin embargo, este texto aporta una más a la que llama análisis y ad- ministración del riesgo, en la cual se presenta un enfoque totalmente nuevo sobre el riesgo.

La ventaja de este concepto es que puede aplicarse en economías inestables, a diferencia de otros enfoques de aplicación más restringida. El resultado de una evaluación económica tradicional no permite prever el riesgo de una posible banca­ rrota a corto o a mediano plazos, lo que sí es posible con esta perspectiva de análisis.

El enfoque que aquí se presenta se llama analítico­administrativo porque no sólo cuantifica de cierta forma al riesgo, sino que, mediante su administración, previene la quiebra de la inversión hecha al anticipar la situación para evitarla.

Por último, en cualquier proyecto debe haber una conclusión general, en la que se declare abierta y francamente cuáles son las bases cuantitativas que orillan a tomar la decisión de in­ versión en el proyecto estudiado.

Criterio de este texto

La integración de la práctica y de los conocimientos es un paso difícil que deben dar los estu­ diantes al empezar a desenvolverse en la vida profesional. A un estudiante de licenciatura nor­ malmente le enseñan materias como matemáticas, estadística, administración, contabilidad, ingeniería económica y finanzas, pero si se le pidiera a ese egresado que realizara la evaluación de un proyecto, en el que aplicara todas las materias mencionadas y algunas más, probable­ mente le sería difícil integrar y aplicar esos conocimientos en un solo trabajo. El hecho de que se dominen materias por separado no implica que se tenga la idea de cómo integrarlas en la práctica.

Por lo anterior, el presente texto no sólo presenta la teoría relacionada con cada tema ex­ puesto, si así fuera, lo recomendable sería aconsejar lecturas de los mejores textos de cada tema, pero al final el problema persistiría; es decir, subsistiría la carencia para integrar la teoría y la práctica. Por esto, al final de cada una de las partes teóricas del texto aparece un ejemplo desa­ rrollado tal como se realiza y presenta en la práctica profesional. Con ello se pretende apoyar la integración del conocimiento. Dicho ejemplo es una guía práctica para la presentación de estudios de evaluación de proyectos.

Se ha oído decir a muchos estudiantes y profesionales: “tengo el conocimiento de todas las materias pero, ¿cómo desarrollo el trabajo? ¿Qué datos tengo que presentar y de qué manera debo hacerlo para convencer al inversionista de que este negocio es bueno? Estoy seguro de que muchas buenas inversiones no se han hecho porque han faltado el estudio, los datos y la evaluación convincentes para quien quiere invertir”.

Del criterio de este texto se puede decir, por tanto, que es teórico­práctico­integrador: enfatiza que la integración de los conocimientos es fundamental para el adecuado desarrollo de un estudio de evaluación de proyectos.

También el estudiante y el analista de un proyecto de inversión deben considerar que un trabajo trascendente, es decir aquel que es útil para tomar una decisión adecuada, no se hace con base en un formato estandarizado, donde sólo es necesario llenar datos, por el contrario, el trabajo trascendental se realiza con ingenio. Los estadounidenses acuñaron el vocablo ingeniero (engineer, en inglés), el cual tomaron del latín ingenium; para ellos un ingeniero no es quien estudia ingeniería, sino el que utiliza su propio ingenio para resolver problemas comunes.

Desde este punto de vista la metodología de evaluación de proyectos, dado su carácter multidisciplinario, viene a ser una materia de verdaderos ingenieros, no en el sentido de las per­

análisis y administración del riesgo enfoque analítico-administrativo,

porque no sólo cuantifica al riesgo,

sino que, mediante su adminis-

tración, previene la quiebra de la

inversión al anticipar la situación

para evitarla

01 BACA-CHAPTER 01.indd 9 03/11/09 11:45 AM

10 capítulo uno: Elementos conceptuales y preparación de la evaluación

sonas que estudian ingeniería, sino en el sentido de aquellos que utilizan realmente el ingenio para tomar decisiones importantes y que lo hacen a partir de un conjunto de datos inexactos, incompletos y difusos que se encuentran en el medio de estudio, pero que estos verdaderos ingenieros son capaces de analizar a conciencia para obtener soluciones factibles que funcionen de manera satisfactoria.

Preguntas y problemas

1. Defina los problemas propios de la evaluación de proyectos.

2. Señale la utilidad que tienen los proyectos en la sociedad.

3. ¿Cómo se localizan los proyectos en la vida cotidiana?

4. Establezca las consideraciones que deben tenerse presentes en la asignación de los recursos.

5. Señale la importancia que tienen la preparación y la evaluación de proyectos.

6. ¿Qué diferencia hay entre un estudio de factibilidad técnica de un proyecto y un estudio técnico de la factibilidad económica?

7. Defina un proyecto no productivo y diga en qué consistiría su estudio técnico.

8. ¿Qué relaciones existen entre las decisiones de tamaño y localización de un proyecto?

9. Describa algunos rubros de inversión que podrían derivarse del estudio de mercado.

10. Explique cómo la estructura organizativa de un proyecto y el diseño de los procedimientos administrativos pueden afectar la composición de los costos de operación del proyecto y de las inversiones previas a la puesta en marcha, así como durante la ejecución del proyecto.

11. El estudio económico del proyecto debe preparar información para su evaluación. Iden­ tifique las principales decisiones que deben tomarse al respecto.

Bibliografía

Baum, Warren C., “El ciclo de los proyectos”, Finanzas y desarrollo 7(2), 1970. Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos, Análisis empresarial de proyectos industriales, México,

1972. Deslandes, H., “Las ocho etapas de un estudio de factibilidad”, Administración de empresas 6(61),

1975. Instituto Latinoamericano para Estudios Sectoriales, Guía para la presentación de proyectos, Siglo XXI

Editores, Editorial Universitaria, Santiago, 1977. Organización de las Naciones Unidas, Manual de proyectos de desarrollo económico, México, 1958. Organización de las Naciones Unidas, Manual de proyectos de desarrollo económico (publicación

5.58.11.G.5), México, 1958. Sapag y Sapag Chain, Fundamentos de preparación y evaluación de proyectos, McGraw­Hill, 1983.

01 BACA-CHAPTER 01.indd 10 03/11/09 11:45 AM

C A P Í T U L O 2

ObjetivO general

Al concluir el estudio de este capítulo el alumno conocerá, comprenderá y aplicará una metodología para realizar un estudio de mercado enfocado a la evaluación de proyectos.

ObjetivOs específicOs

Definir qué es demanda, oferta, precio y comercialización. Explicar cuál es el procedimiento general de la investigación de mercados. Citar tres métodos de ajuste de curvas y explicar en qué consiste cada

uno de ellos. Explicar cuáles son las características que debe tener una encuesta. Describir el procedimiento para la proyección del precio de un producto. Diferenciar los canales de comercialización que existen para la venta de un

producto industrial.

Estudio del mercado

02 BACA-CHAPTER 02.indd 11 03/11/09 11:50 AM

comentarios (0)
No hay comentarios
¡Escribe tú el primero!
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 333 páginas totales
Descarga el documento