La era del desarrollo sostenible, Ensayos de Economía del desarrollo. Alma Mater Studiorum – Università di Bologna
danielum_90
danielum_90

La era del desarrollo sostenible, Ensayos de Economía del desarrollo. Alma Mater Studiorum – Università di Bologna

DOC (1 MB)
17 páginas
50Número de descargas
1000+Número de visitas
100%de 13 votosNúmero de votos
11Número de comentarios
Descripción
Tesina di fine corso in spagnolo per l'esame di economia del desarrollo
40 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 17
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 17 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 17 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 17 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 17 páginas totales
Descarga el documento

La era del desarrollo sostenible De Jeffrey Sachs

Trabajo final de Economia del Desarrollo

Daniela Fontana (Erasmus)

10 mayo 2016

Índice

1 Introducción................................................................................................................................ 4

2 Concepto de desarrollo sostenible.............................................................................................. 5

3 Desarrollo sostenible según Sachs............................................................................................. 6

4 Los objetivos de desarrollo sostenible........................................................................................ 9

5 Desigualdad y pobreza................................................................................................................ 11

6 Como terminar con la pobreza extrema...................................................................................... 14

7 Conclusiones............................................................................................................................... 15

8 Referencias bibliográficas........................................................................................................... 16

1. Introducción

El presente trabajo es un análisis del libro "la era del desarrollo sostenible" escrito por el Prof. Sachs en 2014

y tiene el objetivo de solucionar un tema de gran actualidad, como el de desarrollo sostenible, a través de la

integración de los tres factores fundamentales: económico, responsabilidad ambiental y social.

Jeffrey D. Sachs es profesor de fama mundial de la economía, líder en el desarrollo sostenible, principal

asesor de la ONU, autor de éxito y columnista internacional. Él es el co-ganador del Premio Planeta 2015

Azul, el premio global líder para el liderazgo ambiental. En dos ocasiones ha sido nombrado entre los 100

líderes más influyentes del mundo por la revista Time. También es el Director del Instituto de la Tierra,

Asesor Especial del Secretario General de las Naciones Unidas (Ban Ki-moon) sobre los Objetivos de

Desarrollo Sostenible y , anteriormente, sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

El profesor Sachs es ampliamente considerado como uno de los principales expertos mundiales en el

desarrollo económico, macroeconomía global, y la lucha contra la pobreza. Su trabajo se ha focalizado en

acabar con la pobreza, la superación de la inestabilidad macroeconómica, promover el crecimiento

económico, la lucha contra el hambre y la enfermedad, y la promoción de prácticas ambientales sostenibles.

Desde hace más de treinta años ha asesorado a decenas de jefes de estado y de gobierno en las estrategias

económicas en las Américas, Europa, Asia, África y el Oriente Medio y, además, fue uno de los asesores

externos a Juan Pablo II en la encíclica Centesimus Annus. Ha sido también autor y co-autor de cientos de

artículos científicos y varios libros.

Los enfoque de sus trabajos académicos abarcan los desafíos de la globalización, e incluyen: la relación entre

el comercio internacional y el crecimiento económico; la maldición de los recursos y las industrias

extractivas; salud pública; la historia del desarrollo económico; geografía económica; las estrategias de la

reforma económica; mercados financieros internacionales; la política macroeconómica; competitividad

global; cambio climático; el papel de las universidades en el desarrollo económico; y el fin de la pobreza.

El autor comienza recordando que este libro ha sido concebido y realizado como parte de un estudio online

abierto al público. La estructura del libro reflecte la estructura de ese curso y tiene un enfoque didáctico,

por lo cual el volumen consta de 14 capítulos, una introducción general y el último sobre los objetivos de

desarrollo sostenible para 2016-2030.

Los temas abarcados van desde el análisis de la desigualdad del desarrollo económico, los desafíos

ambientales, la inclusión social, la seguridad alimentaria, cambio climático.

La historia económica mundial nos ha enseñado diferentes paradigmas de desarrollo. El desarrollo

tradicional, que ha acompañado a la historia humana desde los albores, duró miles de años mostrando los

primeros signos de la crisis en la segunda mitad del siglo XX. El concepto tradicional de desarrollo se refiere

a la acción del hombre que desde el principio ha modificado el medio ambiente para crear un espacio en el

que vivir adecuadamente en función de sus necesidades. Sin embargo, este paradigma de desarrollo ha

comenzado a tambalearse con la aparición del daño al medio ambiente, el ecosistema. Esto llevó a un

creciente interés de la importancia del manejo adecuado de los recursos naturales y una revisión de los

patrones de producción y consumo, elementos que son la base del desarrollo económico y social sólido.

Lo que me llevó a elegir este libro fue la toma de conciencia, durante mi carrera académica, del progresivo

deterioro de la calidad de vida presente y futura, y la necesidad de una acción (también a nivel individual)

para la protección y salvaguardia del planeta.

2. Concepto de desarrollo sostenible

El reto de mantener la sostenibilidad en un contexto de crecimiento económico y desarrollo fue planteado

por primera vez a nivel global en 1972, en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el

Medio Humano celebrada en Estocolmo. La expresión fue posteriormente adoptada y popularizada en 1987

por el informe de la Comisión sobre el Medio Ambiente y el desarrollo de las Naciones Unidad, conocido

por el nombre de su presidenta, Gro Harlem Brundtland. La comisión Brundtland ofreció una definición

clásica del concepto de desarrollo sostenible que se seguiría empleando durante los siguiente veinticinco

años: “desarrollo sostenible es aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer las propias”.

Durante la Conferencia de Río de Janeiro en 1992 se firmó la Agenda 21, documento suscripto por 180

países. Fue nombrada Programa 21, ya que define "cosas que hacer" para el siglo 21: objetivos y estrategias

de referencia hacia la sostenibilidad. Para lograr el desarrollo sostenible, el documento hace especial

hincapié en la necesidad de:

• La integración de las consideraciones ambientales en todas las estructuras del gobierno central y todos los

niveles de gobierno;

• Sistema de planificación, control y gestión de apoyo a dicha integración;

• El fomento de la participación del público y de los involucrados.

Con el tiempo, la definición del desarrollo sostenible evolucionó hacia un enfoque más practico, menos

centrado en las necesidades intergeneracionales y más holístico, que conectaba el desarrollo económico, la

inclusión social y la sostenibilidad ambiental.

Otros eventos importantes relacionados con el desarrollo sostenible son: el Protocolo de Kyoto, que tuvo

lugar en 1997 y la Conferencia de Johannesburgo en 2002.

El Protocolo de Kyoto es un acuerdo internacional en el que 169 países se han comprometido a reducir las

emisiones de gases de efecto invernadero, con el fin de alcanzar el objetivo de ahorro de energía, la

optimización en la fase la producción y uso de sistemas de alta eficiencia, la educación de los consumidores

conscientes y prudentes. La cumbre también ha puesto el foco no sólo en las necesidades de ahorro de

energía, sino también en el desarrollo de fuentes alternativas de energía: energías renovables.

La Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible, celebrada en Johannesburgo en el año 2002 fue muy

importante para los siguientes puntos: el crecimiento económico no más como la base del desarrollo, más

bien, ya que es necesario distinguir entre el crecimiento y el desarrollo; la sociedad tiene prioridad sobre la

economía y todo el medio ambiente en la pirámide de los valores; Sin embargo, ninguno de estos elementos

se pueden considerarse de forma aislada, pero interdependientes.

En la conferencia celebrada en Johannesburgo en el año 2002 se ha reforzado así el compromiso global con

el desarrollo sostenible. Se toma conciencia de la importancia, para los gobiernos y las sociedades civiles de

todo el mundo, de la necesidad de un futuro más equitativo y armonioso, respetuoso con los demás y de los

recursos del planeta y mejorar el papel que en este camino tiene la educación entendida en un sentido

amplio, como la educación, la formación, la información, mensajes de los medios y el mundo cultural).

Más recientemente, el 12 diciembre 2015 ha sido aprobado en Paris el Acuerdo de Paris sobre el clima por

196 países y entrará en vigor en 2020. A diferencia de hace seis años, cuando se estancó el acuerdo, esta vez

se unió a todo el mundo, incluyendo los cuatro mayores contaminantes: Europa, también China, India y los

Estados Unidos se han comprometido. El texto prevé un proceso de revisión de los objetivos que deben

celebrarse cada cinco años. Pero ya en 2018 se pedirá a los estados de aumentar la reducción de emisiones,

así que lleguen preparados para el año 2020. Los viejos países industrializados van a entregar cien mil

millones por año (de 2020) para difundir por todo el mundo las tecnologías verdes para descarbonizar la

economía. También contribuirán los fondos y los inversores privados. El acuerdo da inicio a un mecanismo

de reembolso para compensar las pérdidas económicas causadas por el cambio climático en los países más

vulnerables geográficamente, que a menudo son los más pobres. Sin embargo, no ha sido exento de críticas,

por ejemplo, la auto-certificación de las cuotas de emisión, ninguna intervención sobre las emisiones

gaseosas de los aviones y barcos.

3. Desarrollo sostenible según Sachs

El desarrollo sostenible está abordado por Sachs, tanto como la teoría analítica, tanto como marco

"legislación" o ético: es tanto una forma de mirar el mundo, con especial atención a las interacciones entre la

parte económico, social y ambiental, como una manera de describir nuestro aspiración de una vida digna,

combinando el desarrollo económico con inclusión social y sustentabilidad ambiental.

A las tres dimensiones tradicionales de desarrollo sostenible (crecimiento económico inclusivo de vista

social y ambiental sostenible punto de vista) el autor añade un cuarto elemento: una buena gobernanza, es

decir, las reglas de conducta para las organizaciones, tanto públicas como privadas. A continuación,

identifica algunos de los principios que hacen un buen gobierno. En primer lugar la responsabilidad, de

hecho, los gobiernos y las empresas deberían ser responsables de sus acciones, incluso delante a los

tribunales y a la opinión pública. A continuación, la transparencia: según Sachs deberíamos ejercer presión

sobre nuestras instituciones que digan de no a las diversas formas de secreto, incluido el institucionalizada de

los paraísos fiscales, que no permitan a las personas de ocultar su dinero y sus actividades, incluso cuando

éstos tienen una fuerte impacto negativo en los objetivos de acabar con la pobreza y salvar el planeta.

Además, se menciona la participación, es decir, la capacidad de todos los actores de participar en la toma de

decisiones, entonces el principio de "quien contamina paga" y, finalmente, la responsabilidad social de las

empresas. Por último, la buena governance debe comprometerse claramente respecto el desarrollo sostenible,

con los gobiernos que debería tener un sentido de pertenencia y la participación universal.

Sachs señala que se trata de un error creer que los problemas del desarrollo sostenible a nivel mundial se

pueden reducir a una sola idea o una solución única, porque se tratan de cuatro sistemas complejos y las

interacciones entre ellos: la economía mundial, la sociedad globalizada los físicos, ambientales y de gobierno

mecanismos de la tierra.

El concepto de desarrollo sostenible presentado por Sachs pretende comprender las interacciones entre tres

sistemas complejos: la economía mundial, la sociedad global y el medio ambiente, es decir, la Tierra. Implica

también un enfoque normativo sobre el planeta, en el sentido de que recoge una serie de objetivos a los que

el mundo debería aspirar, como guía para el desarrollo futuro de la economía, de la sociedad, del planeta.

El desarrollo sostenible intenta construir un mundo donde el progreso económico esté los más extendido e

igual posible, la pobreza extrema sea eliminada, la confianza social encuentre el apoyo en políticas

orientadas al refuerzo de las comunidades y, finalmente, el medio ambiente esté protegido.

Según Sachs el desarrollo sostenible tiene un enfoque holístico, es decir, que la sociedad debe perseguir

simultáneamente objetivos económicos, sociales y ambientales. De esta manera, se puede afirma que los

Objetivos de Desarrollo Sostenible (que trataré más adelante) promueven un crecimiento económico

socialmente inclusivo y ambientalmente sostenible.

El aspecto normativo del proyecto del desarrollo sostenible se orienta hacia cuatro objetivos que defienden

una buena sociedad: la prosperidad económica, la inclusión y la cohesión social, la sostenibilidad ambiental

y la buena gobernanza por parte de los principales autores.

En este proceso de desarrollo económico existe una tendencia de desplazamiento del campo a la ciudad. La

urbanización va asociada a unos mayores ingresos, unos mejores servicios públicos, una mejor educación y

una disminución de las tasas de fecundidad.

Pienso que el libro también podría ser de interés para los más escépticos: algunos podrían decir que sí puede

salvar a la humanidad, pero a costa de detener el progreso económico, y por lo tanto, que los objetivos de

desarrollo sostenible no son realistas y que será imposible llegar a ellos. De hecho, el autor afirma que seguir

haciendo las cosas de la manera que siempre se han hecho, al final llegará a cobrar costos realmente

devastadores.

El punto de partida para sostener el desarrollo sostenible es la explosión demográfica, de hecho antes del

2050 podríamos ser de 9 millones. El mundo se divide entre 55 países de ingresos altos (1,3 mil millones de

personas), 103 países de ingresos medios (4,9 mil millones de personas), y 36 países de bajos ingresos (0,8

millones de dólares). Sachs propone un análisis de los mecanismos y de las diferencias fundamentales entre

el crecimiento endógeno y la recuperación del crecimiento y la forma en que el reconocimiento de estos dos

modelos, con el papel crucial de la tecnología, puede ayudar a corregir los desequilibrios de la economía

mundial, que ahora tiene 7.2 mil millones de personas y tiene un valor anual de 90 billones de dólares en

producto bruto.

Sachs no niega la importancia de los factores individuales como la libertad económica, las instituciones

políticas inclusivas, control de la corrupción, la eliminación de la discriminación racial, religiosa o de género

en el aumento de bienestar para la sociedad. Además, trata de comprender la complejidad de la relación entre

el desarrollo político, económico, social y ambiental, y subraya la importancia de hacer un diagnóstico

preciso y eficaz basado en las condiciones, la historia, la geografía y la cultura, la estructura económica de

cada país. Para encontrar una solución eficaz, sería necesario identificar la causa real del problema, en lugar

de aplicar las mismas recetas en países diferentes el uno del otro, como han hechos durante años los Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Entre las páginas más interesantes del libro son aquellas en las que Sachs analiza la situación de la mujer y

de la relación entre la inversión en la educación, especialmente para las niñas, el aumento de la

productividad y el bienestar: se reconoce universalmente que las mujeres con mayor nivel educativo tienden

a trabajar , a tener menos hijos, a ofrecer a sus hijos un nivel educativo igual o superior al propio, creando

un círculo virtuoso que en los últimos 50 años ha permitido un salto económico enorme en países como

Corea del Sur y China.

Otro capítulo iluminante es aquel que evidencia que en el siglo XXI la inversión más importante que pueda

hacer un país está en la educación de sus ciudadanos. En la economía del conocimiento, el capital humano es

ahora tan importante como las infraestructuras, ya que la educación primaria es el segundo de los Objetivos

del Milenio. Hoy en día esto ya no es suficiente, ya que se requiere que los jóvenes tengan una educación

superior a la que poseen sus padres. De hecho los estudios más recientes han demostrado la importancia del

entorno familiar y cultural y la estimulación cognitiva de los niños en el desarrollo de la personalidad y, por

lo tanto, se acepta cada vez más la relación entre coste ventaja/ beneficio cuando el Estado ayuda a las

familias más desfavorecidas o menos educados para dar a sus hijos las mismas oportunidades que los niños

más ricos.

Practicar el desarrollo sostenible significa tanto comprender las causas de la desigualdad como establecer un

objetivo de desarrollo económico con un elevado nivel de inclusión social.

4. Los objetivos de desarrollo sostenible

En septiembre de 2000, en la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas, los jefes de Estado y de Gobierno

de 189 países se han adherido a la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas, en la que se destacan

como valores fundamentales de libertad, igualdad, solidaridad, la tolerancia, el respeto por la naturaleza y la

responsabilidad compartida. Los objetivos para perseguir eran la paz, la seguridad y el desarme, el desarrollo

y la erradicación de la pobreza, la protección del medio ambiente, los derechos humanos, la democracia y el

buen gobierno, la protección de los débiles, las necesidades especiales de África y acudir a las Naciones

Unidas como un instrumento eficaz en estas áreas. En la reunión del milenio, estas cuestiones han sido

puestos en lo alto de los compromisos, con ocho objetivos establecidos en el papel, específicos y medibles,

por llegar a alcanzarlos la mayoría en 2015.

Los ODM proporcionaban un compromiso conjunto de los países ricos y pobres. Los que tienen más

recursos, de acuerdo con el compromiso adquirido, habría debido llegar a finales de 2015, a dar 0,7% del

producto interno bruto a la ayuda pública, con una buena política de cooperación y ayuda al desarrollo. Pero

también se exigía un compromiso de los países pobres, un esfuerzo por alcanzar los objetivos con estrategias

adecuadas y el buen gobierno. Los objetivos eran: erradicar la pobreza extrema y el hambre; lograr la

enseñanza primaria universal; promover la igualdad entre los sexos y el empoderamiento de la mujer; reducir la mortalidad de los niños menores de 5 años; mejorar la salud materna; combatir el sida, la malaria y otra enfermedades; garantizar la sostenibilidad del medio ambiente; fomentar una alianza mundial para el

desarrollo. Por debajo de esta descripción general hay una serie de metas cuantitativas especificas y decenas

de indicadores. Los ODM han llamado a la atención de todo el mundo sobre la situación de los pobres y han

contribuido a poner en marcha un proceso de resolución de problemas orientado a erradicar las ultimas

bolsas de pobreza extrema.

A pesar de los progresos realizados hacia esos objetivos fundamentales, algunos de los objetivos siguen

siendo una ilusión para muchos países y, a menudo, incluso donde se han alcanzado los ODM, el proceso no

se ha llevado a cabo de una manera justa, causando un endurecimiento de las desigualdades. Los principales

logros se han dado en el área de la salud publica, es decir, la reducción de la mortalidad infantil y materna, y

controlar las enfermedades transmisibles epidémicas. Las principales derrotas han sido sobre el área del

saneamiento, la agricultura y el hambre. El 25 de septiembre de 2015, durante el Summit para la aprobación

del programa post 2015, la comunidad internacional adoptó la nueva Agenda 2030, tras consultas y

negociaciones en las Naciones Unidas, implicando los estados y las organizaciones de la sociedad civil, que

sienta las bases de un nuevo marco que guiará la acción de la comunidad internacional hasta 2030.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible son un conjunto de objetivos diseñados para el futuro del desarrollo

internacional. Las Naciones Unidas los ha creados y promovidos como objetivos globales de desarrollo

sostenible. Los objetivos de desarrollo sostenible han reemplazado a los Objetivos de Desarrollo del Milenio,

que expiraron a finales de 2015, y son válidos para el período 2015-2030. Contienen 17 objetivos y 169

metas específicas, son de carácter universal, complementarios y más fuertes en su reciprocidad. Además,

están fuertemente ligados a nuestros esfuerzos en favor de la paz y la seguridad internacionales y el logro de

estos objetivos ayudaría a evitar la inestabilidad y la violencia. Por lo tanto, los nuevos objetivos tienen

como finalidad la promoción de una sociedad justa, pacífica e incluyente, el acceso a la justicia e

instituciones funcionales, responsables e inclusivas. La nueva agenda de las ODS se propone, también, de

afrontar la pobreza como parte de una estrategia global para la promoción del desarrollo sostenible. La

adopción de los ODS es el resultado de un importante proceso de participación de importancia mundial que

involucró, además de los Estados, una serie de otras partes interesadas, incluidas diversas organizaciones

intergubernamentales, universidades, actores económicos y la sociedad civil en su conjunto. Los países ricos

deben implicarse exactamente igual que los pobres en la promoción de la inclusión social, de la igualdad de

genero y en el despliegue de sistemas energéticos green y bajos en carboneo.

La agenda del desarrollo sostenible es más amplia que los ODM. Los ODS incluyen no solo la continuación

de la lucha contra la pobreza extrema, sino también la integración de este objetivo con otros objetivos como

la inclusión social y la sostenibilidad ambiental. El horizonte temporal natural para la obtención de

resultados en este terreno es el largo plazo, ya que la descarbonización del sistema energético es un proyecto

a treinta o cuarenta años, por muy rápido que avancemos.

Alcanzar a los ODS requerirá grandes inversiones en las personas, en las tecnología, en las infraestructuras

y en el capital natural. Sachs explica que a veces surgen disputas acerca de cual es el equilibrio adecuado

entre la financiación publica o privada. Hay casos en los que el mercado ha logrado grandes resultados

prácticamente solo (ej. telefonía móvil). Sin embargo, los mercado están básicamente diseñados para ignorar a los pobres porque en general no son buenos clientes. De hecho, hay área de nuestra vida económica en las

que el gobierno debe prestar cierto servicios con independencia de si la gente puede pagar por ellos o no (ej.

la sanidad), pues esto viene de interés publico deben ser accesibles para todos. Entonces, pienso que la

financiación publica sea esencial para garantizar que los pobres tengan acceso a los bienes de interés publico

(educación, sanidad, seguridad social).

Sachs nos introduce también al debate que hay sobre un aspecto de la financiación publica, cuando los

contribuyentes de un país ayudan a prestar servicios públicos en otro país a través de su ayudan, llamada

ayuda oficial al desarrollo (AOD). Los críticos sostienen que la ayuda es innecesaria y que los mercados son

la solución, que inevitablemente termina desperdiciándose o, peor, que lleva a una mentalidad de

dependencia del país interesado. Pero, la asistencia oficial al desarrollo puede marcar una gran diferencia

cuando se orienta realmente al desarrollo y se gestiona de manera profesional. Puede marcar el éxito o el

fracaso en la superación de la trampa de la pobreza y, además, su coste es muy bajo, menos del 1% de la

renta nacional de los países donantes.

La región del mundo más azotada por la pobreza es el África Subsahariana, ya que se estima que en 2010 el

48,5% de la población seguía por debajo de la línea de la pobreza. Afortunadamente, algo comienza a

funcionar en esta región y es posible que su progreso se acelere aún más. De acuerdo con Sachs, una de las

mayores prioridades en África es invertir en las pequeñas explotaciones agrícolas, lo que debería hacerse a través de programas gubernamentales que pongan a disposición de los agricultores más pobres (créditos o

subvenciones) los medio que éstos necesitan para mejorar su producción, mejorando su capital y su

capacidad crediticia. Una baja productividad significa escasa producción por persona, lo que a su vez supone

bajos ingresos y por tanto pobreza. La pobreza supone a su vez bajos ingresos fiscales para el gobierno, lo

cual imposibilita que éste realice las inversiones necesarias para sacar a la región de la pobreza. Poner fin a

la extrema pobreza en África también requeriría grandes mejoras en las infraestructuras, como carreteras,

ferrocarriles, electricidad, puertos y redes de comunicaciones. La conclusión es que África se prepara

actualmente para dar un gran salto adelante siempre que sea capaz de movilizar inversiones orientadas hacia

la productividad agrícola, la atención de salud y el desarrollo de infraestructuras. No obstante, según Sachs,

todavía queda un obstáculo por superar, o sea, la tasa muy alta de fecundidad, lo que significa que la familia

media es muy extensa y que la población total crece con gran rapidez. De hecho, África disfrutaría de

muchas de las ventajas del desarrollo si lograse mantener su población en variante de baja fecundidad. Opino

que el gobierno debería garantizar que las niñas puedan seguir escolarizadas lo más posible, para

desincentivar los matrimonio tempranos. Además, pienso que el gobierno debería invertir en mejorar la

supervivencia infantil y el acceso por las familias, de manera gratuita mejor o a bajo coste, a la planificación

familiar y a los contraceptivos.

Asia meridional también resulta como una de las regiones más pobres del planeta. Esta zona compare India,

Bangladesh, Bután, Nepal y Pakistán. Por ejemplo, las implicaciones de la altísima densidad de población

han sido negativas a lo largo de toda la historia de India. Las explotaciones agrarias son muy reducidas, las

ciudades son muy pobladas y su población no ha dejado de aumentar en las ultimas década. En los últimos

veinte años, la India no solo ha evitado la hambruna previstas, sino que ha logrado un crecimiento razonablemente rápido. El éxito comenzó por los grandes avance después de los años cincuenta en campo agrícola, conocido como la Revolución Verde y Segunda Revolución Verde. Como explica Sachs, en este

caso se requerirán grandes esfuerzo dirigidos en inversiones especificas en infraestructuras, agua y

saneamiento, sanidad, educación y el empoderamiento de mujeres y niñas para completar la transición

demográfica y elevar el nivel educativo de la población. Gracias a sus competencias en IT y otras áreas de

conocimiento tecnológico, la India se encuentra bien posicionada para realizar grandes avances en el

desarrollo.

5. Desigualdad y pobreza

El autor explica lo que es un crecimiento económico medido por la variación del PIB a lo largo de un

periodo de tiempo determinado, es decir, su aumento tiende a correlacionarse con el aumento del bienestar

económico y material. La gente en los países ricos tienden a gozar de mayor bienestar material, a disfrutar de

mayores niveles de consumo, mayor seguridad alimentaria y esperanza de vida. No obstante, el incremento

del PIB per cápita no es una medida perfecta del bienestar, ya que es muy probable que su aumento lleve

consigo un agravamiento del nivel de vida de algunas personas. Luego, pone como ejemplo del poderoso

crecimiento económico la economía china que, desde 1978 ha experimentado uno de los crecimiento más

rápido en la historia mundial. De hecho, explica que las tasas de fecundidad han registrado un descenso

notable, que la esperanza de vida se ha disparado, que la sanidad publica ha mejorado junto con el nivel

educativo. Sin embargo, presenta algunas objeciones razonables sobre el crecimiento chino. En primer lugar,

la rápida transición del campo a la ciudad, así como de la agricultura a la industria y los servicios, han

trastornado las vidas de muchas personas. En segundo lugar, la desigualdad se ha disparato, entre los

trabajadores urbanos y los campesinos. En tercer lugar, el entorno natural ha sido devastado, pues la

industrialización masiva del país ha ido acompañada de una contaminación también masiva, causando toda

clase de enfermedades y muertas prematuras. Estoy de acuerdo con la conclusión de Sachs, sobre que el país

ha conseguido un rápido crecimiento económico pero aun no ha alcanzado un desarrollo sostenible, es decir,

socialmente inclusivo y ambientalmente sostenible. De hecho, pienso que si no logramos a combinar el

crecimiento económico con la inclusión social y la sostenibilidad ambiental, es probable que los beneficios

económicos no duren demasiado tiempo.

El profesor Sachs define la pobreza extrema como un concepto multidimensional, no solo como falta de

ingresos adecuado, sino como la incapacidad para cubrir las necesidades humanas básicas de alimento,

saneamiento, energía, educación y vivienda. Aunque el numero de personas que viven en la pobreza extrema

ha disminuido en todo el mundo, y la proporción de la población mundial que vive en esta situación lo ha

hecho de forma siempre más rápida, las cifras siguen siendo altas. Los países más pobres del mundo se

concentran en África tropical subsahariana, entre el norte de África y el extremo inferior del continente y

también el sur de Asia, incluyendo India, Pakistán, Nepal y Bangladesh. Hay también otros lugares donde

existen bolsas de pobreza, como Bolivia en Latinoamérica y unos países de Asia que no tiene acceso al mar,

como Mongolia. Al autor da mucha importancia al las característica geográfica y morfológica de un país, las

cuales influyen sobre el crecimiento económico del mismos. Además, la humanidad se ha convertido en una

grave amenaza para su proprio bienestar futuro como resultado del daño causado por la intervención humana sobre el medio ambiente.

Surgiere que, además de calcular el PIB per cápita, hay que medir la desigualdad de ingreso dentro del país

a través de la ratio entre los ingresos de quienes están en lo más alto y en los más bajo de la distribución de

los ingresos, o el coeficiente de Gini. Generar más riqueza no significa necesariamente generar más

desigualdad, pero tampoco garantiza una mayor igualdad. De hecho, hay diferentes vías de desarrollo: el

norte de Europa ha escogido la vía de generar riqueza con un nivel considerable de igualdad social, mientras

que Estados Unidos ha optado por la vía de un aumento de ingresos acompañado de un aumento de la

desigualdad. Sachs proporciona numerosas explicaciones de la pobreza, o sea, la historia del país, la posición

geográfica, el papel del gobierno, la propiedad privada en un sistema económico agrario, el sistema

educativo, la corrupción. De acuerdo con el autor, las políticas gubernamentales puedes ser un factor

decisivo en la promoción de la igualdad o la desigualdad., utilizando sus ingresos públicos para favorecer el

acceso generalizado a la educación y la sanidad.

En el libro se trata muy bien el concepto de Índice del Desarrollo Humano, indicador promovido por el

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Este índice trata de ofrecer una evaluación más

holística del desarrollo humano, al tomar en consideración diversos factores importantes para empoderar a

las personas y ayudarlas a expandir sus capacidades. Tiene en cuenta tres variables, es decir, la esperanza de

vida al nacer, la educación (nivel de alfabetización adulta y nivel de estudio alcanzado) y, finalmente, el PIB

per cápita. El PIB y el IDH están relacionado pero no son lo mismo, ya que hay países con niveles

relativamente bajos de ingreso per cápita pero que tiene un nivel bastante bueno de IDH (gracias a sus

buenos resultados en esperanza de vida y nivel educativo. No cabe duda de que las sociedades deben prestar

atención a la renta per cápita, pero también deberían prestarla a la salud, la inclusión social y la buena

gobernanza. La sociedad saldrán beneficiadas si encuentran modos de promover los valores de la

generosidad, compartir, en lugar del materialismo individualista.

De acuerdo con Sachs, el economista moderno debería ofrecer un diagnostico preciso y eficaz, adaptado a

las condiciones, la historia, le geografía, la cultura y la estructura económica del país en cuestión. El

proporciona unas explicaciones de la pobreza. En primer lugar, hay la trampa de la pobreza, que es cuando

un país es demasiado pobre para realizar inversiones básicas necesarias para comenzar la escalera hacia el

crecimiento económico. En segundo lugar, la pobreza podría ser el resultado de malas políticas económicas.

En tercer lugar, la pobreza podría ser fruto de las insolvencia financiera del gobierno. En cuarto lugar, la

pobreza podría deberse a algún aspecto de la geografía física del país. En quinto lugar, el país puede ser

victima de una mala gobernanza y de la corrupción. Un sexto factor para la persistencia de la pobreza son

las barreras culturales y, finalmente, el ultimo factor es la posición geopolítica, es decir, las relaciones

políticas y de seguridad que mantiene un país con sus vecinos. Por supuesto los problemas no se dan del

mismo modo en cada país y no hay una explicación única para la persistencia de la pobreza extrema. Sachs

identifica dos forma de salir de la trampa de la pobreza. Una es que el gobierno tome prestados los fondos

que necesita para la inversiones publicas, contando con el crecimiento económico futuro para devolver las

deudas. La segunda forma es que gobiernos extranjeros, empresas, fundaciones e instituciones

internacionales ofrezcan asistencia financiera temporal para cubrir las necesidades más urgentes (dicha

“asistencia para el desarrollo”).

En el 4 capitulo, con el intento de explicar por qué unos países se desarrollan mientras otros permanecen en

la pobreza, lleva un examen detallado de la geografía física y de cómo puede contribuir a generar la pobreza.

De hecho, pone en evidencia la importancia por un país de encontrarse cerca de la costa, de puertos o de

grandes ríos, para desarrollar una economía dinámica con una sofisticada división del trabajo y el comercio.

Otro aspecto crucial es la reserva de carbón, más tarde el petróleo y el gas, que han dado un impulso crucial

e indispensable al desarrollo económico mundial. El desarrollo resulta mucho más costoso para los países

que deben importar su fuente primaria de energía que para aquellos que disponen de recursos energéticos

propios. Por un continente como África, que tiene el mayor numero de países sin acceso al mar y a la que

faltan los combustibles fósiles, la energía fotovoltaica podría suponer un gran salto económico. Otro factor

geográfico que marca una gran diferencia en el crecimiento a largo plazo y en el desarrollo sostenible es el

clima. El clima tiene un gran impacto sobre la productividad agrícola, las enfermedades, la disponibilidad o

escasez de agua. Concluyendo, una geografía difícil no impide el desarrollo, pero sí requiere una serie de

inversiones especificas para superar los obstáculos geográficos.

Curiosamente, Sachs afirma que se suele pensar que cuando un lugar es pobre, sus habitantes tiene

reputación de perezosos. Tan pronto como este lugar se vuelve rico, la reputación se invierte. Continua

explicando que las actitudes culturales cambian a lo largo del tiempo, igual que las estructuras económicas.

La cultura es importante para el desarrollo económico, per no es el destino. Las creencias culturales que más

afectan al desarrollo sostenible se encuentras en las actitudes culturales hacia el tamaño de la familia, el nivel

educativo y el papel de las mujeres. De hecho, las elevadas tasas de fecundidad afectan el desarrollo

económico, pues la existencia de una gran población de niños pequeños significa que las familias pobres

tiene muchas dificultades para cubrir las necesidades básicas de todos sus hijos. Los países que ha realizado

una transición de niveles de fecundidad altos a otros más bajos han encontrado en general una ventaja en ello

para el desarrollo económico, mientras que los países con altas tasas de fecundidad han tendido a quedarse

en un desarrollo económico mucho menor. Otra actitud que también afecta a la política y a la economía es de

la sociedad hacia la educación. Algunas sociedades, aun estando en una situación de gran pobreza, dedicaron

grandes esfuerzos a la alfabetización y a la educación, como ha hecho Corea del Sur. Finalmente, otra actitud

es la consideración de la mujer. La igualdad de genero tiene sin duda aspectos políticos, pero la cultura juega

un papel muy importante y, lamentablemente, existen grandes diferencias en el mundo el relación con las

actitudes hacia las mujeres y la igualdad de genero. Pienso que, desgraciadamente no existe una sola

sociedad donde las mujeres no sufren al meno algún tipo de discriminación, no obstante en los ultimo 30

años se haya logrado positivo acerca de sus participación política y económica.

6. Como terminar con la pobreza extrema

El Banco Mundial situá la pobreza extrema en unos ingresos inferiores a 1,25 dólares al día (calculados en

dólares estadounidenses a precios internacionales de 2005). Según Sachs sería mejor establecer la línea de la

pobreza extrema en función de la capacidad de las personas de cubrir sus necesidades materiales básicas, que

incluyen alimento, agua limpia saneamiento, cobijo, acceso a la sanidad, acceso a una educación básica y a

servicios como transporte y energía. De hecho, opino que estas necesidades básicas constituyen el mínimo

imprescindible parala supervivencia y la dignidad humanas.

En el capito 5, el Profesor Sachs explica que si se aplican políticas adecuadas en las regiones donde la

pobreza sigue siendo elevada, cabe prever que se podrá poner fin a la pobreza extrema en el planeta tal vez

para el año 2030 o 2035. Los país pobre con elevada tasa de fecundidad se ven a menudo atrapado en una trampa demográfica. Las familia tiene muchos hijos porque son pobre, per este mismo hecho vuelve mucho

más probable que esto hijos sean pobres de mayores. Dichas sociedades caen en un circulo vicioso en el que

la elevada fecundidad y la pobreza se refuerzan mutuamente. En consecuencia, superar la pobreza es crucial

para da respuesta a la cuestión de elevada fecundidad. Tener muchos hijos no puede proporcionar la

inversión por hijo en términos de capital humano que el hijo necesita para llegar a ser un adulto sano y

productivo.

En mí opinión, la ayuda al desarrollo tiene que ser obligatoria y un imperativo moral para los estados, y que

esté destinada principalmente a los sectores como salud, el bienestar y la cohesión social, agua potable,

educación básica y la educación de clase no se publica ejecutivo. Además, opino que la ayuda tendría que

promover la participación de los beneficiarios a través de coparticipación financiaría, mediante la

colaboración con instituciones microfinancieras y ONG.

Cuantas más personas haya en el planeta, más difícil será reconciliar los objetivos económicos de elevar los

niveles de vida por persona con los limite planetario. Cuanto más rápidamente crezca la población en un país

particular, tanto más difícil será combinar el crecimiento económico, la inclusión social y la sostenibilidad

medioambiental.

7. Conclusiones

Concluyendo, el mundo necesita focalizarse en la lucha contra la pobreza y en el logro del desarrollo

sostenible. Formular objetivos ayuda las personas, las organizaciones y los gobiernos de todo el mundo a

ponerse de acuerdo en un curso unitario de acción.

Los ODS requerirán la participación de múltiple parte interesadas. Será preciso el compromiso y la

implicación directa tanto del sector publico como del sector privado y de la sociedad civil. Pienso que los

limites planetario están tan cerca que es esencial la rapidez de acción y la capacidad de dialogo.

La humanidad se ha vuelto tan numerosa y productiva que hemos cruzado los limites de la capacidad de la

Tierra para albergar vida. Si no modificamos drásticamente esta tendencia, nos enfrentamos a peligros

extraordinario. Además, nuestro consumo continuado de combustible fósiles se traduciría en un enorme

incremento de la frecuencia de las olas de calor, una intensificación de las sequias y las inundaciones,

acompañado ad un ritmo acelerado de extinciones de especies y descensos de la producción agrícola.

Como afirma Sachs, también hay buenas noticias, ya que disponemos de tecnología y precios casa vez más

accesible para la generación de energía solar y eólica, para la mejora de la eficiencia energética y para el

desarrollo de vehículos electicos. Pienso que si elegimos las tecnologías adecuadas podemos mantener el

crecimiento económico sin traspasar los limites planetarios.

Resumiendo, es preciso que tanto los gobiernos como las empresas respondas de sus actos, adoptando un

comportamiento responsable ante sus ciudadanos. Solo podemos reclamar responsabilidades tramite el

principio de transparencia, es decir, solo si sabemos cuales son esas acciones y comportamientos de los

gobiernos y de las empresas. Esto presupone la participación de los ciudadanos y otras partes interesada en la

toma de decisiones.

Hay que tener en cuenta que la generaciones actuales imponen costes sobre la generaciones futuras y por

esto está obligada a pensar en el futuro, para garantizar el bienestar de las generaciones que aún no han

nacido.

El mundo ha logrado grandes avances con los ODM, y ahora comenzamos a ver como podríamos lograrlos

con los ODS. Creo que a pesar del cinismo, la confusión y las miserias políticas que rodean estas cuestiones,

podemos salir adelante sin perder la esperanza.

8. Referencias bibliográficas

• Jeffrey D. Sachs. La era del desarrollo sostenible. Deussto S.A. Ediciones, 2015, Barcelona.

• Tatyana P. Soubbotina. Beyond Economic Growth An Introduction to Sustainable Development. The

World Bank, 2004, Washington, D.C.

• http://www.undp.org/content/dam/undp/library/corporate/brochure/SDGs_Booklet_Web_En.pdf

• http://eur-lex.europa.eu/summary/chapter/environment.html?

locale=it&root_default=SUM_1_CODED%3D20%2CSUM_2_CODED%3D2003

• https://sustainabledevelopment.un.org/resources/sd21

Es muy bueno...!!!
buena informacion
EXCELENTE DOCUMENTO
1-5 de 11
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 17 páginas totales
Descarga el documento