Marco Conceptual en base a los problemas socioeconomicos de Guatemala, Investigaciones de Práctica Aeroespacial. Universidad Bicentenaria de Aragua
jeffrey-cruz
jeffrey-cruz

Marco Conceptual en base a los problemas socioeconomicos de Guatemala, Investigaciones de Práctica Aeroespacial. Universidad Bicentenaria de Aragua

33 páginas
5Número de visitas
Descripción
Tema orientado al estudio socioeconomico de una comunidad guatemalteca
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 33
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 33 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 33 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 33 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 33 páginas totales
Descarga el documento

Grupo No.3

Capitulo II

Marco Conceptual

2.1 Antecedentes y modalidades del municipio objeto de estudio

2.2 Antecedentes de las necesidades básicas

2.3 Ventajas y desventajas del indicador de necesidades básicas insatisfechas (NBI)

2.4 Principales indicadores de pobreza en américa latina

2.5 Relación del indicador NBI y los indicadores de pobreza

2.6 Breve Síntesis de los Indicadores NBI

2.7 Los tres programas de desarrollo social de mayor impacto en Guatemala

2.8 Breve descripción cronológica de los programas de desarrollo social impulsados por

el gobierno de 2012 a 2016 en Guatemala

Integrantes

• Ingrid Johana Pérez García 201640419

• Blanca Lidia Donis Raymundo 201740634

• Jeffrey Estuardo Crúz Guevara 201646783

• Wilder Rodrigo Chiguaque Del Cid 201646973

2.1 Antecedentes y modalidades del municipio objeto de estudio (contenido

pendiente hasta la visita)

2.2Antecedentes de las necesidades básicas

En los trabajos de la organización internación del trabajo (OIT), por necesidades

básicas se entiende el nivel de vida mínimo que una sociedad debería establecer para

los sectores más pobres de la población. Satisfacerlo implica el cumplimiento de las

exigencias mínimas de una familia en cuanto al consumo de alimentos, vivienda y

vestuario; al acceso a servicios como los higiénicos, suministro de agua potable,

transportes, servicios sanitarios y educación, y la disponibilidad de empleo debidamente

retribuido para toda persona con deseos y capacidad para el trabajo. En una fase más

avanzada podría contemplarse la satisfacción de necesidades de índole más cualitativa.

2.2.1 pobreza y necesidades básicas.

El Banco Mundial distingue entre pobreza absoluta y relativa. La absoluta,

caracterizada por la imposibilidad de satisfacer las necesidades nutricionales, y la

relativa, por aquellos que tienen un ingreso algo superior al necesario para cubrir sus

requerimientos nutricionales mínimos, pero muy por debajo del ingreso promedio

nacional. Para la CEPÁL, la pobreza está dada por los componentes materiales de las

necesidades básicas, siendo éstos de dos órdenes:

a. Ciertos requerimientos mínimos de las familias: alimentación, alojamiento,

vivienda y algunos elementos del equipo doméstico y.

b. Aquellos servicios esenciales provistos por y para la comunidad como el agua

potable, servicios sanitarios, transportes públicos, salud, servicio y cultura.

c. A éstos se agrega el acceso, al empleo libremente elegido.

La CEPAL distingue dos niveles de pobreza:

• "indigentes" son aquellas familias que aun cuando gastasen la totalidad de su

ingreso en alimentación, no lograrían satisfacer sus necesidades nutricionales.

En estas condiciones se encontraría un 20% de los hogares latinoamericanos.

• "Pobres" son aquellas familias que dado su ingreso y la proporción de éste que

destinan a su alimentación, no logran satisfacer sus necesidades nutricionales.

Esta situación afectarla al 40% de los hogares.

Además, la CEPAL ha sostenido que la atenuación o erradicación de la pobreza

es parte intrínseca del proceso de desarrollo, el cual exige transformaciones de carácter

económico y social. En otras palabras, se descarta la idea de erradicar la pobreza a

través de un conjunto de transferencias directas.

Según (Abraham) Tienen que ver con las fisiológicas y necesarias para la

supervivencia como el respirar, beber agua, alimentarse, dormir, evitar el dolor o

mantener regulada la temperatura corporal, el ser humano debido a la falta de

satisfacción ha ido creciendo cada vez las necesidades básicas, también debido a

desarrollo.

Según (Brakarz, 2002:27) “Los programas de mejoramientos de barrios (PMB)

están constituyéndose en una de las estrategias privilegiadas por los gobiernos locales

para abordar los complejos problemas de la pobreza urbana. La integración física,

social y económica de los asentamientos informales a la ciudad ha probado ser una

forma efectiva de mejorar las condiciones de vida de sus ocupantes, mayoritariamente

pobres, y de aumentar sus opciones para salir esta condición”

Según Maslow, las personas tenemos una tendencia innata hacia la realización y,

para escalar el nivel de la pirámide, debemos primero empezar por satisfacer las

necesidades básicas (las que están en la base de la pirámide, nacen con las personas

y son fundamentales para sobrevivir) y desde ahí ascender progresivamente a las que

nos hacen sentir auto-realizados (la cima de la pirámide).

En los trabajos de la OIT, por necesidades básicas se entiende el nivel de vida

mínimo que una sociedad debería establecer para los sectores más pobres de la

población. Satisfacerlo implica el cumplimiento de las exigencias mínimas de una familia

en cuanto al consumo de alimentos, vivienda y vestuario; al acceso a servicios como los

higiénicos, suministro de agua potable, transportes, servicios sanitarios y educación, y

la disponibilidad de empleo debidamente retribuido para toda persona con deseos y

capacidad para el trabajo. En una fase más avanzada podría contemplarse la

satisfacción de necesidades de índole más cualitativa.

2.3 Ventajas y desventajas de las necesidades básicas insatisfechas (NBI)

El método NBI es un método directo y el más conocido y utilizado en américa

latina ya que nos permite conocer los factores que impiden resolver el problema de la

pobreza en los países menos desarrollados como el nuestro, los cuales son no solo de

carácter económico, sino también sociopolíticos.

Así mismo entiende el concepto de pobreza desde un enfoque multidimensional,

podemos afirmar que se requieren profundas transformaciones de carácter estructural,

tanto económico como en lo político y los social con el fin no solo mejorar las

condiciones materiales de vida de la población, sino también su calidad, a partid de un

mayor grado de acceso a servicios básicos además de garantizarle un nivel adecuado

de acceso a la educación, la salud, la vivienda y la seguridad social.

2.3.1 Ventajas.

a. La utilización datos provenientes de los cencos nacionales.

b. Permite la focalización de la pobreza y la elaboración de mapas de pobreza a

partir de un indicador de bienestar comúnmente aceptado, como el ingreso o el

consumo.

c. Funciona como un complemento importante de la visión del fenómeno de la

pobreza que proporciona otros métodos de medición indirecta.

2.3.2 Desventajas.

a. Las variables tienen periodos de cambio muy elevados, por lo que no es un

indicador exitoso para medir el efecto de una política de inversiones e

infraestructura de servicios básicos do de generación de ingresos.

b. Los indicadores utilizados en un periodo pueden no ser apropiados para otro, ya

que las necesidades varían a lo largo del tiempo.

2.4Principales Indicadores de Pobreza en América Latina

2.4.1. Concepto de Pobreza.

En términos generales, la pobreza es entendida como la situación de privación

que obliga a quienes la padecen a llevar una vida por fuera de los estándares

socialmente establecidos. La pobreza es la exclusión como consecuencia de la carencia

de recursos necesarios para acceder a las condiciones materiales de existencia típica

de una sociedad históricamente determinada. La delimitación de aquello que se

considera necesario estaría referida directamente al núcleo irreductible de privación de

cuya satisfacción depende la subsistencia, al conjunto de necesidades absolutas que

trascienden las comparaciones entre países o personas y que remiten a la dignidad e

igualdad esenciales del ser humano dotado de capacidades de ser y funcionar integrado

a la sociedad.

En la actualidad, la definición más utilizada para la identificación de la pobreza

centra su atención en las acepciones concernientes a “necesidad”, “estándar de vida”,

o “insuficiencia de recursos”. Así, los indicadores más utilizados atienden a la

satisfacción de ciertas necesidades, al consumo de bienes o el ingreso disponible

Se dice que la pobreza es una condición en la cual una o más personas tienen un

nivel de bienestar inferior al mínimo necesario para la sobrevivencia. Esta definición

general de pobreza es prácticamente la premisa básica para iniciar el proceso de su

medición, cualquiera sea el método a utilizar. Es decir, son los indicadores del "nivel de

bienestar" y los criterios para determinar el "mínimo necesario" los que hacen diferente

un método de medición de otro.

2.4.2.Indicadores de pobreza.

2.4.2.1 Vivienda Inadecuada.

Este indicador expresa las características físicas de las viviendas consideradas

impropias para el alojamiento humano. Con relación a los materiales de piso y paredes,

sólo se consideran en esta situación aquellas que tuvieran un material semipermanente

o perecedero (bahareque, guadua, caña o madera) que simultáneamente tengan pisos

de tierra.

2.4.2.2 Viviendas con hacinamiento crítico.

Busca captar los niveles críticos de ocupación de los recursos de la vivienda por

el grupo de habitaciones, en esta situación se consideran a las viviendas con más de

tres personas por cuarto (excluyendo cocina, baño).

2.4.2.3 Viviendas con servicios inadecuados.

Expresa en forma más directa el no acceso a condiciones vitales y sanitarias

mínimas. Comprende las viviendas sin sanitario o que careciendo de acueducto se

provean de agua en río, nacimiento o de la lluvia

2.4.2.4 Viviendas con alta dependencia económica.

Es un indicador indirecto sobre los niveles de ingreso, clasifican aquí a las

viviendas en los cuales haya más de tres personas por miembro ocupado y el jefe

tenga, como máximo, dos años de educación primaria aprobados.

2.4.2.5 Viviendas con niños en edad escolar que no asisten a la escuela.

Mide la satisfacción de necesidades educativas mínimas para la población

infantil., considera las viviendas con por lo menos, un niño mayor de 6 años y menor de

12 que no asista a un centro de educación formal.

Dado que cada uno de los indicadores se refiere a necesidades básicas de

diferente tipo, a partir de ellos se constituye uno compuesto, que clasifica como pobre o

con NBI aquellos hogares que estén, al menos, en una de las situaciones de carencia

expresada por los indicadores anteriores y en situación de miseria los hogares que

tengan dos o más de los indicadores simples de necesidades básicas insatisfechas.

2.4.3Principales causas de la pobreza en América Latina.

• Causas institucionales

• La desigualdad en la concentración en los ingresos.

• La degradación ambiental.

• El funcionamiento irregular de los mercados internacionales.

• La distorsión de los precios de productos campesinos.

• Una reforma agraria parcialmente encarada.

• El fenómeno de la dependencia de los países industrializados.

• La carga extrema de la deuda interna y sus intereses.

• Mala administración de los recursos económicos.

• Distorsión de los precios de los productos de la canasta básica.

2.4.4Algunos Indicadores de Pobreza.

2.4.4.1 La calidad de vida de las personas.

Indica el bienestar de un país o de una región, toma en consideración varias

variables, como el número de graduados universitarios, el alcance de servicios de salud,

sanitarios, vivienda, educación, infraestructura, horas que se destinan al trabajo etc.

2.4.4.2 La desigualdad de los ingresos.

Quiere decir que hay algunos países con mejores ingresos que otros, más ricos

y desarrollados.

2.4.5 La pobreza abarca diferentes aspectos.

2.4.5.1 Salud.

Es un estado de bienestar o equilibrio físico, mental y social que puede ser visto

a nivel subjetivo (el ser humano asume como aceptable el estado general en que se

encuentra) o a nivel objetivo (se constata la ausencia de enfermedades o de factores

dañinos en el sujeto en cuestión). El término de salud se contrapone al término de

enfermedad y es objeto de atención de la medicina y de las ciencias médicas.

2.4.5.2 Vivienda.

Hace referencia a un lugar cerrado y cubierto que se construye para que sea

habitado por personas, además ofrece refugio a los seres humanos y les protege de

condiciones climáticas, les proporciona intimidad, espacio para aguardar sus

pertenencias y desarrollar las actividades cotidianas, algunos de los términos que se

utilizan como sinónimo de vivienda son, casa, apartamento, residencia, piso, domicilio,

estancia y hogar.

2.4.5.3 Educación.

Es una transmisión de conocimientos a una o varias personas para que

adquieran una determinada formación destinada a desarrollar la capacidad intelectual,

moral y afectiva de acuerdo con la cultura y convivencia de la sociedad a la que se

pertenece.

2.4.5.4. Existen diversos métodos y sistemas para medir pobreza, por

ejemplo.

a. La cantidad de alimentos

b. La variedad de alimentos

c. El valor calórico de los alimentos

d. Mobiliario y los servicios básicos de la vivienda

e. El empleo permanente como fuente de ingreso

f. La seguridad social

En América Latina en los últimos 20 años aumento el número de pobres en la

población total, el porcentaje de pobreza es mayor en el área rural que en el área

urbana, siendo una de las causas la vulnerabilidad del sistema productivo que depende

de dos o más rubros agrícolas de exportación, los cambios climáticos y las migraciones

a otras ciudades en busca de mejores oportunidades laborales.

La calidad de vida es uno de los indicadores más importantes para identificar el

bienestar de una región o país. La desigualdad de los ingresos es un indicador de

carácter económico.

2.4.6 Las consecuencias del desigual ingreso son.

2.4.6.1 Trabajo infantil.

Es todo trabajo que priva a los niños de su niñez, dignidad y su potencial que

puede ser perjudicial para su salud y desarrollo físico y psicológico. Le priva de la

posibilidad de poder asistir a clases, etc.

2.4.6.2 Mortalidad infantil.

Es un indicador demográfico que señala el número de defunciones de niños en

una población de cada mil nacimientos vivos registrados, durante el primer año de vida.

2.4.6.3 Deserción escolar.

Es cuando los estudiantes dejan de asistir a clases y quedan fuera del sistema

educativo debido a situaciones diversas, como debido a la distancia, trabajo, escases

de recursos económicos etc.

2.4.6.4Trabajo informal.

Se le denomina así a la actividad laboral de quienes trabajan y perciben ingresos

al margen del control tributario del Estado y de las disposiciones legales en materia

laboral, hace referencia a los trabajadores independientes, los vendedores ambulantes,

las empleadas de servicio doméstico, entre otras.

2.4.6.5 Desnutrición.

Es un estado patológico de distintos grados de seriedad y de distintas

manifestaciones clínicas causadas por la mala indigestión o absorción de nutrientes.

2.4.6.6 Hacinamiento.

Hace referencia al número de personas que habitan cierto espacio y que es

superior a la capacidad indicada y de acuerdo a los parámetros de comodidad,

seguridad e higiene.

2.4.6.7 Falta de participación sociopolítica.

Es cuando las personas no se involucran en la toma de decisiones

gubernamentales para lograr un solo objetivo.

2.4.6.8 Falta de empleo.

Hace referencia a la falta de oportunidades laborales para la población

especialmente joven con un grado de escolaridad media.

2.4.6.9 Analfabetismo.

Es la incapacidad de poder leer y escribir debido a la falta de enseñanza de las

mismas capacidades.

2.4.7 Métodos de Medición.

Para medir la pobreza se puede utilizar un método “directo” o uno “indirecto”.

2.4.7.1 Método directo.

Una persona pobre es aquella que no satisface una o varias necesidades

básicas, como por ejemplo una nutrición adecuada, un lugar decente para vivir,

educación básica, etc.

2.4.7.2 Método indirecto.

El indirecto en cambio, clasificará como pobres a aquellas personas que no

cuenten con los recursos suficientes para satisfacer sus necesidades básicas.

El método “directo” relaciona el bienestar con el consumo efectivamente

realizado, mientras que el método “indirecto” lo evalúa a través de la capacidad para

realizarlo. Puede que, al fijarse en distintos indicadores de bienestar, ambos métodos

generen clasificaciones de pobreza incompatibles entre sí.

Para el método “directo” una persona que cuenta con recursos suficientes para

satisfacer sus necesidades podría ser pobre; para el “indirecto”, una persona que no

haya satisfecho varias necesidades básicas podría no ser considerado pobre.

Más modernamente se ha sumado a esos dos métodos una nueva línea de

trabajo que considera o toma parte de los dos anteriores. Actualmente, entonces, para

cuantificar la pobreza, hay tres métodos de medición internacionalmente reconocidos: el

de la Línea de Pobreza (LP), el de las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), y el

Integrado, que combina las dos anteriores.

2.4.8 Métodos de las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI).

El método de medición de las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) toma en

consideración un conjunto de indicadores relacionados con necesidades básicas

estructurales (vivienda, educación, salud, infraestructura pública, etc.) que se requiere

para evaluar el bienestar individual.

Este conjunto de indicadores puede variar de país en país. A diferencia de la

Línea de Pobreza este indicador se refiere a la evolución de la pobreza estructural. La

principal característica de este método es que no es sensible a los cambios de la

coyuntura económica y por lo tanto ofrece una visión específica del comportamiento de

la pobreza.

Con este método se considera población en pobreza a aquella que tiene al

menos una necesidad básica insatisfecha y como pobres extremos a los que presentan

dos o más indicadores en esa situación. Este método presenta las siguientes

limitaciones:

a. Todos los indicadores utilizados tienen el mismo peso

b. Considera igualmente pobre a un hogar que indistintamente tiene uno, dos o tres

NBI

c. Considera igualmente pobre a un hogar en donde hay 1 ó más niños que no

asisten a la escuela y

d. Por facilidades de medición se privilegia a los indicadores de vivienda.

Asimismo, la utilización de indicadores de servicios para el área rural presenta

problemas conceptuales. En la medida de que el área rural es, en mayor proporción, un

ámbito casi natural, al utilizar los mismos indicadores del área urbana, se estaría

sobreestimando la pobreza de este ámbito.

Este método tiene la gran ventaja de que permite la focalización de la pobreza y

la elaboración de mapas de pobreza a nivel distrital cuando se utiliza como fuente de

información los Censos Nacionales.

2.4.8.1 Método de Medición Integrada.

El tercer método, denominado Método Integrado de medición de la pobreza,

combina los métodos de la línea de pobreza y necesidades básicas insatisfechas.

Con este método se clasifica a la población en los siguientes cuatro grupos:

a. Pobres crónicos que son los grupos más vulnerables porque tienen al menos una

NBI e ingresos o gastos por debajo de la línea de pobreza.

b. Pobres recientes, es decir, aquellos que tienen sus necesidades básicas

satisfechas pero que sus ingresos están por debajo de la línea de pobreza.

c. Pobres inerciales, que son aquellos que tienen al menos una necesidad básica

insatisfecha, pero sus ingresos o gastos están por encima de la línea de pobreza.

d. Integrados socialmente, es decir los que no tienen necesidades básicas

insatisfechas y sus gastos están por arriba de la línea de pobreza.

En la medida que los indicadores utilizados por ambos métodos (NBI y LP) tienen

comportamientos diferentes a lo largo del tiempo, podría identificarse situaciones de

pobreza estructural (bajo el enfoque del método de las NBI) y de pobreza coyuntural

(bajo el enfoque del método de la línea de pobreza).

La principal limitación de este método es que el porcentaje total de pobres

siempre resulta mayor que el que proporciona cualquiera de los dos métodos que

integra.

2.4.9 Medición de la Pobreza en América Latina.

2.4.9.1 Argentina.

Los dos métodos utilizados en la Argentina (Línea de Pobreza y Necesidades

Básicas Insatisfechas) tienen un sesgo común: ambos se dirigen hacia una noción de la

pobreza caracterizada a partir de una situación insatisfactoria de ciertas necesidades

consideradas básicas. Los dos centran su atención en las condiciones de privación, en

condiciones objetivas, en las carencias de los individuos y no en los sentimientos de

privación. Mientras que el método de la Línea de Pobreza parte de un enfoque que

garantice solo la sobrevivencia física de los individuos, de la que se deduce que la

pobreza es producto de una distribución desigual de los ingresos.

El método de las Necesidades Básicas Insatisfechas plantea, por lo menos en

principio, un enfoque más igualitario ya que la pobreza tendría su origen en la

desigualdad del consumo y en el acceso a los servicios públicos.

2.4.9.1.1 Método de la Línea de Pobreza

De acuerdo con este método, un hogar es considerado pobre si su ingreso (esto

es, la suma de los ingresos que reciben todos los miembros del hogar) resulta menor

que la LP.

A partir de los ingresos de los hogares se establece si éstos tienen capacidad de

satisfacer por medio de la compra de bienes y servicios un conjunto de necesidades

alimentarias y no alimentarias consideradas esenciales. El procedimiento parte de

utilizar una Canasta Básica de Alimentos (CBA) y ampliarla con la inclusión de bienes y

servicios no alimentarios (vestimenta, transporte, educación, salud, etc.) con el fin de

obtener el valor de la Canasta Básica Total (CBT), para lo cual se utiliza el coeficiente

de Engel (relación entre el gasto en alimentos y el gasto total) observado en la

población de referencia. Para calcular la incidencia de la pobreza se analiza la

proporción de hogares cuyo ingreso no supera el valor de la CBT; para el caso de la

indigencia, la proporción cuyo ingreso no supera el valor de la CBA.

El procedimiento consiste en calcular los ingresos mensuales de cada uno de los

hogares relevados, y compararlos luego con la CBA y la CBT correspondientes a cada

hogar, teniendo en cuenta su composición en términos de adultos equivalentes. Para

determinar el costo de la CBA y la CBT correspondientes a cada hogar, se utiliza una

tabla de equivalencias que permite calcular las unidades consumidoras en términos del

adulto equivalente dentro de cada hogar.

El cálculo de los hogares y personas bajo la Línea de Pobreza (LP) se elabora en

base a datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH). Hasta el año 2003 esta

encuesta se realizaba en su modalidad puntual, en mayo y octubre de cada año, y, a

partir del segundo semestre de 2003, se realiza, en su modalidad continua,

trimestralmente. Cada hogar seleccionado es visitado durante dos años en cuatro

ocasiones, lo que permite un seguimiento del mismo.

La EPH tiene cobertura nacional, cubriendo los mayores centros urbanos del

país, aglomerados donde habita el 70 % de la población urbana. En la Provincia de

Buenos Aires abarca 4 aglomerados: Partidos del GBA; Gran La Plata (comprende a

Berisso y Ensenada); Mar del Plata-Batán y Bahía Blanca-Cerri. En los últimos tres

aglomerados el relevamiento está a cargo de la Dirección Provincial de Estadística.

2.4.9.2 Chile.

Las primeras estimaciones de pobreza fueron realizadas en el año 1975 en

conjunto por la Oficina de Planificación Nacional (ODEPLAN) y el Instituto de Economía

de la Pontificia Universidad Católica, utilizando información del Censo de Población y

Vivienda del año 1972 y el método de las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI). En

el año 1986 el Instituto de Economía realizó un nuevo cálculo en base al Censo de

Población y Vivienda de 1982.

Desde el año 1987 en adelante, las mediciones de pobreza son realizadas por el

Ministerio de Planificación (MIDEPLAN) en conjunto con la CEPAL, utilizando el método

de líneas de pobreza (ingreso pércapita del hogar). La información es provista por la

Encuesta de Caracterización Socioeconómica (CASEN), que busca evaluar la situación

socioeconómica y el impacto de los programas sociales en las condiciones de vida de

las personas de bajos ingresos.

Los indicadores de pobreza e indigencia utilizan el método de ingresos o

indirecto. Su amplia aplicación a nivel internacional permite la comparación de la

situación nacional con la de otros países.

Este método mide pobreza e indigencia en términos absolutos. Esto es, los

límites entre quiénes son pobres o indigentes y quiénes no lo son se definen en relación

a mínimos de satisfacción de necesidades básicas, en el caso de la pobreza, o

alimentarias, en el caso de la indigencia.

La concepción de la canasta está basada en Altimir (1979) quien presentó una

propuesta de canasta para países de América Latina, entre ellos, Chile. Se trata de una

canasta normativa establecida sobre la base de requerimientos nutricionales mínimos

(requerimientos de energía y proteínas) y de la composición de oferta nacional de

alimentos que toma en consideración los precios por caloría de alimento.

La actual canasta mantiene la base de la propuesta anterior y está compuesta

por 53 productos alimenticios, cuyos precios son actualizados en los años que

corresponde la aplicación de la CASEN.

Para la construcción de la canasta se tomó como base la Encuesta de

Presupuestos Familiares (EPF) aplicada por el Instituto Nacional de Estadística, (INE)

en el Gran Santiago por el INE 1987-1988. Estas encuestas fueron realizadas

aleatoriamente a hogares de nivel socioeconómico bajo, la que fue ajustada de manera

que cumpliera con los requerimientos de energía y proteínas según la recomendación

de la FAO/OMS/ONU (1985). Para el cálculo de las necesidades se tomó en

consideración la estructura sociodemográfica según área urbana y rural, así como la

variedad de tamaños corporales y la actividad física de los individuos, estableciéndose

un requerimiento promedio nacional para energía y proteínas.

Para seleccionar los 53 artículos que componen la CBA se usaron criterios de

importancia de cada producto en el total del gasto alimentario, el precio por caloría, así

como la proporción de hogares que consumía cada alimento. Para obtener el costo de

CBA se utilizaron los precios al consumidor de cada uno de los 53 artículos

recolectados por el IPC.

Para establecer la línea de pobreza, se utiliza como base el costo de la canasta

básica de alimentos al que se aplica un factor multiplicador. Este factor se estima a

partir del valor del coeficiente de Engel del grupo de hogares que justo consume la

cantidad mínima de requerimientos nutricionales, en tanto se asume que los hogares

que logran cubrir adecuadamente sus necesidades de alimentación satisfacen, al

mismo tiempo, los estándares mínimos de las otras necesidades básicas.

De esta forma, se determina respecto a esta canasta referencial, si una persona

está por sobre o debajo de esta línea. Específicamente, un hogar es pobre cuando su

ingreso per cápita es inferior a 2 veces el valor de una CBA, en la zona urbana, y a 1,75

veces, en la zona rural, donde los gastos en servicios tienen menor importancia.

2.4.9.3 Brasil.

En el caso de Brasil no existe método oficial de medición de la pobreza, pero hay

cinco líneas definidas por investigadores respetados que generalmente son también

alimentarias. El problema es que el costo de la canasta varía inmensamente

dependiendo de la región y de algunas decisiones técnicas.

Por ser productor de los principales relevamientos estadísticos que permiten

identificar las carencias de la población brasileña, el Instituto Brasileiro de Geografía e

Estadística (IBGE) desempeña un papel importante en la identificación de la pobreza.

La amplia cobertura muestral de sus encuestas posibilita el cálculo de indicadores

socioeconómicos relevantes y una evaluación profunda de las necesidades básicas de

la población. Una de ellas es la Pesquisa Nacional por Amuestra de Domicilios (PNAD)

que ofrece datos adecuados para la aplicación del abordaje NBI en varios niveles de

desagregación. Para un análisis más preciso de la reducción de la pobreza, es

necesario realizar estudios especiales, a partir de los datos del PNAD.

El IBGE no posee información inequívoca acerca de los ingresos de los hogares

debido al alto porcentaje de no respuesta y la subdeclaración que presenta esta

encuesta.

Existen organismos que se aproximan a la medición de la pobreza en Brasil y

que son utilizadas como fuentes de información para el diseño de políticas públicas, que

trabajan conjuntamente con instituciones del estado tales como el IBGE y el Instituto de

Investigaciones aplicadas (IPEA) del Ministerio de Desarrollo Social, entre otras.

Algunos son:

a. Centro Internacional de Pobreza (IPC-PNUD),

b. MECOVI, programa del BID y la CEPAL con el objetivo de generar información

adecuada y de alta calidad acerca de las condiciones de vida de los habitantes a

la vez que capacitar en aspectos metodológicos de las encuestas de hogares.

c. Fundación Getulio Vargas (FGV), aporta el Índice de Precios al Consumidor.

d. Instituto de Estudios de trabajo y Sociedad (IETS).

e. Grupo Río, compendio de buenas prácticas para la medición de la pobreza: se

formó en 1996 por la Comisión de Estadística de las Naciones Unidas con el

objetivo de identificar las mejores prácticas sobre medición de la pobreza y

ponerlas a disposición de la comunidad internacional contribuyendo al avance

hacia una mayor estandarización de procedimientos. El grupo es precedido por el

IBGE y la CEPAL actúa como secretaría técnica. Se encuadran en tres enfoques

de cuantificación de la pobreza: línea de pobreza (LP), necesidades básicas

insatisfechas (NBI), y la combinación de ambas.

2.4.9.4 México.

A partir de 2002, el gobierno mexicano a través la Secretaría de Desarrollo Social

(SEDESO) conformó el denominado Comité Técnico de Medición de la Pobreza en

México (CTMP) con el objetivo de diseñar una metodología para la medición oficial de la

pobreza del país.

El comité propuso la metodología y el procedimiento de cálculo de la pobreza, y

convino en que a la SEDESO le correspondería decidir el uso de sus resultados y hacer

oficial la medición.

Para posibilitar la medición multidimensional de la pobreza, dentro del marco del

Sistema Nacional de Desarrollo Social, la Ley General de Desarrollo Social (LGDS),

promulgada el 20 de enero de 2004, estableció la creación del Consejo Nacional de

Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), organismo que entre otras

funciones, debe establecer los lineamientos y criterios técnicos para la definición,

identificación y medición oficial de la pobreza en México.

Los nuevos cálculos del CONEVAL incluyeron modificaciones tales como

cambios en los coeficientes de expansión de la canasta alimentaria (coeficientes de

Engel) y la revisión de las claves de ingreso y gasto incluidas, pero hasta el momento

sigue la metodología establecida por el CTMP por lo que el presente trabajo explora la

propuesta metodológica de este último.

El CTMP determinó los criterios para medir preliminarmente la pobreza. Optó, en

una primera etapa, por el método de Línea de Pobreza y propuso una metodología que

tiene como base la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los hogares (ENIGH)

publicada por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) como

fuente primaria de información.

La ENIGH tiene representatividad nacional y se realiza cada dos años desde

1992. Dicha encuesta ofrece la posibilidad de conocer en detalle tanto los recursos

corrientes con que cuenta cada perceptor de ingresos como los gastos monetarios y no

monetarios de los hogares. La gran riqueza informativa de esta encuesta permite la

medición de la pobreza mediante una amplia variedad de definiciones alternativas de

ingreso o de gasto, aportando también la posibilidad de correlacionar las características

económicas de los hogares con otras características sociodemográficas de los mismos,

con las de sus viviendas, o las de su equipamiento, de manera que provee información

para medir pobreza tanto por la metodología de Líneas de Pobreza (LP) como por la de

Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) y, en consecuencia, también por métodos

mixtos. Una ventaja adicional de la misma es que aporta información comparable para

varios años de las décadas de los ochenta y noventa, lo que permite evaluar el

fenómeno de la pobreza con serias lagunas de información comparable en términos

metodológicos.

2.4.10 Línea de Pobreza Monetaria.

Como ya se ha explicado, según este método se compara el ingreso per cápita

del hogar con una Línea de Pobreza preestablecida, la cual es una función de la

canasta alimentaria, y se identifica como pobre al que está por debajo de dicha línea.

La metodología propuesta toma como medida de bienestar el ingreso por

persona (después de impuestos) reportados en las encuestas y lo compara con tres

puntos de referencia para agrupar a la población por su nivel de ingresos. A partir de

esta clasificación se configuran tres tipos de pobreza.

El primer concepto de pobreza que produjo la medida de nivel I califica como

pobre a todo hogar cuyo ingreso per cápita es inferior al valor de la canasta INEGI-

CEPAL.

El segundo concepto que corresponde a la incidencia de nivel II, clasifica como

pobres a los hogares y sus miembros que no pueden adquirir los alimentos de la

canasta, además del dinero necesario para subsanar los gastos en vestuario, calzado,

vivienda, salud, educación y transporte público, aun dedicando todo su ingreso a estos

rubros.

El tercer concepto de pobreza que originó la medida de nivel III agrega a los

gastos de los dos primeros conceptos aquellos que son necesarios para la vida

cotidiana, tales como los realizados en la conservación de la vivienda, energía eléctrica,

combustible, comunicaciones, transporte, cuidado y aseo personal, esparcimiento y

turismo.

El Comité Técnico para la Medición de Pobreza, de acuerdo con sus normas de

funcionamiento, entregó esta información a la Secretaría de Desarrollo Social. La

Secretaría eliminó la línea de nivel III y definió un nuevo concepto de pobreza según el

cual son pobres todos aquellos hogares cuyo ingreso no alcanza para comprar los

alimentos necesarios ni para sufragar los gastos en salud o educación. Con este nuevo

concepto, la Secretaría generó una línea adicional de pobreza cuyo valor quedó situado

entre las líneas I y II propuestas por el Comité. Para realizar el cálculo de la incidencia

de la pobreza según esta nueva línea, la SEDESO siguió paso a paso el procedimiento

propuesto por el Comité Técnico. De este modo, la medición oficial, es decir, la

difundida por la SEDESO, también contiene tres índices de la incidencia de la pobreza,

pero sólo dos de ellos fueron generados por el Comité Técnico. Por otra parte, éste

último eludió poner etiquetas que evocaran algunas de las nociones que se utilizan con

regularidad en los estudios de pobreza. Por ello escogió nombres que solo expresan el

orden de las mediciones; pobreza de niveles I, II y III. La Secretaría, por el contrario,

denominó pobreza alimentaria a la del nivel I y de activos (o patrimonio) a la del nivel II

del Comité, y al resultado que obtuvo de la nueva línea le llamó pobreza de

capacidades.

Se utilizó para realizar las mediciones la Canasta Básica de Alimentos INEGI-

CEPAL que fue elaborada en 1992, distinguiendo zonas urbanas y rurales. La Canasta

Básica de Alimentos definida por el estudio de INEGI-CEPAL, a partir de la estructura

del gasto de los hogares, se plantea descubrir la canasta de referencia observando el

estrato que efectivamente obtiene los requerimientos mínimos de nutrientes, lo que

implicó hacer algunos ajustes a la canasta encontrada para fijar la norma. Es decir, en

ese ejercicio predomina el comportamiento de consumo observado sobre los ajustes

normativos, lo cual tiene el mérito de basar la medición de pobreza sobre las elecciones

que en realidad hacen las personas más que sobre lo que deberían de elegir para no

ser pobres.

Los rubros generales que componen la canasta alimentaria son: cereales y

derivados, carnes, leche y derivados, huevo, aceites y grasas, tubérculos y raíces,

leguminosos, verduras, frutas, azúcares, alimentos procesados, y refrescos envasados.

Para actualizar el valor de la CBA se utilizaron los distintos componentes

desagregados por rubros y bienes específicos del Índice Nacional de Precios al

Consumidor (INPC).

Para obtener una estimación de una línea de pobreza total, el procedimiento

consiste en aplicar al valor de la canasta alimentaria un factor de expansión que es el

inverso del coeficiente de Engel.

Se estimó el componente no alimenticio de la línea de pobreza de forma

aproximada e indirecta expandiendo el valor de la canasta de alimentos. Así, tomando

como base la relación del gasto de alimentos respecto del gasto total (Coeficiente de

Engel) o respecto al gasto de alimentación, vestido, vivienda, salud y educación

(Coeficiente de Engel modificado), se expandió el valor de la CBA dividiendo dicho valor

entre los coeficientes mencionados. Al dividir por el coeficiente de Engel modificado se

obtiene la línea del Nivel II de pobreza y cuando se divide por el coeficiente de Engel se

obtiene la línea del nivel III de pobreza.

2.5 Relación del indicador NBI y los indicadores de pobreza

FALTA CONTENIDO

2.6Breve Síntesis de los Indicadores de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI)

Las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) son un proceso mediante el cual

se hace un estudio ya sea a nivel departamental/regional o nacional para identificar

cuáles son las carencias más críticas dentro de la población y así poder determinar el

grado de pobreza dentro del país a través de los indicadores los cuales están

directamente relacionados a seis áreas de estudio, las cuales son calidad de

vivienda, servicios sanitarios, capacidad de subsistencia o capacidad económica y asistencia escolar.

2.6.1 Calidad de vivienda.

El primer aspecto a considerar es la calidad de vivienda, mediante el material

presente en paredes y piso, para este estudio se considera importante el análisis de

esta necesidad insatisfecha, ya que las condiciones de la vivienda pueden afectar la

salud de los habitantes, con enfermedades respiratorias, por ejemplo, y los hace

vulnerables ante posibles desastres naturales como tormentas y terremotos,

2.6.1.1 Hacinamiento.

El hacinamiento es también un problema que deteriora la calidad de vida de las

personas, una de las condiciones que resultan ser disparadores del hacinamiento es la

pobreza, puesto que, ante la escasez de recursos económicos por no poder pagar el

alquiler de una vivienda cómoda que disponga de varias habitaciones, se vive en

hacinamiento.

2.6.1.2 Servicio de agua.

El acceso a una red de distribución de agua para el consumo es un tema

importante para analizar por su incidencia en el factor salud, ya que pueden producir

enfermedades digestivas y parasitarias.

2.6.2Servicio de sanitario.

El servicio sanitario también puede condicionar aspectos de salud, especialmente

por la incidencia de enfermedades diarreicas en niños.

2.6.2.1 Servicio de sanitario higiénico.

De acuerdo con CEPAL/PNUD el servicio de sanitario higiénico al interior de la

vivienda se relaciona con una serie de necesidades del hogar, entre las cuales se

encuentran en primer lugar, la eliminación corporal de desechos personales, la higiene

y el acicalamiento personal.

2.6.2.2 Sistema de eliminación de aguas servidas.

Este no está relaciona con una amplia variedad de necesidades, más bien, su

función principal es brinda un nivel básico de salud a los habitantes de una vivienda, al

evitar la contaminación por desechos de ellos mismo, puesto que esta se manifiesta de

manera crítica en la mortalidad infantil altamente relacionada con la ausencia de un

sistema adecuado de evacuación de excretas.

2.6.3Capacidad de subsistencia o capacidad económica.

La capacidad de subsistencia es otra forma de evaluar los ingresos de las

familias, evaluado desde la capacidad potencial de obtener ingresos. Al no poder contar

con los ingresos necesarios dado por sus condiciones y características basándose en la

escolaridad del jefe de hogar y la dependencia económica, esta NBI se asocia al tema

de programas sociales que mediante las transferencias pudiera otorgarle los recursos

faltantes. Por lo tanto, este indicador “No se orienta a captar una necesidad básica en

particular, sino en reflejar la disponibilidad de recursos del hogar y, a través de ellos,

medir las chances de vida de los miembros” (CPAL/PNUD, 1989). El nivel educacional

del jefe del hogar es altamente determinante en su probabilidad de competir

adecuadamente en el mercado laboral.

2.6.4 Asistencia escolar.

La importancia de este aspecto es verificar la incidencia de programas sociales,

en la variable de educación, dado que la formulación de los mismos apuesto por la

generación de capital humano como medida de la reducción de los índices de pobreza,

a medida que haya menos inasistencia, se supone un avance en el cumplimiento de

este objetivo.

La educación constituye un requerimiento mínimo para que las personas puedan

incorporarse adecuadamente a la vida productiva y social. Junto con la familia, la

escuela es el agente socializador más importante “al punto que las deficiencias que se

experimenten en cualquiera de estos ámbitos, particularmente en edades tempranas,

tendrán consecuencias negativas que repercutirán en las capacidades de aprendizaje

de los individuos y su incorporación a la vida activa” (CPAL/PNUD, 1989). En base a

esto, podemos decir que la falta de educación representa una severa limitación para

escapar de la pobreza ya que puede generar un círculo de conservación de la misma.

2.7 Programas de Desarrollo Social de mayor impacto en Guatemala

2.7.1 Mi bono seguro.

“Es un programa orientado a la reducción de la pobreza rural, enfocado

principalmente hacia hogares en pobreza y/o pobreza extrema, facilitando condiciones

que apoyen la ruptura del circulo intergeneracional de la pobreza, a través de la

formación del capital humano. Se integra como un programa de Transferencias

Monetarias Condicionadas (TCM) que promueve la demanda de los servicios de salud

y educación, por las familias usuarias del programa; además de la promoción del

desarrollo infantil temprano, matricula, asistencia y permanecer escolar, de niños y

adolescentes entre los 6 a menores de 15 años.

De estos se pueden indicar tres tipos de bono:

2.7.1.1 Bono de salud.

Se otorga a familias que cumplan con la corresponsabilidad de cuidado de la

salud de sus integrantes. Los requisitos son los siguientes:

a. Tener hijos en edades de 0 a menores de 6 años.

b. Asistir a centros de salud y llevar controles médicos de sus hijos.

c. Llevar control de la madre en estado de gestación o lactancia.

2.7.1.2 Bono de educación.

Se otorga a familias que cumplan con la corresponsabilidad de permanencia

escolar de sus integrantes. Los requisitos son los siguientes:

a. Tener hijos en edades de 6 a menores de 15 años.

b. Llevar a los niños a la escuela y evitar las ausencias.

c. Cumplir con el 90% de asistencia en los niveles de primaria y preprimaria.

2.7.1.3 Bono de salud y educación.

Se otorga a familias que tienen niños en los dos rangos de edad mencionados

anteriormente. Para esto deben cumplir los siguientes requisitos:

a. Tener hijos en edades de 0 a menores de 6 años.

b. Tener hijos en edades de 6 a menores de 15 años.

c. Cumplir con las corresponsabilidades en salud y educación.

d. Todos los hijos del grupo familiar deben cumplir las corresponsabilidades, no

basta con que solo cumpla uno de cada rango de edad”.(Valiente, 2014, p. 23)

La población objetivo al que va dirigido el programa debe de cumplir un conjunto

de responsabilidades establecidas por el Ministerio de Desarrollo, al ser beneficiarios

del programa:

a. “Familias en situación de pobreza y pobreza extrema con especial atención a

zonas rurales excluidas.

b. Familias con hijos e hijas de 0 a menores de 15 años.

c. Mujeres gestantes o en periodo de lactancia.

d. Grupos de especial atención que por su situación de vulnerabilidad lo requieran

e. De nacionalidad guatemalteca.

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 33 páginas totales
Descarga el documento