Gennete, El relato. Narratología., Ejercicios de Literatura. Universidad de Granada (UGR)
sarams23
sarams23

Gennete, El relato. Narratología., Ejercicios de Literatura. Universidad de Granada (UGR)

2 páginas
6Número de visitas
Descripción
Asignatura: Metodos de analisis literario, Profesor: Yerma Yerma, Carrera: Literaturas Comparadas, Universidad: UGR
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa2 páginas / 2
Descarga el documento

Materiales (3)

Emma le miraba y se encogía de hombros. ¡Por qué, al menos, no había de tener por marido a uno de esos hombres de ardores taciturnos que trabajan toda la noche sobre los libros, y llevan, al fin, a los sesenta años, o cuando llega la edad de los reumatismos, una cinta de color en el ojal de su frac mal cortado! Hubiera deseado que el nombre de Bovary, que era el suyo, fuese ilustre, verle de manifiesto en los escaparates de todas las librerías, repetido en los periódicos conocidos por toda Francia; pero Carlos no tenía ambición.

***

Reapareció la primavera. Al sentirse los primeros calores, cuando los perales echaron la flor, tuvo sofocaciones. Desde que empezó julio, contó por los dedos cuántas semanas le quedaban para llegar al mes de octubre, pensando que tal vez el marqués de Andervilliers daría otro baile en la Vaubyessard; pero pasó septiembre sin cartas ni visitas. Después del fastidio de esta decepción, su corazón se quedó de   nuevo   vacío,   y   volvió   la   serie   de   los   días   aburridos.   ¡Así   iban   a   seguir,   siempre   iguales, innumerables, no trayéndole nada! Las otras existencias, por vulgares que fuesen, tenían al menos el azar de un acontecimiento;  una aventura a veces proporcionaba peripecias infinitas y cambiaba la decoración. Pero para ella no. ¡Dios lo había querido así! El porvenir era un corredor sombrío, que tenía   al   fondo   una   puerta  muy   bien   cerrada.  Abandonó   la  música.   ¿Para   qué   tocar?   ¿Quién   la escucharía? Puesto que nunca podría, con un traje de terciopelo de maga corta, sobre un piano de Evard, en un concierto golpeando con sus dedos ligeros las teclas de marfil, sentir como una brisa, en torno suyo, un murmullo de éxtasis, no valía la pena de fastidiarse para estudiar. Abandonó también en el fondo de su armario sus cartones de dibujo y sus bordados. ¿Para qué? ¿Para qué? La costura le irritaba. 

–¡Lo he leído todo! –decía; y se dedicaba a enrojecer las tenazas o a ver caer la lluvia. ¡Cuán triste le parecía el domingo al toque de vísperas! 

  ***

Repetíase a sí misma: ‘¡Tengo un amante! ¡Tengo un amante!’ Y se deleitaba en esta idea, como si hubiese entrado en otra pubertad. Por fin iba a gozar las dichas del amor; aquella fiebre de ventura, de que había desesperado; entraba en algo maravilloso en que todo sería pasión, éxtasis, delirio…

***

Emma   se   arrepintió   de   haber   abandonado   tan   bruscamente   al   recaudador;   sin   duda   iba   a   hacer conjeturas desfavorables. Precisamente la excusa de la nodriza era la peor, porque todo el mundo sabía en Yonville que la niña Berta hacía un año que había vuelto a casa de sus padres; por otra parte, nadie

habitaba en aquellos alrededores; aquel camino no conducía más que a la Huchette. Binet había, pues, adivinado de dónde venía y no se callaría; estaba segura… Permaneció hasta la noche torturándose la imaginación con proyectos de mentiras inverosímiles y teniendo siempre delante a aquel imbécil. 

***

Rodolfo   pensó  mucho   en   esta   historia   de   las   pistolas,   y   reflexionaba:   ‘Si  me   ha   hablado   con formalidad, es muy ridículo y hasta odioso, porque yo no tengo ningún motivo para aborrecer a ese pobre Carlos, no estando lo que se llama devorado por los celos.’ A este propósito, Emma le había hecho un solmene  juramento,  que no encontraba del  mejor gusto.  Por  otra  parte,   se  había vuelto demasiado   sentimental:   había   sido   preciso   cambiarse   los   retratos,   se   habían   cortado   y   regalado mechones de pelo, y ella pedía ahora una sortija, un verdadero anillo matrimonial, en señal de alianza eterna. A menudo le hablaba de las campanas de la noche, otras veces de las voces de la naturaleza: después de su madre y de la de él. Rodolfo la había perdido hacía veinte años; Emma, no obstante, procuraba consolarle de esta pérdida con niñerías  de  lenguaje,  como hubiera  hecho con un chico abandonado, ya hasta le decía algunas veces, mirando a la luna:

–¡Estoy segura de que nuestras madres, juntas allá arriba, aprueban nuestro amor! Pero, ¡era tan bonita! ¡Había poseído tan pocas mujeres de un candor igual! Este amor sin libertinaje era para él algo nuevo que, apartándose de sus costumbres fáciles, hallaba a la vez su orgullo y si sensualismo. La exaltación de Emma, que su buen sentido burgués desdeñaba, parecíale en el fondo de su corazón encantadora, puesto que se dirigía a su persona. Seguro de ser amado, no se molestó en fingir amor entusiasta, e insensiblemente cambiaron sus maneras. 

No hay comentarios
Descarga el documento