objetivos T3, Ejercicios de Psicopatología. Universidad de Granada (UGR)
gretah-2
gretah-2

objetivos T3, Ejercicios de Psicopatología. Universidad de Granada (UGR)

7 páginas
7Número de visitas
Descripción
Asignatura: Psicopatologia infantil, Profesor: Antonio Fernández Parra, Carrera: Psicología, Universidad: UGR
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 7
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 7 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 7 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 7 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 7 páginas totales
Descarga el documento

OBJETIVOS TEMA 3 (CLASIFICACIÓN, DIAGNÓSTICO Y EVALUACIÓN DE LOS TRASTORNOS PSICOLÓGICOS)

1. Conocer y explicar qué significa “clasificar” en el ámbito de la ciencia.

Clasificar significa ordenar sistemáticamente hechos o fenómenos dentro de grupos en función de sus semejanzas. Puede ser considerada el "corazón" de la ciencia y en éste ámbito su objeto de estudio es la anormalidad psicológica.

2. Explicar qué características debe tener una clasificación de los trastornos psicológicos de niños y adolescentes.

Como características de la clasificación nos encontramos que:

- se debe realizar de forma sistemática, - sus criterios de clasificación sean constantes - los grupos formados sean exhaustivos o mutuamente excluyentes

3. Explicar para qué objetivos prácticos puede ser útil una clasificación de los trastornos psicológicos de niños y adolescentes.

Por un lado, para el estudio e investigación, ya que permite: ordenar, definir, describir y dar nombre común a problemas similares, de esta forma se posibilita la comunicación entre científicos. También permitiría organizar la recogida y almacenamiento de información sobre los problemas psicológicos, facilitando así la investigación etiológica, epidemiológica, terapéutica y pronóstica.

Y por otro lado, la clasificación sería útil para la práctica clínica, terapéutica o educativa ya que facilita la comunicación entre profesionales, que dispondrían de un lenguaje común, y permite utilizar la información obtenida de la investigación con niños con problemas similares. A partir de esta información, sería posible comprender la alteración del niño basándonos en el diagnóstico, realizar un pronóstico sobre la evolución del problema y determinar el tratamiento.

(Aunque la mayoría de estos beneficios no son específicos de una clasificación, sino que bastaría con simples diccionarios o glosarios de términos para obtener la mayoría de las utilidades que se acaban de mencionar, es decir, no es necesario contar con una clasificación para obtener dichos beneficios, sino que pueden ser alcanzados con diferentes instrumentos. Además de esto, las clasificaciones no son suficientes por sí solas para conseguir esos objetivos: depende de cómo se clasifica y del sistema de diagnóstico que genera.)

4. Definir los sistemas clínicos de clasificación.

Los sistemas clínicos, son aquellos sistemas de clasificación de los trastornos infantiles que se basan en observaciones y opiniones profesionales derivados de la experiencia clínica. Están elaborados por instituciones científicas y profesionales a través del consenso por comisiones institucionales (APA y OMS). Asumen que cada trastorno presenta un cuadro distinto de síntomas y signos, que son consecuencia de una causa (orgánica/psíquica) específica y un curso característico. La unidad de clasificación es la enfermedad o trastorno (abstracciones de observaciones clínicas) y las categorías (es decir, se trata de un fenómeno dicotómico, lo que determina que exista o no el trastorno).

5. Poner ejemplos de sistemas clínicos de clasificación.

Ejemplos de sistemas clínicos de clasificación son el DSM y la CIE.

6. Analizar si los sistemas clínicos de clasificación son “verdaderas” clasificaciones científicas.

No son verdaderas clasificaciones científicas, ya que han sido construidas de forma arbitraria, sin contemplar ninguno de los requisitos mínimos exigibles a una clasificación científica. Es decir, (1) no se define claramente el fenómeno que se clasifica, (2) no se establecen criterios constantes para la ordenación del comportamiento anormal y (3)las categorías resultantes no son exhaustivas ni excluyentes.

7. Identificar diferencias entre las clasificaciones clínicas de uso actual: DSM-IV, DSM- 5 y CIE-10.

- Están elaboradas por instituciones diferentes. La CIE por la OMS, mientras que el DSM-IV/ DSM-5 por la APA.

- En la CIE no se ha seguido un procedimiento de construcción tan estructurado como en el caso del DSM-IV/DSM-5

-L a CIE incluye trastornos que no aparecen recogidos en el DSM-IV.

8. Explicar qué asumen sobre los trastornos psicológicos infantiles los sistemas empíricos de clasificación.

Los sistemas empíricos de clasificación asumen que cada trastorno representa una desviación cuantitativa del comportamiento de los niños respecto a la norma, es decir, se basan en la identificación y agrupación de los trastornos mediante procedimientos cuantitativos, de tipo estadístico, a partir de datos obtenidos en evaluaciones estandarizadas. Su unidad de clasificación son las conductas que covarían y se elaboran a partir de datos empíricos mediante procedimientos matemáticos como el análisis factorial. Por lo tanto, se asume que los trastornos se diferencian en función del número e intensidad del problema que experimenta el niño.

(ejemplo: se recogen datos en muestras de niños, se le aplican técnicas estadísticas para identificar patrones de conducta o covariación entre conductas y por medios también

estadísticos estos trastornos son agrupados en otros más generales, lo que permite su clasificación)

9. Describir las limitaciones metodológicas de los sistemas empíricos de clasificación.

Como limitaciones metodológicas encontramos que:

- Los síndromes que se identifican dependen en gran medida del tipo de sujetos que se utilizan, y los instrumentos de evaluación e items seleccionados para la recogida de datos.

- La evaluación del comportamiento del niño se realiza casi siempre mediante métodos indirectos (ya que no siempre obtenemos la información mediante la observación del comportamiento del niño en situaciones naturales, sino a través de cuestionarios para padres o profesores).

- Métodos estadísticos problemáticos, ya que no están exentos de cierta subjetividad, pues su aplicación depende de una serie de decisiones como la técnica matemática a utilizar, su interpretación...

10. Definir los sistemas teóricos de clasificación.

Los sistemas teóricos de clasificación son aquellos que se basan en criterios conceptuales o teóricos. Asumen modelos teóricos diferentes y la unidad de clasificación varía según los sistemas. Su elaboración es en base a teorías y la experiencia de sus autores.

11. Poner ejemplos de sistemas teóricos de clasificación.

Los ejemplos de sistemas teóricos explícitos pueden ser los de Anna Freud, Jiménez Díaz o Hoghughi. Y en relación a los sistemas teóricos implícitos encontramos el de Ajuriaguerra.

12. Enumerar las características que debe tener un sistema de clasificación según el modelo conductual.

- Estar basados en la conducta - Considerar (tener en consideración) sus propiedades funcionales - Asumir que la conducta es producto de múltiples determinantes (es decir, que hay diversas causas) - Referirse a individuos y no a grupos

13. Explicar el modelo de frecuencia.

Se trata de un modelo dentro del sistema conductual, cuya utilidad es la de tomar decisiones terapéuticas y relacionadas con técnicas de intervención basándose en excesos (conductas anormales por el hecho de producirse) y déficits (conductas anormales por no producirse o por

hacerlo en menor cuantía). Ciertos autores añaden también el control de estímulos inapropiados (conductas anormales porque ocurren/no ocurren en situaciones estimulares específicas) Presentan una serie de problemas y es que se trata de una tipología demasiado simple además de estar orientada hacia el tratamiento de los trastornos.

14. Exponer la utilidad del modelo de frecuencia.

Como utilidad se destaca que sirve como orientación para la evaluación inicial del problema del sujeto. Además, cada uno de los dos tipos de conducta infantil planteados en el modelo de frecuencia están relacionados con objetivos terapéuticos diferentes y con intervenciones distintas.

15. Analizar si el modelo de frecuencia es una “verdadera” clasificación científica.

Sí que se trata de una clasificación científica, aunque en psicopatología no es útil, debido a que presenta una serie de problemas como que se trata de una tipología demasiado simple además de estar orientada hacia el tratamiento de los trastornos.

16. Comparar la finalidad de un diagnóstico formal y de una formulación diagnóstica.

La finalidad del diagnóstico formal es el reconocimiento o identificación, que se realiza en el contexto clínico o aplicado, de un determinado trastorno del comportamiento, mientras que la de la formulación diagnóstica es el proceso encaminado a obtener la información necesaria para comprender el problema de un individuo concreto, y formular conclusiones sobre su naturaleza que puedan guiar el tratamiento.

17. Indicar de qué depende la utilidad de un diagnóstico formal.

Depende del nivel de conocimientos alcanzado en la investigación sobre los trastornos del comportamiento. En este caso de que la investigación previa haya identificado diversos tipos de trastornos o alteraciones que difieren en sus características clínicas, así como en su etiología, curso o evolución y forma de controlarlas (prevención y tratamiento).

18. Indicar de qué depende la utilidad de una formulación diagnóstica.

Depende del nivel de conocimientos alcanzado en la investigación sobre los trastornos del comportamiento. En este caso, de que la investigación realizada en cada caso permita identificar los factores o variables responsables del problema que se está analizando (etiología), y que el conocimiento de dichos factores sirva de orientación a la hora de diseñar una intervención (terapéutica, rehabilitadora, educativa…), de acuerdo con la investigación previa.

19. Enumerar ejemplos de sistemas de diagnóstico formal utilizados con niños y adolescentes.

SISTEMAS DE DIAGNÓSTICO CLÍNICO (PSIQUIÁTRICO) Ejemplos: o Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales: DSM-IV o Clasificación Internacional de Enfermedades: CIE-10

SISTEMAS EMPÍRICO DE DIAGNÓSTICO. Ejemplos: o Sistema de Achenbach y cols: Sistema Achenbach de Evaluación con Base Empírica: ASEBA. o Sistema de Quay

20. Explicar por qué una formulación diagnóstica (formulación de caso) tiene carácter provisional.

Porque nos aporta información individual en relación al pronóstico inconsistente y los tratamientos realizados son demasiado generales. Además, el tipo de información que aportan también es deficiente, ya que los problemas reales tienen mayor complejidad.

21. Conocer las características comunes de la formulación diagnóstica o de caso.

a. Explica las características esenciales del caso y no se limita a resumir los detalles. b. Integra información sobre el inicio, desarrollo y mantenimiento en un conjunto integrado de ideas que pueden relacionarse con el tratamiento. c. Es de naturaleza provisional y está sujeta a revisión cuando se obtiene nueva información. d. Su propósito es guiar un tratamiento ajustado a un paciente específico, que sea más efectivo que un tratamiento genérico.

22. Indicar la información mínima necesaria para un diagnóstico conductual (formulación diagnóstica conductual).

La información necesaria para un diagnóstico conductual es: - Conducta o conductas problema que presenta el niño o adolescente - Factores de los que la conducta es función - Relaciones entre esos factores y la conducta: relaciones funcionales (es decir, deben identificarse las relaciones funcionales que hacen que la conducta problemática continúe produciéndose)

23. Explicar la relación que propone el DSM-5 entre la formulación de caso y el diagnóstico clínico. Según el DSM-5 La formulación de caso de cualquier paciente debe incluir una historia clínica detallada y un resumen detallado de los factores sociales, psicológicos y biológicos que pueden haber contribuido a la aparición de un trastorno mental concreto. Es decir, para establecer un diagnóstico de trastorno mental no basta con comprobar la presencia de los síntomas citados en los criterios diagnósticos.

24. Definir el diagnóstico comprensivo.

El Diagnóstico Comprensivo consiste en la realización conjunta de un diagnóstico formal y una formulación diagnóstica. Teniendo en cuenta que Achenbach y Edelbrock (1989) consideran que

el diagnóstico formal recoge información general y relaciona el problema del sujeto con el de otros. Y la formulación diagnóstica, recoge información personal e integra la información sobre las características peculiares del caso con la general

(Estos autores proponen la Evaluación Conductual Comprensiva. Esta evaluación consiste en: - Identificación de la conducta objetivo del tratamiento y otras con las que covaría mediante el diagnóstico formal del DSM. - Información específica sobre los objetivos y enriquecimiento de la información a nivel personal mediante la evaluación conductual.)

25. Exponer las limitaciones de un diagnóstico comprensivo.

Limitaciones del uso previo del diagnóstico formal: - No aporta información relevante - Simplifica artificialmente los problemas (es decir, puede reducir innecesariamente el número de problemas del sujeto que son evaluados conductualmente) - Sesga la recogida de información (pues, mucho de los niños evaluados clínicamente presentan problemas que no pueden ser categorizados dentro de los sistemas de diagnóstico y clasificación clínica o presentan características que corresponden a varios trastornos)

26. Analizar la relación existente entre la evaluación infantil y juvenil y los modelos explicativos utilizados.

La evaluación de los trastornos psicológicos de niños y adolescentes se plantea de manera diferente según el modelo o aproximación explicativa desde la que se trabaja.

Cada modelo explicativo implica: - La evaluación de datos diferentes - La utilización prioritaria de técnicas diferentes

27. Identifica factores adicionales a la conducta del niño o adolescente que deben evaluarse en la práctica clínica, según cada modelo explicativo

- Modelo orgánico. La evaluación de los trastornos se centra fundamentalmente en los factores de tipo biológico. Puede abordarse de tres formas diferentes: a través de síntomasque se hayan relacionado con alteraciones orgánicas subyacentes, utilizando datos biológicos (marcadores biológicos) para confirmar y completar el diagnóstico, y mediante la identificación de alteraciones biológicas.

TÉCNICAS: Electrofisiológicas (como por ejemplo, EEG), bioquímicas (como análisis de neurotransmisores, respuestas neuroendocrinas, metabolización...) físicas (como resonancias magnéticas, tomografías...)

- Perspectiva neuropsicológica. Consiste en la evaluación neuropsicológica, que se basa en inferir la existencia de patologías orgánicas a partir de respuestas a pruebas o tareas.

TÉCNICAS: pruebas neuropsicológicas, que pueden ser de dos tipos (baterías fijas de evaluación o pruebas validadas para cada área funcional - motora, espacial...-)

- Modelo psicoanalítico. La conducta es considerada signo de los procesos inconscientes, a partir de esto se interpreta las múltiples causas de dicha conducta.

TÉCNICAS: (tabla)

- Teorías cognitivo-conductuales. La evaluación requiere de la recogida de datos sobre las cogniciones del individuo, especialmente las alteradas. Además de las conductas y emociones, hay otros factores como familiares, rendimiento escolar...

TÉCNICAS: (tabla)

-Modelo conductual. Información sobre el comportamiento (qué es lo que hace y lo que deja de hacer el niño) y los factores antecedentes o consecuentes de los que depende su conducta.

TÉCNICAS: (tabla)

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 7 páginas totales
Descarga el documento