historia, Ejercicios de Gestión de Recursos Humanos. Universidad de Málaga (UMA)
saraob22
saraob22

historia, Ejercicios de Gestión de Recursos Humanos. Universidad de Málaga (UMA)

7 páginas
4Número de visitas
Descripción
Asignatura: organizacion del trabajo, Profesor: María de los Ángeles López Ramos, Carrera: Ciencias del Trabajo, Universidad: UMA
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 7
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 7 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 7 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 7 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 7 páginas totales
Descarga el documento

Tema 8. EL MÉTODO DE TRABAJO SOCIAL

El término método, proviene del griego; Es el “camino a seguir para conseguir algo”.

Lo que distingue y caracteriza a una ciencia de otros conocimientos, es la aplicación de un método científico.

El Trabajo Social es una ciencia, no sólo porque es capaz de producir su propia teoría y nuevos conocimientos, sino porque para ello utiliza un método científico.

El MÉTODO en Trabajo Social, tiene que reunir una serie de cualidades que le permitan adaptarse a la realidad social, que es cambiante y plural.

Esta realidad social, obliga al trabajador social a cambiar o a adaptar sus métodos, técnicas, funciones y objetivos, según el lugar y el momento.

FASES DEL MÉTODO ACOGIDA PROBLEMÁTICA SOCIAL

RECOGIDA DE INFORMACIÓN

DIAGNÓSTICO todas estas fases son cíclicas

ELABORACIÓN PLAN ACCIÓN

APLICACIÓN PROYECTO INTERVENCIÓN

EVALUACIÓN

1º ACOGIDA DE LA PROBLEMÁTICA SOCIAL Fase de vital importancia.

Se podrán establecer hipótesis de trabajo que se verificarán o no.

Pone en preaviso y alerta al trabajador social.

Situaciones dispares.

El análisis previo del formato y el estudio de las condiciones en que se ha desarrollado el encuentro son requisitos imprescindibles para establecer un clima de trabajo seguro, sobre las que asentar las siguientes fases del método.

Esta fase ofrece información sobre la posible implicación y motivación que puedan tener los participantes.

2º RECOGIDA DE INFORMACIÓN

Recogida de datos:

1. Sobre uno mismo

2. Las personas con las que vamos a intervenir

3. El medio (vecinal, social, familiar…)

4. Necesidades o problemas verbalizados o no

5. La institución en la que trabajamos u otras de importancia

6. Recursos disponibles

7. Leyes y políticas sociales

8. Técnicas a utilizar: entrevistas, visitas domiciliarias, visitas instituciones, técnicas, documentales etc

9. Instrumentos: cuestionarios, test, ecomapas, ecogramas…

3º ELABORACIÓN DEL DIAGNÓSTICO Exige al profesional una actividad racional, reflexiva, analítica y crítica.

Debe contener:

1. Definición profesional del problema

2. Su gravedad

3. Causas que lo motivan

4. Factores positivos y negativos que influyen

“Es el pilar sobre el que construiremos nuestra intervención”, Por tanto deberá ser sólido y consistente.

Se recomienda que el trabajador social utilice el conjunto de sus conocimientos y la recopilación de las experiencias acumuladas referente a la problemática con la que vamos a trabajar.

Un correcto diagnóstico asegura una buena planificación de la intervención aumentando las probabilidades de éxito y eficacia.

4º DISEÑO DE LA INTERVENCIÓN En esta fase, vamos a delimitar y traducir operativamente el diagnóstico previo, vamos a elaborar el proyecto de intervención.

El diagnóstico y el diseño de intervención, están estrechamente unidos y conjuntamente, nos ofrecen el pronóstico de la situación.

El contenido del diseño de intervención, se corresponde con el modelo de las NUEVE cuestiones:

1. ¿QUÉ SE VA A REALIZAR? (Dar nombre a la actividad; Delimitar la naturaleza de la acción) NATURALEZA.

2. ¿POR QUÉ SE VA A HACER? JUSTIFICACIÓN.

3. ¿PARA QUÉ SE VA A ACTUAR? OBJETIVOS. (Se delimitan los objetivos generales y específicos)

4. ¿A QUIÉN VA DIRIGIDA LA INTERVENCIÓN? RECEPTORES DE LA ACCIÓN.

5. ¿CÓMO? (Aquí hay que definir las tareas, técnicas, modelos, métodos y actividades)

6. ¿CON QUIEN? RECURSOS HUMANOS.

7. ¿CON QUÉ? RECURSOS MATERIALES Y ECONÓMICOS.

8. ¿CUÁNDO? (Especificar el tiempo del que se dispone para realizar las actividades; Establecer la secuencia de todo el proceso)

9. ¿DÓNDE SE VA A EFECTUAR? (Concretar los espacios donde se llevará a cabo la intervención)

La planificación debe respetar algunos principios fundamentales: continuidad, reversibilidad, precisión ausencia de contradicción y adecuación.

“Una planificación será efectiva se cimienta en las dimensiones psicológicas, económicas, sociales, culturales, ideológicas y educativas de la sociedad a la que se dirige.” (Pérez Serrano, 2002).

5º APLICACIÓN DEL DISEÑO DE INTERVENCIÓN Ésta es una fase activa y muy operativa, donde se llevan a cabo todas las acciones y donde saldrán a relucir las dificultades y las trabas.

La capacidad de improvisación, creatividad y la paciencia resultan fundamentales para el buen desarrollo de la intervención.

No se debe pasar a esta fase sin haber pasado por las anteriores.

6º EVALUACIÓN Última fase del proceso metodológico

Gracias a la evaluación se pueden conocer los resultados, baremar los mismos, establecer su efectividad, su eficacia y puede convertir la experiencia en aprendizaje.

Permite aprender de lo ejercido.

Cuando se aplica la evaluación pueden ocurrir dos cosas:

a. que se cierre el proceso metodológico, finalizando la labor y aprendiendo de la experiencia profesional

b. puede que la evaluación permita aplicar otra vez el proceso metodológico, comenzando de nuevo por la primera fase.

Se aplicará este método tantas veces como la situación social cambie o requiera un nuevo planteamiento.

Requisito imprescindible de la evaluación es delimitar previamente los indicadores.

Se recomienda revisar las memorias de trabajo, expedientes y documentación anterior:

Se suelen usar:

a. Indicadores cualitativos ( si se ha conseguido los objetivos)

b. Indicadores cuantitativos.

Éste método se puede aplicar ante cualquier realidad social, pero tendrá diferentes matizaciones si se atienden apartados más específicos como pueden ser la intervención, la administración, la investigación o la supervisión.

DOCUMENTOS BÁSICOS EN TRABAJO SOCIAL Para el desempeño correcto de las funciones profesionales necesitamos soportes documentales para Sistematizar, Organizar y Gestionar la información que manejamos.

Los principales soportes documentales se reúnen en el Expediente, el cual nos ayuda a tener la información ordenada, así como recuperarla cuando la necesitemos.

El Expediente debe estar integrado por:

a. La ficha social

b. La historia social

c. El registro de entrevista

d. Los seguimientos

e. Genograma

f. Ecomapa

g. Mapa de relaciones familiares

h. Informes sociales, psicológicos, médicos, etc.

i. Ficha de recursos sociales que hayamos utilizado

j. Y cualquier otro instrumento que consideremos de interés

IMPORTANTE: No caer en el exceso de burocracia.

A partir de ahora nos vamos a centrar en los 3 instrumentos principales de la profesión:

a. La ficha social

b. La historia social

c. El informe social.

LA HISTORIA SOCIAL Es el primer documento utilizado por los trabajadores sociales (Mary Richmond fue quien introdujo este instrumento).

Se trata de recoger en un documento (que es el más básico e importante del expediente) todo lo que conocemos sobre los usuarios, las intervenciones que se han hecho con ellos, los recursos utilizados, los resultados que se están obteniendo, etc.

Es una síntesis de acontecimientos pasados y presentes.

Se apoya en declaraciones, registros de las entrevistas, historias de vida elaboradas por los propios afectados, etc.

El código deontológico define la Historia Social como el documento básico en el que se registran exhaustivamente:

a. los datos personales, familiares, sanitarios, de vivienda, económicos, laborales, educativos y cualesquiera otros significativos de la situación sociofamiliar de un usuario,

b. la demanda que hace

c. el diagnóstico

d. las intervenciones y evolución de la situación

Es un instrumento de actualización constante.

Es importante no confundir la historia social con el informe social o la ficha social, puesto que contienen epígrafes que pueden ser iguales.

La principal diferencia estriba en que la historia social se realiza para recoger toda la información proporcionada por los usuarios y la que los profesionales elaboran, mientras que la ficha social es una síntesis de la información de la historia y el informe social sirve principalmente para informar a otros profesionales de la situación de una persona o familia con la que intervenimos.

La historia social está compuesta por un conjunto de documentos varios que contienen, total o parcialmente, datos e información sobre la evolución social de la persona y/o su núcleo de convivencia, tales como:

a. Documentos personales utilizados en el proceso de diagnóstico social.

b. Certificados de cualquier tipo.

c. Dictámenes de otros profesionales.

d. Solicitudes de recursos.

e. Hojas de seguimiento. – Genograma.

f. Mapa de relaciones familiares.

g. Ecomapa (gráfico de relaciones con el entorno social).

No existe un modelo único.

MODELO DE HISTORIA SOCIAL 1. Identificación

2. Sistema familiar

a. La estructura familiar

b. Funcionamiento familiar

c. Desarrollo de la historia familiar

3. Inquietudes, necesidades y problemas.

4. Recursos y limitaciones para responder a las necesidades.

5. Diagnóstico e intervenciones llevadas a cabo.

FICHA SOCIAL Es la síntesis de la historia social.

Recoge los datos más identificativos de la persona.

Es un soporte documental del Trabajo Social, en el que se registra la información sistematizable y cuantificable de la Historia social.

Objetivos:

1. Nos permite obtener estadísticas, datos para investigaciones, etc., con lo que podemos obtener un mejor conocimiento de la demanda y el perfil sociodemográfico de las personas que atendemos.

2. Permite crear un lenguaje común en Trabajo Social para el análisis de la realidad social.

LA FICHA SOCIAL INFORMATIZADA

a. EL SISTEMA DE INFORMACIÓN DE USUARIOS DE SERVICIOS SOCIALES (SIUSS)

b. EL SISTEMA DE INFORMACIÓN DE USUARIOS DE SERVICIOS SOCIALES (SIUSS)

EL INFORME SOCIAL El Informe social es el dictamen técnico que sirve de instrumento documental que elabora y firma con carácter exclusivo el trabajador social.

Su contenido se deriva del estudio, a través de la observación, la entrevista y los datos de la Historia Social, donde queda reflejada en síntesis la situación objeto, valoración, un dictamen técnico y una propuesta de intervención profesional

Puede ser individual, de grupo o comunitario.

No hay un modelo único.

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 7 páginas totales
Descarga el documento