Resumen lectura obligatoria; LAZARILLO, Ejercicios de Filología hispánica. Universidad de Salamanca (USAL)
ahr123
ahr123

Resumen lectura obligatoria; LAZARILLO, Ejercicios de Filología hispánica. Universidad de Salamanca (USAL)

2 páginas
5Número de visitas
Descripción
Asignatura: teoria de la literatura, Profesor: Javier Sánchez Zapatero, Carrera: Filología Hispánica, Universidad: USAL
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa2 páginas / 2
Descarga el documento

La obra es en realidad una larga epístola que el "autor" envía a un corresponsal anónimo (a quien trata de "Vuestra Merced"). Está dividida en siete tratados y cuenta en primera persona la historia de Lázaro González Pérez. 1er tratado: Es un niño de origen muy humilde; aunque sin honra, nació en un río de Salamanca, el Tormes, como el gran héroe Amadís; quedó huérfano de su padre, un molinero ladrón llamado Tomé González, y fue puesto al servicio de un ciego por su madre, Antona Pérez, una mujer amancebada con un negro, Zaide, que le da a Lazarillo un bonito hermanastro mulato. Entre "fortunas y adversidades" (a su novio lo mataron porque todo lo que él traía a casa era robado de su trabajo y le dieron una paliza y a la madre de Lazarillo le pusieron pena por justicia; ella se puso a trabajar en una posada), Lázaro evoluciona desde su ingenuidad inicial hasta desarrollar un instinto de supervivencia. Cuando ya era más o menos un hombre, un ciego le pidió a la madre de Lazarillo que si él podría hacerle de guía. Ésta aceptó pero no sabía lo mal que lo iba a pasar su hijo porque durante el tiempo que estuvo con el ciego, Lazarillo pasó mucha hambre ya que él casi no le daba de comer y, además, le azotaba, lo que provocó que Lazarillo fuera despertado a la maldad del mundo por la cornada de un toro de piedra, embuste con el que el ciego le saca de su simpleza y que acabará vengando. Además, robará comida aprovechándose de su ceguera y otras peripecias: le hacía pasar por los lugares más difíciles de caminar, le cambiaba la longaniza por nabos, etc. Un día Lazarillo no pudo más y se fue huyendo dejando al pobre viejo tirado en el suelo con una herida en la cabeza por un embuste, que le vale al cruel ciego descalabrarse contra un pilar. 2º Tratado: A los pocos días Lázaro llegó a un lugar llamado Maqueda, donde se topó con un clérigo al que aceptó servir. Éste era otro que tampoco daba de comer a Lázaro y este otra vez tenía que robar a su amo. El amo tenía la comida guardada en un arca cerrada con llave, Lázaro se las ingenió para conseguir una llave idéntica y cada noche iba a quitarle comida haciéndole creer al clérigo que en su casa había ratas que se comían su comida. Cuando una noche el clérigo oyó un silbido que parecía de una serpiente pero que realmente era el silbido de Lázaro al tener la llave en su boca, este le arreó tal garrotazo que Lázaro tuvo que estar unos días recuperándose y cuando ya pudo andar el clérigo le echó de su casa. 3ºTratado: Lazarillo llegó a Toledo pidiendo limosnas amablemente y se topó con un escudero muy buen vestido y al que Lazarillo creyó que le propinaría bastante comida, por lo que se convirtió en su amo. Cuando le conoció descubrió que, efectivamente, las apariencias engañan y que en realidad era un muerto de hambre. Su único tesoro son sus recuerdos de hidalguía y de dignidad; Lazarillo simpatiza con él, ya que aunque no tiene nada que darle, por lo menos le trata bien, si bien recurre a esa simpatía que despierta para conseguir que le dé parte de los mendrugos que consigue el muchacho al pedir limosna, ya que él no posee la dignidad de la hidalguía (en lo que el hidalgo se iba de buena mañana y no volvía hasta la noche). Así fue hasta que se prohibió el pedir limosna en la calle y sus vecinas les ayudaron a mantenerse. Cuando lazarillo un día salio de su casa veía que traían a un muerto a casa del escudero y fue corriendo hacia casa para comunicárselo al escudero. Más tarde el escudero se marchó dejando a Lazarillo solo y con todas las deudas encima y cuando llegaron con el muerto y le vieron a él solo y supieron que él era inocente le dejaron marchar y lazarillo abandonó esa casa. 4º Tratado: Lazarillo busco otro amo y éste resultó ser un sospechoso fraile que no pisaba el convento pero que andaba mucho y también le hacía caminar mucho a él. Lazarillo lo abandonó por eso y por otras causas que no quiere contar. Según Aldo Ruffinato, habría una alusión a las reformas monásticas por entonces de moda, en el sentido de "descalzar" o hacer más rigurosos los estatutos del clero regular, o quizás alusión a actividades sexuales hetero u homoeróticas.22 Sin embargo, Francisco Rico asegura que «no hay el menor inidicio para suponer tal escabrosidad», pues el sentido del texto es una simple abbreviatio o reticencia, procedimiento abundantemente usado antes, como cuando relatando sus aventuras con el ciego, Lázaro dice «por no ser prolijo, dejo de contar muchas cosas [...]», en elipsis que era común para terminar las cartas, teniendo en cuenta que todo el Lazarillo una larga epístola.

5º Tratado: Lazarillo se topó con su nuevo amo, un bulero, el cual se le ocurrían mil maneras de vender bulas. Un tiempo el bulero no consiguió vender bulas y entonces un alguacil que trabajaba para el, hizo querer ver que estaba poseido por un demonio al hablar mal de esas bulas y así demostrándole a la gente que eran bulas divinas y así vendieron más. Al cabo de unos meses Lazarillo abandonó a ese embustero. 6º Tratado: Lazarillo fue a topar con un capellán con el cual ganó una pequeña fortuna que le bastó para comprarse vestimenta nueva. Al final lazarillo lo abandonó porque ya no necesitaba de su trabajo. 7ºTratado: Lazarillo se topó con un alguacil pero no quiso aceptar que fuera su amo porque le pareció un trabajo un tal arriesgado. Por último, consigue el cargo de pregonero gracias al arcipreste de la iglesia toledana de San Salvador, quien además le ofrece una casa y la oportunidad de casarse con una de sus criadas, con la finalidad de disipar los rumores que se ciernen sobre él, ya que era acusado de mantener una relación con su criada. Sin embargo, tras la boda los rumores no desaparecen y Lázaro comienza a ser objeto de burla por parte del pueblo. Lázaro sufre la infidelidad con paciencia, después de toda una vida de ver qué es el honor y la hipocresía que encubre la dignidad realmente, ya que eso al menos le permite vivir, y con ello termina la carta, un cínico alegato autojustificativo que ridiculiza la literatura idealista del momento. Lázaro afirma que ha alcanzado la felicidad, pero para ello ha debido perder su honra, pues los rumores afirman que su mujer es la amante del arcipreste. Para mantener su posición, Lázaro hace oídos sordos a dichos rumores.

Caracterización de cada uno de los amos: El ciego: Este es importante para Lazarillo ya que es su primer amo y de quien digamos que aprende más, es una persona astuta y sabia. Pero trata muy mal a Lazarillo casi matándolo de hambre. Es una persona avara, mezquina, astuta, egoísta. El clérigo: Este personaje es un poco ingenuo ya que se cree todo lo que Lázaro le dice, sin comprobar y sabiendo que este se está muriendo de hambre. Pero también se porta mal con Lázaro por dejarle casi sin comer. Es una persona avara y cruel. El escudero: Con este aprende que las apariencias engañan y que se puede disimular el hambre perfectamente, es una persona que parece no tener mucho carácter, y que no quiere dar pena a la gente. También se acaba portando muy mal con Lázaro dejándole con todas las deudas. Es avaricioso. El fraile: De este no se sabe nada ya que en la obra sólo dice que es una persona andadora. El bulero: De él aprendió una cosa que no le gustó demasiado, y es engañar a las personas y así ganarse la vida. El buldero es una persona mentirosa, la cual no le importa la religión con tal de ganar dinero. Es desvergonzado y desenvuelto. El capellán: Este le proporciona un trabajo a Lazarillo, asi él aprende lo que es trabajar. el capellán parece honrado y buena persona, parece tener bondad porque según la obra el capellán no le dice nada a Lazarillo cuando este se va. El arcipreste de San Salvador: Este le enseña lo que es vivir con una mujer. Parece amigo de Lázaro y parece un hombre de buena fe y sensible.

No hay comentarios
Descarga el documento