historia del pensameinto arqueologico, Apuntes de Prehistoria. Universidad Complutense de Madrid (UCM)
anayasminmedina
anayasminmedina

historia del pensameinto arqueologico, Apuntes de Prehistoria. Universidad Complutense de Madrid (UCM)

5 páginas
1Número de descargas
5Número de visitas
100%de 1 votosNúmero de votos
Descripción
Asignatura: prehistoria I, Profesor: jose yravedra, Carrera: Historia, Universidad: UCM
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 5
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 5 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 5 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 5 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 5 páginas totales
Descarga el documento

HISTORIA DEL PENSAMIENTO ARQUEOLÓGICO

IMPORTANCIA SOBRE EL ESTUDIO DE LA HISTORIA DEL PENSAMIENTO ARQUEOLÓGICO

En el estudio de la arqueología como disciplina no sólo importan las técnicas y la metodología, sino su cuerpo teórico y la fragmentación de este cuerpo teórico porque hay que trascender de las limitaciones de unos y de otros para desarrollar así una ciencia global y con un amplio campo de visión.

En primer lugar encontramos el debate sobre la cientifidad de la arqueología en cuanto a la objetividad de sus interpretaciones, libre de todo juicio de valores. Por ello es importante paralelamente tratar el contexto en el que surgen y se desenvuelven estos corpus teóricos así como los factores que han contribuido a ello.

Según R. G. Collingwood ningún problema histórico debería ser tratado sin estudiar antes la historia del pensamiento histórico sobre él. Ante la dificultad de establecer una conjunción de todo el corpus teórico y en algunos casos incluso una reconciliación, es preciso abordar el tema de cuáles deben de ser los objetivos de la disciplina y cómo llegar hasta ellos. La arqueología ha experimentado un largo período de formación y consolidación en el que ha predominado la descripción y clasificación a la explicación e interpretación de los datos hallados. Ha pasado por diferentes paradigmas, algunos incluso siguen vigentes. Este problema plantea la cuestión sobre las relaciones entre escuelas teóricas, y su sustitución o convivencia. Con todo ello, la historia de la arqueología ha implicado desde sus inicios hasta hoy un crecimiento acumulativo de conocimiento sobre el pasado y no en un proceso lineal precisamente. En la diversidad teórica además de factores contextuales puede hablarse incluso de diversidad regional y diferencias culturales, a lo que Trigger ha identificado la colonialista, la nacionalista y la imperialista.

De los factores que influyen a la arqueología cabe destacar el social, al que el autor presta más importancia, la capacidad de acumulamiento de datos arqueológicos y su posterior tratamiento, intereses de estudio dentro de la misma interpretación de datos, el contexto constitucional, los fondos económicos destinados y el desarrollo científico, entre otros.

LA CONFORMACIÓN DE LA ARQUEOLOGÍA COMO DISCIPLINA

El ser humano desde tiempos remotos miraba hacia el pasado en busca de sus orígenes y de la explicación de su ser y de formas diversas ya desde la Antigüedad, con mitos y leyendas y luego con la historia escrita y veneración de restos materiales de diversa índole. En Egipto la conservación y monumentos pasados constituía el nexo de unión con etapas cercanas al tiempo de la creación y unificación de Egipto. En Grecia y Roma su producción narrativa se basaba generalmente en el interés por conservar los logros conseguidos y ensalzarlos. En la Edad Media la visión providencialista les hacía mirar hacia el pasado con la Biblia como guía y no transigiendo de sus enseñanzas.

Ya en el Renacimiento el interés de conocimiento, las fuentes y la distancia histórica cambiaron, querían sobrepasar del estatismo que con el que caracterizaban a la Edad Media y comprender y emular lo mejor posible la vida en la Antigüedad en literatura, artes, arquitectura, política, etc. Comenzaron a realizarse viajes por el Mediterráneo en busca de los vestigios de este pasado, como el caso de Ciríaco de Ancona, y a interesarse por literatura, moneda, obras de

arte, edificios públicos, etc. tanto es así que se instauró la grafía clásica copiada de inscripciones.

Trigger afirma que el Romanticismo pudo ser el instrumento que estimuló el mayor interés por las excavaciones y más aún por las de tumbas. Por esta misma época también comenzaron a realizarse preguntas acerca de los indios de América sobre sus orígenes, procedencia e incluso haciendo comparaciones etnológicas y bajo ciertos postulados evolucionistas como el trabajo de Lafitau sobre la religión y costumbres amerindias.

LA SÍNTESIS IMPERIAL

Entre 1860 y 1870 se une la arqueología prehistórica y la etnología para reforzar sus postulados evolucionistas, creyendo en la evolución unilineal. El problema llegó cuando comenzaron a explicar las causas acerca de las diferencias de desarrollo entre unas sociedades y otras en un contexto en el que los nacionalismos y las ideas románticas dieron paso a una visión evolucionista, apareciendo cada vez más factores raciales en las teorías de los investigadores y teóricos del momento para así explicar las variaciones en el grado de desarrollo de los diferentes grupos a lo largo de la Historia humana. El Darwinismo por su parte reforzó el punto de vista evolucionista sobre la evolución cultural. En ese momento prácticamente todos los estudios y teorías intentaban explicar el porqué de las diferencias entre el grado civilizatorio de sociedades contemporáneas en comparación con otras denominadas primitivas que se estaban descubriendo y estudiando para intentar hallar una respuesta a tales analogías y las causas que han llevado a ello.

La arqueología colonialista lo que hizo fue denigrar a las sociedades nativas que los europeos intentaban dominar o reemplazar bajo la justificación de que desde tiempos prehistóricos han sido incapaces de tomar la iniciativa de su propio desarrollo.

HISTORICISMO CULTURAL

A fines del siglo XIX con el auge de los nacionalismos y la profusión de hallazgos de material arqueológico surge una corriente teórica centrada en la definición de las culturas arqueológicas y basada en el sentimiento de identidad étnica. El interés en este enfoque reside en que ahora las naciones querían ver cuáles eran sus orígenes y cómo habían vivido sus ancestros. Se centran en lo que es la Historia y el desarrollo de pueblos concretos. Comenzó el interés por la grandiosidad del pasado de los pueblos y se opuso a las arqueologías colonialistas, porque aquellos estados coloniales comenzaron a mirar hacia su pasado y a proclamar la riqueza de culturas pasadas frente al país que lo sometía.

El creciente énfasis en la distribución geográfica y en la cronología hizo que Montellius fijara una catalogación cronológica según el estudio de numerosos restos arqueológicos Paleolíticos, Neolíticos y de la Edad de los Metales. La novedad se centra además en su teoría según la cual la tecnología se desarrolla porque los seres humanos utilizan su poder de raciocinio para idear formas más efectivas de controlar la naturaleza y hacer así sus vidas más fáciles y seguras. Observó variaciones regionales y propuso una teoría bastante controversista en la cual fijaba los orígenes en Oriente, hecho que o no fue aceptado por los eurocentristas o que se justificaran las intervenciones coloniales en dichas regiones orientales para buscar orígenes.

En Estados Unidos la arqueología estaba bastante vinculada a la antropología y de hecho el enfoque histórico-cultural se desarrolló como respuesta a una toma de conciencia cada vez mayor sobre la complejidad del registro arqueológico y su interpretación.

LA ARQUEOLOGÍA MARXISTA SOVIÉTICA

La arqueología soviética y la occidental se han desarrollado de manera contrastada, pero con el tiempo parecen haber llegado a la determinación del mismo tipo de problemas. El interés por aumentar el conocimiento acerca de los orígenes y de la historia de muchos de los grupos étnicos que componían la Unión Soviética hizo que la arqueología aquí haya gozado de una buena reputación, excelente dotación económica e instrumento de educación. Fue donde se comenzaron a aplicar los postulados marxistas al estudio de la Historia.

Los arqueólogos soviéticos analizaron el modus vivendi, los comportamientos sociales, prácticas rituales y funerarias, empezaron a tener en cuenta los factores externos que desencadenan el cambio a modo de influencias económicas y políticas que las sociedades adyacentes ejercen unas sobre otras. Usan cierta teoría del cambio lingüístico en la que decían que una etnia podía cambiar de lengua pero no por ello evolucionar a otra diferente. Rechazaron la metodología formalista por considerarla un obstáculo para el desarrollo del enfoque marxista en la interpretación de los datos arqueológicos.

La diversidad cultural del registro arqueológico era cada vez más evidente, llegaron a interesarse por la etnogénesis, a especializarse en el estudio de períodos y culturas específicas y por ello a acercarse hacia un enfoque historicista. Empezaron a ser conscientes de que había mucha más evidencia que requería una explicación y ello tras Stalin fue posible gracias a la liberalización creciente de la vida e investigación soviética en general, comenzó a fluir información y conocimientos desde fuera y hacia fuera de la Unión Soviética.

Ningún arqueólogo soviético cuestionaba la validez del materialismo histórico como explicación del comportamiento humano, el deber de los arqueólogos es elaborar métodos de transformación a raíz del conocimiento adquirido por los datos arqueológicos. Creen también que muchas de las técnicas esenciales usadas para analizar los datos arqueológicos son relativamente inmunes a los presupuestos sociales y políticos.

EL FUNCIONALISMO

En el Historicismo Cultural se extraía mucha información pero no se llegaba al conocimiento sistémico del comportamiento humano. A comienzos del siglo XX Malinowski y Radcliffe-Brown dijeron que el comportamiento humano puede ser entendido mucho mejor relacionándolo con los sistemas sociales concebidos éstos como un conjunto de elementos funcionalmente interdependientes, postulados influidos por Émile Durkheim, propugnando el estudio de las sociedades y sus relaciones sociales a raíz de la constitución interna de los grupos humanos como sistemas integrados con partes enlazadas como si de un organismo vivo se tratase.

Grahame Clark aportó otro enfoque funcionalista. En su obra Archaeology and Society defendía que la arqueología debía ser un estudio acerca de cómo se vivía en el pasado, examinando los restos arqueológicos desde un punto de vista funcionalista. También puso de relieve el papel de la cultura como un sistema adaptativo. En trabajos posteriores se preocupó por los mecanismos que articulaban a cada sociedad, por los cambios ambientales, por la economía, asentamientos, refugios, tecnología, modelos de subsistencia…Consideró el cambio

como una respuesta a un desequilibrio temporal desencadenado por cambios ambientales, fluctuaciones de población, contactos culturales, innovaciones tecnológicas, etc.

De todos los enfoques funcionalistas que se desarrollaron, la arqueología de los asentamientos centrada en la inferencia de los modelos de comportamiento social y su rechazo del determinismo ecológico es el que más se acerca a la antropología social de Durkheim.

EL NEOEVOLUCIONISMO

El Neoevolucionismo apareció en Estados Unidos en la década de los sesenta rompiendo con el evolucionismo unilineal y argumentando que existía cierto proceso evolutivo que había permitido a los seres humanos controlar mejor su entorno y que preservaban su estilo de vida familiar a no ser que fuesen forzados al cambio por factores que estaban fuera de su control. Sus precursores eran Julien Steward y Leslie White.

Se dio paso a una nueva vía en la que se comenzaban a analizar y estudiar muchos más factores además del humano en cuanto al cambio cultural así como los supuestos estadios o niveles de desarrollo y el peso de dichos factores como tecnología, medio ambiente, economía, etc.

LA NUEVA ARQUEOLOGÍA

La Nueva Arqueología surgió en la década de los 60 a raíz de un artículo de Joseph Caldwell titulado The New American Archaeology en el que hablaba de las nuevas tendencias y bagaje teórico de la arqueología en Norteamérica. Surgió a partir de ese momento una nueva escuela teórica que buscaba nuevos métodos y enfoques en arqueología, hasta que Lewis Binford prácticamente esbozó el programa en su obra New perspectives in Archaeology explicando la amplia gama de similitudes y diferencias del comportamiento cultural haciendo especial énfasis en el cambio sistémico y en la evolución cultural.

Trataba a la cultura como un sistema de adaptación al medio integrado por diversos subsistemas relacionados entre sí: tecnología, ideología, política, sociedad, etc. y siempre tiende al equilibrio, por ello cualquier variación influye al resto. Considera a las relaciones entre tecnología y el medio ambiente como factores clave en la determinación de los sistemas culturales y, con ello, del comportamiento humano.

El objetivo final es elaborar una ciencia contrastable y con modelos además del empleo de multidisciplinariedad.

LA ARQUEOLOGÍA CONTEXTUAL

Ian Hodder propone un enfoque contextual en el que postula que la cultura material es además un elemento activo en las relaciones de grupo que puede usarse para disfrazar o para evidenciar relaciones sociales, es un elemento activo de interacción social. Para Hodder hay muchos factores que influyen y que hasta ese momento no se habían tenido en consideración, incluso la higiene o posibles rivalidades, porque todo influye en mayor o en menor media y por ello los arqueólogos necesitan examinar todos los aspectos posibles de una cultura arqueológica para poder comprender el significado de todas y cada una de las partes que la componen.

OPINION DE LA OBRA Y DEL AUTOR

Trigger ha tratado a grandes rasgos los pasos que se han seguido los pasos que ha seguido la arqueología hasta el momento en el que se decidió a escribir esta obra. Se trata de una obra extensa aunque no pesada, abarcando de forma medianamente sintética y bien argumentada y reforzada la historiografía arqueológica en todas sus vertientes y proceso que ha seguido desde sus inicios hasta la actualidad.

Al principio Trigger muestra claramente las intenciones de su obra así como emplea un primer capítulo entero para hablar acerca de la importancia de explicar la historia del pensamiento arqueológico y la diversidad teórica existente. En la totalidad del libro hace un largo recorrido por autores y obras así como instituciones, acontecimientos, etc. en su explicación de aquello que trata en su libro, denotando un excelente conocimiento tanto de historiografía como de autores, teorías, obras, etc. El resultado ha sido contener en unas 300 páginas prácticamente la historia de la arqueología como ciencia y por ello poseedora de un corpus teórico variado. Habrá aspectos que se halla pasado por alto, simplemente por no querer incidir más en unos temas que en otros o por no considerarlos importantes para la obra, pero como he dicho, el resultado ha sido brillante.

En la última parte habla de la actualidad de la arqueología como ciencia en cuanto a la extensa diversidad que posee, y con ello incide en el debate acerca de sus verdaderos objetivos actualmente como en su relación con otras ciencias debido a la cada vez más precisa necesidad de multidisciplinariedad o por ella misma. Alude también al relativismo y sus críticas hacia el concepto de ciencia y más aún en el caso de las componentes de las ciencias sociales, entre ellas la arqueología. La arqueología es ante todo una ciencia empírica basada en la captación de datos mediante una serie de técnicas y posterior interpretación de éstos. Como ciencia debe tender a la falsabilidad de sus hipótesis para hallar su veracidad, pero aun así se alude demasiado a la subjetividad.

Como señala Trigger es precisa la curiosidad por conocer los entresijos de la arqueología en materia de teoría, más allá de la praxis porque así se conocen los postulados que hay detrás de cada planteamiento e interpretación para una mejor comprensión y por un lado saber de lo que estamos tratando y por otro tener un extenso y variado dominio teórico para poder abarcar con una visión amplia tanto a la arqueología como a su objeto de estudio.

Con ello además, no solo aprendemos sobre arqueología sino de otras ciencias tanto naturales como sociales dado que como ciencia todas han pasado por unos paradigmas desde el formativo hasta el actual en el que se encuentren y que el hecho de que ninguna hipótesis sea definitiva hasta que se desmienta prueba que siempre va a existir diversidad y en dicha diversidad los argumentos convivirán o se sustituirán.

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 5 páginas totales
Descarga el documento