Resúmen Meamorfosis de Ovidio libros I-V, Ejercicios de Filología Clásica. Universidad Complutense de Madrid (UCM)
arsartis
arsartis

Resúmen Meamorfosis de Ovidio libros I-V, Ejercicios de Filología Clásica. Universidad Complutense de Madrid (UCM)

8 páginas
10Número de visitas
Descripción
Asignatura: Latin II, Profesor: Mª Teresa Callejas Berdones, Carrera: Filología Clásica, Universidad: UCM
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 8
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 8 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 8 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 8 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 8 páginas totales
Descarga el documento

LAS METAMORFOSIS DE OVIDIO Libro I

Los orígenes del mundo. Se narra el origen del mundo de una manera similar al Génesis. Lo primero que existía era el caos y el desorden. A continuación tiene lugar la intervención de un dios que pone orden a la caótica tierra. Tras ello tiene lugar la creación de lagos, pantanos, bosques, valles y montañas. También menciona las cinco partes del cielo y se da mucha importancia a los vientos: norte,Bóreas; oeste, Céfiro; este , Euro; sur , austro. Tras ello se anuncia la zona de los dioses, que es el cielo, los peces, que habitan en el mar, las fieras, que habitan en la tierra y las aves, que vuelan en el cielo. También se hacen referencias a los Titanes y a los descendientes de estos

La creación del hombre. La tierra no contaba con el hombre , en aquel momento. Entonces el dios creó al hombre a partir de la semilla divina y Prometeo, el hijo de Iápeto, moldeo a la creación (el hombre ) a imagen de los dioses – de igual forma sucede en el Génesis. A partir de ese momento, la tierra contaba con la presencia del hombre, un ser respetable hecho con la forma e imagen de los dioses.

Las cuatro edades. Ovidio nos presenta el siguiente mito. Dicho mito consta de cuatro edades: oro , plata , bronce y hierro. ( se intuye una gradatio descendente ) La primera edad fue la de oro . La edad de oro destacaba por la paz , la tranquilidad, la ausencia de guerras y preocupaciones. (simboliza la paz romana) No era necesario trabajar los campos, la agricultura no necesitaba trabajo , la tierra producía todo por si sola. La navegación no había sido descubierta todavía. Con la subida al poder de Júpiter , quien había enviado a Saturno , su padre , al sombrío Tártaro, fue empezando la decadencia. Nacieron los hijos de plata. Durante esta época Júpiter acortó la primavera, que en la edad de oro era eterna, y la dividió en cuatro estaciones : otoño , invierno , primavera y verano. Los humanos tuvieron que buscarse casas : cuevas o ramas entrelazadas. Además , tuvieron que practicar la agricultura, antes innecesaria, pues la tierra daba todo por sí misma. Tras la edad de plata llegó la edad de bronce, más decadente que las anteriores. Después llegó la peor edad: la de hierro. Con esta edad se desató la injusticia, tuvieron lugar las mentiras y guerras. También se desarrolló la navegación, se abusó de la tierra, que era obligada a producir. Se excavó hasta el interior de la tierra, llegando a descubrir las riquezas, el origen del mal. También hay inestabilidad y desconfianza en la familia, los hijos deseaban heredar, las madrastras mezclaban venenos...La Virgen Astrea marchó, siendo la última de los dioses. La tierra estaba húmeda por la sangre de la matanza.

La gigantomaquia. Los gigantes intentaron alcanzar el Olimpo, pero Júpiter lo evitó. Según cuneta el mito, los gigantes dispusieron montes tan altos que llegaron a los astros. Tras haberlo evitado Júpiter, que mató a los gigantes que yacían en el suelo, Gea , la Tierra , dio vida a la sangre para dejar un recuerdo de su estirpe y la convirtió en figura de los hombres, pero el resultado fueron despreciadores de los dioses y causantes de males. Los nuevos descendentes fueron conocidos como los nacidos de sangre.

Licaón. (rey de Arcadia) (primera metamorfosis) Júpiter está irritado y convoca una asamblea de dioses , que no tardan en llegar. Los dioses viven a ambos lados de la vía Láctea, en la que hay un camino para los dioses hasta la casa de Júpiter, quien está más preocupado ahora que cuando los dioses amenazaban. Piensa que la raza humana debe ser destruida. Licaón le había preparado emboscadas y Júpiter, como castigo, se venga de él. Júpiter había escuchado rumores y bajó del Olimpo para comprobar su veracidad. Baja del Olimpo bajo la apariencia humana y en la tierra se encuentra con abundantes crímenes y los rumores escuchados parecía ser menos de lo que realmente es. Se introdujo en la mansión de Licaón y dio muestras de que había llegado un dios, la gente inicia las plegarias, pero Licaón se burla de ellas. Para comprobar si era un dios hace una prueba: intentar matar a Júpiter con una inesperada muerte. Licaón mató a un rehén y puso sus miembros en el banquete, tras haberlos asado. Tras esto, Júpiter lo convierte en lobo. Propone que los humanos paguen inmediatamente por sus culpas. La asamblea accede, pero lamenta la aniquilación del género humano. Júpiter promete un nuevo género diferente a la población anterior. A los dioses preocupados les impide tener miedo.

El diluvio. Júpiter plantea exterminar a los humanos con rayos, pero le preocupa que estos rayos puedan inflamar el éter. Piensa otra opción, que es el agua. Decide desencadenar un gran diluvio al que le ayudará Neptuno. Antes de comenzar encierra en las cuevas de Eolo al viento Aquilón y a todo tipo de vientos que alejen las lluvias. Deja libre al viento Noto, portador de las lluvias. Desencadenado el diluvio, el dios del mar golpeó con su tridente la tierra, dejando paso a las aguas. Todo quedó inundado, los hombres navegaban por donde antes caminaban, las aves caían fruto del cansancio al buscar un lugar en el que descansar. No había diferencia entre agua y tierra, solo agua. La mayoría de los humanos han muerto a causa del agua y los que han sobrevivido se enfrentan a un largo ayuno.

Deucalión y Pirra. Deucalión (hijo de Prometeo) Pirra (hija de Epimeteo) → ambos son primos hermanos y pareja. Júpiter , habiendo visto que los dos supervivientes eran buenos , adoradores de la divinidad e inocentes , decide detener el diluvio. Suelta al Aqulión , el viento del norte , para que se llevara las lluvias y Neptuno, con la ayuda de Tritón, calma las aguas. Tras ello, el mar vuelve a tener costas, se vuelven a ver las colinas y aumenta la superficie de la tierra, que volvió a su estado anterior al diluvio. Deucalión, hijo de Prometeo, se muestra agradecido, pero precavido: “con todo, todavía no es suficientemente en nuestra vida, también desearía poder repoblar la tierra como lo hizo mi padre”. Ambos se dirigen al santuario de la diosa Temis. Al llegar piden a la diosa la forma de reparar el daño causado por su linaje: los humanos. La diosa se conmovió y les dijo que se cubrieran la cabeza , se alejaran del templo y tiraran los huesos de la gran madre, es decir, piedras. Ambos se quedaron atónitos y Pirra no quería ultrajar a la madre tierra arrojando sus huesos. Tampoco encontraba sentido a las palabras de la diosa. Deucalión relacionó la gran madre con la Tierra y los huesos con piedras. Decidieron obedecer y tirar las piedras a su espalda. Tras tirarlas, las piedras cambiaron de formas trasnfromándose en humanos. Las piedras arrojadas por Pirra(Epimétide) se transformaron en mujeres, las de Deucalión(Prométida) en hombres. Este es el nuevo origen de la nueva generación que Júpiter prometió.

La serpiente Pitón.

Tras el diluvio, la tierra engendró a los animales. Con el calor del sol la humedad se calienta y las lagunas se hincharon. Cuando el rio Nilo volvió a su cauce, pudieron encontrar muchos animales.(tierra+agua) Los animales se crearon a partir del equilibrio entre humedad y calor. Así pues, cuando la tierra, húmeda por el diluvio, se calentó, dio lugar a numerosas especies, incluidas a las antiguas. Aunque la tierra no hubiera querido, engendró a la serpiente Pitón. Entonces, Apolo (Febo) acabó con ella y para que el recuerdo de la victoria permaneciera, creó los llamados juegos Píticos. Por aquel entonces no había corona de hojas de Laurel, sino de hojas de encinas.

Dafne. (fue el primer amor de Apolo) (hija de Peneo) El amor fue ciego, pero mal intencionado por Cupido, quien le lanzó una flecha por la osadía de Apolo tras vencer a la serpiente Pitón. Ambos discutieron porque Apolo se consideraba mejor con el arco y lo llamó niño. Entonces, Cupido lanzó dos flechas, una de ellas provoca que quien la reciba huya del amor, la otra provoca un amor intenso. Apolo recibió la flecha de oro, la que provoca un intenso amor, Dafne la de plomo, la que provoca espanto del amor. Apolo comienza a perseguir a Dafne, la insta a que se detenga, se presenta como el hijo de Júpiter, el dios de la medicina....Es evidente que Apolo está locamente enamorado. Cuando Dafne se encuentra totalmente sin fuerzas, pide ayuda a su padre mientras contemplas las aguas del Peneo. Le pide a su padre que la haga desaparecer con un cambio de figura. Entonces Dafne se transforma en un árbol, concretamente en un laurel. Apolo mientras la perseguía observó como sus pies se anclaron en la tierra, sus brazos se transformaban en ramas...Apolo al alcanzarla, ya transformada, dijo : “Puesto que no puedes ser mi mujer, serás mi árbol”.

Io. Ínaco, fundador de la estirpe agriva, no sabe dónde está su hija Io, no sabe si está viva o muerta. Júpiter había visto a Io y la invitó a dirigirse a las sombras de un bosque y el mismo Júpiter se ofreció a acompañarla. Para ganarse la confianza de la joven, se presenta como el dios que es. Io emprende la huida y Júpiter para evitarlo echó una gran neblina y le arrebató la virginidad. Mientras Júpiter estaba con Io, Juno, su esposa, estaba buscando a su marido Júpiter y observó la extraña neblina. Al no encontrarlo en el cielo, lo encontró en la tierra. Cuando Júpiter presintió la llegada de su mujer, cambió de forma a Io: en una vaca. Juno, interroga a Júpiter y le pide la vaca como regalo. Júpiter se enfrenta a una complicada decisión : entregar a su amante o parecer sospechoso. Finalmente entregó la vaca a Juno. Esta le entregó la vaca al Arestórida Argos, un monstruo, para que custodiara a la vaca.

Argos-Io. Argos tenía la cabeza guarnecida de cien ojos. Io, transformada en vaca, está sometida a malas condiciones. Durante el día puede salir a pastar, pero por la noche la encierra con cadenas. Una vez que se acercó a las riberas del Ínaco. Io, como está en forma de vaca, no es reconocida por las Náyades, las ninfas del agua ni por su padre. Io sigue a su padre y le da señales hasta que su padre la reconoce. Cuando la reconoce se lamenta por su forma y porque él la buscaba. El guardián de Juno, Argos se lleva a Io a otros pastizales. Ante esto, Júpiter no puede soportar más las penalidades a las que está sometida Io. Ordena a Mercurio, hijo suyo de Maya, para que mate a Argos. Cuando llega a la tierra entretiene con su canto. Argos queda cautivado por el sonido y el canto e invita a quienquiera que fuera a sentarse junto a él. Mercurio, con el canto, intenta dormir a Argos, pero solo consigue dormir a una parte de sus ojos.

Scringe. (ninfa) Tenemos otra huida. La ninfa Scrige, muy bella, incluso confundible con la diosa Diana, es perseguida por el dios Pan, dios de los pastores. Implora a sus hermanas que la transformen y la transforman en cañas y al pasar are por ellas forma un sonido. El dios Pan unió las cañas y para designar al instrumento mantuvo el nombre de la bella ninfa.

Argos. Cuando Mercurio, el Cilenio, vio que Argos se había dormido, lo mató con una espada similar a una hoz. Con dicha espada le cortó el cuello y la sangre manchó el peñasco en el cual estaba sentado. Cogió los ojos de argos y los coloca en la cola del ave de Juno: el pavo real.

Io. Juno estaba muy irritada y decidió atormentar a Io enviándole una Furia. Siendo atromentada, Io pidió a Júpiter el fin de su desgracias. Habiendo escuchado eso, Júpiter convence a su mujer para que cese su actitud contra Io. Tras haber convencido Júpiter a su mujer, Io recupera su figura humana y cuando la ha recuperado, recuerda su pasado en vaca y sus mugidos y por ello teme hablar.

Épafo-Faetón. (Épafo es hijo de Io y Júpiter) (Faetón es hijo de Júpiter y una oceánide, Clímene) Faetón se enorgullecía de decir que descendía del dios Sol, Apolo. Entonces, Épafo se irritó y le dijo que no se creía todo le había dicho la madre de Faetón a su hijo y su hijo a él. Además, le dijo que se pavoneaba de la figura de un falso padre. Faetón, ya dudando , fue a su madre a preguntarle sobre la cuestíón. Faetón no tenía una respuesta propia a la que contestar a Épafo. Su madre, Clímene, le jura que fue engendrado por ella y Apolo. Además le invita a ir al hogar de su padre y conocerlo, lo cual hace Faetón.

Libro II Faetón. Faetón llega y se queda maravillado del palacio de su padre. Faetón, cuando llega y se reúne con su padre, le pide garantías sobre su paternidad. El dios acepta y para demostrar la veracidad de su paternidad le concede al joven Faetón un deseo que el dios Apolo deberá concedérselo. El joven Faetón le pide el carro a su padre por un día y su padre, conociendo el peligro de ello, le advierte del peligro y le recomienda pedir otro deseo, pero el joven es firme en su deseo. Apolo, como muestra de paternidad, le muestra su preocupación por los peligros de llevar su carro, ya que solo el puede llevarlo. Le advirtió de los peligros del camino y de que si subía mucho podría quemar los palacios de los dioses, pero si bajaba mucho quemaría la tierra. El joven marchó y pronto descubriría los peligros que su padre le advirtió. También desea no haber elegido este regalo. El carro era muy complicado de llevar, ya lo advirtió el dios, y se salió de la vía y comenzó a descender hasta llegar muy cerca de la tierra, lo que provocó que se quemara. Todos los mares, ríos y fuentes, además de los campos, se quemaron por las llamas. La tierra, no pudiendo soportar más la situación, pidió ayuda a Júpiter. La situación era tal que a Atlas le costaba sostener la ardiente tierra. Júpiter, tras escuchar las súplicas, lanzó un rayo al joven Faetón para detenerlo. Con el rayo lo detuvo y provocó un accidente. El carro se estrelló y el joven Faetón cayó en el abismo. Los padres del joven entristecieron, pero más Clímente, su madre.

Faetón murió por querer hacer cosas de dioses siendo un mortal.

Las Helíades. (hijas de Apolo, hermanas de Faetón) (Faetusa, Lampetie, Egle) Las Helíades están llorando, llaman al difunto Faetón, su hermano, día y noche. La Helíade mayor, Faetusa, al querer recostarse en la tierra, se quejó de que sus pies se ponían rígidos. Lampetie, intentando llegar junto a ella, es retenida por una raíz. La tercera, Egle, al intentar desgarrar su cabellos con las manos, arrancó hojas. Las hermanas se están transformando en árboles. La madre intenta salvarlas y al arrancar algunas ramas de los árboles en los que se están estaban convirtiendo, salió sangre y una de ellas pidió a la madre que parase. Las lágrimas que gotean las ramas se endurecen al sol.

Cicno. (hijo de Estenelo) Este personaje por su quejas recibe una metamorfosis en cisne. Este cisne busca lugares alejados del fuego. Entre tanto Apolo se lamenta, llora y niega al mundo sus servicios, pues no ha encontrado honor e sus servicios y se niega a conducir su carro e invita a otros dioses a hacerlo. También a Júpiter, quien mató a Faetón, hijo de Apolo. Apolo dice quien conduzca su carro sabrá que aquel que lo lleve mal no merece morir. Las demás divinidades lo rodean, no quieren que el mundo se cubra de tinieblas por la ausencia del sol. Júpiter se disculpa por los rayos que envió contra Faetón, pero también amenaza. Apolo se muestra cruel con los caballos, pues los considera culpables. También de la muerte de su hijo.

Calisto. (hija de Licaón) Júpiter estaba observando las murallas por si se habían deteriorado por la acción del fuego. Se muestra muy preocupado por Arcadia, así que la regenera. También observa a una joven, muy hermosa, una soldado de Diana. Esta se retiró a un bosque a descansar y Júpiter, tras transformarse en la figura de la diosa Diana, le pregunta en qué montes había cazado. Tras ello cambia su forma y logra su objetivo de tener sexo con la joven. Tras un tiempo, la joven observa a la diosa Diana y, tras confirmar que no era un engaño, se une a ellas. El problema viene cuando decidieron bañarse desnudas y descubrieron el vientre de Calisto: estaba embarazada. Entonces, al descubrirse eso, la diosa Diana la echó de allí. Juno, que conocía todo lo sucedido, espero el momento oportuno para castigarla por haber tenido sexo con su esposo. El castigo fue transformarla en osa, perdiendo así su gran belleza. Siendo osa temía a las fieras, lobos, entre los que se encontraba su padre, a los cazadores y a los demás osos.

Arcas-Calisto (calisto – constelación de la osa mayor) (Arcas- constelación Boyero, hijo de Júpiter y Calisto) Arcas tiene quince años y está cazando. Cuando está a punto de cazar a su propia madre, el todo poderoso Júpiter lo impide. Calisto reconoce a su hijo, pero él no es capaz de reconocer a su madre transformada en oso, tampoco sabe nada de su madre y huye ante la mirada de la osa. Júpiter los coloca en el firmamento en forma de constelaciones. Calisto pasa a ser la constelación de la Osa Mayor y Arcas la constelación de Boyero. Juno se irrita por lo sucedido y acude a Tetis y Océano. Pide que devuelvan a Calisto a su forma original y retire los Siete Triones (la Osa Mayor).

Cuervo-Cornis-Corneja-Hija de Cécrope. Tras hablar con los dioses Océano y Tetis, Juno se retira al Olimpo en su carro de pavos reales. Estos estaban coloridos a causa de la muerte de Argos. El cuervo, antes de su metamorfosis fue blanco, pero se transformó en un animal de color negro por hablar demasiado. Cornis, hija de Flegias, madre de Asclepio, fue vista por Febo, que se sintió atraido por ella. Ella, al parecer, tuvo un encuentro con otro y el ave de Febo, el cuervo, conoció la infidelidad y voló para avisar a su dueño. Al cuervo lo sigue la Corneja y le advierte de que si cuenta lo que ha visto, la infidelidad, saldrá perjudicado por su lealtad. A continuación relata cual fue su castigo : “Atenea, Palas, encerró en una cesta de mimbre a Erictonio y puso la condición de no ver lo que había dentro a las tres hijas de Cécrope. Dos de ellas cumplieron lo establecido, pero una, Aglauro, descubrió lo que había: un niño junto a una serpiente”. Al parecer, la Corneja informó a la diosa y esta la castiga. Después relata su metamorfosis en corneja: antes de ser corneja era una bella princesa, el mar se enfureció y la perseguía y solo acudió en su ayuda la diosa Palas Atenea (Minerva), quien la transformó en una corneja. El cuervo no hizo caso e informó a Apolo de que había visto a la bella Cornis con otro. Enfurece y mata a Cornis, que estaba embarazada de él y odia al ave por haberlo informado de tales cosas y causarle tanto sufrimiento, lo que llevó a acabar con la vida de Cornis. Antes de que ardiera la pira fúnebre, arrebaró al niño de su vientre Asclepio, que era hijo de Apolo, y lo llevó a la cueva de Quirón. Al cuervo lo castigó por charlatán ya que de no haberse enterado no hubiera matado a Cornis. Entonces castigó al ave y la prohibió vivir entre las aves blancas.

Ocírroe (metamorfosis en yegua) El centauro Quirón está en la cueva con Asclepio, hijo de Apolo y Cornis. Pronto llega la hija del Centauro. Esta tiene el don de adivinar el futuro y mira a Asclepio y le cuenta su futuro: será querido en el campo de la medicina y tras haber logrado una resurrección, su abuelo, Júpiter, lo matará. Quirón también escucha su futuro: morirá por las heridas de las flechas , que estaban impregnadas de veneno, lanzadas por Hércules. Por la osadía de haber revelado el futuro, comienza a metamorfosearse en yegua.

Bato (hijo de Mercurio) (metamorfosis en piedra) Mercurio roba las vacas al hijo de Filira mientras este se relaja con su caña. Nadie excepto un anciano, conocido como Bato, se había dado cuenta del robo. Por su silencio, el dios Mercurio, le ofrece una vaca, la que el anciano desee. Bato acepta y jura no decir nada: “antes comentará esta piedra tu rapiña”. Mercurio finge irse y transforma su figura. Pronto, vuelve transformado y le ofreció una recompensa mayor si delataba lo sucedido. El anciano confesó lo ocurrido cegado por la recompensa mayor. No sabía que quien le pedía confesar era el mismo dios que anteriormente le dio una recompensa. Por haberlo traicionado, convierte al anciano en piedra.

Hijas de Cécrope-Aglauro. Mercurio se encuentra sobrevolando Atenas mientras se celebran las Panateneas. El dios contempla a unas bellas doncellas, especialmente contempla a Herse. Decide bajar de los cielos y se dirige a la casa donde vive la joven. En la casa también vivían Pándroso y Aglauro, hermanas. Aglauro es la primera que se da cuenta de la llegada de Mercurio y le pregunta por el motivo de su viaje. Mercurio le contesta

que el motivo es Herse, su hermana. Entonces Mercurio pide ayuda a Aglauro y esta accede a cambio de una gran cantidad de oro. Entonces Atenea se venga de ella por haberla desobedecido anteriormente abriendo la cesta de mimbre que la diosa prohibió abrir a las tres hermanas y que ella, Aglauro, desobedeció la prohibición. También se enfurece porque va a ser rica y después de desobedecerla, va a obedecer a otro dios.

La envidia y Aglauro. Atenea se dirige en busca de la Envidia, quien se oculta en un horrendo lugar. La Envidia es un horrendo ser, vive en unas condiciones malas y horrendas. La diosa Atenea le pide que infecte con su veneno a una de las hijas de Cércope, a Aglauro. Recibida la orden, la Envidia inicia su misión. Cuando entró en la habitación de las hermanas, contempló a la hija de Cércope, Aglauro, y cumplió su misión: la tocó en el pecho y la envidia que Aglauro tendrá, será el matrimonio de su hermana Herse con Mercurio. Irritada por lo que sucede, Aglauro comienza a sufrir dolores. A causa de la envidia que siente hacia su hermana, a veces desea morir para no ver lo que sucede. Se sienta a la entrada de su casa e intenta cerrarle el paso a Mercurio, pero él consigue entrar al interior de la casa. Intenta levantarse, pero su cuerpo es muy pesado y rígido, poco a poco fue petrificándose.

Europa. (hija de Agenor) (hermana de Cadmo, Clínx y Fénix) Júpiter le ordena a su hijo que se dirija a Sidón, en Fenicia, y también le pide que lleve a una playa una vacada real. Los novillos buscan la playa. En dicha playa estaba jugando la hija de Agenor, un gran rey, acompañada de unas doncellas. Tras ello, Júpiter se metamorfosea en toro y se mezcla con los novillos que había ordenado llevar allí. Allí él destaca, pese es un majestuoso toro blanco, muy musculoso. La hija del rey se acerca y comienza a jugar con el toro, que poco a poco ha ido ganándose la confianza de la joven. Europa, ya teniendo más confianza, se atreve a subirse al toro y este, teniendo la oportunidad, emprendió su marcha sobre el mar raptando a Europa.

Libro III Cadmo. (hermano de Europa) El padre de Europa, Agenor, ordena a Cadmo que busque a su hermano, que había sido raptada por Júpiter. Cadmo estaba bajo la amenaza del exilio si no la encuentra. Siendo imposible averiguar dónde se encuentra, es desterrado y acude al oráculo de Apolo para que le indique dónde vivir. Como respuesta recibe que ha de seguir a una vaca que jamás ha sido empleada para trabajar y donde aquella se tumbe, será el lugar en el que debe vivir y fundar una ciudad . Ordena a unos sirvientes entrar en un bosque sagrado para coger agua del río. La serpiente de Marte ataca a unos y mata a otros. Cadmo, extrañado por la tardanza de sus compañeros, decide ir a buscarlos, pero se encuentra con que estos están muertos y se enfrenta a la serpiente de Marte. Habiéndola vencido, Palas Atenea le dice que entierre los colmillos, de dichos colmillos salen unos soldados. Al verlos surgir de la tierra, Cadmo, hermano de Europa, se asusta y desobedeciendo lo dicho: “no las cojas (las armas)”, mata a uno y comienzan a matarse unos con otros. Solo sobrevivieron cinco, entre los cuales está Equión. Cadmo tuvo como compañeros a estos cuando fundó la ciudad. Cadmo se casa con Harmonía, hija de Marte y Venus, y tienen varios hijos : Ino, Sémele, Ágave, Autónoe, Polidoro y Ilirio.

Acteón. (hijo de Autónoe y Aristeo) (nieto de Cadmo) Acteón, quien se encuentra de caza con unos compañeros y han tenido suerte cazando. Se dirigía si saberlo al bosque consagrado a la diosa Diana. Allí la diosa, con sus ninfas, estaba bañándose desnuda y cuando las ninfas vieron a Acteón, se pusieron alrededor de la diosa Diana para evitar que fuera vista desnuda. La diosa, enfurecida, tira agua vengadora a Cadmo, que recibe unos cuervos de cierbo y la metamorfosis en ciervo. Mientras duda sobre qué hacer, es visto por los perros de caza y huye de ellos. Cuando era humano era el dueño de dichos perros, que ahora lo persiguen. Los compañeros lo llaman sin saber que el ciervo que van a cazar es su compañero Acteón. Los compañeros, sin saber nada, llaman a Acteón. Finalmente Acteón es devorado por sus perros.

Sémele. (tía de Acteón) Juno está irritada por el adulterio de Júpiter y Sémele, que ha quedado embarazada del dios. Juno baja escondida a casa de Sémele bajo la figura de una anciana. Las dos conversan hasta que surge el nombre de Júpiter y Sémele teme haber sido engañada porque muchos mortales fingen ser dioses para lograr sus propósitos. Juno convence a Sémele, que resultará madre de Baco, para que vaya a Júpiter y le demuestre que es un dios. Júpiter le contesta que pida aquello que desee para comprobar que es un dios. Haciendo muestra de su poder, acaba matando a Sémele, pero rescata al hijo suyo, todavía no formado, y se lo cose a la pierna. Cuando ya estaba listo, se lo da a la hermana de Sémele, Ino, para que lo cuide y después las ninfas de Nisa lo ocultaron en su cavernas.

Tiresisas. Júpiter se entrega a las bromas con Juno y le dijo que era mayor su placer que el que correspondía a los varones. Y, negándolo Juno, consultaron al adivino Tiresias. Tiresias fue convertido de hombre en mujer por herir a unas serpientes que se estaban apareando. Tras un tiempo se volvió a encontrar con las serpientes y las hirió de nuevo, recuperando su forma original de varón. Triesias se posicionó del lado de Júpiter, lo que no fue del agrado de Juno y lo privó de la vista, pero Júpiter le concedió el don de la adivinanza.

Narciso-Eco (Narciso es hijo de Liríope y Cefiso) Nació Narciso y su madre, Liríope, preguntó sobre la duración de la vida de su hijo. Recibe una respuesta un tanto enigmática : “si no llega conocerse”. Narciso era un joven de dieciséis años y fue muy deseado, pero nadie logró conqusitar al joven. Mientras Narciso está en el bosque, Eco, una ninfa, lo contempla. Ella solo puede repetir las últimas palabras que escucha, castigo de Juno por entretenerla con largas conversaciones para que los amantes de Júpiter pudieran escapar. Eco se enamoró de Narciso al verlo. Tras repetir una serie de palabras, Narciso, creyendo hablar con sus compañeros, dice : “en este lugar juntémonos”, lo que hace que Eco repitiera : “juntémonos”, pero creyéndolo en un sentido erótico. Se dirige al joven Narciso, pero él huye de ella y la ninfa, rechazada, se oculta en cuevas. Tras huir el joven Narciso, se encuentra con un lugar ideal con una fuente cristalina, un bosque sombrío, césped...Allí el joven decide descansar, estaba cansado de la caza y del calor. También, al parecer, estaba sediento y decidió ir a beber a la fuente. En la fuente observó una imagen reflejada en el agua, que es la suya, pero no lo sabe y se enamora de ella. Ovidio intercede para revelar que es su imagen, que si se aparta la pierde, que no es real. Narciso parece estar cegado por lo que ve y se consume de amor por la ilusión. Cuando se da cuenta de que la imagen es su reflejo, de que está consumido de amor por él mismo, desearía que lo que ama estuviera lejos. Las enigmáticas palabras que su madre

recibió, significaban que si llegara a conocerse moriría. Tras conocerse Narciso muere tendido en la hierba. Su muerte provocaron una gran tristeza entre las ninfas. Cuando ya habían preparado la pira fúnebre, se dieron cuenta de que no había cuerpo, sino unas flores que hoy en día llevan su nombre.

Penteo. (hijo de Equión, uno de los soldados surgidos de la tierra) Penteo está con el adivino Tiresias, y se burla de él y de sus profecías, además de burlarse de los dioses. Tiresias hace una profecía sobre la llegada de un dios y Penteo no lo considera como dino de honor de los templos, además de no creerse la profecía sobre la llegada de un dios, agrede a Tiresias empujándolo. La profecía del adivino no tarda en cumplirse. Al llegar Baco (Líber), los ciudadanos no tardan en iniciar los rituales y los desconocidos sacrificios y se entregan a la divinidad, lo que Penteo les recrimina y lo ve como un ultraje. También les recrimina no haber luchado antes de entregarse a un joven que no le gusta luchar y prefiere el ocio. Ordena que le traigan al dios encadenado, pero la gente intenta disuadirlo. Regresan ensangrentados y dicen que no han visto a la divinidad, pero traen a un hombre que hacía de compañero en los sacrificios. Este que había sido capturado era del pueblo tirreno, que seguía hace tiempo los cultos de Baco.

Acetes-los marineros tirrenos. La acción se desarrolla seguidamente de la anterior. Penteo le pregunta al capturado por su nombre, el de sus padres y el de su patria. El atrapado se llama Acetes de Meonía. Al parecer, su padre era humilde como el y también era pesador, lo único que le dejó a su hijo, el afán de la pesca. Acetes, cansado de permanecer siempre pescando sobre una roca, aprendió a navegar. Yendo a Delos, se acerca por las tierras de Quíos y se encuentra él y la tripulación, a un dios en estado de embriaguez. El dios es Baco, pero todavía no lo saben. Acetes quiere saber quién es, pero el resto de la tripulación no. Ellos quieren subirlo al barco, pero no Acetes. La indiferencia llevó el asunto a una pelea. Entre tanto, el dios Baco parece haber despertado de su estado y preguntan por lo que hacen , cómo ha llegado hasta ahí...El dios pide poner rumbo a la isla de Naxos y los compañeros, tras jurar que así sería, se dirigen a la isla, pero el dios no sabe que lo van a engañar. Acetes no quiere formar parte del engaño y se desvincula. El dios , tras darse cuenta del engaño, castiga a los compañeros de Acetes, que se metamorfosean en delfines. Por la bondad de Acetes, el dios no le causó mal alguno y le pidió que se dirigiera a Naxos, allí se encargó de los sacrificios de Baco, por lo que él es seguidor.

Acetes-muerte de Penteo. (Bacantes- hermanas de Sémele : Ágave, Auntónoe, Ino ) (Ágave y Equión son los padres de Penteo) Penteo, habiendo escuchado todo, decide proseguir con su idea de matar a Acetes. Estando en las mazmorras esperando su muerte, se abrieron las puertas y cayeron las cadenas. Penteo se dirige a los sacrificios de Baco y se encoleriza todavía más con lo que ve. Penteo había prohibido el culto a Baco por considerar que su tía Sémele se había inventado su relación con Júpiter. La muchedumbre se lanza a matarlo, las bacantes , sus tías y madre, lo descuartizan. La profecía de Tiresias decía que será esparcido por mil lugares y con su sangre manchará los bosques. Una vez descuartizado celebran la victoria. Al parecer estarían bajo los efectos del sacrificio.

Libro IV Baco. (hijo de Sémele y Júpiter) Alcítote, al igual que Penteo, niega que Baco sea descendiente de Júpiter. El sacerdote había ordenado un día festivo en honor del dios Baco, además, el sacerdote profetiza la cólera del dios injuriado. Las mujeres dejan sus tareas a medio hacer y se dedican a la oración e invocación del dios. Tras esto se desarrolla un himno a Baco, que parece estar entonado por Ovidio. En este himno se alaba la belleza y cualidades del dios.

Las Minides. (Alcítote, Arsipe y Leucónoe) Las hijas de Minias, las Miníades, quienes no creen en la divinidad de Baco, se encuentran realizando las labores domésticas y para que aquello resulte más ameno, deciden que se cuenten relatos. La primera de ellas es gran conocedora de relatos y duda sobre qué relato contar. Ente todos, decide contar el de Píramo y Tisbe, un relato poco conocido en el entonces.

Piramo y Tisbe. Píramo era el joven más hermoso, ella, la más destacada doncella. Ambos eran vecinos y dicha cercanía provocó que, poco a poco, se enamoraran. Se iban a casar, pero sus padres lo evitaron. Estaban muy enamorados y se veían obligados a hablar por señas. Daba la casualidad de que en el muro que separaban las dos casas había una reja. Los dos estaban cansados de estar separados. Se pusieron de acuerdo para huir juntos lejos de allí. Quedaron en el sepulcro de Nino y ocultarse bajo la sombra del árbol por la noche, para así no ser vistos. Llegada la noche, Tisbe es la primera en lograr escapar de los guardias, al parecer, el amor la hace más astuta. Llevaba un velo que tapaba su cara. Al llegar al lugar establecido, ve de lejos a una leona que estaba bebiendo y tenía las fauces ensangrentadas por la matanza de unos bueyes. Ella , asustada, huye a una cueva y olvida el velo, que se le cayó en la huida. La leona, al ver el velo lo mancha de sangre. Cuando llegó Píramo, que salió más tarde, se encuentra el velo ensangrentado, además de observar unas huellas. El joven cree que la joven está muerta. Él se lamenta por no haber llegado antes y pide a los leones que se lo coman, pero encuentra de cobardes pedir morir y considera más valiente suicidarse. Así pues, se clava los ijares del velo de Tisbe y se produce una herida mortal: la sangre bullía y los blancos frutos, negros se volvieron por la sangre. Tisbe, al regresar en busca de Píramo, su amante, lo busca sin descanso para contarle los peligros que ha evitado. Cundo vio a su amado estando moribundo, lo abrazó y entristeció. Píramo, antes de morir, la miró y tras ello, Tisbe también siente un gran amor como para quitarse la vida por él. Pues solo con la muerte podrían separarse, pues con la muerte se seguirán.

Marte, Venus y Vulcano. La historia es contada por Leucónoe, hermana de de Alcítote y una de las tres minias. En este pasaje se relata el adulterio de Marte con Venus, la esposa de Vulcano. Apolo, el dios Sol, que todo lo ve, presenció el adulterio de ambos. Nada más saberlo, se dirige a Heesto para relatarle lo su sucedido. El herrero divino forja unas finísimas cadenas, lazos y redes. Estas son tan finas que cuestan de ver. Las pone en el lecho para atrapar a los amantes. Así sucedió, llegaron los amantes ,Venus y Marte, y cayeron en la trampa de Vulcano. Una vez atrapados los dos, hizo entrar a los dioses, quienes vergonzosamente los vieron encadenados. La infidelidad fue muy comentada en los cielos.

Leucótoe. (Citera>afrodita>venus) (Sol> hijo de Hiperión> Apolo, Febo) (Clitie- madre de Faetón) (Clítie y Leucótoe son hermanas) El dios del Sol se enamora de Leucótoe, hija de Erínome y Órcamo. El Sol estaba tan enamorado que dejo de lado a otras amantes. Se

metamorfoseó en Eurínome, madre de Leucótoe y con la excusa de querer contarle un secreto a su hija. Tras esto, se presenta como el dios Sol y le confiesa que le ha gustado al dios. Clítie ,la madre de Faetón, hijo de Apolo, se pone celosa y relata el adulterio a su padre. Leucótoe intenta defenderse diciendo que fue forzada, pero el padre la entierra vida en las profundidades de la tierra. Apolo intentó salvarla, pero no pudo. Lo único que pudo hacer, no habiendo más opciones, era perfumar con el olor del néctar el cuerpo y lugar. Impregnado el cuerpo, se derritió y humedeció la tierra y una vara de inicienso surgió al haberse introducido poco a poco las raíces. La punta de la vara rompió el túmulo.

Clítie. Clítie estaba enamorada de Apolo, pero tras haber dado a conocer el adulterio de Leucótoe y Apolo a su padre, el dios no la visitó más. Ella se consumió de amor. Sentada y desnuda en la tierra, ayunó nueve días, solo se alimentó del rocío y las lágrimas sin moverse de allí. Solo contemplaba al dios en su ir y venir. De estar tanto tiempo allí, comenzó a metamorfosearse en girasol, la planta que sigue al sol.

Sálmacis-Hermafrodito. (Sálmacis es una ninfa) (Hermafrodito es hijo de Mercurio y Venus) La ninfa Sálmacis , una ninfa que no se dedica a la caza, más bien a su aspecto, le gustaba coger flores y mientras las cogía observó al joven. Se enamora de Hermafrodito y se presenta ante él haciendo alabanzas a su belleza y pregunta si es posible que se casen, pero Hermafrodito es joven para las cuestiones amorosas. Entonces enrojeció. Por más que la ninfa intentaba acercarse al hijo de Mercurio y Venus, este era esquivo. Cuando se encontró con un río, se desnudó para darse un baño, pues le había gustado la tibieza de sus aguas. La linfa, habiendo fingido irse, permanecía oculta tras unos matorrales. Cuando vio al joven desnudo, la pasión se apoderó de ella y se introdujo en el agua con el joven, llegando a atraparlo con su cuerpo de manera igual a una serpiente con su presa. Entonces la ninfa Sálmacis pidió a los dioses que no lo separaran y los dioses, habiendo escuchado la petición, accedieron y en un solo cuerpo, siendo así Hermafrodito un hombre y una mujer a la vez. El hijo de Mercurio y Venus pidió a los dioses que todo aquel que entrara en esa aguas como hombre, saliera como mujer.

Las Minides (Metamorfosis en murciélagos) Las hijas de Minias seguían despreciando la festividad del dios Baco. De pronto, unos tambores invisibles y una trompeta suenan y los telares se enverdecen, los tapices se convierten en hojas. Estaba a punto de anochecer cuando la mansión se ilumina de rojos fuegos y aparecen falsas imágenes de bestias. Las hermanas huyen y se esconden, pero su metamorfosis en murciélagos ha comenzado. A la hora de hablar no pueden, solo emiten chillidos y no vuelan de día, sino de noche. Ese es el castigo del dios por los desprecios a su divinidad.

Ino y Atamante. Tras lo ocurrido a las hijas de Minias, la divinidad de Baco era reconocida. Su tía Ino se mostraba muy soberbia por su matrimonio con Atamante y sus hijos , además de haber criado a un dios, del que por todos lados predica su poder. Juno la observa y piensa en todo el poder que tiene Baco comparado con el suyo.

Los lugares infernales. Ovidio nos relata, al principio, como es el más allá : un lugar frío, oscuro, con tinieblas... La ciudad estigia tiene mil puertas y todas ellas conducen a la ciudad. Se asemeja a una ciudad romana, pues unas almas frecuentan el foro, otras el palacio y otras imitan las actividades que hacían en la anterior vida. Hasta allí se desplaza Juno. Ella invoca a las Furias, que estaban sentadas ante la cárcel. Estas reconocen a Juno y se levantan. En la mansión de los Impíos se encuentran muchos seres: Títio, al que devoraban sus entrañas; Sísifo, condenado a subir una piedra a la cima , para que después esta cayera; las Bélides...Juno se pone ante ellos y pregunta por qué reciben enternos castigos, cuando Atamante y su esposa la desprecian. Ella quería el mal para ambos, y una de las Furias, Tisífone, acepta sus deseos. Cuando Juno regresa, la terrible Tisífone se pone en marcha. Cuando se apareció ante Ino y Atameante, la una se aterroizó y otrointentó huir sin éxito porque la Furia se lo impidió. La Furia los daña psicológicamente, no físicamente. Se aparecen dos serpientes de terrible aliento que atormentan al matrimonio. Además, la Furia había llevado unos terribles venenos que lanzó en el pecho de cada uno. Habiendo cumplido su cometido, regresa a los infiernos.

Ino y Atamante. (Ino es hija de Cadmo) A continuación de lo sucedido, parecen haber enloquecido. Atamante, en el palacio, cree estar en el bosque de caza y cree que su mujer es una leona. También toma a su hijo Learco y le estrella la cabeza contra una piedra. La madre, Ino, también ha caído en la locura y huye con su hijo Melicertes. Implora a Baco, su sobrino, y Juno se hecha a reir. Presa de la locura, Ino llega a un peñasco y junto a su hijo se lanza al mar. Veus, conmovida, rogó a Neptuno, su tío, que los convirtiera en dioses del mar. Su tío aceptó y convirtió a Ino en la diosa Leucótea y a Milcertes en el dios Palemón.

Las compañeras de Ino. Las compañeras de Ino llegaron al peñasco y al ver las últimas huellas en una roca, pensaron que había muerto y lloraron. Hicieron odiosa a la diosa Juno y esta no toleró ser injuriada. Prometío a estas,que la habían injuriado, convertirlas en el más grande testimonio de la crueldad. Unas quedaron petrificadas, otras se convirtieron en aves, que con la punta de sus alas rozan el torbellino de la ola.

Cadmo y Harmonía. (Metamorfosis en serpiente) Cadmo no sabe que su hija Ino y su nieto son dioses del mar. Estaba muy entristecido por los terribles acontecimientos que habían sucedido en la familia Decidió salir de su propia ciudad, él la había fundado, y junto a su mujer llegaron a Iliria. Cadmo, hablando con su mujer, recuerda cuando mató a una serpiente, la serpiente de Marte, y lo considera como la causa de sus males. Ofrece su metamorfosis en serpiente si eso les complace a los dioses y sirve para reparar el daño causado por haber matado a una. Así sucede, se va convirtiendo poco a poco en una serpiente. Cuando se convirtió totalmente en ella, Harmonía, su mujer, le pidió que se deshiciera de esa forma y pide que también la conviertan en serpiente. Mientras la mujer era todavía humana, Cadmo, convertido en serpiente se mostraba cariñoso con su mujer. El séquito estaba atemorizado por lo que veían. Mientras Harmonía acariciaba a Cadmo, se convierte también en serpiente y ambos se retiran a un bosque, sin esconderse de los humanos y sin dañarlos. Allí recuerdan sus tiempos como humanos.

Perseo. (Perseo es nieto de Cadmo y Harmonía) ( es hijo de Júpiter y Dánae) (Acrisio es el abuelo de Perseo) Perseo era venerado en la India y Acaya. El Abantíada Acrísias no creía en la divinidad de Perseo, ni lo creía hijo de Júpiter. Luego se arrepiente de no haber creído en la divinidad de Baco ni en la de Perseo, quien mató a Medusa. Perseo, estando en Libia, se le cayeron gotas de sangre de la cabeza de Medusa, lo que dio vida a serpientes. Después fue arrastrado por los vientos y al acercarse la noche, se detuvo en Hesperia, la región de Atlas. Este tenía en su reino los frutos de oro, en el jardín de las Hespérides. Se encuentra a Perseo, que pide hospitalidad presentándose como el hijo de Júpiter. Atlas, acordándose del vaticinio del oráculo : “vendrá un tiempo, Atlas, en que tu árbol sea despojado del oro y tendrá la gloria de este botín un hijo de Júpiter” (ese hijo no es Perseo, sino Hércules). Atlas había encerrado los frutos en una montaña muy bien custodiada y expulsaba de ahí a todo extranjero. Intenta expulsar a Perseo con violencia, pero este, fingiendo darle un presente, le enseña la cabeza de Medusa y lo convierte en un monte.

Perseo y Andrómeda. Ya de día , Perseo emprendió nuevamente su viaje. Cuando sobrevolaba los territorios de Cefeon y los territorios de Etiopía, observó que el sacerdote Amón había ordenado que la joven Andrómeda pagara por las ofensas de Casíope, su madre, quien decía que su hija era más hermosa que Juno. Poseidón envía un monstruo marino y el oráculo de Amón ordenó que Andrómeda fuera sacrificada para liberar a Etiopía del monstruo. Perseo se enamoró de la joven y hablando con ella, surge del mar un gran monstruo marino. La joven Andrómeda grita y también su madre Casíope y su padre Cefeo. Perseo hace una propuesta de matrimonio si consigue salvar a la joven. Los padres aceptan la propuesta y le conceden un reino si la salva. Perseo se lanza contra la bestia y consigue herirla por todos lados con su espada. Finalmente consigue vencerla y es aceptado como yerno, la joven se reúne con Perseo tras haberse liberado de las cadenas. Después, Perseo ofrece un sacrificio a Minerva , una vaca; a Mercurio, un becerro y a Júpiter, un toro. Tras el sacrificio, le sigue la boda, después del bamquete, su abuelo, el Abantíadad, le pregunta cómo arrancó la cabeza de Medusa.

Foncides-Medusa. Perseo contesta y relata que existe un lugar bajo el Atlas que a su entrada habitan dos hermanas hijas de Forcis, las Greas. Estas hermanas compartían un solo ojo. Perseo cogió el ojo , para cegarlas, y a través de difíciles caminos llegó a las mansiones de las Gorgonas. Allí observó las petrificaciones causadas por la mirada de Medusa. Perseo logró verla a través del reflejo del escudo y aprovechando que estaba casi dormida, le arrancó la cabeza y la sangre de esta dio vida Pegaso, el caballo alado. Uno de los allí presentes preguntó el motivo de su cabello, que estaba lleno de serpientes. Perseó explicó el motivo: Medusa era muy bella y más su cabellera. Se dice que Neptuno, dios del mar, la violó en el templo de Minerva, la cual convirtió la hermosa cabellera en horrendas serpientes.

Libro V Perseo y Fineo. (Fineo es el tío y prometido de Andrómeda) Mientras Perseo recuerda los sucesos anteriores, una muchedumbre irrumpe provocando combates entre la gente del combates: la paz se ha transformado en guerra. El alboroto es iniciado por Fineo, quien estaba prometido con su sobrina Anrómeda. Cefeo, su hermano, le recrimina su actitud, pero también que no hicerea nada por salvar la vida de su prometida y de agredir a Perseo, que la salvó de la muerte y es digno de ella. Fineo, al escuchar esto, se encoleriza más y arroja una lanza a Perseo, pero falla. La diosa Palas, Minerva, hermana de Perseo, acude en su ayuda y lo protege. Tras ello Perseo se enfrenta a los partidarios de Fineo, como el joven y bello Atis, muy habilidoso con la jabalina y arco. Perseo acaba matándolo y así con todos los que osan enfrentarse con él. La fiesta se llena de cadáveres, tanto de una facción como de otra. Al estar rodeado avisa a sus compañeros que volteen la mirada y saca la cabeza de Medusa y con la mirada de la Górgona los enemigos que se disponían a atacar fueron petrificándose. Fineo, habiendo visto que no tenía posibilidades, se arrepiente y le concede la victoria a Perseo, además de pedirle vivir. Perseo le dice que no va a morir por el hierro y que de él quedará un recuerdo en casa de sus suegros. Saca la cabeza de Medusa y lo petrifica.

Preto. Perseo ataca a Preto, hermano de su abuelo Acrisio, quien arrojó a él y a su madre en un cofre. Preto derrocó a su hermano por las armas y se apoderó de su reino. Perseo lo acabó venciendo con la cabeza de la Górgona Medusa.

Polidectes. (Polidectes es el rey de donde llega Perseo y su madre en el cofre arrojado por Acrisio) Polictetes se mostró cruel ante Perseo y Perseo, como castigo, lo petrificó.

Hipocrene. (Hipocrene es hermana de Perseo) Hipocrene, hermana de Perseo, se dirige a Tebas y al monte Helicón, donde habitan las Musas. El motivo del viaje es la fuente que brota de la pezuña de Pegaso, el hijo de Medusa. Las musas hablan de un cruel Pireneo, que, al parecer, reinaba indebidamente en los reinos de las Musas. Estas, dirigiéndose a los templos del Párnaso, fueron vistas por Pireneo, quien las ofrecía un refugio contra la lluvia y para tratar de convencerlas más, decía que muchos dioses habían entrado en su casa. Kas Musas entraron y al dejar de llover, intentaron salir, pero Pireneo no las dejaba, pues intentaba violarlas, pero estas, con sus alas, escapan y Pireneo muerte intentado peseguirlas, cae desde lo alto de una torre.

Las Musas y las Piérides. (las Piérides – metamorfosis en urracas) Había nueve aves apoyadas en unas ramas y estas lamentaban su destino. Las Piérides eran nueve hermanas que decían sobresalir en el arte y canto. Ofrecen a las musas una competición juzgada por las ninfas. De perder las Piérides debían abandonar la fuente de Medusa y de perder las Musas, se alejarían hasta los montes Peónes.

Tifoeo. La primera de las Piérides canta la guerra de los dioses. Pone a los gigantes en una posición superior a la de los dioses. Cuenta que Tifoeo,un monstruo de la tierra, había provocado el temor entre los dioses , que huyeron hasta el Nilo y que allí venció Tifoeo. Los dioses se convirtieron en animales: Zeus, en un guía de rebaño; La hermana de Febo, Minerva, en una gata...Cuando el turno es de las Musas, la Musa Calíope relata el poema de Ceres y el rapto de Prosépina.

Céres- rapto de Prosépina. Calíope va a cantar sobre Ceres. La isla de Sicilia fue el lugar de tormentos para Tifoeo además de haber caído sobre él. Al estar Tifoeo bajo la isla, el Etna es su boca, por la cual expulsa fuego y arena. Plutón, preocupado por si se rasgaba la tierra, subió a comprobar los cimientos de la tierra, para comprobar que no había peligro. Venus, madre de Cupido, observa a Plutón, que va errante. Habiéndole dado unos dardos a su hijo Cupido, dios del amor, invita a que le haga conocer el poder de amos a Plutón. Venus quiere que su hijo una a Plutón con Prosépina, sobrina de este e hija de Ceres. Cupido lanzó el dardo que impactó en Plutón y este, cegado por el amor, raptó a su sobrina mientras estaba en el bosque jugando y recogiendo flores mientras la primavera era eterna. La joven, asustada, llama a su madre y a sus amigas, pero no se impide el rapto.

Cíane. (ninfa) La ninfa Cíane contempló lo ocurrido y le recriminó sus actos a Plutón y le recordó que la muchacha debía ser pedida y no raptada. La infa cerró el paso a Plutón, que se dirigía al Tártaro a través de las profundidades del lago, pero finalmente lo consiguió. La ninfa entristeció y se consumió de pena y lágrimas, lo que la llevó a derretirse en el agua.

Ceres- Ascálabo. Ceres, la madre de Prosépina, la busca por todos lados. Habiendo buscado por todas partes y superada por el cansancio, llega a una choza donde la atiende una anciana. Esta anciana le da una bebida dulce. Mientras la diosa bebe, un niño se mofa de ella llamándola glotona. Ofendida la diosa, lo transforma en un diminuto animal.

Ceres. La diosa había recorrido innumerables lugares y , al no encontrarla, regresó a Sicilia. Allí llegó junto a Cíane, pero como esta se derritió por la pena, no pudo decir nada de lo que había visto, sol puede mostrarle el cinturón de su hija. Ceres, consumida por la rabia, maldijo las tierras del lugar y destruyó los arados y mató a colonos y bueyes, además de hacer inútiles las cosechas. La isla tenía fama de fértil (se consideraba a Sicilia como el granero de Roma) La cólera de la diosa arruinó su fama de fértil.

Aretusa. (ninfa) La ninfa Aretusa sale del agua y se dirige a la diosa pidiendo que no se encolerice con las tierras sicilianas, pues ellas no han tenido culpa y nada tienen que ver con lo sucedido. La ninfa no es de Sicilia, sino de la Élide. Cuenta que cuando se deslizó bajo la tierra , al separarse de Alfeo, vio a Prosépina, todavía asustada, pero la vio como reina, reina de los infiernos.

Ceres ante Júpiter. Ceres se quedó desconcertado al escuchar a la ninfa Aretusa. Cuando recupero el sentido, se dirigió hacia el cielo. Al cielo llegó entristecida y entristecida fue ante Júpiter para suplicarle que le devolvieran a su hija, raptada por Plutón. Júpiter defiende que no es un deshonor el rapto, sino amor verdadero. Si la madre desea tanto la vuelta de la hija, esta volverá con una condición, si no ha comido nada allí.

Ascálafo. (delator) Ceres decidió sacar de allí a su hija, pero no puede, Prosépina ha comido allí, rompiendo la condición. La joven había cogido de un árbol una granada. El único en contemplar esto fue Ascálafo, quien delató lo sucedido e impidió el regreso de la joven. Prosépina entristeció a la vez que convirtió al delator en un ave, en un búho.

Las sirenas. Las sirenas eran compañeras de Prosépina cuando fue raptada. Habían sufrido una metamorfosis en mitad ave para postrarse sobre las olas. La otra mitad era humana, para conservar la dulce melodía que cantaban. Júpiter, hermano del raptor y de Ceres, dividió el año por igual: Prosépina estará unos meses con su madre y otros tantos con su esposo.

Aretusa. Ceres, ya libre de preocupaciones, pregunta a Aretusa por qué huyó y por qué es una fuente sagrada. Ella se lo explicó. Aretusa era una bella ninfa, no quería ser constantemente alabada, no era de su agrado y consideraba su belleza como un castigo. Un día volvía agotada y estaba presa por el calor, por suerte encontró unas cristalinas aguas. A causa del calor, decidió bañarse desnudad en aquellas aguas. Tras escuchar un murmullo en el agua, corre hacia la orilla más cercana. No lleva ropa, la ha dejado en la otra orilla. Alfeo, la corriente del río, desde sus aguas pregunta a dónde va la ninfa. Esta echó a correr y como estaba desnuda avivó el deseo de Alfeo. La ninfa corre largas distancias, pero poco a poco va cansándose. Cuando considera que ya va a ser atrapada, implora ayuda a Diana, su diosa. La diosa la ocultó en una nube de la que Alfeo no se aparta. La ninfa se esta convirtiendo en agua y las gotas que caen son conocidas por Alfeo, quien se transforma en agua para juntarse con Aretusa. La diosa Diana rompió la tierra y la ninfa, yendo a través de esta (durante esto vio a Prosépina), llegó a Ortigia. Triptólemo. (héroe del ática) Ceres lleva a Triptolemo un carro y le ordena que arroje las semillas a la tierra sin cultivar. Este se dirige a las regiones de Escitia, donde Lineo reinaba. Allí, tras haberse presentado y haber dicho el propósito de su viaje: traer los dones de Ceres, la agriultura. El rey quiere ser el promotor, acoge a Triptólemo y cuando es´ta dormido lo ataca, pero no consigue matarlo. Ceres convirtió a Lineo en lince y ordena a Triptólemo que de nuevo condujera el carro por los aires.

Las Piérides. Habiendo acabado el canto, las Ninfas proclaman ganadoras a las Musas y las vencidas, las Piérides, las insultaron. Las Musas, enfurecidas con los ultrajes, amenazan a estas con un castigo, pero se ríen de la amenaza. Así pues, las nueve hermanas se transforman en aves, en urracas. Estas aves conservan el gusto por hablar y son parlanchinas.

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 8 páginas totales
Descarga el documento