La atención selectiva modula el procesamiento de la información y la memoria implícita, Apuntes de Psicología. Universidad Internacional de Valencia - Valencian International University (VIU)
olisue
olisue

La atención selectiva modula el procesamiento de la información y la memoria implícita, Apuntes de Psicología. Universidad Internacional de Valencia - Valencian International University (VIU)

14 páginas
8Número de descargas
7Número de visitas
Descripción
Asignatura: Psicología de la Atención y Percepción, Profesor: Soledad Balleteros, Carrera: Psicología, Universidad: VIU
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 14
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 14 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 14 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 14 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 14 páginas totales
Descarga el documento

ACCIÓN PSICOLÓGICA, junio 2014 vol. 11, n.o 1, 7-20. ISSN: 1578-908X 7

LA ATENCIÓN SELECTIVA MODULA EL PROCESAMIENTO DE LA INFORMACIÓN Y LA MEMORIA IMPLÍCITA

SELECTIVE ATTENTION MODULATES INFORMATION PROCESSING AND IMPLICIT MEMORY

Soledad Ballesteros

Cómo referenciar este artículo/How to reference this article:

Ballesteros, S. (2014). La atención selectiva modula el procesamiento de la información y la memoria implícita [Selective attention modulates information processing and implicit memory]. Acción Psico- lógica, 11(1), 7-20. http://dx.doi.org/10.5944/ap.1.1.13788

Resumen

La atención selectiva permite procesar infor- mación relevante mientras suprime la irrele- vante que puede aparecer simultáneamente en el campo visual aunque con frecuencia el ob- servador no puede ignorar la información irre- levante. En esta revisión discutimos resultados obtenidos a partir de la tarea Stroop con pala- bras de color fragmentadas como estímulos y otros resultados que muestran que la variación de una dimensión irrelevante en una tarea vi- sual igual-diferente como dos ejemplos de que dimensiones estimulares irrelevantes para la tarea, producen interferencia. Finalmente, describimos los resultados de varios estudios diseñados para investigar el efecto de la aten- ción durante la codificación del estímulo en la memoria implícita evaluada por la existencia de priming de repeticióna lo largo del ciclo vi- tal. Encontramos priming para los estímulos atendidos en los niños, adultos jóvenes y ma- yores sanos pero no para los estímulos presen-

tados durante la codificación pero no atendi- dos. Sin embargo, no encontramos priming para los objetos atendidos ni para los no aten- didos en mayores con déficit cognitivo leve y en enfermos de Alzheimer. Los resultados su- gieren: (1) que la memoria implícita no es au- tomática y requiere atención; y (2) la existen- cia de un déficit temprano de la atención selectiva como posible marcador del envejeci- miento patológico.

Palabras clave: Atención selectiva; Dimen- siones integrales-separables; Efecto Stroop; Enfermedad de Alzheimer; Envejecimiento; Memoria Implícita.

Abstract

Selective attention allows to process relevant stimuli while suppressing irrelevant ones that appear simultaneously in the visual field. However, many times the perceiver cannot ig-

Correspondencia: Departamento de Psicología Básica II. Facultad de Psicología. UNED. C/ Juan del Rosal, 10. 28040 Madrid. Tfno.: 91 3986227. Email: mballesteros@psi.uned.es

Recibido: 02-12-2013 Aceptado: 01-02-2014

8 ACCIÓN PSICOLÓGICA, junio 2014, vol. 11, n.o 1, 7-20. ISSN: 1578-908X

nore irrelevant information. In this review, I discussed results from the Stroop task with fragmented colour word stimuli as well as other findings showing that the variation of an irrelevant dimension on same-different vi- sual judgments as two examples that irrele- vant stimulus dimensions produced interfe- rence. Finally, I describe the results of several studies designed to investigate the effect of se- lective attention at encoding on implicit me- mory across lifespan. Priming for attended stimuli at encoding was found for children, young adults and healthy older adults. Pri- ming was not found for unattended stimuli suggesting that implicit memory requires at- tention at encoding. Alzheimer´s patients and cognitively impaired older adults did not show priming for attended or for unattended stimuli. The findings suggest that: (1) implicit memory is not automatic and requires atten- tion at encoding; and (2) an early deficit of se- lective attention might be a marker of patho- logical aging.

Keywords: Aging, Alzheimer´s disease; Im- plicit memory; Integral-separable dimensions; Selective attention; Stroop effect.

Influencia de la información irrelevante en percepción, atención

y memoria

Introducción

Las personas perciben, comparan y recuer- dan patrones visuales y objetos mientras tratan de ignorar información irrelevante que acom- paña a la información relevante. Parece fácil comparar dos estímulos en una determinada dimensión cuando concurrentemente aparece información irrelevante. Sin embargo, el per- ceptor frecuentemente no puede dejar de aten- der a la información irrelevante, lo que produ- ce retraso en la respuesta. Una pregunta relevante para los investigadores durante déca- das, incluidos el Dr. Manga y la autora de este artículo, fue si el tipo de dimensiones estimu- lares que se seleccionen como la dimensión re- levante o irrelevante influye en la estructura

percibida (Ballesteros, 1989; Ballesteros y Manga, 1994, 1996). En esta revisión, se des- criben resultados experimentales que mues- tran que la información no atendida puede in- terferir en la respuesta pero a la vez, paradójicamente, mostraremos cómo los estí- mulos presentes pero no atendidos, no se codi- fican en la memoria.

La atención desempeña un papel central en la memoria episódica (explícita, conscien- te) porque es necesaria para que se formen trazas de memoria duraderas (Ballesteros, Reales, García y Carrasco, 2006; Rock y Gut- man, 1981). El papel de la atención en la me- moria implícita ha sido más discutido. La memoria implícita es un tipo de memoria in- consciente (involuntaria) que se evalúa me- diante la existencia de priming de repetición (mejor actuación con los estímulos repetidos que con los nuevos). Sin embargo, los resul- tados de un número cada vez mayor de estu- dios sugieren que la memoria implícita para estímulos verbales y no verbales presentados visualmente, y de objetos presentados a tra- vés del tacto, requiere atención durante la fase de codificación. Estudios realizados con niños (Ballesteros, Reales y García, 2007), adultos jóvenes (Ballesteros et al., 2006), ma- yores sanos, enfermos de Alzheimer (Balles- teros, Reales, Mayas y Heller, 2008) y mayo- res con déficit cognitivo leve (Ballesteros, Mayas y Reales, 2013) sugieren que indepen- dientemente de la edad, la condición y la modalidad a la que presenten los estímulos, la memoria implícita no es automática y re- quiere atención durante la codificación esti- mular. Las personas jóvenes y sanas mues- tran memoria implícita para los estímulos atendidos pero la falta de esta memoria para los estímulos atendidos podría ser un marca- dor de envejecimiento patológico. Finalmen- te, concluiremos señalando que la neuroplas- ticidad, la adaptación y el reclutamiento de zonas cerebrales adicionales a las utilizadas por los jóvenes podría ser la forma que tiene el cerebro del mayor para adaptarse a los cambios producidos con la edad. La realiza- ción de actividades estimulantes, el ejercicio físico y el entrenamiento con videojuegos pueden contribuir a mantener la vitalidad

ACCIÓN PSICOLÓGICA, junio 2014 vol. 11, n.o 1, 7-20. ISSN: 1578-908X 9

cognitiva en los mayores, retrasando los efectos negativos del envejecimiento patoló- gico.

¿Influye la información irrelevante en la percepción?

La atención selectiva permite al perceptor procesar estímulos relevantes mientras supri- me el procesamiento de estímulos irrelevantes para la tarea que pueden aparecer simultánea- mente en el campo visual junto a los relevantes. Sin embargo, el observador humano no puede en muchas ocasiones ignorar la información irrelevante (Ballesteros y Manga, 1996).

Una de las tareas más utilizadas en psico- logía cognitiva es la tarea de Stroop (Stroop, 1935) que después de casi un siglo sigue inte- resando a los investigadores porque incide en operaciones perceptivas muy primitivas (ver MacLeod, 1991) y porque se trata de un efec- to robusto fácilmente replicable en el labora- torio y en la clínica. Cuando se pide a las per- sonas que nombren el color de la tinta en la que aparece escrita una palabra que se refiere a un color (la palabra «ROJO» escrita en tinta azul), la respuesta aparece inhibida (condi- ción incongruente) y requiere más tiempo que cuando la palabra que denota un color apare- ce escrita en ese mismo color (condición con- gruente). Para explicar el efecto de la interfe- rencia Stroop que produce la dimensión irrelevante (la palabra de color) sobre el nom- brado del color se han propuesto distintas teorías pero ninguna de las propuestas hasta ahora han podido explicar todos los resulta-

dos empíricos encontrados. El efecto Stroop se define como el aumento del tiempo de res- puesta ante los ensayos incongruentes en comparación con estímulos neutros (XXXX de color rojo, por ejemplo). Numerosas con- ductas reflejas se dice que son automáticas porque ocurren sin intención. Otras conduc- tas sobre-aprendidas como la lectura son au- tomáticas porque el individuo no puede sus- traerse a la lectura de las palabras como ocurre en la tarea Stroop.

El efecto Stroop es un claro ejemplo de que dimensiones estimulares irrelevantes para la tarea, se procesan en cierta medida porque el perceptor no puede dejar de atenderlas. Esto se traduce en mayor tiempo de respuesta para indicar el color en el que está escrita la palabra (de color). Se dice que la lectura de la palabra es automática y el perceptor no puede dejar de leerla porque se trata de una activi- dad inconsciente e involuntaria a la que no puede sustraerse a pesar de que las instruccio- nes indican explícitamente nombrar el color (Reisberg, 1997).

La manipulación del nivel de fragmenta- ción del estímulo permite estudiar cómo influ- ye la cantidad de información contenida en el estímulo en la interferencia y facilitación Stroop. En una serie de estudios (Ballesteros, Reales y Manga, 2000) manipulamos el nivel de fragmentación de la palabra desde el nivel más fragmentado (nivel 1) hasta el nivel 8 (pa- labra completa) utilizando el algoritmo de Snodgrass y Poster (1992). La Figura 1 presen- ta ejemplos de estos niveles en la condición congruente, incongruente y neutral.

10 ACCIÓN PSICOLÓGICA, junio 2014, vol. 11, n.o 1, 7-20. ISSN: 1578-908X

Figura 1. Ejemplos de los 8 niveles de fragmentación de los estímulos de color de arriba, el nivel más fragmentado (nivel 1) hasta abajo, el nivel más completo (nivel 8) en la condición

Congruente (izquierda), Neutral (centro) e Incongruente (derecha)

Los resultados mostraron que cuando se presentaban las palabras a diferentes niveles de fragmentación bloqueadas en función de las diferentes condiciones (estímulos con- gruentes, incongruentes, neutros presenta- dos en bloques experimentales diferentes) aparecía interferencia Stroop en la condición incongruente y facilitación en la congruente en todos los niveles de fragmentación. Sin embargo, cuando la presentación de los estí- mulos fue aleatorizada (estímulos congruen- tes, incongruentes y neutros presentados en- tremezclados al azar), la interferencia Stroop apareció a partir del nivel de fragmentación 4 (al que ya empezaba a leerse la palabra), y aumentó hasta el nivel de fragmentación 8 (palabra completa). Estos resultados sugie- ren la existencia de una predisposición o set

de respuesta que produce interferencia en ni- veles de fragmentación en los que no se pue- de leer la palabra de color y, por tanto, el perceptor no puede todavía procesar la infor- mación semántica. Parece que las condicio- nes congruentes e incongruentes crean un efecto contextual en el que palabras o estí- mulos que pueden leerse mejor influyen en las expectativas para responder a palabras menos legibles. Por el contrario, cuando no existen esas expectativas, la interferencia aparece solo cuando el estímulo puede empe- zar a leerse. En un estudio electroencefalo- gráfico reciente hemos investigado el efecto de la fragmentación a los estímulos de color usando potenciales evocados (Ballesteros, Muñoz y Reales, 2013).

ACCIÓN PSICOLÓGICA, junio 2014 vol. 11, n.o 1, 7-20. ISSN: 1578-908X 11

Figura 2. Efectos de facilitación e interferencia en varias condiciones experimentales en función del nivel de fragmentación del estímulo (del nivel 1 al nivel 8). Se muestran los resultados obtenidos con un diseño de presentación estimular bloqueado (arriba) y aleatorizado (abajo). A partir de Ballesteros,

Reales y Manga (2010), Psicothema, 12, Supl. n.º 2

Otra forma de estudiar la influencia de in- formación irrelevante en la clasificación rápida de patrones visuales multidimensionales (Ba- llesteros y Manga, 1994, 1996) consiste en comparar rápidamente patrones que varían en varios niveles en dos dimensiones diferentes. En varios estudios nos preguntamos cómo

afecta la información irrelevante en tareas de comparación de patrones visuales que varia- ban en distintos niveles de cada dimensión. Di- xon y Just (1978) habían propuesto el modelo de la normalización según el cual, el sistema vi- sual realiza una transformación continua igua- lando primero los dos patrones en la dimen-

12 ACCIÓN PSICOLÓGICA, junio 2014, vol. 11, n.o 1, 7-20. ISSN: 1578-908X

sión irrelevante para la tarea de clasificación «igual-diferente», para después compararlos en la dimensión relevante. La principal predic- ción de este modelo es que los tiempos de reacción (TRs) de los juicios «igual» y «dife- rente» mostraran una tendencia lineal crecien- te en función del número de niveles de discre- pancia existentes en la dimensión irrelevante. Sin embargo, esta explicación transformacio- nal no ha sido totalmente confirmada por los datos, especialmente en los juicios «diferente».

La hipótesis puesta a prueba por Balleste- ros y Manga (1996) fue que la dimensión irre- levante elegida importaba, y especialmente su lugar en el continuo integralidad-separabili- dad. En varios experimentos comprobamos si los TRs aumentaban linealmente con distintos niveles de variación en la dimensión irrelevan- te para respuestas «igual» y «diferente». Los estímulos fueron elipses que variaban en 4 ni- veles de inclinación (45, 90, 135 y 180 grados comenzando desde la posición horizontal) y en 4 niveles de tamaño (eje mayor de las elip- ses 1.4, 1.8, 2.2, y 2.6 cm, y eje menor 0.8, 1.0, 1.2 y 1.4 cm). La inclinación y el tamaño son dimensiones situadas más próximas al extre- mo separable del continuo integralidad-sepa- rabilidad (Ballesteros, 1989). Los resultados, tanto cuando la dimensión relevante fue tama- ño de las elipses (Experimento 1) como cuan- do fue orientación (Experimento 2) correspon- dientes a las respuestas «igual» mostraron que los TRs aumentaban con el aumento de la dis- paridad (número de niveles) aunque la ten- dencia lineal no fue significativa. El tiempo necesario para procesar la orientación estuvo influido por la magnitud de la disparidad irre- levante en el tamaño de las elipses, lo que con- cuerda con la propuesta de transformación mental. Sin embargo, los resultados de los jui- cios «diferente» fueron contrarios a las predic- ciones. Cuando la dimensión relevante fue ta- maño, cuanto mayor fue la disparidad en orientación más rápida fue la respuesta. Cuan- do lo fue la orientación, los distintos niveles de disparidad en tamaño no influyeron en los TRs. Estos resultados no apoyan la hipótesis de la normalización. En los siguientes experi- mentos utilizamos 16 rectángulos del mismo tamaño que variaban en brillo y orientación.

Los rectángulos se construyeron a partir de la combinación ortogonal de 4 niveles de brillo y 4 niveles de orientación. La predicción fue que el aumento en brillo no interfiriera con el pro- cesamiento de la orientación de los rectángu- los porque el brillo tiene un grado de integrali- dad bajo cuando se combina con otras dimensiones. Los participantes juzgaron si dos rectángulos del mismo tamaño eran igua- les o diferentes en brillo (Experimento 3) o en orientación (Experimento 4). En los juicios «igual» no encontramos efectos. En los juicios «diferente» se produjo una disminución (jui- cios de brillo) o un aumento (juicios de orien- tación) en los TRs con la disparidad.

Estos resultados mixtos no concuerdan con las predicciones de la hipótesis de la nor- malización. Con dimensiones más separables como brillo y orientación, la normalización no fue necesaria ni siquiera para los juicios «igual». Los resultados sugieren que el tipo de dimensiones utilizadas para construir las for- mas visuales influyen en la estructura percibi- da (Garner, 1974; Ballesteros, 1989; Balleste- ros y Manga, 1996).

La atención selectiva modula la memoria implícita y explícita

a lo largo del ciclo vital

Mientras nadie duda de la importancia de la atención en la memoria explícita (i.e., Craik, Goboni, Naveh-Benjamin y Anderson, 1996; Mulligan, 1998; Rock y Gutman, 1981), su pa- pel en la memoria implícita ha sido más discu- tido. Algunos autores sugirieron que la aten- ción selectiva durante la codificación de los estímulos no influía en la memoria implícita o, en todo caso, el efecto era pequeño (e.g., Par- kin y Russo, 1990). El paradigma de atención dividida utilizado tiene varias limitaciones me- todológicas ya que un ritmo de presentación lento permite al participante dirigir su aten- ción de la información atendida a la no atendi- da, facilitando la codificación en la memoria implícita (Crabb y Dark, 1999). Además, los es- tudios que no han encontrado efecto de la atención han utilizado modalidades diferentes (audición y visión) para presentar la informa-

ACCIÓN PSICOLÓGICA, junio 2014 vol. 11, n.o 1, 7-20. ISSN: 1578-908X 13

ción atendida y no atendida. Estudios realiza- dos con material verbal han mostrado efectos atencionales tanto en la memoria explícita como en la implícita (Crabb y Dark, 1999; MacDonald y MacLeod, 1998).

En nuestro laboratorio hemos estudiado el papel de la atención en la memoria implí- cita de dibujos y objetos, encontrando que la atención selectiva durante la codificación de los estímulos influye en ambos tipos de me- moria aunque según la prueba utilizada para evaluar la memoria implícita puede influir menos que en la memoria explícita (Balleste- ros et al., 2006; Ballesteros et al., 2007; Ba- llesteros et al., 2008; Ballesteros et al., 2013). Estos estudios realizados con distintos gru- pos de edad, características, formas de pre- sentación del estímulo atendido y no atendi- do y pruebas utilizadas para evaluar la memoria implícita, sugieren que la memoria implícita no es automática y requiere aten- ción durante la fase de codificación. En los siguientes apartados revisaremos los princi- pales resultados obtenidos en una serie de estudios realizados con niños, adultos jóve- nes, mayores sanos y con envejecimiento pa- tológico.

3.1 ¿Influye la atención selectiva en la memoria de los adultos jóvenes y de los niños?

En un estudio realizado con jóvenes (Ba- llesteros et al., 2006) combinamos un paradig- ma de priming de repetición con un procedi- miento de atención selectiva durante la fase de codificación y encontramos que la atención es una variable importante no solo para codificar información y recuperarla después voluntaria- mente a partir de la memoria episódica, sino también de forma involuntaria (implícita). Du- rante la fase de estudio presentamos en cada ensayo en el centro de la pantalla del ordena- dor dos dibujos lineales solapados, uno de co- lor verde y el otro azul (ver Figura 3, izquier- da) mientras los participantes nombraban rápidamente el objeto de color verde (objeto atendido). Los dibujos lineales se selecciona- ron del conjunto de Snodgrass y Vanderwart (1980). Después de 5 minutos de tarea distrac- tora, diferentes grupos de participantes reali- zaron de manera incidental la prueba de Com- pleción de fragmentos dibujos para evaluar su memoria implícita (Experimentos 1 y 2, ver Fi- gura 4) o la de Denominación rápida de objetos (Experimento 3).

Figura 3. Fase de estudio: La Figura muestra dos formas de presentar los estímulos (atendido y no atendido) durante la fase de codificación. A la izquierda se muestra un ejemplo de los dos dibujos lineales solapados presentados en el centro de la pantalla del ordenador. A la derecha se presenta otra forma de presentación en la que los estímulos se presentan a la derecha y a la izquierda del

punto de fijación situado en el centro de la pantalla. El estímulo atendido fue el de color verde

14 ACCIÓN PSICOLÓGICA, junio 2014, vol. 11, n.o 1, 7-20. ISSN: 1578-908X

Figura 4. La Figura muestro los 8 niveles de fragmentación de los dibujos (desde el nivel más fragmentado (arriba izquierda) al más completo (abajo derecha) utilizados en la prueba de

memoria implícita de Compleción de fragmentos de dibujos

En la prueba de Compleción de fragmentos, los estímulos fueron fragmentos de los dibujos presentados en negro sobre un fondo blanco. En esta fase se presentaron dibujos atendidos y no atendidos durante la fase de estudio y dibu- jos nuevos, todos ellos en un orden aleatorio. Cada ensayo comenzaba con la presentación de un dibujo al máximo nivel de fragmentación (nivel 1, ver Figura 4), si en 1.5 segundos, el

participante no respondía aparecía en la panta- lla el dibujo al nivel 2 de fragmentación y así hasta que respondiera, o hasta llegar al nivel 8 (dibujo completo). Al finalizar la prueba de me- moria implícita, los participantes realizaron una prueba de memoria explícita, que según los experimentos consistió en una prueba de reco- nocimiento «antiguo-nuevo» o en una prueba de recuerdo libre.

ACCIÓN PSICOLÓGICA, junio 2014 vol. 11, n.o 1, 7-20. ISSN: 1578-908X 15

Los resultados mostraron que el umbral de identificación fue menor para los estímulos atendidos que para los no atendidos. Además, los dibujos atendidos se recordaron (Experi- mento 1) y se reconocieron (Experimentos 2 y 3) mejor que los no atendidos. Los participantes utilizaron el color como clave para seleccionar los dibujos lineales solapados. Los resultados mostraron que la atención selectiva durante la codificación produjo mejor representación del estímulo. Los estímulos atendidos durante la fase de codificación se procesaron más eficien- temente que los estímulos del mismo tipo no atendidos que ocupaban una misma posición espacial durante la fase de codificación. La me- moria implícita es menos sensible a la limita- ción de los recursos atencionales que la memo- ria explícita pero ni un tipo de memoria ni otro funcionan sin atención (Ballesteros et al., 2006).

La investigación con jóvenes había mostra- do una mejor memoria implícita y mejor re- cuerdo y reconocimiento (medidas de memoria explícita) para los dibujos atendidos que para los no atendidos. Además, niños con déficit de atención y niños controles sanos de 8 y 11 años mostraron priming intacto para los estímulos atendidos pero no para los estímulos presenta- dos durante la fase de codificación pero que no habían sido atendidos (Ballesteros et al., 2007).

3.2 ¿Modula la atención selectiva la memoria implícita en el envejecimiento normal y patológico?

Numerosos estudios han mostrado los de- clives que se producen en el sistema cognitivo humano durante el envejecimiento. La veloci- dad de procesamiento de la información (Ba- llesteros et al., 2013; Verhaeghen y Cerella, 2008), la función ejecutiva, la memoria de tra- bajo (Braver y West, 2008) y la memoria episó- dica se deterioran con la edad pero otras fun- ciones como las habilidades verbales, los conocimientos adquiridos o la memoria implí- cita no cambian en la vejez (Goh, An y Resnick, 2012; Osorio, Fay, Pouthas y Ballesteros, 2010; Park y Reuter-Lorenz, 2009). Numerosos estu- dios conductuales que han utilizado diferentes tareas para evaluar la memoria implícita han

encontrado que este tipo de memoria está pre- servada en mayores sanos (Ballesteros et al., 2008, 2009; Ballesteros, Bischof, Goh, y Park, 2013; Wiggs, Weisberg y Martin, 2006), en en- fermos de Alzheimer (EA) (Ballesteros y Rea- les, 2004; Ballesteros, Reales y Mayas, 2007; Fleischman, 2007), e incluso cuando se cambia de modalidad de la fase de estudio (tacto) a la fase de prueba de memoria (visión), como ocu- rre en la memoria implícita crosmodal (Balles- teros, González, Mayas, Reales, y García, 2009).

¿Los mayores sanos y los EA mostrarán el mismo patrón que los niños y los adultos jóve- nes cuando se compromete su atención selecti- va? ¿Su actuación disminuirá con la edad y con la enfermedad? ¿Hará falta la misma aten- ción selectiva cuando los objetos se procesan visualmente que cuando se presentan al tacto? En un estudio en el que participaron adultos jóvenes, mayores sanos y pacientes de Alzhei- mer intentamos responder a estas preguntas (Ballesteros et al., 2008). El procedimiento uti- lizado en el estudio visual consistió en una fase de estudio similar a los estudios previos con niños y adultos. En la fase de prueba, los parti- cipantes realizaron de manera incidental una prueba de Compleción de dibujos. Los jóvenes y mayores sanos identificaron los dibujos aten- didos durante la fase de estudio a un nivel más fragmentado que los no atendidos y los nuevos (no estudiados). Es importante señalar que el grupo EA no mostró facilitación ni para los es- tímulos ni para los no atendidos.

Para comprobar si hace falta la misma aten- ción selectiva cuando los objetos se procesan vi- sualmente que cuando se presentan al tacto sin visión, realizamos otro experimento en el que participaron grupos diferentes de jóvenes, de mayores sanos y EA. Durante la fase de estudio, la atención se dirigió hacia el objeto sujetado con la mano derecha o con la mano izquierda, nombrando lo antes posible el objeto manteni- do en la mano atendida. Los estímulos fueron 48 objetos familiares (objetos del hogar, vegeta- les, herramientas, objetos para el cuidado per- sonal) que no emitían olores ni hacían ruidos que permitieran su identificación. Estos objetos se distribuyeron en 6 cestas con 8 objetos cada una. Para evaluar la memoria implícita utiliza- mos el taquistoscopio háptico (Ballesteros y

16 ACCIÓN PSICOLÓGICA, junio 2014, vol. 11, n.o 1, 7-20. ISSN: 1578-908X

Reales, 2004; Reales y Ballesteros, 1999; Sebas- tián y Ballesteros, 2012). Se trata de un aparato de metacrilato que no permitía ver los objetos colocados en la plataforma de presentación que tenía un piezo-sensor debajo de la zona donde si situaba el objeto para ser explorado. Un pro- grama registraba el tiempo de respuesta desde que el participante tocaba el objeto hasta que respondía a través de una llave vocal.

Durante la fase de estudio, el participante sentado delante de una mesa con los ojos tapa- dos para no ver los objetos tenía delante dos

cestas con 8 objetos familiares cada una (ver Fi- gura 5A). En cada ensayo, tomaba dos objetos simultáneamente, uno con cada mano, y nom- braba lo antes posible el de la mano atendida. Después, colocaba los dos objetos en dos cestas situadas detrás. Cada bloque de 8 ensayos, el experimentador dirigía la atención alternativa- mente a su mano izquierda o a su mano dere- cha. Después de cada bloque de 8 ensayos, las cestas vacías se sustituían por otras que conte- nían también 8 objetos cada una y la atención del participante se dirigía hacia la otra mano.

Figura 5 (A): En la fase de estudio el participante con los ojos tapados tomaba en cada ensayo un objeto con cada mano. En cada bloque de ensayos, el experimentador dirigía su atención hacia una mano y tenía que nombrar lo antes posible el objeto de la mano atendida y depositaba cada

objeto en las cestas situadas en la parte posterior. (B): Tiempos de respuesta en la tarea implícita de denominación rápida de objetos explorados a través del tacto (sin visión) correspondientes a los objetos atendidos durante la fase de estudio, no atendidos y nuevos. Jóvenes y mayores sanos muestran memoria implícita haptica para los objetos atendidos pero los enfermos de Alzheimer no [modificado a partir de Ballesteros, Reales, Mayas

y Heller (2008), Experimental Brain Research, 1289, 56-68]

ACCIÓN PSICOLÓGICA, junio 2014 vol. 11, n.o 1, 7-20. ISSN: 1578-908X 17

Después de 5 minutos de tarea distractora, los participantes realizaron una prueba de De- nominación rápida de objetos para evaluar su memoria implícita. En esta fase se presentaron los 48 objetos (16 atendidos, 16 no atendidos y 16 nuevos o no estudiados). En cada ensayo, el experimentador colocaba un objeto selecciona- do al azar en la plataforma de presentación de estímulos del taquistoscopio háptico. Un soni- do del ordenador indicaba que el objeto estaba en la plataforma. El ordenador registraba au- tomáticamente el tiempo de respuesta desde que el participante tocaba el objeto hasta que emitía la respuesta verbal.

Los resultados mostraron que tanto los jó- venes como los mayores sanos mostraron pri- ming para los objetos atendidos. Sin embargo, como ocurrió en el experimento visual, no mostraron priming para los objetos no atendi- dos (ver Figura 5B). Los objetos presentados durante la fase de estudio pero que no fueron atendidos, no se nombraron más rápido que los objetos nuevos incluidos durante la fase de prueba de memoria. Los EA no mostraron pri- ming ni para los objetos atendidos ni para los no atendidos. La falta de facilitación para los objetos atendidos en los pacientes cuando su atención selectiva se comprometió durante la codificación sugiere la existencia de un trastor- no de la atención en los EA. La falta de memo- ria implícita para los objetos atendidos en es- tos pacientes contrasta con la facilitación normal encontrada cuando se presenta solo un estímulo en cada ensayo en la fase de codifica- ción (Ballesteros y Reales, 2004; Ballesteros et al., 2007; Fleischman, 2007).

En resumen, utilizando dos paradigmas di- ferentes diseñados para estudiar la influencia de la atención selectiva visual y háptica duran- te la codificación, en un caso con dibujos y en otro con objetos tridimensionales, encontra- mos memoria implícita para los objetos aten- didos en jóvenes y mayores sanos pero no en los EA. La falta de priming para los estímulos atendidos en estos enfermos podría ser una marca del envejecimiento patológico (Balleste- ros et al., 2008). La atención selectiva durante la codificación es necesaria para la memoria implícita, tanto en visión como en el tacto. Es- tos resultados son consistentes con los obteni-

dos con niños en edad escolar (Ballesteros et al., 2007) y con adultos (Ballesteros et al., 2006). Los EA no mostraron priming ni para estímulos presentados a la visión ni para los presentados al tacto aunque otros estudios han mostrado memoria implícita intacta para estos enfermos cuando tenían que codificar un úni- co estímulo, tanto en el tacto (Ballesteros y Reales, 2004) como en visión (Ballesteros et al., 2007).

3.3 Los mayores con déficit cognitivo leve (DCL) ¿Se comportan como los mayores sanos o como los EA?

Ballesteros, Mayas y Reales (2013) com- probaron que la actuación de mayores con dé- ficit cognitivo leve (DCL) en una tarea de me- moria implícita cuando se comprometía su atención se parecía a la de los EA que no mos- traban facilitación perceptiva para los estímu- los atendidos. El hecho de no encontrar pri- ming para los estímulos atendidos sugiere que la atención empieza a deteriorarse en un esta- dio temprano del envejecimiento patológico. En el estudio participaron 20 mayores con DCL, 20 jóvenes y 20 mayores sanos que reali- zaron una batería de pruebas psicológicas. Después se evaluó su memoria implícita con la tarea de Compleción de fragmentos de dibu- jos para evaluar la existencia de facilitación para estímulos repetidos atendidos y no aten- didos. En la fase de estudio, en lugar de pre- sentar los dibujos solapados se presentó un di- bujo a cada lado del punto de fijación situado en el centro de la pantalla del ordenador (ver Figura 3B). Los resultados mostraron que los grupos sanos (adultos jóvenes y mayores sa- nos) presentaron un priming similar para los objetos atendidos. Como en los estudios ante- riores, no se encontró priming para los objetos no atendidos. La memoria implícita no es au- tomática y requiere atención. La actuación de los mayores con DCL fue similar a los EA y no mostraron facilitación para los objetos atendi- dos, lo que sugiere la existencia de un déficit temprano de la atención selectiva (Ballesteros et al., 2008). La falta de memoria implícita para los dibujos atendidos cuando se presenta

18 ACCIÓN PSICOLÓGICA, junio 2014, vol. 11, n.o 1, 7-20. ISSN: 1578-908X

simultáneamente otro dibujo no atendido po- dría ser un marcador de envejecimiento pato- lógico.

4. Neuroplasticidad, adaptación y entrenamiento para preservar la capacidad cognitiva de los mayores

Estudios electroencefalográficos (Osorio et al., 2010; Sebastián y Ballesteros, 2012) y de resonancia magnética funcional recientes (Ballesteros, Bischof, Goh y Park, 2013; Park y Reuter-Lorenz, 2009) han mostrado la capa- cidad del cerebro para adaptarse a los cam- bios producidos durante el envejecimiento re- clutando zonas adicionales para procesar la información y con un procesamiento neural más sostenido. Esta habilidad para adaptarse y posiblemente para producir tejido adicional es la base de la neuroplasticidad (Goh y Park, 2009). Los resultados de los estudios sobre atención y priming pueden tener implicacio- nes prácticas porque el DCL parece represen- tar estadios previos de la EA y podría ser útil para detectar tempranamente la demencia. La realización de actividades estimulantes como la práctica de la danza (Kattenstroth, Kalisch, Holt, Tegenthoff y Dinse, 2013), el ejercicio fí- sico (Voelcker-Rehage, Godde y Staudinger, 2010), el entrenamiento cognitivo con vi- deojuegos (Ballesteros, Mayas, Toril et al., 2013; Ballesteros, Prieto, Mayas et al., 2014; Mayas, Parmentier, Andrés y Ballesteros, 2014) y la participación en actividades socia- les que eviten el aislamiento y reduzcan el sentimiento de soledad e inseguridad median- te la utilización de las redes sociales y la utili- zación de nuevas tecnologías de la comunica- ción por ordenador como las desarrolladas en el proyecto Europeo AGNES (Ballesteros, Pe- ter, Waterworth y Waterworth, 2012; Peter, Kreiner, Schröter et al., 2013) producen efec- tos beneficiosos y pueden contribuir a mante- ner la vitalidad cognitiva en la vejez, retrasan- do los efectos negativos del envejecimiento patológico.

Reconocimientos

La investigación revisada en la primera parte fue realizada en colaboración con el pro- fesor Dionisio Manga, a cuyo reconocimiento está dedicado este Monográfico. La colabora- ción con el Dr. Manga data de los años ochenta del siglo pasado, cuando éramos profesores de la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid. Dicha colaboración continuó después cuando me trasladé a la UNED. La preparación de este artículo fue rea- lizada con la ayuda del Ministerio de Ciencia e Innovación (PSI2010-21609-C02-01) y la Co- munidad de Madrid (S2010/BDM-2349).

Referencias

Ballesteros, S. (1989). Some determinants of per- ceived structure: Effects of stimulus and tasks. En B. E. Shepp y S. Ballesteros (Eds.), Object perception: Structure and process (pp. 235-266). Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum Associates.

Ballesteros, S., Bischof, G. N., Goh, J. O. y Park, D. C. (2013). Neural correlates of conceptual object priming in young and older adults: An event- related fMRI study. Neurobiology of Aging, 34, 1254-1264.

Ballesteros, S., González, M., Mayas, J., Reales, J. M., y García, B. (2009). Crossmodal object priming in young and older adults. European Journal of Cognitive Psychology,21, 366-387.

Ballesteros, S., y Manga, D (1994). The influence of irrelevant information in visual perception. En S. Ballesteros (Ed.), Cognitive approaches to human perception (pp. 43-67). Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum Associates.

Ballesteros, S. y Manga, D. (1996). The effects of variation of an irrelevant dimensión on same- different visual judgments. Acta Psychologica, 92, 1-16.

Ballesteros, S., Mayas, J. y Reales, J. M. (2013). Cognitive function in healthy aging and mild cognitive impaired older adults. Psicothema, 25, 18-24.

Ballesteros, S., Mayas, J., Toril, P., Prieto, A., Pita, C., Ponce de León, L. y Reales, J. M. (2013). The role of information computing technology,

ACCIÓN PSICOLÓGICA, junio 2014 vol. 11, n.o 1, 7-20. ISSN: 1578-908X 19

networking and videogame training on age related cognitive changes. Comunicación Invitada pre- sentada en Cognition & Aging, 2013 Congress, Dortmund, Alemania.

Ballesteros, A., Muñoz, F. y Reales, J. M. (2013). Stimulus fragmentation and the Stroop color- word interference: A behavioural and electrophys- iological study. Comunicación presentada en la RECA 2013. Palma de Mallorca, España.

Ballesteros, S., Peter, C., Waterworth, E. L. y Wa- terworth, J. A. (2012). The role of ICT and net- working in healthy aging. The 5th ACM Inter- national Conference on Pervasive Technologies Related to Assistive Environments: PETRA 2012 [CDROM]. New York: ACM, 2012.

Ballesteros, S., Prieto, A., Mayas, J., Toril, P., Pita, C., Ponce de León, L., Reales, J. M. y Water- worth, J. (2014 pending). Training older adults with non-action video games enhances cognitive functions that decline with aging: A randomized controlled trial. Frontiers in Aging Neuroscience.

Ballesteros, S. y Reales, J. M. (2004). Intact haptic priming in normal aging and Alzheimer’s dis- ease: Evidence for dissociable memory systems. Neuropsychologia, 44, 1063-1070.

Ballesteros, S., Reales, J. M. y García, B. (2007). The effects of selective attention on percep- tual priming and explicit recognition in chil- dren with attention deficit and normal children. European Journal of Cognitive Psychology, 19, 607-627.

Ballesteros, S., Reales, J. M., García, E. y Carrasco, M. (2006). Selective attention effects on implicit and explicit memory for familiar objects at dif- ferent delay conditions. Psicothema, 18, 96-107.

Ballesteros, S., Reales, J. M. y Manga, D. (2000). Ef- fects of type of design (blocked vs. randomized) on Stroop and emotional Stroop tasks. Psico- thema, 12, 60-63.

Ballesteros, S., Reales, J. M. y Mayas, J. (2007). Picture priming in aging and dementia. Psico- thema, 19, 239-244.

Ballesteros, S., Reales, J. M., Mayas, J. y Heller, M. A. (2008). Selective attention modulates visual and haptic repetition priming: Effects on aging and Alzheimers´ disease. Experimental Brain Research, 189, 473-483.

Braver, T. S. y West, R. (2008). Working memory, ex- ecutive control and aging. En F. I. M. Craik y T. A. Salthouse (Eds.), The handbook of aging and cognition (3.ª Ed., pp. 311-372). New York, USA: Psychology Press.

Crabb, B. T. y Dark, V. J. (1999). Perceptual implicit memory requires attentional encoding. Memory and Cognition, 27, 267–275.

Craik, F. M. I., Goboni, R., Naveh-Benjamin, M., y Anderson, N. D. (1996). The effect of divided attention in encoding and retrieval processes in human memory. Journal of Experimental Psy- chology: General, 125,159–180.

Dixon, P. J. y Just, M. A. (1978). Normalization of irrelevant dimensions in stimulus comparisons. Journal of Experimental Psychology: Human Per- ception and Performance, 4, 36-46.

Fleischman, D. A. (2007). Repetition priming in aging and Alzheimer’s disease: an integrative re- view and future directions. Cortex, 43, 889-897.

Garner, W. R. (1974). The processing of information and structure. Hillsdale, NJ: Erlbaum.

Goh, J. O., An, Y. y Resnick, S. M. (2012). Differen- tial trajectories of age-related changes in com- ponents of executive and memory processes. Psychology and Aging, 27, 707-719.

Kattenstroth, J. C., Kalisch, T., Holt, S., Tegenthoff, M. y Dinse, H. R. (2013). Six months of dance intervention enhances postural, sensorimotor, and cognitive performance in elderly without affecting cardio-respiratory functions. Frontiers in Aging Neuroscience, 5, Article 6, 1-16.

Reisberg, D. (1997). Cognition: Exploring the science of mind. New York: Norton.

MacLeod, C. M. (1991). Half a century of research on the Stroop effect: An integrative review. Psy- chological Bulletin, 109, 163-203.

MacDonald, P. A. y MacLeod, C. M. (1998). The influence of attention at encoding in direct and indirect remembering. Acta Psychologica, 98, 291-310.

Mayas, J., Parmentier, F. B. R., Andrés, P. y Balleste- ros, S. (2014). Plasticity of attentional functions in older adults after non-action video game training. PLoS ONE 9(3): e92269. doi:10.1371/ journal.pone.0092269.

20 ACCIÓN PSICOLÓGICA, junio 2014, vol. 11, n.o 1, 7-20. ISSN: 1578-908X

Mulligan, N. (1998). The role of attention during en- coding on implicit and explicit memory. Journal of Experimental Psychology: Learning, Memory and Cognition, 24, 27-47.

Osorio, A., Fay, S., Pouthas, V. y Ballesteros, S. (2010). Ageing affects brain activity in highly educated older adults: An ERP study using a word-stem priming task. Cortex, 46, 522-534.

Park, D. C. y Reuter-Lorenz, P. (2009). The adapta- tive brain: Aging and neurocognitive scaffold- ing. Annual Review of Psychology, 60, 173-196.

Parkin, A. J. y Russo, R. (1990). Implicit and explic- it memory and the automatic/effortful distinc- tion. European Journal of Cognitive Psychology, 2, 71-80.

Peter, C., Kreisner, A., Schröter, M., Hyosun, K., Bieber, G., Öhberg, F., Hoshi, K., Lindh-Wa- terworth, E., Waterworth, J. y Ballesteros, S. (2013). AGNES: Connecting people in a multi- modal way. Journal on Multimodal User Inter- faces JMUI. doi: 10.1007/s12193-013-0118-z.

Reales, J. M. y Ballesteros, S. (1999). Implicit and explicit memory for visual and haptic objects: Cross-modal priming depends on structural de- scriptions. Journal of Experimental Psychology: Learning, Memory, and Cognition, 25, 644-663.

Rock, I. y Gutman, D. (1981). The effects of inatten- tion on form perception. Journal of Experimen- tal Psychology: Human Perception and Perfor- mance,7, 27-287.

Sebastian, M. y Ballesteros, S. (2012). Effects of normal aging on event-related potentials and os- cillatory brain activity during a haptic repetition priming task. NeuroImage, 60, 7-20.

Snodgrass, J. G. y Poster (1992). Visual world recognition thresholds for screen-fragmented words and Snodgrass and Vanderwart pictures. Behavioral Research Methods, Instruments and Computers, 24, 1-15.

Snodgrass, J. G. y Vanderwart, M. (1980). A stardard- ized set of 260 pictures: Norms for name agree- ment, image agreement, familiarity, and visual complexity. Journal of Experimental Psyhology: Human Learning and Memory, 6, 807-815.

Stroop, J. R. (1935). Studies on interference on se- rial verbal reactions. Journal of Experimental Psychology, 18, 643-662.

Verhaeghen, P. y Cerella, J. (2008). Everything we know about aging and response times: A meta-an- alytic integration. En S. Hofer y D. F. Alwin (Eds.), Handbook of cognitive aging: Interdisciplinary perspectives (pp.134-150). Los Angeles: CA: SAGE.

Voelcker-Rehage, C., Godde, B. y Staudinger, U. M. (2010). Physical and motor fitness are both re- lated to cognition in old age. European Journal of Neuroscience, 31, 167-176.

Wiggs, C., Weisberg, J. y Martin, A. (2006). Repeti- tion priming across the adult lifespan -the long and short of it. Aging, Neuropsychology and Cog- nition, 13, 308-25.

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 14 páginas totales
Descarga el documento