geociencias trabajo , Proyectos de Geología. Universidad del Quindío
michi-florez-1699
michi-florez-1699

geociencias trabajo , Proyectos de Geología. Universidad del Quindío

14 páginas
45Número de visitas
Descripción
trabajo de geo termienado listo para enviar
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 14
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 14 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 14 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 14 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 14 páginas totales
Descarga el documento

INFORME DE SALIDA DE CAMPO Cristina Sánchez Gutiérrez, Michel Flórez Salamanca & Diana Sofía Puerta

Programa de biología, Universidad del Quindío

Docente. Juliana Guzmán González

Resumen. En la salida de campo efectuada se llevó a cabo un recorrido partiendo desde Monterroca hasta el Rio Quindío, realizando a lo largo del trayecto cuatro estaciones, de las cuales se recolectó un mineral y diferentes tipos de rocas, describiendo de esta manera su composición mineralógica y su clasificación general; finalmente en el laboratorio se realizó su correcta identificación y mediante la bibliografía se conoció los tipos de complejos geológicos que abarcan en esa zona.

INTRODUCCIÓN.

La cartografía es la ciencia que se encarga del estudio y de la elaboración de mapas para poder representar grandes extensiones del territorio o su totalidad, buscando una relación matemática en la que las deformaciones sean reconocibles, esta técnica tiene la facilidad de transferir toda la información existente en la superficie curva terrestre sobre una superficie plana, en la cual se puede medir y servir de base para un sinfín de trabajos técnicos (Abbott 2009). El departamento del Quindío se encuentra ubicado en la parte centro occidental del país, delimitado por los departamentos de Risaralda, Tolima y Valle del Cauca; este departamento cuenta con gran variabilidad de clima, vegetación, presenta diversidad de sistemas hidrográficos, tiene una gran historia geológica que se divide en diferentes etapas, donde se notan procesos de deformación, plegamientos, fallamientos que han formado el paisaje Quindiano (Cárdenas y Valencia 2003).

En la carta cartográfica del Quindío se reconoce diferentes componentes como el sistema de la escala geográfica, el Datum, los paralelos y meridianos, zonas planas y escarpadas, zonas ondulantes y filos de montaña (Fig. 1).

Figura 1. Carta Cartográfica del Quindío y sus componentes: (A) paralelos, (B) meridianos, (C) zonas planas, (D) zonas escarpadas, (E)

zonas ondulantes, (F) filos de montaña, (G) coordenadas geográficas, (H) escala geográfica y (I) el Datum.

Así mismo la carta cartográfica se le realizó la iluminación de vías, drenajes y límites departamentales, delimitando la red hídrica de Quindío hasta la periferia de la cuidad de Armenia (Fig. 2), mostrando también el trayecto entre las localidades de Cocóra y Santa Rita (Fig. 3).

Figura 2. Carta Cartográfica del Quindío. Amarillo) la iluminación de vías, verde) iluminación de drenaje y morado) limites departamentales.

Figura 3. Trayecto entre las localidades de Cocóra y Santa Rita.

El Departamento de Quindío está ubicado en la parte centro-occidental del país, localizado entre los 04º 04’41’’y 04º 43’18’’ de latitud norte y entre los 75º 23’41’’ y 75º 53’56’’ de longitud oeste, cuenta con una superficie de 1845 km2 lo que representa el 0.16% del territorio nacional; el área del departamento se encuentra afectada por el Sistema de Fallas de Romeral, esta zona de fallas está compuesta por numerosas fracturas paralelas y sub-paralelas que se entrecruzan en determinados puntos y que pueden agruparse en tres sistemas de magnitud regional, estos sistemas de fallas han producido un intenso fracturamiento de los materiales rocosos, el cual ha contribuido en el modelamiento del paisaje quindiano y en el desarrollo de diferentes geoformas y procesos morfo-dinámicos (Cárdenas y Valencia 2003).

Por su parte en el departamento del Quindío se distinguen dos tipos de relieves, el primero es montañoso en el occidente y el segundo es

ondulado en el oriente. El sistema montañoso corresponde al flanco occidental de la cordillera central, el cual se extiende en dirección sur- norte, con pendientes abruptas con presencia de gran cantidad de rocas metamórficas. La mayor elevación es el paramillo del Quindío. El paisaje ondulado es un área cubierto de flujos de lodos volcánicos transportados por los ríos, el modelado es suave de colinas bajas (Cárdenas y Valencia 2003).

Los procesos de deformación, plegamiento y fallamiento que han afectado el basamento litológico de naturaleza ígnea, metamórfica y sedimentaria de la Cordillera Central, a través de las diferentes etapas geológicas, así como la intensa actividad volcánica de los nevados, Santa Isabel y el Cerro Santa Rosa, conforman los principales agentes que definen los modelados y estructuras de los

paisajes de montaña, este paisaje ocupa una superficie de 108252,84 hectáreas, equivalentes al 56,07% del área total del departamento, se ubica hacia la parte oriental en jurisdicción de los municipios de Salento, Córdoba, Buenavista, Pijao y Génova en sentido Norte- Sur dentro de un rango altitudinal que oscila entre 1000 hasta 4700 m¸ el paisaje presenta una gran variedad de matices morfológicos, climáticos, edáficos y de vegetación; ha sufrido movimientos tectónicos, actividad volcánica, glaciación, cambios climáticos y movimientos en masa que han ejercido influencia en el relieve y en la naturaleza de los suelos.

Una de las regiones de Colombia que cuenta con una oferta hídrica abundante es el departamento del Quindío, sin embargo, las principales fuentes hídricas, tanto superficiales como de otros tipos, han sufrido en los últimos años un gradual deterioro de su calidad y su cantidad, producto de las acciones antrópicas (López 1991); la red hidrográfica del departamento es bastante densa y sus caudales son generalmente altos debido a la alta pluviosidad del área; esta red se extiende sobre paisajes de montaña, lomerío, piedemonte y valle; recorre diferentes pisos térmicos, desde el volcán del Quindío hasta las zonas templadas. Entre los principales ríos del departamento se pueden mencionar el Quindío y el Barrangán, los cuales al unirse forman el río La Vieja situado al occidente del departamento y vierte sus aguas finalmente al río Cauca (IGAC, 2007). El río Quindío es la principal corriente del departamento, está ubicada en el lado oriental del departamento sus aguas sirven como suministro al acueducto municipal de Armenia; tiene un recorrido de 65.35 km; nace en el paramillo del Quindío (3780 msnm), extremo nororiental del municipio de Salento, recibe las aguas de numerosas quebradas entre las cuales se destacan: La plata, El español, Las mirlas, Cárdenas, Peligrosa, La Honda, San Pacho, El Bosque, Santa Rita, Boquía, La

Víbora, Cusumbo, Chagualá, Castillo, La Duquesa, y La Florida.

Por otro lado, el Quindío cuenta con una buena red de carreteras que permite la comunicación directa de Armenia con la mayor parte de las localidades del departamento y de éstas entre sí, al igual que con los departamentos vecinos y la capital de la República (Cárdenas & Valencia 2003).

RESULTADOS Y DISCUSIÓN.

Se realizó un recorrido partiendo desde Monterroca por la Quebrada Santa Rita y el rio Quindío, en inmediaciones de Boquia, Salento, localizado en 4°38´35´N-74° 35´02´E, el día 26 de agosto, entre las 8am-4 pm, en el transcurso del trayecto se observaron cuatro estaciones, recolectando e identificando en cada una de ella diferentes tipos de rocas; los resultados obtenidos corresponden a la Tabla 1.

Tabla 1. Identificación y descripción de las rocas recolectadas ene le recorrido realizado durante la salida de campo

# Tipo de roca

Textura-Color Tipos de minerales

Matriz Clasificación general

Número de la estación/ Ubicación

Nombre de la roca

1 Ígnea

Volcano- sedimentari a

Porfirítica

Blanca, algunos lados de color amarillo cremoso

-Olivino (forsterita)

-Plagioclasa cálcica

95% Extrusiva

Máfica

Estación 1: Túnel antiguo ferrocarril

Porfídica altamente meteorizada

2 Ígnea Afanítica

Colores: negro, gris cremoso

Presenta una veta o vena.

Cloritas No presenta

Extrusiva

Máfica

Estación 1: A las afueras del túnel del antiguo ferrocarril

Basalto

3 Mineral blanco Cuarzo No presenta

Forma: irregular

Brillo: vítreo

Dureza: 7

Estación 2: En el interior de la quebrada Santa Rita

Cuarzo

4 Ígnea Fanerítica

Marrón, rojo y naranja-gris

Cuarzo, mica moscovita, biotita, plagioclasas, anfíbol.

No presenta

Intrusiva

Félsica

Estación 2: Cerca de la quebrada Santa Rita

Granito

5 Ígnea Fanerítica

Colores: Blanco, gris, negro, partes naranjas (oxidación)

Cuarzo,

biotita, calcopirita, plagioclasas sódica

No presenta

Intrusiva

Félsica

Estación 2: A orillas de la falla

Granito

6 Ígnea Afanítica

Color rosado claro, blanco, gris

Afanítica

Cuarzo, feldespatos, plagioclasas, anfíbol

90% Piroclástica

Félsica

Estación 3: túnel 2

Riolita

7 Ígnea Naranja (70%) (Oxidación), negro, gris, blanco

Micro-cristales No presenta

Extrusiva

Máfica

Estación 4: Rio Quindío

Basalto

De modo que se observó un mineral y seis rocas ígneas diferentes encontrándose tres de clasificación máfica y tres félsicas, según Tarbuck y Lutgens (2005) las rocas ígneas también denominadas magmáticas, son todas aquellas que se han formado por solidificación de un de material rocoso, caliente y móvil denominado magma; este proceso, llamado cristalización, resulta del enfriamiento de los minerales y del entrelazamiento de sus partículas, este tipo de rocas también son formadas por la acumulación y consolidación de lava.

Entre las rocas ígneas máficas se identificó la roca porfídica altamente meteorizada (Fig. 4), hallada en la estación uno, es decir en el túnel del antiguo ferrocarril de Boquía localizado en las coordenadas E00833988 - N01007055 a 1868 msnm, presentándose blanca con algunos lados de color amarillo cremoso, con un 95% de matriz y con presencia de los minerales olivino y plagioclasas cálcicas; en relación a los minerales Tarbuck y Lutgens (2005) exponen que los diferentes minerales de una roca ígnea cristalizan a temperaturas diferentes (así como a velocidades diferentes), por lo cual es posible que algunos cristales se muestren bastante grandes mientras que otros estén empezando a formarse; en la roca máfica mencionada anteriormente las plagioclasas cristalizaron primero, ocupando gran parte de la roca en comparación con los olivinos (Fig. 5); procesos externos como el viento y el agua han influido en la alteración y descomposición de la roca.

Figura 4. Roca porfídica altamente meteorizada de la primera estación: Túnel del antiguo ferrocarril, E00833988 - N01007055 a 1868 msnm.

Figura 5. Mineral olivino en la roca porfídica altamente meteorizada de la primera estación: Túnel del antiguo ferrocarril, E00833988 - N01007055 a 1868 msnm.

Se logró determinar la presencia de dos rocas felsicas y un mineral, estos fueron encontrados en la estación dos correspondientes a las

coordenadas geográficas E00834299 – N01007364 a 1887 msnm; la rocas félsicas se recolectaron a las orillas de la falla que pasa por la cascada de la quebrada Santa Rita (Fig. 6), las cuales fueron identificadas como granitos, el primer granito presentó un color marrón cremoso, con un alto contenido de minerales félsicos y en baja proporción de máficos (Fig. 7), por el contrario el segundo granito se mostró gris-negro con algunas partes naranjas y con la presencia de minerales como micas y anfíbol (Fig. 8); por lo cual Twidale y Vidal (2005) afirman que esta roca ígnea intrusiva es quizá la roca más conocida de todas las ígneas, esto se debe en parte a su abundancia en el conteniente, ya sea porque esta es muy resistente a la meteorización y suelen ser productos secundarios de la formación de montañas (placas convergentes) o porque se forman preferentemente siguiendo fracturas y fallas preexistentes en la corteza terrestre.

Figura 6. Falla que atraviesa la cascada de la quebrada Santa Rita.

Figura 7. Roca ígnea granito hallada en la estación dos: Interior de la quebrada Santa Rita, E00834299 – N01007364 a 1887 msnm.

Figura 8. Roca granito perteneciente a la estación dos: orillas de la falla, E00834299 – N01007364 a 1887 msnm.

Así mismo, Taylor y Eggleton (2005) expresan que el granito es una roca fanerítica compuesta alrededor del 25% de cuarzo y aproximadamente el 65% de feldespato; siendo los cristales de cuarzo, vítreos y de colores claros a gris; en cambio, los cristales de feldespatos no son vítreos, tienen un color generalmente de blanco a rosa salmón y exhiben una forma rectangular más que esféricas, cuando el feldespato potásico se combina con algunos minerales máficos, el granito es casi marrón claro, como la roca observada en la estación dos (Fig. 7); el autor también añade que otros constituyentes menores del granito son las micas y algunos silicatos oscuros, en particular la biotita y el anfíbol; los componentes oscuros constituyen generalmente menos del 10% de la mayor parte de los granitos, simultáneamente en esta estación a la orilla de la quebrada Santa Rita, se reconoció la presencia de un mineral identificado como cuarzo, mostrándose de color blanco (Fig. 9), debido a que los enlaces de este mineral son del tipo silicio-oxígeno muy fuertes, presentándose duro y resistente a la meteorización.

Figura 9. Mineral cuarzo encontrado en la estación dos: Interior de la quebrada Santa Rita, E00834299 – N01007364 a 1887 msnm.

Igualmente en esta misma estación, se identificó la falla San Jerónimo, una de las principales fallas asociada al sistema de fallas romeral (SFR), que permite interpretar una larga historia deformativa; ha sido descrita como una zona estrecha de deformación tectónica que marca en forma bien definida el límite entre la corteza continental hacia el este y corteza oceánica al oeste, esta zona hace parte de una región acrecionada por varios eventos de subducción y obducción contra la margen continental (López 2006).

La falla San Jerónimo está compuesta por numerosas fallas paralelas a sub-paralelas inversas con dirección general NNE-SSW, con un componente de desplazamiento lateral izquierdo; Mejía (2012) también explica que esta falla pone en contacto las rocas metamórficas continentales Paleozoicas del Complejo Cajamarca al este, con rocas de afinidad oceánica y edad cretácica del Complejo Quebrada-grande al occidente.

Figura 10. El círculo rojo indica la aproximación de la localización del recorrido realizado donde: Qto indica la zona de flujos de lodo y cenizas volcánicas y Qflv indica flujos de lodo volcánico.

De acuerdo a las coordenadas geográficas dadas sobre el recorrido realizado en la salida de campo; Caballero y Zapata (2009) en la plancha geológica 224 de Pereira, sostiene que aquella zona pertenece a Qto y Qflv (Fig. 10), es decir, Qto es una zona de flujo de lodo y de cenizas volcánicas y Qflv de flujos de lodo volcánico, ambos del periodo cuaternario.

Por su parte, en las memorias geológicas de la plancha 224 Pereira, Caballero y Zapata (1984) mencionan que los flujos de lodo volcánico se originan al ocurrir rápidos deshielos de los glaciares, posiblemente por incisiones en capas volcánicas de cenizas y lapilli , aunque no es descartable la presencia de derrames de lava; también el autor agrega que la acción erosiva del hielo fue en parte simultánea con la emisión de material piroclástico y las efusiones de lavas andesíticas recientes dando lugar a esta formación de flujos de lodo volcánico, por lo tanto calculan ese evento con una edad pleistoceno superior holoceno.

El periodo cuaternario de esta zona se ve evidenciado por estar compuesto por material aluvial, depósitos de pendiente, flujos de lodo y cenizas volcánicas de espesor variable; del mismo modo, en la cascada de la quebrada Santa Rita se identificó una de las trazas de falla pertenecientes a la zona de falla Romeral, Según (Caballero y Zapata 1984), este sistema de fallas es uno de los mejor conocidos en el país, algunas de sus trazas solo se manifiestan en extensiones no mayores a los 10 kms puesto que en su mayor parte se hallan fosilizadas por la gruesa cubierta de flujos de lodo y cenizas volcánicas que conforman el abanico del Quindío.

También se logró identificar la roca félsica, denominada riolita hallada en la estación tres (Fig. 11), es decir en el segundo túnel,

correspondiente a las coordenadas geográficas E00834026 – N01006602 a 2561 msnm, en relación a esta roca Tarbuck y Lutgens (2005)

afirma que es ígnea extrusiva, volcánica félsica, de color gris a rojizo con una textura afanítica de granos finos y con una composición química muy parecida a la del granito, sin embargo la riolita posee más sílice que el granito; a su vez el autor añade que su textura se debe al corto periodo de cristalización, lo que obstaculizo la formación de grandes fenocristales, favoreciendo el crecimiento de minerales como cuarzo, feldespato potásico, plagioclasas, biotita en pequeñas proporciones; por lo cual Geoff et al (1992) aclara que las riolitas se forman principalmente en los continentes y sus márgenes.

Figura 11. Roca ígnea riolita perteneciente a la estación tres: segundo túnel, E00834026 – N01006602 a 2561 msnm.

Finalmente se identificó la presencia de dos basaltos afanáticos en dos estaciones diferentes, el primero fue hallado en el túnel del antiguo ferrocarril Boquía, localizado en E00833988 - N01007055 a 1868 msnm, identificándose de color negra-gris cremosa y con una vena en medio de la roca (Fig. 12), según Dasgupta y Hirschmann (2007) las venas son producidas por las fracturas, separación por la cual se depositan minerales los cuales comienzan a cristalizar a partir del agua meteórica que posee los iones en solución.

En cuanto a la ubicación e identificación de la segunda roca basáltica micro-cristalina (Fig. 13), la cual se halló en la estación cuatro a orillas del rio Quindío con las coordenadas E0083944 – N01006185 1845 msnm, diferenciándose de la roca mencionada

anteriormente por la ausencia de venas y su color anaranjado, para tal motivo Monkhouse (1998) señala que este cambio de color posiblemente se deba a procesos de oxidación, ya que estos se producen al reaccionar algunos minerales con el oxígeno atmosférico o por la meteorización química, tornando su color a rojo-naranja, el cual es también llamado hematites.

Referente a las rocas basálticas Rogers et al (2000) da a conocer que el basalto es una roca ígnea volcánica de color oscuro, de composición máfica rica magnesio, hierro y poco sílice, estas rocas suelen tener una textura porfídica, con fenocristales de olivino, augita, plagioclasas y una matriz cristalina fina o textura afanítica (Fig. 12 y 13), semejantemente indica que es la roca ígnea extrusiva más común superando el granito, ya que las capas superiores de la corteza oceánica son de basalto, también agrega que estas rocas ígneas son originados sobre zonas de subducción, las cuales se producen al haber fusión parcial en el manto tras ser invadido por fluidos acuosos provenientes de la placa subducida (Young 2003).

Figura 12. Roca basalto encontrado en primera estación: Túnel del antiguo ferrocarril,

E00833988 - N01007055 a 1868 msnm.

Figura 13. Basalto perteneciente a la estación cuatro: Rio Quindío, E008394 – N01006185 a 1845 msnm.

CONCLUSIONES

De acuerdo a la plancha 224 de Pereira, las rocas porfídica altamente meteorizada y basalto, hacen parte de la zona Qto que fueron producto de zonas de flujo de lodo y de cenizas volcánicas, mientras que las rocas granito, riolita y el mineral cuarzo hicieron parte de la zona Qflv (flujos de lodo volcánico), por lo cual con su presencia se puede afirmar otro dato no mencionado en la literatura, es decir una de estas rocas como el granito faneriticio podría haber llegado como flujo de lodo volcánico recorriendo una gran distancia desde uno de los volcanes en la parte más alta de la cordillera; por su parte, la falla San Jerónimo también generó influencia en la ubicación de las rocas halladas en la estación dos, ya que el movimiento de cizalla provocó el posicionamiento de estas.

BIBLIOGRAFÍA

Abbott, A. (2009). El espacio mundial y sus dinámicas. Ediciones Santillana.

Blatt J, Harvey N, y Robert J. Tracy T. (1996). Petrology, W. H. Freeman, 2da ed.

Brook, M. (1984). New radiometric age data from S.W. Colomia. Ingeominas Mision Britanica (B. G.S.), Cali, Colombia.

Caballero H. A., Zapata G. G. (2009). Geología de la Plancha 224 Pereira. Instituto colombiano

de Geología y Minería INGEOMINAS. Colombia.

Caballero H. A., Zapata G. G. (1984). Geologia y Geoquimica de la Plancha 224 Pereira. Instituto colombiano de Geología y Minería INGEOMINAS. Colombia.

Cárdenas, A & Inés Valencia (2003). Estudios semi-detallado del suelo. Corporación Autónoma Regional del Quindío. Investigaciones Científicas, Madrid.

Dasgupta, R y Hirschmann, M. (2007). Effect of variable carbonate concentration on the solidus of mantle peridotite.American Mineralogist. 370-379 pp.

Geoff C. Brown, C. J. Hawkesworth, R. C. y Wilson M. (1992). Entendiendo la tierra (2nd edición). Cambridge University Press. 93 pp.

IGAC. (2007). Métodos y Procedimientos para levantamientos de suelos.

Lopez M. C. (2006). Análisis de deformación tectónica en los piedemontes de las Cordilleras Central y Occidental. Colombia.

Lopez, F R. (1991). Defensa y recuperación de los suelos agrícolas. Serie suelos y Clima.

McCourt, W. (1984). Geología de la Cordillera Central en el Departamento del Valle del Cauca, Quindío y NW del Tolima (planchas 243, 261, 280 y 300). Cali: Ingeominas - Misión Británica (British Geological Survey). Reporte 8, inédito, 49 pp.

Mejia, E. (2012). Características cinemáticas y condiciones de deformación de un segmento de la falla palestina al NE del Volcán Nevado de Ruiz. Tesis de maestría en ciencias-Geología. Universidad Nacional de Colombia.

Monkhouse, E. J. (1998). Diccionario de términos geográficos. Barcelona: Oikos Tau- Editores. 300 pp.

Rogers, P; Nick, D y Hawkesworth, C. (2000). «Composition of magmas». Sigursson, Haraldur.

Tarbuck E.J., Lutgens F.K. (2005). Ciencias de la Tierra. Pearson Prentice Hall. Madrid.

Twidale, C.R. y Vidal J.R. (2005). Landforms and Geology of Granite Terrains.Balkema.9 pp.

Taylor, G. y Eggleton, R. A. (2001). Regolith Geology and Geomorphology.151 pp.

William J. Mc Court, Mosquera T D. Nivia A. G., Nuñez A.T. (2009). Geología de la Plancha 243 Armenia. Instituto Colombiano de Geología y Minería INGEOMINAS. Colombia.

Young, D. A. (2003).Mind over magma: the story of igneous petrology.Princeton University Press.

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 14 páginas totales
Descarga el documento