Historia de Asia Oriental I  (Japón) Kanjis y temas, Apuntes de Historia de Asia Oriental. Universidad Autónoma de Madrid (UAM)
soleb-8
soleb-8

Historia de Asia Oriental I (Japón) Kanjis y temas, Apuntes de Historia de Asia Oriental. Universidad Autónoma de Madrid (UAM)

PDF (398 KB)
19 páginas
3Número de descargas
1Número de visitas
100%de 2 votosNúmero de votos
Descripción
Asignatura: Historia de Asia Oriental I (Japón), Profesor: David Mervart, Carrera: Estudios de Asia y África: Árabe, Chino y Japonés, Universidad: UAM
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 19
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 19 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 19 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 19 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 19 páginas totales
Descarga el documento

Historia de Japón

KANJIS A ESTUDIAR

*倭– nombre con el que los chinos se referían a

los japoneses

*日本史nihonshi – “historia de Japón”

*国史kokunin – “historia de nuestra nación”

*国尼kokunin – gente de la nación

*縄文Joumon

*弥生Yayoi

*古墳Kofun

*日本nihon – Japón

*漢字kanji – Kanji

史記shiki – crónicas históricas

漢書kanjo – 1ª crónica histórica china

後漢書gokanjo – 2ª crónica histórica china

倭人伝wajinden – tradición de la peña

*大和Yamato

*周Zhou – dinastías china más antigua (Dinastia

Zhou)

*漢Kan – segunda dinastía china (Dinastía Han)

*随Zui – tercera o cuarta dinastía china (Dinastía

Sui)

shi – kanji de “historia” en chino. También

designa el cargo de aquél que trabajaba con los

informes históricos

*古事記 – kojiki – crónicas antiguas

*日本書記 – nihonshoki – crónicas de japón

神武 – jinmu – primer emperador japonés legendario

天智 – tenji – primer “emperador” tras los Soga

*年号 – nengo – era japonesa

*大化 – taika – “gran cambio”

蘇我 – soga – gobernadores japoneses del imperio

Asuka, antes del 645

藤原 – fujiwara – importante clan fundado por

Nakatomi no Kamatari

国天下 – kunitenka – organización política

*天武 – tenmu – sucesor de Tenji, primero en llamarse

“emperador”

天皇 – tennou – emperador japonés

*奈良 – nara – primera capital de Yamato

古都 – koto – “antigua capital” (otro nombre para

Nara)

儒教/儒学– jukyou/jugaku – “confucianismo” (lit.

enseñanza de letras)

*武士bushi – funcionario público (significado chino)

*samurái – samurái

/shi – funcionario público / samurái (significado

japonés

*荘園shouen – feudo, latifundio

地頭jitou – gobernador de un shouen

孟子– Moushi – Mencio, un filósofo chino.

律令ritsuryou – primera constitución de Yamato

*Minamoto – clan Genji

*– Taira – Clan Taira

平治の乱heiji no ran – Masacre de Heike

平の清麿Taira no Kiyomaro – Kiyomaro Taira, líder

de Heike

*Sou – Dinastía Song

*院政insei – Emperador retirado

*頼朝yorimoto – Yoritmo, líder Minamoto,

hermano mayor

義経– yoshitzune – Yoshitzune, líder Minamoto,

hermano menor

将軍shougun

*鎌倉Kamakura

征夷大将軍seiitaishougun – “gran líder militar

subyugador de bárbaros”, título de Yoritomo

*zen

浄土joudo – Nirvana de Occidente, el cielo en el

budismo popular

阿弥陀Amida – Buda del joudo

古代kodai -- Antigüedad

中世chuusei – Edad Media

*北条Houjou – Clan Houjou, el que gobierna

después de Yoritomo

貞永式目 / 御成敗式目

jouenshikimoto/goseibaishikimoto – código de honor

*Yuan – Dinastías Yuan, de origen mongol

城下町joukamachi – ciudades alrededor de castillos

門前町monzenmachi – ciudades alrededor de

templos

両替ryougae – cambiadores de efectivo

*en – lazo

*無縁muencarencia de lazo

異類– irui – bandana de los monjes

*川原kawara – ribera del río, espacio liminal

川原者kawaramono – gente de la ribera del río,

marginales

出家shukke meterse a monje, lit. “abandonar el

hogar”

修験道shuugendou – entrenamiento monacal de

artes marciales y supervivencia

山伏yamabushi – nombre de los practicantes de

shuugendou

*後醍醐godaigo – nombre del emperador japonés

que gobernó durante Nanboku

足利尊氏Ashikaga Takauji – Ashikaga Takauji,

gobernador que derrotó a Kamakura y exilió a Godaigo

*南北朝Nanbokuchou – Período Nanboku

(1336-1473)

*足利義満– Ashikaga Yoshimitsu – Ashikaga

Yoshimitsu, rey japonés que derrotó a Godaigo

*– min – Ming, dinastía China

*日本国王– nihonkoku oo – Rey del país de Japón

mitsugi – tributo

朝鮮chousen – Corea

琉球– ryuukyuu – Okinawa

*戦国時代sengoku jidai – Periodo Sengoku, guerras

civiles por un siglo

山名yamana – poderoso clan exvasallo de Ashikaga

細川hosokawa – poderoso clan exvasallo de

Ashikaga

*足利義教Ashikaga Yoshinori – Último Ashikaga

守護shugo – vasallo

*応仁– Ouni – guerra en Kioto, inicio de Sengoku

浄土真宗– joudo shinshuu – Secta budista de la

Verdadera Tierra Pura

寺内町– Jinaichoui – Ciudades dentro de templos

倭寇wakou – piratas japoneses

伊達政宗Date MasamuneDate Masamune,

daimio japonés que visitó España

*徳川家康– Tokugawa Ieasu – Tokugawa Ieasu,

fundador del shogunato Tokugawa

*太平taihei – “gran paz” que llegó con el shogunato

Tokugawa

kura – almacenes de arroz de las grandes

ciudades

¿Qué es Japón?

Geográficamente, Japón no ha ocupado siempre el mismo espacio. Históricamente, 25000

años atrás, se encontraba conectado al continente asiático, pero la gente que cruzó al

archipiélago no se consideraba japonesa. Tampoco los sitios que conquistó durante la

historia son considerados japoneses, y, del mismo modo, sitios que se consideran

japoneses antes no lo eran. Hasta la época industrial, las gentes de las islas se

encontraban completamente divididas, y consideraban mucho más fácil viajar a Asia que a

cualquier lugar de Japón. Durante la mayor parte de la historia, todo lo que estaba por

mar era más cercano que lo que estaba por tierra. Por lo tanto, antes de la era moderna

era imposible encontrar una unidad en el archipiélago que nos hiciese ver que aquello era

Japón.

Los chinos llamaban a los habitantes de aquellas islas wà (倭), pero seguramente no se

referían a la totalidad de los habitantes del archipiélago, sino aquellos que habitaban la

costa oeste al sur de Honshu. Aquellas personas estaba mucho mejor conectadas al

continente y entre ellas mismas, mientras que los habitantes de la costa Este tenían que

enfrentarse a unas aguas muy turbias y un terreno montañoso que les mantenían

irremediablemente divididos.

Hasta la era Meiji (1868) no sé modernizaría Japón, y aun así se pensaría que acabaría

convertido en varios Estados.

Entonces, ¿qué es Japón? La geografía es flexible, ¿cuál es la conexión de la gente con el

territorio? Y los que emigraron fuera de las islas, ¿se considera que forman parte de la

historia de Japón? Y al mismo tiempo, ¿la gente que vivió allí de otros países forman parte

de la historia de Japón? He aquí el dilema.

Miscelánea

Cuando hablamos de la historia de Japón, en Japón no se estudia el nihonshi, sino el

kokushi, es decir, “la historia de nuestra nación”. Pero un Estado no es algo inamovible, si

no vivo, y además es un producto del siglo XIX. Quizá tendríamos que hablar de la historia

de la gente de la nación (kokunin), pues si solo contásemos la historia del Estado nos

perderíamos el 90% de la historia. Los Estados son elementos confusos sumamente

alejados de los individuos.

El origen del japonés es incierto. Se cree que es una lengua de origen altaico con fuertes

influencias austronesias y polinesias de gente que hubiera viajado hasta la isla.

Geográficamente, Japón es el producto de la fricción de 4 placas tectónicas, la filipina, la

euroasiática, la pacífica y la de Ojotsk. Debido a este choque de placas no sólo es un

terreno inestable sino que además carece de planicies extensas (solo Hokkaido es más

plano). Además, debido a los tifones, la erosión es enorme. Esta inestabilidad geográfica y

climática, sumada a la erosión, provoca la creación de grandes cantidades de sedimentos,

que se depositan en grandes planicies aluviales.

Es en estas planicies donde debemos buscar los restos arqueológicos del Japón antiguo,

algo sumamente difícil debido a que sólo son el 20% del archipiélago japonés y se

encuentran densamente pobladas. A pesar de la dificultad de subsistencia en las

montañas, las planicies del archipiélago japonés era muy ricas y aptas para la agricultura y

el asentamiento de poblaciones. Debido a esto, podemos encontrar restos de población

desde hace un millón de años.

TEMA 1: Joumon, Yayoi y Kofun

Periodo Joumon

El primer asentamiento se produjo en Kansai, que es la planicie mejor conectada con el

continente. Es aquí donde comenzaría el comercio entre Japón y China a través de Corea.

Japón se encontraría, por tanto, en la periferia de los centros de las grandes civilizaciones,

lo que se traduciría en una gran influencia china en su cultura. Los japoneses copiaban a

los chinos porque, a pesar de sus rencillas, tenía un sistema muy eficiente, tanto política

como social como económicamente. Está conexión solo perdería fuerza a partir del s. XIX.

Ya había una alta densidad de población incluso en el XV aC. En esta época destacan las

herramientas de arcilla i las manualidades. No es que solo se hiciesen cosas a partir de

arcilla, pero es el único material que ha conseguido llegar hasta nuestros tiempos, y su uso

se encuentra esparcido por todo el archipiélago (incluido el norte). Estas vasijas de arcilla,

lo más destacable de esta época, se utilizaban para el comercio. Las vasijas del periodo

Joumon desaparecerían en el siglo 5 aC debido a que la inmigración del continente

(causada por los diferentes conflictos) traería una cultura de vasijas más pragmáticas y

lisas.

Los restos de la cultura Joumon se encuentran en las colinas de las planicies, cerca de las

montañas, dónde podían ocultarse en caso de ataque. Eran poblaciones pequeñas, así que

los grandes asentamientos Joumon que se han encontrado serán seguramente centros de

comercio con el continente. Además, debido a la dificultad del terreno, es probable que el

desarrollo que hubo en la costa fuese mucho mayor que en el resto de Japón. En los siglos

V y VI aC empezarían a llegar nuevas tecnologías del continente.

Periodo Yayoi

La cultura Yayoi trae consigo una cerámica diferente y más práctica, pero sobre todo trae

la agricultura. Con ellos llegaron el metal y el arroz. Se cree que en principio no tuvieron

confrontaciones directas con los Joumon, dado que su forma de vida era totalmente

diferente.

Se crearon arrozales donde se plantaba el arroz ya crecido, y en la mayoría de casos

inundaban campos en las montañas. La creación de terrazas era muy complicada y se

hacía casi en todas sus fases de forma manual, pero era muy fructífera y en algunos casos

incluso se podía recoger el arroz dos veces al año (en el sur de Japón).

La agricultura intensiva era muy frágil debido a las luchas por el agua para el arroz, pero

como mantener los campos, cultivarlos y recoger lo sembrado requería muchas manos, se

ayudaban todos entre todos. Gracias a esto surgieron comunidades alrededor de la

agricultura, lo que también llevo a la necesidad de crear formas de Justicia para resolver

los problemas comunales. Es decir, la necesidad de crear un Estado.

Seguramente los primeros jefes de comunidad eran grupos de índole mafiosa, caciques

que se hacían con el poder mediante la fuerza y que impartían justicia a su gusto, pero eso

no quita que con el tiempo surgiría una jerarquía de gente rica y con poder militar que

comenzaría a gobernar sobre el resto.

Periodo Kofun

El periódico Kofun se caracteriza por presentar las bases de un protoestado, pues para la

creación de las enormes tumbas de los emperadores se necesitaba mucho poder, muchas

leyes y sobre todo impuestos. Viendo el número de tumbas, se entiende que la cultura

Kofun consiguió expandirse por todo el sur de Honshu.

DIVAGACIONES DE MERVART parte uno

La escritura llegaría a Japón mediante los inmigrantes letrados. Antes de la escritura, la

única forma que teníamos de saber lo que ocurría en el archipiélago eran los archivos

chinos, que recopilaban sus interacciones con sus vecinos desde hace más de dos siglos. El

primer historiador chino se llamaba Sima Qian (s. II aC), y en su modelo de transcripción

histórica se basarán para transcribir la historia del siglo II al 0 en el llamado Kanjo.

Más tarde surgiría el Gokanjo (s.III), que es en el que vimos por primera vez una mención

de "Japón". Esta mención está relacionada con el sello dorado, un señor encontrado en la

planicie de Kansai en el año 57 AD entregado por el emperador chino a "Yamato". Al

principio se creía que había sido entregado, efectivamente, al país de Wà, pero otros

estudios revelaron que podría haber sido entregado a la tierra de Na del país de Wà, lo

que revelaría un intento de un territorio pequeño de socavar el poder al país de Yamato

mediante una alianza con los Han. Seguramente había muchos reinos autónomos

enfrentándose a la autoridad de Yamato por esa época. Esta historia no era del gusto de

los historiadores nacionalistas japoneses, que acusaron al sello de ser falso.

En el Gokanjo también se mencionaba a una mujer hechicera llamada Himiko, líder de

algún reino del archipiélago. De su pueblo se decía era salvaje y carente de tecnología.

Quizá estos eran los llamados Yamatai, un reino que no se identifica con Yamato y que

puede que nunca haya existido.

TEMA 2: Asuka y Nara

Periodo Asuka

Entre los siglos V y IV, Yamato intentaría hacerse con el control de parte de la península

con de Corea para controlar el flujo de comercio por el estrecho. Al mismo tiempo, la

dinastía Sui intentaría hacerse con los reinos coreanos. Estas ideas de expansión nos

permiten ver que Yamato ya tenía el poder suficiente para realizar expediciones armadas

al continente, por lo que las bases del Estado ya se habían asentado.

Yamato se alió con varios reinos de la península coreana, pero acabó siendo derrotado por

China (aliada del reino coreano del norte). En cierto sentido, la batalla fue demasiado dura

para un reino recién nacido como Yamato, que huyó despavoridamente. Además, el

miedo a una posible invasión china provocó un desarrollo tecnológico enorme en busca de

fortalecer las defensas del país hacia el continente.

Por otra parte, las guerras en la península de Corea provocaron la Segunda Gran

Migración a Japón (la primera fue en la era Yayoi), que trajeron a un montón de coreanos

letrados a trabajar de mano de obra. Estos coreanos sabían más de política, tecnología y

literatura china que los habitantes de Yamato, lo que contribuyó al enriquecimiento del

reino y permitió la consolidación de un Estado (Yamato), una religión oficial (budismo), y

unas letras (kanji).

Continuamos en una época en la cual es difícil encontrar crónicas históricas domésticas,

pues esas no aparecerían hasta el s. VIII. En la mayoría de casos, tenemos que seguir las

crónicas chinas, que tampoco dan mucha información. Por ahora, tenemos constancia de

que en el periodo Asuka había varios protestados, que uno de ellos era el estado de

Yamato, y que quizá alguno de los más antiguos fue el de Himiko.

Los primeros textos escritos japoneses fueron el Kojiki y el Nihonshoki, del 712 y del 720

respectivamente. Aunque se traten de crónicas históricas, son más bien compilaciones

que hicieron los victoriosos tras la guerra civil para reforzar la idea de que Yamato había

existido desde siempre y que tenía el derecho a liderar sobre el resto. Por ejemplo, según

estas crónicas el Estado habría nacido en el 660 AC con el emperador Jinbu, cuándo esa

época no podíamos hablar siquiera de un Estado en el archipiélago japonés. Así que eran

sencillamente crónicas en parte inventadas para validar ideológicamente el reino de

Yamato.

En realidad, Yamato nació en Kinai, Kansai, como otro estado cualquiera, que luego

consiguió expandirse hasta hacerse con el poder (durante la dinastía Sui China). En

realidad no era un estado muy grande, solo ocupaba el sur de Honshu, shikaku, y el norte

de Kyushu.

645 (inicio de la era Taika)

El verdadero Estado de Yamato nacería en el 645 con el golpe de Estado contra los Soga,

los líderes del momento. Los perpetradores del golpe serían Nakano Ooe, uno de los

príncipes, y Nakatomi no Kamatari, un hombre de la corte. Es a partir de aquí cuando

debemos empezar a contar las eras japonesas, pues es cuando se establece una corte

sedentaria de Yamato (en Nara), y serían ellos los que crearon las primeras crónicas

históricas (en las que, por supuesto, nunca se vería el golpe de Estado como tal). Los

golpistas matarían a los Soga, que hasta entonces habían estado controlando los

ministerios, y dejarían vivir al rey. Con ellos comenzaría la era Taika, "gran cambio".

Nakano oe sería nombrado emperador y pasaría a llamarse tenji, mientras que Kamatari

se convertiría en el fundador de la familia Fujiwara, que sería la más importante de todo

Japón durante los siguientes cinco siglos.

¿Qué significa ser un Estado?

Un Estado es una organización política. Para nosotros, hablar del Estado significa utilizar

palabras pertenecientes al mundo grecorromano. En Asia Oriental, cuando hablamos de

cuestiones políticas siempre tenemos que referirnos a vocabulario chino, pues es en el

Estado chino en el que se basaron el resto de estados orientales al formarse. Un Estado

necesita de un gobierno, que es una organización política que se encarga de controlar el

Estado (lo que la puede diferenciar de otras organizaciones, como una mafia un partido

político).

Gobierno

Un Estado se caracteriza por tener una jerarquía que se replica generación tras generación.

Esta transición de una generación a otra puede ser marcada por elecciones o por herencia.

No conocemos el sistema de sucesiones de Yamato antes del siglo VII, pero debió

caracterizarse por muchos altibajos; seguramente no fue una línea sucesoria recta. Sin

embargo, sabemos que a partir del siglo VII predominó la sucesión masculina, sistema que

se copia del continente. No se eligió siempre al sucesor por primogenitura, sino que se

usaron diferentes criterios. La primogenitura se establecería tras el reinado de Tenmu,

que sucedió a Tenji tras una breve guerra civil. Con esto comenzarían las dinastías. Tenmu

sería el primero en utilizar el título de emperador (no sabemos qué clase de título se dio a

sí mismo Tenji).

Administración

A parte de un gobierno que controle el estado, para que este sea estable necesita de una

administración, que en el caso de Japón también viene de China. Esta se basa en una

burocracia, que en China se iría modernizando durante el reinado de los Sui y los Tang.

Además, se llevó a cabo una administración territorial; es decir, la subdivisión del

territorio en provincias. Japón se caracterizaba por ser un Estado centralizado que conecta

todas las provincias con el gobierno principal en Nara (fue la primera vez que se instauró

una capital estable), que se convertiría en la ciudad imperial en el s.VIII.

La burocracia funcionaba mediante ministerios, que se desarrollarían a finales del s. VII y

principios del VIII. Para controlar todo este sistema se necesitaba de una constitución o

una serie de leyes que marcasen las bases y las normas, de las cuales veríamos

reminiscencias en el siglo VIII.

Religión

La tercera cosa que se necesita para validar un Estado es una religión, que en este caso es

el budismo. El budismo sirvió para unificar la población, dar sentido a la muerte, y, más

importantemente, enseñar la moral. Que la población tuviese una clase de

adoctrinamiento moral común permitía que no hubiese que estar vigilándola

constantemente. El Estado financiaba al budismo y lo apoyaba, y creaba grandes templos

que dejaban constancia del poderío que tenían. Además, la religión también le daba al

Estado un poder mágico y espiritual, vital para validar la fuerza de emperador. Es por esto

que ante desastres naturales o invasiones, no solo había que demostrar el poderío militar,

sino que había que rezar e invocar a buda (el emperador tenía que demostrar que tenía la

autoridad para invocarlo).

DIVAGACIONES DE MERVART parte dos

El budismo nació en la India y se fue expandiendo a través de la Ruta de la Seda, desde el

Ganges hasta Xian, a través del desierto del Taklamakán, durante la dinastía Han. La Ruta

de la Seda era tan importante para los chinos que desde la dinastía Han en adelante todos

intentarían asegurarla controlando la zona del desierto de Taklamakan, sobre to

do durante la dinastía Tang. A esta apéndice del imperio se le llamó Corredor de Ghanzu.

En la Ruta de la Seda podemos ver lazos comerciales entre Oriente y Occidente, lazos que

quedan verificados con nombres como el de Marco Antonio escritos en crónicas como el

gokansho. En el caso de la religión, se transmitieron los sutras budistas por todo oriente,

aunque solo se conservaba su valor fonético. La imagen de Buda también se transmitió

por todo el continente, aunque no hay referencias de que haya existido realmente.

Seguramente la figura de Buda sea un estilo de escultura de origen indio que a su vez

toma referencias de la escultura griega, que llegó a la India gracias a las campañas

expansionistas de Alejandro magno.

La creación del Estado de Japón tras el golpe de los soga (645)

En Japón, el Estado se formó entre los s. VII-VIII gracias a las conexiones con el Imperio

chino. Nació la primera era, la taika, y se proclamó el primer emperador, Tennou (30 años

después del golpe de Estado). La capital pasó a ser Nara (principios del s. VIII), aunque

luego se trasladó a Heian-Kyou, donde se llevó acabo el primer intento de construir una

ciudad cuadriculada al estilo Chino.

También surgió el primer alfabeto, proveniente de China y en forma de sutras. Los sutras

estaban en sánscrito, pero los chinos lo tradujeron fonéticamente utilizando los kanji, y

esas fueron las letras que llegaron a Japón. El alfabeto era necesario para formar el Estado,

pues solo la orden escrita podías llegar a todo el imperio. Pero, sobre todo, el alfabeto era

necesario para la creación de los impuestos, la única forma que tenía el estado de

demostrar su poder: con los impuestos se financiaban los templos, las instituciones y el

ejército.

Pero para controlar los impuestos se necesitan unos registros tanto de población como de

tierra, pues sin un registro no puedes controlar territorios tan grandes como los de un

estado. Es por esto que se crearon los primeros censos y catastros.

El imperio bananero de Japón

Durante esta época reinaba en China la Dinastía Tang (capital Xi’an, de la que los

japoneses se copiaron para crear Kioto), quienes reforzaron el sistema de administración

China con la creación de las oposiciones. Fueron los primeros en el mundo en crear un

sistema para la elección de burócratas neutral y que se podía aplicar a todo el territorio.

Estás oposiciones solo podían funcionar si había un alto nivel de alfabetismo, lo que

conllevó la creación de un sistema de educación que permitiese formar funcionarios. En

chino, los textos en los que se basaba la educación eran los clásicos confucionianos

(juugaku/juukyou). Aquellos que superaban los exámenes se convertían en letrados

(literalmente, que “sabían de letras”), y teóricamente cualquiera podía llegar a ser primer

ministro si estudiaba lo suficiente. Mediante las oposiciones se conseguía un puesto en las

provincias, y desde ahí se iba escalando hasta llegar a los ministerios.

En Japón no sé cumplieron las condiciones para crear el sistema de oposiciones chino,

pues para empezar no había ni un sistema educativo secularizado, ni textos clásicos, ni

gente alfabetizada suficiente (solo en Heian comenzaría a haber universidades). Por lo

tanto, para crear una administración más o menos eficiente se recurrió a la familia del

gobierno. En el fondo, todo estaba controlado por Kamatari fujiwara. Se sustituyó el

sistema de oposiciones chinas por un sistema mafioso familiar, lo que crearía un estado

muy débil a la merced de la familia Fujiwara.

TEMA 3: Heian y Kamakura

La capital se traslada a Kioto. Muchas de las cosas que ocurrieron en Nara provoca

tendrían sus consecuencias en Heian, empezando con la creación de los samuráis.

Heian y el cambio de significado de bushi

En china, bushi significaba funcionario, mientras que en Japón el kanji fue evolucionando

hasta significar “guerrero”. Esto se debió al cambio en el sistema de gobierno japonés. El

gobierno japonés quería imitar a la administración china, pero no tenía ningún sistema

autónomo para crear funcionarios. Creó una constitución (la primera constitución del

estado de Yamato), aunque esta solo consistía en un sistema judicial de crímenes y

castigos y un sistema administrativo (ritsuryou). Así que los Fujiwara eran los que

controlaban el país, y como tampoco querían perder poder, no se molestaron en crear

unas oposiciones.

De todos los sistemas administrativos, el de Catastro era el más importante. Según el

sistema japonés, idealmente toda la tierra era propiedad del emperador, así que la gente

también pertenecía el emperador. Por eso, a cada persona se le asignaba una porción de

tierra para cultivar durante toda su vida, y cuando moría la tierra volvía al emperador y se

daba a otra persona. Durante la vida de un campesino, la tierra seguirá siendo del

emperador, que solo la “cedía”. Pero este sistema sería una pesadilla de controlar, se

necesitaba muchos burócratas y muchos impuestos, y Yamato carecía de ambas cosas.

En China surgió un gran filósofo, Mencio (Moushi), cuyo trabajo era aconsejar al gobierno.

Mencio escribió un libro en el que hablaba de sistema administrativo chino, basado en

una cuadrícula. En esta cuadrícula había un cuadrado central rodeado de otros cuadrados.

En los cuadrados de los lados vivían las familias, que cautivan cada uno en su cuadrado, y

en el centro se encontraba el del pozo, cuyo terreno se cultivaba entre todos. Los cultivos

que venían del cuadrado del pozo eran el impuesto del emperador. Este sistema nunca se

aplicó exactamente como en la teoría, ni en China ni mucho menos en Japón.

En la realidad, la tierra era lo más importante, y el que pudiera intentaría controlarla. En

Japón, los dos grupos más poderosos eran la familia Fujiwara y los templos budistas. El

sistema de tierras de Yamato se caracterizaba por tener muchas excepciones, tantas que

se volvieron la norma. Por ejemplo, los templos estaban exentos de impuestos, por lo que

muchos clanes asociaban su tierra con un templo, de forma que a cambio de pagar una

módica renta, estaban exentos de pagar el impuesto al gobierno, mucho más caro. Las

excepciones de este estilo aumentaban conforme te alejabas de la capital. De esta forma,

se fueron creando cada vez más pequeños estados basados en tierras privatizadas.

Mientras tanto, los Fujiwara permanecían en la ciudad, pues consideraban una aberración

tener que vivir en las provincias. Debido a esto, no había capitales de provincia con

Fujiwara, por lo que los líderes provinciales eran gente no Fujiwara que gobernaba de su

parte. Además, la mayoría de provincias ya contaban con una aristocracia anteriores a la

creación del reino de Yamato que gobernaban de parte de fujiwara, aunque en realidad

estas aristocracias solo querían enriquecerse y buscaban cuanto antes la autonomía.

Los clanes aristócratas provinciales se fueron haciendo con el control de las provincias, y

se aliaron con los templos para eximirse de los impuestos del gobierno. El Estado Fujiwara

no controlaba las provincias, y mucho menos la administración del territorio, así que estos

territorios se volvieron cada vez más independientes y desarrollaron su propio sistema de

Estado. Estos terrenos se denominaban feudos (shoen), y proliferaron sobre todo en la

zona de Kanzai, dónde había una planicie muy rica apta para el cultivo (de aquí surgiría las

rivalidades entre el Este y el Oeste de Japón).

Los gobiernos provinciales se caracterizaban por ser gobiernos militares, pues tenían que

defenderse ellos solos, porque el ejército estatal no llegaba hasta allí y se encontraban en

frontera con tierras inexploradas llenas de habitantes hostiles a la expansión de Yamato.

Aquí surgirían los funcionarios guerreros, y el término bushi pasaría a denominar al

samurái (s.X). Los feudos eran controlados por un jitou, que pagaba a samuráis para qué

garantizasen el cumplimiento de la ley en su territorio.

Origen de Kamakura (s.XI-XII)

Heian tenía una aristocracia embebida en su propio mundo de fantasía y riqueza en la

capital, mientras que en las provincias se van formando bandas de samuráis que van

recabando poder. Dos siglos después, la capital sería arrasada por los samuráis sin muchos

problemas. En las provincias surgieron eficientes grupos guerreros, pues ser soldado

requería una costosa formación y utensilios, y dado que las provincias estaban

constantemente en riesgo no podían permitirse formar ejércitos a base de agricultores

armados.

Los Fujiwara se hacían con el poder entrelazando el linaje Imperial con su familia, y

controlaban el gobierno a base de colmar a los emperadores de rituales religiosos, de

forma que apenas tenían tiempo para gobernar. Es por esto que los emperadores se

retiraban muy rápido a un templo budista, desde el cual gobernaban con menos trabas. A

esto se le llamó “el gobierno de los emperadores retirados” (insei).

Mientras, en China gobernaba la dinastía Song, que se basaba en una economía monetaria,

la primera economía monetaria de todo Oriente. Esa sería la primera vez en Asia Oriental

en la que la riqueza se volvería abstracta, y haría que los campesinos se convirtiesen en

emprendedores de negocios. El uso de la moneda se esparció por todo Oriente, incluido

Japón, donde los emperadores retirados comenzaron a hacer negocio usando la moneda.

El problema comenzaría cuando uno de los Fujiwara pagase a los samuráis de las

provincias para que fuesen a la capital (s.XI). De esta forma comenzaron los disturbios. El

imperio Fujiwara comienza a caer.

A partir de este momento, para controlar el poder sería necesario los soldados. En esta

época, los samuráis, que hasta entonces habían estado en grupos separados, comienzan a

asociarse y forman dos grandes conferencias, la Minamoto o Genji y la Taira o Heike. Los

miembros de estos clanes provenían de la capital, eran segundas, terceras, cuartas

generaciones de la familia imperial, hijos que no habían llegado a ser emperadores y que

se habían excluido de la familia imperial para que ésta no se complicase demasiado.

(también aquellos que no formaban parte de linaje imperial entraban dentro de los

canales solo con comprar un nombre). Todos estos desheredados se iban colocando a

favor de Heike o de Genji.

Estos dos clanes se encontraban enfrentados y cada uno tenía su propia esfera de poder:

los Minamoto controlaban el Oeste de Japón, y los Taira controlaban el Este. En el primer

enfrentamiento que tuvieron, los Taira se cargarían casi por completo a los Minamoto,

dejando solo a los más jóvenes (Heiji no ran). Taira no Kiyomori se convirtió en el hombre

más poderoso de Japón, y, como los Fujiwara, intentaría asociar su linaje al imperial; pero,

además, invirtió en el comercio exterior, sobre todo en el uso de la moneda.

Taira no Kiyomori muere en 1181, lo que comenzó una nueva guerra entre los dos clanes.

Esta vez, el clan Taira sería destruido, y su líder se ahogaría junto a su hijo, acabando con

la descendencia. En el bando vencedor, el Minamoto, había dos grandes líderes, Yoritomo

y Yoshitsune, hermanos. Yoritomo era el mayor, vestía como la dinastía Tang y era el

estratega de los dos, mientras que Yoshitzune era el que llevaba acabo las campañas

militares. Yoritomo, para asegurarse el poder, mataría a su hermano.

Primer shogunato de kamakura (shogun Yoritomo)

Yoritomo no incentivó la moneda, sino que volvió al sistema de latifundios y de tierras.

Asentó la capital en Kamakura, en la planicie de Kanzai, y creó un gobierno militar llamado

Bakufu. Debido a que colocó la capital militar del país en el Este, acabó con el gobierno

central y la Casa Imperial perdió muchísimo poder. Aun así, para la corte, la presencia de

Yoritomo no era tan problemática, dado que una de sus funciones era la de detener a los

bárbaros del norte de atacar Yamato (Yoritomo consiguió el título de “gran líder militar

subyugador de bárbaros”, seitaishougun). Comenzó una época de gran riqueza en el Oeste,

dado que la Bakufu se encargó de incentivar el comercio con monedas con lo Song.

En Kamakura hubo grandes cambios en la economía, la religión y en el centro de poder, de

forma que la Corte se volvió irrelevante ante la bakufu. Es en este momento en el que

tiene lugar el paso de la antigüedad (kodai) a la Edad Media (chuusei).

Religión

Para los siglos X y XI, los templos tenía muchísimo poder y eran semi-independientes. A

inicios de Heian, la capital se movió a Kioto, en parte para alejarse del poder que tenían

los templos de Nara, y en la construcción de Kioto se tomaron la precaución de colocar los

templos lejos del centro de gobierno, en las montañas, para evitar que acumulasen poder.

En Kamakura, sin embargo, se instaura un budismo mucho más calmado y menos

poderoso proveniente de la China Song, que se dividía entre budismo intelectual (zen) y

budismo popular (joudo).

El budismo popular, por primera vez, no era un arma del Estado, sino que iba dirigido a la

gente. Se basaba en que el ser humano era decadente por naturaleza y la vida era un

completo sufrimiento, e hiciera lo que hiciera no podría salvarse, a no ser que invocase al

buda Amida al menos una vez en tu vida (era una forma de pensar que se acomodaba la

situación de guerra de esa época). Invocarlo otorgaría la salvación al ser humano, que tras

morir iría al nirvana de Occidente, el joudo. El budismo intelectual zen se expandio por la

zona de Kamakura, y sirvió sobre todo para promover la educación.

Gobierno y administración

Yoritomo tenía una familia adoptiva, la de su mujer, los Houjou. Tuvo dos hijos, pero uno

murió y el otro era inútil, por lo que al fallecer tuvo lugar una crisis sucesoria. Es en este

momento cuando los Houjou se hacen con el poder, y gobierna su mujer (Masako) junto a

su padrastro. Crean un sistema de gobierno basado en las regencias, y cuando no tenían

hijos, adoptaban a algún Minamoto, aunque este siempre estaba controlado por la familia

Houjou.

El mayor problema al que se enfrentaron fue al de gobernar un país que no estaba en

guerra, dado que estaban acostumbrados a un país sumido en la violencia. No

establecieron ni misterios ni provincias, sino que optaron por la creación de un gobierno

pequeño pero eficiente. La bakufu se basó en un sistema feudal: había interdependencia

entre los líderes de las provincias y el gobierno militar. Esta dependencia se basaba en una

jerarquía fundamentada en códigos de honor formalizados en escritos (jooenshikimoto o

goseibaishikimoto, 1230).

El imperio estaba compuesto de cientos de grupos guerreros, y tenían que garantizar la

paz de alguna manera. Para hacer esto, la bakufu se encargaba de que sus secuaces

inmediatos tuviesen buenas relaciones entre ellos, y a su vez sus secuaces controlaban a

sus inferiores inmediatos, y así sucesivamente. En vez de tener que gobernar a todo el

país, la Bakufu se bastaba con controlar a sus secuaces más importantes para mantener la

paz. Surgió otro clan, el Gotoba, que consiguió aliarse con tres emperadores retirados

para intentar derrotar a los Houjou, pero perdieron, y el poder de la Bakufu se extendió

hacia el Oeste. El sistema de alianzas funcionaba con promesas, así que a cambio de las

tierras conquistadas, los secuaces de la bakufu les ayudaban a derrotar a los enemigos. De

esta forma, las tierras conquistadas en el oeste fueron cedidas a sus secuaces inmediatos.

Invasiones mongolas

El problema de esto eran las amenazas exteriores, y en este caso existía la amenaza de los

mongoles, la dinastía Yuan, que no solo había derrotado a los tres imperios chinos

existentes, sino que además se había hecho con el poder de todo el continente, desde

Hungría hasta Corea. En 1270, con la península de Corea controlada, los mongoles le

proponen al imperio de Yamato entrar dentro del marco de comercio mongol, pero ante

el fracaso de las negociaciones, comienzan una invasión.

Los mongoles atacan dos veces Japón, una en 1274 y otra en 1281. La primera horda era

débil, así que fue detenida por los gobernadores provinciales (no por la bakufu), pero la

segunda horda fue mucho más grande, y tuvieron que aliarse los diferentes feudos de

Kyuushuu para hacer la frente (la Bakufu tampoco tomo parte). Sin embargo, tenían la

ventaja de que el estrecho de Corea en verano se colmaba de grandes tormentas, que

llevaron a pique gran parte de las tropas mongolas, que aunque eran muy poderosas en

tierra no estaban acostumbradas al agua. Este huracán sería asociado al poder de Amida,

lo que incrementaría la popularidad del budismo joudo. De aquí es de donde provienen los

vientos divinos (kamikaze).

Japón sería uno de los pocos territorios que no fue invadido por los mongoles en esa

época, y sería eso lo que provocaría el poco contacto que tendrían las islas con el

continente de ahí en adelante. Aunque siempre se ha retratado a los mongoles como unos

seres desalmados devoradores de hombres, lo cierto es que las exigencias que pedían a

los reinos conquistados eran muy pocas aparte de un comercio con ellos, y mantenían su

autonomía. El único momento en que los mongoles eran agresivos era cuando se

encontraban resistencia, y fue precisamente por esas conquistas a la fuerza por las que se

hicieron famosos.

TEMA 4: muromachi y sengoku (1336-1573)

Sociedad en Muromachi

Hasta entonces, los que tenían el poder eran los que tenían la tierra, pero esto cambiará

en esta época: el poderoso no será el que tenga tierras, sino el que tenga dinero. Con el

dinero, puedes comercian tanto con productos como con el dinero mismo (mediante

créditos). El dinero se diferencia de otros trueques en que permite la existencia de un

mercado y tiene un valor fijo.

Las ciudades de esta época surgían por varias razones. Podían nacer por el sistema de

gobierno y administración, como centros de poder (Nara), podían ser joukamachi,

ciudades surgidas alrededor de castillos (Fukuoka), o podían ser monzenmachi, ciudades

surgidas alrededor de templos (Nagano). Los templos creaban ciudades porque, al

contrario que los castillos y el gobierno, creaban mercados.

El dinero no tiene valor por sí mismo, sino que tiene un valor abstracto que no cambia

según su origen o el lugar en el que esté (es por eso que nacieron en los mercados los

cambiadores de efectivo [ryougae]). Pero el dinero no jugaba un papel tan importante en

la sociedad, la gente vivía en comunidades muy cercanas basadas en lazos (en) no

monetarios, sino fundamentados en obligaciones sociales y morales. El mundo del en no

necesitaba dinero, por lo que para usarlo se necesitaba salir del en, es decir, entrar en el

mundo del muen.

Para entrar en el muen había varias formas, aunque la más común era meterse en el

mundo religioso, que era la forma más común de romper los lazos con tu comunidad (está

bien visto que los monjes hagan eso). Aquellos que se deshacen de los lazos son los que

pueden entrar en el mundo del dinero, por lo que aquellos que querían ser comerciantes

o cambiadores de dinero se “metían a monje”. Los mercados son zonas muen en las que

había mercaderes y religiosos comerciantes. Los religiosos se caracterizaban por ir con la

cara velada, porque individualiza a la persona, la exime de sus lazos (los monjes se

tapaban el rostro ante Buda y ante el dinero). Pero también había gente que no era monje

pero se tapaba la cara para hacerse pasar por uno, o que se aprovechaban de cualquier

conexión que tuvieran con los templos para comerciar, o que se hacían pasar

directamente por proveedores.

Los mercados se localizaban haya donde no estaban las ciudades, en los ríos (kawara), que

eran considerados “espacios liminales”, una frontera entre el mundo real y el otro; era por

donde se dejaban ir los cadáveres y el lugar en el que acababa la gente sin en. Aquellos

que habitaban la rivera del río habían sido naturalmente las prostitutas, los comerciantes,

los actores, los leprosos, Chiquito de la calzada… la gente extraña. Los mercaderes

entraban dentro del bote porque los mercados eran lugares sagrados, pero también

extraños. Ni el gobierno ni los impuestos tenían cabida aquí, en el muen.

Es de este sitio del que provendría el dinero, pero también las armas, el hierro, el rechazo

a la existencia de los kami, etc. Será a través del muen por donde entrará el mundo

moderno a Japón.

¿Nadie intentaba controlar el comercio?

Había, por tanto, un mundo no basado en el control de las tierras, en el que entraba la

caza de ballenas, la fabricación de armas, los mercados, etc. Para entrar en ese mundo

tenías que “convertirte en monje” (shukke, lit. “abandonar la casa”). Los monjes se

libraban de las restricciones de la comunidad, podían cobrar con intereses, y obtener

beneficios propios en los negocios. Por eso, para ser comerciante había que ser como los

monjes. Para entrar a monje podías seguir el shuugendou, un entrenamiento monacal

para saber supervivencia y artes marciales. La gente que hacía shuugendou (yamabushi)

no tenía por qué pertenecer a una secta religiosa. Estos eran los que luego

intercambiaban con dinero y demás.

Para el mundo que controlaba las tierras, el muen era algo sospechoso, peligroso incluso,

así que no se tardó en buscar la forma de controlarlo, por muy difícil que fuera.

Actualmente hay una serie de impuestos (IVA) que registran las transacciones comerciales,

pero en esta época solo tenían registro de la gente adherida a la tierra. Los Song habían

comenzado esto creando un sistema de comercialización con la tierra, con impuestos que

no se cobraban en porcentajes de tierra, sino en dinero, es decir, pagando un impuesto

basado en lo que se ganase del producto labrado. Este sistema tardaría en llegar a Japón,

básicamente porque a la Bakufu no le interesaba.

Periodo Kenmu (1334-36)

Llega la “Restauración Kenmu”, llevada a cabo por Godaigo, un emperador que fue de los

pocos que usaban el título de “emperador” (tennou). La Bakufu gobernaba bajo los Houjo,

pero la invasión mongola les había debilitado de sobremanera, porque, al no dejar tierras

para dar a los guerreros, habían perdido legitimidad. Aprovechando la situación, Godaigo

se enfrentó y derrotó al gobierno Kamakura (1333).

Godaigo fue el primer emperador que quería gobernar, y también fue el primero que

consiguió resultados al intentar monetizar la economía (se intentó en Nara sin éxito). Para

monetizar la economía se sirvió del peaje, sistema por el cual hacía pagar a los

transeúntes de las carreteras unas cuotas a cambio de garantizar su seguridad en todo el

trayecto. Esto lo hacían tanto en el mar como en tierra, pues la gente, si quería obtener un

beneficio de sus productos, tenía que venderlos en un lugar donde fuesen más escasos, es

decir, otras tierras. Ni que decir tiene que para el debilitado gobierno Kamakura estos no

eran más que bandidos, la competencia; pero para la gente era seguridad, y era más

barato que pagar unos guardaespaldas. Godaigo se dedicó a imitar a los Song y a forjarse

una imagen parecida a la del emperador chino, pero finalmente su proyecto fracasó.

Un vasallo de Godaigo traicionó al emperador y también derroto a Kamakura, Ashikaga

Takauji. Kamakura era un gobierno pequeño basado en la lealtad de sus vasallos, así que

no fue difícil hacerlo caer, y Godaigo huyó a las montañas.

Periodo Nanboku (1336~1400)

En la primera mitad de Muromachi (periodo Nanboku), Ashikaga gobernó al estilo

Kamakura desde Kioto utilizando un emperador marioneta, mientras que Godaigo

gobernó desde las montañas. A esta época de doble centro político se le denominó

nanboku, “norte-sur”, por los dos gobiernos. En 1400 Ashikawa Yoshimitsu derrotaría

finalmente a Godaigo.

Muromachi a secas

Yoshimitsu estaba profundamente interesado con el comercio, y abrió lazos comerciales

con China, que por entonces estaba en la dinastía Ming, que tenía una influencia

internacional enorme. Esta vez, el intento de enlazarse con China funciona porque los

chinos estaban abiertos a relaciones internacionales, siempre que estos mostrasen

sumisión ante el emperador, lo cual hacía que el resto de reinos no tuvieran

“emperadores”, sino “reyes”. Yoshimitsu aceptó este título y se presentó ante China como

Nihonkokuoo, es decir “El rey del país de Japón”. Recibió un sello a cambio, sello que le

daba reconocimiento diplomático internacional y acceso al enorme mercado comercial

chino.

Yoshimitsu fue el primer emperador japonés que no intentó imitar a los emperadores

chinos y el primero en denominarse “rey”. Esto hizo que cortase con la línea dinástica

imperial de Yamato. Yoshimitsu era monje, así que podía tener relaciones comerciales

(muchos políticos se vestían de monje para poder comerciar). Mostraba sumisión y

pagaba “tributos” a China, y a cambió recibía productos chinos. Esto era algo que hacían

todos los países del mercado Chino, como Corea o Ryuukyuu. Estas relaciones

garantizaron la paz en Asia durante mucho tiempo, y hubo un reflorecimiento cultural.

Pero el linaje y la figura del emperador seguían existiendo, y en el s. XV se precipitan

grandes cambios en todo Asia. La política de los Ming cambia, la dinastía coreana cambia

(a Yi) y comienzan las revueltas bajo Ashikaga.

Sengoku (1467-1568)

Sengoku es un periodo de guerras, llamado así en referencia al período de los “Estados

Combatientes” de China. Sus antecedentes se encuentra en la luchas de grandes familias

pertenecientes a daimios que durante el pequeño gobierno Kamakura se habían estado

fortaleciendo. Entre estas se encontraban los vasallos más fieles a los Ashikaga, en ese

momento liderados por Yoshinori: los Yamana y los Hosokawa.

Yoshinori controlaba poco más que la zona de Kioto, y no tenía un ejército especialmente

poderoso, por lo que, aparte de necesitar el apoyo de los dos clanes más poderosos,

también intentó limitar el poder de los daimios, pero al final sería asesinado por un daimio,

lo que causaría el fin del gobierno de los Ashikaga. Yamana y Hosokawa pasaron a ser los

líderes de Japón.

Sin embargo, Japón se encontraba dividido en cientos de reinos pequeños que combatían

entre sí, aunque entre los Hosokawa y los Yamana se organizaban las dos grandes

coaliciones. Sengoku comenzará con la guerra de Ounin (1467-78), que comienza en Kioto,

que se convierte en un terrible campo de batalla. Las grandes familias de Kioto han

desaparecido y Yamana y Hosokawa controlan una parte de Kioto, y el emperador se

mantenía escondido en su palacio, no le fueran a volar la cabeza.

Durante esta época también se movilizan las sectas budistas, especialmente la Secta de la

Tierra Pura (joudo shinshuu), muy extremista, pero también muy bien organizada, algo

que contrastaba con el caos del archipiélago. En general, todos los templos de Kioto y al

rededores eran extremadamente poderosos, pero La Secta de la Tierra Pura eran los más

fuertes, e intentaron, y casi consiguieron, crear un Estado budista dentro de Japón

mediante la creación de “ciudades dentro de templos” (jinaimachi). En 1480 se

consiguieron hacer con la provincia de Kaga, una de las más ricas de Japón, y crean un

estado budista allí. Solo serían derrotados en por Oda Nobunaga.

Comercio internacional

Una de las consecuencias de las guerras en Japón fue el auge de la piratería. Los piratas

que atacaban las cosas coreanas y chinas eran llamados wakou, “piratas japoneses”,

aunque no eran solo japoneses, eran de cualquier poblado cercano. Los estados japoneses

cercanos solían hacer la vista gorda, porque algunos de esos piratas pertenecían a casa

que les apoyaban. Además, la línea entre el comercio y la piratería era muy fina: los

piratas, en muchos casos, eran sencillamente comerciantes que utilizaban los mares como

fuente económica, como daimios del mar.

También es en medio de Sengoku cuando llegan los europeos a Japón, por accidente. Un

barco que quería ir a Taiwán acabó en una tormenta que le llevó a las cosas de Japón. En

ese barco estaba Francisco Javier, que sería el que intentaría introducir el cristianismo en

Japón, aunque cometió el error de llamar a Cristo como el Buda más famoso allí,

“Dainichi”, lo que le hizo pasar por otra secta budista. Por otra parte, el descubrimiento de

civilizaciones avanzadas en los que no había ni concepto ni término para “Dios” fue muy

impactante para el catolocismo europeo.

Los cristianos no tenían nada útil con lo que comerciar con las potencias asiáticas aparte

de plata y armas; por suerte para ellos, a Japón le atraía mucho las armas europeas. Para

resultar atractivos, lo que hicieron fue dedicarse a comprar objetos en un lugar de Asia y

venderlos en otro lugar. En todo oriente surgieron puertos dedicados específicamente a

comerciar con china, como Jakarta, Macao o Nagasaki (s.XVII). Precisamente, Nagasaki fue

creado por un samurái para facilitar las relaciones con los cristianos, a los cuales se les

tenía mucho aprecio por la calidad de sus armas, dado que, al contrario que China o Corea,

en Japón había multitud de guerras. Nagasaki acabaría transformándose en un estado

político independiente y cristiano.

En general, hubo muchas ciudades estados que funcionaban gracias al comercio, como

Kobe o Sakai, al lado de Osaka, que estaba conectado al comercio con China y al de

Portugal y España. A pesar de estar al lado del centro del gobierno, Kioto, Sakai mantuvo

su independencia bastante tiempo, aunque debido a las guerras incluso los comerciantes

de Kioto se llegaron a crear su propio estado.

Pero todos estos Estados desaparecerían para mediados del s. XVI.

Guerra de Ounin (1467-78) y el gran cambio o algo así

La guerra de Ounin fue la guerra que inició el cataclismo de Sengoku, y es en la que entran

en escena por primera vez Oda Nobunaga, Toyotomi Hideyoshi y Tokugawa Ieasu, que se

convertirían en los tres grandes daimio de sengoku.

En sengoku, los Yamana, Hosokawa y Ashikaga, que habían controlado la esfera militar

hasta entonces, ya habían desaparecido. Sus vasallos se habían ido haciendo con el

territorio que tenían al tiempo que estos marchaban a conquistar otros, de forma que

fueron debilitados rápidamente. Algunos de estos vasallos se hicieron tan poderosos que

alcanzaron a tener relaciones internacionales, como Date Masamune, que llegó a hacer

negocios con la corona española.

Tokugawa Ieasu fue un daimio que surgió por el Oeste de Japón. Sue fue haciendo cada

vez más fuerte derrotando a otros Daimios, hasta el punto que consiguió el poder

suficiente para controlar Kioto, donde además tenía escasa resistencia. Por su parte, Oda

Nobunaga, un Daimio con estrechas relaciones con los cristianos, se alió con Tokugawa y

le facilitó acceso a armamento europeo, lo que les convirtió en los más poderosos de todo

Japón, aunque no consiguieron hacerse con el control del archipiélago, pues Oda fue

derrotado por un vasallo antes de que pudiera hacerlo.

Por otro lado tenemos a Toyotomi Hideyoshi, que, al contrario que los otros dos, no

proviene de ninguna familia ni clan privilegiado. Sin embargo, consiguió hacerse vasallo de

Oda y obtuvo su confianza. Cuando Oda fue traicionado, fue Hideyoshi el que heredó el

poder de Oda y derrotó a los traidores. Hideyoshi sería el que finalmente se haría con el

poder.

El gobierno de Toyotomi Hideyoshi y el de Tokugawa Ieasu

Una de las primeras cosas que hizo fue eliminar los estados Jesuitas y hacer edictos contra

el cristianismo, si bien el comercio con los jesuitas le era muy beneficioso. Para acabar con

las guerras, busco la forma de mantener ocupados a los guerreros, y como ya se había

hecho con todo el Honshu conocido, lanzó las tropas a invadir Corea.

Consiguió avanzar por Corea hasta el río que hacía frontera con China, pero los Ming

comenzaron a ayudar a los coreanos, y consiguieron que las tropas de Toyotomi

retrocedieran hasta la punta sur de la península. El resultado de esta guerra fue la caída

de la dinastía Ming, que acabo en bancarrota por los costes de las batallas; la devastación

de Corea y en Japón, con la muerte de Toyotomi, se acabó el intento de conquista y se

devolvieron las tropas al archipiélago.

Tokugawa, que se había aliado primero con Nobunaga y luego con Toyotomi, había

permanecido en Japón, y pasó a heredar el poder (1587). Tokugawa creó un consejo

regional de aliados para defenderse mientras Hideyori, el hijo de Hideyoshi, crecía. Pero, a

pesar de esto, Tokugawa sería el que se haría con el poder, y sorpasaría a los Toyotomi.

Esta usurpación de poder provocaría la Batalla de Sekigahara (1600), en la que dos

grandes bandos se enfrentarían. La guerra acabaría en 1615 con la victoria de Toyotomi, lo

que comenzaría la Gran Paz Tokugawa.

Tema 5: periodo Tokugawa (1590-1868)

Gran paz

Lo primero que hizo Tokugawa fue trasladar la capital a Edo. En 1590, Edo era una

pequeña ciudad pesquera, pero en doscientos años se desarrollaría como centro político

de Japón hasta alcanzar el millón de habitantes. Los Tokugawa iniciarían una gran paz en

Japón, paz que todo el mundo anhelaba. El problema es que los guerreros, sin guerra

carecerían de trabajo. La solución fue que los bushi aprendiesen a leer y escribir para

participar en la administración (1600). Gracias a esto, se conserva una gran cantidad de

documentos sobre la administración Tokugawa, hubo mucha producción de papel y

muchos documentos.

La alfabetización subió como la espuma, dado que al menos una persona por hogar tenía

que saber leer para entender las leyes que se esparcían por escrito. Las tasas de

alfabetización aumentaron a un cincuenta-sesenta por ciento para los hombres y un

veinticinco por ciento para las mujeres.

También, dado que el control de tierras perdió su importancia, surgió el prestigio

económico, al que no solo los nobles pueden acceder, sino también la clase comerciante.

De esta forma, nació la burguesía. Además, se crearon colegios privados a los que todo el

mundo podía acceder si tenía el dinero para pagarlo, incluidas las mujeres, que podían ser

tanto alumnas como profesoras. Con el tiempo, todos los hanes fueron desarrollando

escuelas universitarias en las que se estudiaban los cuatro clásicos chinos. En Japón, al

contrario que en el resto de países, en los que estos textos se leían para participar en las

oposiciones, la única razón por la que se estudiaban eran porque eran textos de carácter

universal que se supone que todos debían saber. Dado que la escala de poder funcionaba

hereditariamente, no había oposiciones ni manera de subir de cargo.

Los daimios eran todos descendientes de aliados Tokugawa, y como clase privilegiada que

eran, tenían una reputación y un estilo de vida que mantener, aunque fuesen pobres. Los

daimios recibían una media de diez mil koku, sacos de arroz y los repartía entre sus

vasallos. Los daimios no recibían el arroz, sino el dinero de la venta de ese arroz en las

grandes ciudades, donde no se podía cultivar (Kioto, Osaka, Tokyo). El gobierno no

controlaba estas ciudades. En general, los Tokogawa no gobernaban directamente, solo

eran un daimio poderoso. El comercio se controlaba solo, y la idea de una “identidad

japonesa” no existía: cada cual sentía que pertenecía a su han, a su daimio o a su familia,

pero no a “Japón”.

Al principio de la paz Tokugawa, los Tokugawa si que gobernaban el territorio que poseían,

y gracias a ellos los daimios no se mataban entre sí. Para garantizar la paz, lo que hacían

era enviar a daimios aliados a gobernar a territorios lejanos en donde no tenían alianzas.

Pero, tras 1650, el gobierno abandonó esta política, porque ya se había instaurado la paz.

Sin embargo, nuevos problemas surgieron en relación con el propio sistema Tokugawa.

Los nobles recibían un estipendio fijo que no podía variar de ninguna manera. Aunque

trabajasen más, su sueldo no aumentaría, y no podían cambiar de trabajo sin renunciar a

su título. Si abandonaban su título para convertirse en comerciantes, entraban dentro de

un mundo lleno de gremios y familias cerradas, por lo que no podían garantizar salir de la

pobreza. Esta situación de estancamiento provocó una gran frustración que desembocaría

en una rebelión contra el sistema.

Esta rebelión se fundamentó en los textos que se leían en la escuela, textos muy políticos

que hablaban de una forma “ideal” de controlar el estado que no ocurría en la realidad.

De esta forma, la revolución Meiji se hizo en nombre de los valores confucionianos que el

propio gobierno enseñaba. En 1850 los Estados del archipiélago empiezan a advertir que

tienen cosas en común y podrían unificarse, pero al mismo tiempo se dan cuenta que bajo

el gobierno Tokugawa aquello era imposible. A esto lo llaman “restauración”, pero en

realidad sería una revolución, porque se intenta poner en práctica una forma de gobierno

que nunca antes se había llevado a cabo en Japón, porque el emperador nunca había

gobernado de facto.

comentarios (0)
No hay comentarios
¡Escribe tú el primero!
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 19 páginas totales
Descarga el documento