hhhh, Apuntes de Idioma Griego. Universidad de Murcia (UM)
Raquel98
Raquel98

hhhh, Apuntes de Idioma Griego. Universidad de Murcia (UM)

6 páginas
7Número de visitas
Descripción
Asignatura: Gramática griega, Profesor: elena conde guerri, Carrera: Filología Clásica, Universidad: UMU
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 6
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento
Microsoft Word - Tragedias de Séneca

SÉNECA: TRAGEDIAS

MEDEA Medea se ha refugiado con su esposo Jasón e hijos en Corinto. Jasón va a abandonarla y a casarse con Creusa, hija del rey Creonte. Medea decide vengarse: envía a Creusa como regalo un vestido mágico que la abrasa cuando se lo pone (su padre también muere intentando salvarla); luego mata a sus propios hijos, en presencia de su padre, y sale huyendo por los aires. Eurípides parece haber sido el modelo básico de Séneca, pero hay diferencias sustanciales entre uno y otro (¿contaminatio?). En el siguiente fragmento Medea achaca con ira a Jasón su abandono. Medea.- Huyo, Jasón, huyo; no es algo nuevo eso de cambiar de domicilio; lo nuevo es el motivo de la huida: por ti solía huir antes. Me alejo, me voy fuera... Cuantos caminos fui abriendo para ti, los fui cerrando para mi. ¿A dónde me mandas de vuelta? A una exiliada le impones el exilio y no le señalas el lugar. Hay que marcharse. Lo manda el yerno del rey. A nada me opongo. Amontona sobre mí crueles suplicios: merecidos los tengo. Que con cruentos castigos abrume a esta concubina la cólera real; que de cadenas cargue sus manos; que la entierre, dejándola encerrada en la eterna noche de una caverna: sufriré menos de lo que tengo merecido. Hombre desagradecido, haz volver a tu mente el aliento de fuego de aquel toro y... los dardos lanzados por ese enemigo imprevisto, cuando, a una orden mía, esos soldados nacidos de la tierra cayeron matándose unos a otros. Añade los codiciados despojos del carnero de Frixo y el monstruo insomne al que forcé a entregar sus ojos a un sueño que nunca había experimentado. Añade a un hermano entregado a la muerte, crimen que suponía más que un crimen... Buscando reinos para otros, abandoné los míos.

Séneca,Medea,447-477 En el siguiente fragmento vemos la preparación del vestido que resultará fatal a Creusa: Medea realiza sus sortilegios mágicos para emponzoñar el vestido. Este fragmento fue añadido por Séneca en relación a su fuente, Eurípides.Nodriza.- Toma las mortíferas hierbas y exprime la ponzoña de las serpientes y les mezcla también aves siniestras y el corazón de un lúgubre búho y vísceras de ronca lechuza extraídas aún viva. Todas estas cosas la urdidora de crímenes las va poniendo cada una en su sitio: unas poseen la arrebatadora violencia de las llamas, otras la helada rigidez de un frío entorpecedor. Añade a los venenos fórmulas no menos temibles que ellos. Escuchad, se la oye con paso enloquecido y recitando fórmulas mágicas. El universo se estremece en cuanto empieza a hablar. Medea.- Yo os conjuro, tropel de sombras silenciosas,

y también a vosotros, dioses funerarios, y al ciego Caos y a la mansión oscura del tenebroso Dite: las cuevas de la muerte espeluznante

cercadas por los límites del Tártaro; descansad de suplicios, almas, y corred a una boda inaudita. Deténgase la rueda que retuerce sus miembros y toque Ixión el suelo; que Tántalo a sus anchas pueda beber las aguas de Pirene; que sólo para el suegro de mi esposo se mantenga y se agrave la condena: que la resbaladiza piedra haga rodar a Sísifo hacia atrás por los peñascos. Y vosotras, Danaides, a quienes burla la frustrante tarea de unas vasijas agujereadas, acudid todas juntas, este día requiere vuestras manos. Acude ya, invocada por mis conjuros, astro de las noches, revestida del más terrible aspecto, amenazando con tu múltiple frente.

Séneca,Medea,732-762

FEDRA Fedra, esposa de Teseo, mientras éste se halla ausente en los Infiernos, trata de seducir a su hijastro Hipólito. El muchacho, que se mantiene virgen, rechaza tales pretensiones. Al regreso de Teseo, Fedra y la nodriza calumnian a Hipólito ante su padre. En su cólera invoca a Neptuno contra su hijo y éste es muerto. Fedra, ante sus restos, confiesa su crimen y se suicida. La obra está tomada sobre todo de Eurípides. En el siguiente episodio Fedra declara su amor a Hipólito que horrorizado huye. Hipólito.- Confía a mis oídos tus preocupaciones, madre mía. Fedra.- Arrogante es el nombre de madre y demasiado fuerte; a mis sentimientos les cuadra mejor un nombre más humilde; llámame hermana, Hipólito, o llámame sirvienta; sirvienta, mejor. Estoy dispuesta a soportar todo tipo de esclavitud. No me pesaría, aun cuando me ordenaras ir a través de la alta nieve, adentrarme en las heladas cumbres del Pindo. Si me mandaras caminar por en medio del fuego y de las filas de un ejército enemigo, no vacilaría en ofrecer mi pecho a las espadas amenazadoras. Acepta el cetro que yo tengo encomendado y a mí tómame como servidora; es a ti quien corresponde administrar el mando; a mí, cumplir la órdenes. No es cosa de mujeres mantener la autoridad real en las ciudades. Tú que tienes el vigor de la primera flor de tu juventud, gobierna firmemente a los ciudadanos con la autoridad de tu padre; a ésta que te suplica y se ofrece como esclava protégela acogiéndola en tu seno. Ten compasión de una viuda. Hipólito.- ¡Que el dios supremo aparte este presagio! Llegará sano y salvo en seguida mi padre.

Fedra.- El dueño del inflexible reino y de la callada Estige no ha permitido nunca el regreso a los de arriba, una vez que se les ha abandonado. ¿Va él a soltar al raptor de su tálamo conyugal?... Hipólito.- A él, al menos, los dioses del cielo, en su equidad, nos lo devolverán... Y en cuanto a ti me comportaré de forma que no te considere viuda y ocuparé para ti yo mismo el puesto de mi padre. Fedra.-(Aparte) ¡Oh, crédula esperanza de los amantes! ¡Oh falaz amor! ¿He hablado ya bastante? Actuaré asediándolo con mis ruegos. (A Hipólito) ¡piedad! Escucha los ruegos de mi alma callada. Quiero hablar y no me atrevo. Hipólito.- ¿Qué tipo de mal es ese? Fedra.- Un tipo de mal que difícilmente creerías que encaja en una madrastra. Hipólito.- Palabras ambiguas dejas caer en tu enrevesada forma de hablar. ¡Habla abiertamente! Fedra.- Mi pecho enloquecido lo abrasa la llama ardiente del amor. Con fiero furor destroza lo más hondo de mi médula y recorre por mis venas un fuego sumergido en mis entrañas y escondido en mis venas, como la llama que ágilmente recorre las altas vigas de una casa. Hipólito.- ¿Es, entonces, tu casto amor por Teseo lo que te hace enloquecer? Fedra.- Así es, Hipólito. Estoy enamorada del rostro de Teseo, aquél de antes, el que tenía hace tiempo, de muchacho, cuando apuntando la barba le sombreaba las puras mejillas y conoció la casa sin salidas del monstruo de Cnosos y fue recogiendo el largo hilo a través del intrincado camino. ¡Cómo resplandecía él entonces! Prendían sus cabellos las cintas rituales y un rosado pudor teñía su tierno rostro; había músculos fuertes en sus delicados brazos. Era el rostro de tu Febe o de mi Febo; mejor aún, el tuyo. Así fíjate bien, así era cuando gustó al enemigo, así llevaba erguida la cabeza. En ti resplandece aún más una belleza desaliñada: todo tu padre está en ti, pero además un cierto aire de severidad de tu madre entra a partes iguales a formar tu hermosura. En tu rostro de griego aparece la rudeza de un escita. Si al lado de tu padre hubieses entrado en el mar de Creta, para ti más bien habría hilado mi hermana sus hilos. A ti, a ti, hermana, en cualquier parte que brilles del cielo estrellado, te invoco en apoyo de una causa semejante a la tuya; una misma familia nos ha seducido a las dos hermanas: a ti, el padre; a mí, el hijo, (A Hipólito) ¡Aquí me tienes! Suplicante yace postrada a tus rodillas la descendencia de una casa real. Sin haber sido salpicada por ninguna mancha, intacta, inocente, sólo cambio por ti. Bien decidida, me he rebajado hasta la súplica; fin pondrá a mi dolor o a mi vida este día. Ten piedad de una enamorada. Hipólito.- Gran rey de los dioses, ¿con tanta paciencia oyes los crímenes? ¿Con tanta paciencia los ves? Y ¿cuándo lanzas el rayo con tu mano terrible, si ahora está el tiempo

despejado? Que todo el cielo a tu impulso se despeñe y sepulte al día entre negras nubes, que los astros volviéndose hacia atrás recorran al revés sus inclinadas órbitas. Y tú, cabeza de los astros, radiante Titán, ¿estás contemplando tú la impiedad de tu estirpe? Sumerge tu luz y huye a las tinieblas. ¿Por qué, señor de los dioses y hombres, tu diestra permanece ociosa y no incendia el mundo con la antorcha de tres puntas? Truena contra mí, atraviésame, que tu rápido fuego me abrase de parte a parte. Soy culpable, tengo merecida la muerte: he enamorado a mi madrastra. ¿Te he parecido yo digno de esta indecencia? Solamente yo te he parecido materia fácil para un crimen tan grande? ¿Esto es el merecido de mi ruda austeridad? ¡Oh, tú que vences en perversión a todo el género femenino, tú, que te has atrevido a una infamia mayor que la de tu madre que concibió un monstruo! ¡Peor eres que la que te engendró! Ella sólo se manchó con la bestialidad; y su crimen, silenciado durante largo tiempo, lo puso al descubierto un parto marcado por su doble forma y dio pruebas del delito de la madre el ambiguo recién nacido con su rostro feroz. ¡Ese vientre te llevó a ti! ¡Oh tres y cuatro veces agraciados por un hado favorable aquéllos a quienes el odio y la perfidia devoraron, destruyeron y entregaron a la muerte! Padre, siento envidia de ti. Esta criatura es una calamidad más grande, más grande que la madrastra de la Cólquide... Hipólito.- Aparta lejos de mi casto cuerpo tu contacto impúdico. Pero, ¿qué es esto? ¿Incluso a abrazarme se lanza? Hay que empuñar la espada; que cumpla el castigo que merece. ¡Mira! Con mi mano izquierda he doblado hacia atrás su impúdica cabeza, retorciéndole el cabello. Nunca más justamente se ha ofrecido una sangre a tus altares, ¿¡oh diosa portadora del arco!

Séneca,Fedra,608-710 En el siguiente episodio Fedra confiesa su culpa y la inocencia de Hipólito; luego se suicida. Teseo.- ¿Qué delirio te empuja a ese arrebato de dolor? ¿Qué significan esa espada, qué los gritos y el duelo sobre un cuerpo odioso? Fedra.- A mí, a mí, cruel soberano de las profundas aguas, atácame a mí y lanza contra mí los monstruos del azulado mar, cuantos en sus confines más remotos lleva Tetis en lo más escondido de su seno, cuantos el Océano, rodeándolos con sus aguas errantes, tiene cubiertos con la más alejada de las olas. ¡Oh, Teseo, siempre cruel!, que nunca has vuelto con los tuyos sin causarles daño. Tu hijo y el que te engendró han expiado con la muerte tus regresos. Trastornas tu hogar, causándole mal siempre con el amor o con el odio a tus esposas. Hipólito, ¿así veo tu rostro y así lo he puesto yo?... ¡Ay de mí!, ¿a dónde ha huido tu belleza y los ojos que eran mi estrella? ¿Yaces sin vida? Ven un momento y escucha mis palabras. No voy a decir nada impúdico: con esta mano voy a pagarte el castigo y

voy a hundir el hierro en mi pecho infame, voy a dejar a Fedra sin vida y a la vez sin culpa, y a ti por las olas y los lagos del Tártaro, por la Estige, por los ríos de fuego voy a seguirte enloquecida... No fue lícito unir nuestras almas, pero sí que es lícito dejar unidos nuestros destinos... Escúchame, Atenas, y tú, padre, que eres peor que una funesta madrastra. Falso en lo que conté, y la impiedad, que yo misma en mi delirio había concebido dentro de mi enloquecido pecho, la deformé con mentiras. Tú has castigado algo que no ha existido, padre, y yace víctima de una acusación impura un joven puro, pudoroso, sin tacha... Un pecho impío se abre al puñal justiciero y una sangre derramada cumple el sacrificio debido a los Manes de un varón virtuoso.

Séneca,Fedra,1157-1198

EDIPO Edipo, rey de Tebas, lamenta con Yocasta la peste que asola el país. El oráculo de Delfos indica que hay que castigar al asesino del antiguo rey. Edipo descubre que él es el asesino de su padre y que se ha casado con su madre, teniendo descendencia; se arranca los ojos como castigo y se destierra de Tebas. Esta obra está basada en el Edipo rey de Sófocles, aunque bastante alterado. En este episodio un mensajero relata cómo Edipo se arranca los ojos. Mensajero.- Después que Edipo descubrió los hados que le habían sido predichos y la infamia de su linaje y, convicto de su crimen, se condenó a sí mismo, dirigiéndose hostil hacia el palacio, penetró con paso apresurado bajo aquellos odiosos techos... Cruel consigo mismo maquina algo enorme en su interior, equiparable a sus hados "¿Por qué retraso el castigo?", dice, "Que alguien arremeta contra este pecho infame con un hierro o que lo someta a las ardientes llamas o a las piedras. ¿Qué tigre o ave cruel se lanzará contra mis entrañas? Tú mismo, que das acogida a los crímenes, execrable Citerón, lanza desde los bosques tus fieras contra mí, o lanza tus rabiosos perros...". Habiendo dicho esto, pone su impía mano sobre la empuñadura de la espada y la desenvaina. "¿Así? ¿Vas a pagar tan grandes crímenes con un breve castigo y a compensarlos todos con un solo golpe Tú mueres... Que innove ella también en lo que toca a mi suplicio. Que se me permita vivir y morir una y otra vez, renacer continuamente para pagar cada vez con nuevos suplicios... Hay que elegir una muerte prolongada. Hay que buscar el camino por el que puedas andar errante sin mezclarte con los sepultados, quedando, no obstante, marginado de los vivos. Muere, pero sin llegar hasta tu padre...". He aquí que de repente una lluvia se agolpa en sus ojos y se desborda regándole de llanto las mejillas. "¿Y es bastante llorar? ¿Sólo van a llegar mis ojos a derramar este escaso riego? Que, arrancados de su órbita sigan a las lágrimas; hay que sacar en seguida estos ojos de marido"...

Dio un gemido y bramando horriblemente retorció las manos contra su rostro. Pero a su vez los ojos se clavaron amenazadores y fijos cada uno en su mano la siguen por propio impulso; salen al encuentro del golpe que van a recibir. Tantea ansioso los ojos con las manos encorvadas, desde su más honda raíz arranca de un golpe los dos globos. Se adhieren las manos a los huecos y, fijas allí, desgarran por completo, con las uñas, el fondo de las cavidades que albergaban a los ojos, la órbitas vacías. Se ensaña en vano y su delirio sobrepasa todos los límites: tanto le importa el riesgo de ver. Levanta la cabeza y, recorriendo con sus órbitas vacías las regiones del cielo, comprueba su noche... Riega su rostro una repugnante lluvia y su cabeza desgarrada vomita, por las venas que se ha arrancado, ríos de sangre.

Séneca,Edipo,915-979

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento