Resumen de Cultura Grecolatina, Resúmenes de Filología hispánica
pedrolmo
pedrolmo

Resumen de Cultura Grecolatina, Resúmenes de Filología hispánica

141 páginas
33Número de descargas
1000+Número de visitas
100%de 5 votosNúmero de votos
Descripción
Apuntes de Filología hispánica: la Cultura Grecolatina
30 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 141
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 141 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 141 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 141 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 141 páginas totales
Descarga el documento
Tema 1

452070 CULTURA GRECOLATINAMaterial revisado por Yolanda Rico Vallejo

2007/2008

TEMA 1 MARCO GENERAL DE LA CIVILIZACIÓN GRIEGA: ETAPAS CULTURALES

1. Marco geográfico 1.1 La Grecia continental Grecia es un país pequeño y esencialmente montañoso (75-80% de terreno montañoso). El terreno es escarpado y apenas tiene llanuras fértiles o ríos largos y caudalosos. Está dividida en dos partes por el Golfo de Corinto. En la parte norte se encuentra la cordillera del Pindo, que deja pocos espacios abiertos y cultivables. La parte sur es semejante: el centro es escarpado y está rodeado por un cinturón algo más habitable, en el que destacan algunos valles más abiertos. El clima es duro: los veranos son largos y secos, y los inviernos son húmedos.

La sociedad griega antiguo era básicamente agraria. Cultivaban, sobre todo, olivo, vid y cereales. En la ganadería se centraban en ovejas y cabras, debido en gran medida al terreno al que estos animales se adaptaban bien. El incremento del comercio exterior (marítimo) hará florecer la artesanía, sobre todo, la cerámica.

1.2 La Grecia no continental Debido al terreno montañoso, la comunicación entre los griegos se hacía por mar. Y esta apertura al mar dio lugar a la “Grecia no continental”. La expansión griega se manifiesta en cuatro grandes zonas:

• El anillo insular: crean asentamientos en todas las islas que rodean la península helénica, tanto en el Mar Jónico como en el Mar Egeo.

• Asia Menor: crearon asentamientos permanentes donde surgirán centros culturales destacados, tales como Pérgamo o Éfeso.

• Sur de Italia y Sicilia: su implantación en esta zona será de tal relevancia que será conocida para siempre como la Magna Grecia.

• Otras costas mediterráneas: encontramos asentamientos griegos también en las costas de Francia, España y norte de África.

1.3 Causas y efectos del marco geográfico El terreno montañoso y la dificultad de comunicación derivada de éste, traen consigo ciertas peculiaridades de la sociedad griega. La más evidente es la ciudad-estado. Los griegos tenían una conciencia clara de pertenecer a una misma estirpe –la griega– pero no era aceptada como una identidad absoluta. Muestra de esto es que no sintieron la necesidad de tener una lengua común hasta entrada la época clásica. Hasta entonces lo que había era un sinfín de dialectos.

La pobreza del griego continental dio lugar a diversas campañas de colonización por el Mediterráneo, que tendrán una característica en común: la colonia desde su fundación mantenía una independencia total con la metrópoli. Los griegos no pretendían crear un imperio, tan solo escapaban del hambre.

Esta inclinación de Grecia a la expansión geográfica posibilitará múltiples contactos con otras civilizaciones, lo que enriquecerá el acervo cultural e intelectual de la civilización griega. Y a la inversa, esta expansión facilitará la helenización de buena parte del Mediterráneo a lo largo de los siglos, desde el alfabeto a las matemáticas, pasando por las artes plásticas, el debate filosófico, la mitología…

2. Grecia antes de la llegada de los griegos 2.1 Edad de Piedra La vida humana durante el Paleolítico y el Neolítico fue de escasa importancia. Probablemente estuvo habitada por una población procedente de Anatolia con un nivel de civilización muy bajo. Eran pequeños poblados dedicados al cultivo de cereales y a la domesticación de animales.

2.2 Edad de Bronce La Edad de Bronce en el Egeo comienza en torno al año 3000 a.C. (con bastante retraso en comparación a otras zonas).

El comienzo de la técnica metalúrgica del bronce será el motor del desarrollo de la civilización. Se inicia la fabricación de utensilios en bronce y se aplicará también al

2

oro y a la plata). Se desarrollan nuevas armas y joyas, manifestaciones de un desarrollo cultural importante.

A la producción agraria, hasta el momento limitada al cereal, se le añade el cultivo del olivo y la vid, que dan lugar a la producción del aceite y del vino. Gracias a esto surgirá un importante comercio con el exterior por mar. Este desarrollo material se reflejará en el plano social, con un incremento demográfico, que lleva a la creación de núcleos de población mayores y a la aparición de una incipiente organización política.

El comercio con el exterior incrementa, a su vez, el contacto cultural con otras zonas del Mediterráneo. Fruto de estos contactos es, por ejemplo, la adopción de un sistema de escritura.

La Edad del Bronce en el Egeo se divide en tres subperíodos, que se van a analizar desde cuatro zonas representativas: Creta, Islas Cícladas, Grecia continental y Troya. • Bronce Antiguo (3000-2000).

- Creta se adelanta a otras regiones. Allí aparecen recintos sagrados, lo que significa el desarrollo de la religión, en especial el culto al toro.

- Cícladas. Aparecen las figurillas cicládicas, también representaciones religiosas. - Grecia continental. Su máximo exponente es la ciudad de Ler______ con doble sistema

de fortificación y destacadas construcciones. • Bronce Medio (2000-1550).

- Creta alcanza el momento culminante de la civilización minoica, llamada así por el legendario rey Minos. Es el período de los grandes palacios cretenses (Cnoso, Festo, Malia y Zacro), cuya historia tiene dos etapas: los primeros palacios construidos entre 2000 y 1900 que fueron destruidos hacia 1700 por un terremoto. 50 años después se levantan otros nuevos, previa demolición, que son más grandiosos. El palacio era el soporte de toda la vida de la población. Organizaba la vida económica que era redistributiva. El rey hacía acopio de toda la producción que luego redistribuía y comercializaba el excedente. El palacio era también el centro religioso. El rey tenía función sacerdotal. En el ámbito cultural, Creta destaca por su cerámica y por el uso de la escritura. A esta época pertenece el Disco de Festo, de cerámica y 16 cm. de diámetro que lleva grabadas en ambas caracas una serie de signos en forma espiral. Es una escritura logográfica (cada palabra corresponde a un signo). Sigue sin ser descifrado. Utilizarán dos sistemas silábicos el Lineal A, del que se conservan unas 1500 tablillas de arcilla, y el Lineal B.

• Bronce Reciente (1550-1050). En la Grecia continental esta época recibe el nombre de Época Micénica, por la ciudad de Micenas, que desempeñó un papel central.

3. La llegada de los griegos En torno al año 2000 a.C. se detecta la llegada a la Grecia continental de un nuevo grupo de población indoeuropeo, procedente del norte y que se asienta en el sur de la península balcánica. El pueblo griego se formó como resultado de la fusión del nuevo grupo indoeuropeo con la población preexistente. Este pueblo llegó probablemente en dos oleadas migratorias. Con la primera entrarían las estirpes de los jonios y de los eolios. Con la segunda vendrían los dorios. Hay estudiosos que limitan a una sola oleada la llegada del grupo indoeuropeo. La lengua hablada por esa población indoeuropea que se asienta al sur de Grecia tenía ya unos rasgos que la diferenciaban de los otros grupos indoeuropeos, por lo que se puede hablar de la existencia de un prototipo unitario. Culturalmente, no hay nada relevante, lo que se explica por el proceso de adaptación de los dos grupos de población. 4. La época micénica Se corresponde con la Edad de Bronce reciente (1500-1050). Se denomina época micénica por “Micenas” la ciudad más importante de aquel periodo. Hacia el 1600, llega la segunda oleada de población cuya lengua es el lineal B. Esta nueva población trae consigo una brillante cultura: se construyen grandes fortalezas (Micenas), son amantes de la guerra, traen el carro de dos caballos. Es una sociedad patriarcal y varonil. Su sistema político es la monarquía. Usar el ámbar en las joyas. En ese momento, el centro cultural es Creta. Los micénicos imitan a la civilización cretense y terminan por adueñarse del Egeo. Hacia 1200 y 1100 a.c. los enclaves micénicos son atacados y destruidos. No hay acuerdo sobre las causas: revuelta social o llegada de los dorios. En 1100 es destruida Micenas. 5. La época oscura (s. XI a ½ s. VIII)

3

No hay fuentes de información por eso se denomina oscura. Se difunde la metalurgia del hierro, frente al bronce. El nuevo metal es más duro y permite mayor afilamiento, lo que incide en la fabricación de armas. La vida es más rudimentaria. Disminuye la población que se agrupa en pequeños poblado. La economía es agrícola y ganadera. Las comunicaciones por mar casi desaparecen. Empieza la colonización hacia las islas orientales del Egeo y Asia Menor, concretamente la actual Turquía, que se convertirá en el puente entre Grecia y Asia. Especial importancia adquiere la zona Jonia: se fundan Mileto, Efeso… A partir del s. IX hay un claro incremento de la población, lo que impulsará la colonización de Asia Menor. Culturalmente, se desarrolla la épica. Los poemas de Homero son de la segunda mitad del s. VIII, pero son el final de una tradición poética que arranca en la época micénica y que debió consolidarse en la etapa oscura. Aparece también un nuevo sistema de escritura: el alfabeto completo. Cada nuevo signo corresponde a un sonido fonético, lo que disminuye el número de signos y facilita su aprendizaje. Es el primer sistema de escritura que tiene signos para todos los sonidos: los griegos lo adoptaron de los fenicios, pero éstos no tenían vocales, sólo consonantes y semiconsonantes. No hay criterio uniforme sobre dónde y cuándo aparece el alfabeto: unos creen que en Grecia, en Creta, concretamente; otros, en Al-Mina (asentamiento asiático). En cuanto a la fecha el abanico es muy amplio. 5. La época arcaica (750-500). Situación económica difícil: la gran pobreza existente entre los campesinos, unido a un incremento demográfico, dan como solución la fundación de colonias por todo el Mediterráneo, en especial en occidente, y el desarrollo de la industria y el comercio. Durante dos siglos se produjo la “gran colonización griega” en busca de tierras de cultivo. Los nuevos asentamientos tienen la estructura política de la metrópoli pero son totalmente autónomos. Los vínculos existentes son religiosos y culturales. Se alcanza y alto nivel en la fabricación de cerámica. Aparece la moneda, que facilita el comercio. Se codifican las leyes. Anteriormente, la aristocracia aplicaba, según su criterio, unas normas de tradición oral. Esto supone la consolidación de la justicia, en la defensa de las clases más débiles. Aparece una nueva clase social intermedia entre los campesinos y los aristócratas: los artesanos y comerciantes. La progresiva pérdida de derechos de las clases superiores dio lugar a revueltas sociales. Nace la polis, ciudad-estado. Es una zona geográfica que comprende una ciudad y un territorio adyacente con un número reducido de aldeas. Toda la población forma una unidad político-social-religiosa. Al principio, el poder en la polis lo detentan los aristócratas, sucesores de los reyes micénicos, la gestión político-administrativa está en poder de un gobierno de magistrados, similar a un Consejo de Ancianos. Pero el auge de las nuevas clases sociales y tras diversas guerras internas desemboca en una nueva forma política: la tiranía. Como salida a estas tensiones sociales, un aristócrata Clístenes, apoyado por el grupo popular, se erige en hombre fuerte. Esta situación será la previa a la llegada de la democracia, que será en época clásica. Intelectualmente y culturalmente. Destaca el influjo de las culturas orientales, sobre todo la jonia. El hombre toma conciencia de sí mismo individualmente y como miembro de la sociedad, en cuyo gobierno intentará participar más activamente. Cada vez interviene más en su defensa. Nuevos poetas: ya no se limitan a rememorar el pasado y sus batallas, sino que creen que su papel es reflexionar y aconsejar sobre la vida humana. Aparece la figura del filósofo al lado del poeta lírico. Son los Presocráticos que se empiezan a preguntar sobre el origen del mundo. 6. La época clásica (500-323 a.C. – Siglo de Oro en Grecia) En Atenas se inaugura el gobierno democrático. Hay dos protagonistas: Esparta y Atenas. ESPARTA • Historia: En el s. VIII (época arcaica), Esparta decide una política de expansión, que

la lleva a entablar la guerra con sus vecinos mesenios. Ganan, se anexionan el territorio y se convierten en una potencia económica y cultura. A mediados de ese siglo los mesenios se rebelan y vuelve a ganar Esparta, pero esto hace que vivan en un contínuo estado de alerta militar y la vida cultural va cediendo a favor de la vida militar.

4

• Sociedad: Este tipo de vida militar condiciona Esparta, cuyo principal ideal será la formación de buenos soldados. El recién nacido era examinado, si tenía algún defecto destacado, se le dejaba morir. La infancia estaba a cargo de la madre, pero a los 7 años el niño pasaba a depender del estado que se encargaba de su educación. Con la mayoría de edad se convertía en soldado profesional. La vida familiar era inexistente, salvo para la procreación. La mujer disfrutaba de una independencia desconocida.

• Política: Esparta estaba aislada. No se permitía a los extranjeros instalarse allí. Estaban prohibidas las grandes competiciones deportivas.

ATENAS • Historia: En el s. VII estaba poco desarrollada política y económicamente. En 625 se

codifican las leyes por obra de Dracon. La legislación era muy dura con la clase baja, pero suponía una barrera al poder ilimitado de la aristocracia. La situación económica era difícil. Los campesinos tenían muchas deudas y las tierras era de los aristócratas. Había gran malestar social. En 594, Solon es elegido magistrado. Su política fue conciliadora. Cancela las deudas de los campesinos y mantiene ciertos privilegios a la aristocracia. Sin embargo, acaba con la hegemonía de la aristocracia: divide a los ciudadanos por clases según su riqueza y no por su linaje. Solon impone también una medida económica: la especialización de los cultivos, con el fin de exportar, lo que produjo más beneficios. Atenas cultiva olivo y vid y se especializa en la producción de vino y aceite, que exporta a todo el Mediterráneo. Esto propicia el desarrollo de la cerámica (envases) y de la infraestructura naval. En 546, un partidario de Solon, Pisístrato, se erigió en tirano y fue sucedido por sus hijos tras su muerte. En 510 fueron expulsados. Fue entonces cuando Clístenes (aristócrata de una importante clase noble) sumó al pueblo a su facción e instauró la democracia, con importantes reformas políticas y sociales que favorecían al ciudadano individual. Entre 490 y 479 los griegos, capitaneados por Atenas, se defienden del ataque de los Persas: son las Guerra Médicas. Vencen los griegos y frenan la entrada de los asiáticos a Europa. A mediados de s.V sobresale Pericles, defensor de la vida intelectual ateniense y hace avanzar los ideales democráticos e igualitarios. En la segunda mitad del s. V, Atenas se enfrenta a Esparta en la Guerra del Peloponeso. Muere Pericles y la subida al poder de políticos menos brillantes llevan a Atenas a la derrota. Grecia, liberada del yugo de Atenas, asiste a distintas hegemonías políticas: primero Esparta hasta que es derrotada y luego Tebas, apoyada por la liga de las ciudades beocias. Mientras tanto, Atenas se recupera y se pone al frente de un grupo que se opone a una nueva potencia: Macedonia. El avance militar y político de su rey Filipo II, que intenta adueñarse de toda Grecia, divide a Atenas en dos facciones: unos a favor, con Demóstenes a la cabeza; y otros en contra, con Esquines al frente. La batalla de Queronea inclina la balanza hacia el lado de Macedonia, que aunque garantiza la independencia de las ciudades, en realidad las someterá a su autoridad. Los planes expansionistas de Filipo se consolidan en su hijo, Alejandro Magno, que soñará con un imperio griego combinando lo griego y lo bárbaro armónicamente. Alejando Magno muere de repente, lo que pone fin a dicho sueño y a la época clásica.

• Cultura: o Siglo V. Epoca de desarrollo del teatro que adquiere cierta relevancia literaria

y social. Tres grandes trágicos: Esquilo, Sófocles y Eurípides. Por medio de la tragedia se inculcurán los nuevos valores de la vida política social y literaria de Atenas. Gran relevancia de la comedia y del drama satírico. Epoca de la Sofística. Sócrates y Platón. El hombre es ahora el centro de la reflexión. La divinidad pasa a un segundo plano. En todo momento quedará claro el poder de la palabra. Comenzará la reflexión sobre la ética. Importante desarrollo de la prosa que propicia el avance de la Historiografía, más reflexiva. Avanza también la ciencia: la indagación científica busca explicaciones físicas que sustituyan las sobrenaturales anteriores. Despega la Medicina. La Oratoria alcanza su primer momento de esplendor.

o Siglo IV. Políticamente supuso el fracaso de la democracia, que dejó de interesar a la ciudadanía y se dejó en manos de políticos profesionales. Culturalmente, es la época de Platon y Aristóteles. La Oratoria y la Retórica asientan sus bases. Surge un nuevo tipo de comedia que influirá en el Teatro Europeo.

7. La época helenística(323-146).

5

Tras la muerte de Alejandro Magno, sus Generales se reparte el Imperio, que queda dividido en varios reinos, con un rey absoluto en cada uno que incluso recibe culto. Todo ello es producto del influjo oriental. Las conquistas de Alejandro Magno permiten la helenización de un gran territorio. Se generaliza una lengua unitaria (koiné) y a través de la lengua se alcanza la difusión de la cultura. Las ciudades griegas están indecisas sobre si someterse al poder de Macedonia o al de otras Ligas que aparecen periódicamente. Atenas es solo un centro filosófico. Roma impone su hegemonía en Italia y ataca Macedonia, convirtiéndola en su provincia. En 146, Roma dominará toda Grecia. La poesía y la filosofía dan cuenta de una nueva realidad: el individualismo. El hombre se siente solo, ya no es un ser social. Se experimenta un importante avance en las ciencias: desde las matemáticas a los estudios literarios. 8. La época romana (146 a.C. – 395 d.C.) Grecia es una parte más del Imperio Romano. Sin embargo, culturalmente sigue siendo importante. Roma entra en contacto con la civilización griega y se heliniza y a través de Roma, la cultura griega llega a todo el mundo occidental. En el s. III d.C. los bárbaros hacen una primera incursión en suelo griego. Con el Bajo Imperio la situación se normaliza pero continúa el declive. El Cristianismo alcanza su victoria con Constantino y el espíritu pagano de los griegos cada vez es peor visto. En 381 d.C., Teodosio I declara la religión cristiana oficial en el Imperio y se prohíbe el culto a los dioses antiguos. En 393 d.C. se celebran los últimos Juegos Olímpicos. En 395 d.C., el Imperio Romano se divide en dos. Grecia se incluye en el bloque de Oriente, lo que supone el fin del mundo antiguo y el comienzo de la Grecia Bizantina, que llega hasta el 1453, año en que los turcos se apoderan de Constantinopla y comienza la época de dominación otomana. En 1832, Grecia se independiza y empieza su etapa moderna.

TEMA 2

INDOEUROPEO Y LENGUAS OCCIDENTALES. LAS LENGUAS PRERROMANAS DE LA PENÍNSULA IBÉRICA.

1. COMPARACIÓN Y RECONSTRUCCIÓN. CONCEPTO DE INDOEUROPEO. En el s. XIX, mediante el método de comparación lingüística y comprobación de correspondencias fonéticas y morfológicas entre lenguas, se estableció la existencia de una protolengua, el indoeuropeo, de la que descienden casi todas las modernas lenguas de Europa y algunas de Asia. La reconstrucción del indoeuropeo presenta numerosos problemas, algunos derivados del escaso conocimiento de algunas lenguas antiguas y la diferencia cronológica de sus testimonios, y otros de la dificultad que supone en sí el concepto de protolengua. Algunos lingüistas han rechazado la idea de «protolengua» como lengua común unitaria y prefieren hablar de «un conjunto de rasgos lingüísticos compartidos por varias lenguas» o bien de «un grupo de dialectos relacionados lingüística y culturalmente». Actualmente se intenta diferenciar los diferentes estadios cronológicos y dialectales del indoeuropeo. 2. LA COMPARACIÓN LINGÜÍSTICA. a) Historia de la cuestión.

Aunque en s.s anteriores ya se habían observado ciertas semejanzas entre lenguas alejadas geográficamente, fue a principios del XIX cuando se constató que muchas lenguas presentaban un conjunto de correspondencias fonéticas de las que se podía deducir que todas ellas presentaban un parentesco genético, es decir, una ascendencia común. Esto dio origen al nacimiento de la Gramática Comparada. Los primeros observadores, casi siempre viajeros o misioneros, establecían estas semejanzas basadas fundamentalmente en el léxico y no en una comparación sistemática de las estructuras gramaticales de las lenguas. Y no será hasta el s. XIX cuando lingüistas como Friedrich von Schlegel o Franz Bopp establecen las bases de la lingüística comparada, dentro del ambiente intelectual de la época, donde el comparatismo se aplicaba a todos los campos.

6

Por la misma época, aunque su obra fue publicada mucho más tarde, el lingüista danés Rasmus Rask propone por primera vez que la evolución fonética está sometida a reglas. Mientras que J. Grimm formulaba el primer ejemplo de ley fonética. Por su parte, August Schleicher estableció un método para reconstruir una forma indoeuropea. Su método reunía a todas las formas de una palabra y aplicaba leyes de correlación entre unas lenguas y otras. En oposición a Schleicher, surge un movimiento, los «Junggrammatiker» (jóvenes gramáticos) o «Neogramáticos», que no consideraban el lenguaje como un organismo natural sino como el producto colectivo de grupos humanos. Su aportación fundamental fue la proclamación de las leyes fonéticas y su inexcepcionalidad: un mismo sonido, en las mismas condiciones, sufre la misma evolución en una lengua dada, sin excepción. Si las semejanzas fonéticas y morfológicas de dos lenguas no son fortuitas, quiere decir que están genéticamente emparentadas y, en ese momento empieza a cobrar importancia la lingüística histórica, cuyo objetivo es trazar el desarrollo de las lenguas remontándose hasta la época en que no están atestiguadas.

b) El método comparativo. La Gramática Comparada establece el parentesco de las lenguas basándose en la comparación, pero no en la historia de su evolución, mientras que la lingüística histórica establece el proceso de desarrollo de las lenguas remontándose hasta la época en que éstas no están directamente atestiguadas. Finalmente el método comparativo se utiliza como instrumento de la lingüística histórica. El primer paso del método comparativo es determinar el parentesco de varias lenguas según correspondencias fonéticas, por ejemplo:

Lat. Pater Gót. Fadar a.i. pitar Gr. patόr Vemos que hay fonemas que se corresponden /p/, /f/. El segundo es establecer la forma común primitiva «originaria» (en el ejemplo: *pater) definiendo previamente una serie de correspondencias fonéticas y morfológicas y utilizando además otros criterios como:  Frecuencia en las evoluciones fonéticas de las diferentes lenguas.  Cronología de los textos (la forma que aparece en el texto más antiguo es la más

arcaica).  Aplicación de tendencias generales evolutivas que se dan en todas las lenguas.  Consideración de las formas anómalas como las más antiguas.  Imposibilidad de escisión espontánea. Si todas las lenguas indoeuropeas conservan

dos fonemas cualesquiera mientras otra tiene sólo uno de ellos, se piensa que esta última ha confundido los dos fonemas en uno.

 Reconstrucción basada en testimonios de la propia lengua.  Aplicación de la tipología morfológica y sintáctica de las lenguas. El indoeuropeo

pertenece a las lenguas tipo «S O V» (sujeto/objeto/verbo) y se le atribuyen sus rasgos morfológicos y sintácticos.

 Verosimilitud fonética. Se trata de reconstruir utilizando criterios de frecuencia en las evoluciones fonéticas. P.e. el paso de sibilante a aspiración y palatalización de las velares

3. LA FRAGMENTACIÓN DIALECTAL Es muy probable que el indoeuropeo se fragmentara pronto en dialectos. Para explicar la posterior formación de las diversas lenguas indoeuropeas, se han dado diferentes explicaciones. Primero se representó la familia de lenguas indoeuropea y su descendencia por medio de árboles genealógicos. El más significativo, el de Schleicher, que concebía las lenguas como organismos vivos que nacen, crecen, envejecen y mueren. Formuló una teoría, influido por las ideas de Darwin sobre la evolución de las especies, la selección natural, etc. En la que el indoeuropeo común se escindió en dos grandes ramas:  Grupo oriental o lenguas satem (cien en avéstico): indoiranio, eslavo, báltico

(lenguas que palatizan las velares)  Grupo occidental o lenguas centum (cien en latín): griego, latín, celta, germánico

(que mantienen las velares)

Esta división tan estricta se demostró falsa. Por otra parte, se criticó a Schleicher que partiese de una lengua «común» pues el indoeuropeo no pudo ser nunca una lengua unitaria y homogénea, como no lo es ninguna lengua real. Sin embargo, aunque superado, el árbol genealógico se siguió utilizando, aunque no servía para explicar el gran número de vinculaciones dialectales.

7

Por ello surgió otra teoría para explicar la dialectalización: la Wellentheorie o Teoría de las ondas de Schmidt, según la cual las innovaciones lingüísticas se propagan a partir de un punto central, en forma circular. Cuanto más cerca el círculo del punto originario, más parecido. Los rasgos que comparten todas las áreas afectadas por un cambio se llaman isoglosas. Dos lenguas con muchas isoglosas comunes son susceptibles de nivelarse. Para otro lingüista, Meillet, se podría hablar de «comunidades indoeuropeas». Algunas reflejadas en lenguas indoeuropeas históricas y otras desaparecidas. Según su teoría, los distintos grupos indoeuropeos ocuparían el mismo territorio que ocupaban originariamente. Pero su mayor aportación fue establecer que la separación del indoeuropeo tuvo lugar en diferentes fases. Las lenguas que se hubieran separado antes, no compartirían las innovaciones producidas en el resto. Meillet propone la siguiente división:  Laterales: latín y celta (occidentales), indio e iranio (orientales).  Centrales: griego (sur), germánico, báltico, eslavo (norte), albanés y armenio

(centro). Además divide a las lenguas en antiguas (las primeras en separarse) y recientes. Posteriormente ha habido más teorías sobre la dialectalización del indoeuropeo, pero ninguna resuelve el problema. Adrados, siguiendo la teoría de Meillet, distingue tres estadios:  el nivel más antiguo preflexional o Protoindoeuropeo,  el indoeuropeo que atestiguan las lenguas anatolias y  el más reciente, representado por el resto de las lenguas. 4. LAS LENGUAS INDOEUROPEAS a) El grupo anatolio.

i. El hetitaNombre derivado de los hatti, el pueblo no indoeuropeo de Anatolia. Descubierto en unas tablillas de arcilla aparecidas en una aldea al este de Ankara, antigua capital del imperio hetita (1700-2000 a. C.), que pertenecían a los archivos reales y contienen sobre todo materia legal. El sistema de escritura era un silabario cuneiforme con ideogramas sumerios. Hrozný lo descifró en 1915. Tiene muchas diferencias con el resto de lenguas indoeuropeas, quizá porque conserve una situación arcaica.

ii. Otras lenguas anatolias.  El luvita, en la región de Arzava, en Cilicia occidental.  El licio conocido por unos documentos funerarios bilingües licio-griego. El

documento más famoso es la Estela de Janto que celebra la victoria de los licios sobre los atenienses.

 El palaíta, en Pala, la región noroccidental de Anatolia. Escasamente documentada.

 El lidio, lengua de Lidia. Se han encontrado inscripciones del s. IV a. C.

b) El grupo indo-iranio. Comprende dos grupos con una etapa común. Introducida en la India por los arya- «noble, honorable», de ahí el nombre de «ario» que se da a veces al indoeuropeo. i. EL INDIO. Se divide en tres periodos: antiguo, medio y moderno. 1) ANTIGUO

 El védico es la fase más antigua, lengua de los Himnos Védicos de carácter ritual.

 El sánscrito (s. V a.C.), con diferencias dialectales y cronológicas del védico. Las grandes epopeyas de la India, el Mahabharata y el Ramayana están escritas en sánscrito clásico.

 El prácrito, hablado por las castas inferiores, derivó en el indio medio. 2) MEDIO

Se divide en tres periodos: antiguo, medio y moderno. Del más antiguo constan documentos religiosos budistas.

3) MODERNO Actualmente hay una gran cantidad de lenguas variantes del indio, habladas en la India, Ceilán y Pakistán. Destacan (variantes del hidostaní) el hindi (escritura india «devanagari») y el urdu (caracteres árabes). El romaní (lengua de los gitanos) es otra lengua neoindia.

ii. EL IRANIO.

Se extiende por Irán, sur de Rusia y parte de China.

8

Testimonios más antiguos: los Gatha («cantos») del Avesta (libro sagrado) y las inscripciones Aqueménidas (en persa antiguo). El persa, con numerosos préstamos árabes, se sigue hablando en Irán y parte de Afganistán. También derivan del iranio el kurdo (en Zagros) y el afgano (en Afganistán, zonas de Irán e India).

c) El griego Es una de las lenguas indoeuropeas mejor documentadas; hay testimonios desde el segundo milenio a.C.: las tablillas micénicas, escritas en una escritura silábica llamada lineal B.Tras la época micénica no hay más testimonios hasta el s. IX a.C., con el resurgir del comercio y la fundación de colonias en el Mediterráneo. Reaparece la escritura en variedades del alfabeto griego, construido sobre base fenicia.Desde el s. VIII a.C. comienza a desarrollarse la literatura con los poemas homéricos (la Ilíada y la Odisea) y alcanza su máximo esplendor en los s.s V y IV. Nos ha llegado a través de inscripciones, papiros y manuscritos medievales.El griego constituye una unidad lingüística, a pesar de presentar numerosos dialectos, pues todos los griegos adoptaron la misma variedad basada en el dialecto de Atenas: la «koiné», que evolucionó al griego medieval y luego al moderno, y se sigue usando como lengua literaria. Actualmente se habla el demótico, bastante diferente de la koiné en sintaxis, morfología y léxico.El griego se destaca del resto de lenguas indoeuropeas por su duración y variedad.Prácticamente todos los géneros literarios y las ciencias nacieron en Grecia.

d) El grupo itálico. i. EL LATÍN.

Lengua hablada en el Lacio, donde estaba situada Roma. Se convirtió en lengua de cultura y civilización gracias a la fuerza social y política de los romanos. Como lengua oficial del imperio, se extendió y se impuso a las autóctonas. El documento más antiguo (aprox. s. V a.C.) es la fíbula de Preneste, aunque su autenticidad se ha puesto en duda. También tenemos la inscripción de Duenos sobre un vaso y el lapis niger. A partir del s. III a.C. tenemos literatura propiamente dicha. Se llama latín arcaico al de los textos hasta el s. II a.C. y latín clásico al de los textos del s. I a.C. en adelante. La unidad del latín comenzó a romperse a partir del s. III d.C. La separación entre la lengua hablada y el latín culto propició la aparición de las lenguas romances. El latín culto se mantuvo como lengua literaria durante algunos s.s. Se incluyen en el grupo latino dialectos de otras ciudades del Lacio (Preneste, Túsculo…)

ii. EL OSCO.

Dialecto hablado por los Oscos en Campania. Testimonios: inscripciones procedentes de Campania, Samnio, el norte de Apulia, etc. Documentos más importantes: la Tábula Bantina y Cippus Abellanus.

iii. EL UMBRO. Hablado históricamente entre los Apeninos y la ribera del Tíber. Testimonio: Tabulae Iguvinae, tablillas con descripciones de ceremonias religiosas.

e) El grupo céltico.

Probablemente los primeros asentamientos celtas estuvieron en Europa central y se extendieron por todo el continente. Se tiene noticia suya desde el s. V a.C. y su poderío lingüístico declinó con la conquista romana de la Galia. Los que emigraron a Britania lo mantuvieron hasta el s. X d.C., en que fueron desplazados por las tribus germánicas (anglos, jutos y sajones). Poseemos escasos testimonios de la época más antigua. Las lenguas célticas se suelen dividir en:i. CELTA CONTINENTAL.

Se hablaba en Europa central, la Galia, norte de Italia y península Ibérica. A él pertenecen el galo, y celtibérico entre otras, todas extinguidas. Es anterior al insular.

ii. CELTA INSULAR.

9

Se hablaba en Irlanda y Gran Bretaña. Se divide en: · grupo gaélico: irlandés, escocés y manés. · grupo britónico: galés, córnico y bretón.

1) Grupo gaélico. Primeros testimonios: inscripciones sepulcrales del s. IV d.C. en ogámico (alfabeto de posible origen latino). Usan el alfabeto latino desde el s. V d.C., introducido por misioneros cristianos. Los primeros textos gaélicos en alfabeto latino son del s. VIII d.C., son una serie de glosas, las más importantes, las glosas de Würzburg. La literatura irlandesa posterior está en una lengua que se conoce como irlandés antiguo y que se extiende hasta el s. X d.C. A partir del s. XVI, el irlandés o gaélico se ve amenazado por el dominio creciente del inglés; a principios del s. XX se produce un movimiento nacionalista que hace resurgir el gaélico. El gaélico se introdujo en Escocia en el s. V d.C. Su existencia en la actualidad es precaria. Otra lengua de este grupo es la lengua de la isla de Man (manés) hoy prácticamente desaparecido.

2) Grupo britónico. Formado por lenguas célticas habladas en Gran Bretaña antes de la invasión romana (galés, córnico y bretón). No hay documentación escrita hasta la Edad Media. El galés o cimbrio, lengua del País de Gales, se sigue hablando en la actualidad. El córnico se hablaba en Cornualles hasta el s. XVIII. Actualmente ha sido desplazado por el inglés. El bretón, de origen insular, se habla en la Bretaña occidental francesa.

f) El grupo germánico.

Lo forman una serie de lenguas documentadas de forma homogénea y temprana (s. V d.C.). Tienen rasgos muy diferentes al resto de las lenguas indoeuropeas, sobre todo su sistema consonántico. Se divide en: lenguas nórdicas, orientales y occidentales.i. GRUPO NÓRDICO.

Los primeros testimonios aparecen escritos en caracteres rúnicos y van desde el s. II d.C. al IX d.C. Lo componen el islandés, noruego, sueco, danés y la lengua de las islas Feroes. La literatura aparece entre los s. XII y XIV, en islandés antiguo. El sueco antiguo aparece en inscripciones rúnicas de los s. XI y XII, y en textos legales del s. XIII. El dialecto de las islas Feroes es una variante antigua del nórdico. Tenía pocos hablantes pero una literatura muy viva.

ii. GRUPO ORIENTAL. A él pertenece el gótico, hoy desaparecido, con los testimonios más antiguos de este grupo: traducción de la biblia al gótico en s. IV d.C. Está escrita en un alfabeto de origen griego adaptado a la fonética gótica. En la actualidad ha desaparecido.

iii. GRUPO OCCIDENTAL. Testimonios tardíos. Repartido entre el continente y las islas Británicas. Al germánico insular pertenece la lengua de los anglos y los sajones. El inglés antiguo es una lengua de tipo sajón. El inglés moderno surge hacia el s. XIV-XV como una lengua unificada. El germánico del continente se divide en alto alemán (dialectos: bávaro, alemanio y franconio, en el que se basa el alemán actual), al sur de Alemania, y bajo alemán (del que proviene el holandés y que se habla también en Bélgica, donde se denomina flamenco).

g) El grupo báltico. Testimonios tardíos (s. XIV d.C.). Lenguas muy arcaicas y conservadoras. Las lenguas bálticas más importantes son: i. ANTIGUO PRUSIANO. En la Prusia oriental hasta el s. XVII, hoy desaparecido.

Testimonios: textos religiosos s. XIV.

10

ii. LETÓN. Conocido desde el s. XVI. Hasta el s. XIX no se convirtió en lengua nacional de los letones.

iii. EL LITUANO. Se habla en la actualidad en Lituania. El primer testimonio es un catecismo traducido por Lutero del s. XVI.

h) El grupo eslavo. Las lenguas eslavas se clasifican en:i. ESLAVO MERIDIONAL.

Lo componen el «antiguo eslavo» y «antiguo búlgaro», aunque también pertenecen a este grupo el esloveno, el servio, el croata y el búlgaro. Aparece al este de Bulgaria hacia el s. IX. Se escribía en dos alfabetos: cirílico y glagolítico, ambos basados en el griego. Finalmente se impuso el cirílico, que aún subsiste para diversas lenguas. Testimonios: traducciones de la Biblia, por Cirilo y Metodio.

ii. ESLAVO OCCIDENTAL. Al que pertenecen el checo (en Bohemia y Moravia, documentado desde el s. XII), el eslovaco (en Eslovaquia) y el polaco (en Polonia, documentado desde el s.XIV). Otras hoy desaparecidas: el sorabo, (en zonas rurales de Lusacia), el cachubo, (en la zona oeste de Dantzig), el polabo (al oeste del Elba) y el eslovincio (en Pomerania).

iii. ESLAVO ORIENTAL. Comprende tres lenguas: gran ruso, pequeño ruso y ruso blanco o bielorruso. El gran ruso o ruso tiene un gran número de hablantes. Su literatura adoptó en el XVIII el alfabeto cirílico del antiguo eslavo. El pequeño ruso se habla en Ucrania. Su literatura procede del s. XVIII. El ruso blanco o bielorruso es la lengua oficial de Bielorrusia. Su documento más antiguo es una traducción de la Biblia del s. XVI.

i) El armenio. En un principio no se la consideró indoeuropea por su particular evolución. Después se la incluyó en el grupo iranio, debido a los préstamos de esta lengua. Es una lengua oscura de origen incierto. Se sigue usando en lo que constituía la antigua Armenia y en comunidades armenias en otros países.

j) El albanés.

Hablado hoy en Albania. Tiene dos dialectos: el tosco y el guego. Los primeros testimonios son del s. XV, fórmulas bautismales.

k) El tocario.

Descubierta a principios del s. XX en el Turquestán. Estaba escrita en un silabario llamado Brahmi del norte de la India. Los textos son abundantes, muchos de ellos bilingües con sánscrito; tratan de temas religiosos, aunque también hay documentos comerciales y mágicos. Tiene dos dialectos, llamados convencionalmente A y B, bastante diferentes. Su importancia reside en que presenta una serie de hechos que pusieron en su día en tela de juicio el indoeuropeo tradicionalmente reconstruido. Actualmente está extinguida.

Hay además otras lenguas de difícil clasificación, aunque indoeuropeas: el véneto, el ilirio, el tracio, el frigio, el mesapio.

5. EL «PROBLEMA INDOEUROPEO» Es el deseo de saber cuál fue el emplazamiento original de los hablantes de indoeuropeo. Se han hecho innumerables propuestas, con más o menos base. Primero se pensó en la India, por ser origen del sánscrito, que se creyó la lengua original. También hubo una serie de propuestas poco fiables (como la que sugiere el Polo Norte). Otros, basándose en los rasgos físicos que se atribuyen a los indoeuropeos (rubio dolicocéfalo de ojos azules) propusieron Lituania, Escandinavia o Alemania (esta última propuesta alimentó el nacionalismo alemán, con las graves consecuencias que todos conocemos). Algunas propuestas se basan en la idea de que la indoeuropea era una sociedad agrícola y ganadera sedentaria, y proponen Hungría, concretamente las llanuras del Danubio.

11

Sin embargo, el lugar más probable parece ser Rusia, concretamente las estepas del sur de Rusia (zona de los Kurganes), como demuestran argumentos lingüísticos y descubrimientos arqueológicos.Los kurganes son túmulos donde se encuentran los restos morales de un jefe rodeado de riquezas y de esqueletos de mujeres y servidores. Hay enterramientos de este tipo hacia Europa, por lo que se desplazaban de este a oeste. La cultura de los kurganes data del V milenio a.C. La indoeuropeización fue progresiva y duró milenios. Esta teoría, aunque bien fundamentada, también tiene opositores, como los que proponen un emplazamiento situado en la zona que va desde el sur de Transcaucasia hasta la alta Mesopotamia. Piensan que los kurganes es una etapa intermedia entre Asia Menor y Europa. No hay testimonios. 6. LA CULTURA INDOEUROPEA a) La Paleontología lingüística.

No poseemos textos ni restos arqueológicos en los que basar un estudio sobre los supuestos hablantes de indoeuropeo, por lo que los primeros estudios de su cultura provinieron del estudio del léxico. Es lo que se conoce como Paleontología lingüística. El método consiste en atribuir a un pueblo el conocimiento de los seres, nociones y objetos de los que su lengua tiene denominación y negar su conocimiento en caso contrario. P.e.: si existe la palabra rey estaban gobernados por un Rey. Según esto, los indoeuropeos serían pueblos nómadas y guerreros, que viajaba en carros tirados por caballos, vivían en lugares fortificados. Se trata de una cultura neolítica pero que conocía el bronce, la cerámica, el trabajo de la madera y el tejido. Tenían algunos animales domésticos. Su organización social era familiar y patriarcal, a veces unidas en tribus bajo la jefatura de un rey con poderes limitados por una asamblea de guerreros. Tenían dioses personalizados, que se han mantenido en ocasiones en las diferentes lenguas históricas. Sin embargo, estas conclusiones no son del todo fiables, pues la existencia de un lexema no asegura la existencia del concepto concreto, por lo que hay que combinar la Paleontología lingüística con otros métodos. Otro método, el textual, consiste en reconstruir la cultura indoeuropea comparando datos culturales iguales o parecidos en diferentes culturas indoeuropeas. Según este método, la sociedad indoeuropea se estructuraba sobre tres ejes, el de lo sagrado, lo militar y lo económico, que se repartían tres funciones: la soberanía (sacerdotes, encargados de los ritos y Dioses), la fuerza (los guerreros) y los productores (de alimentos y de la reproducción de la especie). Parece dudoso atribuir un sistema tan rígido a una sociedad de pastores de las estepas, por lo que, si este sistema existió, debió de ser en etapas mucho más recientes, y de él no participaron algunos grupos históricos.

b) La poesía indoeuropea.

Dadas las coincidencias en literaturas de diferentes pueblos en el periodo que entre el I milenio a.C. hasta la Edad Media, se pensó que se podría reconstruir una «poesía indoeuropea», basada en expresiones idénticas tanto en su expresión formal como en el significado, y otras que no coinciden en su expresión formal pero sí en su significado.La llamada Ringkomposition o «composición en anillo» es muy frecuente en las lenguas indoeuropeas antiguas. Se trata de terminar una composición con la misma palabra o grupo de palabras o concepto con el que se había comenzado. Es muy frecuente en la literatura oral. Este hecho, junto con la dicción formular, el uso de epítetos, etc. confirman la oralidad de la expresión poética indoeuropea.Igualmente se han hecho esfuerzos para reconstruir la métrica de la poesía indoeuropea. Parece ser que estaba basada en la igualdad del número de sílabas y no en la cantidad silábica, como en latín y en griego. Otros recursos son la aliteración y el ritmo acentuativo.

7. LENGUAS PRERROMANAS DE LA PENÍNSULA IBÉRICA La situación lingüística de la Península antes de la llegada de los romanos es muy variada y problemática. Se conocen los hechos de la Península (para los griegos Iberia, para los romanos Hispania) a partir de la guerra de Roma y Cartago en 218 a.C., aunque antes hay noticias de reinos legendarios como Tartesos a orillas del Guadalquivir. Lo que parece cierto es

12

que había una gran variedad de pueblos y lenguas, como se deduce de testimonios como el de Estrabón, acerca de los turdetanos. Las fuentes disponibles para conocer el estado lingüístico de la península son el testimonio de los historiadores griegos y romanos, la numismática y la epigrafía (estudio de las inscripciones).Los datos de los historiadores no siempre son fiables, pues es una visión deformada por un punto de vista personal o circunstancial. Estos historiadores consideraban «bárbaros», rudos e ignorantes a todos los pueblos conquistados. No se interesaron demasiado por las lenguas que hablaban. Por tanto, la información que nos proporcionan desde el punto de vista lingüístico es de escaso valor. La numismática nos informa relativamente, pues sólo aporta datos onomásticos. La epigrafía es la fuente más importante para el estudio de las lenguas prerromanas. Pero aunque es abundante en ciertas zonas, en otras es muy escasa. Los textos epigráficos dan testimonio de cuatro lenguas, dos de ellas de filiación desconocida, el ibérico y el «tartésico», y dos indoeuropeas, celtibérico y lusitano. Además está el vasco, única lengua prerromana que sigue viva en la actualidad. a) El ibérico.

Es la que presenta mayor número de documentos que corresponden a la llamada cultura ibérica, que abarca una amplia zona geográfica: zona mediterráneoandaluza, parte del valle del Ebro, la costa levantina y la parte oriental de Cataluña. No se sabe mucho de ella, salvo que no es una lengua indoeuropea. Desde antiguo se le pretende una relación con el vasco, no demostrada.

b) El celtibérico.

Es la segunda lengua en importancia epigráfica. Es una lengua celta escrita en caracteres ibéricos. El descubrimiento reciente del primer Bronce de Botorrita (importante documento de carácter normativo o jurídico) permitió confirmar la presencia de una lengua celta en la península en los s. II-I a.C., ya que antes se creía que sólo existía el ibérico. Posteriormente han aparecido cuatro bronces más, tres en celtibérico y uno en latín, además de otros documentos y testimonios.El celtibérico, por tratarse de una lengua celta, es bastante mejor conocido que el ibérico, aunque todavía plantea problemas de interpretación, sobre todo, porque desconocemos el significado de gran parte del vocabulario.

c) El tartésico o lengua del sudoeste.

La tercera lengua en abundancia de documentos es lo que algunos llaman «tartésico» y otros «lengua o lenguas del sudoeste». Sus testimonios son lápidas funerarias aparecidas en la zona sudoccidental de la península ibérica (especialmente en el Algarve portugués). No se sabe mucho de ella, ni siquiera si es o no indoeuropea, pues las lápidas están escritas en un sistema de escritura peculiar, variante del ibérico, que plantea problemas de interpretación. Algunos han querido ver en esta lengua la de Tartesos (de ahí el nombre que recibe), pero el lugar donde se han encontrado, el Algarve, no hace muy verosímil esta identificación.

d) El lusitano.

Documentada en cuatro inscripciones de textos religiosos sobre piedra y con caracteres latinos. Es una lengua indoeuropea, aunque algunos opinan que se trata de una variedad de celta muy arcaico. Sin embargo, las diferencias con las lenguas celtas son sustanciales y puede estar relacionada con el grupo itálico.

e) El vasco.

Es la única lengua prerromana viva en la actualidad. Su nombre proviene de la antigua tribu de los vascones, situada en torno a la actual Pamplona. Es una lengua esencialmente pirenaica, ya que algunos trabajos demuestran que los aquitanos también hablaban vasco.No es una lengua indoeuropea, ni se han demostrado pretendidas relaciones con el bereber o lenguas caucásicas. También se ha demostrado falsa la idea de que el vasco es descendiente directo del íbero, aunque sí parece haber préstamos del ibero al vasco, ya que el ibero contaba con sistema de escritura y los iberos desarrollaron una cultura importante en contacto con otras del Mediterráneo.

13

El vasco ha sufrido a lo largo de su evolución influencia del latín y de las lenguas romances, reflejada, sobre todo, en el léxico, pero sigue manteniendo una estructura morfosintáctica ajena a la de las lenguas indoeuropeas, como es el llamado ergativo que afecta tanto al nombre como al verbo.

TEMA 3

LA LENGUA GRIEGA. SISTEMAS DE ESCRITURA

1. GRIEGO COMÚN Y DIALECTOS. La localización originaria de los hablantes de indoeuropeo se suele situar en el tercer milenio en la zona de las estepas rusas. Desde allí fueron desplazándose en diferentes etapas hacia el oeste, penetrando en Europa, haciéndose cada vez más profundas las diferencias entre las lenguas. Uno de esos grupos penetró en la península griega. Los griegos no son descendientes directos de la población neolítica, sino que llegaron a este territorio en la Edad del Bronce. Toda la cuenca del Mediterráneo estaba ocupada por pueblos no indoeuropeos. A todos ellos los consideraban bárbaros. La palabra “bárbaro” es, de hecho, una onomatopeya que intenta reproducir la forma extraña de hablar de los no griegos. A pesar de la variedad de dialectos, los griegos siempre se consideraron un solo pueblo porque hablaban una sola lengua. Posiblemente los primeros griegos descendieron desde Macedonia y el Epiro a la península griega en torno al 2000 a.C. y crearon la cultura micénica. No sabemos cuando se produjo la diferenciación dialectal básica, pero en la época de las tablillas micénicas ya ha tenido lugar una primera dialectalización entre los hablantes que habían descendido a Grecia (griego oriental o meridional) y los que habían permanecido en el norte (griego occidental o septentrional). Dentro del griego oriental, a su vez, se postula una división entre: a) El micénico documentado en las tablillas en lineal B. Sus rasgos lingüísticos no

permiten considerarlo antepasado directo de ninguno de los dialectos posteriores. No tiene, por tanto, un descendiente directo en los dialectos del primer milenio. Se trata de un griego sumamente arcaico, que conserva numerosos rasgos fonéticos y morfológicos perdidos o resueltos de otra manera en el primer milenio.

b) El aqueo épico, que corresponde a un fondo lingüístico que se encuentra en la lengua épica. No concuerda ni con el micénico ni con los dialectos históricos. Tampoco hay una evolución posterior.

c) Dialectos paramicénicos, es decir, contemporáneos del micénico pero no documentados. De

estos van a surgir un protoeolio, un protojónico y un protoarcado-chipriota, antecesores del eolio, jonio y arcadio-chipriota del primer milenio. Se considera la época postmicénica el momento de la diferenciación dialectal.

En torno al 1200 a.C., aparecen los dorios, que serían los hablantes del griego occidental. A partir del s. VIII a.C. encontramos ampliamente documentados cuatro grupos dialectales: a) Jónico-ático. Comprende el jonio (zona griega de Eubea y parte de Asia Menor) y el

ático (dialecto de Atenas). Su origen está en la zona de Eubea y el Ática. Es el dialecto más evolucionado con respecto a lo que debió de ser el griego común.

b) Eolio. Comprende el lesbio (en la isla de Lesbos y parte de la costa de Asia Menor), el tesalio y el beocio. El dialecto más arcaico es el tesalio oriental.

c) Dorio. Presenta múltiples variedades dialectales. En el Peloponeso se encuentra el laconio (Esparta), mesenio (Mesenia), corintio (Corinto), aqueo (Acaya), etc. En la Grecia Noroeste: locrio, focio, etolio, etc. En las Islas del Egeo: Creta y Rodas. Fue implantado en las colonias fundadas por ciudades dorias en el sur de Italia y Sicilia. Es el grupo dialectal más arcaico y conservador.

d) Arcadio-chipriota. De importancia menor, arrinconado en Arcadia, en el centro del Peloponeso, y en Chipre.

14

Esta diversificación dialectal se explica por razones geográficas e históricas al mismo tiempo. Cada población tenía su propio dialecto y, a menudo, su propio alfabeto. En general estos dialectos estarán vivos hasta el s. V a.C., y después irán desapareciendo poco a poco. A lo largo del s. VI y sobre todo en el V a.C., Atenas toma la hegemonía de Grecia en todos los aspectos, tanto en el plano político y económico, como en el cultural. La ciudad de Atenas, gracias a su comercio, a su armada y a su evolución política con la creación de la democracia, va a desempeñar el papel protagonista. En época clásica, en Atenas se escribe la gran literatura. En época helenística se va a producir la práctica desaparición de los dialectos. Este hecho se produce, entre otros motivos, por las conquistas de Alejandro. Los griegos se expandieron por todo Oriente hasta la India, llevando consigo la expansión de una lengua común para todo el imperio macedónico. Es la lengua llamada koiné común, basada principalmente en el ático, con algunos rasgos jonios y dorios. Se extendió a todos los lugares de habla griega durante la época helenística e imperial, produciendo la desaparición de los dialectos locales. Hay dos lenguas: una koiné literaria, utilizada en la prosa escrita, y una koiné popular o conversacional. En esta lengua popular está escrito el Antiguo Testamento griego, que se tradujo del hebreo en el s. III a.C. en Egipto. La koiné siguió evolucionando a través de la época romana y bizantina hasta llegar al griego moderno. También aquí hay dos lenguas distintas: la llamada demótica ‘la del pueblo’, y la katharéousa o ‘pura’, que es la lengua culta y literaria. A su vez la demótica está escindida en numerosos dialectos, pero estos dialectos neohelénicos no derivan de los antiguos, sino del griego bizantino. 2. LAS LENGUAS LITERARIAS. El entendimiento entre los griegos es fruto de la existencia de las lenguas literarias. Son lenguas especiales, basadas en los dialectos griegos, pero no exactamente iguales, en las que se componían las obras poéticas, o en prosa, dependiendo del género literario. Un género literario que había nacido en un dialecto, quedaba unido a él. El resto de los autores adoptaban la lengua de ese género, fuera cual fuera la de su origen. El público lo esperaba y lo aceptaba. Las principales lenguas literarias griegas son: a) La lengua de Homero.

La lengua de LaIlíada y La Odisea, pasó a ser la lengua de la épica y además la de la poesía en hexámetros. Así, filósofos como Parménides y Empédocles, autores técnicos como Opiano, etc. emplean el hexámetro y la lengua homérica. La poesía homérica recoge una tradición oral que procede de época micénica y que se transmitió a lo largo de varios s., incorporando elementos tanto de contenido como de lengua. La lengua homérica es una lengua sumamente mezclada donde conviven: • formas pertenecientes a diversos dialectos del primer milenio • formas que no coinciden con ningún dialecto y proceden directamente de la época

micénica • formas de la época de Homero. Se trata de una lengua artificial que jamás se habló, es puramente literaria.

b) La lengua de la elegía. Es el jonico, con una gran influencia de Homero (jónico épico). Se encuentra en las elegías de Arquíloco de Paros, Tirteo de Esparta.

c) La lengua de la lírica coral. De base doria, porque la lírica coral se desarrolló, principalmente, en el Peloponeso. Algunos autores incorporaron elementos jonios.

d) La lengua de la prosa.

En el s. VI a.C. surge en la zona jonia de Asia Menor la primera prosa griega, la filosofía y la historiografía. Por tanto, las primeras obras en prosa van a estar escritas en jonio. A mediados del s. V, sin embargo, tras la supremacía cultural de Atenas, el ático va a competir con el jonio por ser la lengua de la prosa. La oratoria y la comedia se escriben en ático; la historia y la prosa científica en los dos dialectos. Finalmente es el ático el que se impone.

3. SISTEMAS DE ESCRITURA

15

a) Tipos de escritura. Existen tres modos básicos de poner por escrito una lengua. El más simple consiste en trazar un dibujo que represente una cosa concreta. Es la llamada escritura ideográfica que todavía existe en China. Los ideogramas no tienen en cuenta la pronunciación de las palabras. El enlace de los signos con los sonidos se produce en Egipto y Mesopotamia hacia el tercer milenio a.C. Los signos ideográficos además de su valor propio, empiezan a utilizarse con valor de sílaba. De esta manera, se va a desarrollar un sistema de escritura bastante complicado y que contenía infinidad de signos. Es la escriturasilábica. Cuando en el segundo milenio surge una sociedad diferente que necesita una escritura más accesible es cuando van a aparecer los primeros silabarios (escritura chipriota, lineal B). Hacia el 1400 a.C. aparece al norte de Siria lo que se ha considerado el primer alfabeto, que fue después adaptado y difundido por los fenicios.

b) La escritura en Grecia i. LAS ESCRITURAS PREALFABÉTICAS

a. Estilo jeroglífico. Lo descubrió en Creta Arthur Evans en el s.XIX. Pictogramas que representaban objetos.

b. Escritura lineal. Lo descubrió también Evans en Creta. Una serie de tablillas donde los signos pictográficos están reducidos a simples trazos. Lo llamó lineal A. Sigue sin descifrar. Es más arcaico que el Lineal B.

c. Lineal B. Aparece en Creta y Grecia continental. Los griegos en época micénica (s.XV al XIII a.C.) utilizaron un silabario llamado linealB, donde cada signo corresponde a una sílaba. El desciframiento del lineal B se debe a Michael Ventris y se descubrió que la lengua que contenía era el griego. Contiene dos tipos de signos: silabogramas o fonogramas y logogramas o ideogramas.

d. Escritura chiprominoica. Documentada en Chipre. Silabario relacionado con el Lineal B, aunque no desciende directamente de él. Origen del dialecto chipriota.

ii. EL ALFABETO GRIEGO

Su origen está en el fenicio. Los griegos incorporan signos para notar las vocales. Para ello utilizaron los signos de las glotales o laringales, que no tenían correspondencia con ningún fonema griego y por tanto no les eran útiles. Así, cada signo equivale a un fonema, con muy pocas excepciones. El alfabeto es históricamente el primer sistema de escritura que se basa en la representación de cada fonema mediante un signo específico. Se discute si la adaptación del alfabeto griego fue obra de un solo individuo con fines comerciales o si por el contrario hubo varios alfabetos de los que sólo uno alcanzó difusión. Tras la adaptación inicial hubo diversas modificaciones del alfabeto, de modo que cada región tiene uno propio. Son los llamados alfabetos epicóricos. La forma más arcaica está en los alfabetos de Creta, Tera, Melos y Sicinos. Los alfabetos jonio y occidental son los más evolucionados. Las inscripciones de época clásica estaban escritas en lo que ahora llamamos mayúsculas y en scriptio continua (sin separación de palabras). Se escribía en piedras, bronces, papiros, óstraca (trozos de cerámica) y, a partir del IV d.C, en pergamino. En el s. IX d.C. se creó en Bizancio la llamada minúscula antigua, que luego evolucionó a la minúscula media (s. X y XI) y a la moderna (s. XII al XV). Esta última es la que fue adaptada para la imprenta a partir del s. XV, y permanece actualmente en la minúscula griega. El alfabeto griego es el origen de dos alfabetos que han alcanzado una notable difusión: el alfabeto latino, que procede del griego occidental, y el cirílico, que es el alfabeto de los eslavos.

4. CARACTERÍSTICAS DE LA LENGUA GRIEGA. a) El sistema fonológico griego i. SISTEMA CONSONÁNTICO

El griego posee oclusivas labiales, dentales, y guturales o velares; cada una puede ser sonora, sorda y sorda aspirada. Hay una silbante sorda, con dos grafías, y tres consonantes dobles. Las antiguas sonoras aspiradas evolucionaron a sordas aspiradas. Luego se convirtieron en fricativas sordas en ático y en Koiné. Los romanos las trascriben como ph, th, kh, siendo la h la aspiración en latín, para diferenciar el sonido aspirado de la /f/ Era de refinamiento extremo para los romanos cultos, pronunciar la aspiración, por lo que se introdujo la aspiración en otras palabras que no eran de origen griego.

16

Las antiguas labiovelares se conservaron como tales en micénico. Algunos fonemas se han perdido en época histórica, pero hay huellas de su existencia. Por ejemplo, la antigua silbante indoeuropea /s/, se perdió en determinadas posiciones. Originariamente el signo H servía para representar la aspiración /h/. Los jonios, que no tenían aspiración en su dialecto, usaron el signo para representar la /ē/, y de ahí que tengamos ese signo para la letra ēta. En época alejandrina, se crearon los llamados ‘espíritus’ para facilitar la lectura de los textos. Estos son signos diacríticos que se colocan sobre las vocales iniciales de una palabra o delante de ellas si son mayúsculas. El llamado espíritu áspero (‘) es el que indica la aspiración.

ii. SISTEMA VOCÁLICO. El sistema vocálico griego comprende dos series de vocales: breves y largas. Las vocales largas proceden bien de la desaparición de ciertos fonemas indoeuropeos; bien, de procesos de reajuste dentro del propio sistema fonológico griego (contracciones, alargamientos, etc.). La diferencia entre vocales breves y largas consiste en su duración. Las largas tienen una duración mayor que las breves: generalmente, el doble. Hasta la época helenística, la oposición de breves y largas permaneció estable. A partir de aquí se empiezan a confundir largas y breves, y tienen lugar una serie de evoluciones que llevarán finalmente al sistema que tiene actualmente el griego moderno. Una de ellas es el llamado ‘itacismo’ (del nombre de la letra η (ēta) pronunciada ita), que consiste en el paso de ē , tanto abierta (η) como cerrada (ει) a ī. Por el contrario, la ō cerrada (ου) paso a ū, mientras que la ō abierta (ω) mantuvo el timbre o. En griego, la oposición entre vocales breves y largas desempeñó un papel muy importante, especialmente en la métrica griega, ya que ésta se basaba principalmente en la cantidad silábica. El ritmo dependía únicamente de la oposición entre sílabas breves y largas. La cantidad silábica dependía de la estructura de la sílaba y de la propia cantidad de la vocal.

iii. LAS SONANTESExistían en indoeuropeo y podían actuar como vocal o como consonante según los otros fonemas con los que se encuentre formando sílaba. En griego, las sonantes en función consonántica se han convertido en verdaderas consonantes líquidas y nasales: λ, ρ, μ, ν (l, r, m, n). En función vocálica, estas sonantes desarrollaron una vocal verdadera, generalmente de timbre a,facilitando la pronunciación. En las nasales, en cambio, entre consonantes (CNC) o en posición final precedida de consonante (CN//), se produjo la vocalización en α, desapareciendo todo rastro de la nasal. Esto tiene importancia para la desinencia de acusativo singular. En indoeuropeo era siempre *-m. Cuando se añadía en griego a temas que acababan en consonante, la *-m adquiría función vocálica, produciéndose la vocalización. De ahí que en los temas en consonante, en latín aparezca el acusativo en -em como resultado de la vocalización de la sonante, mientras que en griego, el resultado sea -α. Lo mismo pasa en el numeral *dekm ‘diez’: lat. decem frente a gr.δέκα. La ι en funcion consonántica se llamaba yod y equivalía a la y española, que tiene también esa doble función: por ej. rey / reyes. Ha desaparecido en todas las posiciones en griego clásico. Una de las huellas que dejó fue la aspiración en posición inicial, notada mediante el espíritu áspero (‘). La υ consonantica se llamaba wau o digamma y funcionaba como la w del inglés actual. El nombre de digamma es tardío, pero hace alusión a que en ciertos dialectos griegos se escribía con dos signos de la letra gamma (Γ) superpuestos.

iv. EL ACENTO. Tradicionalmente, se distinguen dos clases de acento en las lenguas: de intensidad y musical o tonal. El griego tenía un acento musical que consiste en la elevación tonal de la voz en una sílaba determinada de cada palabra.

17

Había dos tipos principales de acento: agudo y circunflejo. El acento agudo suponía una subida de tono y podía ir sobre una de las tres últimas sílabas. El acento circunflejosuponía una subida más una bajada de tono y sólo iba sobre vocales largas. La posición del acento quedó limitada en griego a determinados lugares de las palabras según una serie de reglas rítmicas.

b) Morfosintaxis.

La unidad significativa es la palabra.La palabra consta de: raíz (morfema semántico) y sufijos, prefijos y desinencias (morfemas gramaticales). El griego es una lengua flexiva: las palabras pueden adoptar diferentes formas según la función sintáctica que se quiera expresar. El griego ha heredado laalternancia vocálica en la raíz:una misma raíz con distintos grados vocálicos, expresan diferentes funciones gramaticales. La flexión se ha incorporado en un doble sistema, el sistema nominal y el verbal

i. LA FLEXIÓN NOMINAL En griego, la flexión nominal afecta a nombres, adjetivos, pronombres y al artículo. El artículo es una innovación del griego. En indoeuropeo no existía. No lo tenemos documentado en el griego micénico, o sea, en el segundo milenio a. C. En un momento dado de la historia de la lengua griega se formó a partir del demostrativo, y de esta doble función da fe la lengua homérica. La importancia del artículo griego reside en que permitió la substantivación de adjetivos para formar abstractos, de adverbios, de infinitivos, etc. El orden de los elementos en la palabra griega es fijo: lexema-sufijo-desinencia, por lo que la caracterización funcional de la palabra va al final, en la desinencia. Las categorías gramaticales que expresan las desinencias son, en la flexión nominal: género (en los adjetivos), número y caso; en la flexión verbal: persona, número, modo, aspecto, tiempo y voz. a. El género

Categoría gramatical arbitraria que muchas lenguas no contemplan. El origen del género en indoeuropeo es uno de los problemas que con más entusiasmo se abordó en los primeros momentos. El indoeuropeo presentaba en su fase más antigua una situación más arcaica que la que presentan las lenguas de la época. Las lenguas anatolias dividen el género entre animados e inanimados. A los animados pertenecerían los seres vivos y a los inanimados, los inertes. El problema que se planteó es que había algunos conceptos que, a pesar de ser inanimados, como el fuego o el agua, en algunas lenguas aparecían como animados. Para explicar estos casos se recurría al fenómeno del animismo. Según esta teoría, los hablantes de indoeuropeo concebían como seres vivos a cosas que no lo son para nosotros, como el fuego, la lluvia, la tierra, etc. Esta teoría, muy en boga en el s. XIX, sigue teniendo todavía hoy adeptos. En fecha relativamente reciente, el género animado se escindió en masculino y femenino. El morfema de derivación femenino de origen indoeuropeo es *-ā, que aún hoy pervive como marca de femenino en muchas lenguas, incluida la nuestra. Según la teoría más extendida, este sufijo habría expresado abstractos y colectivos antes de expresar el femenino. De estos usos habría derivado, por una parte, el valor femenino, y por otra, el morfema que caracteriza a los neutros plurales, que también es -a. El paso de este sufijo a femenino tuvo que ver seguramente con el hecho de que la palabra que designaba a la mujer en indoeuropeo terminaba en -ā (*gwenā > gr. γυνή, de donde proceden palabras como gineceo, ginecología, misógino, etc.). Es más complicado explicar si esa palabra llevaba una -ā por ser un abstracto o porque formaba parte de la propia raíz. El género neutro continúa el antiguo género inanimado y quedó relegado a la expresión de lo que no se integraba en los otros dos géneros. Curiosamente, hay algunos seres animados que tienen género neutro en las lenguas antiguas: los

18

esclavos, las mujeres, especialmente las cortesanas, los niños. Se puede decir, pues, que el neutro servía para despersonalizar a un individuo. Este valor lo acercaba a algunos aspectos del colectivo, y por ello el neutro plural va a tomar como desinencia la del antiguo colectivo. El griego, como la mayoría de las lenguas indoeuropeas antiguas, presenta en época histórica tres géneros, masculino, femenino y neutro. El neutro lo integran las palabras que no son masculinas ni femeninas y se diferencia formalmente en que presentan una misma forma para los casos nominativo y acusativo. Esta forma difiere de la del masculino y el femenino.

b. El número Esta categoría es común, en indoeuropeo, al nombre, al pronombre y al verbo. El número no es una categoría morfológica que sea necesaria en la lengua, es decir, puede ser expresada en términos léxicos, o con ayuda de numerales, sin necesidad de un morfema específico. Así, si decimos ‘la multitud’ o ‘la muchedumbre’ o ‘un montón’ estamos expresando pluralidad a nivel léxico y no morfológico. Prueba de ello es que hay lenguas como el chino que no tienen oposición morfológica de números. En las lenguas modernas que solemos estudiar, sólo hay dos números, singular y plural. El singular es el término no marcado y , a veces, supone pluralidad: ej. el libro español se vende muy bien. Es lo que se llama singular genérico y se refiere a la totalidad. El plural es el término marcado. Pero, aparte del singular y el plural, existen otras lenguas que poseen más números: un dual (referido a dos cosas), el trial (a tres), el cuadral (a cuatro), el paucal (a unos pocos), etc. En griego había tres números: singular, plural y dual. El dual se usaba para indicar que una palabra iba referida a dos objetos, o bien que una acción era efectuada por dos sujetos. Aparecía en nombres, en verbos y pronombres, y generalmente se usaba con parejas naturales: los dos ojos, los dos pies, etc. Se conserva en micénico, en Homero y en ático de época clásica, aunque es un arcaísmo. Ha desaparecido ya en el griego de época helenística. Tenía sus propias desinencias en la flexión, tanto nominal como verbal. Algunos han querido interpretar el dual como algo característico de una mentalidad “primitiva”, donde se tendería a la concreción frente a la abstracción. Pero, dejando aparte la discusión de lo que se entiende por “mentalidad primitiva”, lo cierto es que el dialecto ático, cuyos hablantes no eran precisamente “primitivos” lo conservó durante más tiempo que otros dialectos. Por tanto, se trata de un hecho lingüístico, que se manifiesta en una concreción del número, que todavía hoy mantenemos cuando decimos “un par de zapatos”, “una docena de huevos”, etc.

c. Los casos En las lenguas flexivas, a cada una de las formas parcialmente distinta con que cuenta cada nombre o adjetivo se llama caso y sirve para indicar su función en la oración. La categoría de caso está estrechamente ligada a la flexión nominal. Los casos se marcan mediante una desinencia. El término caso deriva también del griego y tiene su origen en la palabra πτωσις “caída”, que los romanos tradujeron directamente por casus. Su origen está en una metáfora tomada de un juego de dados: cada jugador tiene en su mano un dado que es portador de seis valores diferentes. Con cada caída del dado, se hará realidad un valor. De la misma manera, el hablante tiene dentro de sí un significante virtualmente capaz de adoptar formas diferentes, de las que sólo una se realizará en el habla. La creación del sistema casual ha sido muy discutida. La teoría tradicional hacía remontar al indoeuropeo todos los casos que aparecían atestiguados en las lenguas indoeuropeas históricas. En griego clásico hay cinco casos, en latín seis. En griego micénico hay huellas de un instrumental plural -pi > -φι. Esta función junto con la de locativo (‘lugar en donde’) se va a expresar en el griego posterior mediante el dativo. La función de ablativo (‘lugar de donde’) se expresa con el genitivo. Es decir, en el genitivo griego confluyen las funciones propias del genitivo, más las del ablativo. En el dativo, las propias de dativo más las de locativo e instrumental.

19

Las desinencias casuales pueden expresar, además del caso, el número y a veces el género. A este sistema de flexión se le denomina declinación.

ii. LA FLEXIÓN VERBAL En las lenguas indoeuropeas el verbo expresa nociones de persona, modo, voz, tiempo y aspecto. Estas nociones están presentes en las desinencias. a. Sistema de temas. Conjugación

El verbo griego conserva un estado muy arcaico. Su sistema es muy diferente al de los verbos de las lenguas actuales y en parte, también al del verbo latino. En nuestra lengua, a una raíz verbal se le añaden una serie de desinencias temporales y se forma todo un paradigma. En griego la conjugación sólo existía para un tipo de verbos. El griego presenta una serie de temas verbales independientes. Estos temas podían pertenecer a una misma raíz o a raíces diferentes y expresaban el aspecto. Evidentemente, la lengua tendió a regularizar los paradigmas y desde época homérica es posible observar un tipo de formación verbal más reciente, los verbos denominativos, que siguen una conjugación regular. El verbo griego, pues, se organizaba en tres temas principales: de presente, de aoristo y de perfecto. Estos temas no expresaban tiempo sino aspecto. El tema de presente tenía aspecto durativo, es decir, expresaba la acción en su desarrollo. El tema de aoristo tenía aspecto puntual, es decir, situaba la acción en un punto determinado del proceso; el de perfecto, tenía, como su propio nombre indica, aspecto de resultado, es decir, expresaba el estado del sujeto al terminar una acción. Esta organización aspectual tiene como consecuencia la ausencia de conjugación, es decir, de un sistema coherente de formas, dentro del cual una forma dada puede facilitar toda su información. El verbo griego consiste más bien en un conjunto de formas, en gran medida autónomas, procedentes de una convergencia accidental, más que de un intento de organización. Los paradigmas no están completos y las diferencias aspectuales son frecuentemente inherentes a las raíces. De aquí el que se recurriera a veces, para presentar un mismo proceso, a radicales diferentes, cada uno específico para un aspecto (los llamados verbos polirrizos). Algunas raíces tenían un significado que convenía más a un tema determinado, bien al presente, al aoristo o al perfecto. Por ello, para un mismo verbo, a veces se utilizaban, raíces distintas en los diferentes temas verbales.

b. Tiempo y aspecto. El verbo indoeuropeo diferenciaba sólo un presente y un pasado a través de desinencias verbales. Aunque lo que verdaderamente se indicaba en el verbo indoeuropeo era el aspecto. El aspecto verbal considera la acción desde el punto de vista de su desarrollo. Los aspectos más frecuentes son el durativo , el puntual y el perfectivo. El aspecto durativo indica que la acción no fue instantánea, sino que tuvo una cierta duración. El aspecto puntual se refiere a una acción que duró un instante, o de la que no interesa conocer la duración. El aspecto perfectivo indica el resultado presente de una acción pasada, el estado. El verbo griego expresaba la noción de tiempo mediante desinencias distintas para presente y para pasado. El tiempo sólo aparece asociado al modo indicativo, que es el modo, en principio, de lo real. En el indicativo, pues, se combinan tiempo y aspecto. Así, el pasado del tema de presente es el imperfecto. En el tema de perfecto también hay dos tiempos (pasado y no pasado). El pasado es el llamado pluscuamperfecto. Sin embargo, en aoristo sólo hay pasado.

c. El futuro. Es reciente en las lenguas indoeuropeas. Aunque no todas las lenguas indoeuropeas desarrollaron un futuro gramatical. En muchas se utilizó el presente matizado con indicadores de tiempo: adverbios, partículas, etc., o perífrasis verbales, como en las lenguas germánicas.

20

El griego sí desarrolló un futuro. El morfema que se utilizó para su expresión tiene origen desiderativo. El valor desiderativo estaba muy cerca del de futuro, por lo que de aquí pasó a expresar el valor temporal de futuro, aunque siguió conservando ciertos valores modales y aspectuales.

d. La voz

En griego se da la oposición entre voz activa/voz media. La voz media indica un proceso en el que el sujeto se halla implicado internamente, es decir, indica que la acción verbal le afecta de un modo especial. La pasiva es, en principio, un uso especializado de la media, y en griego se halla en proceso de desarrollo en lo que se refiere a su expresión morfológica. De hecho, las formas que utiliza para su expresión son las mismas que para la voz media, con algunas excepciones. Está documentada ya en micénico, pero muy poco presente todavía en Homero. La voz activa y media tienen desinencias distintas.

iii. SINTAXIS ORACIONAL. En indoeuropeo no existía la subordinación. Se daba una situación de parataxis, es decir, la relación entre oraciones se establecía mediante yuxtaposición, sin nexo coordinante o subordinante. En griego, la sintaxis está más evolucionada con respecto al indoeuropeo. Se mantiene la flexibilidad del participio. Existe coordinación. La parataxis está más avanzada. Hay gran riqueza de partículas de coordinación. La subordinación es arcaica y utiliza el mismo modo que la principal. Las oraciones subordinadas con verbo personal, con excepción de las de relativo, son posteriores al uso de las de participio y hasta finales del s. V a.C. no van a ser utilizadas de manera intensa en griego. La difusión de la subordinación junto a otros recursos como el uso del infinitivo permitió que llegara a ser el instrumento para la expresión del pensamiento filosófico y científico.

c) El léxico. Posibilidades de creación léxica: derivación y composición.Derivación. El griego heredó del indoeuropeo nombres formados a partir de la raíz. Pero se crearon nuevos nombres añadiendo elafijo (prefijo, sufijo o infijo). Es lo que se conoce como derivación. La derivación nominal mediante sufijos fue muy productiva. Los sufijos servían para crear nuevas palabras de una clase determinadas: mediante sufijos adjetivales, nominales, verbales, etc. Los que formaban nombres a partir del verbo, se denominan deverbativos. En el verbo fueron muy productivos y dieron lugar a clases enteras de verbos (verbos contractos) que fijaban la conjugación. En los nombres, hay sufijos para formar nombre de acción o agentes, para formar nombres de instrumentos, etc. Al griego hay que atribuir el origen de ciertos sistemas léxicos: los que derivan el nombre del verbo y viceversa. La composición en griego era muy frecuente. Se combinaban dos lexemas independientes o un afijo y una raíz. Dos tipos de compuestos: a) copulativos (dos nombres o adjetivos en mera yuxtaposición, p.e. agridulce); b) determinativos (de rección nominal o de rección verbal). Los de rección nominal, están compuestos por dos nombres o adjetivos de los que uno de ellos es complemento determinativo del otro: gr. ακρόπολις ‘ciudad elevada’, ‘acrópolis’). La facilidad para crear palabras propició que desde el s. VI a.C se creara un léxico que está en el origen de todo el léxico científico.Fueron los presocráticos y la prosa jónica quienes sentaron las bases de la lengua científica griega. También en la poesía se observan los inicios de un léxico abstracto o científico. Algunas palabras comunes tomaron significado especializado. (Así, por ejemplo, κόσμος ‘mundo’, designaba en un principio ‘el adorno, el orden’, y de ahí pasó a designar el orden del universo, el mundo.) El desarrollo de un léxico especializado y filosófico creció con Aristóteles y en la filosofía y en la ciencia helenística. La difusión del léxico se debe a los romanos (son los llamados helenismos culturales que han llegado a toda la cultura occidental).

21

TEMA 4

PERVIVENCIA DEL GRIEGO EN LAS LENGUAS MODERNAS La lengua griega ha incidido en la formación de las lenguas modernas mucho más de lo que pudiera parecer, sobre todo en el vocabulario –son los helenismos o grecismos-, que en caso del castellano es abundantísimo, pero también en otros aspectos de la lengua como la morfología o la sintaxis. En general, a partir del desarrollo de las diferentes lenguas europeas la penetración de helenismos ha sido constante. Esta penetración ha tenido lugar en épocas diversas y de modos distintos. Primero, a través del latín; a partir del Renacimiento también directamente de textos griegos, y en épocas modernas creándolos artificialmente a través de la combinación de elementos griegos. 1. SIGLO VI A. C. De la presencia de los propios griegos en la Península Ibérica en la primera mitad del primer milenio a. C. quedan algunos topónimos como Ampurias, Rosas. En ocasiones el nombre griego es una adaptación del nombre púnico anterior, como en el caso de Ibiza o Adra.2. EDAD MEDIA Desde el momento en que se forma la lengua castellana, se diferencian una serie de momentos y de intermediarios que han favorecido la entrada de léxico griego. a) La vía principal de entrada de helenismos en la Edad Media fue a través del latín

traído a Hispania por los romanos. En todo el Imperio Romano, el latín evolucionó hasta dar lugar a las diferentes lenguas románicas. A estas zonas traspasó, como lengua madre, todo el léxico que previamente había ido incorporando de forma progresiva por el contacto con los griegos de la Magna Grecia, de otras colonias del Mediterráneo y, en general, por el influjo de la cultura griega sobre la latina. Algunos términos de origen griego habían llegado al latín en épocas muy antiguas, como delata su adaptación a la fonética latina. Por sus rasgos fonéticos, en algunos casos se piensa en los etruscos como intermediarios entre el griego y el latín. De los griegos los romanos tomaron conceptos generales (fantasía, pena, nostalgia) y particulares de las siguientes actividades humanas, muy especialmente la filosofía (filosofía, lógica), la literatura (poesía, épica, lírica), el deporte (palestra, atleta), las ciencias (aritmética, geometría), etc. Ejemplos agrupados por campos léxicos: • Objetos del mundo cotidiano: cesta < lat. cista; espada < lat. spatha. • Prendas de vestir y telas: sábana < lat. plural sabana • Construcción: piedra < lat. petra; mármol < lat. marmor • Términos relacionados con la geografía física: yermo < lat. eremus • Términos botánicos: tallo < lat. thallus; cáñamo < lat. cannabum; cereza < lat.

cerasia • Nombres de animales: concha < lat. conchula; pulpo < lat. polypus • Términos referidos a las actividades humanas: talento < lat. talentum; plática K <

lat. femenino practica • Términos médicos antiguos: físico, cirugía, cirujano, estómago • Términos lapidarios: alabastro, diamante, esmeralda • Droguería-botánica: tósigo < lat. toxicum • Instrumentos musicales: caramillo < lat. calamellum; organo < lat. organum • Términos náuticos, astronómicos, geográficos: aire, hora, esfera Por supuesto, del griego procede la mayor parte del vocabulario religioso y eclesiástico cristiano. Ejemplos: Cristo, monasterio, parroquia, basílica, monje, ángel, apóstol, misterio, paraíso, sábado, pascua, cisma, blasfemia, etc. Términos técnicos que aparecen ya en autores de tipo relativamente culto antes del siglo XIV son por ejemplo: alegoría, anatomía, aritmética, átomo, auténtico, bálsamo, clima, crónica, dialéctica, etc.

b) Otros términos proceden del griego bizantino directamente, por las relaciones entre

Oriente y Occidente en toda la Edad Media: esclavo, faisán, botica, etc.

22

c) Algunos llegaron por medio de los árabes (siglos VIII-XV, especialmente desde el siglo XIII). En general se trata de términos bizantinos, cuya forma delata claramente la vía de transmisión. Entre ellos encontramos artículos alimenticios como arroz, jibia, objetos como guitarra, etc.

d) Otros parecen llegados en épocas tempranas a través del italiano como gruta, calma. Los

helenismos terminados en –e nos hacen suponer que vinieron a través del francés: golpe, cisne. Similar procedencia, francesa en general, tienen términos comunes y nombres propios que en castellano han perdido la vocal final: Esteban, Cristóbal, metal, cristal, y los términos cristianos ángel y apóstol.

e) Hay que tener en cuenta que el latín no sólo tomó prestados los términos griegos para

conceptos científicos o filosóficos, sino que muy a menudo los tradujo. Es lo que conocemos como calcos semánticos o léxicos. Del mismo modo que el latín carecía de un sustantivo abstracto correspondiente al verbo sum, y tuvo que crear essentia, también carecía del participio de sum. Por ello tuvo que crear un participio ens, entis, que ha llegado por vía culta a nuestro ente. Además, toda la terminología gramatical está traducida del griego (verbo, caso, genitivo…)

3. RENACIMIENTO (SIGLOS XV-XVI) Una nueva etapa en la introducción de helenismos se abre en el Renacimiento, donde comienza una entrada masiva de cultismos tomados, bien de textos latinos, bien de textos griegos. Desde este momento hasta la actualidad se puede decir que la entrada de cultismos ha sido ininterrumpida. a) En el siglo XV los escritores cultos como el Marqués de Santillana o Juan de Mena

introducen numerosas formas tomadas de los autores clásicos a través de versiones o imitaciones latinas. En general estos cultismos se transmiten de modo sistemático a partir del latín y proceden del ámbito científico e intelectual. Ejemplos: botánica (acacia, jacinto); zoología, generalmente nombres de animales exóticos (áspid, bisonte); química (arsénico, cola); derecho (hipoteca); matemáticas (cilindro, cubo); astronomía, geografía y náutica (ártico, boreal, caos), gramática, literatura y música (academia, apócope, biblioteca); pensamiento o palabra (antítesis, cínico); historia y política (héroe, monopolio); mitología (ambrosía, arpía). Algunos sufren fenómenos peculiares, no siempre bien explicada, como cambios de género, de sufijo, o cambios fonéticos. En otros casos nos encontramos con llamativos cambios semánticos: chisme, égloga. En los términos médicos abundan, especialmente, las deformaciones populares debido a la dificultad de los pacientes iletrados para comprenderlos.

b) El catalán y el francés siguen siendo transmisores de helenismos en este siglo XV, con

fenómenos fonéticos similares a los vistos anteriormente; y otros más escasos proceden del árabe.

c) En el siglo XVI los helenismos directos son muy raros, una vez expulsados los árabes de España y estando los griegos bajo dominio turco. Pero también los cultismos disminuyen, salvo en campos como la botánica (acanto, camomila) o la medicina (antídoto, asma). Un menor volumen encontramos en la literatura y el teatro (catálogo, enciclopedia), el pensamiento y la palabra (teoría, idea), la historia y la política (catástrofe). De forma más aislada encontramos nuevos cambios fonéticos y de sentido. Las deformaciones populares también son menos.

4. DEL SIGLO XVII EN ADELANTE a) Desde esta época encontramos solamente cultismos, en especial términos técnicos y

culturales de tipo abstracto, menos frecuentemente nombres concretos. Entre los términos culturales y científicos destaca el grupo de los que pertenecen a la gramática, la literatura o la música (anónimo, cacofonía, crítico), y los relativos al pensamiento (análisis, antagonista, antipatía). También se aportan novedades a la historia y política (anarquía, democracia) y al vocabulario religioso (ateo, carisma). Otros vocablos son de uso puramente literario, como antro, aroma o exótico. Ya en el siglo XVII encontramos neologismos, es decir, palabras de nueva creación acuñadas a partir del griego directamente, aunque no existieran en griego ni en latín. A menudo se forman con sufijos de origen griego o latino utilizados ya con libertad: anagrama, cetáceo, diagonal.

b) En el siglo XVIII ya se tiene pleno acceso a los textos griegos, y o bien directamente de ellos, o bien a través de su paso por el latín, se toman multitud de términos

23

científicos y técnicos, además de los referidos a la actividad intelectual. Ejemplos: aorta, apogeo, ciclo, dinastía, farmacia, lema, miope, hélice, parodia, sarcasmo, etc. Algunos se tomaron del francés, que los había incorporado previamente, lo que provocó algunos cambios de sufijo (autómata, políglota). También se dan muchas variaciones de sentido a partir de los significados griegos originarios. Destacan especialmente los nombres de nuevos saberes (zoología, psicología), nuevos instrumentos (telescopio, microscopio), nuevos elementos del mundo mineral (uranio, petróleo) y, en general, conceptos nuevos de todos los campos (elástico, logaritmo, diplomático).

c) Los mismos procesos han continuado a lo largo de los siglos XIX y XX. Junto a

numerosas palabras griegas reaprovechadas para su uso en la ciencia, el arte, la filosofía o los estudios literarios modernos, cada vez más especializados, lo más característico es la formación de miles de neologismos. Algunos ya han quedado incorporados al habla común (nostalgia, panorama). Se ha acudido a ellos para nombrar las nuevas ciencias y actividades (biología, fonología), y en general para denominar conceptos pertenecientes pero más ampliamente en algunos de ellos como la medicina o la botánica. Un fenómeno a destacar es la creación de compuestos y derivados mixtos, resultado de la unión de un elemento griego y otro de origen latino (binomio, tocadiscos, televisión) o de la unión de un formante griego y un sufijo latino (hilaridad, sindicato).

5. OBSERVACIONES GENERALES SOBRE LOS HELENISMOS En castellano, como en otras lenguas, encontramos diversas realidades:a) Palabras de uso común que han entrado en épocas antiguas y que, a menudo, presentan ya

evolución castellano propia: yermo < lat. Eremus < derivado culto Eremita escuela < lat. schola

1. Dobletes cuando la misma palabra ha llegado por vía popular y por vía culta. La primera forma es la popular. lego / laico < lat. laicus espalda / espátula < lat. spatula palabra / parábola < lat. parabola

2. Se da incluso el caso de tripletes como pábilo / papel / papiro < lat. papyrus. Muy a menudo proliferan en el habla vulgar y coloquial variantes mil, no recogidas en los diccionarios, de helenismos técnicos de difícil comprensión y pronunciación.

3. La forma popular suele ser de uso común y la culta de uso técnico. pasmo / espasmo romadizo / reumatismo tósigo / tóxico párrafo / parágrafo diamante / adamantino

4. Muy a menudo, tenemos la forma popular en el sustantivo y la culta en el adjetivo. Ejemplos: obispo / episcopal, iglesia /eclesiástico, hereje / herético.

5. La introducción de helenismos está plenamente activa en la actualidad; no es un proceso cerrado. Cada día hay que crear nuevas palabras para cosas nuevas, y en general para ello se sigue acudiendo al griego: cibernauta, telemática. También en la actualidad es frecuente la formación de compuestos híbridos, en los que se unen elementos de origen griego y latino: ofimática, telecomunicaciones.

6. Muchos de los compuestos modernos son impecables desde el punto de vista del griego clásico, pero no existieron nunca, como cinematógrafo, mecanografía o telepatía, etc. En otras ocasiones estos compuestos sí existieron, pero con un sentido completamente diferente. Ejemplos: arqueólogo (el que estudia antigüedades), biólogo (el que estudia la vida).

7. En la lengua coloquial utilizamos también formantes griegos como elementos independientes. Ejemplos: tele de televisión, taxi de taxímetro.

8. Aunque a lo largo de los siglos se han producido todo tipo de irregularidades en la evolución de los términos griegos originales, en la incorporación de helenismos y neologismos de origen griego a las lenguas modernas se deben seguir unas normas de transcripción, para evitar incoherencias (hemiplejias frente a apoplejía) y monstruos como paralímpico.

6. MORFOLOGÍA

24

Después del léxico, es en la morfología donde es mayor la influencia del griego en las lenguas modernas, especialmente en la adopción y expansión de una serie de sufijos verbales, adjetivales y nominales. El principal sufijo adjetival es –ico, cuyo uso se amplía día a día, añadido a raíces tanto de origen griego como latino. La forma neutra plural ha quedado en castellano como femenino singular o plural para caracterizar los nombres de ciencias o disciplinas de todo tipo: química, matemáticas. Especialmente activo está el sufijo –izar, también unido ya a raíces de cualquier procedencia, no sólo griega: autorizar, realizar. Además, este sufijo tiene una forma evolucionada castellana –ear consentido iterativo: pastorear, pedantear, sestear. Son sin duda los sufijos nominales los más abundantes. Algunos han tenido y siguen teniendo extraordinario éxito, como –ismo y su correspondiente sufijo de agente –ista, añadidos también a menudo a raíces no griegas (marxismo, cubismo). Otros sufijos nominales de origen griego son: -terio, que indica lugar (monasterio, cementerio); los sufijos de abstractos –ía (patología, cacofonía) y –sis (crisis, tesis); o –ta como sufijo de agente masculino (poeta, profeta). La medicina utiliza especialmente –osis (artrosis, cirrosis), -itis (nefritis, peritonitis) y –oma (sarcoma). Lista con los principales prefijos de origen griego:

a- / an- (ante vocal): privación (ateo, afonía) an- / ana-: movimiento hacia atrás (anacrónico, analogía) anfi-: a ambos lados (anfiteatro, anfibio) anti-: oposición (antítesis, antibiótico) apo-: aparte, lejos (apología, apócrifo) cata-: abajo (cataclismo, catatonia) dia-: a través de (diálogo, diarrea) dis-: dificultad (disnea, dislexia) en-: dentro (endémico, encéfalo) endo-: dentro (endocrino, endodoncia) epi-: por encima (epicentro, epicardio) eso-: dentro (esotérico, esodérmico) ex- / exo-: afuera (éxodo, exorcismo) eu-: bien, bueno (euforia, eutanasia) hemi-: medio (hemisferio, hemiciclo) hiper-: por encima, sobre (hipermercado, hipertensión) hipo-: por debajo (hipotensión, hipdérmico) meta-: cambio, mas allá de (metáfora, metafísica) para-: junto a (parábola, paralelo) peri-: alrededor (perímetro, periferia) pro-: delante, antes, en lugar de (prólogo, programa) proto-: primero (protagonista, protocolo) sin-: juntamente con (sinónimo, síntesis) tele-: lejos (telescopio, televisión)

TEMA 5 LOS MITOS GRIEGOS

1. LA NATURALEZA DE LOS MITOS GRIEGOS En un principio, mythos significaba ‘palabra’, ‘dicho’ y hacía referencia a cualquier tipo de relato. Posteriormente, surgieron una serie de connotaciones negativas, que van a asociar el mito con algo ‘no real’, ‘inventado’. Heródoto da por vez primera un uso de la palabra ‘mito’ en el sentido de ‘relato no confirmado por testimonios’, oponiéndolo así al relato histórico, que sería el ‘relato de hechos ocurridos realmente’. De todas las definiciones del mito griego hemos seleccionado tres relativamente modernas, que se complementan:• Jean Paul Vernant: los mitos son “conjuntos de relatos sobre los dioses y los héroes,

es decir, los dos tipos de personajes a los que las ciudades antiguas elevaban su culto”.

• Burkert ha definido el mito como “un relato tradicional con referencias parciales y secundarias a algo de importancia colectiva”.

25

• Para García Gual, el mito es “un relato tradicional que refiere la actuación memorable y ejemplar de unos personajes extraordinarios en un tiempo prestigioso y lejano”.

Las tres definiciones coinciden en que el mito es un tipo de relato tradicional con carácter dramático y valor ejemplar para la comunidad. Los antropólogos señalan que tienen una función importante en la vida de una sociedad primitiva o arcaica. Sirven para explicar el mundo, para justificar los hábitos y ritos de una determinada cultura. Los mitos tratan temas fundamentales de la existencia humana, como los orígenes del universo, de la vida, la necesidad de la muerte, etc. La práctica del relato mítico desembocó en el paso del mythos al lógos, es decir, en la aparición del pensamiento racional. El enfrentamiento entre ambos términos se inició en el siglo VI a.C. y trajo consigo las primeras especulaciones con base científica sobre el universo, que dieron origen, a su vez, al nacimiento de la filosofía y de la ciencia. Como explicación de lo real, el mito va a ser inapropiado para las exigencias racionales de la época. Mientras el pensamiento mítico intentaba explicar el mundo y sus fenómenos por medio de acontecimientos considerados reales, pero que no lo eran, el pensamiento racional sólo tenía por válidas las explicaciones que recurrían a hechos cuya realidad era demostrable y constatable. El mito se encargaba de exponer los problemas del entorno humano, pero no intentaba comprobarlos, mientras que el lógos busca una explicación racional. Los filósofos van a despreciar el saber de los mitos. Éstos van a buscar el origen de la vida por la vía racional. 2. ORIGEN Y CARACTERÍSTICAS DE LOS MITOS GRIEGOS El origen de los mitos griegos es muy complejo. Por un lado, son huella de los mitos indoeuropeos. Pero también contienen mitos autóctonos, del sustrato pregriego y, especialmente, mitos procedentes del Oriente próximo, que habrían penetrado a través de los numerosos contactos con Asia Menor. Una característica de los mitos griegos es que, a diferencia de otras culturas, no están especialmente ligados a una literatura religiosa, ni su custodia está encomendada a grupos sacerdotales como sucede en la India o en la tradición hebrea. Son los poetas principalmente, como educadores del pueblo, los encargados de la transmisión de los mitos. Los mitos se convierten así en materia literaria, por lo que van a poder ser objeto de modificaciones de todo tipo: desde variaciones de detalle hasta reinterpretaciones en profundidad de su sentido último. La mitología griega es, pues, el resultado de una síntesis elaborada por los griegos que combina mitos indoeuropeos, autóctonos y orientales. Por mitología se entiende el repertorio de mitos y la explicación de los mismos, su estudio.3. TIPOLOGÍA DE LOS MITOS GRIEGOS Dentro de los mitos griegos, se pueden distinguir tres grandes categorías, que, a su vez, comprenden otros tipos:• Mitos cosmogónicos y relatos sobre los orígenes: cosmogonías, teogonías, lucha por

la soberanía, creación del hombre. • Mitos sobre los dioses: genealogías, aventuras, etc. • Mitos sobre los héroes: ciclos legendarios.

a. Mitos cosmogónicos y relatos sobre los orígenes. i. COSMOGONÍAS

Las cosmogonías cuentan la creación del universo y el origen del mundo. En las cosmogonías griegas se narra la genealogía de los dioses hasta llegar a la soberanía de Zeus. Por lo tanto son también mitos de soberanía, porque exaltan el poder de un dios que reina sobre todo el universo: Zeus. Entre las cosmogonías hay que destacar la Teogonía de Hesíodo, por ser la más amplia y la mejor conservada. En Hesíodo existen tres seres primigenios: Primero existió el Caos, el abismo sin fondo, un espacio abierto sumido en la oscuridad. Después surgió la Tierra, que habría de ser el fundamento seguro de la vida posterior. Y en tercer lugar Eros (el Amor), el motor de la creación, que empuja a los seres a unirse y a multiplicarse.

De Caos nacerán Érebo (las tinieblas), y la Noche. Gea (la Tierra) engendra a Ponto (el mar) y a Urano (el Cielo). Posteriormente, Gea se une a Urano, su hijo, y de esta unión nacerán los Titanes, entre los cuales va a estar Crono (el Tiempo), el más importante, porque va a ser el que castre a su padre Urano para separarlo de la Tierra. Tras la separación de Urano y Gea, Hesíodo describe las etapas en la lucha por la soberanía de Zeus, hijo de Crono.

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 141 páginas totales
Descarga el documento