Navegacio_2, Ejercicios de Ingeniería en Geodesia y Cartografía. Universitat Autònoma de Barcelona (UAB)
docsity.es
docsity.es

Navegacio_2, Ejercicios de Ingeniería en Geodesia y Cartografía. Universitat Autònoma de Barcelona (UAB)

5 páginas
6Número de visitas
Descripción
Asignatura: Cartografia, Profesor: ano anonim, Carrera: Geologia, Universidad: UAB
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 5
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 5 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 5 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 5 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 5 páginas totales
Descarga el documento

CURSO DE PATRÓN DE EMBARCACIONES DE RECREO. Escuela Náutica de Navarra ® 2015

1 Escuela Náutica de Navarra ® www.escuelanauticanavarra.com Autor: Juan Manuel Errea 948 211611

2. LA MANIOBRA: AMARRE, FONDEO.

La maniobra es el conjunto de cabos y aparejos de un barco y al mismo

tiempo, es toda operación que se lleva a cabo con el fin de dirigir una

embarcación. Maniobrar en espacios abiertos, por ejemplo en alta mar,

generalmente no es difícil puesto que se dispone de tiempo y de espacio

suficiente. Sin embargo, la maniobra de aproximación, entrada y atraque en el

puerto, es uno de los aspectos de la navegación que requiere mayor experiencia y

"arte" por parte del patrón y de su tripulación. Para llevar a cabo una determinada

maniobra, se precisa tener una idea previa de los pasos a dar, teniendo en cuenta

las circunstancias del momento, y también es necesario que la tripulación responda adecuadamente a los requerimientos del patrón.

Por otra parte, una maniobra "que sale bien" es motivo de satisfacción para todos, mientras que la improvisación y las actuaciones

descoordinadas implican generalmente malos resultados y el consiguiente descontento del equipo.

En los puertos deportivos, en los que habitualmente se desenvuelve el aficionado a la navegación de recreo, es frecuente tener

que maniobrar en espacios reducidos y a la vez, muy concurridos. Por este motivo, es aconsejable que el patrón conozca bien la

capacidad de maniobra de su embarcación y las posibilidades de su tripulación a este respecto.

2.1. Aproximación.

En primer lugar, hablamos de la maniobra de aproximación, es decir, de la

maniobra que consiste en acercarse al puerto o fondeadero al que el barco se

dirige. Cuando se trata de un lugar conocido por el patrón, la cuestión es sencilla.

De no ser así, es preciso consultar toda la información disponible a bordo en

relación con el lugar: las guías náuticas o derroteros, el portulano (carta o

esquema del puerto), los anuarios o tablas de mareas, etc. Es muy importante,

analizar este conjunto de datos teniendo en cuenta el estado del tiempo, el viento

y la mar existente en el momento considerado, puesto que existen numerosos

refugios cuya entrada no es segura en determinadas circunstancias meteorológicas. Los preparativos de la embarcación tienen que

hacerse con suficiente antelación; dejando la cubierta despejada, las drizas y las escotas ordenadas, las amarras y las defensas "bien a

mano", habiendo comprobado el funcionamiento del motor y teniendo el equipo de fondeo listo para ser utilizado. Así mismo, en la

entrada (o salida), navegando en un canal, es importante tener en cuenta lo dispuesto por el reglamento en las correspondientes reglas

de rumbo y gobierno: "navegar por la parte derecha y no estorbar a los barcos grandes".

2.2. Atracar.

Para llevar a cabo la maniobra de atraque (atracar es acercar la embarcación a un dique o pantalán, etc.) se utiliza normalmente

el motor, aunque también se puede maniobrar navegando a vela, si bien, el reglamento de algunos puertos prohíbe realizar las

maniobras de este modo. "Maniobrando a motor", el barco responde al timón, es decir, gobierna cuando lleva la velocidad suficiente,

llamada velocidad de gobierno. El modo en el que un barco evoluciona depende de distintos factores: de la forma de la carena y

especialmente del tipo de quilla, del tipo de hélice, de la situación de la hélice respecto del timón, etc. Cuando la embarcación no tiene

arrancada, es decir, cuando prácticamente no se mueve, influye netamente el llamado efecto evolutivo de la hélice (o efecto del paso de

CURSO DE PATRÓN DE EMBARCACIONES DE RECREO. Escuela Náutica de Navarra ® 2015

2 Escuela Náutica de Navarra ® www.escuelanauticanavarra.com Autor: Juan Manuel Errea 948 211611

la hélice). Este efecto se produce fundamentalmente por la diferencia de presión existente entre el agua que está en contacto con la

parte superior de la hélice y la que está en contacto con la parte inferior de la misma, y trae consigo un fenómeno de "arrastre

transversal" de la hélice, que es mucho más acentuado cuando se invierte el giro del eje, es decir, cuando se da marcha atrás. Esto

último se debe a que la hélice está diseñada para trabajar en la marcha avante y cuando se da marcha atrás, esta tiene un peor

rendimiento hidrodinámico. Para recordar el previsible comportamiento del barco en una maniobra que se lleve a cabo sin arrancada, es

decir, sin velocidad, se puede utilizar esta sencilla regla nemotécnica "es como si la hélice rodara sobre el fondo". Por lo tanto, en un

barco que disponga de una sola hélice normal, es decir, de paso a la derecha (vista desde atrás, en marcha avante, gira en el sentido

de las agujas del reloj), al dar marcha atrás la popa "cae a babor". En todos estos casos de maniobras sin velocidad, se supone que el

barco gira sobre sí mismo, de manera que si decimos que la popa cae a babor, decimos también que la proa cae a estribor. La

conclusión práctica es interesante y aplicable en distintas situaciones, por ejemplo: en un barco provisto de una sola hélice de paso a la

derecha, por lo general, es más fácil atracar por el costado de babor; en el mismo tipo de embarcación, para llevar a cabo una vuelta en

un espacio reducido (ciaboga), siendo preciso "dar avante y atrás" sucesivas veces, es conveniente hacerlo girando hacia la derecha.

El patrón debe de conocer bien el comportamiento del barco al maniobrar sin arrancada ya que, por lo general, esta condición

se produce inevitablemente en casi todas las maniobras. Una medida acertada consiste en practicar en un lugar tranquilo y comprobar

la maniobrabilidad de la embarcación, utilizando para ello algunas referencias. Por otro lado, la acción del viento sobre la obra muerta

tiene una influencia considerable, sobre todo en las embarcaciones de poco calado y carenas relativamente planas. Generalmente, un

barco tiende a su posición de equilibrio, es decir, tiende a "atravesarse" como consecuencia del empuje que el viento ejerce sobre los

costados y la superestructura del mismo y, desde luego, cuanto más viento hace, más difícil resulta maniobrar. Por lo tanto, el patrón

tiene que imaginar previamente su maniobra, tenida en cuenta la dirección e intensidad del viento.

2.3. Amarrar.

Cuando el barco se encuentra próximo al muelle, al atracar, o durante la maniobra para

desatracar, el patrón puede utilizar también las amarras (cabos con los que se amarra una

embarcación) para facilitar o completar la maniobra. En los muelles, los elementos de amarre

son el bolardo, el noray y la argolla, mientras que en la cubierta de los barcos se dispone de la

bita y la cornamusa, para hacer firme las amarras y otros cabos. En la terminología marinera,

el extremo de un cabo es el chicote; el resto de este cabo (montón, adujado o no) es el firme y

la "curva" formada por un cabo que no está tenso es el seno. Así mismo, existe un conjunto de

verbos que se utilizan a menudo en las maniobras con amarras, entre ellos los siguientes:

cobrar y halar, ambos significan tirar de un cabo; virar, quiere decir tirar con la ayuda de una

máquina, por ejemplo con el molinete en la maniobra de fondeo, se dice, "virar la cadena del

ancla"; izar, se utiliza para referirse fundamentalmente a la maniobra con drizas, es decir, tirar

de una driza para subir una vela u otra cosa; arriar es, al mismo tiempo, aflojar un cabo y bajar

algo por medio de un cabo o driza; lascar, es también aflojar o aflojar poco a poco; largar, es

soltar y también se utiliza para la maniobra de vela refiriéndose a la acción de desplegar una

vela; zafar, quiere decir soltar o desembarazar (quitar estorbos); trincar, es asegurar o sujetar

fuertemente con cabos las cosas para que no se muevan con el movimiento del barco; azocar, es apretar bien un nudo; tomar vueltas,

es la manera de afirmar un cabo a una bita o cornamusa; por último, hacer firme es sujetar o fijar un cabo a algo anudándolo o

mediante otro procedimiento.

CURSO DE PATRÓN DE EMBARCACIONES DE RECREO. Escuela Náutica de Navarra ® 2015

3 Escuela Náutica de Navarra ® www.escuelanauticanavarra.com Autor: Juan Manuel Errea 948 211611

Finalizada la maniobra de atraque, el barco necesita varias amarras

para permanecer con seguridad en su posición. En este sentido, la forma de

amarrar la embarcación depende fundamentalmente de si el lugar tiene

marea de amplitud considerable y del tipo de muelle al que se atraca. En el

caso de los cómodos y prácticos pantalanes o muelles flotantes de las

llamadas marinas o puertos deportivos de la actualidad, amarrar es más

sencillo puesto que los muelles están dispuestos para subir y bajar con las

mareas y al mismo tiempo, la "plaza de amarre" tiene la "clase"

correspondiente al tipo y tamaño de embarcación. De todos modos, las

distintas amarras que pueden emplearse reciben un nombre dependiendo de

su posición y de su función: los largos, son las amarras que se prolongan

hacia adelante desde la proa, el largo de proa, y desde la popa hacia atrás, el

largo de popa. Los traveses, son las que trabajan de forma perpendicular al

eje del barco, de el través proa y el través de popa; por último están los esprines, es decir las amarras que desde la proa se dirigen

hacia atrás, el esprín de proa, y desde la popa hacia adelante, el esprín de popa. Como elementos accesorios a la maniobra de amarras

se pueden mencionar la boza, o cabo que se utiliza para sujetar provisionalmente una amarra y mantener su tensión durante un

intervalo de tiempo, y la codera, o amarra que se tiende desde la popa hacia una boya. Durante las operaciones de atraque o

desatraque, o una vez amarrado el barco, estas amarras se pueden utilizar para maniobrar cobrando o arriando unas u otras en función

del resultado que se persiga. También hay determinadas maniobras (sobre todo maniobras de salida) en las que la utilización de alguna

amarra se complementa necesariamente con el uso del motor o de la vela.

En las embarcaciones de recreo la maniobra de fondeo (fondear es anclar o echar el ancla), se lleva a cabo muy a menudo. Se

fondea para pasar un rato en un lugar agradable, para pasar el día, para pernoctar o para permanecer durante algún tiempo en un lugar

elegido en el curso de un viaje de crucero. También se puede fondear para atracar de punta (atracar perpendicularmente a un muelle) o

por seguridad, para detener el barco en su avance hacia un determinado peligro, etc.

CURSO DE PATRÓN DE EMBARCACIONES DE RECREO. Escuela Náutica de Navarra ® 2015

4 Escuela Náutica de Navarra ® www.escuelanauticanavarra.com Autor: Juan Manuel Errea 948 211611

2.4. Fondear.

El equipo de fondeo es imprescindible y obligatorio (según

las normativa vigente, ver el capítulo referente a Seguridad en la

mar) para las embarcaciones de recreo. Una línea de fondeo está

compuesta normalmente de ancla y cadena o/y cabo. Existen

distintos tipos de anclas, desde el tradicional rezón (ancla de mal

rendimiento, con cuatro uñas), hasta un sin fin de marcas y

modelos estudiados para su uso en embarcaciones de recreo,

como por ejemplo, CQR, Soc, Fob, Britany, Bruce, Delta, etc.

Existen también los modelos de las llamadas "anclas ligeras"

(Foblight, Fortress, etc.) que se manejan con mayor facilidad y que

dan también buenos resultados. Sin embargo, es preciso tener presente que, de acuerdo con la reglamentación, un barco de eslora

inferior a 7,5 metros tiene que llevar un ancla de 8 Kg. (peso mínimo) con un cabo de fondeo de 10 mm de diámetro y en todo caso, se

considera recomendable disponer de una segunda línea de fondeo.

Para la elección del fondeadero, es muy recomendable consultar las guías náuticas

para navegación de recreo. En esta clase de libros se incluye toda la información necesaria

acerca de las características de los refugios naturales que una determinada zona de la costa

puede ofrecernos y se representan esquemas detallados (frecuentemente acompañados de

fotografías) de cada uno de ellos. El fondeadero escogido tiene que estar resguardado del

viento y de la mar, para las condiciones del momento y para las previstas por los partes

meteorológicos y al mismo tiempo, debe de tener sondas y tipos de fondo adecuados a las características de los equipos de fondeo de

los barcos de recreo: profundidades que no superen los 40 metros (por ejemplo), y fondos blandos (de arena o de fango), con poca

pendiente.

También en el caso de la maniobra de fondeo, el patrón tiene que planificar el modo de ejecutarla, considerando el viento

existente, la marea y su corriente si la hubiera, la presencia de otros barcos fondeados en el mismo lugar, etc. La entrada se puede

llevar a cabo navegando a vela o a motor. En ambos casos, las reglas son parecidas: preparada la línea de fondeo y con un tripulante

en la proa, se debe procurar detener el barco aproado al viento y sobre el punto escogido para dar fondo al ancla. La persona que

maneja el equipo de fondeo debe de determinar el momento en el que el ancla llega al fondo, puesto que con ello se obtiene otra

medida de un dato importante para la maniobra, es decir, la profundidad. A partir de este momento, se puede filar cadena (soltar poco a

poco), dejando que los elementos lleven el barco a su posición. La longitud de cadena que se debe utilizar es de tres o cuatro veces la

sonda o profundidad del lugar en el que se ha fondeado. La finalidad de la maniobra es tender el ancla y la cadena de forma lineal

sobre el fondo, dejando el ancla a barlovento de la embarcación (cuando el elemento dominante es el viento). Por supuesto, es preciso

tener en cuenta que el barco puede bornear o girar alrededor del ancla, sobre todo si el lugar es concurrido o si se ha fondeado cerca

de un dique, una playa, un bajío, etc. Si la maniobra no se ha realizado correctamente o si las condiciones empeoran, el ancla puede

garrear, es decir, arrastrarse por el fondo. En este caso, la primera medida a tomar consiste en filar más cadena o lo que es lo mismo,

aumentar la longitud de la línea de fondeo. En todo caso, al finalizar la maniobra se deben tomar enfilaciones (referencias, ver capítulo

de navegación) para comprobar, cada cierto tiempo, si el ancla funciona correctamente o si por el contrario está garreando.

Una práctica habitual cuando se fondea un barco durante períodos prolongados, es la utilización de un muerto o peso que se

deposita en el fondo y al cual queda amarrada la embarcación. El muerto lleva un orinque o cabo que lo une a una boya que flota en la

superficie y que, al mismo tiempo, se utiliza como punto de amarre. También es frecuente "orincar" las anclas, en este caso con una

doble finalidad: por una parte, la boya amarrada al orinque indica la posición del ancla y, por otro lado, el orinque puede ser útil para

recuperar un ancla que, por cualquier circunstancia, haya quedado enganchada en el fondo.

Para la maniobra de salida, el barco fondeado tiene que virar la línea de fondeo, con o sin la ayuda del motor, hasta que la cadena

llame a pique, es decir hasta que el barco se encuentre en la vertical del ancla. En este momento, el ancla zarpa, o se despega del

fondo con facilidad, y el barco ya está navegando.

Atracar al costado de otra embarcación, es decir, abarloar, es otra clase de maniobra que se realiza frecuentemente. Se puede

abarloar a una embarcación fondeada o atracada a un muelle, e incluso a otro barco que se encuentre también abarloado a un tercero.

En todos los casos, se requiere la utilización de las defensas para proteger los costados de las embarcaciones y se debe ser cortés y

cuidadoso con los "vecinos", habida cuenta de que generalmente, y como ejemplo, cuando se abarloa es necesario pisar la cubierta de

los otros barcos para desembarcar.

CURSO DE PATRÓN DE EMBARCACIONES DE RECREO. Escuela Náutica de Navarra ® 2015

5 Escuela Náutica de Navarra ® www.escuelanauticanavarra.com Autor: Juan Manuel Errea 948 211611

Glosarios y revisión de conceptos

¤ AMARRA

¤ CABO

¤ SENO

¤ CHICOTE

¤ FIRME

¤ NORAY

¤ BOLARDO

¤ LARGO

¤ ESPRIN

¤ TRAVÉS

¤ CODERA

¤ DEFENSA

¤ AMARRA POR EL SENO

¤ COBRAR

¤ HALAR

¤ VIRAR

¤ CAZAR

¤ IZAR

¤ ARRIAR

¤ FILAR

¤ AMOLLAR

¤ LARGAR

¤ AZOCAR

¤ AYUSTAR

¤ AFIRMAR

¤ ENCAPILLAR

¤ ZAFAR

¤ LASCAR

¤ ARRIAR EN BANDA

¤ LARGAR

¤ ZARPAR

¤ A PIQUE

¤ TOMAR VUELTAS

¤ GAZA

¤ COSTURA

¤ AS DE GUÍA

¤ VELOCIDAD DE GOBIERNO

¤ ARRANCADA

¤ EFECTO EVOLUTIVO DE LA

HÉLICE

¤ CIABOGA

¤ HÉLICE DE PASO DERECHA

¤ HÉLICE DE PASO IZQUIERDA

¤ INVERSOR

¤ ARBOTANTE

¤ RUEDA

¤ CAÑA

¤ SECTOR

¤ PALA DEL TIMÓN

¤ TIMÓN ORDINARIO

¤ TIMÓN COMPENSADO

¤ MECHA

¤ LIMERA

¤ GUARDINES O GUARNES

¤ BARLOVENTO

¤ SOTAVENTO

¤ ABATIMIENTO

¤ DERIVA

¤ SONDA

¤ CORREDERA

¤ HÉLICE DESTRÓGIRA

¤ HÉLICE LEVÓGIRA

¤ PASO DE HÉLICE

¤ RETROCESO

¤ GAVITACIÓN

¤ GOBIERNO

¤ CAER

¤ DAR ATRÁS

¤ EVOLUCIÓN

¤ DERROTA

¤ ATRAQUE DE COSTADO

¤ ATRAQUE DE PUNTA

¤ ABARLOAR

¤ VIENTO APARENTE

¤ VIENTO REAL

¤ FONDEAR

¤ BORNEAR

¤ ORINQUE Y ORINCAR

¤ LÍNEA DE FONDEO

¤ MUERTO

¤ ESCANDALLO

¤ SONDALEZA

¤ SONDA MANUAL

¤ BICHERO

¤ FONDEAR A BARBAS DE GATO

¤ FONDEAR A LA ENTRANTE Y A LA

VACIANTE

¤ ESTIBAR

¤ TRINCAR

¤ BOZA

¤ ABOZAR

¤ BARCO ADRIZADO

¤ BARCO ESCORADO

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 5 páginas totales
Descarga el documento