Influencia de la música en las artes plásticas, Apuntes de Historia del Arte. Universitat Autònoma de Barcelona (UAB)
anaorihuela
anaorihuela

Influencia de la música en las artes plásticas, Apuntes de Historia del Arte. Universitat Autònoma de Barcelona (UAB)

4 páginas
1Número de descargas
7Número de visitas
Descripción
Asignatura: Musica, historia i societat, Profesor: Xavier Daufi, Carrera: Història de l'Art, Universidad: UAB
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 4
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 4 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 4 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 4 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 4 páginas totales
Descarga el documento

Hablar de la relación entre el arte y la música no sería coherente si ya partiéramos de la idea

de que estas dos tendencias son arte en sí. La música se ha convertido en uno de los elementos que forma

parte de nuestra día a día. Ya no solo se trata de una melodía, es un medio de comunicación, a través del cual

sentimos y nos emocionamos. Lo que está claro es que música y arte comparten una misma esencia o alma,

y se retroalimentan entre sí.

La iconografía musical hace referencia al estudio de la representación visual de temas

musicales. Este método es importante para el estudio que engloba los mundos de la música y las artes

visuales. Este o también incluye las cuestiones la historia social e intelectual, la filosofía y la estética, así

como, cuestiones más técnicas como la teoría musical, la práctica interpretativa y el estudio de estilos

artísticos y menciones simbólicas. Las representaciones de escenas musicales también pueden incluir

representaciones de artes escénicas asociadas, tales como danza y drama. Llevar el conocimiento de la

musicología al análisis de las imágenes también puede aportar información valiosa sobre los campos de la

historia del arte, el teatro y los estudios de teatro.

La relación entre la música y el color (elemento principal de las artes plásticas) fue

considerado por primera vez por Franchinus Gaffurius e Isaac Newton. Algunos de los artistas que estaban

relacionados con el proyecto de la Bauhaus establecieron, recopilando ciertos elementos del arte abstracto,

la base de la teoría musical. Este nuevo pensamiento de introducir la música en el ámbito de las artes

plásticas se debe a la conciencia de la presencia del cuerpo en las artes. El tiempo y el espacio, eran

conceptos que en un principio estaban asociados a la música, pero esto cambia pues ambos en el siglo XX

adquieren una mayor importancia. Además, se empieza a cuestionar el efecto de estos en la estética. El

objetivo fundamental de todo ese proceso interdisciplinario es enlazar la música con otras ciencias y así, de

esta manera, evidenciar la presencia de esta en nuestra vida cotidiana.

La influencia de la música en las artes plásticas comenzó en el siglo XIX. En este siglo

empezaron a surgir varios casos de interacción músico-plástica, entre los que podremos encontrar pinturas de

Eugène Delacroix y de Philipp Otto Runge, y obras musicales de Frédéric Chopi y Robert Schumann. En las

vanguardias de principios del siglo XX podemos ver que la música adquirió un nuevo rol en este mundo de

las artes. Tanto en el Cubismo, como en el Futurismo y en el Expresionismo vemos representado este

fenómeno de interacción artística. Poco a poco se empieza a ver un mayor diálogo entre músicos y artistas

plásticos. Es en este momento cuando se comienza a apreciar de verdad las distintas instancias de

intercambio entre ellos. Un ejemplo de ello podría ser el caso de Bach, pues sus obras se ven reflejadas en

numerosas manifestaciones artísticas de diferentes artistas del s. XX. Después vinieron las notaciones,

grafismos y sonoridades, esto estaba íntimamente relacionado con la notación musical, uno de los aspectos

visuales de la música. La sinestesia llegó más tarde, con ella se consiguió realzar ciertas expresiones

cinematográficas inspiradas en la música. Por último, se conformó una fusión de nuevas categorías, surgidas

gracias a los avances tecnológicos (esculturas sonoras, multimedia, visual music y performances) que

significaron el comienzo de un nuevo momento para las artes.

La música y el arte hacen que experimentemos emociones, sensaciones e incluso ideas a

partir de lo que estamos escuchando, oyendo o sintiendo. Todas estas emociones, al depender de la persona

que las experimenta, las podemos ver reflejadas de muchas maneras. Se conforma un vínculo emocional

entre el artista y el intérprete, debido a esa experiencia proveniente de la realización e interpretación de una

obra. En cierta manera estos dos ámbitos siempre han estado enlazados, pues se completan entre sí, el arte

visual influencia la música y la música influencia al arte. La conexión de ambas establece una experiencia

más completa. Todo esto requiere una mayor exploración por parte del artista para producir una reacción en

el observador.

En España podemos ver plasmada la cultura difundida por medio del arte y la música. La

manera en que anunciamos un concierto consiste, por ejemplo, en crear un cartel con cierta estética visual

que atraiga al público. No solo los carteles deben de crear expectativas sino que los discos y las

presentaciones en vivo también. Música y arte deben complementarse, tienen que estar unificadas, aunque de

manera coherente y natural. La música necesita del arte visual para ser atractivo y el arte visual necesita de la

música para poder crear una nueva experiencia.

Existen artistas que son claros ejemplos de cómo el arte y la música tienen una fuerte

conexión. Cada uno de ellos tiene su propia estética visual y sonora que han definido por medio de una

exploración continua. Muchos de estos artistas no creen que haya distinción alguna entre el arte y la música,

pues la música es arte. Todo funciona como fuente de inspiración para el arte. La combinación de las

expresiones artísticas y musicales es algo que ocurre de manera natural. El arte inspira la música y la música

inspira el arte. Las obras suelen reflejar el mismo pensamiento creativo tanto en lo visual como en lo

musical.

La música, como hemos comentando antes, está relacionada con las diferentes disciplinas

artísticas más influyentes en el mundo. El análisis de estas diferentes ciencias harán que el músico desarrolle

una mayor sensibilidad para entender su posición en la sociedad y su posición frente al arte. Además, esto

influirá en su manera de pensar, pues conformará una propia filosofía artística gracias a la ética artística y

profesional que requiere entrelazar todas esas disciplinas.

Lo que mantiene lejos a las personas de la búsqueda de su propia creatividad es el miedo al

desconocimiento y a su ignorancia. El conocimiento, la voluntad y la práctica hacen que se debilite ese

miedo. Las personas experimentamos la inspiración de maneras distintas y en diferentes momentos. Cuanto

más contacto tenga el músico-artista con los diversos procesos creativos y más se experimente así mismo,

tomará mucha más conciencia de su propia creatividad e ingenio y tendrá mucha más conciencia de lo que

puede funcionar para su música-arte y de lo que no. Esto significa que el artista o músico debe aprender a

escuchar más y a estar abierto a nuevas propuestas. A pesar de que esto sea un factor importante al artista le

resultará más fácil si ya tiene cierto conocimiento cultural, habilidades y experiencia. Llegados a este punto

es evidente que debemos reconocer que un artista, sea de la ciencia que sea, debe nutrirse de las demás

disciplinas artísticas. Tanto el artista como el músico, una vez haya tomado contacto con los demás campos,

empezará a crear su propio estilo o sonido. Además, los espacios y las personas de las que estamos rodeados

también constituyen un factor importante en la actividad de creación, pues estos elementos pueden ser

idóneos para la creatividad o , por el contrario, no ……….. Esto también podría ser una manera de abordar la

producción cultural actual desde un posicionamiento ideológico que está designado por las prácticas de

empoderamiento personal, los espacios compartidos, la visión del espectador y los medios de comunicación.

Por un lado, en cuanto a la tarea de relacionar un conjunto de sonidos con un color una

forma o una imagen determinada, la situación adquiere cierta complejidad. A pesar de ser parámetros

universales se trata de una actividad subjetiva. A lo largo de la historia las estéticas de la historia del arte han

intentando asemejar algunos de los aspectos de las artes plásticas con elementos de la música. Un ejemplo

de ello podría ser cuando en el renacimiento, se tomó como ideal estético a las artes griegas antiguas. Por

aquel entonces la música no tenía modelos en los que poder apoyarse, por ello tuvieron que construirla a

partir de los escritos teóricos de aquella época. Por otro lado, en lo que respecta al color, se han realizado

estudios que buscaban relacionar las vibraciones de la luz y las del sonido. De esta manera se pueden

equiparar algunas frecuencias lumínicas con otras sonoras, sin embargo, esto no asegura que el resultado

vaya a ser una armonía perfecta entre ambas.

Gracias al lenguaje musical muchos pintores encontraron la descripción que buscaban para sus obras. En

concreto los simbolistas que no querían ningún objeto que pudiera ser identificable. El paralelismo entre

estas dos ciencias es evidente, pero hay que remarcar que, por el contrario, no existe una transformación

objetiva entre ellas. Hay semejanzas y conexiones que se pueden comprobar con una lógica empírica. A

través del razonamiento podemos analizar como los artistas hacen uso de los elementos que comparten estas

dos tendencias artísticas: el tiempo, el espacio, la estructura, etc.

A lo largo de la historia se han escrito muchas teorías sobre la influencia de la música en las

artes plásticas, sobre todo en la pintura. Artistas como Leonardo Da Vinci, Kandinsky o el célebre Woody

Allen han complementado su creación artística con la práctica de algún instrumento musical. Con esto

autores nos damos cuenta de la posibilidad de participar en cada ámbito artístico, si hay empeño e interés.

La música influye de manera determinante sobre la obra de un artista y en su resultado. Esta

puede hacernos alterar nuestro estado de ánimo por lo que tiene sentido que la pintura siendo una

exteriorización visual del alma y de los sentimientos, también refleje la participación de la música en su

creación

Dejando de lado la influencia que puede ejercer la música sobre el artista en el momento en que realiza la

obra, la diferencia principal entre las dos artes es que una entra a través del sentido de la vista y la otra a

través del sentido auditivo, sin embargo llegan a nuestro interior creando emociones similares: tristeza,

alegría, pasión, miedo, ira,... También señalar que existe una relación paralela entre los colores y las notas

musicales. Kandinsky fue el autor que escribió mucho sobre esta conexión de similitudes. Este autor también

nos advierte de que la traducción precisa de un arte a otro es imposible, no hay una clase de música

reproducida en colores, pues cada arte posee sus medios específicos.

Por último destacaremos algunas de las producciones artísticas actuales que entrelazan estas

dos tendencias. En primer lugar, existe el arte inspirado en canciones, este tiene la habilidad de evocarnos a

otros lugares así como ayudarnos a concentrarnos. Para muchos artistas la música es un elemento

imprescindible en el proceso creativo, pues este les inspira en sus obras plásticas. En segundo lugar,

podemos encontrarnos con música que está inspirada en cuadros, los músicos absorben los elementos de su

entorno para dar lugar a piezas de creación única. En tercer lugar debemos destacar la importancia actual

de las portadas de discos, la música plasmada en arte. En cuarto lugar, relacionado con el punto anterior,

están los pósters de conciertos, que ya prácticamente constituye un género en sí mismo.

Cada vez más vemos músicos artistas y artistas músicos. Las personas tendemos a colocar a

los artistas por disciplinas, distinguiéndolos entre sí. Realmente lo más natural y lo más común es que los

artistas interactúen con las otras corrientes artísticas, para así poder entender mejor cómo funciona el arte.

Los límites a la hora de querer expresarse uno mismo no existen. El resultado final de todas estas

experiencias es la convivencia de música y arte.

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 4 páginas totales
Descarga el documento