NIÑAS Y MADRES AL MISMO TIEMPO, Otro de Periodismo. Universidad Latina
alejandra-casasola
alejandra-casasola7 de mayo de 2017

NIÑAS Y MADRES AL MISMO TIEMPO, Otro de Periodismo. Universidad Latina

PDF (653 KB)
10 pages
48Número de visitas
Descripción
Es un reportaje, basado en niñas que se vuelven madres a temprana edad, un problema social que a crecido tanto que cuando una tiene mas de 30 y va por control de embarazo y eres primeriza los médicos se asustan ya que el...
20 Puntos
Puntos download necesarios para descargar
este documento
descarga el documento
Pre-visualización3 pages / 10

Esta solo es una pre-visualización

3 shown on 10 pages

descarga el documento

Esta solo es una pre-visualización

3 shown on 10 pages

descarga el documento

Esta solo es una pre-visualización

3 shown on 10 pages

descarga el documento

Esta solo es una pre-visualización

3 shown on 10 pages

descarga el documento

Vivian Alejandra Callejas Casasola

NIÑAS CRIANDO NIÑOS Embarazos en menores de edad

Cada cuatro horas una niña de entre 10 y 14 años se convierte en madre, el fenómeno se ha incrementado en un 50 por ciento desde el año 2011, lo cual preocupa a los expertos del Ministerio de Salud Publica y Asistencia Social (MSPAS), pues en muchas ocasiones, los recién nacidos son el resultado de un abuso sexual. Esta problemática ha ido en aumento cada año, en realidad es preocupante que no se haya dado ninguna disminución en las niñas que se convierten en madres cada año, pues existen varios programas para evitar que se de este tipo de embarazo los cuales en ocasiones son de alto riesgo, pero aun así en lugar de disminuir han incrementado año con año. Y las denuncias del en el Ministerio Publico han disminuido por cada día son menos las niñas que denuncias estos casos y la gran mayoría no son atendidas en centros de salud, por lo tanto no se puede tener un dato exacto de cuantas niñas embarazadas entre los 10 y 14 años ocurren en Guatemala y sus departamentos. Según las academias americanas de Pediatría y de Medicina, la preñez de una adolescente “es un embarazo no planeado ni esperado que ocurre en una mujer o en una pareja que está económicamente dependiendo de otros, no tienen una relación estable, usualmente se ven forzados a interrumpir su desarrollo humano (escolarización, empleo, planes de vida), abandonada por su pareja y/o familia y para el cual no han adquirido una madurez ni física ni psicológica”.1 Se trata de un estado gestar de una mujer menor de 14 años (pre- adolescencia) o menor de 19 años (adolescencia). Los embarazos en niñas, adolescentes y jóvenes constituyen un problema alarmante que afecta el desarrollo de las mujeres guatemaltecas y es un riesgo para la salud sexual y reproductiva de adolescentes entre 10 y 19 años. En Guatemala, los datos del Sistema de Información Gerencial en Salud (SIGSA) del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) revelan que sólo en 2010 se reportaron 45 mil 48 partos en niñas y adolescentes y mujeres jóvenes entre 10 y 19 años de edad. El Observatorio de Salud Sexual y Reproductiva realizó una presentación pública sobre la Situación de Embarazos en Adolescentes en la que manifestó que el problema tiene una estrecha relación con la pobreza en el país. Según el OSAR “hoy día, alrededor de 1 de cada 5 niños (as) nacen de una madre adolescente entre 15 y 19 años. De hecho, esta maternidad temprana que se presenta como única opción de vida para muchas niñas en Guatemala,

1. López Moreno, Diva Jeanneth. Atención Integral de la Adolecente Menor de 15 años Embarazada. En

http://www.alape.org/docs/Present_Cart/15.Diva-Moreno-Protocolo-atencion.pdf consultado el 14 de febrero de

2013.

Vivian Alejandra Callejas Casasola

esconde una situación de falta de garantía al ejercicio de sus derechos fundamentales y es en definitiva un modelo efectivo de reproducción de los patrones de exclusión y la persistencia de la pobreza. Los estudios demuestran que la mayoría de estas niñas terminarán abandonando la escuela y muy posiblemente estarán expuestas a ser receptoras de abuso y violencia, incluida la violencia sexual, y el círculo se repetirá. El embarazo en adolescentes afecta generaciones, abuelas a los 30, madres a los 152 (OSAR, 20013).Muchos de los embarazos en niñas y adolescentes se producen por “incesto, violaciones, otras por falta de información científica sobre sexualidad y de apropiación de su propio cuerpo, por carecer de un proyecto de vida y sin contar con suficientes recursos emocionales, físicos y materiales para hacer frente a las circunstancias. Lo más lamentable es que está situación es un producto de las desventajas sociales en que transcurre la vida de cientos de miles de mujeres jóvenes y adolescentes” (MINEDUC, Guatemala 2010). Son varias las consecuencias sociales que derivan de los embarazos en niñas y adolescentes. Por un lado el efecto directo de la pobreza en familias formadas por adolescentes, al limitar su desarrollo personal y familiar. Desde el punto de vista social, los embarazos en adolescentes traen como consecuencia la pobreza intergeneracional o reproducción de la pobreza, pues al existir pocas condiciones para el desarrollo de los padres, éstos heredan a los hijos poca calidad de vida. Otro de los aspectos a considerar es la desnutrición en niños nacidos de mujeres niñas y adolescentes, puesto que desde el punto de vista biológico dichos embarazos son un alto riesgo pues el cuerpo todavía no cuenta con recursos necesarios para suplir lo que invierte en alimentar al nuevo ser (MINEDUC, Guatemala 2010) y el riesgo de que niñas y adolescentes mueran en el embarazo, parto o postparto es muy alto.3 Actuación por parte del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social a través de los Hospitales Nacionales, Ministerio Público, Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Guatemala y la institución del Procurador de los Derechos Humanos en la Atención a las Víctimas de Violencia Sexual y/o Maltrato, suscrito el 18 de noviembre de 2010 por las instituciones parte, con el fin de coordinar acciones para brindar atención digna e integral a las víctimas/sobrevivientes, en cumplimiento de la Ley contra la Violencia Sexual, Explotación y Trata de Personas (Decreto 9-2009), referente al artículo 173 y 173 bis, sobre delitos cometidos a personas menores de catorce años de edad, así como la Ley contra el Femicidio y otras Formas de Violencia contra la Mujer y la Ley de Protección Integral de la Niñez y la Adolescencia.

2. Conferencia de Prensa del Observatorio de Salud Sexual y Reproductiva sobre situación de embarazos en niñas y

adolescentes en Guatemala. Guatemala 11 de junio de 2013. 3. Ver informe Temático Situación de Mortalidad Materna Institución del Procurador de los Derechos Humanos,

Defensoría de los Derechos de la Mujer. Guatemala, julio 2013.

Vivian Alejandra Callejas Casasola

A continuación se presentan gráficas de la situación de embarazos en adolescentes. COMPORTAMIENTO DE LA PROBLEMÁTICA 2011 A 2013

Fuente: UNICEF

La gráfica explica el comportamiento de la problemática sobre embarazos en niñas de 10 a 14 años y de adolescentes de 15 a 19 años en el ámbito nacional, entre el año 2011 a junio 2013. Respecto de niñas y adolescentes de 10 a 14 años, sólo en el 2011 se reportaron 1,076 embarazos en niñas y adolescentes de ese grupo de edad; mientras que en el 2012 la cifra alcanzó 3,644. De enero a junio del 2013, los casos suman 2,906, superando más de la mitad de los casos de años anteriores. Sólo en el primer semestre de 2013 se registra más del doble de lo que se reportó en 2011. Los tres años analizados4 hacen un total de 7,627 embarazos en niñas y adolescentes de10 a 14 años. En los tres años, la cifra aumenta considerablemente al agregar el grupo de 15 a 19 años, representando 135,287275 adolescentes embarazadas. Al unificar los datos de ambos grupos, la cifra total representa 142,914286 niñas y adolescentes de 10 a 19 años en período gestacional. La gráfica visibiliza que la problemática ha ido en aumento de manera considerable en los últimos tres años. Del grupo de 10 a 14 años, el incremento se ha desarrollado de la siguiente manera: En el 2011, 1076; en el año 2012,

4. De 2011 a junio de 2013. 5. Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, Sistema Gerencial en Salud –SIGSA-. Reporte de 2011 a junio de

2013. Guatemala, agosto de 2013. 6. Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, Sistema Gerencial en Salud –SIGSA-. Reporte de 2011 a junio de

2013. Guatemala, agosto de 2013.

Vivian Alejandra Callejas Casasola

3644; y sólo de enero a junio del 2013 han ocurrido 2,704 embarazos de niñas y adolescentes de dichas edades. Mientras en el grupo de niñas y adolescentes de 15 a 19 años, el número de casos es significativo. En el 2011, 22,510 embarazos; en el 2012, 69,051; y en el primer semestre del año 2013 (enero a junio) han ocurrido 43,727. DENUNCIAS EN EL MISNISTERIO PÚBLICO

En referencia de la Carta de Entendimiento entre la Secretaría contra la Violencia Sexual, Explotación y Trata de Personas, el Ministerio de Desarrollo Social, Ministerio de Salud y el Ministerio de Educación para la Implementación de la Ruta de Atención a Niñas y Adolescentes Embarazadas y el Acuerdo Interinstitucional de Actuación por parte del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social a través de los Hospitales Nacionales, Ministerio Público, Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Guatemala y la Institución del Procurador de los Derechos Humanos en la Atención a las Víctimas de Violencia Sexual y/o Maltrato, la SVET, a través de la vicepresidente de la República, Roxana Baldetti, entregó en octubre de 2012 un paquete de denuncias al Ministerio Público relacionadas a embarazos en niñas menores de 14 años, en cumplimiento a lo establecido en la Ley contra la Violencia Sexual, Explotación y Trata de Personas. En esa oportunidad, la SVET presentó 1206 casos de embarazos en niñas y adolescentes menores de 14 años, las cuales fueron atendidas en hospitales públicos. El número aumentó a 1448 al finalizar el año 2012. Lo cual indica que de noviembre a diciembre del mismo año se presentaron 242 denuncias al MP. A partir de las investigaciones llevadas a cabo por el Ministerio Público, existe un número significativo de casos que no cuenta con ficha clínica, lo cual hace imposible ubicar a las niñas, quedando los casos en la impunidad. GRÁFICAS DE LAS DENUNCIAS

En esta gráfica se observa claramente la explicación relativa a las denuncias presentadas, haciendo un total de 1,448 niñas y adolescentes atendidas en

Vivian Alejandra Callejas Casasola

hospitales públicos que siguieron la ruta de denuncias estipulada en la Carta de Entendimiento y el Acuerdo Interinstitucional.

De acuerdo con la información proporcionada por la SVET, de enero a agosto del año 2013, se presentaron 457 denuncias al Ministerio Público. De este total, en el mes de marzo se registraron 82 denuncias, en mayo, 81 y en abril 74, lo cual evidencia que fue marzo cuando más denuncias se reportaron. Los meses en los que se registraron menos denuncias fueron: julio con 29, junio 31 y agosto 39.

Vivian Alejandra Callejas Casasola

El total de denuncias presentadas de octubre 2012 a agosto 2013 es de 1,905. Al hacer una comparación por rango de edad, en los dos años se presentaron más denuncias de violencia sexual en niñas menores de 14 años, siendo 1,189 en el año 2012 y de enero a agosto de 2013, 335 denuncias. RESPONSABILIDAD DE TODOS Eunice Ramírez, integrante del Observatorio de Salud Reproductiva (Osar), dijo que se ha avanzado en la denuncia de casos; sin embargo, el problema es que cada día se registran más menores embarazadas, a pesar de los esfuerzos que se hacen con organizaciones afines que trabajan en salud reproductiva. “La responsabilidad es de todos, incluidos padres de familia, maestros, trabajadores de salud y sociedad civil. Se debe dar información real desde que son niñas, para que no enfrenten embarazos a temprana edad. Nosotros nos enfocamos en prevenir con educación y se tienen compromisos de abordar el tema en los establecimientos educativos para que el contenido llegue a donde tiene que ser”, indicó Ramírez. Agregó que la sexualidad es un estilo de vida y en la medida que exista mayor información, se tendrá mejores resultados de decisión sobre el cuerpo de cada persona y del momento adecuado para ser madres. PROBLEMA COMPLEJO Mónica de León, psicóloga encargada de Adolescentes en Salud Reproductiva del Área de Salud de Quetzaltenango, indicó que los municipios con mayor número de menores de edad embarazadas son Coatepeque, El Palmar, Génova, Cabricán, Cajolá y la cabecera. Así mismo agregó que se trabaja en campañas de información para los jóvenes, padres y maestros. De León refirió que si bien muchos embarazos en menores son como consecuencia de violación, hay un alto número por relaciones prematuras, en las que las parejas no utilizan métodos anticonceptivos, lo cual aumenta la posibilidad de un embarazo no deseado. La lista de factores que coinciden en la maternidad en niñas es larga y va desde la falta de educación sexual, hasta la influencia de la Iglesia Católica y su negativa al control de nacimientos, y la impunidad de los abusos sexuales en las niñas menores. Según información proporcionada por (OSAR) somos de los pocos países que tienen embarazos en niñas de entre 10 y 14 años; solo en el 2011 se registraron tres mil cuarenta y seis partos en Guatemala. Legalmente, el embarazo de una menor se produce al cometerse el delito de violación, entonces deberían de darse el mismo número de procesos judiciales en las cortes, pero no los hay.

Se comete el delito de violación cuando la víctima es una persona Menor de catorce años de edad.

Capítulo I, Artículo 28 de la Ley Contra la Violencia Sexual, Explotación y Trata de Personas.

Vivian Alejandra Callejas Casasola

ESTADISTICAS VITALES DE INE

En la gráfica de distribución de nacimientos por grupo de edad de la madre, se observa que la mayor proporción de nacimientos, casi el 30%, se registran en mujeres entre 20 y 24 años, seguido del grupo de población de 25 a 29 años. Es importante resaltar, que se registran más nacimientos en mujeres de 15 a 19 años, que en mujeres de 30 a 34 años.

En 2013, la edad mediana de las madres que reportaron su primer nacimiento durante el año, varió entre 19 y 22 años, dependiendo del departamento de residencia de la madre. En Guatemala la edad mediana de las madres registraron su primer nacimientos fue de 22 años, mientras que para Alta Verapaz y Petén, fue de 19 años.

Vivian Alejandra Callejas Casasola

La gráfica de edad mediana por pueblo de pertenencia muestra que para los dos grupos de población mayoritarios, maya y mestizo/ladino, la edad mediana para 2013 era de 20 y 21 años, respectivamente. La población xinca registra la mayor edad mediana, 24 años, pero también registra menor proporción de nacimientos.

Al desagregar el total de nacimientos de las madres menores de 20 años, por edad simple, se encuentra que en 2013 se registraron 363 nacimientos de niñas de 10 a 13 años. Para las niñas de 14 años, se registraron más de 1,500 nacimientos. Es importante señalar, que se registran más nacimientos de niñas adolescentes de 15 años, que lo que reportan por edad simple, las mujeres de 39 años y más.

Vivian Alejandra Callejas Casasola

Como se muestra en la gráfica, hasta 2012 la proporción de nacimientos de madres menores de 15 años mostraba una tendencia al aumento. No obstante, en el último año el registro de estos nacimientos en menores de 15 años, tanto en términos absolutos como porcentaje, se redujo. En 2009 se registraron 2,434 nacimientos en menores de 15 años, mientras que para 2013, esta cifra se redujo a 1,914. ACCIONES INMEDIATAS Según el Observatorio en Salud Sexual y Reproductiva, se deben extender y fortalecer los esfuerzos realizados por diversas instituciones para prevenir y disminuir los embarazos en las niñas y las adolescentes, de tal forma que estén al alcance de toda la población y en todo el país. Esto requiere, dice el Observatorio, una política pública intersectorial, inmediata y coordinada, que incluya el desarrollo de estrategias para llegar a las niñas y las adolescentes más pobres y no escolarizadas del país. Según el Observatorio en Salud Sexual y Reproductiva, algunas intervenciones impostergables son las siguientes: Incorporar programas sobre educación integral en sexualidad en el sistema público y privado del país. En las comunidades donde la cobertura escolar es baja, alta inasistencia o deserción escolar, es necesario identificar métodos alternos e innovadores para desarrollar estos programas.

Vivian Alejandra Callejas Casasola

Mejorar y fortalecer la capacidad del personal y las condiciones de operación de los servicios de salud para que puedan responder en forma profesional y oportuna a las necesidades de salud de la población infantil y adolescente. Fortalecer la intervención jurídica para la protección de las niñas y adolescentes, así como para la identificación y persecución penal del violador en los casos que lo ameriten. Al mismo tiempo, se deben desarrollar estrategias de apoyo psicológico y social que contribuyan a restaurar los daños de la violencia y acompañar a las niñas y adolescentes para evitar nuevas victimizaciones. Poner en marcha programas de difusión masiva con contenidos de educación sexual, promoción de los servicios de salud amigables para niñas y adolescentes, y la ruta crítica para las denuncias de violencia sexual.

Las estadísticas de Unicef sitúan a Guatemala, Nicaragua y Honduras como los países de Latinoamérica

con más alto número de madres menores de edad.

comentarios (0)

No hay comentarios

¡Escribe tu el primero!

Esta solo es una pre-visualización

3 shown on 10 pages

descarga el documento