historia mundo actual, Apuntes de Periodismo. Universidad Complutense de Madrid (UCM)
marcosverdasco1
marcosverdasco1

historia mundo actual, Apuntes de Periodismo. Universidad Complutense de Madrid (UCM)

PDF (80 KB)
3 páginas
3Número de visitas
Descripción
Asignatura: (primer año) Historia del mundo, Profesor: JUAN FRANCISCO FUENTES ARAGONES, Carrera: Periodismo, Universidad: UCM
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 3
Descarga el documento

Descargado en:

patatabrava.com

(PRIMER AÑO) HISTORIA DEL MUNDO (UCM)

AUTARQUÍA Y AISLAMIENTO EN ESPAÑA (1946- 1959).

FUENTES, J. F. 16-17

AUTARQUÍA Y AISLAMIENTO EN ESPAÑA

Con la derrota de Hitler y el fin de la II Guerra Mundial se crea una nueva comunidad internacional liderada por las dos potencias que han ganado guerra, plasmada en las Naciones Unidas (que nacen en 1945), una comunidad internacional en la que no cabe un país como España. Naciones Unidas tilda a España de “última expresión del fascismo”, y se bloquea internacionalmente al régimen. En 1946 se retiran todos los embajadores y se conforma el aislamiento diplomático y el aislamiento económico. Es un momento de suma trascendencia para el devenir del régimen franquista. Es esta la etapa del aislamiento y la autarquía, consecuencia del primero. La autarquía es un término que se refiere a la autosuficiencia económica impuesta por Franco, una economía que sea capaz por sí misma de sustentar el país supliendo aquellos recursos de los que España carece (como el petróleo) y sin necesidad de depender del exterior. La autarquía es un concepto que encaja perfectamente en la mentalidad de Franco: economía de guerra, nacionalismo/patriotismo. Durante estos años se desarrolla una economía casi militarizada. Franco somete al mercado a una estricta intervención estatal (controlando la producción, el consumo, los precios, los salarios, el comercio y la inversión). Se reducen las importaciones al mínimo, y se mantiene el racionamiento de los alimentos hasta 1952. Además, se crean durante esta etapa numerosas empresas públicas con el objetivo de industrializar el país en el sector energético (ENDESA, REPESA), siderurgia (ENSIDESA), construcción naval (BAZÁN, Astilleros de Cádiz), transporte (PEGASO, SEAT, CASA, ENASA), refinerías (Puertollano), comunicaciones (IBERIA, AVIACO). Sin embargo, la economía estaba estancada, la autarquía fue un rotundo fracaso. Hay que atender por otra parte al momento político del régimen. El principal problema del franquismo no fue su condición de dictadura, sino su alianza con el fascismo. El exilio español (hay acuerdo entre socialistas y monárquicos) tiene la percepción de que Franco no sobreviviría a la caída de los fascismos. En este momento, Franco representaba, más que una garantía de orden, una amenaza para la paz y la estabilidad españolas, como una posible deriva de la situación a un caos, una revolución que podría dar lugar a la instauración de un régimen comunista (esto es lo que piensa el Partido Socialista desde el exilio). Para evitar la transformación de España en un régimen revolucionario, la solución pasa por una necesaria transición a una democracia, visible en una monarquía (Don Juan de Borbón firma el Manifiesto de Lausana, con muchos apoyos). Franco percibe que las viejas élites le quieren desposeer de su poder. La situación, el planteamiento general era que tras la Segunda Guerra Mundial, España debía volver a la normalidad política, ya que el régimen de Franco era algo transitivo. Los monárquicos piden la restauración monárquica, pero Franco aboga por una instauración monárquica. Lo primero habría supuesto la designación del heredero de los derechos dinásticos (volver al momento justamente anterior a la proclamación de la II República). Lo segundo propone instaurar una monarquía de nuevo cuño, electiva, en la persona que el dictador designase, para poder ir suavizando el régimen. Franco aprueba en 1947 la Ley de Sucesión (si bien no designará sucesor hasta mucho después), imprimiendo así al régimen el carácter monárquico. En

1948 acordará con Don Juan que Juan Carlos se eduque en España. Uno de los lemas de Franco era “aguantar”. El dictador esperó a que el contexto internacional le fuese más favorable en una confrontación comunismo-anticomunismo, en la que el régimen pudiese hacer valer sus méritos como defensor firme del anticomunismo. A partir de 1949, se vive una época de recrudecimiento de la Guerra Fría (triunfo del comunismo en China, creación de un Estado comunista en Alemania, declaraciones soviéticas sobre la existencia de bombas atómicas en su poder). Ante este auge comunista, Franco cree que puede hacer valer sus credenciales, configurando la dictadura franquista como un régimen anticomunista, un nuevo discurso legitimador contra un enemigo al que, según la propaganda de Franco, “ya había derrotado antes que a nadie” (ahora el enemigo es el comunismo, ya no el fascismo).

Así, comienza a producirse un cambio en la situación internacional del franquismo. En 1950, la ONU levanta el veto al aislamiento internacional español y vuelven los embajadores. En 1953 se firma el Tratado entre Estados Unidos y España, vital para el ingreso de España en el frente occidental (bases militares estadounidenses en España, ayudas económicas para el franquismo y para su ingreso en la comunidad internacional por parte de EEUU). En 1953 se firma también el Concordato entre España y la Santa Sede, obteniendo así España el beneplácito católico. En 1955 España entra en la ONU: está en el nuevo orden mundial (aunque nunca acabará de salir por completo del aislamiento: no entrará en el Mercado Común Europeo ni en la OTAN). En 1958 la dictadura entrará en los grandes foros del capitalismo occidental (Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial). Paralelamente, se percibe un cambio generacional en esta época: llega a la edad adulta una generación que no había participado en la Guerra Civil. Esta nueva generación pone por encima los vínculos personales antes que la pertenencia de sus familias a un bando u otro. Esto se ejemplifica en los conflictos y disturbios que se producen en la Universidad en 1956 (importantes pero minoritarios), en los que participan jóvenes hijos de los vencidos y de los vencedores por igual. Los conflictos estudiantiles dan cierta sensación de haber dejado la Guerra atrás, de cierta reconciliación nacional (que será posteriormente uno de los principios de la Transición). El exilio español también llamará a la reconciliación nacional (Manifiesto del Partido Comunista sobre esta cuestión). Los disturbios se zanjan con la destitución del Ministro de Educación y de los rectores de la Universidad de Madrid y de Salamanca. Hay que tener en cuenta, además, el carácter del franquismo, que ya desde sus inicios se configuró como una coalición política de sublevados contra la República. Esto queda subsumido en la organización política del Movimiento, pero durante toda la dictadura estuvo muy claro el origen y los vínculos de los integrantes. Se suele hablar de varias familias políticas del franquismo: militares, falangistas, católicos, monárquicos, tradicionalistas (carlistas) y tecnócratas (vinculados con el Opus Dei); todas luchan por el poder. Durante el primer franquismo y la época de la autarquía dominan fundamentalmente los militares y falangistas. Posteriormente, desde el gobierno formado en 1957 Franco fortalecerá a los tecnócratas del Opus Dei quienes, visto el absoluto fracaso de la política autárquica, impulsarán una nueva política económica. Por último, por lo que se refiere a la constante institucionalización del régimen, y más allá de la mencionada Ley de Sucesión se aprueba en 1958 la Ley de Principios del Movimiento Nacional, que establece los principios rectores del ordenamiento jurídico franquista.

comentarios (0)
No hay comentarios
¡Escribe tú el primero!
Descarga el documento