Práctida D. I. Público sobre la independencia de Cataluña, Apuntes de Derecho Internacional Público. Universidad Rey Juan Carlos (URJC)
cramacorevo
cramacorevo

Práctida D. I. Público sobre la independencia de Cataluña, Apuntes de Derecho Internacional Público. Universidad Rey Juan Carlos (URJC)

2 páginas
1Número de descargas
5Número de visitas
Descripción
Asignatura: Derecho Internacional Publico, Profesor: Francisco Jimenez, Carrera: ADE + Derecho, Universidad: URJC
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa2 páginas / 2
Descarga el documento

La independencia unilateral de Cataluña a juicio internacional.

El hombre a lo largo de su historia ha sido tan libre como ha querido, otra cosa es que

lo lograra por las buenas, o por las otras. Cierto es que esta libertad (que nunca vino con

manual de instrucciones), no siempre ha sido un concepto tan individual como podemos

pensar, ya que, evidentemente podemos hablar de la libertad de expresión, religiosa

etc; pero encontraremos que la reivindicación de la libertad general o de un colectivo,

así como la búsqueda de su autodeterminación, es siempre la que montañas más

grandes ha movido, por encima de la individual.

Ya hablan algunos, como el catedrático de Historia del Derecho Bruno Aguilera, de una

transitoriedad entre “Estado y Nación”, donde siendo un tema diferente al tratado,

apreciamos estas exacerbaciones de sentimientos y anhelos comunes de libertad. Sin ir

más lejos la unificación de Italia en 1871 de la mano del intelectual Giuseppe Garibaldi

y del rey Victor Manuel II; fundamentada en una unión propiciada por factores sociales

y culturales comunes a varios pueblos, como la lengua italiana.

Este principio ha llegado a nuestros días, pero ahora, además, existen instituciones de

carácter internacional que velan por que la lucha por estas libertades sea justificada y

pacífica. Debemos constatar el hecho de que, si estos organismos velan por el carácter

pacífico de estos procesos, es porque habría motivos para que se diera la violencia, y

realmente hay muy pocos casos donde un pueblo haya ejercido el legítimo derecho a la

autodeterminación sin el uso de la fuerza. Sin embargo, es curioso ver como el

establecido “derecho de autodeterminación de los pueblos”, ha sido maleado,

tergiversado y retorcido por los medios de comunicación durante los últimos meses

hasta límites insospechados.

La aparición del derecho de autodeterminación se fundamenta en los colonialismos. Sin

entrar en detalles ya que no es el tema objeto, diremos que el colonialismo fue un

proceso que se ha dio en diversos momentos de la historia (como en el S.XVI o en el

último tercio del XIX), durante el cual las grandes potencias europeas ocuparon

territorios menos desarrollaos, con el fin de extender sus principios culturales, sociales,

religiosos, económicos etc; y controlar además zonas estratégicas. Todo ello se basó

también en una especie de “misión civilizadora del hombre blanco” que muchos

intelectuales asumían.

El hecho de que, durante mucho tiempo, ciertas regiones del Globo hayan visto su

soberanía sometida a los caprichos de un país más poderoso; propició que la ONU (como

principal organismo internacional), hablara de esta libre determinación de los pueblos.

De hecho, así lo expresa en su literalidad:

“Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación; en virtud de este derecho,

determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y

cultural.”

Este entre otros, es uno de los puntos de la conclusión resultante de la exposición de

hechos como los siguientes (también recogidos en su literalidad):

Reconociendo que los pueblos del mundo desean ardientemente el fin del colonialismo en

todas sus manifestaciones,

Convencida de que la continuación del colonialismo impide el desarrollo de la cooperación

económica internacional, entorpece el desarrollo social, cultural y económico de los pueblos

dependientes y milita en contra del ideal de paz universal de las Naciones Unidas,

Afirmando que los pueblos pueden, para sus propios fines, disponer libremente de sus

riquezas y recursos naturales sin perjuicio de las obligaciones resultantes de la cooperación

económica internacional, basada en el principio del provecho mutuo, y del derecho internacional,

Creyendo que el proceso de liberación es irresistible e irreversible y que, a fin de evitar crisis

graves, es preciso poner fin al colonialismo y a todas las prácticas de segregación y discriminación

que lo acompañan,

Celebrando que en los últimos años muchos territorios dependientes hayan alcanzado la

libertad y la independencia, y reconociendo las tendencias cada vez más poderosas hacia la libertad

que se manifiestan en los territorios que no han obtenido aun la independencia.

¿Cuál es el problema pues en Cataluña? Es evidente que podríamos poner el límite al

derecho de autodeterminación de los pueblos en la cuestión colonialista. Cataluña no

es un territorio que haya sido colonizado, de forma que este derecho no se le puede

aplicar con un respaldo jurídico lo suficientemente sólido y contundente. El argumento

queda del todo invalidado en este caso, sin embargo, es cierto que la existencia del

sentimiento nacionalista se remonta a siglos atrás, por lo que nos debemos también

plantearnos, que quizá algún día lleguemos a un punto de inflexión donde la Ley y el

Orden, carentes de eficacia, asistan a la resolución del conflicto con la fuerza.

Puede pasar también, y quizá de forma más probable, que siguiendo la teoría de los

ciclos económicos de Nouriel Roubini, cuando la economía mejore y la tormenta

escampe se acabe el debate; ya que parece que es en tiempo de crisis, cuando el ser

humano tiende a posicionarse en la comodidad que le ofrecen las ideologías extremistas

cuyos pilares se apoyan sobre el sentimiento del enemigo común, sea cual sea, y en este

caso: España.

No hay comentarios
Descarga el documento