Gaucho Martin Fierro
deb2692
deb2692

Gaucho Martin Fierro

DOC (230 KB)
6 páginas
1Número de descargas
1000+Número de visitas
Descripción
Tesina per esame di Spagnolo 2 ispirata al Martin Fierro sulla figura del gaucho, la situazione storica e l'autore dell'opera Hernandez
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 6
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento

LA LITERATURA GAUCHESCA

La literatura gauchesca es un movimiento del 1880 y es un subgénero propio de la literatura latinoamericana. Esta literatura retoma la tradición oral del poema anónimo de los "gauchos" que cantaban, acompañados por la guitarra y que intenta recrear el lenguaje del gaucho y contar su manera de vivir, de echo los literatos de la ciudad adoptaron los principales argumentos y los principales elementos léxicos y elaboraron estilísticamente su idioma.

La literatura gauchesca es muy pitoresca y sus caracteristicas pincipales son: el gaucho como personaje principal y transcurrir las acciones en espacios abiertos y no urbanizados (como la Pampa argentina), presenta descripciones de la vida campesina y sus costumbres, de los personajes sociales de ese periodo historico: indios, negros y gringos, entre otros; otra caracterisctica es la referencia a la oralidad, a través del narrador en primera persona, como uno que canta a un publico; a menudo hay una exaltación del folclórico y cultural, como una protesta y para realizar una critica social. En la forma y el lenguaje, se distingue por el uso de metáforas, neologismos, arcaísmos y términos aborígenes, hay poco uso de sinónimos y predomina el monólogo sobre el diálogo.

El desarrollo de la literatura gauchesca se relaciona con los differentes eventos storicos que involucraron el "gaucho": guerras de independencia, lucha entre unitarios y federales y el período de la organización nacional, finalmente, la victoria de los liberales y la desaparición del gaucho.

La literatura ispanoamericana de este periodo historico tiene dos furtes polarizaciones: una es la atraccion de los grandes modelos europeos y la otra es la pasion nazionalista. Esto es particularmente cierto en la Argentina, cuyos escritores se debaten entre la Indipendencia y la modernizacion y entre la identica de la patria. No son estas, por cierto, tendencias divergentes, Domingo Faustino Sarmiento esemplifica muy bien como ambas puedan concorri en un mismo individuo. El nazionalismo producirà notables resultados en lo literario y un claro ejemplo de ello es el importante poema Martin Fierro de Josè

Hernandez. Otros principales miembros de la literatura de ese período fueron: Bartolomè Hidalgo, que escribe de la lucha por la independencia; Hilario Ascasubi, hombre de accion y diplomatico escribe un poema hiriente contra las federales; Estanislao del Campo, antecesores de Hernandez, hombre de vida activa en el campo de la politica.

En la literatura gauchesca hay un intento de comprender la etimología de la palabra gaucho. Se pensò que podia tener bases indigenas, latina, castellana, francesay portuguesa.

El gaucho es un tipo humano producto originariamente del mestizaje y el resultado de un ambiente y de unas formas de vida. La mestizacion muy intenza garantiza que el gaucho habia sangre espanol.

Se empezò a definir el gaucho como un altivo pastor, amante de la vida libre, de la guitarra y de las coplas, extra ordinariamente habil en sus movimientos por las pampas, noble de caracter pero obligado a convertirse en un fugitivo de la justicia.

Josè Hernandez Hilario Ascasubi Estanislao del Campo

LA SITUACION POLITICA DE LA ARGENTINA

Guerra civiles La Independencia de los Estados Unidos (1776), la Revolución francesa (1789) y las nueva s ideas de la Ilustración, se combin aron con las tradiciones de lucha de criollos, indígenas y afroam ericanos contra el Imperio españ ol para impulsar las ideas de libertad,

igualdad e independencia en Latinoamérica.

Desde 1814 en adelante, la República Argentina se había visto sacudida por una serie de guerras civiles, que enfrentaron al partido federal con el centralismo, generalmente identificado con los gobiernos porteños. Esta situación privó al país de un gobierno central – en forma casi permanente – desde 1820 en adelante.

El período de las guerras civiles argentinas se extendió desde 1814 hasta 1880. En la primera de esas fechas se registró la aparición del partido federal como opción al centralismo heredado de la administración colonial. En 1880, una vez logrado un acuerdo general en torno a la economía liberal y aperturista, la organización federal del gobierno y la Constitución Argentina de 1853, se decidió la federalización de la ciudad de Buenos Aires como capital de la República Argentina

La Revolución de Mayo de 1810 destituyó y expulsó al Virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros, y proclamó, tras un Cabildo Abierto, el primer gobierno formado mayoritariamente por criollos en las Provincias Unidas del Río de la Plata, denominado la Primera Junta.

Entre 1810 y 1820 se vive un clima de gran inestabilidad política se sucedieron dos juntas de gobierno, dos triunviratos y el Directorio. En este período, la principal preocupación de los gobiernos era consolidarse internamente.

José de San Martín, Manuel Belgrano, y Martín Miguel de Güemes fueron algunos de los principales comandantes patriotas en la guerra de independencia.

En 1816 José de San Martín organiza el Ejército de los Andes conformado por 4000 hombres y encabezó las campañas libertadoras que llevarían a la independencia de Chile y Perú.

El 9 de julio de 1816 un congreso de diputados de las Provincias Unidas proclamó la independencia y en 1819 dictó una constitución centralista que despertó el enojo de las provincias, celosas de su autonomía.

El Estado argentino considera a San Martín como el mayor héroe militar de su independencia y lo honra con el título de "Padre de la Patria". A partir de 1819 en el país se fueron definiendo claramente dos tendencias políticas: los federales, partidarios de las autonomías provinciales, y los unitarios, partidarios del poder central de Buenos Aires. Estas disputas políticas desembocaron en una larga guerra civil cuyo primer episodio fue la batalla de Cepeda en febrero de 1820, cuando los caudillos federales de Santa Fe, Estanislao López, y de Entre Ríos, Francisco Ramírez, derrocaron al directorio. A partir de entonces, cada provincia se gobernará por su cuenta.

La principal beneficiada por la situación será Buenos Aires, la provincia más rica, que retendrá para sí las rentas de la Aduana y los negocios del puerto.

Entre 1820 y 1824 gobernó Buenos Aires Martín Rodríguez, cuyo ministro, Bernardino Rivadavia realizó históricas reformas (como la primera ley electoral en 1821, aplicada sólo a la Provincia de Buenos Aires). Lo sucedió Juan Gregorio de Las Heras, que reunió el Congreso, por el cual se pretendió unificar el país. En 1826, el Congreso nombró presidente a Bernardino Rivadavia, de tendencia centralista, que continuó con la política económica librecambista que venían llevando adelante los gobiernos porteños, y que tiene su base en las ganancias que genera el puerto de Buenos Aires.

Gobierno de Rosas En 1829 Juan Manuel de Rosas, federal y porteño, asumió el gobierno de la provincia de Buenos Aires, gobernó hasta 1832 con mano de hierro y fuertes rasgos personalistas

En 1835, en medio de esta anarquía, Juan Manuel de Rosas fue elegido gobernador de Buenos Aires, con el agregado de tener la "Suma del Poder Público", es decir, los tres poderes del Estado resumidos en su persona. Un posterior plebiscito popular legitimó en forma amplia su designación. Inició una política económica proteccionista, aunque sin fomentar explícitamente nuevas industrias, y realizó pactos interprovinciales (como el Pacto Federal).

Con sus atribuciones también inició un régimen que se caracterizó por la persecución de los opositores. Su política centralista desató sublevaciones en su contra en el Interior del país y su autoritarismo generó la oposición de los romanticistas, grupo de jóvenes intelectuales influyentes, entre ellos Juan Bautista Alberdi, Esteban Echeverría, y Domingo Faustino Sarmiento, que criticarán duramente al régimen. Justo José de Urquiza era gobernador de Entre Ríos, una provincia productora de ganado como Buenos Aires que se veía seriamente perjudicada por la política de Rosas, que no permitía la libre navegación de los ríos y frenaba el comercio y el desarrollo provinciales. En 1851, Urquiza se pronunció contra Rosas y formó el Ejercito Grande con el que derrotó definitivamente a Rosas en 1852. Urquiza convocó a un Congreso Constituyente en Santa Fe que en mayo de 1853 sancionó la Constitución Nacional, de carácter republicano, representativo y federal. A partir de entonces, el país quedó por casi diez años dividido en dos: el Estado de Buenos Aires y la Confederación (el resto de las provincias con capital en Paraná). La separación duró casi diez años, hasta que en septiembre de 1861, el líder porteño Bartolomé Mitre derrotó a Urquiza en Pavón y unificó al país bajo la tutela porteña.

Organización national

En 1862 Bartolomé Mitre, quien fuera Gobernador de Buenos Aires, asumió como primer Presidente constitucional de la Argentina unida. Inició una política codificación, sancionó importantes leyes y promovió la inmigración y la educación. Combatió brutalmente las resistencias de los caudillos provinciales.

Sería sucedido por Domingo Faustino Sarmiento en 1868, que realizó el primer Censo Nacional de Población, promovió la educación popular, la cultura y los telégrafos. Luchó contra los últimos caudillos federales derrotándolos, y se firmaron importantes tratados internacionales. Entre 1871 y 1915, la Argentina recibió casi 5.000.000 de inmigrantes, mayormente europeos, de pueblos y culturas diversas.

Tras una pequeña crisis económica, Sarmiento fue sucedido por Nicolás Avellaneda (1874), quien se empeñó en controlar los territorios aún ocupados por los indígenas. Además, continuó el fomentó de la inmigración y nuevas industrias, aunque durante su período debió enfrentar una seria recesión económica. En 1879 se llevó a cabo la Conquista del Desierto la cual logró, por medios bélicos, el objetivo de hacer ejercer el efectivo dominio del estado nacional sobre millones de hectáreasde la llanura pampeana occidental y el norte de la Patagonia, las que aún permanecían bajo el control de indígenas. Esta campaña, liderada por el ministro Julio Argentino Roca eliminó la amenaza de los malones sobre la antigua línea de la frontera con el indio, pero benefició enormemente a unos pocos estancieros. Se logró ocupar y sumar a la producción a una amplia superficie del país, que incluía territorios pretendidos por otros países, consolidando de este modo las fronteras argentinas. Como contraparte, provocó una drástica reducción de la población aborigen de dichas regiones.

El historiador:

http://www.elhistoriador.com.ar/historia_argentina/historia_argentina.php

Wikipedia:

http://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_entre_la_Confederaci%C3% B3n_Argentina_y_el_Estado_de_Buenos_Aires

http://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_civil_argentina_entre_1848_y_1856 http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_la_Argentina

http://es.wikipedia.org/wiki/Literatura_de_Argentina#La_Literatura_Gauchesca

Puerto de Buenos Aires: http://www.puertodebuenosaires.com/letteratgauchesca.html

“Martin Fierro” de Josè Hernandez, editorial Catedra, 1990

“Martin Fierro” de Josè Hernandez, editorial Labor, 1972

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento