mujeres, Ejercicios de Microbiología. Universidade de Vigo (UVIGO)
bibibibkbj
bibibibkbj

mujeres, Ejercicios de Microbiología. Universidade de Vigo (UVIGO)

9 páginas
7Número de visitas
Descripción
Asignatura: Microbiologia, Profesor: David Patiño, Carrera: Ingeniería de Energía, Universidad: UVIGO
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 9
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 9 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 9 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 9 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 9 páginas totales
Descarga el documento

Quaderns de la Mediterrània 16, 2011 273

El mundo árabe es una región donde tradicional- mente la mujer se ha visto relegada a un segundo plano. Es una sociedad que tiene una tendencia natural a excluirlas de la vida política, un ámbito reservado casi siempre a los hombres. Se anima a las niñas a adoptar, desde su más temprana edad, una actitud de respeto y sumisión respecto a sus hermanos. A veces se les enseña a no mostrar dema- siado su propia inteligencia y sentido común en sus discusiones con interlocutores de sexo masculino, y sobre todo a no tener una actitud crítica para con ellos. Bien al contrario, las exhortan a respetar y re- conocer el mérito de las opiniones y posiciones de los varones de su familia y, a veces, incluso a dudar de su propio valor o capacidad para opinar. Una situación que pervive en las familias y las sociedades arabo- musulmanas desde hace siglos y siglos, y que muy difícilmente experimentará un verdadero cambio, pese a las numerosas tentativas surgidas a lo largo del siglo XX, sobre todo a través de las iniciativas emprendidas por Hoda Shaarawi en Egipto.

En el mundo árabe, el grado de participación de las mujeres en el proceso productivo varía de un país a otro. El porcentaje de inserción en la vida activa es, sin duda, más elevado en países como Túnez y Egipto, y mucho menor en otros como Yemen, Libia o Arabia Saudí.

Panorama de actualidad

El papel de las mujeres en la Primavera Árabe

Randa Achmawi. Periodista, Egipto

Pese a que la tradición impone a las mujeres árabes una actitud de silencio y sumisión en el espacio pú- blico, los acontecimientos desarrollados en los países árabes en 2011 han demostrado que existe un nuevo modelo especialmente activo de participación femenina. Las mujeres de todo tipo y condición social han salido a la calle para luchar no sólo contra la tiranía y las injusticias de los estados, sino también contra los principios conservadores de la sociedad en la que viven. Muchas de ellas han sido víctimas de amenazas, a veces proferidas por sus propias familias, y otras han sido violadas o incluso asesinadas. Sin embargo, la determinación y el coraje de los que han dado prueba les han permitido alcanzar resultados notables: enviar información a todo el mundo a través de las redes sociales, imponer el principio de paridad de género en las elecciones tunecinas o denunciar los abusos cometidos por sus gobiernos contra los derechos humanos, como en el caso de la activista yemení Tawakkul Karman, Premio Nobel de la Paz 2011.

Así pues, en este escenario de total disparidad entre hombres y mujeres en cuanto al acceso al es- pacio público, o al ejercicio de actividades políticas, es donde nace un nuevo modelo de participación femenina. Dicho modelo se puso de manifiesto con motivo del estallido de la lucha por la liberación en diferentes países árabes –sometidos, desde hace muchas décadas, al despotismo y la tiranía de los dictadores– a la que ahora damos el nombre de Primavera Árabe. Tras decidir que la defensa de sus derechos era parte de la construcción del proceso democrático, las mujeres árabes supieron demostrar en ese momento que no querían estar ausentes de esa página de la historia. Ya sea en el norte de África, en los países del Golfo o en Yemen, los objetivos de las cámaras de organizaciones y medios de comuni- cación de todo el mundo dieron pronto testimonio de la presencia masiva de mujeres en las diversas revueltas. En Túnez, Egipto, Libia, Bahréin y Ye- men, su presencia en los acontecimientos era más que evidente. Exhibiendo una apariencia moderna (con vaqueros y camiseta, como en el caso de Túnez o Egipto) o bien cubiertas de pies a cabeza (como en las sociedades más conservadoras, como Bahréin y Yemen), formaban parte de las masas de mani- festantes, gritaban consignas contra la injusticia y la tiranía, y hablaban con periodistas frente a las

274 Versión en español

cámaras para ofrecer sus puntos de vista y contar el drama de unas vidas sometidas a las dictaduras o regímenes despóticos de sus respectivos países.

Además, cuando salían a la calle para unirse a las manifestaciones en contra de sus gobiernos despóti- cos, las mujeres árabes no sólo protestaban contra la tiranía, la corrupción y la injusticia predominantes en todos sus países, sino que también desafiaban el statu quo de unas sociedades conservadoras y paternalistas, en las que el lugar de la mujer pertenece al ámbito privado, y no a las calles, ni a las plazas públicas ni a las manifestaciones políticas. En Egipto, las jóvenes se han atrevido a desafiar a sus familias y acampar noches enteras en la plaza Tahrir, algo que va contra las costumbres árabes, según las cuales una chica no debe pasar una noche lejos de su familia. «Mis padres trataron de encerrarme en casa para evitar que parti- cipara en las manifestaciones, pero no lo lograron. Era absolutamente necesario que participara plenamente en este momento de lucha para cambiar la situación de mi país». Esta frase la han repetido todas las jóve- nes entrevistadas, tanto en Túnez y en Egipto como en Bahréin, Yemen y otros lugares.

Podríamos decir que las características de la participación de las mujeres en la Primavera Árabe han contribuido, sin duda, a destruir los estereotipos acerca de ellas. Tanto en el mundo árabe como fuera de él, se suele considerar a la mujer árabe como una persona invisible y silenciosa que no se manifiesta ni participa en los asuntos públicos. Sin embargo, los propios hechos han demostrado que esta premisa era totalmente errónea. En todos los casos, incluso en los levantamientos, las mujeres han demostrado no sólo que estaban dispuestas a participar activamente en las protestas, sino que también en muchas ocasiones eran capaces de desempeñar papeles de liderazgo. Las hemos visto organizar manifestaciones y movili- zar ciudadanos de su entorno (y a menudo también de fuera del mismo) en favor de la lucha contra el despotismo y la corrupción que impera en sus res- pectivos países y de cambios democráticos.

Las revueltas árabes han dado a conocer nuevos rostros, nuevas heroínas, cuyos nombres y participa- ción se asocian ahora no sólo a las causas feministas, sino sobre todo a la lucha contra el despotismo, la tiranía y la corrupción.

A partir de ahora, el mayor símbolo de esta lucha será Tawakkul Karman, la joven activista yemení

galardonada con el Premio Nobel de la Paz 2011, junto con otras dos prominentes mujeres africanas. Tawakkul recibe el premio en su nombre, pero también en el de todas las mujeres árabes activistas y protagonistas de la Primavera Árabe, o que lo han sido con anterioridad a ésta.

Las mujeres en Túnez: el motor que ha impulsado el despertar árabe

Túnez y Egipto han sido los dos países que, en un breve espacio de tiempo, han conseguido expulsar a los dictadores que gobernaban con puño de hierro sus respectivos países. Por lo tanto, es interesante tratar de entender los motivos de este inesperado éxito, considerado hoy como una serie de aconteci- mientos y un cúmulo de coincidencias inexplicables. Algunos incluso han llegado a hablar de un milagro que ha sacado del marasmo y ha llevado a rebelarse a pueblos enteros sometidos a la represión y la in- justicia, pueblos que han decidido tomar las riendas de su destino y luchar por el respeto a su dignidad y la conquista de la libertad, pase lo que pase. Así pues, ¿cuáles son las «recetas» para el despertar o para la toma de conciencia colectiva? En las últi- mas décadas, pese a la sumisión al despotismo, la injusticia y la opresión, los índices de desarrollo hu- mano, alfabetización y nivel educativo, entre otros –es decir, elementos que reflejan en gran medida el grado de respeto a los derechos de las mujeres–, han tenido una gran influencia para alentar a estas dos sociedades a rebelarse y tratar de reconquistar su independencia y autonomía. En otras palabras, sí, el despertar árabe ha tenido lugar –o ha empe- zado– en Túnez porque es el país con el nivel de desarrollo humano más elevado del mundo árabe y, ciertamente, es donde más se respetan los derechos de las mujeres.

Este contexto explica lo que hemos visto en nues- tras pantallas televisivas durante las manifestaciones callejeras que tuvieron lugar desde el 17 de diciembre de 2010 hasta el 14 de enero de 2011, es decir, durante la Revolución del Jazmín. Vestidas en su mayor parte con vaqueros y gafas de sol, con el pelo descubierto y un aspecto muy moderno, las mujeres tunecinas han hecho la revolución junto a sus hermanos, hijos, maridos, novios y amigos. Su participación no se ha

Quaderns de la Mediterrània 16, 2011 275

limitado a las manifestaciones públicas, sino que también se ha concretado en contactos con varias re- des para difundir información sobre los detalles de la revuelta que ha llamado la atención de la opinión pública, dentro y fuera de su país.

Así pues, tanto en el período prerrevolucionario como en la revolución o en las fases posrevolucio- narias, las mujeres tunecinas se han implicado plenamente en el proceso de cambio del escenario político, no sólo de su país, Túnez, sino también de todo el mundo árabe, ya que asimismo han sido responsables, aunque de modo indirecto, de las transformaciones políticas y sociales que se han propagado posteriormente.

Segundo momento histórico de este país: hacia el 20 de abril de 2011, las asociaciones feministas tunecinas, que abogaban por la participación de las mujeres en el proceso democrático posrevoluciona- rio, lograron que se adoptase el principio de paridad de género para las elecciones de la Asamblea Cons- tituyente del 24 de julio de 2011. Un principio que ha sido aplaudido por todos los partidos políticos organizados, desde los más progresistas hasta los más integristas, y un avance histórico aclamado por destacadas personalidades, como la presidenta de la Asociación de Mujeres Demócratas, Sana Ben Assour, que afirmó en esa ocasión: «Es de toda jus- ticia, con mayor razón por cuanto en nuestro país hombres y mujeres han luchado codo con codo por la democracia».

Las mujeres en Egipto: una tradición de activismo político

El papel de las mujeres en la vida política egipcia, en especial el activismo desplegado en las revueltas contra la tiranía y la injusticia, no data de ayer. Ya durante la Revolución de 1919, guiadas por la legen- daria Hoda Shaarawi, desfilaron en público junto a los hombres y se manifestaron en las calles contra el poder colonial británico. En esa ocasión desafia- ron por primera vez las tradiciones conservadoras y las restricciones impuestas a las mujeres por las sociedades arabomusulmanas. En 1923, las mujeres formaron la Unión Feminista Egipcia para luchar por sus derechos al tiempo que participaban en el movimiento de liberación nacional.

Un siglo más tarde, en enero de 2011, las mu- jeres egipcias vuelven a unirse masivamente a las manifestaciones, en este caso en la plaza Tahrir. Esta vez para protestar contra la injusticia, la tiranía y la corrupción del régimen de Mubarak. En pro- porción, su presencia es sin duda mayor que la de 1919, pero todavía es difícil hacer una estimación exacta. Las opiniones difieren. Algunos dicen que representaban por lo menos la mitad de los mani- festantes. Otros hablan de cifras que oscilan entre el 30% y el 40% de los asistentes. Comoquiera que sea, una cosa es segura: se notaba que estaban muy presentes y activas. Y las opiniones, tanto dentro como fuera de Egipto, son unánimes en el sentido de que la revolución les pertenece a ellas tanto como a los hombres. Las mujeres lucharon y algunas de ellas también tuvieron que sacrificar su vida por la libertad de Egipto.

En las 18 manifestaciones multitudinarias, los contrastes entre los estilos de vida de las mujeres presentes eran evidentes. En la plaza Tahrir se podía ver un fascinante mosaico, muy representativo de la mitad de la población egipcia. En la multitud era fácil distinguir a mujeres procedentes de todas las clases sociales. Ricas y pobres, jóvenes o menos jóve- nes, con o sin estudios, solteras, esposas o madres, no quisieron perderse la oportunidad de salir a la calle para defender su ideal de libertad. Poco importaba si llevaban velo o niqab, ni si tenían un aspecto más liberal e iban sin velo y con vaqueros, ni si fumaban o incluso besaban a los chicos en público.

De hecho, sin duda podemos afirmar que, más que simples participantes en la revolución del 25 de enero, las mujeres egipcias fueron esenciales en las manifestaciones que llevaron al derrocamiento de Mubarak. Por este motivo, he decidido rendir homenaje a su participación contando la historia de cinco heroínas de la revolución egipcia cuyo rostro y activismo permanecerán indelebles en nuestro recuerdo.

Cinco rostros femeninos de la sublevación del 25 de enero de 2011

Empecemos con la historia más triste, la de Sally Zahran, una traductora de 23 años que tuvo que pagar con su vida el que sus compatriotas pudieran

276 Versión en español

conocer tiempos mejores. Cayó el 28 de enero en Sohag, en el Alto Egipto –donde vivía su familia–, durante un enfrentamiento entre, por un lado, los manifestantes en favor de la democracia y, por otro, las fuerzas de orden público y los matones partidarios de Mubarak. Bonita, de pelo castaño y rizado, con una mirada aguda y desafiante (como muchas de las mujeres que salieron a la calle para participar en las manifestaciones), Sally tuvo que enfrentarse no sólo a las fuerzas del orden públi- co, sino también al férreo conservadurismo de la sociedad egipcia y de su familia, que no veían con buenos ojos la participación de las mujeres en las manifestaciones callejeras. Ha sido una pérdida trá- gica que, no obstante, ha inspirado a un ingeniero egipcio que trabaja en la NASA a proponer que se dé su nombre a una nave espacial que viajará al pla- neta Marte. Una iniciativa que, afortunadamente, ha obtenido la aprobación de la agencia espacial norteamericana.

La historia de Israa Abdel Fattah, otra figura omnipresente en el levantamiento de Egipto del 25 de enero, es algo más dilatada y se remonta a dos años atrás. En 2008 fundó, junto con otros ac- tivistas, el Movimiento del 6 de Abril. Al principio era un simple grupo de Facebook, pero poco a poco se fue convirtiendo en un auténtico movimiento político. Lo único que hacía entonces era enviar, a través de Facebook, invitaciones para participar en manifestaciones de solidaridad con los trabaja- dores de Mahalla al-Kubra, que acabaron dando su nombre a dicho movimiento. Por esta razón Israa, que en esa época tenía 27 años, fue detenida por las fuerzas de seguridad egipcias cuando estaba en una cafetería con unos compañeros y amigos. No fue puesta en libertad hasta que su madre hizo un llamamiento personal a la esposa del presidente por medio de un anuncio pagado en un periódico independiente. La liberaron a condición de que no volviera al activismo político. Una amenaza que no pareció asustarla. Poco después reanudaba su activismo dentro del grupo. Ni que decir tiene que estuvo presente en la plaza Tahrir durante 18 días. Más tarde, a principios de marzo, cuando los manifestantes invadieron la sede de los servicios de seguridad egipcios, encontraron un expediente con información sobre su persona, con pruebas de que la habían vigilado en los últimos años y con la

transcripción de sus llamadas telefónicas y correos electrónicos personales que contenían detalles de su vida privada. Las fuerzas de seguridad incluso habían reunido información sobre su divorcio. Esos hechos le causaron una fuerte impresión. A este respecto, Israa afirma que la sensación expe- rimentada ante la violación de su vida privada es indescriptible.

El tercer personaje emblemático de la revolución egipcia es, sin duda, Asmaa Mahfouz, una de las fundadoras del Movimiento del 6 de Abril. Actual- mente miembro de la llamada Coalición de Jóvenes Revolucionarios del 25 de Enero, Asmaa, una joven activista de 26 años que usa velo, fue una de las voces más potentes y valerosas del levantamiento egipcio que provocó la marcha de Mubarak el 11 de febrero de 2011. Poco antes del 25 de enero, día previsto para iniciar las protestas contra Mubarak, publicó un vídeo en YouTube en el que, corriendo unos riesgos enormes, decía: «Yo, que soy una chica, voy a ir a la plaza Tahrir y tengo la intención de llevar una pancarta donde se leerá lo que reivindico. Tal vez la gente sepa mostrar signos de honor. Ninguno de nosotros puede sentirse seguro. Todo el mundo está ahora amenazado. Por este motivo, debéis uniros a nosotros para reivindicar vuestros derechos, mis derechos, los de nuestras familias. El 25 de enero saldré a la calle para decir “no” a la corrupción y “no” a este régimen». Posteriormente, en una entrevista en árabe para la BBC, Asmaa declaró: «Grabé el vídeo para pedir a la gente que no tenga miedo, para preguntarles cuánto tiempo quieren vivir atemorizados; y también para decirles que tenemos que salir a la calle, que en Egipto somos muchos y podremos protegernos de la brutalidad de Mubarak. Ahora recibo llamadas de los partidarios de Mubarak para ordenarme que no salga de casa y me amenazan con que, de lo contrario, nos van a matar, a mí y a mi familia».

El primer contacto que tuve con Mona Seif fue a través de su voz, que oí en una entrevista telefó- nica en inglés concedida a Al Yazira la noche del 2 de febrero, tras la invasión de la plaza Tahrir por los violentos partidarios de Mubarak montados a caballo y en camello. Sabíamos que esa noche los matones estaban cargando contra los manifestantes para intentar expulsarlos de la plaza por todos los medios posibles. En la pantalla de Al Yazira, la voz

Quaderns de la Mediterrània 16, 2011 277

de Mona se oía clara, y la fuerza de sus convicciones pudo persuadir al mundo entero de que, pasara lo que pasara, los manifestantes no abandonarían por la fuerza las posiciones conquistadas. Con un aspec- to más bien moderno (un aspecto que no descubrí hasta mucho más tarde), con vaqueros, jersey y el pelo descubierto, esta joven de 24 años, de mirada inocente, transmitía, sin duda, una fuerza moral sin límites cuando decía al mundo por teléfono: «Estamos dispuestos a morir en la plaza Tahrir». Mona, que ha heredado el activismo político de su propia familia, es hija de un activista político que estaba preso en la cárcel el día de su nacimiento. Pocos días después de esos hechos infames, contaba: «La noche de la batalla de los camellos, cuando nos atacaron los matones partidarios de Mubarak, yo estaba aterrorizada. Pensaba que iban a dispararnos y matarnos a todos. Pero el momento decisivo para mí fue cuando me di cuenta de que la gente estaba dispuesta a morir por sus convicciones».

Gigi Ibrahim, también activista política, fue sin duda, a la edad de 24 años, la más destacada estrella de la revuelta egipcia en la prensa internacional. Su rostro moreno de rasgos profundamente egipcios, su aspecto moderno, al igual que su inglés –impe- cable–, adquirido durante los años pasados con su familia en California –donde cursó los estudios de secundaria–, sedujeron a todos los periodistas ex- tranjeros presentes en la plaza Tahrir para cubrir los acontecimientos. Desde la portada del semanario Time al Daily Show en Estados Unidos, pasando por la revista Elle, ha recorrido todos los canales de noticias y programas televisivos del mundo entero. Su comprensión de los hechos, su convicción y su determinación de llegar hasta el final han sido la fuerza motriz de su activismo. De hecho, los me- dios de comunicación internacionales descubrieron a Gigi gracias a los mensajes difundidos a través de su dirección de Twitter: Gsquare86. Pronto llamaron la atención de todos los que, en el mundo entero, querían tener información de primera mano sobre la plaza Tahrir. «Durante las largas horas, días y noches que permanecí allí, pensaba que había que informar al mundo de lo que estaba ocurriendo, dar información precisa. Yo también hacía el es- fuerzo de contrastarla con mis otros contactos que se encontraban en posiciones o lugares distintos. A continuación, sentada en la hierba o las aceras de

la plaza, publicaba esa información en Twitter y Facebook desde mi Blackberry».

Gigi es también una de las que tuvieron que enfrentarse a su familia para poder quedarse en la plaza Tahrir a lo largo de esos 18 días. «En mi familia no hay ninguna tradición de activismo po- lítico en el pasado y, al principio, mi padre estaba muy enfadado. El 28 de enero, mi hermana llegó a intentar encerrarme para impedirme salir a la calle. Pero poco a poco empezaron a aceptar mi determinación. Más tarde me mudé a casa de mi tía, que vive cerca de la plaza Tahrir, e iba allí a lavarme y cambiarme antes de unirme a los demás manifestantes», afirma.

Las mujeres en Yemen: contra viento y marea

Yemen es distinto de Túnez, Egipto y muchos otros países árabes. Es uno de los países más pobres del mundo árabe, y su sociedad es una de las más conservadoras, un lugar donde las mujeres están totalmente marginadas. Lo más frecuente es que vivan recluidas en el espacio privado y casi nun- ca tengan acceso a la vida pública. Son pocas las que reciben algún tipo de educación. El índice de analfabetismo de las niñas y mujeres es uno de los más elevados del mundo. En una sociedad como la de Yemen, para manifestarse y tener el valor de incorporarse al espacio público, una mujer necesita no sólo una formación muy sólida, sino también un apoyo familiar que raramente se concede a las mujeres en sociedades en las que tienen prioridad las costumbres y tradiciones tribales, en detrimento de las aportaciones de la escolarización, la modernidad y el desarrollo. En esos ambientes, el simple acto de manifestarse, de expresar un punto de vista u opinar sobre un tema, está muy mal visto. La mujer ideal es la que permanece silenciosa, la que siempre escucha pero no dice nada. Son mujeres a las que nunca veremos ni oiremos, pase lo que pase. Es como si no existieran.

Probablemente por esta razón una activista de este país, Tawakkul Karman, ha obtenido el Premio Nobel de la Paz de 2011. Las mujeres yemeníes, pese a las presiones a las que se ven sometidas, han logrado encontrar la fuerza y la valentía necesarias

278 Versión en español

para salir a la calle y hablar de una situación que se había vuelto insostenible.

Tawakkul Karman: la heroína de Yemen

Las mujeres yemeníes no necesitaban ir muy lejos para encontrar una verdadera fuente de inspiración. En su propio país, había ya una mujer que desde hacía varios años se había convertido en el centro de atención de todo el mundo por sus actividades vinculadas a la lucha en defensa de los principios de los derechos humanos y la libertad de expresión. Tawakkul Karman es una joven de 32 años, casada y con tres hijos, que dirige una ONG llamada Muje- res Periodistas sin Cadenas. El padre de Tawakkul, Abdul Salam Karman, activista político respetado y exministro de Asuntos Jurídicos y Parlamentarios, ha sido, sin duda, una de sus principales fuentes de inspiración, su mayor apoyo a lo largo de su trayec- toria. Tawakkul se hizo famosa ya de joven, en la época en que encabezaba las manifestaciones estu- diantiles en la Universidad de Sanaa. Es una líder política por excelencia. En 2005, fundó su propia organización, Mujeres Periodistas sin Cadenas, que desde entonces se esfuerza por promover los dere- chos civiles, en especial la libertad de expresión, y por defender los derechos democráticos. «También abogamos por utilizar los medios de comunicación para fomentar la educación, la cultura y el desarrollo sostenible de la comunidad, haciendo hincapié ante todo en temas relacionados con mujeres y niños, y también en principios de buena gobernanza y en la lucha contra la corrupción», afirmaba Tawakkul en una entrevista. En un principio, su organización tenía como objetivo defender a los periodistas y los derechos de los medios de comunicación, pero pronto amplió su radio de acción con el fin de asumir tam- bién la defensa de todos los derechos fundamenta- les, ya que, como ella misma dice: «Es muy difícil separar un derecho de otro».

Su primer enfrentamiento con el Estado tuvo lugar cuando el Ministerio de Información yemení se negó a conceder a Mujeres Periodistas sin Cadenas el permiso para publicar. A raíz de dicha negativa, Tawakkul añadió a su lista de peticiones la de tener no sólo un periódico sino también una emisora de radio.

Tal y como ella misma se esperaba, a conse- cuencia de sus peticiones y su activismo, Tawakkul Karman comenzó a recibir amenazas del Gobierno. Según explica: «Me amenazaron mediante llama- das telefónicas, cartas y otros medios. Me dijeron que podía acabar en la cárcel, incluso llegaron a amenazar con matarme. Como no me pasó nada, creo que se dieron cuenta de que negarme el dere- cho a tener una publicación o una radio para que no pudiera expresarme les resultaba más útil que atacarme físicamente». Dadas las trabas existentes para la labor de su organización, Tawakkul puso en marcha un servicio de SMS por teléfono móvil con el que su organización enviaba información sobre las violaciones de los derechos humanos cometidas en su país. En cuanto dicho servicio de mensajes comenzó a hacerse popular, el Ministerio de Información yemení ordenó al Ministerio de Telecomunicaciones que privara a la organización de la posibilidad de enviar SMS, a fin de que Mu- jeres Periodistas sin Cadenas no pudieran remitir mensajes e información sobre las violaciones de los derechos humanos cometidas en el país. Pero, paralelamente, el Estado también trató de utilizar la política del «palo y la zanahoria», e intentaron atraer a Tawakkul a las filas gubernamentales, ofreciéndole un cargo importante, así como com- pensaciones económicas. Una propuesta a la que Tawakkul se negó categóricamente. «Sueño con un Yemen libre, democrático y próspero, un país donde todo el mundo pueda tener los mismos de- rechos», afirma Tawakkul.

Una de las acciones más valerosas llevadas a cabo por Tawakkul Karman en su lucha por los derechos fundamentales y contra la injusticia y la corrupción consiste en la elaboración de una lista, que ha hecho pública, que detalla los nombres de los mayores ene- migos de la libertad de prensa en Yemen. «Prometí a todos los que se aprovecharon de su posición para perjudicar a otros e impedirles el ejercicio de sus derechos que un día serían procesados y acabarían pagando por sus crímenes», afirma. Tras elaborar la lista, la publicó en pancartas que pegó en las pa- redes o colgó en lo alto de los edificios. En ellas se podía leer el nombre del ministro de Información, el de los jefes de los departamentos de Seguridad Política y Seguridad Nacional, y el del ministro del Interior, entre otros. Y se comprometió a actualizar

Quaderns de la Mediterrània 16, 2011 279

la lista añadiendo otros nombres a medida que se descubrieran irregularidades.

Tras el triunfo de la Revolución del Jazmín en Túnez, Tawakkul Karman anunció solemnemen- te, muy confiada, que «la segunda Revolución del Jazmín tendría lugar en Yemen», y añadió que «de hecho, ya ha empezado». Esta incansable activista comenzó a capitanear, ya desde los primeros días del Despertar o la Primavera Árabe de 2011, manifesta- ciones de estudiantes desde la Universidad de Sanaa. Cada mañana, cientos de manifestantes comenzaban a congregarse ante las puertas de la Universidad, enarbolando carteles y pancartas con imágenes del Che Guevara y coreando consignas como «¿Dónde está nuestro pan?» o «No habrá clases hasta que no se vaya el presidente». Un presidente que, por su- puesto, no es otro que Ali Abdullah Saleh, que lleva en el poder desde 1978. Evidentemente, la policía intentó que se dispersaran y arrestó a numerosos participantes. Pero Tawakkul se mantuvo firme y siguió gritando: «No vamos a parar, continuaremos hasta que se vaya este Gobierno corrupto». Más decidida que nunca, durante la manifestación que tuvo lugar en su país –dominado por los vientos de la Primavera Árabe–, Tawakkul no ocultó su optimismo ni su esperanza: «Las autoridades no se atreverán a detenerme porque saben que, si lo hacen, se desencadenarán nuevas protestas», afirmaba, más convencida que nunca de que Yemen estaba a punto de cambiar. «Las revoluciones en Túnez y Egipto han motivado a los jóvenes de Yemen y nos han devuelto la esperanza. Tenemos la sensación de que podemos lograr cambios sin tener que pagar un alto precio en pérdidas de vidas humanas», dice. Según sus cálculos, alrededor de mil estudiantes se unían todos los días a las manifestaciones. Y compara esta rebelión, alentada por la Primavera Árabe, con el movimiento que en 1962 derrocó a la monarquía ye- mení. Para ella, las condiciones en que se encuentra el país son exactamente las mismas que en 1962: una pobreza endémica, la falta de acceso a un mínimo de servicios sanitarios o educativos y, además, la corrup- ción que se ha apoderado del país. «Este Estado es un verdadero fracaso. Y nosotros, los manifestantes, tratamos de recuperarlo. La presente situación es muy oscura y siniestra... pero lo ocurrido en Túnez y Egipto nos ha devuelto la confianza en el alcance de nuestro propio poder», dice Tawakkul.

El activismo y el velo Como miembro del principal partido islámico de la oposición, el Islah, Tawakkul Karman siempre ha llevado un velo que le cubre el rostro, el niqab. Es algo muy común en Yemen, donde la gran mayo- ría de mujeres, independientemente del lugar que ocupen en la sociedad o la profesión que ejerzan, se cubren por completo, y a veces dejan que se les vean sólo los ojos. Sin embargo, debido a su activismo político, con el tiempo decidió que el niqab no la ayudaba a mantener una comunicación eficaz con la gente que deseaba. Así un día, en 2004, mientras participaba en un congreso para dar un discurso so- bre derechos humanos, decidió descubrirse el rostro antes de subir al podio. Era la primera vez que, desde que era adulta, mostraba su cara en público. «Descu- brí que cubrirse el rostro no es apropiado para una mujer que quiera dedicarse al activismo y moverse en el ámbito público. Los demás necesitan verme la cara cuando hablo ya que, si no, no es posible un auténtico contacto. Además, el islam no obliga a taparse la cara. Llevar niqab es sólo una tradición, por lo que decidí quitármelo», afirma Tawakkul, quien añade que, si bien admite que fue una deci- sión difícil, no se arrepiente. Desde entonces, incluso alienta a otras activistas a imitar su ejemplo.

Descubrimos que hay en la sociedad yemení numerosas mujeres activas en los ámbitos políti- co y público. Según Tawakkul, son más sinceras que los hombres porque, al vivir en una sociedad patriarcal, tienen que ser el doble de buenas, efi- cientes, productivas, etc. «Nuestro problema es que las mujeres activistas se ven sometidas al doble de presión, como mujeres y como activistas, puesto que nuestra sociedad no tolera que una mujer sea visible o lleve una vida pública», y añade que «participar en el proceso democrático es extremadamente difícil para hombres y mujeres, sobre todo si esos activis- tas deben combatir contra unos estados en los que existen poderosos grupos de interés. Imaginemos lo que ocurre cuando, además, se es mujer y se ha nacido ya oprimida...».

De todos modos, Tawakkul ha sabido abrirse camino. Mujer oprimida por la sociedad, ha sido capaz de superar el miedo y la falta de confianza en sí misma para desempeñar finalmente, en plenitud, una función constructiva en la sociedad y el país. Se trata de un proceso extremadamente largo y com-

280 Versión en español

plejo. De hecho, como muy bien expresa Tawakkul, en las sociedades musulmanas más conservadoras se induce a las mujeres a creer, desde su más tem- prana edad, que representan un problema para sí mismas, para su familia y para su clan. Así pues, lo que Tawakkul ha dicho, con toda la razón, a las mujeres de su país es que deben dejar de verse a sí mismas como un problema, y tienen que empezar a darse cuenta de que en realidad son parte de la solución. «Nos han marginado durante mucho tiempo, y ahora ha llegado el momento de pasar a la acción sin esperar a que nos acepten ni tener que pedir permiso».

Iman Al Obeidi: el rostro victorioso de Libia

Joven, bonita, inteligente y valerosa, Iman Al Obei- di se ha convertido, sin lugar a dudas, en el rostro femenino que encarna la lucha por la libertad y la justicia del pueblo libio. Algunos la han llegado a describir como el símbolo del desafío de las mujeres a Muammar al Gaddafi. Esta mujer, de 32 años de edad, nacida en la ciudad de Tobruk, provocó una movilización mundial a su favor tras conseguir entrar en el hotel Rixos de Trípoli para contar su angustiosa situación a una serie de periodistas inter- nacionales, reunidos en el restaurante a la hora del desayuno. Había sido víctima de una violación por varios miembros de las tropas del coronel Gaddafi, que la habían capturado y arrestado en un control de carretera tras identificar su acento, que revelaba que provenía de la zona donde actuaban los rebeldes. Según su relato, la mantuvieron retenida durante dos días, en los que la violaron repetidas veces 15 hombres, que también la golpearon y orinaron y defecaron encima de ella.

Las imágenes que se tomaron mientras contaba su historia y explicaba la violencia de la que había sido objeto dieron la vuelta al mundo en pocas ho- ras. Las cámaras internacionales lograron filmar su lucha para denunciar a sus agresores. Las imágenes grabadas y transmitidas al mundo muestran que los miembros del personal del hotel, que ostensible- mente estaban al servicio de las fuerzas de seguri- dad libias, la inmovilizaron y le cubrieron la cabeza con un capuchón negro para impedir que siguiera

hablando. Algunos periodistas extranjeros que in- tentaron defenderla fueron golpeados y sus cámaras acabaron destruidas. Una tragedia abominable, pero que, gracias a la valentía y la perseverancia de Iman, pudo llegar a la opinión pública mundial, y logró empañar aún más la imagen, ya muy negativa, del régimen del coronel Gaddafi.

Pero ¿quién es esta joven por la que se organi- zaron manifestaciones en Bengasi y Washington, y en cuyo nombre se crearon varias páginas en Fa- cebook con miles de seguidores y se compuso una hermosa canción en Canadá? Jurista de formación, estudiante de postgrado en la Universidad 7 de Abril de Az Zawiah, siempre había querido ser pe- riodista, según su madre, y dada la falta de libertad de expresión bajo el régimen de Gaddafi, decidió estudiar derecho.

Al hablar en voz alta de su drama ante los pe- riodistas y el mundo entero, desafiando las estrictas medidas de seguridad que se les habían impuesto, ha prestado un gran servicio no sólo a su propia causa, sino sobre todo a la de las mujeres de su país, y también a la de todas las árabes que han sido víctimas de una desgracia como la suya. En los carteles y pancartas de las manifestaciones de Washington y otras ciudades en apoyo de Iman, se leían las siguientes frases: «Lo que le ha pasado a Iman les sucede a diario a miles de mujeres y hombres en Libia. Así es como Gaddafi se venga de la población civil: violando su honor». En Libia, al igual que en varios países arabomusulmanes, la violación se suele considerar como un crimen cometido no sólo contra una mujer, sino también contra su familia. Las mujeres violadas suelen ser rechazadas y marginadas, o bien se ven obligadas a casarse con quien las ha violado. Según David Kirk- patrick, de The New York Times, a menudo se ven obligadas, sobre todo en Libia, a permanecer ence- rradas durante años en centros de rehabilitación, donde, según los informes de grupos de defensa de los derechos humanos, se las priva de cualquier apoyo o tratamiento terapéutico, con la excepción de algunas clases sobre el islam. Las mantienen en un confinamiento solitario, con las manos atadas, por si intentaran resistirse. Sólo se les permite marcharse cuando sus esposos vienen a buscarlas, o bien, si no están casadas, en caso de que alguien decida casarse con ellas. Según fuentes de Human Rights Watch,

Quaderns de la Mediterrània 16, 2011 281

los hombres que buscan mujeres dóciles suelen recurrir a este tipo de centros.

La polémica creada por la aparición de Iman Al Obeidi dio pie a un sórdido debate en Libia. La primera reacción del Gobierno libio, a través de su portavoz, fue afirmar que estaba borracha, que era una retrasada mental, una puta o incluso una ladro- na. Unos días más tarde, durante una aparición en la televisión nacional, una presentadora la calificó de prostituta y traidora, y dijo que deberían acusarla de difamación.

Pero, como los periodistas internacionales presionaban al viceprimer ministro de Relaciones Exteriores, Jaled Kaim, para que les permitiera verla, éste declaró a la CNN que habían detenido a cinco hombres, uno de ellos hijo de un oficial de alto rango y sospechoso de estar relacionado con la violación. El portavoz del Gobierno se retractó de sus afirmaciones sobre el hecho de que Iman fuera una retrasada mental, pero mantuvo que era una ladrona y una prostituta que tenía una relación con uno de los hombres a quienes acusó de violación. Afirma- ciones rotundamente rechazadas por la hermana de Iman, Marwa, quien respondió que «procedemos de una familia respetable y estudiamos en la univer- sidad. ¿Es éste el tipo de personas que se dedican a este tipo de actividades?».

Sin embargo, la pesadilla de Iman estaba lejos de tocar a su fin. Pocos días después de su detención, el portavoz del Gobierno libio dijo a los reporteros que «los jóvenes» a quienes Iman acusaba de vio- lación iban a denunciarla, ya que en Libia, acusar a alguien de un delito sexual era una ofensa muy grave. Posteriormente, los partidarios de Gaddafi publicaron en YouTube lo que denominaron «el vídeo pornográfico de Iman Al Obeidi», del que un periodista de los medios de comunicación estatales libios pasó una copia a The New York Times. En dicho vídeo se veía a una mujer con un vago parecido a Iman practicando la danza del vientre y bailando

de una manera sensual e insinuante. Dicho vídeo se emitió en varias ocasiones en la televisión estatal para «demostrar» que Iman era una mujer fácil. Sin embargo, la periodista Lourdes García Navarro y otro reportero de Associated Press, quienes pasaron algún tiempo con Iman y lograron entrevistarse con ella, refutaron categóricamente la autenticidad o veracidad de este vídeo. Navarro afirmó que la mu- jer no era Iman, ya que ésta sólo tiene nueve dedos, mientras que la bailarina tenía diez. Además, Iman tiene una cicatriz muy visible en el vientre, secuela de una operación quirúrgica que se le practicó en el pasado. La bailarina en cuestión tenía diez dedos y ninguna cicatriz en el vientre.

Tras los intentos de difamación, y las amenazas y ataques contra su persona, la peligrosa situación de Iman se fue agravando hasta el punto de lle- varla a afirmar: «Mi vida está en peligro, haré un llamamiento a todas las organizaciones de derechos humanos para mostrar la verdad a todo el mundo y para que me ayuden a marcharme. Me han tomado como rehén. Me han amenazado con matarme y me han dicho que nunca saldré de la cárcel si vuelvo a hablar con periodistas o si les cuento cualquier cosa de lo que está sucediendo en Trípoli».

El 5 de mayo de 2011 terminó, por fin, el mar- tirio de Iman. Pudo escaparse de Trípoli con la ayuda de un militar desertor y algunos rebeldes, y logró cruzar la frontera con Túnez y recuperar la libertad. Para huir, Iman se puso el vestido tradi- cional de las mujeres bereberes, que se cubren el rostro por completo y sólo dejan que se les vean los ojos. En Túnez, se mantuvo algún tiempo bajo la protección de diplomáticos europeos. Allí, en una entrevista con un enviado especial de la cadena CNN, confesó que aún se sentía en peligro. Pos- teriormente, el 11 de mayo, citando información facilitada por Ali Zaidan, un diplomático libio re- belde, Al Yazira anunció que Iman había partido hacia Doha, capital de Qatar.

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 9 páginas totales
Descarga el documento