Resumen completo Historia, Resúmenes de Historia Económica. Universidad Rey Juan Carlos (URJC)
luur29
luur29

Resumen completo Historia, Resúmenes de Historia Económica. Universidad Rey Juan Carlos (URJC)

DOC (166 KB)
39 páginas
15Número de descargas
27Número de visitas
85%de 7 votosNúmero de votos
1Número de comentarios
Descripción
Asignatura: Historia de las Instituciones Españolas, Profesor: , Carrera: Administración y Dirección de Empresas On-line, Universidad: URJC
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 39
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 39 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 39 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 39 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 39 páginas totales
Descarga el documento

El proceso de hominización de la Península Ibérica: Nuevos hallazgos

Los primeros Homínidos que poblaron la Península Ibérica hace 800.000 años, fueron los Homo antecesor y sus restos han sido encontrados en la Sierra de Atapuerca (Burgos). Son los restos humanos más antiguos de Europa Occidental. En ese mismo lugar se han localizado restos de 32 individuos De Homo Heidelbergensis, de hace 350.000 años. Los restos de Homo Neardenthalensis (45.000 años de antigüedad) son más abundantes. El Homo Sapiens llegó a Europa hace 40.000 años y quedó como única especie de homínido tras la desaparición de los neardenthales hace 15.000 años. Todos estos primeros pobladores de la Península eran nómadas y se dedicaban a la caza, la pesca y la recolección, tenían una organización social colectiva.

Los pueblos prerromanos Desde el s.V la Península Ibérica queda dividida en dos zonas culturales, donde vivían pueblos indígenas. Estos tenían una organización tribal, en ocasiones las tribus estaban enfrentadas, predomina la economía pastoril y se practica la exvotio ibérica. Estos pueblos son: Los celtas que ocupaban el norte, centro y oeste peninsulares, introdujeron el hierro y la incineración. Los iberos, situados al sur y oeste peninsular, hablan una variante de lengua preindoeuropea. Los griegos dejaron constancia en sus escritos de un pueblo, que se extendía desde Huelva a Cartagena, llamado Tartessos(s.VII-VI a.C.) con una cultura muy rica y desarrollada. Se relacionaron con griegos y fenicios.

Las colonizaciones históricas de la Península Ibérica.

Por la costa mediterránea llegan unos pueblos que crean colonias y factorías al este y sur peninsular, tienen intereses comerciales. Estos pueblos aportan escritura, moneda, avances en la agricultura y en el arte, y gastronomía. Los fenicios (s.X-VIII a.C.), provenientes del actual Líbano, ocupan el Mediodía peninsular y fundan Gadir (Cádiz). Los griegos (s.VII-VI a.C.) se extienden por la costa oriental, al llegar los cartagineses se van al norte mediterráneo. Comercian con los Tartessos.

Los cartagineses o púnicos (s.VI-218 a.C.) controlan el sur mediterráneo tras echar a los griegos. Fundan Ebussum (Ibiza) y Cartago Nova(Cartagena). Expulsados por los romanos.

Etapas de la conquista de la Península por Roma

La conquista (218-19a.C.) se debe a la guerra contra los cartagineses y se caracterizó por el desarrollo de la 2ª Guerra Púnica. Tardaron tanto tiempo porque debían ir conquistando tribu por tribu y hubo periodos de paz. La conquista tuvo dos facetas distintas, la romanización y la ocupación militar. La conquista se puede dividir en tres etapas: En la primera etapa (218-202a.C.) los romanos desembarcan en Ampurias y dominan la costa mediterránea y los valles del Ebro y del Guadalquivir. En la segunda etapa (154-133a.C.) se desarrollan las guerras contra los pueblos de la meseta, lusitanos y celtibéricos. Termina con la ocupación de Numancia en 133a.C. Por último la tercera etapa (23-19a.C.) se desarrolló en la época de Octavio Augusto se dominó a las tribus belicosas de cántabros y astures.

El proceso de la romanización: el legado cultural.

La romanización es el proceso por el cual son impuestas las costumbres sociales, políticos y culturales romanos a los pueblos sometidos a Roma. La Península Ibérica se integra en el vasto Imperio Romano una vez culminado este proceso. La romanización es distinta dependiendo de la zona de la Península, en el levante y sur peninsular fue más intensa que en el resto. Gracias al largo periodo de tiempo que los romanos estuvieron en la Península, dejaron numerosos restos de su cultura. La lengua, la religión, el derecho romano, la cultura y el arte forman el legado cultural dejado por los romanos.

El proceso de la romanización: las obras públicas

La romanización es el proceso por el cual son impuestas las costumbres sociales, políticos y culturales romanos a los pueblos sometidos a Roma. La Península Ibérica se integra en el vasto Imperio Romano una vez culminado este proceso. La romanización es distinta dependiendo de la zona de la Península, en el levante y sur peninsular fue más intensa que en el resto. Los romanos eran magníficos ingenieros y sus obras tenían diferentes usos: espectáculos (teatro de Mérida), equipamiento de las ciudades(acueducto de Segovia),

edificios públicos(senado), calzadas(Vía de la Plata), monumentos conmemorativos(arco de Medinaceli)...

La monarquía visigoda: las instituciones.

La monarquía visigoda abarca desde el año 507 al 711, con la invasión musulmana y concibe la Península Ibérica como unidad política por primera vez. La sucesión al trono se realiza por vía electiva, debido a esto los reyes, aunque tienen poder absoluto, suelen ser muy débiles, pero hay algunos que hacen notar su poder y son más fuertes (Leovigildo, Recadero, Chindasvinto, Wamba). El Estado es patrimonio personal del rey y puede hacer lo que le plazca con las tierras. El ejército no es permanente, cada noble tiene sus caballeros y el rey los convoca cuando le hace falta. La Iglesia tiene un gran poder.

La Península Ibérica en la Edad Media: la conquista musulmana y los pueblos invasores

La conquista musulmana (711-732) fue tan veloz gracias a las vías romanas, la tolerancia religiosa, los pactos con los reyes godos y a que solo conquistan las ciudades. Sin embargo les limita el clima húmedo, la reducción de los conquistadores y el despoblamiento de las montañas. La Península Ibérica era una zona más de expansión, venían buscando el botín. Primero entra Tariq, con un contingente y posteriormente Muza con otro contingente. Los distintos grupos conquistadores son: árabes, sirios y egipcios, en minoría, y un grupo grande de bereberes con Tariq. Estos últimos se asientan en la Meseta, mientras que las minorías se quedan con el valle de Ebro y el sur mediterráneo. Este reparto será elemento de conflictos internos.

La Península Ibérica en la Edad Media: el Emirato y el Califato de Córdoba

En sus inicios, Al-Andalus es un emirato independiente de Damasco; hasta que Abderrahmán I Omeya escapa del asesinato de su familia y crea el Emirato independiente de Córdoba. Sus objetivos son legitimizar y consolidar el poder, por lo que crea un ejército. Hay revueltas internas de muladíes(antiguos cristianos) y mozárabes (cristianos en territorio musulmán); y peligros externos como los normandos, el Reino de León o los fatimíes del norte de África. Abderrahmán III se proclama Califa( representante de Alá) para legitimizar su poder frente a los fatimíes, y crea el Califato de

Córdoba. Consigue la pacificación interna y derrota a los cristianos. En la última etapa Almanzor crea una dictadura militar que tiene en jaque al mundo cristiano.

La crisis del s.XI: los reinos de Taifas

Los reinos de Taifas son el resultado de la disgregación del Califato, son de extensión variable y pueden ser de bereberes, muladíes o árabes. Caben destacar Toledo, Málaga y Sevilla. Tienen relación con los cristianos del norte, a los que pagan parias para evitar ataques y tener su protección frente a los otros reinos. Se apoyan en los impuestos para pagar las parias, lo que les debilita más, ya que el pueblo se levanta. Cuando los cristianos avanzan demasiado, llaman a los pueblos norteafricanos para contenerlos. Con lo cual habrá invasiones amorávides y almohades alternando con los reinos de Taifas.

La crisis del s.XI: los imperios norteafricanos

Los imperios norteafricanos son aquellos a los que acuden los reinos de Taifas cuando los cristianos avanzan demasiado. Estos pueblos organizan el territorio aunque de forma efímera. Cuando Alfonso VI DE Castilla ocupa Toledo, los Taifas llaman a los almorávides hasta la conquista de Zaragoza, cuando se retiran. Tras unas segundas Taifas, llega la invasión almohade, después de los nuevos avances cristianos. Los almohades son derrotados en Las Navas de Tolosa en 1212. El territorio musulmán queda dividido en tres reinos: Murcia, Valencia y Granada.

Al-Andalus: organización económica y social El crecimiento demográfico en Al-Andalus fue enorme. La economía era muy desarrollada basada en una agricultura muy productiva gracias al regadío y a las buenas tierras, y en un mercado que destaca por el uso de la moneda, el comercio con artículos de lujo... La sociedad estaba dividida en: clase alta o jassa, grandes comerciantes, amma o clase trabajadora (burguesía urbana, campesinos, maulas o esclavos liberados) y siervos. Según las diferencias religiosas, la sociedad podría dividirse en: musulmanes (árabes, beréberes, muladíes o cristianos convertidos al Islam y esclavos), que tenían beneficios sociales y políticos; y judíos y mozárabes (cristianos en territorio árabe), que debían pagar impuestos.

La Península Ibérica en la Edad Media: los primeros núcleos de resistencia cristiana

La resistencia cristiana frente al Islam se organiza en dos núcleos: oriental y occidental. El núcleo occidental se desarrolla más, surge el Reino Astur que se convierte en León al llegar al Duero. En el s.IX surge el condado de Castilla, dependiente de León y con una posición defensiva importante. En el s.X Castilla se hace independiente con Fernán González. Hasta el s.IX no se organiza el núcleo oriental, que estaba bajo dominio islámico y franco. Al ser expulsados ambos, se forman el Reino de Navarra y el condado de Aragón. En la parte oriental continúa bajo el dominio franco y Carlomagno crea la Marca Hispánica. La gran figura de este periodo es Sancho I el Mayor, rey de Navarra, Aragón, Castilla, Sobrarbe y Ribagorza.

Principales etapas de la reconquista

La reconquista es el proceso por el cual los cristianos recuperan las tierras perdidas y restablecen el cristianismo. Las etapas siguen un proceso lento e irregular: 1ª SiglosVIII-X. Es de predominio islámico y se organizan los núcleos de resistencia cristianos. 2ª Siglos XI-XIII. El avance cristiano es arrollador (Reinos de Taifas, aumento de la población y el espíritu de Cruzada). Castilla ocupa el valle del Tajo y, junto con Aragón, los altos ríos del Guadiana, el Turia y el Júcar. El núcleo oriental llega al valle del Ebro y Cataluña a su desembocadura. En el 1212 los cristianos derrotan a los almohades en Las Navas de Tolosa y se ocupan dos tercios más dela Península. 3ª Siglos XIV-XV. Fin de la reconquista para Aragón y Portugal. A Castilla le queda Granada.

La Península Ibérica en la Edad Media: Modelos de repoblación y organización social de los reinos

cristianos La repoblación es el asentamiento, defensa militar, puesta en cultivo e integración de la vida cristiana en las zonas ocupadas. Hasta el s.XI

es de forma espontánea, los campesinos ocupan y roturan la tierra (presura o aprisio). Entre los s.XI y XII los reyes conceden las Cartas Puebla y se forma ciudades con amplios territorios o alfoces (repoblación concejil). La población musulmana se va al campo y los cristianos se quedan en las ciudades. Entre los s.XII y XIII se entregan grandes extensiones de tierra a las Ordenes Militares y a la nobleza (donadíos). Es el origen de los señoríos que después serán latifundios. La sociedad se feudaliza y la gran mayoría de hombres entran al vasallaje ante la nobleza, el alto clero o el monarca. El rey tenía un gran poder por la necesidad de combatir el Islam.

La Península Ibérica en la Edad Media. Una cultura plural (cristianos, musulmanes y judíos)

Desde la invasión musulmana (711) hasta la monarquía de los RRCC (s.XV) conviven en la Península tres culturas distintas: musulmanes, cristianos y judíos. Las tres son religiones monoteístas y de libro. Los cristiano tienen la mayor pretensión de universalidad, seguidos por los musulmanes y, por último, los judíos no tienen este sentimiento. Hay enfrentamientos bélicos fluctuantes entre culturas que alternan con periodos de convivencia. En el mundo árabe conviven musulmanes, mozárabes y judíos (en ocasiones perseguidos). En el mundo cristiano conviven mudéjares, cristianos y judíos, que son perseguidos en el s.XIV como resultado de la crisis. El mundo musulmán estaba más avanzado, pero en el s.XI se estanca y en los s.XIV y XV empieza a predominar la España cristiana. Cabe destacarla Escuela de Traductores de Toledo (Alfonso X).

Organización política e instituciones en la Baja Edad Media: El Reino de Castilla.

La estructura política de Castilla estaba basada en tres instituciones. La monarquía tenía carácter autoritario (lucha para que los campesinos dependan de ella). Al unificar Castilla y León se centró la administración y se creo un derecho general, el Código de las Partidas con lo que busca una centralización del poder. Alfonso X reforzó la jurisprudencia real ante los fueros antiguos. Con las Partidas la monarquía podía legislar sin las Cortes que nacieron porque la burguesía quiso participar en los órganos de gobierno, era una asamblea formada por nobleza, clero y burguesía. En Castilla tuvieron carácter consultivo, en ellas se aprobaban los subsidios. Los municipios gozaban de cierta autonomía y jurisdicción propia. Estaban regidos por cabildos abiertos. Surge la figura del corregidor (representante real en los municipios).

Organización política e instituciones en la Baja Edad Media: La corona de Aragón

La estructura política de Aragón (formado por los Reinos de Valencia, Cataluña y Aragón), estaba basada en tres instituciones. La monarquía que emana del pactismo, los nobles sometía al monarca a través de las Cortes, una para cada reino, votaban los impuestos. Pedro III dotó a la Cortes de función legislativa (las leyes son de común acuerdo). El derecho y las costumbres se fijan en un código (Ustages), las normas tradicionales medievales se recogen en los fueros(interior de Valencia) o furs(levante). Los municipios gozaban de cierta autonomía y jurisdicción propia, estaban regidos por cabildos abiertos. El Consejo de los Ciento en Barcelona fue un ejemplo de institucionalización.

La Baja Edad Media: Crisis demográfica, económica y política.

La primera mitad del s.XIV se caracterizó por una sucesión de malas cosechas, por los métodos agrícolas rudimentarios y la mala climatología, que provocó un periodo de hambre. Esto unido a la Peste Negra haría descender vertiginosamente la demografía de los reinos cristianos, sobretodo de Cataluña, dejando casa y terrenos despoblados. Todo esto creó un malestar social que provocó revueltas por el fin de los señoríos. En Cataluña hubo una movilización general (conflicto remensa) y en Castilla se orinaron pequeños levantamientos (irmandiños). El malestar social llegó a las ciudades dónde se culpaba alas minorías u oligarquías municipales (judíos) de los males que les acechaban.

La baja Edad Media: La expansión de la corona de Aragón en el Mediterráneo

A mediados del s.XIII la Corona de Aragón ha terminado la reconquista, tenía un gran desarrollo económico y comercial que se culmina con una ocupación política por el Mediterráneo. Pedro III conquista Sicilia(s.XIII) en las vísperas sicilianas(levantamiento

siciliano contra los franceses) alegando la defensa de Sicilia. Así Aragón se busca la enemistad de Francia(intenta ocupar Cataluña) y el Papado excomulga a Pedro III. Cataluña consigue que el Papado le reconozca la soberanía sobre Córcega y Cerdeña(s.XIV). En este mismo siglo hacen una expedición(almogárabes dirigidos por Roger de la Flor) para ayudar a los bizantinos contra los turcos y ocupan los ducados de Atenas y Neopatria. Nápoles es ocupada a principios del s.XV, con lo que se culmina la expansión de Aragón en el Mediterráneo.

Los Reyes Católicos: La unión dinástica.

El matrimonio entre Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón (1469) supone una nueva entidad política: la monarquía hispánica. Sólo fue una unión personal. Cada uno era rey en su reino, esto recibe el nombre de doble monarquía. A la muerte de Isabel, Fernando se convierte en regente de Castilla. Fue una unión muy desigual, ya que Castilla era muy poderosa y Aragón estaba en decadencia por el avance otomano y la Peste Negra. Los RRCC se propusieron crear una unidad peninsular alrededor de Castilla, por eso se anexiona Navarra y Granada. Se tomó la monarquía autoritaria (de Castilla) como política interna y la política de Aragón en el Mediterráneo.

Los Reyes Católicos: la conquista del Reino Nazarí.

Desde su matrimonio una de las metas de los RRCC había sido la conquista de Ganada, para completar la reconquista de Castilla. Se ofrecieron gracias a los que participaran en este proyecto, que duró 10 años. Fue presentada por Fernando como una cruzada contra los infieles islámicos que fue apoyada por la nobleza y el clero. En 1492 se consigue la Capitulación de Granada y se les promete la conservación de su religión, con la esperanza de que con el contacto acaben convirtiéndose. Ante los escasos resultados, obligan a los musulmanes a bautizarse apareciendo los moriscos (árabes bautizados). Finalmente fueron expulsados en 1502.

La organización del estado bajo los RRCC: instituciones de gobierno.

Los RRCC pretendieron crear una monarquía autoritaria que se impusiera sobre las fuerzas que habían hecho disminuir su poder en la Edad Media(clero y nobleza). Una figura importante es la del corregidor en Castilla y el virrey en Aragón( uno en cada reino),

representantes locales del rey. Estas funciones se complementaban con el Consejo Real de Castilla (asesoría), los secretarios y otros Consejos como el de Aragón, el de Navarra, el de la Inquisición y el de las Ordenes Militares. En 1480 se crean la Administración de Justicia y la Chancillería y se reorganizan las Audiencias.

La proyección exterior bajo los RRCC: Política italiana y norteafricana

Durante el reinado de los RRCC se consolidaron las bases del vasto imperio español del s XVI. En el mediterráneo se toma la política de Aragón y destaca la habilidad de Fernando. En Italia se continúa con la misma línea que en el s XIII. Aprovechan un momento bajo para entrar y enfrentarse allí con Francia, enemigo secular de Aragón. La política en el norte de África es más castellana, Isabel se dedica a intentar evitar que los musulmanes entren de nuevo por Gibraltar. Para ello se crean plazas fuertes de defensa contra los turcos en el norte de África, como Trípoli, Argel, Túnez, Melilla...

El descubrimiento de América

Cristóbal Colón estaba buscando una nueva ruta para llegar a la India. Tras la negativa de la monarquía portuguesa, los RRCC Se interesaron por este proyecto. Después de firmar las Capitulaciones de Santa Fe, entre los RRCC y Colón, y conseguir la financiación, salieron tres barcos de Palos(Huelva). Tocaron tierra el 12 de octubre de 1492 y se dieron cuenta de que no era la India, sino unas nuevas tierras. Se hicieron diversas expediciones para conquistar este Nuevo Mundo. Destacan los conquistadores Hernán Cortés(conquista la civilización azteca) y Francisco Pizarro(conquista el Imperio Inca).

El Imperio de Carlos V: Conflictos internos. Comunidades y Germanías

Las Comunidades son revueltas, situadas en Castilla, de hidalgos y clases medias urbanas(ciudades) contra la política imperial de Carlos V. Los comuneros reclamaban protección de la industria nacional, respeto a las leyes de reino y mayor participación política. Se produjeron también revueltas campesinas antiseñoriales. Adriano de Utrecht(regente) con ayuda de la monarquía y de la nobleza terrateniente los derrota en Villalar en 1521.Las Germanías eran

revueltas de artesanos, pequeños burgueses y campesinos (movimiento social) contra la oligarquía ciudadana, la nobleza y el alto clero en la Corona de Aragón. Pedían democratización de los cargos municipales y mejora de los arrendamientos campesinos. Llegaron a tomar Valencia, pero Carlos V, aliado con la nobleza, los vence en 1521.

La monarquía hispánica de Felipe II

Cuando el emperador Carlos V abdica, Felipe II, su hijo, hereda la parte española y borgoñona del Imperio. Ya no recibe el título de emperador, aunque España seguía siendo la primera potencia europea. A Europa ha legado una nueva oleada de protestantismo y Felipe II lucha contra ella en Inglaterra, donde es derrotado; y en Francia donde vence. Los Países Bajos no querían ser gobernados por España, además hay una división entre el norte protestante y el sur católico. El norte continúa en conflicto tras la muerte de Felipe II. En el interior del país había problemas con los moriscos, que protagonizaron una insurrección en las Alpujarras. Antonio Pérez, secretario de Felipe II, fue acusado de asesinato y se refugió en Aragón, donde provoca disturbios hasta que Felipe manda su ejército.

La España del siglo XVI: La unidad ibérica

Durante el reinado de Felipe II la monarquía española pasa por un momento de esplendor, es la primera potencia europea. Esta situación mejora con la anexión de Portugal. En 1580 el rey Sebastián de Portugal muere sin descendencia, habiendo dos aspirantes al trono. Estos son Antonio, prior de Crato, hijo bastardo; y Felipe II por su madre, Isabel de Portugal. Tras una pequeña guerra civil, ganada por el duque de Alba, Felipe es coronado como rey de Portugal en las cortes de Thomar, prometiendo respetar las leyes portuguesas. A la par que Portugal se anexiona al reino español, Brasil, las Molucas, y parte de la India y África. Dado que Portugal ya estaba consolidada como nación independiente, esta unión solo dura hasta 1640.

La España del siglo XVI: El modelo político de los Austrias

La etapa de los Austrias Mayores es la época de mayor esplendor de España. Es iniciada por Carlos V, su hijo, Felipe II hereda todo el territorio a excepción de Alemania. El único punto en común que tienen todos los estados del Imperio es el monarca, cada uno tiene

sus propias normas y costumbres. El centro del Imperio está en Castilla. Felipe II traslada la capital de Valladolid a Madrid, donde se hace permanente. Esta centralización da una gran estabilidad al Imperio. Este tipo de estado, llamado polisinovial, se apoya en los virreyes, delegados que el monarca tiene en cada reino; y en los consejos, que eran unidades administrativas de carácter consultivo. Destacan el Consejo de Castilla y el Consejo de la Inquisición(común para todo el Imperio).

El Renacimiento en España El Renacimiento es una consecuencia de l humanismo, con él, las culturas griega y latina se transforman en referencias obligadas. Se desarrollan ampliamente el pensamiento y las artes, favorecidas por las clases privilegiadas. Entre los humanistas cabe destacar a Luis Vives, Antonio de Nebrija y el cardenal Cisneros(Biblia políglota y Universidad de Alcalá) Se realizaron importantes estudios sobre geografía, cartografía y navegación. En literatura se inicia una época dorada(Lazarillo de Tormes y la poesía de Garcilaso). En arquitectura destaca el estilo herreriano(El Escorial), que ha sido precedido por otros estilos como el plateresco y el renacentista purista. En escultura se impone la influencia italiana; y en pintura hay que destacar a El Greco.

La España de los Austrias menores: Los validos

Con los Austrias menores(s. XVII), Felipe III, Felipe IV y Carlos II, llega la decadencia de España debido a la falta de personalidad de los reyes y a que todo el dinero de América iba destinado al Imperio. La falta de personalidad de los reyes se refleja en la figura de los validos, que son quienes toman las decisiones del gobierno aunque no son figuras institucionales. Pertenecen a la nobleza y son amigos personales del rey. El pueblo y la mayoría de la nobleza no les soportaba, pero tenían sus apoyos entre amigos y familia. Los validos más destacados son El duque de Lerma(Felipe III) y el conde-duque de Olivares que intentó formar la Unión de Armas e hizo frente a la guerra de los Treinta Años.

La España de los Austrias menores: Conflictos internos.

Con los Austrias menores(s. XVII), Felipe III, Felipe IV y Carlos II, llega la decadencia de España debido a la falta de personalidad de los

reyes y a que todo el dinero de América iba destinado al Imperio. En esta época los moriscos no eran demasiado aceptados a causa de sus costumbres y como se temía que estuvieran en contacto con los turcos, el duque de Lerma(Felipe III) decretó su expulsión en 1609. El hecho de que Castilla soporte el peso del Imperio, supone la sangría de hombres y dinero, se inicia la decadencia. Se manifiesta en la organización de Estado polisinovial, que presupone la desconexión de los distintos reinos que lo forman. El conde-duque de Olivares pretende reformarlo, de sus proyectos destaca la Unión de Armas (ejército permanente), que fracasará y será el mayor exponente de la crisis de 1640.

La crisis de 1640

El conde-duque de Olivares fue una figura política muy relacionada con la crisis. Este valido de Felipe IV, pretendió regresar al esplendor de Felipe II. Para ello puso en marcha la Unión de Armas, en la que todos los reinos debían aportar hombres y dinero, sin valorar la riqueza o población. Esto creó un gran descontento en Cataluña que desembocó en una rebelión. Esta culmina con el Corpus de Sangre de Barcelona en 1640. Cataluña buscó el apoyo de Francia. Finalmente, Barcelona se rinde al ejército real en 1652. También en 1640, Portugal proclamó rey al duque de Braganza, ya que Castilla tenía el propósito de asimilarlo a ella. La situación de guerra dura hasta 1652, cuando Portugal es declarada independiente. Por esas mismas fechas hubo alteraciones en Andalucía y el País Vasco.

La España de los Austrias menores: La política exterior. El ocaso de la hegemonía de los Habsburgo

Con los Austrias menores(s.XVII) llega la decadencia de España, a causa de la falta de personalidad de los reyes y a que todo el dinero de América iba destinado al mantenimiento del Imperio. El siglo se inicia con un periodo pacifista ya que no hay recursos para la guerra. Felipe III firma la paz de los Doce Años con Holanda. Con Felipe IV, España se mete de lleno en la guerra de los Treinta Años en defensa de los Habsburgo contra Francia y Alemania. Además España tiene otros dos frentes, uno en Holanda y otro en Flandes, en ambos el enemigo es Francia. Este periodo de guerras acaba con la paz de Westfalia, España pierde Holanda. Se prolonga la guerra con Francia, que tiene problemas internos, hasta 1659(paz de los Pirineos) cuando se pierde el Rosellón y la Cerdaña. El ocaso llega con Carlos II, al perderse territorios en Francia.

Evolución económica y social en el siglo XVII

El siglo XVII se caracterizó por una crisis demográfica, que disminuyó la población de los reinos hispánicos. Esto fue causado por la migración a América, las guerras, la expulsión de los moriscos, las epidemias y las malas cosechas(cambios climáticos). A todo esto hay que unirle una decadencia económica. La agricultura empeoró, quedándose despoblados los núcleos rurales, la ganadería se vió afectada(problemas de exportación de lana), se redujo la actividad artesanal y desciende la llegada de plata americana. Como consecuencia se produjo la bancarrota de las finanzas estatales. Como último recurso se comenzó a emitir masiva y continuamente una moneda de mala calidad, el vellón. La sociedad es estamental, habiendo tres clases sociales cerradas: nobleza, clero(alto y bajo) y pueblo o tercer estado, que era el más numeroso.

Mentalidad y cultura en el Siglo de Oro

La cultura española del Siglo de Oro tuvo unos rasgos muy acusados: estaba íntimamente ligada a la defensa del catolicismo(buena parte de los escritores y pensadores pertenecen al clero); y el esplendor cultural coincidió con la decadencia política y socioeconómica. Los teólogos españoles(Francisco Suárez y Melchor Cano) fueron los artífices del pensamiento de la Contrarreforma. En este siglo destaca la ausencia de la ciencia española. Respecto a la literatura; la novela está representada por Cervantes y la novela picaresca, la poesía por Góngora, Quevedo y Gracián; y el teatro por Lope de Vega, Tirso de Molina y Calderón de la Barca.

La guerra de Sucesión y el sistema de Utrecht

En 1700 muere Carlos II, último Austria, sin descendencia directa. Los candidatos a ocupar el trono eran Felipe d’Anjou nieto de Maria Teresa de Austria, designado por testamento y proclamado rey en 1701; y el archiduque Carlos de Habsburgo. En Europa se temía la unión de España y Francia. Todo esto provoca una guerra civil en España, ya que Castilla apoya a Felipe V y Cataluña al candidato austriaco. La guerra se desarrolló en Italia, Alemania, Flandes y España. Dentro de España, al principio, la guerra es desfavorable a los Borbones, mientras el archiduque se proclama rey de Valencia y Gran Bretaña ocupa Gibraltar y Menorca. Con la muerte de José I de Austria, Carlos se convierte en emperador, y las derrotas borbónicas en Europa,

hacen que se firma la paz. Los tratados de Utrecht reconocen a Felipe V como rey, además se liquida el Imperio español de Europa y Gran Bretaña obtiene grandes ventajas en el comercio americano.

El cambio dinástico del siglo XVIII: Las reformas internas

España entra en el siglo XVIII despojada de su Imperio, pero realiza grandes esfuerzos por adecuarse al progreso general de Europa. Aunque las reformas no llegaron a transformar sustancialmente el sistema productivo ni cambiar las viejas estructuras estamentales, España consigue una recuperación general de la crisis del s. XVII. Los Borbones y sus ministros se afanaron por fortalecer el poder real. Algunos de los cambios llevados a cabo fueron: los Decretos de Nueva Planta(abolición de los Fueros de Aragón, para conseguir la centralización); la reforma de la Hacienda, creando el Banco de San Carlos(futuro Banco de España); en la Administración Central aparecen cuatro Secretarías con la función de los antiguos Consejos (Guerra; Marina e Indias; Estado; y Justicia), se crea la Junta Suprema de Estado(Consejo de Estado) y se establece la ley sálica( las mujeres no podían heredar el trono).

La práctica del despotismo ilustrado: Carlos III

El despotismo ilustrado es la concepción política de los monarcas absolutistas por la cual dan al pueblo felicidad y progreso sin contar con él. El mayor representante en España fue Carlos II que se apoyaba en los ministros Campomanes, Floridablanca, Jovellanos... Se realizaron reformas económicas en agricultura, en industria y en el comercio. Carlos III refuerza el poder real frente al de la Iglesia, según esta política se lleva a cabo la expulsión de los jesuitas(se les hacía responsables del motín de Esquilache) y el control de la Inquisición. La educación se concibe como un servicio público y, de esta manera, los ilustrados intentan arrebatarla de las manos de los jesuitas; se funda los Reales Estudios de San Isidro de Madrid, se reforma la universidad y los Estudios Mayores. La cultura se impulsa fundando Academias y propagando el periodismo; además se fundan las Sociedades Económicas de Amigos del País. Las elites conservadoras y las masas populares reaccionan contrariamente(dirigidas por el púlpito); demostración de ello fue El motín de Esquilache.

La evolución de política exterior española en Europa durante el siglo XVIII

Durante el siglo XVIII en Europa se busca el equilibrio. Francia e Inglaterra(en el mar) son las dos máximas potencias europeas y se

encuentran enfrentadas. España ha perdido primacía, aunque sigue siendo importante a causa de su imperio americano. Durante la época de Felipe V se intenta recuperar los territorios en Italia, y más tarde se alía con Francia(Pactos de Familia) para defender su flota frente a los ingleses. Con Fernando VI se lleva una política de neutralidad, que favoreció el predominio ingles en el Atlántico; el marqués de la Ensenada reestructura la flota. Durante el reinado de Carlos III España entra en la Guerra de los Siete Años e interviene en la independencia de EEUU a favor de los insurrectos. La época de Carlos IV coincide con el estallido de la Revolución Francesa. En principio se lucha contra la Francia revolucionaria, hasta la paz de Basilea que se alían Francia y España contra Inglaterra.

La Ilustración en España

La Ilustración es una corriente de pensamiento nacida en Francia durante el siglo XVIII que critica el modelo económico-político y económico del antiguo Régimen.. Llega a España con varios decenios de retraso, a su llegada se compatibiliza con la tradición española cristiana. Los pensadores ilustrados españoles son: Feijoo(Felipe V), Mayano(Fernando VI); la plenitud llega con Carlos III, mientras que en la época de Carlos IV se le pone freno. Las tendencias antiilustradas se encuentran entre las elites conservadoras y las masas populares, guiadas por el púlpito y la Inquisición. Bajo Carlos III se consolidan dos tendencias, los reformistas(borbónicos) y los tradicionalistas (austracistas). Al final la gran masa del país triunfó sobre la minoría reformista, el choque se producirá por la invasión napoleónica.

La crisis de 1808: Guerra de Independencia y revolución política

En 1808, en Francia se ha producido la revolución Francesa y en este año Napoleón Bonaparte ya se ha autoproclamado emperador. Este hecho tendrá gran importancia para la historia de España. En 1807, con Godoy al frente, se había firmado el tratado de Fontainebleau con Francia; mediante el cual los dos países se unían para apoderarse de Portugal y hacer efectivo el bloqueo continental contra Inglaterra. En febrero de 1808 entran las tropas francesas en España. Mientras, el príncipe Fernando planea una conspiración contra Carlos IV y Godoy, esta prosigue con éxito en el motín de Aranjuez en marzo de 1808. Como consecuencia de este motín Carlos IV abdica y Napoleón convence a Fernando VI de que devuelva el trono a su padre y que este se lo entregue a él. José I Bonaparte, hermano de Napoleón, se pone al frente de España.

Napoleón quiere redactar una Carta Otorgada en Bayona, pero inesperadamente el pueblo español se levanta en Madrid el 2 de mayo. El levantamiento se extiende por todo el país. Debido al vacío de poder dejado por la familia real al marcharse a Bayona, el pueblo ha de organizarse política y militarmente. Para dirigir el país se forman las Juntas. Se produce en España un levantamiento antifrancés nacional, una revolución y una guerra contra la invasión. La guerra es nacional y popular en defensa de su Dios, su patria y su rey; entre afrancesados (aceptan las abdicaciones de Bayona y a José I por cuestiones ideológicas) y patriotas (son la mayoría, no admiten los hechos ya citados); y la europea en la que España es el escenario. España como nación intentará hacer un ensayo de régimen liberal (por una minoría ilustrada sin apoyo popular) para llenar el vacío de poder; esto se realiza mediante una revolución. Napoleón tiene tres puntos de ocupación vitales: Vitoria, para entrar; Madrid, para ocupar Andalucía; y Barcelona, por el valle del Ebro. Abandona la ocupación de los campos y sólo controlará las ciudades. Parte las tropas en divisiones con gran acción ofensiva, gran movilidad y muy organizado. Envía distintos generales para cada zona de ocupación como Murat, Suchet, Massena y Junot, Soult…, pero el levantamiento del pueblo español desbarata los planes de Napoleón. Existen tres formas de guerra en España: el ejército regular, urbana (los lugares sitiados luchan hasta la muerte) y rural (mediante guerrillas). La derrota francesa es provocada por la resistencia de los españoles, el apoyo inglés, la geografía peninsular que permite la guerrilla y la no ocupación total, y la campaña de Napoleón en Rusia. Además se produce una revolución política. Las Juntas se van formando a nivel provincial y van tomando decisiones políticas; en el verano de 1808 se organizan en una Junta Suprema Central, que coordina alas demás. Esta se transformará mas tarde en un Consejo de Regencia (1810) que convoca las Cortes de Cádiz. Al finalizar la guerra España vive una situación de crisis. La población se ha diezmado a causa de las epidemias, el hambre y la guerra. Hay un gran desastre económico, en agricultura, en industria, la Hacienda está endeudada y se cierra el mercado colonial. España pierde poder en Europa y se inicia el proceso de Independencia de América.

Las Cortes de Cádiz y la Constitución de 1812 En 1808, en Francia se ha producido la revolución Francesa y en este año Napoleón Bonaparte ya se ha autoproclamado emperador. Este hecho tendrá gran importancia para la historia de España. Se produce en España un levantamiento antifrancés nacional, una revolución y una guerra contra la invasión. La guerra es nacional y popular en defensa de su Dios, su patria y su rey; entre afrancesados

(aceptan las abdicaciones de Bayona y a José I por cuestiones ideológicas) y patriotas (son la mayoría, no admiten los hechos ya citados); y la europea en la que España es el escenario. España como nación intentará hacer un ensayo de régimen liberal (por una minoría ilustrada sin apoyo popular) para llenar el vacío de poder; esto se realiza mediante una revolución. Además se produce una revolución política. Las Juntas se van formando a nivel provincial y van tomando decisiones políticas; en el verano de 1808 se organizan en una Junta Suprema Central, que coordina alas demás. Esta se transformará mas tarde en un Consejo de Regencia (1810) que convoca las Cortes de Cádiz. Se realiza en esta ciudad porque estaba defendida por los ingleses y no dominada por los franceses. En Cádiz surgen diversas posturas de los diputados: los liberales que representaban a la revolución y pretendían eliminar el Antiguo Régimen (Argüelles, Toreno, Muñoz Torreno…); los conservadores (formado principalmente por el clero); y reformistas. Las cortes se formaron para formar una Constitución y el diseño de un nuevo modelo de Estado. Las Cortes de Cádiz redactan numerosos decretos en defensa de la libertad, destinados a eliminar las trabas de Antiguo Régimen como la desamortización (abolición de los señoríos), la abolición de la Inquisición, supresión de las diferencias jurídicas territoriales (abolición de Fueros en Navarra, el País Vasco...). La situación de guerra impidió la efectiva aplicación de lo legislado en Cádiz. Muchos diputados no pueden acudir a las Cortes y los suplentes son de Cádiz. Todos los diputados se ponen de acuerdo en representar a la nación, esto es una novedad, anteriormente representaban a los estamentos. Se establece un estado liberal-burgués. Los rasgos de la Constitución de 1812 son: el hecho de ser progresista supone el asentamiento jurídico e histórico de los principios de la Revolución Francesa como la división de poderes, el mandato representativo y la soberanía nacional, se adapta a la situación peninsular del momento. De esta manera se conservan varios rasgos tradicionales como el Estado confesional. Además era muy rígida, es decir, de difícil modificación; y la más extensa de la historia española, ya que debía comenzar el Estado liberal desde cero. Fue una constitución modélica, tanto para España como para Europa en general. Todas las demás Constituciones españolas posteriores están construidas sobre esta primera. En Europa, sobre todo en Italia, fue modelo liberal de otras Constituciones, principalmente en los años 20.

Fernando VII: Absolutismo y liberalismo. La emancipación de la América española

En el año 1812, tras la gran derrota de Arapiles, Napoleón devuelve el trono a Fernando VII. El reinado de este, que dura hasta su muerte en 1833, se divide en tres etapas, que son: -Una primera etapa en la que se regresa al absolutismo. Al llegar Fernando VII a España los liberales le hacen un recorrido para que llegue cuanto antes a Madrid y firme la Constitución de 1812. Pero el rey se da cuenta de que tiene apoyos suficientes para restaurar el absolutismo borbónico. Estos apoyos eran de los diputados, mediante el Manifiesto de los Persas, y de los militares. Este hecho le lleva firmar el Decreto de Valencia, por el cual anula la Constitución y restaura el Antiguo Régimen. Todos los gobiernos de esta época fracasan, ya que hay que reconstruir un país devastado por la guerra. La oposición a este sistema se manifestó en la burguesía liberal, en las clases medias urbanas y parte del campesinado. El coronel Rafael Riego se subleva en 1820 hasta que consigue que Fernando VII se convierta en un monarca constitucional, comenzando la segunda etapa. -Trienio liberal: mediante un decreto, Fernando VII transforma el Estado en liberal, restaurando la Constitución de 1812. Se pretendía acabar con el feudalismo del campo, liberalizar la industria y el comercio, modernizar la política y la administración, se creó la Milicia Nacional para garantizar el orden y defender las reformas constitucionales. Pronto se vio la oposición de la monarquía, apoyada por el clero, la nobleza tradicional y los campesinos (que querían conservar la protección de los señores). Todo esto dio lugar a la división de los liberales en moderados y exaltados. Fernando VII hace uso del derecho a veto que le proporciona la Constitución en numerosas ocasiones. Hasta que en 1823 entran en España los Cien Mil Hijos de San Luís enviados por la Santa Alianza que reponen a Fernando VII como monarca absolutista. Así comienza la tercera etapa. -Década ominosa: una vez repuesto como monarca absolutista, Fernando VII hará una feroz represión contra los liberales. Pero tendrá que ir acercándose a los burgueses moderados de Madrid debido a los problemas económicos. De esta forma este absolutismo, tenderá más hacia los sectores moderados que el de la primera etapa. Tras al muerte de Fernando VII habrá grandes problemas por la sucesión al trono. Por herencia debería ser para su hija Isabel, pero los conservadores querían que el nuevo monarca fuera Carlos María Isidro. El problema era que Fernando VII había derogado la Ley Salica antes de morir. Durante el reinado de Fernando VII aparece otro problema: la Independencia de América. Los criollos (españoles nacidos en América) tuvieron las primeras ideas de emancipación. No querían continuar con el pacto colonial, ya que no tenían libertad de comercio. Estas ideas fueron extendiéndose por todos los territorios americanos, azuzadas por Gran Bretaña. La derrota de Ayacucho fue el hecho que marcó el fin de la presencia española en América. Dos personajes

importantes que propiciaron la independencia americana fueron Simón Bolívar y José San Martín.

La oposición al sistema liberal: Las guerras carlistas. La cuestión foral

Tras al muerte de Fernando VII habrá grandes problemas por la sucesión al trono. Por herencia debería ser para su hija Isabel, pero los conservadores querían que el nuevo monarca fuera Carlos María Isidro. El problema era que Fernando VII había derogado la Ley Sálica antes de morir. Los absolutistas que apoyan a Carlos se llamarán carlistas. Dado que Isabel es una niña de tres años comienza un periodo de regencias, primero su madre, María Cristina; y, posteriormente, Espartero. La reina María Cristina se ve obligada a aliarse con los liberales, para ello firma un Estatuto Real. En este momento, surge la primera guerra carlista, entre carlistas e isabelinos (liberales). Los carlistas alegan una cuestión dinástica que encierra una cuestión ideológica. Defienden el catolicismo inquisitorial y atacan a la monarquía constitucional y los cambios de la revolución liberal. Eran apoyados por las zonas de campo del norte peninsular (aún conservaban fueron que el liberalismo pretendía abolir), parte de la aristocracia y el bajo clero. Algunos de sus militares son Zumalacarregui, Cabrera, Maroto… Todas las ciudades eran liberales, ya que los burgueses lo eran, al igual que las clases medias ilustradas. Su militar más importante fue Espartero. El conflicto estuvo caracterizado por la violencia y la crueldad. La gente que va a la guerra son pobres, por el sistema de Quintas. El ejército estaba dividido y la gran mayoría era liberal, aunque se forman partidas carlistas muy grandes. La guerra termina con el abrazo de Vergara entre Maroto y Espartero. Los carlistas entregan las armas y sus militares son aceptados en el ejército liberal conservando su graduación. Además de esta hay otras dos guerras carlistas, pero no tienen tanta importancia como esta. La diferencia entre derecho común y foral proviene, en sus orígenes históricos más remotos, de la inicial distinción entre el derecho romano y los fueros municipales y usos de cada comarca, que tenían preferencia sobre el derecho romano. Esta situación disgregadora en el campo del derecho, sólo será remediada y no de una manera total en Castilla cuyo derecho había evolucionado mejor que el resto de los derechos peninsulares. Así la aplicación de los derechos forales se mantendrá en Aragón (1711), en Baleares (1715) en Cataluña (1716), no así en Valencia, donde fueron derogados. Los casos vasco y navarro son distintos, ya que no es

hasta el Convenio de Vergara, en 1839, por el que finaliza la primera guerra carlista, cuando pierden su potestad legislativa propia, manteniendo únicamente Navarra y el País Vasco sus leyes forales. Cuando en 1851 se vislumbra la posibilidad de promulgar un único Código Civil en España, dicho proyecto fracasa por que las propuestas del proyecto isabelino no hacían más que exacerbar a los foralistas al pretender hacer tabla rasa de sus derechos. Este problema permanecerá hasta final de siglo, ya que la burguesía industrial pretendía abrir el mercado interior de España y un cierre proteccionista respecto a los grandes Estados industriales, esto se enfrentaba con la defensa foral. Ya en 1889 se parte de la persistencia de esos derechos forales y de su mantenimiento. Una vez aprobado el Código Civil éste se aplicará a la mayor parte del territorio nacional mientras que, en los territorios forales, regirán las disposiciones civiles propias.

Isabel II: La organización del régimen liberal El régimen isabelino supone en España el triunfo del liberalismo, que se afianza en lo social, lo económico y lo político. Es un periodo de grandes transformaciones. El régimen liberal está basado en tres instituciones: la Corona, los partidos políticos y el ejército. En ocasiones estas tres instituciones están enfrentadas, pero se unen ante peligros externos. La corona está limitada en sus funciones por la Constitución. Su papel es de moderador entre el poder legislativo y el ejecutivo, ya que tiene capacidad para disolver las Cortes para que concuerde con el gobierno de se momento. Tiene derecho a veto, a la elección de ministros y, por tanto, a los partidos políticos que gobiernan. Esto debilita mucho a la Corona ya que si las cosas van mal la culpa será suya. Isabel II se dejará llevar mucho por las camarillas y en el poder estarán casi siempre los moderados. Como la monarquía no es absoluta, nacen los partidos políticos. Parte de estos partidos son los que están con la reina, son los llamados partidos dinásticos. Estos son los liberales que se dividen en moderados (Narváez) y progresistas (Espartero y Prim). Estos liberales que apoyan a la reina divergen en la interpretación de los postulados liberales. A la izquierda del poder se encuentran los demócratas, que son una evolución de los demócratas, y los republicanos con Pi y Margall y Castelar. A la derecha del poder están los carlistas. El ejército había tomado protagonismo a partir de la Guerra de la Independencia y las guerras carlistas. Los militares cambian los gobiernos por medio de los pronunciamientos y, además eran los jefes de los partidos. Se establece el régimen de los generales: Narváez, Espartero, O´Donnell, Prim,….

Las constituciones cambian con cada partido. Las moderadas son el Estatuto Real de 1834 y la de 1845; las progresistas son la de 1837 y la d e1856 que no llegó a publicarse. El constitucionalismo español tenía un fuerte peso ideológico, se remite a las constituciones anteriores, basándose en el pasado para justificar el presente, todo esto hace que existan constituciones de partido. Existen otros elementos de la vida política como son las jornadas revolucionarias, las tertulias en cafés, los exiliados, los cesantes, las juntas y las milicias. Los factores que impiden el buen funcionamiento del régimen son el escaso cuerpo electoral, el manejo de las elecciones y el dominio del partido moderado, esto ocurre por el apoyo de la reina y por los pronunciamientos que protagonizarán. Se pretendió crear un estado centralizado que tenía sus antecedentes en la abolición de los fueros de Felipe V. Se controla todo el estado desde Madrid, con un delegado en cada provincia. Se abolen los fueros, se divide el país en provincias, aparecen los funcionarios y los ministerios, mejoran las comunicaciones (carreteras y ferrocarriles), se unifican las leyes. Esto tiene sus ventajas como la igualdad territorial y que todo se dirige desde el mismo lugar, pero también sus inconvenientes como el hecho de que el centro está muy lejos del lugar donde se van a aplicar las decisiones. Socialmente ha triunfado la burguesía en la que se defiende la libertad, la igualdad y la propiedad (desamortizaciones). En economía hay una España dual, por una parte hay factores de progreso como el mundo financiero, el ferrocarril, la industria textil y las desamortizaciones; los factores de atraso eran la España agraria y preindustrial.

Sexenio democrático (1868-1874): El reinado de Amadeo I y la Primera República.

La revolución de 1868 supuso la ruptura de un esquema político estructurado en base a la monarquía borbónica. Tras la caída de esta, fue necesario buscar una alternativa política que se encontró primeramente en una nueva dinastía de Saboya, y después, al quedarse ésta sin apoyos, terminará en la única vía posible, la República. En ese momento comienza un periodo de inestabilidad, había muchos cambios y gobiernos distintos que pretendían cambios radicales en muy poco tiempo. Tras el golpe militar se forma un gobierno provisional encabezado por Serrano y Prim, cuyo principal objetivo fue la elaboración de una Constitución, para lo cual se convoca a Cortes, con sufragio universal

para varones mayores de 25 años. Se elabora la Constitución de 1869 y establece un Monarquía democrática, debe elegirse a un rey que sustituya a los Borbones. Mientras se hace la elección hay un periodo de regencia de Serrano. En este periodo comienza la insurrección de Cuba. En 1870, el candidato a la corona de Prim, Amadeo de Saboya es elegido rey de España. El año siguiente Amadeo jura la Constitución. Recibe escaso apoyo de los españoles. Su reinado dura tres años, muy conflictivos. En 1872 estalla la tercera guerra carlista, hay una insurrección de carácter federalista en Cuba y se desintegra la coalición gubernamental. Todos estos problemas unidos a la pérdida de apoyos de Amadeo a causa del asesinato de Prim de la falta de acuerdos entre unionistas y progresistas, hacen que Amadeo I renuncié al trono español. Durante el reinado de Amadeo I comienza a aparecer el movimiento obrero y se crea la Primera Internacional española Sus jefes de gobierno fueron, al principio Sagasta, pero cae en 1872 y es sustituido por Serrano. El nuevo gobierno pretende que Amadeo disuelva las Cortes, pero se opone. Esto obliga a Serrano a dimitir, quedando Ruiz Zorrilla en el poder. La renuncia de Amadeo fue aprobada y Pi y Margall defendió la solución republicana. La Asamblea Nacional proclama una República federal, primeramente está en el poder Figueras, apoyado por los unitarios. Unos meses después las Cortes Constituyentes hacen un proyecto de Constitución y ponen a Pi y Margall en el poder. Entonces se produce el levantamiento cantonal en España, lo que lleva al presidente republicano a dimitir de su puesto. Es sustituido por Salmerón que, incapaz de firmar las penas de muerte es sustituido por Castelar. Este gobierna con el apoyo minoritario de los monárquicos y termina por dar el gobierno a los federales. Para evitarlo el general Pavía da un golpe de Estado penetrando a caballo en las Cortes. La República queda entonces en manos del general Serrano, se inicia un periodo dictatorial. El gobierno intenta resolver los dos problemas más importantes de momento: el cantonalismo y la cuestión carlista. Todos los desordenes favorecieron el crecimiento del partido alfonsino hábilmente dirigido por Cánovas. Cánovas quería que Alfonso XII llegase a España por elección de los españoles, pero el general Martínez Campos da un golpe de Estado y Alfonso XII entra en España a principios de 1875.

Evolución económica y cambio social. El arranque del movimiento obrero (1833-1875).

La evolución de la economía española esta caracterizada por su posición, al margen de la industrialización de los demás países europeos.

Esto se explica por el subdesarrollo de la agricultura española debido a la mala calidad de las tierras y las condiciones climatológicas adversas. Además, mediante la reforma agraria liberal (desamortizaciones, desvinculaciones) se consolidó la propiedad privada. Si bien esto ayudó a paliar la deuda de la Hacienda Pública española y a que la producción agrícola aumentase, la productividad no aumentó, las técnicas continuaron atrasadas. Por otra parte también existen varios factores de progreso como son: el mundo financiero (la bolsa), la industria textil (se inicia en Cataluña), pero sobre todo el ferrocarril. Aunque un poco tardío con respecto a Europa, el ferrocarril fue un gran impulso para España. A mediados de siglo, con la Ley General de Ferrocarriles, se abrió una etapa de intensa construcción. El afianciamiento del liberalismo durante el reinado de Isabel II supuso la desaparición de los estamentos y la igualdad de los ciudadanos ante la ley, aparece la sociedad clasista (basada en la riqueza). Gracias a las desamortizaciones, la burguesía prospera ya que son quienes compran los terrenos. La alta nobleza no pierde su importancia, sus tierras pasan a ser propiedades. Las clases medias comparten con los grupos poderosos la forma de vida, pero su riqueza es mucho menor. Las clases populares, los artesanos y grupos urbanos, son menos favorecidos. Los campesinos podían tener pequeñas cantidades de tierra (pequeños propietarios), ser arrendatarios, mozos (empleado permanentemente en una explotación agraria) o jornaleros sin tierras. Los patrones pagaban a los proletariados por la realización de un trabajo. Aunque la ciudad va creciendo la ciudad, España sigue siendo fundamentalmente agraria. El movimiento obrero surge con la industrialización. En su inicio fueron manifestaciones espontáneas de rebeldía que tomaron forma de hechos luditas (destrucción de maquinas) En 1840 aparece el primer sindicato en Barcelona. Estos sindicatos intentaban mejorar las condiciones laborales y salariales de los trabajadores. El sindicalismo tuvo un gran desarrollo en esta década. El movimiento obrero se desarrolla más en el Sexenio Revolucionario ya que se ponen en contacto con Europa; Marx y Bakunin han fundado la AIT (socialistas y anarquistas) en Londres. Además el momento revolucionario es propicio para buscar adeptos que se unan la AIT, para ello vienen dos delegados, Fanelli y Lafargue. Posteriormente la AIT se divide en socialistas y anarquistas. Poco después Sagasta la disuelve y estos tienen que pasar a la clandestinidad. El cantonalismo también tuvo un carácter de cambio social. El primer anarquismo estuvo situado en las mismas zonas que el movimiento cantonal de 1873. Tras el periodo revolucionario se produce el apolitismo de las masas obreras que, en su gran mayoría, pasan a ser anarquistas.

El sistema canovista: La Constitución de 1876 y el turno de partidos. La oposición al sistema.

Regionalismo y nacionalismo La Restauración en sentido amplio es la vuelta a instaurar en España la monarquía borbónica en la persona de Alfonso XII y abarcaría los reinados de este y de Alfonso XIII; sin embargo en sentido estricto la Restauración hace referencia al funcionamiento del sistema canovista, que abarca el reinado de Alfonso XII. Supone la vuelta al poder de la oligarquía burguesa. El sistema canovista se asienta en cuatro pilares: la “constitución interna”, formada por el Rey (tiene un papel moderador entre el poder legislativo y el ejecutivo) y las Cortes (no representan la realidad del país a causa del caciquismo); la Constitución de 1876 y el turno de partidos. La Constitución de 1876 es la más duradera de la historia de España, flexible y abierta para dar cabida a los pensamientos moderado y progresista. Se inspira en el sistema parlamentario inglés, incluye una declaración de derechos individuales, el principio básico sería la soberanía nacional, la división de poderes del Estado es total, le da la capacidad al rey para diluir las cortes y España es un Estado confesional católico. Existían dos partidos políticos, el conservador liderado por Cánovas y el liberal liderado por Sagasta. Estos partidos debían abarcar la mayor cantidad de ciudadanos posibles, e irse turnando en el poder; de esta manera son pocos los que no aceptan la monarquía (los carlistas, parte de la Unión Católica, de los republicanos y el proletariado). Cuando el partido que está en el poder se desgasta, el rey convoca elecciones y gana el partido que sea necesario mediante el pucherazo, es decir, que las elecciones se amañan. Este sistema confiere estabilidad política a l país y de4stierra al ejército de la vida política que pasará a ser una fuerza de orden público; aunque el sistema también tiene fallos, los partidos en el poder se desgastan, el caciquismo vicia el sistema y se desajusta la España oficial de la vital. La oposición al sistema fue leve. Las fuerzas opositoras fueron: republicanos, carlistas y los movimientos obreros(socialistas y anarquistas) que ya habían aparecido en el sexenio, que en este momento van cobrando más fuerza, sobre todo el anarquista que acudirá a la acción directa con sabotajes y revueltas. Además existía el problema del campo español que venía desde las desamortizaciones y el problema colonial que desencadenó la guerra de Cuba. Durante este periodo los regionalismos se transforman en nacionalismos, Cataluña, el País Vasco y Galicia defendían y afirmaban que había distintas nacionalidades dentro de España. En Cataluña había surgido un amplio movimiento cultural, la Renaixença (1830), sin aspiraciones políticas. Pero en 1882 surge el primer partido catalanista, el Centre Català, que pretendía la

autonomía. En 1891 un grupo de intelectuales fundaron la Unió Catalanista de tendencia conservadora, cuyo programa quedó fijado en las Bases de Manresa. Tras la crisis del 98 el catalanismo maduró y se fundó la Lliga Regionalista, con un programa conservador que perseguía la autonomía de Cataluña. El origen del problema en el País Vasco fue la abolición de los fueros, así comenzó a surgir una corriente de defensores de la cultura y la lengua vasca. Ya en 1894 Sabino Arana funda el Partido Nacionalista Vasco. En Galicia fue débil y tardío, pero el Rexurdimento llegó, aunque se mantuvo muy minoritario.

La liquidación del Imperio colonial: Cuba y Filipinas. El 98 y sus repercusiones.

A finales del siglo XIX aún le quedaban a España dos colonias americanas, Cuba y Filipinas. En Cuba se abolió la esclavitud y los cubanos tuvieron representación propia en las Cortes. España ponía fuertes aranceles para dificultar el comercio de la isla con Estados Unidos que amenazaba con cerrar sus puertas al mercado cubano. En 1892 se formó el Partido Revolucionario Cubano, que comenzó una insurrección en 1895 que se fue extendiendo por la isla. El gobierno, presidido por Canovas envió un ejército mandado por Martínez Campos, pero hubo que sustituirlo ante la falta de resultados. El general Valeriano Weyler llegó a la isla con la idea de terminar con la insurrección por la fuerza, pero lo único que se consiguió fue una elevada mortandad entre soldados y civiles, y una caída de la economía cubana debido a la guerra. Tras el asesinato de Cánovas, el nuevo gobierno concedió autonomía a Cuba, pero ya era tarde, los independentistas contaban con el apoyo estadounidense. Además también se produjo la insurrección de Filipinas, aunque la presencia española era más débil. El levantamiento filipino fue duramente reprimido. En 1898 Estados Unidos declaró la guerra a España responsabilizándola del hundimiento de uno de sus buques. La guerra terminó con la derrota española y la Paz de Paris por la cual España abandona Cuba, Filipinas y Puerto Rico que quedan bajo dominio estadounidense. La derrota española de 1898 tuvo repercusiones en la sociedad, la economía y la política. No hubo una crisis económica, aunque se habían perdido los mercados coloniales y la guerra había producido una deuda. Al comenzar el nuevo siglo se produjo una inflación baja, una reducción de la Deuda Pública y una gran inversión proveniente de capitales repatriados.

Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 39 páginas totales
Descarga el documento