lenguaje, Ejercicios de Psicopedagogía. Universidad de Málaga (UMA)
crison-2
crison-2

lenguaje, Ejercicios de Psicopedagogía. Universidad de Málaga (UMA)

9 páginas
6Número de visitas
Descripción
Asignatura: Procesos Psicologicos Basicos, Profesor: Almudena Callejo, Carrera: Psicopedagogía, Universidad: UMA
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 9
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 9 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 9 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 9 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 9 páginas totales
Descarga el documento
Microsoft Word - 3Lectura_Acceso_Lexico_2013

Reconocimiento visual de la palabra: Teorías y resultados. Stephen J. Lupker

(M. J. Snowling y Ch. Hulme: The science of reading. Blackwell Pub. 2005). ¿Qué es el reconocimiento de palabras? Al menos antes de que apareciera el modelo conexionista de  lectura de Seidenberg y McClelland  (1989),  se pensaba que el  reconocimiento de palabras era un  proceso que iba de la palabra impresa a la selección de un único ítem almacenado en la memoria léxica.  Así, el reconocimiento de palabras era casi sinónimo de términos como “acceso  léxico” o selección  léxica”.  Tal  definición,  por  supuesto,  asume  que  las  palabras  están  representadas  como  entradas  léxicas en  la memoria. El modelo de Seidenberg y McClelland niega explícitamente  la existencia de  tales  representaciones,  argumentando  en  su  lugar  que  las  representaciones  están  distribuidas  en  grupos de unidades de procesamiento subsimbólico. En la medida en que estos modelos han tenido  éxito, han forzado a los teóricos a contemplar la posibilidad de que algunas de las hipótesis acerca de  la arquitectura del sistema de reconocimiento de palabras deberían ser modificadas.  Algo que parece ser un aspecto igualmente importante del modelo de Seidenberg y McClelland (1989)  es que contiene un esbozo de cómo debería integrarse la semántica en el sistema de reconocimiento  de palabras. Es decir, se asume que la información semántica no se representa de forma diferente a  otros  tipos  de  información  (p.e.  la  ortográfica  o  la  fonológica)  y  se  asume  que  todas  estas  representaciones mentales  siguen  las mismas  reglas  de  activación.  De  este modo,  este modelo  representa lo que definiré como el primer modelo completo de reconocimiento de palabras. Esto es  un elemento crucial porque, como se defenderá en este capítulo  (véase  también Balota, Ferrara y  Connor, 1991), cualquier modelo satisfactorio de reconocimiento de palabras necesitará disponer de  un mecanismo para explicar el impacto de la semántica, es decir tanto del contexto semántico en el  que la palabra es procesada como de los rasgos semánticos de la palabra en sí misma (Whaley, 1978).    Contexto Histórico La mayor parte de los modelos iniciales de reconocimiento de palabras (p.e., Gough, 1972; Massaro,  1975; Morton, 1969; Smith y Spoehr, 1974; Theios y Muise, 1977) se basaban en dos hipótesis. Primero,  el sistema de procesamiento de  la  información  incluye una serie de estadios de procesamiento que  trabajan de modo serial, sin solaparse. La información fluye únicamente en un sentido, esto es, hacía  adelante, a través del sistema y, además, cada estadio debe ser finalizado antes de iniciarse el siguiente.  El término “umbral” se utiliza para referirse a la idea de que cada estadio debe comenzarse antes de  que se inicie el siguiente.   La idea es que un estadio sólo está preparado para pasar información al siguiente estadio cuando la  activación  del  estadio  inicial  alcanza  un  determinado  umbral.  Por  el  contrario,  los modelos  que  proponen  que  la  información  pasa  entre  estadios  tan  pronto  como  se  activa  la  información  se  denominan “en cascada” (McClelland, 1979). La segunda idea es que el reconocimiento de palabras es  un  sistema autónomo, esto es,  trabaja  sólo  con  la  información almacenada en él, en  concreto,  la  información a la que se puede llamar información léxica (Forster, 1981). (El modelo de Theios y Muise,  1977 de la figura 3.1, es un ejemplo típico de este tipo de modelo).  Aún  a  riesgo  de  sobregeneralizar,  estos modelos  propusieron  que  inicialmente  existe  un  proceso  basado en la percepción que conduce a la activación de unidades subléxicas (generalmente letras). La  activación de estas unidades subléxicas permite la formación de alguna clase de código “preléxico”.  Este código activa aquellas palabras (es decir unidades léxicas) que son más o menos consistentes con  ellas.  Finalmente,  una  de  esas  unidades  es  seleccionada,  o  se  accede  a  ella.  Sólo  en  este  punto  comienza el significado a ser activado. La hipótesis específica de que la activación del significado sigue  estrictamente a la selección léxica se conoce como hipótesis de “la forma primero” (Forster y Hector,  2002). 

   

Un problema importante al que estos primeros modelos se tenían que enfrentar era explicar  por qué se observa frecuentemente el efecto de la información de alto nivel1 sobre el procesamiento  de bajo nivel2. El  clásico ejemplo es el del efecto de  la  superioridad de  la palabra  (Reicher, 1969;  Wheeler,  1970).  El  efecto  de  la  superioridad  de  la  palabra  se  refiere  al  hecho  de  que  las  letras  (información de bajo nivel) se  reconocen con mayor precisión cuando se presentan dentro de una  palabra que cuando se presentan formando no palabras. La tarea experimental implica la presentación  rápida  de  una  cadena  de  letras  generalmente  seguida  de  una máscara  con  el  fin  de  dificultar  la  percepción. Se marca una letra sobre la que hay que informar. Para evitar que los participantes hagan  conjeturas que puedan influir en su respuesta, se presentan dos alternativas sobre la identidad de la  letra marcada en cada ensayo. Si la cadena de letras ha sido un palabra, ambas alternativas podrían  generar una palabra (p.e. si  la palabra ha sido BATÍN y se ha pedido que se  informe sobre  la última  letra,  la  alternativa  puede  ser  N  ó  R).  Si  la  cadena  de  palabras  ha  sido  una  no  palabra,  ambas  alternativas crearían una no palabra (p.e., VCRDN con N o R como alternativas para la posición final).  El resultado habitual es que la ejecución es mejor en la condición de palabra que en la condición de no  palabra  (e.g.,  Johnston  y McClelland,  1973; Maris,  2002;  Paap,  Chun,  y  Vonnahme,  1999;  Paap,  Newsome, McDonald, y Schvaneveldt, 1982).  El problema de  los modelos basados en  los principios de autonomía y de umbral es obvio. ¿Cómo  puede la existencia de una representación mental de una palabra (es decir, una unidad léxica) influir  en el procesamiento de la información de la letra si no se accede a la representación mental hasta que  se ha determinado la identidad de la letra en cuestión? ¿Es preciso hacer cambios en la arquitectura  funcional de estos modelos para explicar estos hallazgos o es sólo necesario cambiar alguno de  los  supuestos  del modelo? O,  ¿pueden  explicarse  estos  efectos  en  términos  de  algún  proceso  (p.e.,  decisión) que no  se describe en el modelo? Parece  claro que  la presión ejercida por este  tipo de  preguntas llevó a la explosión de la investigación sobre el reconocimiento de palabras de la que hemos  sido testigos desde inicios de los años 1970. (Para una discusión de los trabajos de reconocimiento de  la palabra auditiva véase Norris, McQueen, y Cutler, 2000). 

1 Según los modelos la información está organizada verticalmente situándose en el nivel más bajo la información ortográfica o la fonológica, la léxica y la semántica en el nivel más alto. N.T. 2 Se refiere a información que es procesada en los estadios iniciales o estadios anteriores, p.e. información sobre los rasgos del estímulo, en este caso ortográfica o fonológica . N.T.

  Los efectos básicos  Aunque un modelo completo de reconocimiento de palabras necesitará dar cuenta de un conjunto  extenso de efectos, en el momento actual, es prematuro esperar que un modelo lo consiga. Algunos  efectos resultarán ser producto de la tarea y, por tanto, poco informativos acerca de la naturaleza del  sistema  de  reconocimiento  de  palabras  por  sí  mismo.  Otros  sólo  aparecerán  en  determinadas  ocasiones por  lo que su  impacto sobre  los modelos de procesamiento serán  limitados. ¿Cuáles son  entonces los fenómenos básicos que los modelos deberían atender? Claramente, la lista es subjetiva.  El principal criterio para su inclusión es la replicabilidad y la probabilidad de que el fenómeno refleje  la arquitectura básica del sistema de reconocimiento de palabras. Este segundo criterio parece ser  especialmente desafiante. Para tres de  los cuatro fenómenos que se citan más adelante, existen ya  argumentos  en  la  literatura  que  indica  que  estos  fenómenos  surgen  fuera  del  sistema  de  reconocimiento de palabras.    El efecto de la superioridad de la palabra. A partir de la literatura, un fenómeno que obviamente hay  que incluir es el de la superioridad de la palabra (Reicher, 1969; Wheeler, 1970). Conviene hacer notar  que, no obstante, algunos investigadores han defendido que este efecto puede estar más relacionado  con la fonología que con el procesamiento léxico (p.e., Hooper y Paap, 1997; Maris, 2002).   Contrariamente al efecto de la superioridad de la palabra, los tres efectos siguientes surgen en tareas  en las que se pide una respuesta rápida, esto es, tareas en las que los participantes son instruidos para  responder  tan  rápida  y  correctamente  como  sea posible  y  la  latencia de  respuesta es  la principal  variable dependiente. Las dos tareas principales son el nombrado o denominación (naming), en la que  los participantes tienen que pronunciar una palabra presentada en la pantalla, y la decisión léxica, en  la que los sujetos tienen que decidir si una secuencia de letras es una palabra de la lengua (GATO vs  GOTO).   El efecto de  la  frecuencia de  la palabra. El  segundo  fenómeno es el efecto de  la  frecuencia de  la  palabra (Becker, 1976; Forster y Chambers, 1973; Monsell, 1991; Monsell, Doyle, y Haggard, 1989). Se  responde más rápidamente a las palabras que se han visto con más frecuencia. De nuevo, sin embargo,  este efecto es controvertido. Balota y Chumbley (1984) han defendido que es un fenómeno de decisión  y,  por  tanto,  tiene  poco  que  ver  con  el  sistema  de  reconocimiento  de  palabras.  Es más,  algunos  investigadores (e.g., Morrison y Ellis, 1995) han sugerido que los fenómenos de frecuencia observados  al menos parcialmente se deben a la confusión entre frecuencia y edad de adquisición (las palabras  aprendidas a edades tempranas se procesan más rápidamente y debido al hecho de que las palabras  de alta frecuencia se suelen aprender a edades tempranas, el efecto de  la frecuencia puede ser en  cierto grado un efecto de la edad de adquisición.    El  efecto de  priming  semántico.  El  tercer  fenómeno  es  el  efecto de  priming  semántico  (Meyer  y  Schvaneveldt,  1971;  véase  Neely,  1991,  para  una  revisión).  La  tarea  experimental  implica  la  presentación de dos palabras. La primera, el prime proporciona un contexto. Generalmente, no se  requiere respuesta para el prime. La segunda palabra, el target u objetivo, exige su nombrado o una  respuesta de decisión  léxica.  Se  responde más  rápidamente  a  los  targets  (p.e.  PERRO) que  están  relacionados con el contexto semántico ofrecido por el prime (p.e., GATO) que a los que no lo están  (p.e. ENFERMERA), aunque existe alguna controversia sobre si todos los tipos de contexto semántico  (p.e.  categoría,  antónimo)  producen  efectos  de  priming  (Lupker,  1984;  Shelton  y Martin,  1992;  Williams, 1996). También conviene señalar que existe un acuerdo general en que al menos algunos de  los efectos de priming observados  se deben a procesos externos al  sistema de  reconocimiento de  palabras.   El efecto de priming de repetición enmascarado. El cuarto y último fenómeno es el efecto de priming  de repetición enmascarado (Evett y Humphreys, 1981; Forster y Davis, 1984). En la técnica de priming  enmascarado, una palabra prime se presenta brevemente seguida inmediatamente por un target en  la misma posición física de la pantalla del ordenador. La presentación del prime y del target de este 

modo hace que el target enmascare al prime de tal modo que los participantes suelen informar de que  sólo se ha presentado el targetPrime y target se presentan en diferentes tipos de letra de modo que  haya  poco  solapamiento  gráfico  entre  ellos  (p.e.  perro‐PERRO).  Se  responde  a  los  targets  más  rápidamente cuando prime y target corresponden a la misma palabra.  Existen  algunos  fenómenos  notables  por  su  ausencia  en  la  lista  anterior. Algunos  están  ausentes  porque forman el núcleo de la discusión sobre la interacción (p.e. el efecto de la ambigüedad, el efecto  de homofonía). Otros están ausentes porque  la estabilidad del efecto está  todavía por demostrar.  Entre estos están el efecto de vecindad y el efecto de priming de la forma. La vecindad de una palabra  se define como todas las palabras que comparten letras en todas excepto en una posición (Coltheart,  Davelaar, Jonasson, y Besner, 1977). Así, la palabra CASA tiene como vecinos CARA, CAMA, COSA, CAVA,  entre otras. Diversos  investigadores han  informado de que  las palabras con grandes vecindarios se  procesan más  rápidamente que  las que  tienen vecindarios pequeños  (Andrews, 1992; 1997; Sears,  Hiño, y Lupker, 1995; aunque véase Forster y Shen, 1996, y Grainger, 1990). Además, un número de  investigadores  han  mostrado  que  las  palabras  sin  vecinos  de  alta  frecuencia  se  procesan  más  rápidamente que aquellas con vecinos de alta  frecuencia  (Grainger, 1990; Grainger y  Jacobs, 1996;  Grainger, O'Regan, Jacobs, y Segui, 1989, aunque véase Sears, et al., 1995; Sears, Lupker, y Hino,1999;  y Siakaluk, Sears, y Lupker, 2002).  El priming de forma se refiere al priming producido cuando prime y target tienen una forma similar  (mesa‐MASA). Aunque parece probable que los efectos de priming de forma existan, las condiciones  experimentales bajo  las que  éste  se  produce  son  todavía poco  claras  tanto  en  experimentos  con  priming enmascarado (Forster, Davis, Schoknecht, y Carter, 1987; Segui y Grainger, 1990) como con  no enmascarado (Colombo, 1986; Lupker y Colombo, 1994; Martin y Jensen, 1988). Otros efectos están  ausentes porque parecen restringirse a  la tarea de denominación (p.e.  la regularidad o  la  longitud).  Estos efectos no parecen representar características del sistema de reconocimiento de palabras per se  y  se  enmarcarían  mejor  en  una  discusión  sobre  los  procesos  implicados  en  la  denominación.  Finalmente, hay un grupo de efectos que se basan en respuestas a no palabras en la tarea de decisión  léxica, tales como la del efecto de legalidad de la no palabra3 (Rubenstein, Lewis, y Rubenstein, 1971a;  Stanners y Forbach, 1973), el efecto del pseudohomófono (Coltheart et al., 1977; Dennis, Besner, y  Davelaar, 1985), y el efecto del tamaño del vecindario de la no palabra (Coltheart et al., 1977).  Los Modelos    Modelos de búsqueda    El modelo de cajasLos modelos de búsqueda representan bien el modo en que se puede construir un  modelo basándose en el supuesto del procesamiento autónomo y sujeto a umbral. De acuerdo con los  modelos de búsqueda,  los  lectores reconocen una palabra comparando un código preléxico con un  conjunto de códigos  léxicos hasta que se obtiene el emparejamiento. La búsqueda no se realiza en  toda  la memoria  léxica,  sino  que  algunos  procesos  designan  la  sección  de  la memoria  léxica  que  constituye un área óptima de búsqueda y  la búsqueda se reduce a éste área. El modelo que mejor  ejemplifica esta idea es el modelo de Forster (1976; 1989).    De acuerdo con el modelo de Forster (1976), el sistema léxico implica tres archivos periféricos y uno  central, cada uno de ellos contiene información sobre las palabras de nuestro léxico. Los tres archivos  periféricos están basados en la ortografía, la fonología y la semántica y cada uno de ellos sirve como  medio de acceder a las palabras en el archivo central en el que se almacena toda la información sobre  la  palabra.  Es  importante  para  el  reconocimiento  de  la  palabra  visual  centrarse  en  el  archivo  ortográfico en el que cada palabra de nuestro léxico contiene una entrada (esto sirve para los otros  dos archivos periféricos). En cada entrada en el archivo ortográfico hay dos elementos, un código de 

3 El grado en que una secuencia de letras cumple las reglas de la lengua. Una no palabra legal en español sería MIVO porque la secuencia de letras podría constituir una palabra. Sin embargo, VADKR no cumple las reglas, por tanto no es legal.

acceso ortográfico, que es una descripción de las propiedades ortográficas de la palabra y un puntero  de localización de dicha palabra en el archivo central.    Cuando  se ve una palabra, el proceso perceptivo  convierte esa palabra en un  código preléxico de  formato  compatible  con  los  códigos  de  acceso  en  el  archivo  ortográfico.  Se  inicia  entonces  una  búsqueda en el archivo ortográfico comparando el código preléxico con  los códigos ortográficos de  acceso. Como se puede notar, esta búsqueda se restringe a una sección del archivo ortográfico. Más  concretamente, el archivo ortográfico se organiza en cajas que contienen códigos similares de acceso  ortográfico. Así, por ejemplo,  las palabras CAL y CAN probablemente estarán en  la misma caja. En  esencia, la búsqueda se restringe a la caja que con mayor probabilidad contendrá la palabra que se ha  visto.    La idea de cajas se puede entender mejor si se establece un paralelismo parcial con la búsqueda en un  diccionario. Cuando se usa un diccionario, se miran las palabras de la parte superior de cada página y  sólo se revisan las palabras contenidas en esa página si es probable que la palabra buscada aparezca  en ella (p.e. es muy probable que la palabra COMETA esté en las páginas con el encabezado COMEDIA‐ COMETIDO). Cada caja es como una página del diccionario y el lector va directamente a la caja que con  mayor probabilidad contendrá la palabra vista. Sin embargo, el paralelismo no es perfecto ya que las  palabras en la caja no se ordenan alfabéticamente, como en la página de un diccionario, sino en un  orden descendente de frecuencia. Así, las entradas de la caja se revisan en este orden de frecuencia  descendente.    Si la búsqueda en la caja designada da como resultado un emparejamiento con una de las entradas, la  localización de la entrada se marca mientras la búsqueda continua buscando otros emparejamientos.  Si el emparejamiento es suficientemente seguro, la entrada se abre y se utiliza el puntero para acceder  a la entrada de la palabra en el archivo central. Este proceso inicia un segundo análisis, conocido como  comprobación  “post‐acceso” que  compara  las propiedades del estímulo  con  las propiedades de  la  palabra en el archivo central. Si esta comparación es exitosa, la palabra se habrá reconocido con éxito.  Nótese  también que  si ninguna de  las palabras de  la caja  se  reconocen en  la búsqueda  inicial,  los  emparejamientos próximos que han sido marcados, pero cuyas entradas no han sido abiertas, serán  entonces evaluados (Forster, 1989; Forster, Mohan, y Hector, 2003).    En  cuanto  a  los  cuatro  efectos  básicos,  el modelo  no  tiene  dificultad  para  explicar  el  efecto  de  frecuencia y el efecto de repetición enmascarada. El procesamiento más rápido de las palabras de alta  frecuencia es consecuencia directa del hecho de que se busca en las cajas en orden descendiente de  frecuenta.  El  priming  de  frecuencia  enmascarado  sucede  porque  el  prime  inicia  el  proceso  de  reconocimiento de la palabra y, si el target es una repetición del prime, su procesamiento ya ha sido  iniciado. En concreto, asume que el prime empieza a abrir la entrada correcta en el archivo ortográfico.  Así, el tiempo de apertura de la entrada se reduce, produciendo un procesamiento más rápido. Por el  contrario, el modelo no tiene ninguna forma obvia de explicar el efecto de superioridad de la palabra.    El otro  fenómeno, el priming semántico, puede explicarse en  términos de referencia cruzada en el  archivo central, al menos de acuerdo con la versión original del modelo (Forster, 1976). Las entradas  de palabras semánticamente relacionadas están directamente vinculadas en el archivo central. Como  resultado, el chequeo post‐acceso de  las propiedades de GATO en relación con  las propiedades del  estímulo puede comenzarse sin preocuparse del proceso de búsqueda.    Esta propuesta concerniente al impacto (limitado) de la semántica en el proceso de reconocimiento  de la palabra tiene diversas implicaciones. Una es que, ya que las palabras primadas semánticamente  no se integran en el proceso de búsqueda, no debería darse el efecto de frecuencia en esas palabras  De hecho, Becker (1979) ha demostrado que el efecto de la frecuencia es menor cuando las palabras  se  priman  semánticamente.  Una  segunda  implicación  es  que  los  efectos  del  priming  semántico  deberían existir sólo cuando se acceda con éxito a  las entradas prime en el archivo central. Así,  los  efectos del priming semántico de los primes enmascarados con el fin de evitar el reconocimiento son 

problemáticos para el modelo (e.g., Carr, McCauley, Sperber, y Parmelee, 1982; Fischler y Goodman,  1978; Hines,  Czerwinski,  Sawyer,  y Dwyer,  1986; Marcel,  1983).  Finalmente,  el modelo  no  puede  explicar los efectos semánticos en el reconocimiento de palabras a excepción de los efectos del priming  semántico. Tal como se discutirá más adelante, hay diversos efectos de este tipo.    Modelos de activación    Modelo de activación interactiva. Los modelos de activación representan el otro extremo del continuo  de los modelos de búsqueda en términos de procesamiento en cascada vs autónomo. El modelo de  activación predominante es el modelo de activación  interactiva de McClelland y Rumelhart  (1981).  Este modelo representa  la primera  implementación real de  los procesos de activación e  inhibición.  También forma el núcleo de una serie de otros modelos que aparecen en la literatura (e.g., Coltheart,  Hastie, Perry, Langdon, y Ziegler, 2001; Grainger y Jacobs, 1996).    El modelo de activación interactiva estaba especialmente destinado a ser un modelo que explicase los  efectos de  información  de  alto nivel  sobre  los  de  bajo nivel, más  concretamente,  el  efecto de  la  superioridad  de  la  palabra.  En  el modelo,  existen  tres  niveles  de  representación:  rasgos,  letras  y  palabras. Cuando el procesamiento comienza, hay un flujo ascendente continuo de activación que va  desde el nivel de representación de rasgos a la representación de las letras y al nivel de representación  de la palabra, así como un flujo descendente desde el nivel de representación de la palabra al nivel  inferior  de  representación  (activación  hacia  atrás  feedback  activation).  Hay  también  un  flujo  de  inhibición desde las representaciones al mismo nivel. La selección léxica se logra cuando la activación  de una representación léxica sobrepasa un umbral (véase la figura 3.2. para una descripción gráfica del  modelo de activación interactiva).    Según afirman McClelland y Rumelhart (1981) (véase también Rumelhart y McClelland, 1982) este tipo  de sistema puede dar cuenta del impacto de representaciones de alto nivel sobre los niveles más bajos  y, por tanto, puede explicar el efecto de superioridad de la palabra. Puede también explicar el efecto  de frecuencia de la palabra debido al hecho de que los niveles de activación en estado de reposo de  las  representaciones  a  nivel  de  la  palabra  dependen  de  la  frecuencia.  Así,  una  vez  activadas,  las  representaciones de palabras de alta frecuencia alcanzarán su umbral de activación con mayor rapidez  que  las  representaciones  de  palabras  de  baja  frecuencia.  Los  efectos  de  priming  de  repetición  enmascarado se explican en términos de activación residual de las representaciones de las palabras  como resultado de  la breve exposición al prime enmascarado. El modelo también puede explicar el  efecto del prime semántico así como los debidos a los aspectos semánticos de la palabra misma, por  ejemplo,  el  hecho  de  que  las  palabras  imaginables  reciben  respuestas  más  rápidas  que  las  no  imaginables en la tarea de decisión léxica (e.g., Bleasdale, 1987; de Groot, 1989; James, 1975; Kroll y  Merves, 1986). Estos efectos se deben al impacto del input de alto nivel (p.e. información semántica)  sobre  las  representaciones  a  nivel  de  la  palabra  a  través  de  la  activación  de  retroceso  (feedback  activation).    La propuesta de un sistema completamente interactivo como el del modelo de activación interactiva  ha tenido sus críticas (e.g., Massaro, 1988; Paap et al., 2000). Sin embargo, muchos de  los que han  desarrollado un modelo han encontrado atractiva la idea de la interacción. En el modelo en cascada  de doble ruta (Coltheart et al., 2001), por ejemplo, el sistema básico de activación interactiva se usa  para describir la actividad de la primera parte del modelo de ruta léxica. El modelo también tiene varias  estructuras adicionales. En concreto, el sistema contiene  representaciones a nivel de  la palabra. El  “léxico ortográfico de input” está directamente vinculado a un  léxico fonológico de output. El léxico  fonológico  de  output  contiene  códigos  fonológicos  de  las  palabras  conocidas  por  el  lector  y  está  vinculado  al  sistema de  fonemas que  permite  el  traspaso  a  los  códigos  fonológicos  al  habla. Hay  también una segunda ruta en el modelo, la “ruta no léxica” que conecta las representaciones a nivel  de  la  letra  directamente  al  sistema  de  fonemas.  Finalmente,  hay  un  sistema  semántico  que  indirectamente conecta el léxico de input ortográfico y el léxico fonológico de output (veáse Coltheart,  en  este  volumen para una discusión).  En  teoría,  este  sistema, mediante operaciones de  feedback 

ofrece un medio de explicar  tanto  los efectos de priming semántico como  los efectos debidos a  la  propia naturaleza semántica de la palabra.    ‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐‐    Procesamiento léxico semántico durante la comprensión del lenguaje.  Moss, H.E. y Gaskell, M. G. (1999). Lexical semantic processing during speech comprehension.  In S. Garrod y M.J. Pickering. (Eds). Language processing. East Sussex, UK.: Academic Press. (59‐ 63). 

  INTRODUCCIÓN 

Con  el  fin  de  comprender  el  lenguaje  hablado,  el  oyente  debe  ser  capaz  de  identificar  la  secuencia de  las palabras en  la cadena de habla y acceder a diversos  tipos de  información  acerca de cada una de esas palabras en el lexicón mental, lo que hace posible interpretarlas  y combinarlas con otras palabras para construir una representación de  la emisión. Los tipos  de información que son accesibles mediante el acceso léxico incluyen, al menos, la estructura  morfológica, la estructura sintáctica y el significado. En el este capítulo, nos centraremos en  el  último,  el  proceso mediante  el  que  se  accede  a  los  significado  de  las  palabras,  o  a  su  representación  semántica,  según  las  oímos,  procesos  que  constituyen  el  núcleo  de  la  comprensión del lenguaje. 

Nuestro estudio de la activación de significados mediante palabras habladas debe tener  en  cuenta  las  características  temporales  específicas  del  habla.  Las  palabras  deben  ser  reconocidas  rápida  y  eficientemente  –a  una  tasa  de  varias  palabras  por  segundo  en  el  lenguaje normal– debido a que la señal decae rápidamente y la información acústica de cada  palabra es inmediatamente encubierta por la palabra siguiente (Crowther y Morton, 1969). La  señal de habla es  también  inherentemente variable, que  la  realización de  la mayor parte de  los  segmentos sonoros varíe en función del contexto fonológico y del sonido ambiental es  la norma  más que la excepción (Repp, 1978; Warren y Marslen‐Wilson, 1987). El habla es además continua  y,  por  tanto,  la  segmentación  es  una  cuestión  fundamental:  cómo  podemos  reconocer  cuando  termina una palabra y la otra comienza (p.e. Cutler y Norris, 1988). En todos estos aspectos, el  lenguaje hablado difiere del escrito ya que la señal es clara, menos variable y permanece a la  vista  tanto  tiempo  como  el  lector  desee  y  las  fronteras  de  las  palabras  están  convenientemente marcadas por espacios en blanco. Así, aunque asumamos que el objetivo  del acceso léxico es el mismo, tanto si el input es hablado como si es escrito, (o incluso Braille  o  lenguaje de signos), el proceso de que va del sonido al significado puede diferir en modos  fundamentales  del  que  va  del  texto  al  significado,  especialmente  en  términos  del  curso  temporal y del número de palabras competidoras activadas (véase Holcomb y Anderson, 1993). 

El estudio de  los procesos por medio de  los cuales se activan  los significados de  las palabras  establece un puente entre dos tipos de conocimiento de la investigación psicolingüística. Por una  parte,  se  han  desarrollado  numerosos  modelos  de  comprensión  de  la  palabra  hablada.  Sin  embargo, estos modelos están principalmente interesados por el modo en que la señal de habla  activa las representaciones de la forma léxica más que en el acceso a los significados de la palabra.  Otra área de investigación se ha centrado en la interpretación de las palabras en el contexto del  discurso  (p.e.  Garrod  y  Sanford,  1981).  Tales  estudios  no  abordan  la  cuestión  de  cómo  los  significados se hacen  inicialmente disponibles para  la  interpretación y  la combinación. Estas  dos áreas de  investigación se han desarrollado generalmente de forma separada  la una de  la  otra y uno de  los propósitos de este capítulo es aunar  la  investigación que proporciona una  base para una mayor integración de los dos tipos de conocimiento. 

 

MARCO TEÓRICO 

Modelos de reconocimiento de la palabra hablada 

Antes de comenzar la discusión de cómo se accede a los significados de las palabras durante  el habla, necesitamos  examinar brevemente  la naturaleza del  reconocimiento de  la palabra  hablada  en  general.  La  mayoría  de  los  modelos  actuales  describen  el  proceso  de  reconocimiento de la palabra hablada en términos de activación de unidades de procesamiento  dentro  del  almacén mental  o  “lexicón”.  Cada  unidad  de  procesamiento  corresponde  a  una  palabra específica en el vocabulario. La activación de una unidad de procesamiento aumenta  en función del grado de acuerdo entre su forma fonológica y la señal de habla de entrada. En  cierto momento, una de las unidades de procesamiento alcanzará el nivel crítico de activación,  permitiendo  así  que  esa  palabra  sea  reconocida.  En  estos modelos,  habrá  una  fase  inicial  durante la que muchas palabras del lexicón constituyen un candidato potencial para el input y,  por  tanto, muchas  unidades  de  procesamiento  se  activarán  simultáneamente.  Todas  estas  palabras serán candidatas para el reconocimiento y la competición entre ellas se resolverá tan  pronto  como  se  escuche otro  input de habla, que  continuará  asociándose  a otras palabras,  incrementándose  así  su  activación,  pero  también  permitirá  desechar  otras  palabras,  reduciendo  de  este modo  su  activación,  y  permitiendo  que  ésta  decaiga  (e.g.  Luce, Pisoni  y  Goldinger, 1990; Marslen‐Wilson, 1987; McClelland y Elman, 1986; Norris, 1994). El Modelo Cohorte  (Marslen‐Wilson, 1987; Marslen‐Wilson y Welsh, 1978), que quizás ha  sido el más  influyente,  propone que  se activa un conjunto de candidatos  (cohorte) a partir de aproximadamente  los  primeros 100‐150 ms de input de habla. Esta cohorte inicial está compuesta por todas aquellas  palabras cuyo inicio es consistente con el input acústico. Según el habla continúa, las palabras  que siguen coincidiendo con el input se continúan activando, mientras que las que no coinciden  experimentan  una  rápida  caída  del  nivel  de  activación.  En  cierto  momento  el  input  es  consistente con sólo una de  las palabras candidatas (punto de reconocimiento) y esta palabra  será reconocida. Por ejemplo, según se oye el input de habla /ta/, se activará una cohorte inicial  de  palabras  que  incluyen  este  fragmento,  taba;  tabacalera;  tabaco;  tabanco;  tábano;  tabardo;  tabarra; tabasco; taberna; tabernáculo; tabernera; tabique, tabú; tamaño, tanino, taoísmo, tapa, etc.mientras que la activación de candidatos no coincidentes (tramo, trena o trek) empezará a decaer  rápidamente. Entonces, cuando se escucha la [o] sólo la palabra taoísmo continúa coincidiendo  y puede ser reconocida en este momento. Para muchas palabras el punto de reconocimiento se  alcanzará antes de que se haya oído toda la señal acústica (como es el caso de taoísmo4, aunque  no siempre ocurre esto, especialmente en el caso de los monosílabos, y será necesario el contexto  posterior para la identificación (e.g. Bard, Shillcock, y Altmann, 1988). 

Aunque estos modelos hacen predicciones detalladas acerca de qué palabras serán activadas  en  un  momento  determinado  de  duración  de  una  palabra,  éstas  son  principalmente  predicciones  acerca  de  la  activación  y  de  la  identificación  de  las  forma  fonológica  de  las  palabras, más que el acceso a  la  información semántica. Por ejemplo, en el TRACE  los niveles  más altos de representación consisten en nodos correspondientes a cada palabra en el lexicón  del  modelo,  pero  estas  simplemente  identifican  la  palabra  como  una  forma  fonológica  específica, más que su(s) significado(s). En general, estos modelos no se preguntan cuándo se  accede al  significado de una palabra durante el proceso de  reconocimiento. No obstante, el  modelo Cohorte hace una propuesta crucial acerca del acceso a los significados de una palabra:  que hay una activación temprana de múltiples representaciones semánticas (Marslen‐Wilson,  1987). Lo que esto significa es que  los significados de todas  las palabras de  la cohorte  inicial  empiezan a estar activos en paralelo, tan pronto como se han oído  los primeros 100‐150 ms  de la palabra. Así, por ejemplo, al oír la secuencia inicial /ta/ el significado de taba; tabacalera;  tabaco; tabanco; etc. empezará a activarse, así como sus formas fonológicas. Esta es una premisa  esencial para uno de los principales supuestos del modelo, que cuando se oye una palabra en el  contexto,  los  límites  semánticos  impuestos  por  la  oración  interactúan  con  el  proceso  de  reconocimiento de la palabra para permitir que la palabra sea seleccionada más rápidamente que  4 Taoísmo es una palabra que en español sólo tiene un vecino (taoísta) por tanto se alcanza el punto de  unicidad o de reconocimiento tempranamente. Compárese con la palabra casa que tiene un vecindario amplio:  cala, cama, cata, cava, y numerosas palabras que cuyo inicio coincide: casaca, casación, casadero, casado,  casal, casamentero, casamiento, casanova, casar, cascabel, etc.  

cuando  la misma palabra se escucha en aislamiento. Para que esto sea posible, se deben hacer  accesibles los significados de las palabras del grupo de candidatos de modo que se pueda evaluar  con  el  contexto  previo.  Cualquier  tipo  de modelo  interactivo  de  activación  debe  sostener  un  supuesto  semejante  con el  fin de que el  contexto  tenga un efecto  temprano en el proceso de  reconocimiento de  la palabra. Esto contrasta con enfoques en  los que  la  información semántica  sólo  se hace  accesible para el  candidato  correcto después de que  se ha  reconocido,  tal  como  ocurre en el Modelo de Búsqueda de Forster, en el que el significado de una palabra se busca en  el archivo principal sólo después de que ha sido identificada como elemento único basándose en  su  ortografía  (Forster,  1976)  y  el  modelo  Logogén  de  Morton,  en  el  que  una  unidad  de  procesamiento tiene que alcanzar un umbral antes de que se acceda a su significado (Morton, 1969).    ¿QUÉ ES?  ¿Cuál es la naturaleza de la información semántica que se hace disponible cuando se oye una palabra?  La cuestión de cómo se representan  los significados en nuestras mentes ha  interesado a  lingüistas,  filósofos y psicólogos durante siglos y ha generado un nutrido cuerpo de debate e investigación (e.g.  Locke, 1690/1981; Lyons, 1977). Casi todas las teorías de representación semántica comparten la idea  de que el significado de las palabras es componencial, es decir, están compuestos de una colección de  rasgos  semánticos  o  atributos, más  que  constituir  unidades  no  analizables.  La mayor  parte  de  la  evidencia psicológica apoya el supuesto de componencialidad y aquí asumiremos que es correcto. El  debate más relevante ha tenido lugar entre las teorías “clásicas” del significado de la palabra para las  que  el  lexicón  contiene  sólo  la  información más  específica,  es  decir  las  condiciones  suficientes  y  necesarias para aplicar el significado de una palabra (p.e. soltero se representa mediante rasgos como  [‐Humano, ‐masculino, +adulto, +no casado] y nada más: Katz, 1972), y teorías en las que el significado  de la palabra es un conjunto más rico de información que incluye características típicas así como rasgos  definitorios.  En  la  visión  clásica  hay  una  clara  línea  divisoria  entre  el  significado  de  una  palabra  almacenado en el léxico mental y otra información enciclopédica que reside fuera del lexicón y forma  parte del almacén de conocimiento general.    Preguntas   

1. ¿Qué es el “reconocimiento de la palabra"?  2. ¿Por qué se dice que el procesamiento léxico es igual para el lenguaje escrito y hablado 

cuando la señal es tan diferente?  3. Señala tres características de los modelos seriales o autónomos  4. ¿Por qué es un problema para los modelos autónomos el que las unidades de alto nivel 

influyan en las de bajo nivel?  5. Señala tres características de los modelos interactivos.  6. ¿A qué problemas se enfrentan los modelos interactivos?  7. ¿Qué es el prime? ¿Cómo funciona?  8. ¿Cuáles son los fenómenos básicos que deben explicar los modelos de reconocimiento de 

palabras?  9. ¿Por qué tienen que explicar esos fenómenos?  10. ¿Por qué es necesario explicar la influencia del significado? 

   

Taoísmo es una palabra que en español sólo tiene un vecino (taoísta) por tanto se alcanza el punto de unicidad  o de reconocimiento tempranamente. Compárese con la palabra casa que tiene un vecindario amplio: cala,  cama, cata, cava, y numerosas palabras que cuyo inicio coincide: casaca, casación, casadero, casado, casal,  casamentero, casamiento, casanova, casar, cascabel, etc.  

   

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 9 páginas totales
Descarga el documento