La cantidad, Apuntes de Filosofía. Universitat Abat Oliba CEU (UAO CEU)
carlotacoro
carlotacoro

La cantidad, Apuntes de Filosofía. Universitat Abat Oliba CEU (UAO CEU)

3 páginas
2Número de descargas
8Número de visitas
Descripción
Asignatura: Filosofia, Profesor: enrique martinez, Carrera: Psicologia, Universidad: UAO
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 3
Descarga el documento
4. La cantidad 2016.pdf

1

4. La cantidad

Enrique Martínez. Filosofía Barcelona, Septiembre 2016 Antonio Millán-Puelles, Fundamentos de Filosofía, Rialp, Madrid, 1985, c.9, pp.221-252. 1. Naturaleza de la cantidad

CONCEPTOS: 114) Traslación: Movimiento por el que una substancia corpórea se limita a cambiar

de lugar (221) 115) Cantidad: Accidente por el que una sustancia corpórea constituye en un todo

ordenado provisto de partes difluentes (223) 116) Cantidad (def. sinon.): magnitud, extensión. 117) Continuidad: Propiedad por la que una sustancia corpórea es una indivisa en

sus partes (223) 118) Divisibilidad: Propiedad por la que una cantidad continua puede ser escindida,

dando lugar a la cantidad discreta (224) 119) Cantidad discreta: Propiedad por la que las sustancias corpóreas se

distinguen individualmente, dando origen a la multiplicidad. 120) Cantidad virtual: Cualidad por la que un ente puede ser juzgado según el más

o menos en referencia a la propia perfección. JUICIOS: 121) ¿Cuál es la forma más elemental y primaria de la movilidad física? La

traslación o simple movimiento de lugar (221) 122) ¿Cuál es el presupuesto entitativo de la posibilidad misma de la

traslación? La cantidad (222) 123) ¿En qué se diferencian la Matemática y la Filosofía de la Naturaleza en su

estudio de la cantidad? En que la Matemática se desentiende de la condición entitativa de la cantidad, mientras que la Filosofía de la Naturaleza estudia la cantidad como algo real en el sujeto que la posee (227)

124) ¿Pueden los cuerpos naturales dividirse infinitamente? Sí, y seguirían siendo entes corpóreos, aunque a partir de cierto límite perderían su naturaleza específica (231)

125) ¿Cómo refuta Millán Puelles la célebre aporía de Zenón de Elea? Porque si bien toda distancia es infinitamente divisible, sin embargo esa distancia no es una

2

suma de infinitas distancias, sino una distancia finita en acto y que, por tanto, puede ser recorrida (236)

126) ¿Qué hace posible que las sustancias corpóreas sean individuales, distinguiéndose unas de otras? La materia signada por la cantidad, que es el principio de individuación.

127) ¿Se puede hablar de “cantidad” para lo no corpóreo? Sí, es la “cantidad virtual”, pero no pertenece al género de la cantidad sino de la cualidad, pues dice razón de más o menos en referencia a la perfección del ente.

128) ¿Se ocupa la Psicología de la cantidad? No se ocupa de la cantidad como magnitud, pero sí de la cantidad virtual.

129) ¿Se puede medir matemáticamente la cantidad virtual? No puede medirse directamente, pero sí indirectamente por medio de efectos sensibles, como en un test de inteligencia.

RACIOCINIOS: 130) La cantidad es la condición entitativa de la traslación. ¿Por qué? Porque la

interna distensión de un todo en partes es lo que permite localizarse en el espacio, y por ello poder cambiar de lugar (223)

131) Leibniz llegó a negar la realidad de la cantidad. ¿Por qué? Porque negó que la cantidad tuviera una sustancia como soporte entitativo, por lo que quedó reducida a algo meramente existente en nuestra mente (227)

132) La pluralidad de partes posicionalmente distribuidas en el ente corpóreo no es incompatible con la unidad del ser que la sustenta. ¿Por qué? Porque las partes del continuo no son entes en acto, pero coexisten actualmente en el continuo en la medida en que éste, gracias a la cantidad, es un todo en acto, posicionalmente distribuido (229-230)

133) La divisibilidad infinita del ente corpóreo no es incompatible con que sea algo uno. ¿Por qué? Porque la divisibilidad es una potencia respecto a infinitas divisiones, cada una de ellas en un número finito de partes actuales, pero no de infinitas partes actualmente dadas (235)

2. El lugar CONCEPTOS: 134) Lugar (“ubi”): Accidente por el que una sustancia corpórea extensa queda

circunscrita en unos determinados límites físicos (236-237) JUICIOS: 135) ¿El lugar es una sustancia? No, el lugar es un accidente de una sustancia

corpórea extensa (237)

3

136) ¿Puede un lugar ser común a varios cuerpos? El lugar es un accidente de cada sustancia corpórea, por lo que no es común a varios cuerpos, excepto en el límite por el que dos cuerpos son contiguos (239)

137) ¿El universo es infinito o ilimitado? El universo es finito, porque su extensión corresponde a un número finito de sustancias corpóreas extensas, pero es ilimitado porque no tiene límites en los que quede circunscrito.

RACIOCINIOS: 138) El punto carece de lugar. ¿Por qué? Porque el punto no tiene extensión, y la

extensión es condición necesaria para la existencia de lugar (237) 139) El universo carece de lugar. ¿Por qué? Porque el universo no tiene límites en

los que quede circunscrito, y los límites son específicos del lugar (237) 140) Dice Aristóteles que el lugar es algo inmóvil. ¿Por qué? Porque lo que se

mueve propiamente no es el lugar, sino la sustancia corpórea extensa, que va de un lugar a otro (240)

Lectura complementaria La cantidad como substancia Aunque cada atributo sea suficiente para hacer conocer la sustancia, hay sin embargo uno en cada una que constituye su naturaleza y su esencia, y del cual todos los otros dependen. A saber, la extensión en longitud, anchura y profundidad, constituye la naturaleza de la sustancia corpórea; y el pensamiento constituye la naturaleza de la sustancia que piensa. Pues todo lo que, por otra parte, se puede atribuir al cuerpo, presupone la extensión, y no es más que una dependencia de lo que es extenso; asimismo, todas las propiedades que encontramos en la cosa que piensa no son sino diferentes maneras de pensar. Así, no podríamos concebir, por ejemplo, una figura si no es en una cosa extensa, ni movimiento más que en un espacio que sea extenso; así, la imaginación, el sentimiento y la voluntad dependen de tal modo de una cosa que piensa que no los podemos concebir sin ella. Pero, al contrario, podemos concebir la extensión sin figura o sin movimiento; y la cosa que piensa sin imaginación o sin sentimiento, y así lo demás. René Descartes, Principios de Filosofía I, 53.

No hay comentarios
Descarga el documento