Morfología Histórica del Español, Alvar y Pottier - Morfología Histórica - Prof. García Gallarín en UCM - Resumen, Resúmenes de Lingüística Española. Universidad Complutense de Madrid (UCM)
izaskun88
izaskun88

Morfología Histórica del Español, Alvar y Pottier - Morfología Histórica - Prof. García Gallarín en UCM - Resumen, Resúmenes de Lingüística Española. Universidad Complutense de Madrid (UCM)

50 páginas
29Número de descargas
1000+Número de visitas
60%de 5 votosNúmero de votos
2Número de comentarios
Descripción
I− LA ESTRUCTURA DE LAS PALABRAS · PALABRAS CON LEXEMA La palabra se define por su constitución interna; es una cuestión de forma. Palabra = sustancia predicativa (raíz) formantes constitutivos. => lexema es un morfema...
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 50
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 50 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 50 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 50 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 50 páginas totales
Descarga el documento

(Morfología histórica del español. Alvar y Pottier. Gredos)

I− LA ESTRUCTURA DE LAS PALABRAS

PALABRAS CON LEXEMA•

La palabra se define por su constitución interna; es una cuestión de forma. Palabra = sustancia predicativa (raíz) + formantes constitutivos. => lexema es un morfema que pertenece a un conjunto amplio y abierto.

Categorías con lexema son sustantivo, adjetivo y verbo, caracterizados todos por los morfemas finales: sustantivo => sexo y nº

adjetivo sexo, nº e incidencia

verbo persona y nº

Formantes:•

Cualitativos: son actanciales con el sustantivo (gobern−ador), sirven para crear adjetivos (aren−oso) o, en el verbo, indican modo, tiempo o causación (cant−aba, real−iz−ar).

Cuantitativos en sustantivos y adjetivos: cas−it−a, gord−et−e. Tb. para lexemas secundarios en el verbo: dorm−it−ar, llov−izn−ar.

Prefijos de 3 tipos antes del lexema:•

1)elementos de relación o preposiciones: en−sanchar, a−mansar. 2) cuantitativos: re−hacer, des−montar.

3) semiautónomos: supra−nacional, vice−presidente.

PALABRAS SIN LEXEMA•

El resto de las partes de la oración no tiene lexemas; su base es un morfema gramatical perteneciente a un inventario fijo y poco numeroso: No se pueden crear. Presentan un paradigma de pocos términos frente a la riqueza del léxico de la lengua: morfemas cuantitativos (re, requete, ísim, it−a) y finales de concordancia (−es, −o, −s).

EL LEXEMA•

Entre los lexemas hay que distinguir:

Primarios: imposibles de analizar; no cabe descomposición (mesa). Sí hay oposición en gata / gato. Estos lexemas primarios varían de una lengua a otra. Pero también semana (< sept−i−mana), oreja (< aur−i−cula) son primarios en español aunque en latín funcionan de una manera distinta.

Secundarios: lexema primario + afijo. Por ej. el morfema diminutivo −ill− pierde este valor y caracteriza un nuevo lexema: casa / casilla. El grado máximo son lexicalizaciones totales: Venecia / Venezuela. Tb. se aplica al verbo: dormitar, lloriquear, reverdecer. O en siglas (renfero) y lexías integradas (sietemesino).

Lexemas con distancia morfológica: un mismo lexema puede presentarse bajo distintas formas por•

1

razones fonéticas (poder, pudo, puedo), diastráticas (de registro cultural: nocherniego, noctámbulo) o históricas (S. Sebastián, donostiarra).

II− LOS CARACTERES MORFOLOGICOS

MORFOLOGIA INDEPENDIENTE Y MORFOLOGIA DEPENDIENTE•

Las palabras sufren una doble acción: la general, que afecta a todas, y la particular, que afecta a un determinado grupo: hay razones históricas en la evolución que afectan a las etimologías latinas (i > e, por ej.) y que se reflejan en los resultados actuales (pilu > pelo). Pero junto a estas perviven otros términos cultos (piloso). Esto sucede por la autonomía con la que se comporta cada palabra y que tiene previsibles resultados morfológicos.

Otras palabras no han evolucionado según unas normas y establecen uniformidades contrarias a la historia. Ej: nurus: ha tomado la  de otras palabras que pueden entrar en enunciados junto a ella: soror.

Tb. hay términos disidentes que se asimilan a los que poseen una cualidad común: Martis, Jovis, Veneris actúan sobre Mercurii y Lunae para crear miércoles y lunes.

El idéntico significado de la raíz es causa de la intensa reconstrucción que han sufrido los paradigmas verbales. Frente al nombre, el verbo mantiene estructuras coherentes. Trata de uniformar las distintas formas de un paradigma o de dar forma similar a lo que tiene una misma función (potuit, tenuit, habuit, traxit > pudo, tuvo, hubo, y tb. trujo con u como caracterizadora de los perfectos fuertes); como andó (con la o de los perf. débiles) / anduvo. En cambio en capio, capis> quepo (cabo infantil), cabes la evolución del español modificó la uniformidad.

LA MORFOLOGIA INDEPENDIENTE: ARBITRARIEDAD RELATIVA•

Aunque hay palabras formalmente arbitrarias (vaca, pie), tb. hay formas aisladas que pueden carecer de una absoluta autonomía: la homonimia y la polisemia son ejemplos de ello: sino, planta, lima... Homonimia: coincidencia de sgte., no de sgdo. Polisemia: un mismo sgte. tiene varios sgdos. La homonimia no es aceptable cuando provoca molestas confusiones: oleu − aceite / oculu − ojo > ojo . Entonces la lengua resuelve adoptando el árabe aceite.

La semántica no permite agrupar caballo y caballa, libro y libra, rabo y raba, aunque morfológicamente sean similares.

=> La arbitrariedad de cada elemento está supeditada a motivos históricos que limitan la autonomía de los elementos morfológicamente independientes.

MORFOLOGIA DEPENDIENTE: TENDENCIA A LA ESTRUCTURACION.•

Las mismas causas históricas que llevan a la convergencia de evoluciones pueden motivar casos de polimorfismo en los paradigmas verbales: la acción reguladora se ve turbada por otras normas de distribución que modifican la regularidad original. Ej. verbo sentire en latín da siento, pero tb. sentimos en español. Primero ha habido una acción analógica sobre todas las formas del paradigma. Pero hay una diferencia fonética en la evolución e > ie (sentimos, sentís frente a siento). < sentio, sentis sentit, sentitis... => es un caso de estructuración del paradigma en el que interfiere la evolución fonética = > polimorfismo.

El polimorfismo puede desaparecer por unificación paradigmática. Ej: los numerales: la −o final de cinco aparece por analogía con cuatro; o el diptongo de treinta por el de veinte.

En el verbo hay una gran atracción de unas formas sobre otras. Afecta a la acentuación, a la raíz y a las desinencias: ej. amábamos, amábais, amáramos, amáseis en vez de amabámos etc. Se iguala para que se acentúe la misma vocal. Además radical y desinencia se hacen coherentes en las seis personas.

En verbos polimórficos tb. hay casos de igualación morfológica. Ej: reír, con perfecto no etimológico, sino analógico para equiparar la raíz del perfecto con la del infinitivo (hubiese dado *risí).

2

La fuerza unificadora de la analogía se ve en casos como comisteis, en lugar de *coméstes: sobre la vocal tónica actuó la −i de la primera persona (comí) y sobre la desinencia −stes se hizo un nuevo tipo inspirado en −tis.

LO PARADIGMATICO Y LO SINTAGMATICO•

Plano paradigmático es el nivel de lengua en el que se producen las relaciones asociativas; afecta a las relaciones entre las palabras. Así, la distinción gato / gata es paradigmática porque se trata de una oposición: la elección −o/−a es independiente del contexto puesto que se vincula a hechos significativos y no formales.

En cambio en el plano sintagmático las palabras dependen de circunstancias del habla. La determinación formal de las palabras se hace de acuerdo con unas normas dependientes del contexto: por ej. artículo el ante femeninos que comienzan con á: el álgebra, pero la aritmética. Utilizamos dos variantes combinatorias del artículo pero el contenido no se modifica.

Las condiciones sintagmáticas pueden determinar cambios morfológicos de importancia. Es el caso de illi + illu > gelo > selo. También es el caso de la forma de los pronombres enclíticos donde por metátesis surgieron formas no etimológicas: hacello, dalde. Estos últimos no han permanecido.

LA MORFOLOGIA LATENTE•

A veces un signo morfológico se cumple y otras no. Hay fonemas que existen en la mente del hablante pero que sólo se realizan en determinadas circunstancias: −d final de usted, −j de reloj pero sí aparecen en plural. En morfología sucede lo mismo con quizá / quizás. Son casos de morfología latente.

III− LAS FORMAS NOMINALES

LAS CLASES DE MORFEMAS•

Frente al lexema, presentan un número limitado de sustituciones. Dentro de los grupos de morfemas tb. hay escasas posibilidades combinatorias. Por ej., prefijos: re−, requete− (rebueno, requetebueno); infijos: cas−it−a, casona, casucha; sufijos: caz−ad−or, cac−er−ía.

Otros morfemas tienen un número limitado y preciso de posibilidades: el de género −o /−a (gato−a). Número −s (gatos). Morfema de incidencia −mente.

LA ESTRUCTURA MORFEMICA NOMINAL•

Los morfemas nominales afectan a las palabras y no a las frases.•

des torn ill ad −or −c −it− o s

prefijo + lexema primario + infijo primario + sufijos aspectivos + inf. secundarios + género + número

Varios prefijos, infijos y sufijos, además del gº y del nº se unen en torno a un lexema primario TORN. Prefijos, infijos y sufijos son facultativos; no así el lexema y las desinencias de gº y nº.

REELABORACION FUNCIONAL DE LOS MORFEMAS•

Un morfema puede haber pasado del latín al español pero con otro funcionamiento. Ej. lupos (−os género, número pl. y caso acusativo). −os participa de las condiciones del sincretismo (pluralidad de valores expresada por medio de un signo único). En castellano tal sincretismo se reduce: −o = gº masc, −s nº plural. Carece de caso, expresado en castellano por una preposición.

3

Tb. −a podía expresar nominativo o acusativo plural en latín. Así folia, brachia Pero hoja, braza no son plural en español, como sus étimos. Son formaciones nuevas cuyas consecuencias afectan no al sistema morfológico, sino al campo del vocabulario: braza / brazo. Entonces se siente la necesidad de dotar a la lengua del instrumento que acaba de perder y ahí es donde surgen las consecuencias morfológicas del hecho => plurales analógicos: brazos, frutos

El género dimensional (−o / −a para objetos más pequeños: cesto / cesta, cántaro / cántara) se habría motivado sobre la idea de pluralidad que encerraba el neutro latino en −a.

LOS LEXEMAS NOMINALES•

El lexema es el elemento más significativo de la palabra que pertenece a una clase abierta y no finita (tb. se le llama raíz). Morfológicamente hay varias clases:

Arbitrarios fijos: son elementos aislados: ni se enlazan con otros ni están motivados por otras normas que las de la evolución histórica de la lengua. Son palabras que encierran los elementos primarios: árbol, gat−(o), pan.

Arbitrarios polimorfos: en la estructura del lexema se producen alteraciones motivadas por causas externas al propio lexema. Ej: polimorfismo acentual: carácter−caracteres, álbum−albúnes (extranjerismo mal adaptado). Tb. causas diacrónicas hacen que se produzca alternancia en el lexema: alternancia e / ie < condicionada por evolución histórica ( diptonga si es tónica) => certeza / cierto. Similar es el caso de : bondad / bueno.

Lexemas diferenciados sintagmáticamente: gran libro / libro grande. Se oponen por constituir con otras palabras sintagmas unitarios. Tb. sucede en muy / mucho, y en los demostrativos que antiguamente tuvieron una serie incrementada.

IV− EL GENERO Y EL NUMERO

CARACTERES DEL MORFEMA DE GENERO•

Caracteriza a un sintagma. Normalmente es una clase morfológica arbitraria. Pero está incluso en el lexema, sin necesidad de manifestarse con morfemas (ej: vino, harina). No obstante se suele manifestar por −o / −a en la terminación del sustantivo, del adjetivo y de otros determinantes. Pero hay desajustes debidos a préstamos, pérdida declinación latina

GENERO REAL Y GENERO ARBITRARIO•

Cuando la oposición −o / −a caracteriza seres de sexo distinto tiene una motivación basada en una dualidad real; en el español está inspirada en hechos latinos de lengua: los acabados en −us eran masc. y los acabados en −a femeninos. Además el propio latín distingue con diferentes términos: taurus / vacca. El romance mantiene algunas, como la antedicha, y borra otras (tío / tía). O inventa algunas perdiendo el género latino: equus / equa es sustituido por caballus.

Tb. hay nuevas formaciones por analogía para seres con gº real: varonesa (vir).• A veces la oposición −o / −a tiene valor semántico: cesto / cesta, punto / punta. Otras es indicada por el artículo: el mar (uno concreto) / la mar.

En sustantivos postverbales aparece −e que se incorpora al género arbitrario masculino o femenino (el coste, el arranque, la tizne, la pringue). Tb. puede tener valor semántico: el toque / la toca.

Sustantivos acabados en −e y consonante: Masculinos: sufijo −aje (francés): viaje, paisaje; −ate, −ete, −ote: sainete, capote; −amen: certamen; −umen: resumen; −ón (avión), −én (andén), −ín (violín), −el (clavel), −es (ciprés), −an (talismán), −ún (betún); −az (disfraz); −uz, −ol (farol), −al (dedal), −ar (pinar), −il (carril), −ul (baúl), −er (alquiler). Femeninos: los ya latinos −tate (bondad), −tione (canción), −tudine (inquietud), −itie (niñez). Tb. conservan el gº latino los sustantivos en −ie (de la 5ª decl., barbarie) y en −ed (sed, pared). Vacilan entre masc. y fem.: −mbre (el nombre / la legumbre),

4

or (calor), −iz (barniz). => El género depende de causas históricas, aunque pueden quedar perturbadas por otras analógicas. En casos de inseguridad se atribuye un género sin rigor.

LA SUERTE DEL NEUTRO LATINO•

Distribuido el género en dos terminaciones, el neutro quedó sin función. Tb. se reordenan anomalías: los femeninos en −us pasan a masc. y los masc. tomaban terminación femenina si se referían a seres con género real: socrus> socera> suegra => el romance incorpora sus formas al masculino o al femenino según el morfema final. Muchos sustantivos de materia eran neutros en latín (vinum, oleum); a ellos se unieron otros masculinos (panis) o femeninos (aqua); todos se unieron bajo la −o del adjetivo, que sirvió como neutralizador.

En latín vulgar el neutro desapareció de la categoría de sustantivo pero se mantiene en la de pronombre => la −o de los lexemas neutros en −um, −u pasó a ser masculino. Por la coincidencia de forma el romance identificó tales neutros con el masculino: aurum > el oro, cornu > el cuerno

A su vez los neutros teminados en −a pasaron a ser femeninos. Pero los helenismos cultos en −ma (esquema) pasan como masculinos. Pero los que pasan al habla popular lo hacen como femeninos (la calma). Hay alternancia de género masc. / fem. según sea culto o popular: el reuma / la reuma.

Nombres en −a de defecto físico: pateta, babieca; se basan en marica. Tb en −as: acusetas, baldragas. Proceden de nombres que indican una habilidad: un mañuelas. Tb. insultos: un patas, un melenas. Después, a este sustantivo de cualidad, se le asimilan otros: un maleta. Spitzer: la denominación afectiva y pintoresca de los hombres como si fuesen mujeres tuvo una consecuencia morfológica: la creación de un masculino en −a. Muchos nombres, tb. topónimos, se deben al humor, al chiste.

Neutros en −us dan cuatro resultados:•

a) Forma etimológica en el singular: pectus > pechos, corpus > cuerpos.

b) Forma analógica en el singular: como suenan a plural, se crean singulares sin −s: pecho, cuerpo.

c) Forma etimológica en el plural: pignora > prenda.

d) Forma analógica en el plural: prendas (porque prenda se sentía como singular).

Los neutros en −R y −N crean un acusativo analógico que dio lugar a masc. o femeninos: marmorem.• Muchos plurales neutros en −a conservan el valor etimológico de plural reducido a expresar una realidad colectiva: leña, huerta. Pero estos neutros en −a se identificaban a los femeninos. Entonces se crea un plural sistemático en −s: gesta > gesta > gestas; vota > boda > bodas. A veces la distancia semántica entre el singular en −o y el plural en −a es enorme: gesto / gesta, velo / vela. Perdida la conciencia, para expresar el conjunto se emplea velamen.

Tb. −o / −a reflejan el tamaño cuando proceden de plurales neutros en −a: huerto / huerta.•

EL NUMERO•

El español hereda la −s del acusativo latino de plural. Aparece como −s cuando la palabra acaba en vocal y como −es si es en consonante o vocal acentuada. Pero estas últimas se apartan a veces de la norma: papá−s (no papáes), sofás En la norma culta domina vocal acentuada + −es ; las clases iletradas prefieren vocal acentuada + −s.

Tb. hay un plural en −ses (cafeses, pieses) porque en cafés la lengua ve formas de singular como anís, mes.

Tb. hay vacilaciones con los sustantivos acabados en −y (bueys, reys). Se llegó a bueyes, reyes tras considerar la −y como consonante.

5

Puede expresarse la pluralidad mediante un singular dependiendo del contexto, independientemente de la morfología: tanto caballero = tantos caballeros.

Predomina la regularidad en la expresión del número: plural en −s (casas), en −es (francés−es) y neutralización morfológica de singular y plural (lunes, martes) => el singular es el término no marcado, mientras que el plural lleva el signo de distintivo. Tb. puede afectar al dominio semántico: celo / celos, polvo / polvos

No hay dual. Excepción ambos.

V− DEL LATIN AL ROMANCE

LOS CASOS Y LA SUERTE DE LA DECLINACION LATINA•

− Sistema latino: 5 casos en 5 tipos de declinación.

Pero la propia sintaxis latina distaba de expresar cada función con una sola forma. El latín hablado dio preferencia al acusativo: como sujeto en oraciones de infinitivo, en oraciones de tiempo, dirección. Unido a la confusión fonética, da lugar al desarrollo preposicional => pérdida de desinencias casuales. La declinación se reduce a un caso de sujeto (nominativo) y a otro que, si no llevaba preposición, era el acusativo. Los demás casos vienen a coincidir fonéticamente con el acusativo, llamado caso universal. Varios documentos atestiguan la sustitución de los otros casos por el acusativo.

Desarrollo sistema preposicional (ya en Plauto). Es corriente el empleo de cualquier preposición con acusativo: + ad (= dativo simpatético), ab (= dativo), cum (ablativo), de (genitivo), in (dativo), pro (ablativo), sine (ablativo) => extensión casi universal del acusativo.

Casos conservados:

Nominativo. Se conserva en nombres propios, sobre todo de origen eclesiástico o francés (Dios, Pilatos, Marcos, chantre −cantor−) o catalán (sastre). Tb. hay nominativo en muchos cultismos: pelvis, pubis, virus; al no ser voces patrimoniales no afectan a la estructura de la lengua. Algunos imitan galicismos (prefacio). Son falsos nominativos pavo y buho. Algunos topónimos: Roncesvalles, Sanzoles.

Vocativo. Escasos herederos. Ya en latín se usaba nominativo. M. Pidal: Yagüe, Iessucriste, Sixte. Tb. maese. No serían vocativos Santiago, apóstol, ángel

Genitivo. Pérdida total: es sustituido por acusativo + de. Hay restos en días de la semana (martes < (dies) martis), algún cultismo jurídico o eclesiástico (libro órdino) algún sintagma inmutable (condestable, feligrés). Más en toponimia. Nombre común + nombre persona en genitivo: castrum Sigerici > Castrojeriz. El genitivo plural se usa para posesores colectivos: gothorum > Toro, gallorum > Gallur. Hagiotopónimos con elisión del sustantivo (eglesia, ermita), quedando el nombre del santo en genitivo: s. Poncii > Santiponce, Santelices.

Otros topónimos con genitivo describen las condiciones externas de un lugar: rivi angulu > Riaño. Tb. en antroponimia quedan reliquias: nombre del hijo + nombre del padre en genitivo. El genitivo −ici sería el antecedente de nuestros apellidos en −ez.

Ablativo. En algunos sintagmas de carácter adverbial (hoc anno > hogaño, loco > luego) y en la terminación −mente > mientre, −mente. Tb. hay algún ablativo en toponimia peninsular fuera del dominio castellano: Somonte; en realidad hay uso de in o sub + acusativo

EVOLUCION DE LAS DECLINACIONES LATINAS•

La 1ª se conserva (en −a) porque tiene la característica del género femenino. Por la pérdida de los casos queda reducida a un singular −a (casa) y a un plural −as (casas). Nombres de la 5ª (−ies, −es) pasan a la 1ª. Ya en latín convivían materies y materia. Esto favoreció la analogía.

Tb. se enriquece con algunos de la 3ª: cinis > *cinera > cendra. Trabs, femenino en latín, manifiesta•

6

su carácter tomando la −a diferencial: traba. Más complejo y menos convincente es cuchara. Algunos nombres en −x forman femeninos de esta declinación: tenax > tenaza(s), calx > calza. La −a en voces que desde el latín mantienen gº femenino se justifica por el deseo de cohonestar el gº gramatical y la forma que lo expresa. Las hablas canarias levan más lejos la adaptación al gº: algunos sustantivos en −e pasan a serlo en −a: chincha, tizna−o.

Restos de declinación germánica −a, −anis en femenino: putana.• Se incorporan algunas voces griegas que, o no eran femeninos, o no tenían la terminación de tales: amphora > anfora, lámpara.

La 2ª declinación se mantiene como heredera del género masculino. Absorbe a la 4ª, que se funde fonéticamente con ella. Muchos de la 3ª pasaron a la 2ª. Así el femenino abies > abeto; o neutros que adoptaron forma masculina: vas > vasum > vaso, os > ossum > hueso. Algunos masculinos reacomodan su terminación al género: pulvis > polvo. Tb. algunos de la 5ª: meridies > marizo (siesta del ganado).

3ª y 5ª se confunden en sus formas de acusativo (legem, leges; rabiem, rabies), pues hasta los temas en −i hicieron un acusativo plural en −es. Estas toman los sustantivos que en español terminan en consonante. Tb. se enriquece con los casos de apócope de la vocal final (apóstol), con los galicismos en −e (chantre) y con las voces patrimoniales que cambian la −o latina en −e (colpu > golpe). Los neutros en −r y −n crean un acusativo analógico (marmorem) que da lugar a masculinos o femeninos: el nombre / la legumbre. El plural se hace añadiendo −e / −es.

Así, la evolución latina al español (en palabras patrimoniales) se concreta en los tipos: 1) −a / −as•

2) −o / −os

3) −e / −es

cons / −es

VI− EL ADJETIVO

DECLINACION DE LOS ADJETIVOS•

Hay algunas variaciones con respecto a la declinación de los sustantivos. 3 grupos: 1) bonus−a−um (masc., fem., neutro); 2) fortis−e; acer−is−e (tema en −i); 3) los que se declinan como temas en consonante (quadrupes, vetus)

Ya era latina la tendencia a eliminar en el adjetivo la distinción masc. / fem. El acusativo masc. y el neutro coincidían (bonum−a−um), por lo que sólo funcionó la oposición masc.−neutro / femenino en los adjetivos del grupo 1. La pérdida de −m hace que se confundan los acusativos masc., fem. y neutro del 2. Así, no hubo distinción del 2 y el 3 que se funden en una declinación sin marca de género, mientras que el grupo 1 diferencia el femenino con marca −a.

Irregularidades: al acompañar al sustantivo, la confusión de género de éste, afecta al adjetivo. Así, los sustantivos neutros en −er y en −us son igualados a los masculinos de la misma terminación, de donde resultan concordancias como cadaver mortus. Pero, por lo general, los resultados son estables. Hay dialectos que sí hacen cortesa o granda; son aragonesismos de influencia galorrománica; por analogía se hacen tristo y grando.

Si un adjetivo se convierte en nombre propio, se adapta la terminación −a para el femenino: Félix−Felisa.

Son románicas las formaciones femeninas correspondientes a los adjetivos latinos en −or, −on y −ensis: cantora, bretona, burguesas.

7

EL COMPARATIVO•

Las formas comparativas latinas en −ios se añaden directamente a la raíz y no al tema del adjetivo. De ahí surgen dobletes del tipo maior frente a magnus, senior / senex. El español conserva el primitivo mayor y magnus en tamaño.

En latín clásico las formas en −ior son propias del masculino−femenino y las en −ius, del neutro: altus, −ior, −ius. Además el latín utilizaba el sufijo −(t)erus para oponer dos objetos entre sí (inferus − superus). Perdida la conciencia de su valor, se crean comparativos como exterior, inferior En español hay formas tradicionales en infernu, supernu, en los que el sufijo modifica la forma, aunque no el contenido de las palabras.

Sólo los comparativos más frecuentes mantienen forma sintética: melior, peior, mayor, minor• Aunque minor no es un comparativo para los latinistas, sino un derivado de minu; por analogía con maior, maius ha servido de comparativo de parvus.

EL SUPERLATIVO•

El latín empleaba −mo para el superlativo, absoluto o relativo, que podía ir unido a otros (−so−). La forma más simple la vemos en summus, primus, extremus, aunque han tenido cambios semánticos: primor, primoroso (tb. da primo).

Las formas alargadas de este sufijo con *−omo,*−somo (infimus, maximus, proximus) sólo han dejado derivados cultos: ínfimo, máximo, pésimo. El más frecuente es −issimus. En habla coloquial ha dado −ismo: muchismo.

El uso habitual de bonus−melior−optimus (recurriendo a tema distinto del de su positivo) como bueno, mejor y otros similares es un problema más de léxico que de índole morfológica.

Magis, plus y maxime aparecen con adjetivos latinos cuya última vocal temática va precedida por otra vocal (−eus, −ius, −uus). La Romania periférica prefiere magis; la central plus: magis idoneus.

Encontramos formas perifrásticas + antiguos superlativos en hablas populares: más mejor. Las formas perifrásticas parecen explicitar más frente a los comparativos en −iore; de ahí su difusión en detrimento de las formas sintéticas. Es un uso más concreto frente a otro más abstracto.

Tb. se utilizaron sane, valde, bene, multum, fortiter, repetición de adjetivos y sustantivos (pulcram pulcritudinem) Tb. el español tiene bien grande, mucho bueno, tonto que tonto, suave suave

En habla coloquial aparece con prefijos re−, requete− archi− y per−, ant. cultismo. Tb. hay uso del diminutivo (churros calentitos) y silabización intensiva (de ro−di−lli−tas), aunque pertenecen más al estilo que a la morfología.

LOS NUMERALES: CARDINALES•

Uno, −a procede de una declinación adjetival• Duos, duas tiene complicaciones. El leonés distinguía masc. (dos, dous) y fem. (duas, dues). Hoy en occidente dous masc. y varios fem: duas, duyas, dugas. En la lengua literaria se generaliza la invariabilidad del género.

Tres viene del tres latino. Quattuor no permite deducir distribuciones muy claras: aparece con varias formas en la Romania, aunque en castellano y portugués lo hace con w. Cinco toma −o por analogía con cuatro; pierde su primer wau ya en latín vulgar.

La −i del castellano seis se debe a un proceso fonético: −x− = −ks− y después se vocalizó la −k. Septem, octo, novem, decem son evoluciones normales.

Ya en vulgar la terminación −im era sustituida por −e, analógica de dece. De ahí once, doce, trece, catorce, quince.

Desde 16 se siguen formaciones analógicas, no sin que sobrevivan restos latinos.•

DECENAS•

8

Proceden de sus respectivos latinos con algunas discrepancias fonéticas. Viginti dio viinte por su −i final. La 1ª −i disimiló en −e. Idem triginta.

Quadraginta dio cuaraenta; luego cuarenta.• 50, 60, 70, 80, 90: disimilación del wau en qui−, eliminación del wau en −tua− y formación de 80 y 90 sobre los simples ocho y *nove. Tb. hay aragonesismos cincuanta, sixanta, setanta

Algunas difusiones de la numeración vigesimal en España: Cantabria, pueblos de Andalucía. Para el riojano hay que pensar en el vasco berrogei.

CENTENAS•

Salvo cien (< centum) presentan formas analógicas en −os (no en −i) por influencia de los numerales simples (dos, tres). En quinientos hay la fuerza del paradigma de la terminación −ientos; si no, −n hubiese palatalizado en quiñentos.

Sexcenti reduce −sc− > −c y da seiscientos. 4, 7, 8 y 900 son compuestos románicos que reemplazan a los latinos.

MILLARES•

Representados por el singular mille y no por el plural milia. 2, 3, 4 mil son románicas. Millón, billón son italianismos. Cuento equivalía a millón.

ORDINALES•

1º, 2º, 3º, 4º y 5º tienen evolución popular desde las formas vulgares del latín. Pero 4º y 5º han sufrido cambios semánticos. Dan derivados de diverso tipo.

Sextus > siesta, sestear. Octavus > ochavo. Decimus > diezmo. Quadragesima > cuaresma.•

DISTRIBUTIVOS Y MULTIPLICATIVOS (pág. 94)•

Sendos(< singuli−ae), simple (< simples), semel (una vez)... Todos remontan a *sem− (uno)• Doblo, doble (< duplus). No hay restos de bis, ni de bini.• Cuaderno, −a (< quaterni), quina (< quini), sena (< seni), seteno, centén.•

VII− LOS PRONOMBRES ADJETIVOS.

LOS POSESIVOS. Retrospectivos: suponen una situación anterior.•

Se incluyen en los pronombres−adjetivos porque tienen caso, nº y gº y pueden tener artículo, rasgos que pertenecen a los adjetivos. Sustituyen al giro de + persona pero no son genitivos del pronombre personal, aunque permiten gº y artículo y mei, tui, sui se tomaran de meus, tuus, suus. Los posesivos son retrospectivos (remiten a una realidad anterior), mientras que los demostrativos son presentativos.

Forma: depende de la posición: cuando va antepuesto es apocopada (mi, tu, su); pospuesto es plena (mío, tuyo, suyo). Ya el latín vulgar generó la serie átona mo, to, so que no pasó al romance.

Meu > *mieo > mió > mío y en posición proclítica mi. Mieo pervive en zonas arcaizantes del asturiano. Ya en época latina ma cambió a mea por disimilación de  ante a, > mía en castellano y apócope en mi para distinguir en algunos textos masculino mio de femenino mi (mio mayordomo / mi ley). Hubo traslación acentual mió, miá que perdura en bable occidental. Luego la forma átona mi se generalizó en castellano para los dos géneros. Mió se emplea indistintamente en masc. y fem. en asturiano oriental. Más complejo es en leonés: miéu, mióu se usa sólo o acompañando al nombre; en fem. hay traslación acentual para distinguir adjetivo y pronombre: la miá vaca / ya mía. En asturiano oriental hay una sola forma para masc. y fem.: mió caballo / mió vaca.

Tuum, tuam trataron de manera distinta la vocal tónica: tuo, tua. Esta situación se continuó en el•

9

antiguo masc. to, fem. tua y se perpetúa en el bable occidental. En el centro−occid. sirve para masc. y fem., adjetivo o pronombre. Idem suum, suam. Se escribía tanto suo ermano como filio suo. Las formas modernas tuyo−a, suyo−a son analógicas a las antiguas cuius−a. Se encuentran ya en Cid, y Berceo.

Ya en vulgar se sustituía la clásica vestrum por vostrum a imitación de nostrum. Junto a las castellanas, nuestro, vuestro están nuesso, vuesso en bable occid.

En castellano se utiliza suyo (ant. suo); fem. sua, sue; átono su (sóu, sua, só en asturiano). Los derivados de illorum dieron lor en aragonés. Illurum > lur, también en Aragón hasta mediado el XII.

La forma depende de la posición en el sintagma (mi / mío). En los dialectos admiten artículo: el mi padre.

En muchas áreas tuyo, suyo carecen de empleo habitual y son reemplazadas por de ti, de él: Asturias, Andalucía, países americanos. Su es 2ª o 3ª persona; no tiene una determinación no equívoca por lo que hay que actualizarlo con de usted o de él−ella.

El neutro lo de expresa posesión en salmantino, cast. vulgar, murciano•

LOS DEMOSTRATIVOS•

Tienen marcas de gº y nº. La oposición es −e (masc.) / −a (fem.), pero a veces tb. signo 0 en el masc. Hay formas neutras en −o.

El latín tenía 3 indicadores de posición: hic, iste, ille gravemente afectados por la evolución fonética: cuando −h deja de pronunciarse se aproximan los paradigmas de hic, haec, hoc y de is, ea, id => confusión. Para obviar la homonimia sólo se podía sustituir un paradigma por otro o eliminar ambos. La lengua suprimió hic e is. Hic sobrevive en agora (hac hora), hogaño (hoc anno), ahí (ad hic), aquí, pero (per hoc).

Así, el triple latino hic, iste, ille fue reducido a iste, ille. Pero se intentó reconstruir un sistema ternario paralelo a los personales yo, tú, él y los posesivos. Así se eligió ipse. Se instaló en medio, donde menos perturbaba: entre iste que había pasado a designar lo más próximo frente a ille, lo menos próximo. Las formas románicas tardaron en nivelarse porque se usaban frecuentemente con valor atenuado, en fórmulas cuasi gramaticalizadas.

Este no procede del nominativo iste. Esto (<istum) iba antepuesto al sustantivo y su −o se apocopó como bueno (buen pan). Así resultó una serie est, esta, esto. Al reponerse la vocal final no pudo ser −o para evitar la homonimia de masc. y neutro => est−e. La misma explicación vale para ese con una complicación mayor debida a es del verbo ser.

La marginación de ello se acentúa desde fines del XIX. Tiene poca vitalidad en el habla actual, como y consigo. Antes había funcionado como antecedente, pleonástico, pron. de identidad, como encabezamiento de oración. Tb. como sujeto desde 1500. Desde antiguo ello funcionó como pronombre neutro, referido a hechos o cosas ya mencionados.

La serie aqueste−a−o y sus formas apocopadas surge de la serie enfática alargada con *accu (<ecce). A fines de la E. Media hay tendencia a simplificar las formas alargadas en aqueste / este, aquese / ese, pero no en aquel porque él se había especializado como pr. personal y no podía actuar como demostrativo sin producir homonimia. Valdés dice que aqueste no se scrive, aunque algunos lo utilizan al hablar. Correas dice que hay formas poco usadas, como aquesos. Tb. informa de otras intensificadas con otro: estotro, esotro, aquestotro.

Ipse dejó de funcionar como indicador de identidad. La forma enfática latina met, que se posponía a personales y posesivos (egomet, meamet), pasó a ser prefijo temet ipsum, semet ipsum, etc. El haba popular produjo luego te metipsum, se metipsum. Tb. surgió metipsimus. En la P. Ibérica hubo muchísimas formas enfáticas. Estas evolucionaron hasta el actual mesmo, mismo, pasando por el intermedio meismo.

Tb. aparece algún refuerzo con en: ennese, en el fuero de Madrid y dominio navarro−aragonés, s. XII.• El romance eleiso viene de la combinación en latín vulgar de pr. demostrativo + identidad: hic + ipse, ille + ipse. Es comparable al italiano stesso (<iste ipsu).

10

EL ARTICULO: debilitación de los demostrativos.•

El artículo aparece por debilitación de los demostrativos. Había dificultad de ver cuándo, en construcciones anafóricas, ille o ipse son demostrativos o cuándo artículos. Ya el latín tardío (IV− VI) desarrolla mucho el empleo de ille e ipse y así la lengua va perdiendo su estilo impersonal => el nombre comienza a actualizarse. Parece que en documentos de los s. VIII−XII ille e ipse ya no tienen carácter demostrativo.

El artículo románico está formado sobre ille o sobre ipse. Ille fue dominando sobre ipse porque suponía un salto menor en su significación. Ipse debía pasar de significar mismo a esto y luego gramaticalizarse como artículo. Era un barbarismo de 2º grado que se mantuvo en las regiones antes y más fuertemente romanizadas.

Tb. hubo razones funcionales. Ille se apartó de su función demostrativa ya en época antigua; entonces el carácter puramente demostrativo pasó con significado más preciso a formas enfáticas como ecce + ille. Ipse no pudo perfilarse como artículo en Hispania porque antes había llegado ille => fue tomando carácter demostrativo. Pero la misión mostrativa es más difusa y carece del valor enfático que tiene la identificación que ya tenía los polos inequívocamente marcados (este − aquel). Entonces la identidad se decidió por el uso de las formas incrementadas con met−. Por todo ello en las G. Emilianenses ya no hay otro artículo que elo, ela.

La etimología del artículo es illum (no ille) − illa (el lo, el la) que perdieron énfasis articulatorio (elo, ela). El fem. ela ante vocal se reducía a el (el espada); hoy sólo ante á tónica (el alma, pero la aduana).

En el riojano del siglo XI−XII las formas documentadas son lo, la, los. En el XIII ya están castellanizados. El aragonés tenía la, lo; en topónimos a. Tb. algunos ero, ro. En la región de Jaca aparecen o, a.

Las formas modernas del artículo palatalizan en leonés. Hay restos en prep.+ artículo (por lo > pocho). Otros: cono, eno, no y apócopes del tipo l´orru.

Tb. se registran, desde las Glosas, fusiones prep.+ artículo: in illa > enna, polas. Pol, pal, se oyen hoy en castellano coloquial. Enna, conno eran arcaísmos castellanos que pervivían en la Rioja cercana a Castilla.

VIII− PRONOMBRES SUSTANTIVOS

PRONOMBRES PERSONALES −presentativos yo, tú o retrospectivos lo−•

Algunas categorías pueden ser modificadas por sustitutos funcionales. Son los pr. personales (presentativos o retrospectivos) e interrogativos e indefinidos (sustitutos de sustancia predicativa). Personales: yo y pueden tener caso y nº (tb. gº los compuestos nosotros, vosotros); él > caso, nº y gº; usted > caso y nº; se > caso únicamente.

La situación latina se conserva bastante bien en romance: los casos permanecen en buena parte. Así, hay herederos del nominativo (ego, tu) acusativo (me, te) y dat. (mihi, tibi); el genitivo y ablat. toman formas de dat.+ preposición. Perdieron su tonicidad y se hicieron clíticos salvo cuando funcionaban como sujeto o iban precedidos de preposición. Como consecuencia de este cambio han surgido dos series: una acentuada (yo, tú, mí, ti), otra sin acento (me, te, se). En romance la función del dativo se ha confundido con el acusativo: me da, te digo.

Ego era sujeto y así pasó al español. Las variantes vulgares aego, eco fracasaron, excepto la reducción *eo. La evolución al castellano debió ser éo > yeó > yó. En leonés la  diptongó: yeu. En castellano  habría diptongado; luego el acento se habría trasladado a la o como en du > dieo; el triptongo se habría reducido: yeó > yo.

Me en función de O.D. dio me. El dativo mihi pasa como mi precedido de preposición. Fases intermedias son mici, michi: se da el desarrollo de −k− enfática para evitar la confusión con mi una vez perdida la −h− (en Glosas del X y aragonés del XI). Tb. habría habido analogía con tibi (*mibi)

Tu > tú, te > te sin comentario. Tb: en latín vulgar se atestigua el paso − > e por metafonía. Ti en•

11

castellano actual. Tb. hay analogía inversa con michi: tibi, contaminado, se convierte en tichi; así se da tiquismiquis. Is, ille suplían al pr. de 3ª persona no reflexivo. Desaparece is; sólo queda ille: ille > *elle > él; illa > ella. Evoluciona como demostrativo o artículo. En Berceo es eli y elli; la terminación −i se da por analogía con qui. Él como pronombre tardó en llegar a las gramáticas; Correas decía que los pronombres son yo, tú, aquél. Su generalización como pronombre no fue rápida, aunque ya Nebrija lo incluyera.

El dativo illi se documentaba en vulgar como ili o lei. En nuestros textos más antiguos aparece como le o como li (Silenses). En s. XIII aparece como li, lis en la Rioja Alta. La −i final sería etimológica. En asturiano antiguo había ll− inicial lle, lli, que en lo moderno ha pasado a y−. En Astorga se encuentran ye y lle.

El conjunto illi + illu dio *(e)lyélo > gelo que a partir del XIV > selo. En aragonés antiguo lillas.• El reflexivo tiene las formas sb (acentuada), s (átona). Los problemas de sibi son paralelos a los de tibi: metafonía −i > e. Son frecuentes en el XIII formas reforzadas con −pse. Hoy está siendo desplazado por él (para él).

Nos y vos se utilizan en latín como formas únicas de nominativo y acusativo. Los compuestos nosotros−vosotros surgen por razones sintagmáticas (nos, inclusivo; nosotros exclusivo) y paradigmáticas (distinguir nos sujeto / nos complemento). Se añadía así el valor enfático de otros. Nos y vos subsisten como formas acentuadas en el bable occidental. En otros dialectos hay variantes fonéticas: nusaltros en Pirineo aragonés, nusotros en áreas rurales Tb. se da mosotros en la lengua vulgar y losotros en Canarias y Murcia.

Nos se conserva hasta ahora en posición enclítica. Vos pierde la v− inicial, aunque no lo hace en dialectos arcaizantes. Sobre os ha actuado se formando el vulgarismo sos, sus.

El A.Probi rechaza noscum, voscum. Tb. había otras formas fundidas con la preposición pospuesta: mecum, mecu. Se dio una tardía y equívoca descomposición de con / tigo: se interpreta tigo como forma independiente. Mecum, tecum, secum se consideraron lexemas inseparables y dieron lugar a un caso de pleonasmo latino al anteponer una preposición (cum + secum) que de nuevo produjo la lexicalización del sintagma. Debería haber dado *comego, pero tomó la i de mi y rehizo la inicial con− => conmigo. Cumigu en asturiano. Con mí en aragonés. Tb. contigo con la i de ti. Cumsecum era consico en las Glosas y consigo en Mio Cid.

Hay pr. personales precedidos de preposición que dan formas no aceptadas en la lengua oficial: dar a mí (aragonés), con mí, a tú, pa yo, con yo.

El apócope en los pronombres es sólo una parte del apócope generalizado de −e y −o. Aragón es zona apocopadora frente a León, de mayor conservadurismo. A final del XIV se reponen −e y −o.

Acentuación del pronombre enclítico: hay algunos casos, sobre todo cuando el verso va en imperativo; el acento individualiza enfáticamente al pronombre: aragonés dejameló. En Río de la Plata pierde su carácter enfático por su independencia.

LAISMO, LEISMO, LOISMO.•

Leísmo es la ampliación de le; es la primera forma que atestigua un cambio de función. Ya en los orígenes se usa para OD cuando este dispone de otros referentes personales masculinos: a mio Cid le van a cercar. Tb. en dialectos septentr. es utilizado para nombres contables masculinos: el vaso no hay que romperle.

Loísmo es el mantenimiento de lo en su función tradicional como pr. personal y su ocasional extensión a la función de OI.

Laísmo es la utilización de la para el OI o OD femenino: la di el papel a tu madre. Quizá suponga un aumento de la distinción de gº en detrimento de la de caso.

12

El sistema pronominal de 3ª persona se basa en el latino illum, illam, illud (>lo, la, lo). Se oponen a illi (> le). Pero le no es forma marcada con gº, por lo que se da un nuevo ordenamiento basado no en el caso, sino en la coherencia de gº: le (masc.), la (fem.), lo (neutro). Sería un esquema paralelo a este−a−o que ayudará a la fijación del laísmo. Pero las formas no han llegado en todas partes a un mismo tipo de nivelación y sobre ellas han actuado nuevas tensiones.

El laísmo, empleo de la por le femenino, ha penetrado en todos los usos del dativo. Es propio de las dos Castillas, aunque menos extendido que el leísmo. Correas lo atribuye a eufonías.

El leísmo, empleo de le en el campo de lo masculino, tendría para Cuervo una doble motivación de hechos morfológicos (empleo frecuente de m´, t´, s´ por me, te, se ) y sintácticos puede haberse producido desde una forma apocopada (como m´, t´, s´). Así, desde las formas apocopadas, se habría producido la igualación de dativo le y acusativo lo. Se da en Madrid y provincias limítrofes.

Correas propuso el paradigma: le les, los

la las

lo

Así se aprueban todos los abusos castellanos. Rechaza lo acus. masc. (prefiere le), la pasa a ser dat. fem. y acepta los por les. Es el uso vulgar de Salamanca. En la Gramática de 1796 triunfa el uso madrileño: le acusativo y la dativo. Salvá propuso le acusativo para seres animados y lo para inanimados. Desde 1854 se renuncia al exclusivismo de le y se condena el les plural.

El loísmo, lo como dativo, está más limitado. En América se usa con personas: lo habló.•

EL VOSEO. EL PRONOMBRE DE CORTESIA•

No es sólo el uso de por vos, sino tb. el empleo de formas verbales como tomás. Así, el problema se centra en la correspondencia del verbo plural con el pronombre . En castellano antiguo vos fue fórmula respetuosa frente a aplicado a gentes de baja condición; por este hecho sociológico vos fue desplazando a, pero con el desajuste de emplear un pronombre de plural para un sujeto singular. Pero a su vez, al hacerse tan común degeneró y fue necesaria una nueva fórmula cortés: vuestra merced. En América, tierra de distintas convenciones sociales vos arraigó pronto => pérdida de tú, ti; lucha de tu / vos; empleo de te con vos. Vos se usa siempre con formas verbales en plural. Cubre casi toda la América meridional y la central + Chiapas.

El avulgaramiento de vos produjo vuestra merced. Así el distanciamiento era doble: en el pronombre y el la forma verbal. Vos tomaba la 2ª persona verbal y vuestra merced la 3ª. Ésta evolucionó hasta su lexicalización en usted con variantes voacé, vuacé, vuesançed Tirso utiliza múltiples formas: vuestra merced, vuesarced, usancé El primer uso documentado de usted es de 1620.

RELATIVO E INTERROGATIVO•

Si existe el interrogativo ¿qué?, existe el indefinido que: en ambos el pensamiento va de lo general a lo particular y viceversa: ¿quién fue a Sevilla? (de todos se intenta identificar a uno), ¡quién supiera escribir! (donde la singularidad está casi expresada). Pero en el relativo quien fue a Sevilla se parte de un individuo particular y se proyecta su experiencia a toda la colectividad.

Rigen morfemas extensos y no constituyen un grupo homogéneo porque pueden llevar o no artículo y son invariables en cuanto al gº.

En latín, relativo e interrogativo eran una misma cosa. Diferían en el nominativo sing. El relativo qui, quae absorbió al interrogativo quis y quod al neutro quid. El paradigma latino se redujo al extenderse el masculino al campo del femenino y del neutro. El masc. ha llegado a eliminar al femenino.

Lo único que perduró fue la distinción qui−que: las regiones más septentrionales son más conservadoras; en cambio Andalucía, reconquistada más tarde, no atestigua ningún caso de qui. En

13

Aragón qui no se usó ni con fem. ni con cosa masc. Se mantuvo 2 siglos más que en Castilla. El acus. quem se continúa en el masc. quien, sólo en singular. En el XVI comenzó a desarrollarse un plural quienes. Quien tardó en llegar a las gramáticas; Nebrija lo incluye pero es ignorado. En el habla popular que toma a menudo el lugar de quien: aquel hombre que le hablé

El genitivo cujus es un arcaísmo conservado en el español. Nebrija no incluye cuyo entre los relativos. En el XVI tb. se emplea junto a quien: dando la culpa a cuya es. Tb. como interrogativo (¿cuya era la gente?) a veces es sustituido por de + relativo (en tiempo del qual) o por relativo + posesivo (el duque de Milán, que su hijo fue). Estos giros favorecen la crisis de cuyo, aunque en algunas áreas marginales parece tener alguna vitalidad: sur de Ecuador, Antioquia

Qualis no ofrece problemas ni en latín ni en romance. Antiguamente cual se usaba sin preposición ni artículo y así equivalía a formas como la que: qual dizen Correas dice que lo qual ha caído en fastidio; en su lugar usan estos cultos lo que .

La lengua vulgar ha creado cuala, cualo dotados de gº y sus correspondientes plurales por analogía con los paradigmas este, esta, esto

El interrogativo cuál se usó neutralizado con qué (cuál mayor bien hay que no hacer mal) y con cómo en interrogativas indirectas.

INDEFINIDOS•

Difícil de resumir. Situación latina enrevesada. Se suele aceptar que nada, algo, nadie, alguienson pr. indefinidos porque sustituyen un sintagma nominal cuya base es un sustantivo. Es una clasificación más semántica que morfológica. Se trata de adjetivos predicativos de significación muy simple que permite empleos frecuentes.

Los compuestos de quis son los más abundantes:• Reduplicación quisquis, quaeque, quicquid > quisque ya en vulgar; no deja herederos en ningún romance.

Tema pronominal + quis: la serie aliquis, −a, −id formada sobre un nominativo sin desinencia ali + quis da numerosos derivados en español. Del simple aliud > cast. ál, arag. ali. De una forma incrementada aliqunus > algún, −o. De aliquem > alguien; frente al portugués alguém, el castellano dice álguien desde el XVIII (habría habido un doble traslado acentual). Alguien puede ser lusitanismo favorecido por la poesía gallego−portuguesa; arraigó muy tarde. En tiempo de Cervantes era alguién. Con Lope volvió a alguien por influjo de algo. Se afianza al desaparecer palabras multifuncionales cosa, hombre que expresan impersonalidad. Alterem (> ant. otrien) se crea a imitación de aliquem. Del neutro aliquod > algo. En Burgos y Palencia aún significa bien, riqueza. Fundido con filiu > hidalgo. En romance la partícula ali se une a otras palabras y da indefinidos antiguos: aliquantos > alguantos en Berceo (algunos). Tb. alquantre y alguandre.

Partícula + pronombre: en latín desaparecen este tipo de indefinidos (ecquis, ecqua, ecquid) sin dejar derivados. Pero aparecen otros: jamquales > yaqual, yaqué.

Pronombre + partícula indefinida: tampoco quedan muchos restos: quidam (un tal), quisque (cada uno) Es culto quisque. Usado por Berceo, no vuelve a documentarse hasta hoy. En el habla coloquial se emplea cada quisque. Tb. hubo un antiguo cascuno.

Pr. + forma verbal: quivis, quilibet no dejan restos. Pero se crean otros compuestos: qualisvis, qualevis(>qualbis). La sustitución del verbo por otro románico dio quiquier (antiguo) y quienquiera (moderno).

Omnis dejaba el lugar a totus. Salvo el italiano los demás romances no tienen sino derivados. En español todo; asturiano tou y arag. toto. Tute en el juego de naipes.

Alter formaba pareja con alius, que desapareció. Continuadores suyos fueron los antiguos otri, otre, utri, utro y el compuesto quillotro que ya había perdido su sentido etimológico (< aquell otro). Certus continúa en cierto.

14

− Los negativos son tardíos. Nec unus dio neguno. No tenía frontera clara con alguno. Res nata reemplazó a nihil que se perdió. El castellano nada se enfrenta a re y ren en Aragón y Cataluña. Las variantes nadi, nadie, nadien son analógicas de la serie otri, otrie, otrien. Nadie y otras son variantes fonéticas.

− Como eco de nemo pudo surgir homo en fórmulas negativas. Omne acentuado aparecía con valor de alguien, alguno.

− En sustitución de quisque aparece la preposición griega cada tomada de la lengua eclesiástica en toda la Romania. En cast. va seguida de cual, uno. En Navarra puede ir en construcción absoluta. Tb. cadañera.

− Verbos románicos + indefinidos: hubo derivados comparables a quiquier: cualquier, qual quisier, qual sequiera (Berceo). No con quaero, sino con volo subsisten en la lengua de Berceo siuvelque, sivelqual (semejante, cualquiera). Tb. el temporal sivuelquando (algún día).

− Tb. funcionan como indefinidos varias voces habilitadas para ello: citano, fulano, gente, gentes humanas, dello, tal, todo viviente, uno

Apócope de −e: tien, vien, fiz, ten

Aparecía en vocales anteriores precedidas de consonante dental o alveolar si la sílaba precedente era abierta. Pero tb. aparecen formas plenas. Sólo permaneció en el imperativo de algunos verbos muy frecuentes. La −e se repone por analogía con la mayoría de las formas que marcan persona y nº al menos con una vocal final.

Vocales radicales•

Era habitual la vacilación en la abertura de las voc. átonas (iglesia−eglesia, jugar−jogar). Esto se aprovecha para aumentar el contraste morfológico entre los verbos en −er y en −ir. Las raíces en −er sólo aceptan vocales abiertas o medias (valer, temer, comer); es decir, excluyen /i−u/. Los en −ir sí toman cerradas (bivir, subir), pero excluyen vocales medias de las raíces tónicas, no así de las átonas (bevir, sobir); permite la /a/ en ambas (salir). Pero prefieren /i−u/: escribiendo (no escrebiendo), subiendo (no sobiendo). Lo contrario no vale para los verbos en −er, donde eran exclusivas las vocales radicales medias: temiendo (no timiendo).

En el futuro y el condicional muchos eliminaban la /e/ o /i/ que aparecía en el infinitivo: prendrá, subrá.

En verbos con vocal radical velar se llega a eliminar la vocal radical /o/, excepto podrir, abolir, oír (acaso para evitar homonimia con huir).

El resultado moderno es más complejo en el caso de vocal radical palatal por la preferencia por la disimilación vocálica (no /i//í/); por ello pedir/pidir > pedir, pedimos/pidimos > pedimos En cambio, en formas sin /í/ tónica desinencial se prefiere la vocal radical cerrada: pido, pides, pedió/pidió > pidió

Pero los verbos introducidos por vía escrita sí ofrecieron /i/../í/: permitir, distinguir, junto a algunos populares que vacilaban (escrevir, recevir). Desde el S. de Oro se adaptan al patrón culto.

Otros tiempos tb. desarrollaron preferencia por vocales radicales cerradas: estove, estoviste, empezaron a aparecer con /u/, que se impuso desde fin del XV: estuve...

15

En pretéritos irregulares de raíz átona a veces aparecía /o/ (podiste, posieron). Se suprimen al final de la E Media a favor de la uniformización con /u/ radical: pudiste

El pret. irregular medieval no permitía /é/ radical, menos en trexe. En verbos con /í/ radical a veces aparecía /e/ (dexiste, veniera), sólo hasta fin del XVI.

2−LA VOZ ACTIVA Y LA PASIVA

El latín tenía para la pasiva morfema −ur en el infectum y forma analítica con esse en el perfectum. En el hablado el tipo analítico se extiende a todos los tiempos; a partir de frases atributivas como carus est (es querido), los hablantes dan sentido de presente a amatus est, que pasa de ha sido amado a es amado. Esto hace necesaria la creación de nuevas formas para expresar lo que antes se expresaba con amatus est: amatus fuit, amatus fuerat

Ser + participio es heredado por el castellano pero ha visto reducido su campo semántico y se limita a la expresión de la acción (fue hecho); el estado se expresa con estar + participio (está hecho).

PERSONA Y NÚMERO•

Los morfemas de persona no se pueden separar de los de nº.

Sólo ha habido cambios fonológicos: se pierde −m (cantabam); −t (pervive hasta el XII: vienet); −mus > −mos; −tis > des medieval (cantades); −nt > −n (cantabant).

En los morfemas de pretérito.: −sti > −ste (cantaste) ; −stis > −stes > −steis (cantasteis). En medieval a veces se añadía una −s a la 2ª del indefinido (cantastes) porque la desinencia de todos los paradigmas la tenía; pero esto conlleva identidad con la de la persona vos, por lo que desaparece.

Para las formas de la 2ª del plural, salvo en el pret. indefinido, la −t− sonorizó en −d−. Se elimina desde el XIV. De ahí resultan varios hiatos que serán luego reducidos a una sola sílaba.>>>

3.1− Formas paroxítonas de la 2ª pers. de plural

En el pres. de ind., de subj. y en el futuro simple vos tenía acentuación paroxítona en medieval: cantádes, temédesédes empieza a perder la /d/ a final del XIV; luego también la pierden las demás desinencias paroxítonas: cantades > cantáes > cantás/cantáis Desde mitad del XVI la península opta por las formas disimiladas (cantáis); en las zonas americanas con voseo se prefieren las asimiladas (cantás).

3.2− Formas proparoxítonas de la 2ª de plural

A pesar de ser paroxítonas en varios paradigmas se convierten en proparoxítonas: cantabátis > cantávades. Conservan la /d/ hasta S. de Oro. En XVII la pierden y el hiato consecuente se reduce a diptongo o a monoptongo: cantávades > cantabais o cantabas, temíades > temíais o temías Sólo las disimiladas perduran en la Península con valor de plural. Las asimiladas coincidían con las de => convergencia con el voseo.

3.3− Formas oxítonas de la 2ª de plural

Los imperativos plurales (cantate, timete) dieron lugar a formas oxítonas. Hay dos evoluciones: 1) se pierde la /e/ tras /d/ (cantad, comed); 2) una temprana pérdida de /d/ da lugar a la asimilación del hiato resultante: cantade > cantáe > cantá. Ambas se emplean en S. de Oro. Luego se opta por las formas

16

con /d/ salvo con el clítico −os: levantaos.

4− EL ASPECTO VERBAL: sitúa en el tiempo.

Perfectivo− la situación es momentánea. 1) principio y fin ya concluidos: anoche cené con ellos 2) sólo el principio pertenece al momento al que la situación se refiere: conocí a mi mujer en Madrid 3) tb. puede referirse al futuro: habrán cenado cuando yo llegue.

Imperfectivo− no se especifican el principio ni el fin: ya cenaban cuando yo llegué.

Perfecto− puede haber terminado pero sigue afectando al hablante: la ley escrita ha existido durante 1000 años.

Progresivo− se insiste en el desarrollo de la situación, sea entre límites temporales (estuvieron cenando) o sin ellos (estaban cenando). Es compatible con los anteriores.

El verbo latino sólo distinguía perfectivo e imperfectivo: cantabam / cantavi En la expresión de la anterioridad no se distinguía entre perfectivo e imperfectivo; tampoco entre la visión perfectiva desde el presente o desde el pasado => cantavi era a la vez he cantado y canté, y cantaverim era haya cantado y cantara / cantase.

4.1− Cambios en el latín hablado

Gran novedad: introducción de formas que indican el aspecto perfecto. Comienza con los transitivos con habeo + participio: habeo cultellum comparatum. Concuerda con el OD, e indica una acción anterior. El sintagma entero estaba próximo a significar lo que ahora se expresa con he comprado, uno de los sentidos de comparavi. Entonces la introducción de habeo hizo posible distinguir perfecto/no perfecto entre habeo comparatum / comparavi.

Pero la noción de posesión expresada por habeo se conserva y sólo empieza a debilitarse con participios que no expresan plena posesión: ej. habeo auditum. Así empieza a funcionar como morfema de perfecto, sin indicar posesión. No se olvida que debe concordar y por eso en medieval se puede encontrar he compradas unas vacas, aunque a partir del XIII se va abandonando.

Tampoco durante la E Media se usa con intransitivos, que indican el perfecto con ser + participio: son idos. Pero antes del XVI ya se puede encontrar haber. Las nuevas formas con habeo sustituyen a las ya existentes (cantaveram, cantavero) que van desapareciendo.

4.2− El sistema verbal del español medieval

Pero ciertas formas no fueron sustituidas por sintagmas compuestos. Se simplifican perdiendo la marca de perfectividad (−v−) como ya había pasado con formas en −ire: audivi > audii. Se extiende tb. a −are: cantavi > cantai, cantaveram > cantaram Estas son la base de las formas romances. Así llegan: 1) cantavi > canté (pierde el valor de perfecto); 2) cantaveram > cantara, mantiene valor de plusc. hasta S. Oro y aún ahora en ciertos registros; luego toma valor condicional y desde el XIV tb. de imp. de subjuntivo en competición con cantase; 3) cantavissem > cantase (pasa de plusc. de subj. a imp. de subj.)

4.3− El sistema verbal del español moderno

Ove cantado es infrecuente, sólo aparece en registros formales (hube cantado)

17

Cantare y oviere cantado dejan su lugar al presente y perf. de subj. (cante, haya cantado), o a los de indic. en la prótasis de condicionales abiertas: si viene se lo daré. El futuro de subj. sólo sobrevive en expresiones fijas: sea lo que fuere.

Cantara ha pasado al modo subj. perdiendo valores de plusc. y de condicional.

Canté y he cantado no son iguales en todo el mundo hispanohablante.

4.4− El aspecto progresivo: estar + gerundio

Es compatible con cualquier tiempo verbal y con los otros aspectos verbales. Se emplean cuando el hablante quiere resaltar que un hecho está (o estuvo, o estará) realmente en curso. Es compatible con el aspecto perfectivo e imperfectivo: estuvo esperando y estaba esperando muestran matices diferentes.

5− EL TIEMPO VERBAL: pocos cambios. Se crean los condicionales y se amplía el subj. con formas de futuro.

6− EL MODO VERBAL

Igual en castellano que en latín: indic. y subj. contrastan en el grado de realidad que atribuyen al hablante. El sentido de la oración cambia según se emplee uno u otro: los que han terminado / los que hayan terminado.

Sólo ha cambiado su valor modal cantara: de plusc. de indic. en latín a imperf. de subj. desde el XIV, compitiendo con cantase. ] El imperativo sería un 3er modo.

ALTERNANCIAS CONSONÁNTICAS•

Las cons. velares palatalizan ante E, I pero no con las otras vocales => la consonante final de la raíz puede tener dos formas porque suele haber todo tipo de vocales. Pero esto sólo pasa con −er, −ir, no en −ar porque la vocal alternante minoritaria se encontraba únicamente en las formas del presente de subjuntivo, demasiado infrecuentes. Hallamos 3 grupos de verbos latinos con consonante radical velar:

4.1− Verbos con raíz en vocal + /k/

Dos posibles resultados: si /k/ va seguida de o, a > /g/ en medieval y moderno: IOCU>juego; si /k/ va seguida de e, i > /dz/ medieval, // moderno. El primero aparece en 7 formas: las 6 del subj. y la 1ª s. del ind. Las demás formas de cada verbo (con e, i desinencial) dan el segundo resultado: digo, diga, pero dizes. Algunos se adaptaron luego a otros patrones, pero los más frecuentes(decir, hacer) mantuvieron la alternancia g, .

4.2− Verbos con raíz en /rg/ o /ng/

Si le sigue una vocal no anterior(o, a) se mantiene la velar: spargo>espargo, yergo Pero si le sigue una vocal anterior, palataliza con doble resultado en el caso de /ng/: spargis>esparzes, tangis>tañes.

Este patrón resultó atractivo por darse en verbos frecuentes y se extendió a otros que no tenían cons. velar radical añadiendo una /g/ a verbos con n, l, r: VENIO/VENIAM>vengo/venga; SALIO>salgo Luego a otros con /j/, /s/: AUDIO>oigo; ASO>asgo

18

Pero los menos frecuentes perdieron la alternancia, casi siempre la /g/: cuezo, esparzo, taño Sólo en erguir extendió /g/. Haiga no se consolidó.

4−3− Verbos con raíz en /sk/

Son frecuentes y tienen doble resultado: /sk/ o /ts/ ant. // moderno: meresco/mereçes, conosco/conoçes Al final de la E Media se introduce la /ts/ (después ) en las formas minoritarias: merezco/mereces, conozco/conoces, nazco/naces. Este tipo de alternancia se extiende a otros verbos: aduzir, conduzir

ALTERNANCIAS VOCÁLICAS•

Dos razones: metafonía de yod desinencial (sólo en verbos en −ir) y diptongación de  y . El acento caía en la raíz de 9 formas: 1−2−3 s. y 3 pl. del ind. y del subj. + imperativo singular. En el resto caía en la desinencia.

5.1− En la raíz de los verbos en −ar y −er.

Sólo hay alternancia en los verbos cuya raíz tenía ,  clásica. Si el acento cae en ellas, diptonga. Si la raíz es átona, no diptonga (petra>piedra, bonu>bueno). Alternancia: nego>niego, negamus>negamos; movo>muevo, movemus>movemos.

Pero tb. por analogía se extiende a verbos con vocal átona y el diptongo se produce donde no cabía esperarlo: sminare (sembro>siembro), mnstrare (>muestro). Muchos verbos con /, / radicales siguen este proceso: fricare, pensare, rigare, colare.

Pero otros pierden la alternancia y monoptongan en la lengua moderna: anego, entrego, aporto. Otras veces, en verbos emparentados con sust.o adjetivo con diptongo, la nivelación es en sentido contrario y afecta a todo el verbo: pieza>despiezo, hueso>deshueso.

LVARE sufría alternancia, por tener  radical; pero en las formas diptongadas [lj] se convirtió en , con lo que la alternancia es de consonantes /l/−//: lievo/llevo (s.XVI). Otro con alternancia regular, pero irregular en lengua moderna es jogar: juego/jugamos.

5.2− En la raíz de los verbos en −ir.

Debieron mantener la yod, que ejerció una influencia metafonética sobre la vocal radical cerrándola (imposible en i, u, a). Cierra tónicas y átonas; pero la metafonía antecede a la diptongación. Así cierra // y / / en /e/ y /o/ antes de que diptonguen. Hay 4 posibilidades para cada vocal radical: con o sin acento en la raíz, y con o sin yod desinencial (+acento+yod; +ac.−yod; −ac.+yod; −ac.−yod): río, ríes, riamos, reímos; mido; sirvo; siento La /i/, normal en , / (rideo>río, metior>mido), se extiende por analogía a verbos con  (servio>sirvo). Se dan varias analogías de manera que /e/ queda fuera de la raíz de los verbos en −ir; sólo aparece en los −er.

En el último caso se esperaría /i/ radical, pero la analogía con medimos, y la disimilación /i//í/>/e//í/ dan como resultado /e/ (reímos) (aunque antiguamente podía observarse /i/: midimos...). Tb. la hallamos en verbos cultos y del Renacimiento: dirigimos, escribimos, vivimos Así se elimina la diferencia de vocal radical entre , /.

Entre los verbos con vocal radical posterior sólo dormir y morir mantienen /o/ radical en alternancia con /ue/. Aparte queda oír con /o/ sola. Entre los demás, la /u/ de los verbos con , / (aduzco, subo) se ha extendido a la mayoría de los verbos con  (mullo). Resisten los antedichos duermo, muero. Tb.

19

cuando no llevan yod se propaga /u/: sube, mulle. Vuelven a escapar morir, dormir. El paralelismo con los verbos con vocal anterior se rompe cuando la vocal no es tónica ni hay yod, ya que no hay posibilidad de disimilación como /i//í/. La /u/ aparece en todos los verbos menos en dos con  (dormimos, morimos). No obst. Esta cuasi−unanimidad de vocal radical es moderna; hasta XVI muchos vacilaban /u/−/o/. Aunque la mayoría preferían /o/, durante el XVI se impuso /u/ con la excepción de morir, dormir y de podrir−pudrir. La misma preferencia por /u/ se dio en el gerundio (fuyendo), en la 3ª de los pret. simples (cubrió) y tiempos afines al pretérito (sufriera). Esta preferencia por /u/ no se debe a metafonía (ej: comiendo, en verbos en −er), sino a motivos morfológicos y semánticos: por el escaso contraste entre las desinencias de los verbos en −er, −ir, el hablante buscaría cómo subrayar la distinción morfológica entre ambas, desterrando las medias /e/−/o/ de la raíz de los verbos en −ir. Sólo la disimilación antevista /e//í/ impidió que se hiciera general esta separación. Además los −er son más estativos y los −ir más activos.

PRESENTES IRREGULARES•

6.1− Presentes irregulares en latín

Ser− Sólo algunas formas proceden de esse. Somos y son tienen un desarrollo normal, mientras que so medieval tiene pérdida anómala de −m. Con la simplificación −st > /s/ coinciden la 2 y 3 de sing.; entonces se toma eris del futuro para la 2ª y se mantiene es(t), extraña por tener una −s para 3ª.

Estis no sobrevivió; se la sustituye por *sutis, por analogía con sumus y sunt. Así queda en medieval: so, eres, es somos, sodes, son.

El cambio sodes>sois sigue la regla normal, pero no hay explicación convincente para so>soy (= doy, voy, estoy). No proviene de ibi, como en ha>hay.

El pres. de subjuntivo no sobrevive en romance y es reemplazado por las formas de sedere, sinónimo en algunos contextos. La evolución posterior es normal.

Ir− Las formas de ire no tienen consonante en la raíz => son poco perceptibles => la mayoría sustituidas por otras más amplias de vadere: vado, vadis Luego pierden −d−. Las formas de subjuntivo se asimilan al tipo caya (<cadeam), pero con reflejos de los regulares vadamus, vadatis en 2 y 3 pl. Luego vamos y vades del subj. empiezan a usarse en medieval como formas de indicativo.

Dar, estar− Son irregulares en latín porque carecen de vocal radical, y por eso se acentúan en una vocal que en los demás verbos es átona. Mantienen esta estructura en castellano; stare toma una /e/ inicial según la norma fonológica románica.

Poder− Posse tenía irregularidades similares a esse. Pero se regularizó en latín hablado porque algunas de sus formas eran iguales a las de los verbos regulares en −RE. Parece que se crearon formas como *potere, *potet, *potemus, indistinguibles en castellano por la diptongación >/ue/ como en mover.

6.2− Presentes irregulares en castellano

Haber− Adquiere nuevos valores. Con el participio indica el aspecto perfecto de los verbos transitivos. Tb., junto al infnitivo, es utilizado para formar el futuro. Pero tardó en perder su valor léxico: lo hace en el XV por la expansión de tener. Doble valor = doble forma: como auxiliar pierde la raíz: aves/as, avemos/emos Habeo>(h)e se da como forma proclítica: [bj] > /j/ y apócope de −o, como buen.

20

Aparte de avemos, avedes, las formas plenas son infrecuentes en medieval. Siguen hasta S.Oro cuando son sustituidas por tenemos, tenéis. En la lengua moderna se usa habéis (<avedes), mientras que habemos (<avemos) es sobre todo rural.

El pres. de subj. habeam, tiene una sola evolución (haya, hayas). Haiga sólo aparece en variantes populares. Hay < habet + ibi.

Ver− Tiene un resultado regular vides>vees tras pérdida de [dj], con hiato /ee/. Luego no se resiste a la reducción en /e/ (frente a leer, creer, poseer) y su paradigma, salvo veo, se hizo similar al de dar.

Saber, caber− Sapio y capio tienen un desarrollo fonológico normal. La conservación de /p/ sorda cuando es contigua a yod, y el cambio vocálico [ái] > /é/ introducen una nueva alternancia quepo, cabes. Lo mismo en saber, salvo que la 1ª s. se reestructura por analogía (¿) con he.

Oír− Doble irregularidad: /ó/ radical en verbo −ir y extensión de /j/ radical desde la 1ª (oyo) a las demás formas con /ó/ radical tónica (oyes, oye, oyen).

Hacer− Estructura irregular debida a procesos fonológicos (hago/haces). En medieval era más irregular por conservar acentuación típica de −RE. En el XIII se dan femos, feches, luego regularizadas fazemos, fazedes, según el patrón acentual de la conj. española.

EL IMPERATIVO•

Las terminaciones de sing. se reducen a dos (canta, teme) por la fusión de −, −, − en /e/.

En el pl., la presión analógica hizo que en véndere se trasladara el acento a la penúltima > vendíte. Luego los imperativos plurales dieron formas oxítonas. Se pierde −e. Tb. parece que hubo pérdida de /d/ con resultado cantái, comei, relegados a zonas periféricas. Ambas series (cantad, cantai) se usaron hasta S. Oro. Luego se opta por /d/ salvo con el clítico −os. Sólo id−idos mantiene /d/ siempre. En medieval y S.Oro /d/ podía metatizarse con consonante de pron. enclítico (dandos, tenendos) y poneldo, en áurea. Sucede porque −d era infrecuente en final de sílaba interior de palabra. Tb. había asimilación tipo prendellas.

En veni (ven), la vocal final cerrada provoca metafonía en la tónica e impide que diptongue. Ten se comporta igual por su parecido.

En medieval, cuando la raíz verbal termina en vocal (creer, leer, seer), suelen aparecer formas tipo sey, crey. Luego se regularizan.

Muchos imperativos singulares tienen apócope de −e en medieval: ix, promed. Sólo los más frecuentes la mantienen en moderno: pon, ten, ven, sal, haz.

Dic, tine pérdida de −c final (> di). Haz no procede de fac sino que es una forma remodelada según el modelo mayoritario, aunque con apócope.

No sobreviven el imp. sing. de ire y esse. I es sustituida por vade; mantiene ambas vocales, que luego se funden en /é/ (> ve). En esse se reemplaza por sede (sedere) >.

XI− PASADO

1− EL IMPERFECTO DE INDICATIVO

21

Las desinencias latinas eran −abam, −ebam, −iebam (−ebam ya en arcaico). Tener en cuenta la dislocación del acento hacia la izda. En 1ª y 2ª de pl.: cantabámus>cantábamos. La −b− latina suele conservarse en castellano y así lo hace en la 1ª conj.: cantabam>cantava med.>cantaba. En −er e −ir se pierde. Confluyen en una /í/ tónica (<ía<éa). En medieval /ía/ competía con /íe/ (con pérdida eventual de −e: fazí), o con desplazamiento del acento, provocando un diptongo: fazié. Las formas con −e empiezan a decaer en el XIV. Se prefiere −a por analogía con la 1ª sing. y con los verbos en −ar.

Vocales radicales: verbos en −er sólo admiten /a,e,o/. Pero en −ir admiten vacilación entre /e−i/ y /o−u/ en formas con raíz átona y no seguida de yod: servía−sirvía, sobía−subía. Luego se impuso /e/ en los verbos con vocal radical anterior, salvo en unos pocos populares (escribía, recibía, vivía) y algunos cultos (dirigía) por disimilación i−í>e−í. Con vocal rad. Posterior se impuso /u/ (subía), con las mismas excepciones que en el presente (dormía, moría, oía). La diferencia con los verbos en −er es que éstos nunca ofrecen vocal radical cerrada (devía, no divía).

Habere, aparte de las formas regulares (avía−avíe−avié) tenía un paradigma reducido como auxiliar: perdía la raíz y sólo mantenía la terminación: ías, ía(para condicional). En medieval tenían la misma vacilación formal que los imperfectos (cantarían−íen−ién), aunque luego se impone −ía, ías

Videbam medieval tenía dos formas: 1) perdida −d− la i radical se funde con la /i/ desinencial (viía>vía,víe, vié) 2) disimilación i−í>e−í (vidía>vedía>veía,veíe,veié). Se impone veía.

Ibam es irregular por mantener −b− perdida en verbos en −er, −ir.

El imperfecto irregular de esse, latín eram, mantiene su forma irregular. Pero su  tónica no sufre diptongación por ser muy empleado como auxiliar. Junto a era existía sedía (sedere).

2− EL IMPERFECTO DE SUBJUNTIVO

2.1− En −se.

El clásico cantarem no trasciende a las lenguas hispánicas. Es sustituido por el imp. de subjuntivo cantavissem. La sustitución parece tener su origen en los períodos condicionales que expresaban improbabilidad; en ellos, la lejanía temporal del plusc. aumentaría el sentido de improbabilidad. Así, en la E Media se encuentra si pudiesse, fiziéralo (si pudiese lo haría), es decir, con plusc. de indicativo o condicional en la apódosis. Sólo a finales del Medioevo vuelven a distinguirse estos tipos de condicionales con la introducción del tipo si hubiese podido, lo habría hecho.

Ya en latín perdió la marca de perfectividad −vi− > cantassem. Teniendo en cuenta la dislocación del acento en 1ª y 2ª pl. y la apócope eventual de −e en el medieval, tenemos el imp. de subj. actual: cantavissem>cantassem>cantas(se)>cantase;>cantásemos.

Tb hubo contracción en los verbos en −ire, aunque la forma contracta subissem no puede explicar las formas españolas sobiesse, cuyo diptongo /ie/ debe proceder de  tónica tipo vendessem. Tb. las terminaciones de verbos regulares en −er (debiese) deben haberse tomado de vendessem.

Al compartir una misma raíz en latín con el perfecto, las irregularidades del indefinido medieval se encuentran tb. en el imp. de subj.: así como habuimos>ovimos/oviemos, tb. habuissem>oviesse y hasta hoy mantienen el paralelismo de raíz: hubimos−hubiese.

Vocales radicales: −er no admite las cerradas /i,u/ (como en los demás tiempos); sí /a,e,o/: saliese, temiese, comiese.

22

−ir sí muestra vacilación entre /e−i/ y /o−u/ radicales: sentiesse/sintiesse, sobiesse/subiesse. A principios del XVI se resuelve a favor de la vocal cerrada para aumentar la diferencia morfológica con −er.

2.2− En −ra.

Las formas en −se eran las únicas que en medieval tenían valor de imp. de subj.; −ra tenía otros valores. Desciende del plusc. de indic. latino (cantaveram), y sufre la contracción de −ve− : cantaveram>cantaram>cantara. El desarrollo de los verbos en −are fue paralelo a −se (arriba).

El paradigma de −ir (durmiera) no proviene de las formas contractas latinas que sólo podían dar *durmira. Para explicar el diptongo /ie/ hay que recurrir otra vez al pretérito y similares de vendere. Por analogía con dederam (dare) vendideram habría hecho vendederam, manteniendo el acento en la  que habría diptongado en /ie/: vendiera. Las terminaciones sirvieron de modelo para −RE, −RE, −RE: temiera, moliera, durmiera.

Vocales radicales: ídem que −se: sólo vacilación en −ir (serviera/sirviera, dormiera/durmiera), con triunfo de la cerrada. −er no admite cerradas (temiera, debiera). El creciente contraste de vocalismo radical diferencia morfológicamente −er e −ir, amenazadas con fusión. Sólo hay alguna cerrada en verbos con raíz irregular: oviera/(h)uviera, sopiera/supiera.

En cuanto al valor semántico, −ra pasa de plusc. de ind. latino a tener valor condicional, y termina como equivalente de −se, o sea, con valor de imperfecto de subjuntivo.

El valor latino se conserva en medieval: cantara expresa lo mismo que avía cantado y ovo cantado. Aunque en S. Oro fue desplazado por había cantado, mantiene hoy algún vestigio: la casa que construyera su familia.

Ya en latín tardío hay algún caso de valor condicional de −ram en la apódosis (si poutisset, id fecerat). Sigue con menos frecuencia en E Media y S Oro. En castellano actual está limitado a ciertos verbos: quisiera, debiera.

A final de E Media hay casos de −ra con valor de imp. de subj. con origen en oraciones condicionales que expresan improbabilidad o imposibilidad: si le viesen, non escapara. En el XIV hay ejemplos con −ra tanto en la prótasis como en la apódosis: si pudiera, fiziéralo. Es el preferido en S Oro. Así se iguala a las formas con −se ya con valor de subjuntivo. En cambio tarda en extenderse e otros sintagmas no condicionales. Ej, se rechaza −ra en S Oro en oraciones finales. La equivalencia total llega en el XIX. En el XX va decayendo −se.

3− EL PERFECTO

El perfecto latino (amavi, audivi) tenía doble valor semántico: como aspecto perfecto para indicar que la acción continúa en el momento de hablar: semper illam amavit y continúa ; tb. con aspecto perfectivo para indicar un tiempo ya concluido: multos annos illam amavit pero ya no. El primer valor se expresa en romance con compuestos de habere + participio (he amado). El perfectivo continuó expresándose con amavi.

4− EL INDEFINIDO

−RE e −RE casi siempre tienen el acento en la desinencia (tipo débil o arizotónico). En cambio casi todos los −RE, −RE tienen paradigmas con varias formas rizotónicas. Históricamente los débiles han influido en los fuertes:

23

−Muchos fuertes latinos han pasado a débiles: timui, aperui, debui, sparsi, concepi Sólo una minoría mantuvo acentuación fuerte.

−Los latinos podían ser rizotónicos en un máximo de 4 formas del paradigma: nunca las de 2ª persona. Por influencia de los débiles sólo 1ª y 3ª han mantenido acento fuerte (hice, hizo). El cambio de acento afecta tb. a otros paradigmas que comparten la raíz en latín: féceram, fécissem, fécero> fecéram, de donde los cambios vocálicos hiciera

−Las desinencias de los fuertes se han tomado en varios casos del paradigma débil: hizo, hicimos

4.1− El indefinido débil.

Hubo influencias mutuas entre las desinencias de los paradigmas de los verbos en −er, −ir, con resultado de un paradigma de orígenes mixtos.

4.1.1− Verbos en −AR.

La marca de perfecto −vi− se pierde, contrayéndose amavi>amai. En la 3ª sing. hubo varias contracciones en la Romania; en el centro y oeste de la Peníns. se prefiere −aut (cantavit>cantaut>cantó). Las formas castellanas son descendientes de las latinas no normativas. Las medievales cantest(e), cantemos, contestes, toman la vocal tónica por analogía con la 1ª sing. canté. La −s final de 2ª sing., hoy desterrada, es por analogía con las demás de 2ª sing., todas con −s. Cantasteis debe su diptongo a analogía con las demás de 2ª pl.

4.1.2− Verbos en −IR.

La pérdida de la marca perfectiva fue más temprana en −RE. Tb. se prefirió −iut en 3ª sing. en centro y oeste: audivit>audiut>oyó. El diptongo medieval oyemos se debería a desinencias tomadas del paradigma de verbos en −er.

−s de oísteis diptongo de oísteis igual que en −ar.

−Como en otros paradigmas de −ir hubo inestabilidad en vocales radicales. En las voc. anteriores se prefería una vocal media ante la /í/ de la desinencia, pero no faltan casos de vocal cerrada: sentí/sintí. Ante el diptongo era más frecuente una vocal cerrada, pero tb. aparece /e/: sintió/sentió. Como en el presente y en el imperfecto la regla moderna se impone a principios del XVI: se prefiere /i/ radical para mejor contrastar verbos en −ir y en −er, salvo cuando la disimilación /i−í/>/e−i/ lo impedía. De ahí el moderno sentí Escapan a la regla escribí, recibí, viví y otros del latín (distinguí).

−Vocales posteriores: misma vacilación entre media /o/ y cerrada /u/, sin que aquí haya presión disimilatoria tipo /i−í/. Aparecen ambas ante /í/: sobí/subí, dormí/durmí. Tb. ante diptongo: subió/sobió, durmió/dormió. A principios S Oro se prefiere /u/ radical en casi todos, aumentando la diferencia morfológica entre verbos −ir / −er. Escapan, como en otros paradigmas, dormir, morir, oír, pero mantienen /o/ ante /í/ (dormiste, morimos). Oír mantuvo /o/ en todas sus formas: oí, oyeron quizá para evitar la colisión con huir.

4.1.3− Verbos en −ER.

¿Por qué la mayoría de los castellanos en −er tienen indefinido débil si pocos de la 2ª conjug. y ninguno de la 3ª lo tenía? Lausberg: porque se adaptan a un paradigma con origen en verbos frecuentes de la 3ª derivados de dare: vendere, credere, perdere. Tenían perfecto fuerte reduplicado pero se convierten en débiles para adaptar su estructura a dare.

24

Vendí es resultado normal de *vendedi: pérdida de −d−, diptongación de  tónica > iéi > í. Vendedisti > vendiste, vendedimus

Las demás formas son analógicas. Al coincidir vendí, vendiste con oí, oíste, otras desinencias de −ir, se aplicaron a −er y viceversa (> oyeste, oyemos). Al intercambiarse las desinencias no se podían distinguir las terminaciones. El paradigma moderno selecciona las formas con /í/ (vendí, vendiste, oí, oíste). Las formas que no tenían competidores pasaron tal cual.

−s de 2ª sing. y diptongo de 2ª pl. como anteriores.

Los paradigmas de −er, −ir no se amalgaman por la diferencia vocálica de la raíz: en −ir las vocales cerradas son frecuentes; en −er estaban excluidas de la raíz: sintió / vendió.

4.2− El indefinido fuerte.

Son pocos pero frecuentes. Sólo mantienen acentuación fuerte en 1ª y 3ª de singular. El latín tb. acentuaba fuerte 1ª y 3ª de plural. El desplazamiento del acento a la desinencia afectó a todas las formas de los paradigmas con la misma raíz del indefinido.

Las desinencias se crean por analogía con las formas débiles, no por desarrollo de las latinas.

−Vocales radicales: no hay distinción entre verbos en −er y en −ir => en este caso tb. −er admite vocales radicales cerradas. Por ausencia de /e/ radical se distinguen 4 grupos:

−/a/ radical en todas las formas: nasco

−/i/ radical en 1ª y 3ª y predominio de /i/ en las demás: dixe/dixiste, rise/risiste Algunas provienen de formas latinas con  en todo el paradigma (dixi). En otras el étimo latino tiene una vocal no cerrada (feci, veni). /e/ sólo aparece en formas con raíz átona de éstos últimos (feziste, fezimos), junto a formas mayoritarias con /i/ (fiziste). Desde el XVI sólo aparece /i/ radical a pesar de la fuerza disimilatoria /i−í/: dije/dijiste, hice/hiciste, vine/viniste

−/o/ radical en todo el paradigma: andove, estove, estuviste Desde la 1ª mitad del XVI se impone /u/: anduve, confundiéndose este grupo con los que siempre habían mostrado /u/.

−/u/ radical en todo el paradigma: aduxe, respuso, puse Ofrecen /u/ sólo en 1ª y 3ª sing. Hay algún caso infrecuente de /o/ que desaparecerá: posimos, podimos

4.2.1− Terminado en −U (<RE)

Lo tenían casi todos en −ere (timere>timui), pero pocos castellanos siguen el modelo. Sin embargo otros adoptan por analogía estos patrones. La  desinencial se traslada al final de la sílaba precedente pronunciándose [u]. En verbos con vocal radical A, la combinación [au] se simplificó > /o/: habui>ove, sapui>sope. Otras formas (tove, anduve, estove) siguen este patrón.

Con vocal radical  el triptongo [wou] se reduce a /u/: posui>puse, potui>pude. Sirven de modelo a respuse, andude, estude. Ambos grupos (A y ) confluyeron en vocal radical /u/. Sólo algunos han pasado al castellano con acentuación fuerte: hube, anduve, estuve Los demás fueron reemplazados por formas débiles (atrevió, creí, conocí), o marginados por otras formas fuertes (fui, anduve, tuve)

4.2.2− Terminado en −S (sigmáticos)

25

Muy buen material.
Buen trabajo!
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 50 páginas totales
Descarga el documento