Irving m. copi introducción a la lógica, Monografías de Filosofía. Universidad Autónoma Metropolitana
drumbenjas
drumbenjas4 de febrero de 2016

Irving m. copi introducción a la lógica, Monografías de Filosofía. Universidad Autónoma Metropolitana

PDF (5 MB)
235 pages
5Número de download
451Número de visitas
100%de 1 votosNúmero de votos
1Número de comentarios
Descripción
Tanto por Su importancia filosófica como por sus aplicaciones técnicas, la lógica ocupa un lugar central en el pensamiento contemporáneo. El libro del profesor Copi constituye una estimulante introducción a este vasto ...
20 Puntos
Puntos download necesarios para descargar
este documento
descarga el documento
Pre-visualización3 pages / 235

Esta solo es una pre-visualización

3 shown on 235 pages

descarga el documento

Esta solo es una pre-visualización

3 shown on 235 pages

descarga el documento

Esta solo es una pre-visualización

3 shown on 235 pages

descarga el documento

Esta solo es una pre-visualización

3 shown on 235 pages

descarga el documento
Introducción a la Lógica

1

2

INTRODUCCIÓN

A LA LÓGICA IRVING M. COPI Tanto por Su importancia filosófica como por sus aplicaciones técnicas, la lógica ocupa un lugar central en el pensamiento contemporáneo. El libro del profesor Copi constituye una estimulante introducción a este vasto tema. No es una "introducción" para especialistas, sino una exposición amena y rigurosa que gana el interés del lector. La lógica simbólica es ubicada en un amplio panorama, que incluye un detallado análisis de temas usuales en los libros de lógica tradicional. El enfoque moderno de estos temas es presentado con excepcional sentido didáctico y agudo humor, tanto más reconfortante en los cultores de disciplinas que invitan a la solemnidad. La Introducción a la lógica del profesor Copi comprende tres partes fundamentales, tituladas respectivamente "El lenguaje" "La deducción" y "La inducción". En la primera se hallará un análisis de las diversas funciones del lenguaje, tema, que posee un interés filosófico intrínseco; esta parte puede ser leída con provecho incluso por quienes no estén interesados en los aspectos más técnicos de la lógica. Contiene una exposición de los errores de razonamiento a que da lugar la complejidad y falta de precisión del lenguaje cotidiano y un estudio excepcionalmente amplio -tratándose de un libro elemental- de los problemas relativos a la teoría de la definición, que ayudará a disipar persistentes equívocos. En la segunda parte, el autor presenta un enfoque moderno de la silogística tradicional e introduce un método gráfico el de los diagramas de Venn- para decidir sobre la validez de los razonamientos silogísticos, método que, a pesar de su sencillez y notable valor didáctico, es extrañamente omitido en los manuales corrientes. En los capítulos sobre lógica simbólica se exponen con admirable claridad conceptos cuya comprensión suele resultar difícil para el lector no iniciado.

3

4

5

6

PREFACIO (destinado principalmente a los profesores) En los últimos años ha aparecido un número considerable de libros de texto elementales de lógica. De ahí que sea razonable esperar de quien agrega uno más a la lista que explique por qué lo ha hecho. La motivación obvia es ofrecer un instrumento más útil para la enseñanza del tema. Cualquier explicación, por consiguiente, debe dirigir la atención hacia aquellos aspectos originales del nuevo libro que, según se espera, lo hacen más útil. En la primera parte, dedicada al lenguaje, se presenta un análisis moderno de las diferentes funciones del mismo, análisis que se aplica luego a la explicación del carácter engañoso de ciertas falacias no formales. El

7

tratamiento de la definición es más amplio del que suele incluirse habitualmente en un texto elemental y tiene la ventaja de estar separado del tema de la clasificación, cuyo más fructífero análisis se realiza en conexión con la lógica inductiva. La segunda parte, que trata de la lógica deductiva, comienza con tres capítulos, concebidos de manera tradicional, sobre la inferencia inmediata, el silogismo categórico, el entimema, el sorites y el dilema. Además de una discusión sobre reglas y falacias, se introduce la técnica de los Diagramas de Venn para determinar si un silogismo categórico dado es o no válido. Esta técnica es muy superior a la de los Diagramas de Euler, que aún aparece en algunos libros de texto. Se da un tratamiento más sistemático que el usual al problema de traducir los silogismos categóricos del lenguaje ordinario a las formas típicas, a las cuales se aplican los métodos corrientes para determinar si son o no válidas. Ello obedece a la intención del autor de destacar la utilidad de la lógica. La segunda parte también contiene tres capítulos sobre lógica simbólica, en los cuales se subraya su uso para juzgar la corrección de 108 razonamientos. El material presentado aquí incluye, no solamente las tablas de verdad y el método de prueba formal por deducción, sino también métodos adecuados para las demostraciones de invalidez, así como los conocimientos necesarios de teoría de la cuantificación para permitir el tratamiento simbólico de los silogismos categóricos e inclusive de algunos razonamientos no silogísticos, pero de carácter no relacional. El método para introducir la implicación material es el que el autor ha usado con mayor éxito en la enseñanza para evitar la sensación de extrañeza y artificialidad que muy a menudo experimenta el estudiante ante esa noción. La tercera parte, sobre la lógica inductiva, comienza con un tratamiento más sistemático el razonamiento por analogía que el que se otorga habitualmente a este importante tipo de razonamiento inductivo, de tan frecuente uso. Se explican y se ilustran los Métodos de Mill antes de criticarlos y se los defiende luego por considerárselos fundamentales para el método del experimento controlado. En el capítulo separado que trata de la hipótesis como método de la ciencia se incluye el tema de la clasificación, al que usualmente se examina de manera aislada como un ejemplo más del penetrante método de la hipótesis. El capítulo final, sobre la probabilidad, incluye un tratamiento elemental del importante tema de la esperanza, omitido con frecuencia en los textos. Se agrega también un número considerable de ejercicios para ayudar al estudiante a que adquiera un conocimiento aplicado de los diversos temas tratados. Dado que la mayoría de los cursos elementales de lógica están preparados para ser cumplidos en el plazo de un semestre solamente, es posible que no puedan abarcarse en un curso medio todos los temas de este libro. Sin embargo, una selección juiciosa de los mismos permitirá adaptar el libro casi a cualquier curso de un semestre que trate de incluir algo más que la sola lógica formal. Algunos profesores quizá prefieran dejar de lado la lógica simbólica en su curso introductorio; para su conveniencia, se incluye en el capítulo VII, junto con entimemas y sorites, un tratamiento no formal del dilema. Aquellos que deseen agregar algo de lógica simbólica, además de los temas más tradicionales, pueden hallar provechoso aplazar la enseñanza de la sección VI del capítulo VII (El dilema) hasta después de haber desarrollado las tablas de verdad que se encuentran en el capítulo VIII. El autor desea agradecer a muchos amigos, tanto colegas como antiguos alumnos, por las numerosas sugestiones útiles que le han hecho. Se halla particularmente en deuda con el profesor A. W. Burks, de la Universidad de Michigan, y con el profesor A. Kaplan, de la Universidad de California, en Los Ángeles, quienes leyeron los primeros esbozos y le hicieron muchas valiosas críticas y sugestiones. Debe también un agradecimiento especial al señor D. B, Terrell, de la Universidad de Minnesota, que leyó y criticó una parte del primer manuscrito, y al señor R. Workman, de la Universidad de Michigan, que leyó la versión final La deuda del autor para con otros autores, con cuyos libros enseñó lógica en distintos períodos desde 1939, es demasiado grande y profunda para poder dar un reconocimiento detallado de ella. RECONOCIMIENTO Los siguientes autores y editores han tenido la amabilidad -de permitir el uso de citas de las publicaciones que se indican: Allen and Unwin, Ltd. : Sceptical Essays, de Bertrand Russell. Appleton-Century-Crc,fts, Inc. : Smith's College Chemistry, de James Kenda11. Jonathan Cape Limited: Hunger Fighters, de Paul de Kruif. Doubleday and Company, Inc. : Clarence Darro'llJ tor "the Detense, de Irving Stone. Harcourt, Brace and Company, Inc. : The Autobiography ot Lincoln Stettens, de Lincoln Steffens; Microbe Hunters, de Paul de Kruif y Hunger Fighters, de Paul de Kruif. Harper and Brothers, Publishers: General College Physics, de Randa11, Williams y Colby, y The Proper Study of Mankind, de Stuart Chase.

8

Paul Henle and W. K. Frankena: Exercises in Elementary Logic. El director de The Journal ot the American Medical Association: Citas de dos artículos. El director de The Journal ot Psychology: Citas de un artículo. Alfred A. Knopf, Inc. : Selected Prejudices, de H. L. Mencken, y Testament ot a critic, de Ceorge Jean Nathan. Líttle, Brown and Company: Wigmore's Code ot the Rule8 ot Evidence in Trials at Law, de John Wigmore. Longmans, Creen and Company, Inc. : Pragmatism, de William James. The Macmillan Company: A rt ot Cross Examination, de F. L. Wellman. McGraw-Hill Book Company, Inc. : A Source Book in Physics, de William Francis Magie; The Elentents ot Astronomy, de Edward Arthur Fath, ~ IntroductiiJn to M()dern Phy8Ícs, de F. K. Ritchmyer. El director de Nature: Citas de un artículo. El director de The Nely y orker: Dos citas de un número. W. W. Norton and Company, Inc.: 'Sceptical Essays, de Eertrand Russell. Oxford University Press: An Introduction to Logic, de H, W. E. J oseph. El director de Science: Citas de dos artículos. W. E. Saunders Company: Psychoanalysis : Its Theories and Practical Applications, del Dr. A. A. Erill. El director de Science Digest: Citas de un artículo. El director de Scientific American: Citas de seis artículos. El director de The Scientific Monthly: Citas de un artículo, Simon and Schuster; Inc. : How to Think Straight, de Robert H. Thouless, y Outposts of Science, de Eernard Jaffe. The Viking Press, Inc. : The Gift of Tongues, de Margaret Schlauch. John Wiley and Sons, Publishers: Cybernetics, de Norbert Wiener . Las citas directas y el uso del material literario de las obras de Sir Arthur Conan Doyle se han hecho con el permiso especial del Patrimonio de Sir Arthur Conan Doyle. Las referencias detalladas de las fuentes a que pertenecen las citas se encontrarán en el texto, en su lugar de aparición.

9

CAPITULO I INTRODUCCION I I. ¿ QUÉ ES LA LÓGICA? Las palabras lógica y lógico son familiares para todos nosotros. A menudo hablamos de una conducta lógica como contrapuesta a una conducta ilógica, de un procedimiento 'lógico' como contrapuesto a uno 'ilógico',

10

de explicación lógica, de espíritu 'lógico', etc. En todos estos casos, la palabra lógico es usada fundamentalmente en el mismo sentido que razonable. Una persona con un espíritu 'lógico' es una persona razonable; un procedimiento 'no razonable' es aquel que- es ilógico. Puede considerarse que todos estos sentidos derivan de otro más técnico de los términos 'lógico' e 'ilógico' destinado a caracterizar razonamientos. Esta conexión se hará cada vez más clara a medida que el estudiante avance en la lectura y aumente su conocimiento del tema. Por supuesto que para comprender realmente qué es la lógica es menester estudiarla. En cierto sentido todo este libro, es una extensa explicación de qué es la lógica. Pero puede ayudarse al estudiante en su lectura del mismo, si se le da una explicación preliminar acerca de lo que encontrará en él. Debe advertírsele, sin embargo, que solo se intentará ofrecerle una explicación aproximada de la lógica en el presente capítulo. El estudio de la lógica es el estudio dejos métodos y los principios usados para distinguir el razonamiento correcto del incorrecto. Naturalmente, esta definición no pretende afirmar que solo es posible razonar correctamente si se ha estudiado lógica. Sostener esto sería tan erróneo como pretender que solo es posible correr bien si se ha estudiado la física y la fisiología, necesarias para la descripción de esta actividad. Algunos excelentes "atletas ignoran completamente los complejos procesos que se operan dentro de ellos mismos cuando ejecutan sus habilidades y es innecesario decir que los profesores de edad algo madura que más saben acerca de tales cosas se desempeñarían muy pobremente, si arriesgaran su dignidad en el campo atlético. Aun con el mismo aparato nervioso y muscular básico, la persona que sabe puede no superar al 'atleta natural. Pero dada la misma agudeza intelectual innata, la persona que ha estudiado lógica tiene mayor posibilidad de razonar correctamente que aquella que nunca ha considerado los principios generales implicados en esa actividad. Ello se debe a varias razones. Ante todo, un estudio adecuado de la lógica la enfocará como un arte tanto como una ciencia, y el estudiante deberá hacer ejercicios relativos a todos los aspectos de la teoría que aprende. Aquí, como en todo, la práctica ayuda a perfeccionarse. En segundo lugar, una parte tradicional del estudio de la lógica consiste en el examen y el análisis de los métodos incorrectos de razonamiento, o sea de las falacias. Esta parte de la materia, no solo da una visión más profunda de los principios del razonamiento en general, sino que el conocimiento de esas trampas nos ayuda positivamente a evitarlas. Por último el estudio de la lógica suministrará al estudiante ciertas técnicas y ciertos métodos de fácil aplicación para determinar la corrección o incorrección de todos los razonamientos, incluso los propios. El valor de este conocimiento reside en que, cuando es posible localizar fácilmente los errores, es menor la posibilidad de que -se cometan.

La lógica ha sido definida a menudo como la ciencia de las leyes del pensamiento. Pero esta definición, aunque ofrece un indicio acerca de la naturaleza de la lógica, no es exacta. En primer lugar, el pensamiento es uno de los procesos estudiados por los psicólogos. La lógica no puede ser 'la' ciencia de las leyes del pensamiento porque también la psicología es una ciencia que trata de las leyes del pensamiento (entre otras cosas) Y la lógica no es una rama de la psicología; es un campo de estudio separado y distinto. En segundo lugar, si 'pensamiento' es cualquier proceso mental que se produce en la psiquis de las personas, no todo pensamiento es un objeto de estudio para el lógico. Todo razonamiento es pensamiento, pero no todo pensamiento es razonamiento. Por ejemplo, es posible pensar en un número entre uno y diez, como en los juegos de salón, sin elaborar ningún 'razonamiento' acerca del mismo. Hay muchos procesos mentales o tipos de pensamiento que son distintos del razonamiento. Es posible recordar algo, o imaginarlo, o lamentarlo, sin razonar sobre ello. O uno puede dejar 'vagar' los propios pensamientos en un ensueño o fantasía, construir castillos en el aire, o seguir lo que los psicólogos llaman 'asociación libro, en la que una; imagen remplaza a otra en un orden que no tiene nada de lógico. A menudo, esta sucesión de pensamientos en la asociación libre tiene una gran significación y sobre ella se basan algunas técnicas psiquiátricas. Por supuesto que no es necesario ser un psiquiatra para comprender el carácter de una persona mediante la observación de este flujo de su conciencia. Hasta constituye la base de una técnica literaria muy efectiva, iniciada por James Joyce en su novela Ulises. Inversamente, si se conoce bien de antemano el carácter de una persona, es posible seguir y hasta anticipar el curso de su flujo consciente. Todos recordamos cómo Sherlock Holmes acostumbraba romper los silencios de su amigo Watson para responder la misma cuestión a la cual había sido conducido el doctor Watson en sus meditaciones. Parece

11

haber ciertas leyes que gobiernan el ensueño, pero no son del tipo de las que han estudiado tradicionalmente los lógicos. Su estudio es más apropiado para los psicólogos, y las leyes que describen las evoluciones de la mente en el ensueño son leyes psicológicas, no principios lógicos. Definir la lógica como la ciencia de las leyes del pensamiento es incluir demasiado dentro de ella. Otra definición común de la lógica es aquella que la señala como la ciencia del razonamiento, Esta definición evita la; segunda objeción, pero no es aún adecuada. El razonamiento es un género especial de pensamiento en el cual se realizan inferencias, o sea en el que se derivan conclusiones a partir de premisas. Pero es aún pensamiento y, por tanto, forma parte también del tema de estudio del psicólogo. Cuando los psicólogos examinan el proceso del razonamiento, lo encuentran sumamente complejo, emocional en alto grado y moviéndose por medio de desmañados procedimientos de ensayo y error iluminados por repentinos chispazos de comprensión, a veces inconexos en apariencia. Éstos son de la mayor importancia para la psicología. Pero no son en absoluto de la incumbencia del lógico los oscuros caminos por los cuales la mente llega a sus conclusiones durante los procesos reales de razonamiento. Solo le interesa la corrección del proceso, una vez terminado. Su problema es siempre el siguiente: ¿ la conclusión a que se ha llegado deriva de las premisas usadas o afirmadas ? Si la conclusión se desprende de las premisas, esto es, si las premisas constituyen un fundamento o una buena evidencia de la conclusión, de manera que afirmar la verdad de las premisas garantiza la afirmación de que también la conclusión es verdadera, entonces el razonamiento es correcto. En caso contrario, es incorrecto. La distinción entre el razonamiento correcto y el incorrecto es el problema central que debe tratar la lógica. Los métodos y las técnicas del lógico han sido desarrollados esencialmente con el propósito de aclarar esta distinción. El lógico se interesa por todos los razonamientos, sin tomar en cuenta su contenido, pero solamente desde este especial punto de vista. II. ALGUNOS TÉRMINOS TÉCNICOS

La presentación y discusión de algunos términos especiales que el lógico usa en su labor contribuirá a dar mayor claridad a la explicación de la lógica propuesta en la sección precedente. Hemos caracterizado la inferencia como un proceso en el cual se llega a una proposición y se la afirma sobre la base de otra u otras proposiciones aceptadas como puntos de partida del proceso. Al lógico no le interesa el proceso de la inferencia, sino las proposiciones que constituyen los puntos inicial y terminal de este proceso, así como las relaciones existentes entre ellas. Las proposiciones son verdaderas o falsas; en esto difieren de las preguntas, las órdenes y las exclamaciones. Sólo es posible afirmar o negar proposiciones. Una pregunta puede responderse, una orden darse y una exclamación proferirse, pero ninguna de ellas puede ser afirmada o negada, ni se las puede juzgar como verdaderas o falsas. La gramática divide las formulaciones dadas en el lenguaje a las proposiciones, las preguntas, las órdenes y las exclamaciones en oraciones declarativas, interrogativas, imperativas y exclamativas. Estas nociones son familiares. Es necesario distinguir entre las oraciones declarativas y sus significados. Dos oraciones declarativas, que constituyen claramente dos oraciones distintas porque están compuestas de diferentes palabras dispuestas de manera también diferente, pueden tener el mismo significado. Por ejemplo:

Juan ama a María. María es amada por Juan.

son dos oraciones diferentes, pues la primera contiene cuatro palabras mientras que la segunda contiene cinco, la primera comienza con la palabra 'Juan', mientras que la segunda comienza con la palabra 'María', etc. Sin embargo, las dos oraciones tienen exactamente el mismo significado. Se acostumbra usar la palabra 'proposición' para designar el significado de una oración declarativa. La diferencia entre oraciones y proposiciones se pone de manifiesto al observar que una oración declarativa forma siempre parte de un lenguaje determinado, el lenguaje en el cual es enunciada, mientras que las proposiciones no son propias de ,ninguno de los lenguajes en los cuales pueden ser formuladas. Las tres oraciones:

Llueve. II pleut.

Es regnet. son diferentes, por cierto, pues la primera está en castellano, la segunda en francés y la tercera en alemán. Sin embargo, tienen todos un mismo significado. Este significado común es la proposición de la cual cada

12

una de ellas es una formulación diferente. Al lógico le interesan las proposiciones, más que las oraciones que las formulan. Aunque el proceso de inferencia no concierne a los lógicos, para cada inferencia posible hay un razonamiento correspondiente y son estos razonamientos los que caen dentro del ámbito de la lógica. En este sentido, un razonamiento es cualquier grupo de proposiciones tal que de una de ellas se afirma. Que deriva de las otras, las cuales son consideradas como evidencias de la verdad de la primera. La palabra 'razonamiento' se usa a menudo para indicar el proceso mismo, pero en lógica tiene el sentido técnico ya explicado. Un razonamiento no es una mera colección de proposiciones, sino que tiene una estructura. Al describir esta estructura, se emplean comúnmente los términos 'premisa' y 'conclusión'. La conclusión de un razonamiento es la proposición que se afirma sobre la base de las otras proposiciones del mismo, ya su vez estas proposiciones de las que se afirma que ofrecen la razón, o las razones para aceptar la conclusión, son las premisas del razonamiento. Es menester observar que 'premisa' y 'conclusión' son términos relativos: la misma proposición puede ser premisa en un razonamiento y conclusión en otro. Consideremos, por ejemplo, el siguiente razonamiento:

Ningún acto ejecutado involuntariamente debe ser castigado. Algunos actos criminales son ejecutados involuntariamente. Por tanto, algunos actos criminales no deben ser castigados.

Aquí, la proposición algunos actos criminales 'no deben ser castigados es la conclusión, y las otras dos proposiciones son las premisas. Pero la primera premisa de este razonamiento, ningún acto ejecutado involuntariamente debe ser castigado, es la conclusión del siguiente razonamiento ( diferente):

Ningún acto que escape al control del agente debe ser castigado. Todos los actos involuntarios escapan al control del agente".

Por tanto, ningún acto ejecutado involuntariamente debe ser castigado. Tomada aisladamente, ninguna proposición es en sí misma una premisa o una conclusión. Es una premisa solamente cuando aparece en un razonamiento que la afirma a fin de mostrar que alguna otra proposición se justifica por ella. y es una conclusión solamente cuando aparece en un razonamiento que trata de establecerla o demostrarla sobre la base de otras proposiciones afirmadas. Esta es una noción bastante común; es similar al hecho de que, en sí mismo, un hombre no es empleado ni empleador sino que puede ser ambos en diferentes situaciones, empleador respecto de su jardinero y empleado de la firma en la cual trabaja.

Los razonamientos se dividen tradicionalmente en dos tipos diferentes: deductivos e inductivos. Aunque todo razonamiento lleva implícita la afirmación de que sus premisas ofrecen una evidencia de la verdad de su conclusión, solamente los razonamientos deductivos pretenden de sus premisas que ofrezcan evidencias concluyentes. En el caso de los razonamientos deductivos, se usan los términos técnicos 'válido' e 'inválido' en lugar de 'correcto' e 'incorrecto'. Un razonamiento deductivo es válido cuando sus premisas ofrecen un fundamento seguro para la conclusión, esto es, cuando las premisas y la conclusión están relacionadas de tal manera que es absolutamente imposible que las premisas sean verdaderas sin que la conclusión también lo sea. Todo razonamiento deductivo es válido o inválido es tarea de la lógica deductiva aclarar la naturaleza de la relación existente entre las premisas y la conclusión en un razonamiento válido, para permitirnos de este modo discriminar entre los razonamientos de uno u otro tipo. La teoría de la deducción, que incluye tanto la lógica tradicional como la simbólica, ocupa la Segunda Parte de este libro. Un razonamiento inductivo, en cambio, no pretende que sus premisas ofrezcan una evidencia total de la verdad de su conclusión, sino solamente que ofrezcan cierta evidencia de ella. Los razonamientos inductivos no son válidos o inválidos en el sentido en que estos términos se aplican a los razonamientos deductivos. Claro está que pueden estimarse como mejores o peores los razonamientos inductivos, según el grado de verosimilitud o probabilidades que sus premisas confieran a sus conclusiorie8. Nuestro examen de la probabilidad y de la teoría de la inducción se encontrará en la Tercera Parte. Sola de proposiciones puede predicarse la verdad y la falsedad, nunca de razonamientos. Similarmente, las propiedades de validez o invalidez solo pueden pertenecer a razonamientos deductivos, pero nunca a proposiciones. Existe una conexión entre la validez o no validez de un razonamiento y la verdad o falsedad

13

de sus premisas y su conclusión, pero esta conexión no es de ninguna manera simple. Algunos razonamientos válidos contienen solamente proposiciones verdaderas, como, por ejemplo:

Todas las ballenas son mamíferos. Todos los mamíferos tienen pulmones.

Por tanto, todas las ballenas tienen pulmones. Pero un razonamiento puede contener exclusivamente proposiciones falsas y, no obstante ello, ser válido, como, por ejemplo:

Todas las arañas tienen seis patas. Todos los seres de seis patas tienen alas. Por tanto, todas las arañas tienen alas.

Este razonamiento es válido porque si sus premisas fueran verdaderas, su conclusión también tendría que ser verdadera, aun cuando de hecho sean todas falsas. Por otro lado, si reflexionamos sobre el razonamiento:

Si yo poseyera todo el oro de Fort Knox sería muy rico. No poseo todo el oro de Fort Knox.

Por tanto, no soy muy rico vemos que aunque y sus premisas y su conclusión son verdaderas, el razonamiento no es válido. Que las premisas, pueden ser verdaderas y la conclusión falsa, aunque no es de evidencia inmediata, puede verse con claridad considerando que si yo heredara un millón de dólares, las premisas seguirían siendo verdaderas, pero la conclusión sería falsa. Podemos ilustrar aun más" este punto mediante el siguiente razonamiento, que es de la misma forma que el precedente:

Si Rockefeller poseyera todo el oro de Fort Knox, Rockefeller sería muy rica. Rockefeller no posee todo el oro de Fort Knox.

Por tanto, Rockefeller no es muy rico. Las premisas de este razonamiento son verdaderas y su conclusión es falsa. Tal razonamiento no puede ser válido, pues es imposible que las premisas de un razonamiento válido sean verdaderas y su conclusión falsa. Los ejemplos precedentes muestran que hay razonamientos válidos con conclusiones falsas, así como razonamientos inválidos con conclusiones verdaderas. Por consiguiente, la verdad o falsedad de su conclusión no determina la validez o invalidez de un razonamiento. Tampoco la validez de un razonamiento garantiza la verdad de su conclusión. Hay razonamiento perfectamente 'válidos que tienen conclusiones falsas, pero deben tener al menos una premisa falsa. Introducimos el término 'sólido' para caracterizar a un razonamiento válido cuyas premisas son todas verdaderas. Está claro que la conclusión de un razonamiento, 'sólido' es verdadera. Un razonamiento deductivo no logra establecer la verdad de su conclusión si no es 'sólido', lo que significa, o bien Que no es válido. o bien Que no todas sus premisas son verdaderas. Determinar la verdad o falsedad de las premisas es tarea de la ciencia en general. Pues las premisas pueden referirse a cualquier tema. El lógico no se interesa tanto por la verdad o falsedad de las proposiciones como por las relaciones lógicas que existen entre ellas, donde por relaciones 'lógicas' entre proposiciones entendemos aquellas que determinan la corrección o incorrección de los razonamientos en los cuales aparecen. Determina la corrección o incorrección de los razonamientos cae enteramente dentro del dominio de la lógica. El lógico se interesa inclusive por la corrección de razonamientos' cuyas premisas puedan ser' falsas. Puede surgir una duda con respecto al valor de este último punto. Podría sugerirse que debemos limitarnos a considerar razonamientos que tengan premisas verdaderas e ignorar todos los: restantes. Pero de hecho, estamos interesados en la corrección de razonamientos de curas premisas no sabemos si son verdaderas, ya menudo hasta dependemos de ellos. Ejemplos de situaciones semejantes pueden hallarse fácilmente. Cuando un científico está interesado en la verificación de teorías mediante la deducción, a partir de ellas, de consecuencias que pueden ser sometidas a ensayo, no sabe de antemano cuáles son verdaderas. Si lo supiera no tendría necesidad de ninguna verificación. En nuestros asuntos cotidianos, a menudo nos encontramos con diversos cursos de acción posibles. Allí donde estos cursos de acción constituyen genuinas disyuntivas que no pueden adoptarse simultáneamente, podemos tratar de razonar para saber cuál debemos seguir. Generalmente, este razonamiento consiste en calcular las consecuencias de cada una de las diferentes acciones entre las cuales debemos elegir. Se suele razonar así: supongamos que elijo la primera alternativa, entonces ocurrirá tal y tal cosa. Por otro lado, supongamos que elijo la segunda alternativa, entonces se producirá tal otra cosa. En general, nos inclinamos a elegir entre cursos de acción

14

diferentes teniendo en cuenta cuál es el conjunto de consecuencias que preferimos ver realizadas. En todos los casos, nos interesa razonar correctamente, pues de lo contrario podemos engañarnos. Si solamente nos interesáramos por razonamientos que tienen premisas verdaderas, no sabríamos qué línea de razonamiento seguir hasta saber cuál de las diferentes premisas es verdadera. y si supiéramos esto, no estaríamos en absoluto interesados en el razonamiento, porque nuestro propósito al elaborar los razonamientos era precisamente buscar un apoyo para decidir a cuál de las diferentes premisas hacer verdadera. Circunscribir nuestra atención solamente a razonamientos con premisas verdaderas seria contraproducente y tonto. Hasta ahora solo hemos hablado de proposiciones y de razonamientos, que contienen a las primeras en forma de premisas y conclusiones. Como ya se ha explicado, las proposiciones no son entidades lingüísticas como las oraciones, sino que son los significados de las oraciones. Si los procesos reales de pensamiento o razonamiento necesitan o no del lenguaje es un problema no resuelto. Es posible que el pensar requiera el uso de símbolos de alguna especie, sean palabras o imágenes o lo que fuere. Todos sentimos cierta simpatía hacia la niña que, al decírsele que pensara antes de hablar, replicó: "Pero, cómo puedo saber lo que pienso hasta no oír lo que digo?" Quizá todo pensamiento requiera palabras o algún otro tipo de símbolos, pero no es éste un problema que aquí nos concierna. Sabemos, sin embargo, que la comunicación de cualquier proposición o de cualquier razonamiento debe hacerse por símbolos y solo puede realizarse mediante el uso del lenguaje. El uso del lenguaje, sin embargo, complica nuestro problema. Ciertos rasgos accidentales o engañosos de sus formulaciones en el lenguaje, pueden hacer más difícil la tarea de investigar las relaciones lógicas entre las proposiciones. Parte de la tarea del lógico es, por eso, examinar lenguaje mismo, fundamentalmente con el objeto de descubrir aquellos aspectos del mismo que tienen a oscurecer la diferencia entre el razonamiento correcto y el incorrecto. Por esta razón la primera parte de este libro esta dedicada al lenguaje. EJERCICIOS Cuáles de los siguientes pasajes expresan razonamientos? Donde haya razonamientos, indicar las premisas y las conclusiones. 1. Actualmente, en nuestras grandes escuelas, se azota a los alumnos menos que antes, pero también se les enseña menos; de modo que lo que ganan los muchachos por un lado lo pierden por el otro. (BOSWELL, Vida de Johnson) 2. Ay, bribón, porque luchas como un caballero, Siendo solamente un bribón, te odio aún más. (TENNYSON, Gareth and Lynette ) 3. Pues, debe observarse que los hombres deben ser acariciados o si no aniquilados; se vengarán de los pequeños daños, pero no podrán hacerlo de los grandes; por la tanto, el daño que inflijamos a un hombre debe ser tal que no necesitemos temer su venganza. (MAQUIAVELO; El príncipe) 4. Y alzando los ojos, vio a los ricos que echaban sus dones en el arca de las ofrendas, y vio también a una viuda pobre, que echaba allí dos blancas, y dijo: en verdad os digo, que esta viuda pobre ha echado más que todos. Porque todos éstos, de lo que les sobra han echado para las ofrendas de Dios; mas ella, de su indigencia ha echado todo el sustento que tenía. (LUCAS, 21,1-4) 5, ¡Adiós para siempre, Casio! Si nos encontramos nuevamente, pues, sonreiremos; De lo contrario, habrá sido ésta una oportuna despedida. (SHAKESPEARE, Julio César) 6 El que tiene mujer e hijos ha encontrado rehenes a la fortuna, pues ellos, son impedimentos para las grandes empresas sean virtuosas o dañinas. (FRANCIS BACON, Del matrimonio y la vida del soltero) 7. Si los deseos fueran caballos, entonces los mendigos cabalgarían. 8. En todo circuito, el trabajo realizado para transportar una cantidad unitaria de electricidad a través de todo el circuito, es una medida de la fuerza electromotriz resultante de este circuito, Dado que la diferencia de potencial se define también como trabajo por cantidad unitaria de electricidad, es evidente que la fuerza electromotriz y la diferencia potencial tiene la misma naturaleza física y se midan en términos de las mismas unidades. El hombre de fuerza electromotriz es inapropiado, ya que no se trata de una fuerza. 9. Viola: Salve, amigo, a ti va tu música. ¿ Vives por tu labor? Bufón: No, señor; por la iglesia. Viola: Eres eclesiástico? Bufón: No, señor; vivo por la iglesia, porque vivo en mi casa, que está al lado de la iglesia. (SHAKESPEARE, Noche de Epifanía) 10. Nada de eso, Yo sabía que usted llegó de Afganistán, Debido a un largo hábito, los pensamientos transcurrieron tan rápidamente por mi cabeza que llegué a la conclusión sin ser consciente de los pasos

15

intermedios sin embargo, hubo tales pasos. La serie de razonamientos fue: 'He aquí un caballero que parece médico y tiene aire militar. Debe de tratarse, por tanto, de un medico del ejercito. Solo puede haber llegado de los tópicos. pues su rostro está tostado, y éste no es el color natural de su piel, ya que sus muñecas son blancas, Debe de haber pasado penurias V enfermedades, como lo revela claramente su rostro ojeroso. Se ha herido el brazo izquierdo, pues lo mueve de una manera rígida y poco natural, En qué lugar de los trópicos un médico del ejército inglés puede haber pensado penurias y haberse herido el brazo? Indudablemente, en Afganistán. Toda esta serie de pensamientos pasó por mi mente en meno" de un segundo. Entonces dije que usted acababa de llegar de Afganistán y usted se quedó asombrado. (A. Conan Doyle, Estudio en Escarlata) 11- A quién pasaste en el camino? --continuó el Rey, extendiendo su mano hacia el mensajero para que le diera un poco de heno. -A nadie -dijo el mensajero. -Correcto -dijo el Rey-. Esta joven dama también lo vio. De modo que nadie camina más despacio que tú. - Hago todo lo que puedo -respondió el mensajero en un tono hosco-. ¡Estoy seguro que nadie camina más rápido que yo! -No puede ser -dijo el Rey-, pues de lo contrario hubieras llegado aquí primero. Sin embargo, ahora que has tomado aliento puedes contarnos lo que ha ocurrido en la ciudad. (Lewis Carroll, A través del espejo) 1 Citado con autorización de General College Physics, de HARRlSON M. RANDALL, NEIL H. WILLIAMS y W ALTER F. COLBY: copyright, 1929, e Harper and Brothers. 12. -Aquí está nuestro soberano señor, el rey, En cuya palabra nadie confía; Nunca dice un disparate, Pero tampoco nada sabio. (El conde de Rochester sobre Carlos 11) 13. Sócrates: Una pregunta que tú debes de haber oído a muchas personas: ¿Cómo puedes saber si en este momento no estamos soñando y todos nuestros pensamientos son un sueño; o si estamos despiertos y conversamos en estado de vigilia? Teeteto: En verdad, Sócrates, yo no sé cómo probar una cosa u otra, pues en ambos casos los hechos son precisamente los mismos; y no hay ninguna dificultad en suponer que durante toda esta discusión hemos estado conversando en un sueño. Cuando, en un sueño, parece que estamos contando sueños, la semejanza entre los dos estados es completamente desconcertante. Sócrates: Tú ves, entonces, que puede surgir fácilmente una duda acerca de la realidad de los sentidos, ya que hasta puede dudarse de si estamos despiertos o soñando. (PLATÓN, Teeteto) 14. Si los 'si...' y los 'quizás' fueran ollas y cacerolas, no habría necesidad de hojalateros. 15. En un sentido amplio, el problema es de carácter político: dado que es indudable que la mayoría de la humanidad comete falacias, ¿es mejor que deduzca conclusiones falsas de premisas verdaderas o conclusiones verdaderas de premisas falsas? Un problema de este tipo e" insoluble. La única solución verdadera parece ser que se enseñe lógica a los hombres y mujeres comunes, de manera que sepan abstenerse de sacar conclusiones que solo parecen poder deducirse. Cuando se dice, por ejemplo, que los franceses son lógicos, lo que se quiere decir es que, cuando aceptan una premisa, aceptan también todo lo que una persona totalmente desprovista de sutileza lógica supondría erróneamente que se deduce de la8 premisas. Es ésta una cualidad sumamente indeseable, de la cual, en general, las naciones de habla inglesa se han visto en el pasado más libres que otras. Pero hay indicios de que, si quieren seguir libres de ella, necesitarán aprender más filosofía y lógica de la que han aprendido en el pasado. La lógica era, antiguamente, el arte de extraer inferencias; ahora se ha convertido en el arte de abstenerse de sacar inferencias, pues se ha puesto de manifiesto que las inferencias que nos sentimos naturalmente inclinados a hacer raramente son válidas. Concluyo, por lo tanto, que la lógica debe ser enseñada en las escuelas con el objeto de enseñar a la gente a no razonar. Pues si razonan, es casi seguro que razonarán mal 2. 2 Citado, con autorización, de Sceptical Essays, de BERTEAND RUSSELL, copyright, 1928, de Bertrand Russell, publicado por W. W. Norton and Company, Inc., y por George Allen and Unwin, Ltd. EJERCICIOS DE RAZONAMIENTO Los siguientes problemas exigen razonamiento para su solución. Para probar que una respuesta es correcta, una vez hallada, se necesita un razonamiento cuyas premisas estén contenidas en el enunciado del problema y cuya conclusión sea la respuesta al mismo. Si la respuesta es correcta, se podrá construir un razonamiento válido. Se insta al lector a que, al trabajar en estos problemas, se preocupe no solamente de hallar las respuestas correctas, sino también de formular los razonamientos que demuestren la corrección de las respuestas.

16

1. En una cierta comunidad mítica, los políticos siempre mienten y los no políticos siempre dicen la verdad. Un extranjero se encuentra con tres nativos y pregunta al primero de ellos si es un político. Este responde a la pregunta. El segundo nativo informa, entonces, que el primer nativo negó ser un político. Pero el tercer nativo afirma que el primer nativo es realmente un político. ¿ Cuántos de estos tres nativos eran políticos? 2. De tres prisioneros que se hallaban en cierta cárcel, uno tenía visión normal, el otro tenía un solo ojo y el tercero era totalmente ciego. Los tres eran, por la menos, de inteligencia media. El carcelero dijo a los prisioneros que de un conjunto de tres sombreros blancos y dos rojos, elegiría tres de ellos y los colocaría sobre sus cabezas. Se prohibía a cada uno de ellos que viera el color del sombrero que tenía sobre su propia cabeza. Se los reunió y el carcelero ofreció la libertad al prisionero con visión normal si podía decir de qué color era el sombrero que tenía sobre su cabeza. El prisionero confesó que no podía; Luego, el carcelero ofreció la libertad al prisionero que tenía un solo ojo, a condición de que dijera cuál era el color de su sombrero. El segundo prisionero confesó que no podía decirlo. El carcelero no se molestó en hacer el ofrecimiento al prisionero ciego, pero a pedido de éste aceptó concederle la misma oportunidad. El prisionero ciego esbozó entonces una ancha sonrisa y dijo: "No necesito de mi vista; pues, por lo que mis amigos con ojos han dicho, veo claramente que mi sombrero es-blanco". 3. Había un tren cuyo personal estaba formado por tres personas: el guardafrenos, el fogonero y el maquinista. Sus nombres, por orden alfabético, eran Jones, Robinson y Smith. En el tren viajaban también tres pasajeros que tenían los mismos nombres: el señor Jones, el señor Robinson y el señor Smith. Se conocen los siguientes datos: a) El señor Robinson vive en Detroit. b) El guardafrenos vive a mitad de camino entre Detroit y Chicago. c) El señor Jones gana exactamente 10.000 dólares al año. d) Smith en cierta oportunidad derrotó al fogonero jugando al billar. e) Un vecino del guardafrenos, que vive en una casa situada junto a la de éste y es uno de los tres pasajeros mencionados, gana exactamente tres veces lo que gana el guardafrenos. f) El pasajero que vive en Chicago tiene el mismo nombre que el guardafrenos. ¿ Cuál es el nombre del maquinista? 4. Los miembros de una pequeña compañía de préstamos son: el señor Black, el señor White, la señora Coffee, la señorita Ambrose, el señor Kelly y la señorita Earnshaw. Los cargos que ocupan son: gerente, subgerente, contador, taquígrafo, cajero y oficinista, aunque no necesariamente en este orden. El subgerente es el nieto del gerente; el contador es el yerno del taquígrafo; el señor Black es soltero; el señor White tiene 22 años; la señorita Ambrose es la hermanastra del cajero y el señor Kelly es vecino del gerente. ¿ Cuál es el cargo de cada uno de ellos? 5. Benno Torelli, amable anfitrión del más selecto night club de Hamtramck, fue muerto a tiros por una banda de gangsters porque se atrasó en el pago de la suma que les daba en concepto de protección. Después de un considerable esfuerzo por parte de la policía, ésta logró llevar ante el Fiscal del Distrito a cinco hombres. El Fiscal les preguntó qué era lo que podían declarar en su defensa. Cada uno de los hombres hizo tres declaraciones, dos verdaderas y una falsa. Sus declaraciones fueron: Lefty: "Yo no maté a Torelli. Nunca tuve un revólver de mi propiedad. Spike lo mato" Red: "Yo no maté a Torelli" Nunca tuve un revólver de mi propiedad. Los otros tipos están tratando de sacarse el fardo de encima." Dopey: "Yo no sé nada del asesinato. Nunca vi a Butch antes. Spike es el culpable." Spike: "Yo soy inocente. Butch es el culpable. Lefty mintió cuando dijo que había sido yo." Butch: "Yo no sé nada del asesinato. Red es el culpable. Dopey responderá por mí; él me conoce desde hace años." ¿ Quién fue el culpable? 6. Las señoras Adams, Baker, Catt, Dodge, Ennis y Fisk, esta última una persona muy desaliñada, una mañana fueron todas de compras al Emporio. Cada una de las mujeres fue directamente al piso en el cual se hallaba el artículo que quería comprar y cada una de ellas compró solamente un artículo. Compraron un libro, un vestido, una cartera, una corbata, un sombrero y una lámpara. Todas las mujeres, excepto la señora Adams, entraron en el ascensor en la planta baja, también entraron en el ascensor dos hombres. Dos mujeres, la señora Catt y la que compró la corbata, descendieron en el segundo piso. En el tercer piso se vendían vestidos" Los dos hombres, descendieron en el cuarto piso. La mujer que compró la lámpara descendió en el quinto piso y dejó a la desaliñada señora Fisk que descendiera sola en el sexto piso. Al día siguiente, la señora Baker, que recibió la cartera como regalo sorpresa de una de las mujeres que había descendido en el segundo piso, encontró a su marido agradeciendo la corbata que una de las otras mujeres le había dado. Si en la planta baja se vendían libros y la señora Ennis fue la sexta persona que salió del ascensor, ¿qué compró cada una de esas mujeres? 7. Cinco hombres que fueron camaradas en la última guerra asisten a una reunión. Se trata de Creen, Brown, Peters, Harper y Nash, cuyos oficios son: grabador, proyectista, biólogo, herrero y neurólogo. Por

17

casualidad, viven en las ciudades de Greenfield, Brownsville, Petersburg, Harper's Ferrf y Nashville, pero ninguno de ellos vive en la ciudad que tiene un nombre similar al suyo, ni el nombre de su ocupación tiene la misma inicial que su nombre o que la del nombre de la ciudad en la cual vive. El biólogo no vive en Petersburg. Brown no es herrero ni proyectista; tampoco vive en Petersburg ni en Harper's Ferry. El señor Harper vive en Nashville y no es biólogo ni grabador. Creen no es residente de Brownsville, como tampoco Nash, quien no es biólogo ni herrero. Disponiendo solamente de la información dada, ¿puede usted determinar el nombre de la ciudad en la que reside Nash? 8. Daniel Kilraine fue asesinado en un camino solitario situado a dos millas de Pontiac, el 17 de marzo de 1952 a las 3.30 de la mañana. Otto, Curly, Sl¡m, Mickey y Kid fueron arresta os una semana más tarde en Detroit y sometidos a interrogatorios. Cada una de las cinco personas hizo cuatro declaraciones, tres de las cuales eran verdaderas y una falsa. Uno de estos hombres mató a Kilraine. ¿Quién fue? Sus declaraciones fueron: Otto: "Yo estaba en Chicago cuando Kilrairie fue asesinado. Yo nunca he matado a nadie. Kid es el culpable. Mickey y yo somos amigos." Curly: "Yo no maté a Kilraine. Nunca he poseído un revólver en mi vida. K id me conoce. Yo estaba en Detroit la noche del 17 de marzo." Slim: "Curly mintió cuando dijo que nunca poseyó un revólver. El crimen se cometió el día de San Patricio. Otto se encontraba en Chicago en ese momento. Uno de nosotros es el culpable. 3 Para mantener la coherencia de este ejercicio, ha sido necesario cambiar en la traducción castellana algunos de los nombres de persona, de ciudad y de oficio del original. (N. del T.) Mickey: "Yo no maté a Kilraine. Kid nunca ha estado en Pontiac. Nunca había visto a Otto antes. Curly estaba en Detroit conmigo la noche del 17 de marzo." Kid: "Yo no maté a Kilraine. Nunca he estado en Pontiac. Nunca vi a Curly antes. Otto mintió cuando dijo que yo soy el culpable." 9. Una mujer invitó recientemente a tomar el té a cinco personas. Los nombres de las seis mujeres que se sentaron alrededor de una mesa circular eran: Abrams, Banjo, Clive, Dumont, Ekwall y Fish. Una de ellas era sorda, otra sumamente charlatana, otra terriblemente gorda, otra odiaba a la señora Dumont, otra tenía una deficiencia vitamínica y otra era la dueña de casa. La mujer que odiaba a la señora. Dumont se sentó enfrente de la señora Banjo. La mujer sorda se sentó enfrente de la señora Clive, quien a su vez se sentó entre la mujer que tenía una deficiencia vitamínica y la mujer que odiaba a la señora Dumont. La mujer gorda se sentó frente a la señora Abrams, junto a la mujer sorda ya la izquierda de la que odiaba a la señora Dumont. La mujer que tenía una deficiencia vitamínica se sentó entre la señora Clive y la mujer que se sentó enfrente de la mujer que odiaba a la señora Dumont. La señora Fish, que era buena amiga de todas, se sentó junto a la mujer gorda y enfrente de la dueña de casa. ¿Puede usted identificar a cada una de estas encantadoras mujeres? 10. En una partida de poker hay cinco hombres: Brown, Perkins, Turner, Jones y Reilly. Sus marcas de cigarrillos son: Lucky, Camel, Kool, Old Gold y Chesterfield, aunque no necesariamente en este orden. Al comienzo de la partida, el número de cigarrillos que poseía cada uno de los jugadores era: 20, 15, 8, 6 y 3, pero no necesariamente en este orden. Durante el juego, en un momento en que nadie estaba fumando, se daba la siguiente situación: a) Perkins pidió tres cartas. b) Reilly habia fumado la mitad de lo que tenía al principio, o uno menos de los que había fumado Turner. c) El hombre de los Chesterfield tenía en un principio un número de cigarrillos igual al que tenia en el momento considerado, más otro tanto, más la mitad más, más 2 1/2. d) El hombre que en ese momento se tiraba a 'color', pudo gustar solamente el mentol de su quinto cigarrillo, el último que fumó. e) El hombre que fumaba Lucky había fumado al menos dos más que cualquier otro, incluido Perkins. f) Brown sacó tantos ases como cigarrillos tenía en un principio. g) Nadie había fumado todos sus cigarrillos. h) El hombre que fumaba Camel pidió a Jones que le pasara los fósforos de Brown. ¿ Cuántos cigarrillos tenía cada uno en un comienzo y de qué marca? CAPITULO II LOS USOS DEL LENGUAJE I. LAS TRES FUNCIONES BÁSICAS DEL LENGUAJE

18

El lenguaje es un instrumento tan sutil y complicado que a menudo se pierde de vista la multiplicidad de sus usos. Aquí, como en otros campos, existe el peligro de dejarnos llevar por nuestra tendencia a simplificar las cosas. Una queja corriente de aquellos que adoptan un punto de vista demasiado estrecho acerca de los usos legítimos del lenguaje, concierne a la manera en que se 'desperdician' palabras en funciones de tipo social. "Tanta charla para decir tan poco!", afirma en resumen este tipo de critica. y en más de una oportunidad hemos oído decir a una persona. Fulano de tal me preguntó cómo estaba. Qué hipócrita Si no le preocupa en lo más mínimo cómo estoy yo!" Tales observaciones revelan una falta de comprensión de los complejos propósitos para los cuales es usado el lenguaje. Esto se manifiesta también en la deplorable conducta de la persona fastidiosa, quien, cuando se le pregunta cómo se encuentra, procede a describir el estado de su salud, habitualmente con gran extensión y detalle. Pero la gente, por lo general, no habla en las fiestas para instruirse mutuamente. Y de ordinario, la pregunta: " ¿ Cómo está usted ?" es un saludo amistoso, no un pedido de informe médico. Un uso muy importante del lenguaje es comunicar información. Por lo común, esto se realiza mediante la formulación y la afirmación (o negación) de proposiciones. Del lenguaje usado para afirmar o negar proposiciones, o para presentar razonamientos, se dice que cumple una función informativa. En este contexto, usamos la palabra 'información' de modo que incluya también la mala información, o sea tanto las proposiciones falsas como las verdaderas, tanto los razonamientos correctos como los incorrectos. El discurso informativo es usado para describir el mundo y para razonar acerca de él. Que los presuntos hechos descriptos sean o no importantes, sean generales o particulares, no interesa. En todos los casos, el lenguaje con que se los describe o se transmite algo acerca de ellos es usado informativamente. Además del informativo, podemos distinguir otros dos usos o funciones básicos del lenguaje, a los que nos referiremos como el uso expresivo y el uso directivo. Así como la ciencia nos ofrece los ejemplos más claros de discurso informativo, la poesía nos suministra los mejores ejemplos del lenguaje que cumple una función expresiva. Las siguientes líneas de Burns:

Ah, mi amor es como una rosa roja, roja, recién florecida en la primavera;

Ah, mi amor es como una melodía tocada con dulce entonación

no pretenden de ningún modo informarnos acerca de hechos o teorías concernientes al mundo. El propósito del poeta es comunicar, no conocimiento, sino sentimientos y actitudes. El verso no fue escrito para transmitir ninguna información, sino para expresar ciertas emociones que el poeta experimentaba muy agudamente y para despertar en el lector sentimientos similares. El lenguaje tiene una función expresiva cuando se lo usa para dar expansión a sentimientos y emociones, o para comunicarlos. Sin embargo, no todo lenguaje expresivo es poético. Expresamos pena exclamando: ¡Qué desgracia! o ¡Dios mío!, y entusiasmo voceando: ¡Bravo! o ¡Magnífico!. El novio expresa su delicada pasión murmurando: "i Querida !" o "¡ Tesoro !" El poeta expresa sus emociones complejas y concentradas en un soneto o en alguna otra forma de poesía. Un fiel puede expresar su sentimiento de admiración y de temor reverente ante la vastedad y los misterios del universo recitando el Padrenuestro o el Salmo 23 de David. Todos éstos son usos' del lenguaje no dirigidos a 'comunicar información, sino a expresar emociones, sentimientos o estados de ánimo. El discurso expresivo, como tai, no es verdadero ni falso. Pues, si alguien quiere aplicar solamente criterios de verdad o falsedad, de corrección o incorrección, a un discurso expresivo tal como un poema, juzgará erróneamente y perderá mucho de su valor. El estudiante cuyo goce del soneto de Keats, Primera ojeada. al Romero de Chapman, lo siente empañado por su conocimiento histórico de que fue Balboa y no Cortés quien descubrió el Océano Pacífico es un pobre lector de poesía. El propósito del poema no es enseñar historia, sino algo enteramente distinto. Esto no significa que la poesía no tenga ninguna significación literal. Algunos poemas tienen efectivamente un contenido informativo que puede ser un elemento importante de su efecto total. Algunas poesías pueden muy bien ser una crítica de la vida, para decirlo con las palabras de un gran poeta. Pero esos poemas son algo más que puramente expresivos, en el sentido en que estamos usando el término aquí. Puede decirse que tales poesías tienen un 'uso mixto', o que cumplen una función múltiple. Explicaremos esta noción más adelante, en la sección siguiente.

19

La expresión puede ser descompuesta en dos componentes. Cuando una persona se maldice a sí misma en momentos en que está sola, cuando un poeta escribe poemas que no muestra a nadie o cuando un hombre ora en la soledad, su lenguaje expresa o revela su propia actitud pero no está destinado a despertar una actitud similar en algún otro. Por otro lado, cuando un orador trata de instar a su auditorio, no a la acción, sino a que comparta su entusiasmo; cuando un enamorado corteja a su amada en lenguaje poético; cuando la multitud vitorea a su equipo deportivo preferido, el lenguaje usado no solamente pone de manifiesto las actitudes de los que hablan, sino que pretende también despertar las mismas actitudes en sus oyentes. El discurso expresivo, entonces, se usa ya sea para manifestar los sentimientos del que habla o para despertar ciertos sentimientos en el auditorio. Por supuesto que puede ser usado simultáneamente para ambos fines. El lenguaje cumple una funci6n directiva cuando se lo usa con el propósito de originar (o impedir) una acción manifiesta. Los ejemplos más claros de discursos directivos son las órdenes y los pedidos. c Cuando una madre indica a su pequeño que se lave las manos antes de comer, no pretende comunicarle ninguna información, ni tampoco manifestar o despertar alguna emoción particular. Su lenguaje está dirigido a obtener resultados, a provocar una acción del tipo indicado. Cuando la misma señora pide al almacenero que le mande ciertas mercaderías a su casa, está usando nuevamente el lenguaje de manera directiva para motivar o causar una acción. Plantear una pregunta es, por lo común, pedir una respuesta y debe clasificarse también como discurso directivo. La diferencia entre una orden y un pedido es bastante sutil, pues casi cualquier orden puede traducirse en una solicitud agregando las palabras "por favor", o mediante cambios adecuados en el tono de voz o en la expresión facial. En su forma crudamente imperativa, el discurso directivo no es verdadero ni falso. Una orden como "cierre la ventana" no puede ser verdadera ni falsa, en ningún sentido literal. Que la orden sea o no obedecida, ello no afecta ni determina su valor de verdad, pues no tiene ningún valor de verdad. Podemos no estar de acuerdo acerca de si una orden ha sido o no obedecida; podemos diferir en cuanto a saber si una orden debe ser o no obedecida; pero nunca podemos diferir acerca de si una orden es verdadera o falsa, pues no puede ser ninguna de ambas cosas. Sin embargo, las órdenes tienen ciertas propiedades que presentan alguna analogía con la verdad o falsedad del discurso informativo: son las cualidades de ser 'razonables' o 'adecuadas', y 'no razonables' o 'inadecuadas'. y los problemas relativos a la adecuación de las órdenes pueden plantearse y resolverse por métodos que se hallan estrictamente dentro del ámbito de la lógica. II. EL DISCURSO QUE CUMPLE FUNCIONES MÚLTIPLES En la sección precedente, los ejemplos presentados eran casos químicamente puros, por decir' así, de los tres tipos básicos de comunicación. La triple división propuesta es aclaradora y muy valiosa, pero no se la puede aplicar mecánicamente, porque casi toda comunicación ordinaria probablemente ejemplifique, en mayor o menor medida, los tres usos del lenguaje. Así por ejemplo, un poema, que es fundamentalmente un tipo de discurso expresivo, puede tener una moraleja y por la tanto ser también un requerimiento al lector ( o al oyente) para que observe un cierto tipo de vida, y puede también contener una cierta cantidad de información. Por otra parte, si bien un sermón es de carácter predominantemente directivo, ya que trata de provocar determinadas acciones por parte de los miembros de la congregación (por ejemplo, que abandonen sus malas costumbres o que contribuyan con dinero al sostén de la Iglesia), también puede manifestar y despertar sentimientos, cumpliendo así una función expresiva, o incluir alguna información al comunicar ciertos hechos. Un tratado científico, que es esencialmente informativo, puede revelar algo del propio entusiasmo del autor, con lo cual desempeña una función expresiva, y puede también, al menos implícitamente, cumplir alguna que otra función directiva, al invitar quizás el lector a que verifique independientemente la conclusión del autor. La mayoría de los usos ordinarios del lenguaje son mixtos. No siempre es resultado de una confusión por parte del que habla el que su lenguaje cumpla funciones mixtas o múltiples. Lo que ocurre, más bien, es que la comunicación efectiva exige cierta combinación de funciones. Pocos de nosotros nos encontramos, unos con respecto a otros, en la relación de padre a hijo o de patrón a empleado. y fuera del contexto de relaciones formales tales como éstas, no podemos tener la esperanza de ser obedecidos con solo emitir una orden. Por consiguiente, debemos emplear ciertos rodeos: una orden descarnada provocaría antagonismo o resentimiento y frustraría su propio objetivo. No podemos provocar una acción profiriendo simplemente un imperativo; es necesario utilizar un método más sutil para estimular la acción deseada.

20

Puede decirse que toda acción obedece a causas muy complejas. El análisis de las motivaciones corresponde más a un psicólogo que a un lógico, pero es de conocimiento común que, habitualmente, las acciones son el resultado de deseos y creencias. Un hombre que desea alimentarse no tocará la que está en su plato a menos que crea que es comida; y aunque crea que es comida, no la tocará a menos que desee comerla. Este hecho tiene importancia para nuestra discusión porque los deseos son un tipo especial de lo que hemos llamado 'actitudes'. Por consiguiente, las acciones pueden ser provocadas instigando las actitudes apropiadas y comunicando la información pertinente. Suponiendo que sus oyentes son caritativos, usted puede hacer que contribuyan a una obra de caridad informándoles de su efectividad en el cumplimiento de los resultados benéficos deseados. En tal caso, su uso del lenguaje será en última instancia directivo, pues su propósito es provocar una cierta acción. En esta situación, una orden descarnada sería mucho menos efectiva que el discurso informativo usado. Supongamos, por otro lado, que sus oyentes ya están convencidos de que la obra en cuestión tiene resultados benéficos. Tampoco en este caso puede usted tener muchas esperanzas de que le obedezcan mediante la simple emisión de una orden; en cambio, usted puede lograr que actúen de la manera deseada despertando en ellos de algún modo un sentimiento o una emoción caritativa. El discurso que usted usará para lograr su fin será un discurso expresivo; hará un 'llamado conmovedor'. De este modo, su lenguaje tendrá un uso mixto, pues funcionará al mismo tiempo expresiva y directivamente. Por último, supongamos que trata usted de obtener una donación de gente que no tiene una actitud caritativa ni cree que la caridad sirva a un propósito benéfico. En este caso, debe usar un lenguaje que sea al mismo tiempo informativo y expresivo. El lenguaje usado desempeñará, entonces, las tres funciones, pues será simultáneamente directivo, informativo y expresivo, y ello no como resultado de una pura mezcla accidental, sino de una manera esencial, necesaria para una comunicación exitosa. Algunos estudiosos del lenguaje han sugerido que el discurso sirve a más de estas tres funciones distintas. Sin embargo, es posible considerar cualquier otra función como una mezcla o combinación de dos o quizá de los tres usos básicos que hemos distinguido aquí. La más importante de estas otras funciones ha sido llamada con frecuencia la función 'ceremonial' del lenguaje. Dentro de esta categoría se incluyen muy diferentes tipos de frases, que van desde los saludos corrientes hasta los discursos más ampulosos de una ceremonia matrimonial, los documentos de Estado y los ritos verbales realizados en las festividades religiosas por las casas de culto. Pero puede considerárselos a todos como mezclas de discurso expresivo y directivo, más que como un género completamente diferente y único. Por ejemplo, los saludos ceremoniales comunes y la charla de las reuniones sociales sirven al propósito de manifestar y estimular la buena voluntad y la sociabilidad. Para algunos quizá sirva también al propósito directivo de hacer que sus oyentes actúen de cierta y determinada manera, que patrocinen los negocios del que habia, que le ofrezcan empleo o que lo inviten a almorzar. Por otra parte, el lenguaje imponente de la ceremonia matrimonial está dirigido a destacar la solemnidad de la ocasión (su función expresiva) y también a instar al novio ya la novia a que desempeñen sus nuevos papeles con una elevada apreciación de la seriedad del contrato matrimonial (su función directiva). III. LAS FORMAS DEL DISCURSO Los textos de gramática habitualmente definen la oración como la unidad del lenguaje que expresa un pensamiento completo. y dividen las oraciones en cuatro categorías, llamadas comúnmente declarativas, interrogativas, imperativas y exclamativas. Estas cuatro categorías no son las mismas que las de las afirmaciones, las preguntas, las órdenes y las exclamaciones. Podemos sentirnos tentados a identificar la forma con la función ya pensar que las oraciones declarativas y el discurso informativo coinciden o que las oraciones exclamativas solo son adecuadas para el discurso expresivo. Si consideramos una pregunta como el pedido de una respuesta, podríamos vernos llevados más lejos, hasta pensar que el discurso directivo consiste exclusivamente en oraciones formuladas en los modos interrogativo e imperativo. Si tales identificaciones fueran posibles, ellas simplificarían enormemente el problema de la comunicación, pues entonces podríamos conocer el uso o la función implícitos de un pasaje solamente por su forma, que se presta para la inspección directa. Algunas personas evidentemente identifican la forma con la función, pero no son lectores sensibles, pues esta identificación a menudo impide que comprendan lo que se dice y se pierden mucho de lo que se pretende comunicar. Es un error creer Que todo lo que hay en la forma de una oración declarativa es discurso informativo, que deba ser valorado si es verdadero y rechazado si es falso. "Pasé un momento muy agradable en su fiesta",

21

es una oración declarativa. Pero su función no tiene por qué ser informativa en modo alguno, sino que puede ser de tipo ceremonial o expresivo, destinada a manifestar un sentimiento de amistad y de aprecio. Muchos poemas v plegarias y tienen la forma de oraciones declarativas, a pesar de que su función no es informativa. Considerarlos de esta forma y pretender juzgarlos con criterios de verdad o falsedad equivale a negarse satisfacciones estéticas y religiosas. También, muchas solicitudes y órdenes pueden expresarse indirectamente, de manera quizás más amable, por medio de oraciones declarativas. La oración declarativa, "Me gustaría tomar un poco de café", no será tomada por un mozo de café como un mero informe sobre el hecho psicológico que evidentemente afirma acerca de su cliente, sino como una orden o un pedido para que emprenda una determinada acción. Si juzgáramos invariablemente por criterios de verdad o falsedad oraciones declarativas tales como: "Quisiera recibir alguna ayuda sobre esta cuestión", o "Espero encontrarte en la biblioteca después de la clase" y no hiciéramos más que registrarlas como información recibida, pronto nos quedaríamos sin amigos. Estos ejemplos bastan para demostrar que la forma declarativa no es ninguna indicación segura de que una oración cumple una función informativa. Las oraciones declarativas se prestan para la formulación de cualquier tipo de discurso. Lo mismo ocurre con otras formas de oraciones. La oración interrogativa: " ¿ Te das cuenta de que vamos a llegar tarde?" no es necesariamente un pedido de información, sino que puede ser una orden de apresurarse. La oración interrogativa: "¿No es verdad que Rusia y Alemania firmaron en 1939 un pacto que precipitó la Segunda Guerra Mundial?", puede no ser una pregunta en absoluto, sino una manera indirecta de comunicar información o un intento de expresar y provocar un sentido de hostilidad hacia Rusia; su función sería informativa en el primer caso y expresiva en el segundo. Aun lo que gramaticalmente es un imperativo, como el comienzo de los documentos oficiales: "Sepan todos por la presente que puede no ser una orden, sino más bien un discurso de tipo informativo en lo que afirma y expresivo en su uso del lenguaje destinado a despertar adecuados sentimientos de solemnidad y respeto. A pesar de su estrecha afinidad con la función expresiva, una oración exclamativa puede cumplir funciones totalmente diferentes. La exclamación "Dios Santo, es tarde!" puede comunicar en realidad una orden de apresurarse y la exclamación " Qué hermoso anillo!", proferida por una joven ante un amigo que la cortes" al pasar por la vidriera de una joyería, puede funcionar mucho más directiva que expresivamente. Debe recordarse que algunos tipos de discurso están destinados a servir a dos, o quizás a las tres funciones del lenguaje, simultáneamente. En tales casos. cada aspecto o función de un pasaje debe juzgarse por su criterio adecuado. Así, una parte que tenga una función informativa puede ser estimada como verdadera o falsa. Si el mismo fragmento cumple también una función directiva, se lo podrá valorar como propio o impropio, correcto o incorrecto. y si cumple también una función expresiva, esta componente del mismo podrá ser estimada como sincera o insincera, como valiosa o de otra manera. Hablando con propiedad, para apreciar un determinado pasaje es necesario conocer la función o las funciones que pretende desempeñar. Los conceptos de verdad y falsedad, así como los concomitantes de corrección e incorrección de razonamientos. tienen mayor importancia en el estudio de la lógica que los otros que hemos mencionado. Pero los criterios del lógico deben aplicarse solamente al discurso informativo. Por lo tanto, como estudiosos de la lógica debemos ser capaces de diferenciar el discurso que funciona informativamente del que no cumple esta función. y debemos ser capaces de desentrañar la función informativa que cumple un pasaje determinado de cualquier otra función que pueda también desempeñar. Para poder realizar este 'desentrañamiento' debemos saber cuáles son las diferentes funciones que puede cumplir el lenguaje y ser capaces de distinguirlas. La estructura gramatical de un pasaje a menudo suministra un indicio de su función, pero no hay ninguna conexión necesaria entre la función y la forma gramatical. Tampoco hay una relación estricta entre la función y el contenido, en el sentido de lo que en apariencia afirma el pasaje. Esto se ve claramente en el ejemplo que da Bloomfield en su capítulo sobre el Significado: "Un chiquillo mañoso a la hora de acostarse dice 'Tengo hambre', y su madre, que está prevenida contra sus tretas, le responde mandándolo a la cama. Este es un ejemplo de lenguaje desplazado" 1. Aquí, el lenguaje del niño no es expresivo ni informativo, sino directivo, aunque no tenga éxito en obtener la diversión deseada. Entendemos por función de un pasaje la que se intenta darle. Infortunadamente, ésta no siempre es fácil de determinar. Cuando se cita un pasaje aislado, a menudo es difícil decir cuál es la función del lenguaje que primordialmente pretende llenar. La razón de esta dificultad reside en que el contexto es sumamente importante para establecer la respuesta a esa cuestión. Lo que es por sí mismo una oración imperativa o

22

una llana enunciación de hechos, en su contexto propio puede funcionar expresivamente, como parte de una totalidad mayor cuyo efecto poético deriva de la disposición de todas sus partes. Por ejemplo, aisladamente la frase: Dame mi espada es un imperativo que tiene una función directiva; y la frase: El Rey vendrá aquí esta noche es una oración declarativa que cumple una función informativa. Pero ambas son del Macbeth de Shakespeare y en este contexto contribuyen a la función expresiva de un conjunto más amplio. Es también importante distinguir entre la proposición que una frase formula y lo que el hecho de su enunciación revela acerca de la persona que la profiere o la escribe. Cuando una persona dice "Está lloviendo", la proposición Que enuncia se refiere al tiempo, no a sí misma. Pero su enunciación pone de manifiesto que ella cree que está lloviendo, y éste es un hecho acerca del que habla. Puede también ocurrir que una persona haga una afirmación que se refiere manifiestamente a sus creencias 1 Tomado de Language, de LEONARD BLOOMFIELD; copyright, 1933, de Henry Holt and Company, Inc. no con el fin de suministrar una información acerca de sí misma, sino como medio para decir otra cosa. Si alguien <dice "Yo creo que el dinero es valioso", por lo común no se considerará como un informe psicológico o autobiográfico Robre las creencias del que habla, sino simplemente como una manera de afirmar que el dinero es valioso. De igual modo, proferir una orden habitualmente revela los deseos del que la profiere, y en circunstancias apropiadas afirmar que uno tiene talo cual deseo equivale a dar una orden. Soltar una exclamación de alegría pone en evidencia que quien la profirió está alegre, aunque en el proceso no haya hecho ninguna afirmación al respecto. Por otra parte, presentar un informe psicológico que afirme la alegría del que habla es formular una proposición, lo cual es completamente distinto de proferir exclamaciones de alegría. En los capítulos siguientes desarrollaremos ciertas técnicas lógicas que pueden aplicarse de manera totalmente mecánica a los razonamientos, con el propósito de verificar su validez. Pero no hay ninguna prueba mecánica aplicable al lenguaje en general para el propósito de distinguir el discurso informativo y demostrativo de otros tipos de discurso. Esta discriminación exige el uso del pensamiento, así como conciencia y sensibilidad para la flexibilidad del lenguaje y la multiplicidad de sus usos. EJERCICIOS I. En cada uno de los pasajes siguientes, ¿cuáles son las funciones del lenguaje que con mayor probabilidad se intenta llenar? I. Mas yo os digo, que no hagáis resistencia al agravio; sino antes si alguno te hiriere en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. (MATEO 5-39) 2. Solamente el hombre cuyo intelecto está oscurecido por sus impulsos sexuales puede dar el nombre de bello sexo a esa raza de pequeña estatura, hombros estrechos, anchas caderas y piernas cortas; pues toda la belleza del sexo está ligada a este impulso. (SCHOPENHAUER, Sobre la mujer) 3. La burguesía despojó de su halo de santidad a todo lo que antes se tenía por venerable y digno de reverente respeto. Convirtió al médico, al jurista, al sacerdote, al poeta y al hombre de ciencia en sus servidores asalariados. (MARX y ENGELS, Manifiesto comunista) 4. No hay fuerza alguna, por grande que sea, Que pueda convertir una cuerda, por fina que sea, En una línea horizontal Exactamente recta. (WILLIAM WHEWELL, Física) 5. Es el capataz principal de la Iron Dike Company. Es un hombre duro, antiguo sargento abanderado durante la guerra, lleno de cicatrices y canas. Hemos hecho dos intentos con él pero no tuvimos suerte, y Jim Carnaway perdió la vida en uno de ellos. Ahora le toca a usted reanudar la tarea. Ésta es la casa; se yergue solitaria en el cruce de caminos de Iron Dike, tal como Ud. ve aquí en el mapa, y no hay ninguna otra al alcance del oído. De día, no es nada fácil. Está armado y dispara rápido y directamente, sin hacer ninguna pregunta. Pero de noche, está con su mujer, tres hijos y un dependiente asalariado. Ud no puede elegir u optar. Es todo o nada. Si Ud. puede colocar un saco de pólvora en la puerta del frente, con una mecha que se encienda lentamente. (A. CONAN Doyle, El valle del temor) 6. Si recorremos las bibliotecas persuadidos de estos principios, ¿qué estragos no deberemos realizar? Si tomamos en nuestras manos cualquier libro, de teología o de metafísica de escuela, por ejemplo,

23

preguntemos: ¿Contiene algún razonamiento abstracto concerniente a la cantidad o al número? No. ¿Contiene algún razonamiento experimental concerniente a problemas de hecho o de existencia? No. Entreguémoslo, entonces, a las llamas, pues solo puede contener sofistería y engaño. (DAVID Hume, investigación sobre el entendimiento humano) 7. Esto exige mi gran amor por los más lejanos: no seas considerado con tu prójimo. El hombre es algo que debe ser superado. (Friedrich NIETZSCHE, Así hablaba Zaratustra) 8. Tienes ante ti una desdichada alternativa, Elizabeth. Desde el día de hoy deberás ser una extraña para uno de tus padres. Tu madre no volverá a verte si no te casas con el señor Collins, y yo no volveré a verte si lo haces. (JANE AUSTEN, Orgullo y prejuicio) 9. Y decían a Moisés: ¿Acaso por no haber sepulturas en Egipto nos trajiste acá para morir en el desierto? ¿ Por qué has hecho esto con nosotros, sacándonos de Egipto? (Exodo, 10-11) 10. Un hombre libre en nada piensa menos que en la muerte, y su sabiduría no es una meditación sobre la muerte, sino sobre la vida. (SPINOZA, Etica, Prop. LXVII, Cuarta Parte) 11. Creo que el verano próximo el Rey de Sicilia tiene intención de devolver al de Bohemia la visita que en justicia le debe. (SHAKESPEARE, Cuento de invierno, Acto I, Escena I) 12. Cuanto más noble y perfecta es una cosa, tanto más tardía y lentamente llega a la madurez. Un hombre alcanza la madurez de su poder de razonamiento y de sus facultades mentales no antes de los veintiocho años; la mujer, a los dieciocho. ( SCHOPENHAUER, Sobre la mujer) II. Indicar en cada uno de los pasajes siguientes cuál es la proposición, si la hay, que se pretende afirmar; si puede suponerse que se pretende provocar alguna acción manifiesta, indicar cuál es y si expresa algo acerca del que habla, indicar qué es lo que expresa. 1. ¿Es la vida tan cara' o la paz tan dulce que deban comprarse aun al precio de las cadenas y la esclavitud? i Dios Todopoderoso no lo permita! N o sé lo que otros elegirán, pero en lo que a mí respecta, j dad me la libertad o dad me la muerte! 2. Amigos, no vengo a arrebatar vuestros corazones; No soy orador, como ¡o es Bruto, Sino, como bien sabéis todos vosotros que me conocéis, un hombre simple y torpe. 3. Lo que Dios ha unido, que ningún hombre lo separe. 4. Yo nunca hablo acerca de mí mismo. 5. Por estrecho que sea el pórtico, Por cargado de castigos que estén los escritos, Soy el dueño de mi destino, Soy capitán de mi alma. 6, Quisiera estar tan seguro de algo como Macaulay lo está de todo. 7. Jones es un hombre de sano juicio político: siempre vota por los republicanos. 8. Inglaterra espera que cada uno cumpla con su deber. 9. Ora mejor quien más ama todas las cosas grandes y pequeñas. 10. ¿ Qué pueden ver en la más antigua estirpe real europea, excepto que se remonta a algún soldado de fortuna ? 11. Roca del Tiempo, ábrete para mí, Deja que me oculte en ti. 12. ¡Fracasamos! Pero afirmad vuestro coraje en el lugar y no fracasaremos. 13. Deploro la verbosidad redundante y solo me placen ¡as locuciones breves. 14. ¡ Sopla, sopla, viento del invierno! Tú no eres tan despiadado Como la ingratitud del hombre. 15. El Dios que no8 dio la vida, nos dio también la libertad junto con ella. 16. ¿Soy acaso el guarda de mi hermano? 17. Es seguro que mañana lloverá. 18. Yo creo que mañana lloverá. 19. Él cree que mañana lloverá, pero no lloverá. 20. Yo creo que mañana lloverá, pero no lloverá.

24

III. Designar la forma gramatical y la función lingüística (probable) de cada una de las siguientes oraciones: 1. Lo que yo le aconsejo es que dedique más tiempo a su trabajo doméstico. 2. Juntad capullos de rosa mientras podáis, El viejo tiempo aún transcurre. 3. Alcánceme ese libro; por favor. 4. ¿Ha oído Ud. alguna vez una ejecución tan magnífica? 5. ¿Sabes lo que les pasa a los chicos que no les hacen caso a sus padres? 6. ¿Por qué está tan ansioso el fiscal de mandar a la cárcel a un inocente como el señor Doakes? 7. El primer nativo es, o bien un político; o bien un no político. 8. La edad no puede marchitarse, ni puede la costumbre agotar su infinita variedad. 9. ¡Cuánto más punzante que el diente de una víbora es tener un hijo ingrato! 10. ¡Soplad, vientos, y haced restallar vuestras mejillas! ¡Bramad! ¡Soplad! 11. Si no disminuye la velocidad le van a hacer una boleta. 12. El patriotismo es el último refugio del pillo. 13. Ruego para que nuestro Padre Celestial mitigue el dolor de vuestra pérdida, dejándoos solamente la memoria querida del ser amado y perdido, y el austero orgullo de haber ofrecido un sacrificio tan costoso en el altar de la libertad. 14. Cuidaos de la temeridad, pero con energía y celo permanente avanzad y traednos victorias. 15. Nunca es mayor la posibilidad de que los hombres den la solución correcta a un problema que cuando la discuten libremente. IV. PALABRAS EMOTIVAS Ya hemos observado que la misma oración puede llenar al mismo tiempo una función informativa y otra expresiva. Para que una oraci6n formule una proposición, sus palabras deben tener un significado literal o cognoscitivo, referido a objetos o acontecimientos ya sus propiedades. Sin embargo, cuando expresa una actitud o un sentimiento, algunas de sus palabras pueden tener también una sugestión o un impacto emotivos. Una misma palabra o frase puede tener simultáneamente una significación literal y un impacto emotivo. Se acostumbra referirse al último como 'significación emotiva' o 'significado emotivo'. Entre los significados literal y emotivo de una palabra existe gran independencia. Por ejemplo, las palabras 'burócrata', 'empleado del gobierno' y 'servidor público' tienen significados literales casi idénticos. Pero sus significados emotivos son completamente distintos. El término 'burócrata' tiende claramente a expresar resentimiento y desaprobación, mientras el término 'servidor público' tiene un carácter honroso que tiende a expresar simpatía y aprobación. La expresión 'empleado del gobierno' es más neutra que cualquiera de las otras. Es importante comprender que el mismo hecho u objeto denotado puede describirse mediante palabras que tienen impactos emotivos sumamente distintos. Podría pensarse que el impacto emotivo de una palabra o frase siempre se relaciona con las propiedades que posee aquello a lo cual se refieren esa palabra o frase. Pero consideremos el dicho del poeta: "No cambiaría la rosa su perfume porque le diéramos otro nombre". Es cierto que la fragancia real de la rosa seguiría siendo la misma, cualquiera sea el nombre que querramos asignarle. Pero es dudoso que nuestra actitud de aprobación permaneciera inmutable si nos refiriéramos continuamente a las rosas como 'malezas fétidas'. Los proveedores de conservas de caballa venden una cantidad mucho mayor de su producto ahora que la llaman 'atún'. Se ha dicho a menudo que el lenguaje tiene una vida propia, independiente de los hechos que describe. Ciertas actividades fisiológicas; relativas a la reproducción y la eliminación pueden describirse de manera emotivamente neutra, usando un vocabulario médico, sin ofender el gusto más delicado pero todos esos términos tienen ciertos sinónimos cuyo uso choca hasta a los más curtidos oyentes. Un autor ha relatado: ...la ilustrativa historia de una niña que había '"aprendido a leer hacía poco tiempo y se dedicó a descifrar un artículo político en el periódico. De pronto, preguntó: "Papá, ¿qué es Tammany Hall?" Su padre le respondió, con la voz reservada habitualmente para los tabús de la comunicación social: ..Ya lo comprenderás cuando seas más grande, querida." Cediendo a este capricho adulto de evasión, la niña desistió de sus preguntas; pero. algo en el tono de voz de su padre la había convencido de que Tammany Hall debía estar relacionado con amor ilícito y durante muchos años no pudo oír mencionar esta institución política sin experimentar un secreto estremecimiento totalmente apolítico 2 Una palabra puede siempre adquirir una significación emotiva por asociación, pero no es necesario que esta asociación se produzca directamente con el objeto denotado por la palabra.

25

El filósofo Bertrand Russell hizo una ilustrativa broma, basada en el contraste entre el significado literal y el emotivo, al 'conjugar' un 'verbo irregular' como Yo soy firme; tú eres obstinado; él es un tonto cabeza dura. Luego, el periódico londinense New Statesman and Nation abrió un concurso de estas conjugaciones irregulares y entre las ganadoras figuraban las siguientes: Yo estoy justamente indignado; tú estás fastidiado; él está haciendo un escándalo por una tontería. Yo soy exigente; tú eres melindroso; él es una vieja maniática. Yo lo he reconsiderado; tú has cambiado de opinión; él ha retirado su palabra. En su vivaz libro How to Think Straight [Cómo pensar rectamente] Robert Thouless hace un experimento destinado a demostrar la importancia en la poesía de las palabras con tinte emotivo. Examina en él dos líneas de La víspera de Santa Inés de Keats: Full on this casement shone the wintry moon, And threw warm gules on Madeline's fair breast. (Sobre la fenestra brillaba en pleno la luna invernal y lanzaba cálidos gules sobre el claro seno de Madeline.) Se propuso demostrar que su belleza surge principalmente de la elección apropiada de palabras con colorido emocional y que esta belleza se esfuma si se reemplazan estas palabras por otras más neutras. Con este propósito, Thouless selecciona las palabras 'fenestra', 'gules', 'Madeline', 'claro' y 'seno' y escribe: Fenestra es simplemente un tipo de ventana, con asociaciones emotivas y románticas. Gules es el nombre heráldico del color rojo y tiene la sugestión que acompaña a todo lo heráldico. Madeline es sencillamente 2 Citado, con autorización, de The Gift of Tongues, de MARGARET SCHLAUCH; copyright, 1942, de Margaret Schlauch, publicado por Viking Press, Inc. un nombre de muchacha, pero que despierta ciertas emociones favorables ausentes en un nombre relativamente común y simple. Claro, en rigor simplemente significa que su piel era blanca o incolora, condición necesaria para que reflejara los colores de la ventana; pero, también, claro implica cierta preferencia por una piel incolora, más que por otra amarilla, púrpura, negra o de cualquier otro color que pueda ser. La piel. Seno también tiene significaciones emocionales y los propósitos de una descripción científica se alcanzarían igualmente si se la remplazara por una palabra neutra como tórax. Intentemos ahora realizar el experimento de mantener estas dos líneas en una forma métrica, pero remplazando todas las palabras con tintes emocionantes por otras neutras, y cambiando el resto lo menos posible. Entonces, podemos escribir: "Sobre la ventana brillaba en pleno la luna invernal Haciendo marcas rojas sobre el tórax incoloro de Juana." Nadie dudará 'que con estos cambios se ha destruido todo el valor poético de los versos. Sin embargo, estas líneas aún significan lo mismo en su referencia a hechos externos, tienen la misma significación objetiva. Es solo su significación emotiva la que se ha destruido 3. EJERCICIOS I. Dar cinco conjugaciones de verbos irregulares en las que la misma actividad reciba una descripción laudatoria en la primera persona, otra claramente neutra en la segunda y otra denigratoria en la tercera. 2. Seleccionar dos breves pasajes de una poesía y realizar con ellos el experimento de Thouless. V. TIPOS DE ACUERDO y DE DESACUERDO Las conjugaciones de 'verbos irregulares' mencionadas en la sección precedente aclaran suficientemente una cosa. Una misma situación puede describirse con palabras diferentes que expresan actitudes muy divergentes. y en la medida en que algo pueda ser descripto mediante frases diferentes, una de las cuales exprese una actitud de aprobación, otra de desaprobación y otra más o menos neutra, hay diferentes tipos de acuerdo o de desacuerdo que pueden expresarse con respecto a cualquier situación o actividad. 3 Tomado de How to Think Straight, de ROBERT H. THOULESS; copyright, 1932, 1939, de Simon and Schuster, Inc. Dos personas pueden diferir sobre si ha ocurrido o no un suceso; cuando se da esta situación, puede decirse que hay desacuerdo en WS creencias. Por otra parte, pueden estar de acuerdo en que un acontecimiento realmente ha ocurrido, concordando así en las creencias, pero pueden tener actitudes muy divergentes, y hasta opuestas, hacia el mismo. La persona que lo aprueba lo describirá en un lenguaje que exprese aprobación, mientras que la otra elegirá términos que expresen desaprobación. Aquí hay un

comentarios (1)
Este libro lo andaba buscando. Me lo habían recomendado y hasta ahorita pude conseguirlo. Gracias

Esta solo es una pre-visualización

3 shown on 235 pages

descarga el documento