Resúmen Meamorfosis de Ovidio libros VI-XI, Ejercicios de Filología Clásica. Universidad Complutense de Madrid (UCM)
arsartis
arsartis

Resúmen Meamorfosis de Ovidio libros VI-XI, Ejercicios de Filología Clásica. Universidad Complutense de Madrid (UCM)

6 páginas
6Número de visitas
Descripción
Asignatura: Latin II, Profesor: Mª Teresa Callejas Berdones, Carrera: Filología Clásica, Universidad: UCM
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 6
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento

Metamorfosis VI-XI LIBRO VI Aracne (hija de Idmón de Colofón) Aracne no se consideraba inferior a Atenea en lo relativo al arte de tejer, eso mismo había escuchado la diosa. Aracne tenia mucha fama por sus habilidades. Habilidades que hacían que las ninfas dejaran sus lugares y tareas para ir a verla. Ella negaba haber sido enseñada por la diosa Palas y para desmentir eso, ofrece una competición con la diosa. La diosa se transforma en una anciana y le aconseja no considerarse mejor que un dios, sino buscar ser el mejor entre los mortales. Aracne contestó a la anciana de mala manera y, ante esta situación, la diosa reveló su verdadera identidad y provocó temor entre todos los allí presentes, pero no en Aracné. Ambas se enfrentan en una competición en la que la diosa borda el establecimiento del areópago y la disputa entre ella y Poseidón por el nombre del lugar (Atenas). Aracne borda a Europa siendo engañada por Zeus bajo la apariencia de un toro. Ambas, además del tema principal, incluyen otros motivos secundarios. Palas se dolió ante el éxito de Aracne y la convirtió en una araña.

Níobe Latonígenas> Apolo y Diana Níobe es nieta de Júpiter, por lo tanto tiene origen divino. El castigo por la osadía de Aracne corre como un rumor. Níobe había conocido a la castigada. Manto, la hija del adivino Tiresias, iba por la calle pidiendo a la gente ir a ofrecer incienso a Latona y a sus hijos: Apolo y Diana. Níobe se considera digna de ser considerada como una diosa y recurre a su origen divino. Carga contra el culto a la diosa y recuerda que ni el cielo ni la tierra permitieron que diera a luz, solo Delos se ofreció. Ordena detener el culto a la diosa, quien se indigna. Febe, Febo y Latona se dirigen al palacio de Cadmo, donde ella vivía. Quiere castigar a Níobe por haberla llamado: “sin hijos” y dejarla sin sus catorce hijos, siete hijos y siete hijas. Ismeno y Sípilo son alcanzados por dardos. Fédimo y Tártalo, mientras se ejercitaban, fueron atravesados por una única flecha. También muere Alfenor y Damasicton y Ilioneo. La madre se enteró de lo sucedido y se asombró. El marido Anfión se suicidó por el dolor de la situación. Níobe ahora pide compasión a los dioses, pero continuaba desafiando a la diosa Latona. De repente suena un disparo de arco y estando las hijas de Níobe en el funeral, mueren todas. Níobe, como castigo la metamorfosea en piedra y finalmente en agua.

Latona y los licios (el origen de la cólera) Latona es hija de Ceo y Febe. Tras estos sucesos, todos están temorosos y honran a la diosa. Uno de ellos cuenta el origen de la cólera de la diosa. El relato comienza con el parto de Lato en la isla de Delos. Allí ella dio a luz a los dos gemelos, Apolo y Diana y tras ello, huyó de la isla. En los confines de Licia , la diosa sintió sed y encontró un lago en el que podía beber. Ella se dispuso a ello, pero un grupo de campesinos se lo impide. La diosa, ya cansada pide suplicando, pero los campesinos no ceden. La diosa se enfureció y castigó a los campesinos convirtiéndolos en ranas.

Marsias >Sátiro que había desafiado a Apolo con la flauta. Marsias había cogido la flauta de Palas. Marsias fue castigado por Latoo (Apolo) y el castigo es que al sátiro se le arranca la piel y con ello, se arrepentía de haber competido con el dios. Marsias es llorado por sus amigos y la tierra acogió las lágrimas de estos y las puso en las venas del sátiro y las convirtió en agua y este agua pasó a ser un río.

Pélope. Hermano de Níobe e hijo de Tántalo. Tras las narraciones, el pueblo llora a Anfión y odia a Níobe. Pélope tenía el hombro de marfil, pues su padre lo había troceado y los dioses lo unieron, pero como no encontraron la parte del hombro y la reemplazaron con marfil. Todas las ciudades, excepto Atenas, fueron a dar consuelo.

Procne y Filomena. (Procne es hija de Pandíon) Itis > hijo de Procne y Tereo. Gradivo > dios romano de la guerra. Procne estaba casada con Tereo, un bravo soldado. A la boda no asistió Juno, protectora de los matrimonios, las Euménides asistieron con unas antorcha robadas de un entierro. Todo aquello no era lo ideal para un matrimonio. Fueron padres de Itis. Procne solicita a Tereo ver a su hermana y él accede. Tereo va a buscarla y mientras conversa con Pandíon aparece Filomena, por la que Tereo arde de amor. Consigue el permiso de su suegro para llevársela junto a Procne. Una vez el el barco, Tereo hace visible su deseo. Tras llegar a las costas, lleva a Filomena a un establo donde la viola. Después ella le reprocha todo lo que ha hecho y amenaza con contarlo todo y provocó temor a la vez que ira. Tereo decidió cortarle la lengua. Vuelve junto con su esposa y le relata una muerte imaginaria sobre su hermana, lo que provoca tristeza en Procne. Filomena se las apañó para escapar y escribe lo sucedido en un tejido que llegó hasta su hermana y leyó el crimen. No dice nada, pero va imaginando el castigo. La reina Procne libera a su hermana del establo y la lleva al palacio. Matan a Itis, el hijo de Procne y Tereo y se lo sirven en un baquete a Tereo. Cuando el tirano pide que venga Itis, Procne le confiesa que se lo esta comiendo. De pronto entra Filomena y le arroja la cabeza de Itis. Las hermanas son perseguidas por Tereo y huyen convertidas en pájaros y Tereo, convertido en gavilán, las persigue.

Bóreas y Orítia. Orítia es hija de Erecteo. Bóreas reside en Tracia. El dolor de la noticia mató a Pandíon, el padre de Filomena y Procne. Tras su muerte, es sucedido por Erecteo, quien tuvo dos hijas muy bellas, de las cuaes Prócris se casó con Céfalo. El viento Bóreas estaba enamorado de Orítia, pero durante un tiempo se vio apartado de ella. Al no poder conseguir nada con palabras, recurre a la violencia y la rapta. Cuando llegan a Tracia, se casaron y tuvieron dos hijos: Caláis y Zetes. Cuando fueron ya adolescentes, sus alas comenzaron a desarrollarse y en la juventud acompañon a los argonatuas

LIBRO VII. Medea y Jasón. Los minias > argonautas Medea es hijas de Eetes, rey de la cólquide. *Fineo era el rey de Tracia y sacrificó su vista para tener una vida más larga. Apolo, indignado por el hecho, le envió las harpías para ensuciarle la comida cada vez que comiera.* Los argonautas , bajo las órdenes de Jasón, ayudan a Finea a quitarse las harpías. Se dirgien al rey y reclaman el vellón de Fixo, que está en la Cólquide. Medea, al ver a Jasón, se enamora de él. Tras ello, Medea reflexiona sobre si ayudar a Jasón en su propósito o no. Teme que, si lo ayuda, él se case con otra. Al parecer Medea ha sido víctima de Cupido y por eso está tan enamorada. Durante un encuentro, Jasón coge

las manos a Medea y le pide ayuda a cambio del matrimonio. Al día siguiente, los argonaturas se enfrentan a los toros de Eertes, a los que se les consigue poner el yugo y arar la tierra y en ella siembran los dientes de la serpiente que Cadmo mató. Una vez sembrados los dientes, se convirtieron en hombres. [ Hay que añadir que Jasón tiene ayuda de los brebajes de Medea y sus poderes durante todos los retos ] Cuando Jasón se vio rodeado por estos que habían nacido de los dientes, Medea, asustada, cantó en su ayuda. Jasón los derrotó lanzando una gran piedra que hace que ellos mismos se enfrenten. Todos felicitan a Jasón. Todavía quedaba el último paso antes de llegar al vellocino, dormir al dragón que siempre está despierto y protege el árbol del que cuelga la piel del Vellocino. Cuando Medea consiguió dormirlo, Jasón se adueñó del oro y ambos marcharon a Iolco, como marido y mujer.

Esón > Padre de Jasón. El pueblo estaba festejando el regreso de los argonautas, pero en la celebración no estaba Esón, ya muy anciano y cerca de la muerte. A esto, Jasón le pide a su esposa que aumente la vida de su padre y ella recurre a su arte y mediante unas hierbas recogidas de muchos lugares pretende lograr que su suegro rejuvenezca. Dispuso dos altares y ordenó traer a Esón para llevar a cabo el ritual. Todo lo que consideró oportuno l metió en un caldero, desde hierbas hasta trozos de animales. Y cuando estuvo listo, lo removió. Acto seguido seccionó la garganta de Esón y dejó salir la sangre para remplazarla por el brebaje y con ello recupera su juventud. Ese hecho maravilló a Baco.

Pelias. En este pasaje Medea se refugia en la corte de Pelias y sus hijas están interesadas en que también rejuvenezca a su padre, Pelias. Medea hace una demostración de sus poderes y rejuvenece a una vieja oveja convirtiéndola en un cordero. Tras ver esto, las hijas confían en Medea, que prepara un brebaje, pero sin poderes. Pide a sus hijas que seccionen la garganta del padre y el padre, mientras se está desangrando, es finalmente matado por Medea, que huye con sus serpientes aladas y evita el castigo.

Huida de Medea. Medea huye recorriendo muchos lugares conocidos en la antigüedad. Llegó a la casa y mató a sus hijos y escapó de Jasón con sus dragones. Egeo no solo la acoge, sino que también se casa con ella.

Teseo. Es hijo de Egeo. Lo engendró en Trezén y le dejó una espada y sandalias para ser reconocidas por el padre y saber que es él. Medea, para perjudicar a Teseo, mezcla unas hierbas llamadas acólito, que provenían de la espuma que soltó cerbero durante un encuento con Hércules. El padre, engañado por Medea, se lo ofrece a su hijo, Teseo. El acólito era un veneno Egeo cuando reconoció a su hijo, le apartó la copa. Medea vuelve a huir. El padre se alegra de su vuelta y celebran un festín con sacrificios. Durante el festín el pueblo homenajea a Teseo por sus hazañas como la muerte del Toro de Creta , Perfetes o Escrión.

Minos Es hijo de Zeus y Europa. Egeo y Minos están enfrentados. Minos estaba enfrentado con los Ateniense, especialmente por la muerte de Andrógeo, muerto a manos de los atenieneses. Antes de la guerra, busca aliados y los consigue, principalmente Ánafe y los reinos de Astipalea, aunque también consigue aliarse con las islas del mar Egeo. Al parecer también con Arne, castigada con una metamorfosis en ave por su avaricia y el oro. Minos se dirige a Enópia, el reino de los Eácidas. Éaco lo llamó así en honor a su madre.

Éaco y Minos. Telamón, Peleo y Foco son hijos de Éaco. Todos van al encuentro deseando conocer a Minos. Éaco también asiste, es ya mayor. Minos llegó y pidió ayuda militar para su campaña contra Atenas. Éaco se la niega y alega que tienen un pacto con Atenas. Minos se marcha entristecido y amenaza a Éaco con una guerra y decide hacer la guerra contra él.

Éaco y Céfalo. Céfalo se presenta en Egina y es llevado a la casa de Éaco. Céfalo lleva una rama de olivo, la cual simboliza una petición. Céfalo pide ayuda, recordando el juramento entre Egina y Atenas. Éaco le ofrece toda la ayuda que necesiten. El ateniense agradece y le comenta que antes había más gente y que echaba en falta a muchos. Éaco le contará lo sucedido y que a los que echa en falta se los llevó la muerte.

La peste de Egina. En la pág. 450 hay una descripción de los síntomas de la peste. Juno envió un castigo a los pueblos porque Egina, madre de Éaco, engendró a este con Júpiter. La peste era tal que ni la medicina podía con ello. No solo perecieron los humanos, sino también los animales, que fueron los primeros. El aire también estaba contaminado por la descomposición de los animales. Después alcanza al humano, en el que la enfermedad tiene un efecto mortal. Todo aquel que entre en contacto con un enfermo muere. Tampoco era de ayuda rendir culto a los dioses. Según cuenta Éaco, la empidemia fue tan terrible, que los enfermos se suicidaban para evitar el sufrimiento. No se podía enterrar a todos por la cantidad de cadáveres ni había suficientes árboles para hacer las piras.

Los mirmídones. > μύρμεξ hormiga. Éaco pide a Júpiter que le devuelva a todos los que la peste mató. Cerca contempló una encina consagrada a Júpter y en ella había muchas hormigas, a lo que Éaco pidió tantos ciudadanos arrebatados como hormigas había. Júpiter le envía seáles favorables a su petición y cando está dormido soñó que del árbol salían animales y las hormigas se metamorfoseaban en humanos. Cuando se despertó, escuchó un murmullo de gente y creía que aquello era producto de su imaginación, pero vino Telamón y le mostró la realidad. En efecto, allí estaban las personas devueltas a las que Éaco llamó mirmidones. Estos eran muy trabajados y buenos combatientes (como las hormigas). Así pasaron el día Éaco y Céfalo. Foco, el hijo de Éaco, se va con Céfalo y sus acompañantes Butes y Clito, hijos de Palante.

Céfalo y Procris. Foco observa que Céfalo lleva una hermosa jabalina hecha de un árbol desconocido. Uno de los hermanos de acetes le cuenta que es única y que tiene una serie de cualidades como que acierta tood. Foco desea saber más sobre el arma. Céfalo, su propietario, llora porque por la jabalina perdió a Procris, su esposa e hija de Erecteo y hermana de Orítia, raptada por Bóreas. Céfalo amaba a Procris y la perdió, pero la diosa se la devolvió y le advirtió que se arrepentiría. Céfalo sospecha que Procris le es infiel y decide ponerla a prueba. La Aurora ayuda a Céfalo y cambia su aspecto y logra introducirse en su casa y llegar hasta su esposa, que estaba triste. Céfalo sigue con su plan y ofrece

grandes cantidades y obsequios hasta que Procris duda sobre qué hacer. Tras dudar, Céfalo revela su identidad y Procris huye a los montes. Cuando huyó, Céfalo se sintió solo y añoraba a su mujer ( por ello le pedía a la diosa que se la devolviera). Recibe, Céfalo, un perro y una jabalina. Luego habla de Edipo, que tras vencer el acertijo de la esfinge, otro mal sacudió a Tebas: la zorra de Teumeso. Intentaban cazarla, Céfalo incluido. Suelta a Lélaps, su perro, y se lanza a la persecución de la zorra. Mientras se prepara para lanzar la jabalina, la zorra y el perro se convierten en mármol. Más tarde relata lo sucedido con la jabalina. Cuando estaban muy enamorados, Céfalo solía ir a cazar al bosque y cansado cantaba a la brisa. Un delator malentendió el canto y lo entendió como que el canto iba dirigido a una ninfa con fines sexuales. Se lo cuenta a Procris y se duele por las palabras escuchadas, pero no condena a su marido sin antes verlo. Al día siguiente va a cazar y entona la misma canción y al escuchar Procris el canto, pues estaba escondida, se movió el matorral y Céfalo arrojó la jabalina y , pensando que que era una fiera, mató a su amada Procris. Antes de morir le pide que la Brisa (entendida como una ninfa) no sea su esposa. Ahí entendió Céfalo que hubo un malentendido. Cuando terminó el relato, Éaco entró con soldados.

LIBRO VIII Minos y Escila. Pasifae es la mujer de Minos. Minos estaba guerreando en la ciudad de Alcótoo. Apolo había depositado su lita entre los muros, dejando allí el sonido. También había una torre real a la que subía Escila, hija de Niso. Desde ahí también contemplaba la guerra y, en especial, a Minos. El hijo de Europa cautivaba a Escila y era considerado maravilloso por ella. Escila haría lo que fuera por Minos, incluso traicionar a su patria por él. Por la noche hace efectiva su traición y toma el cabello del padre y se lo lleva a Minos a su campamento. Escila, como recompensa, solo quería a Minos como marido, pero este lo rechazó y se irritó por el hecho. Cuando vio a Minos partir tras vencer, se encolerizó porque Minos no la quiso. Lamenta su traición y promete seguirlo. Se adhiere a la popa del barco, pero Niso, su padre, transformado en Aguila, la hirió y esta, antes de caer al agua, se transformó en un ave llamada ciris.

El laberinto y Ariadna Minos desembarcó en Creta y ofreció un sacrificio a Júpiter. El rey decide encerrar al hijo engendrado por su mujer y un toro en el laberinto hecho por Dédalo, un excelente constructor. El laberinto era una compleja obra que llevaba a la perdición. Allí se alimentaba de humanos el hijo de Pasífae, pero fue vencido por Teseo en el tercer contingente. Tras ayudar a Teseo, Arianda, hija de Minos, este la abandona en la isla de Día y aquella encontró auxilio en Baco y convierte la corona de la joven en una constelación.

Dédalo e Ícaro. Dédalo estaba desterrado en Creta y no podía salir, ni por tierra ni por mar, pero la opción del aire era la única que quedaba. Comienza a unir unas plumas intentando imitar las alas de las aves. Cuando todo estuvo preparado, Dédalo le da las instrucciones Ícaro, su hijo: no volar alto para que el sol no derritiera la cera, pero no volar bajo para evitar que el agua hiciera pesadas las alas. Dédalo sirvió de guía a su hijo, pero este, cuando ya dominaba el vuelo, abandonó a su padre y se alzó tan alto que la cera quedó derretida por el sol y el joven Ícaro cayó al mar (mar Ícario) y el padre, cuando vio las alas en el mar, se lamentó y enterró a su hijo en una isla, la isla icaria.

Perdiz. Talo> sobrino de Dédalo. Inventor de la sierra y compás. Dédalo estaba enterrando a su hijo y una perdiz aplaudía. Dédalo sentía esa acción como una acusación. La hermana de Dédalo le dio a su hijo Talo para que lo instruyese y Dédalo, sintiendo envidia de los inventos del joven: sierra, basándose en las espinas de los peces, y compás, lo arrojó desde la fortaleza de Minerva, pero no murió, lo acogió Palas transformándolo en perdiz, que vuela bajo porque teme las elevaciones.

El jabalí de Calidón. Se pide ayuda para cazar a un jabalí enviado por Diana como venganza a Eneo, que no honró a la diosa Diana. Al parecer el jabalí es de un aspecto terrible y arrasa todo lo que encuentra a su paso. Se reunió Meleagro, el héroe de allí, con Castor, Polux, Jasón, Teseo, Pírito, Peleo (padre de Aquiles), Atalanta... Meleagro siente amor por Atalanta.

Cacería de Calidón. Una vez llegaron los héroes al bosque, comenzaron a preparar la cacería con las redes y perros. Cuando el jabalí se laza produce un estruendo que asusta a los cazadores y acaba con los perros que se lanzan contra él. Las primeras jabalinas fueron inútiles, bien porque fallaron, bien porque Diana intervino. Mató a dos cazadores: Hipalmon y Pelagón. Atalanta es la primera que consigue herir al jabalí. Anceo, un misógeno, alardea sobre sus habilidades y quiere tener el honor de matar al jabalí. Intentando cazarlo, falleció. Jasón lanzó otro dardo, pero no consiguió más que matar a un perro por error.

Los Testíadas. Enida> Meleagro. Meleagro consigue que una de sus lanzas se claven en el lomo del jabalí, logrando matarlo. La muerte del jabalí provocó una gran Alegría. Meleagro le ofrece a Atalanta la cabeza y el lomo del jabalí, algo que no gustó y los Testíadas le arrebatan el regalo a Atalanta y a Meleagro el derecho a regalar. Irritado el héroe, mata a los ladrones Plexipo y Toxeo.

Altea > hermana de Plexipo y Toxeo } hijos de Testio >Testíadas. Altea vio que traían a sus hermanos muertos y la venganza la poseyó cuando descubrió el nombre del autor. Mientras estaba dormida, las moiras concedieron el mismo tiempo al recién nacido hijo de Altea que a un leño. Sabe que si venga a sus hermanos morirá su hijo. Tras dudarlo mucho , decide vengar a sus hermanos y arrojas el tizón al fuego y vengar a sus hermanos.

Muerte de Meleagro. Meleagro muere a consecuencia del tizón arrojado al fuego por Altea. Llama a su padre, esposa y hermanos y poco a poco va muriendo.

Las Meleágrides. Calidón entero está de luto por la muerte de Meleagro. El luto se manifiesta especialmente en sus hermanas, que están muy apenadas por la

muerte de su hermano. La diosa Diana, cuando estvo saciada de venganza contra la casa de Eneo, metamorfoseó a sus hijas, excepto a Gorge y Deyanira, en gallinas.

Teseo en la casa de Aqueloo Aqueloo es hijo de Océano y Tetis. Teseo, yendo hacia la fortaleza erectea, fue impedido el paso por el diosa Auello, dios-río. Este dios lo invita a entrar en su mansión para protegerse de las impetuosas aguas. Unas ninfas prepararon el banquete. Teseo no está solo, también lo acompaña Pirítoo. Mientas están en el banquete, Teseo contempla el agua que está bajo sus pies y ve unas islas.

Las Equínades y Perimele (son islas) El dios-río contesta que no es una sola isla, sino cinco territorios. Las islas eran unas náyades que al hacer sacrificios se olvidaron del dios. Como venganza las arrastró al mar y por la acción de este y las olas quedaron separadas. También, más lejos, apartó la isla de Perimele, otra náyade. El dios tuvo relaciones con ella y el padre de Perimele la arrojó de un peñasco para que muriera. El dios la recogió y rogó a Neptuno un lugar donde ella misma fuera un lugar. Mientras la tenía abrazada, se metamorfoseó en una isla.

Filemón y Baucis. > metamorfosis en árbol. Cuando el dios explicó lo sucedido, Pirítoo se burla de quienes creen el relato. Lelex defiende el poder de los dioses mediante un relato: Júpiter y el Atlántida llegaron a la tierra metamorfoseados en hombres y se acercaron en busca de un refugio, pero nadie quiso ofrecerles refugio, excepto una casa, la de los ancianos Filemón y Baucis. Ambos eran muy humildes, no tenían lujos, pero ofrecían lo que tenían a los huéspedes. Tenían un único ganso que iban a sacrificarlo para los huéspedes, pero este se refugió junto a ellos y evitaron su muerte. Estos desvelaron su identidad y dicen que castigaran a los vecinos, pero no a ellos y que los sigan hasta una colina. Desde ahí contemplan el pueblo inundado, excepto su casa, la cual se transforma en un gran templo. El saturnio Júpiter les concede un deseo y el matrimonio desea ser los sacerdotes del templo y morir al mismo tiempo para evitar verse morir el uno al otro. Un día Filemón comenzó a metamorfosearse en árbol, igual que su esposa. La hora les había llegado.

Ersictón > Padre de Mnestra, hja de Autólico. Lelex había conmovido a todos con su relato, principalmente a Teseo. Aqueloo le habla de Proteo, quien cambiaba de forma constantemente, igual que la hija de Ersictón. Este era un despreciador de los dioses. Se dice que taló árboles en el bosque de Ceres y que también taló una encina sagrada. Mientras la estaba talando, la encina tembló y emitió un gemido y comenzó a palidecer. En esa encina habitaba una ninfa, que, muriendo, advirtió a Ersictón de que su final estaba cerca. Las dríades acuden ante Ceres para pedir un castigo a Ersictón. El castigo es atormentarlo con el hambre: nunca se saciará. Ceres ordena ir a buscar al Hambre y llevarlo hasta la casa del malvado. Una vez el Hambre llega, lo infecta y le causa una continua sensación de hambre.

Mnestra. Ersictión se había gastado todo en saciar su hambre y solo le quedaba su hija, Mnestra. Decide venderla y esta pide ayuda a Neptuno, quien la quitó la virginidad, para huir de su nuevo dueño. Neptuno la transformó en un hombre que pescaba y el dueño, no sabiendo donde estaba, decidió preguntar al pescador, sin saber que era ella. Ella niega haber visto a quien busca. El padre, conociendo el poder de metamorfosearse, decide vender continuamente a su hija para quedarse con el dinero y que ella escape metamorfoseándose. Cuando su hija se casó con Autólico, dejó de recibir alimentos provenientes del negocio con su hija y comenzó a devorarse.

Libro IX Hércules y el Aqueloo. Teseo pregunta por una marca que tiene el dios en la frente. Aqueloo narra lo sucedido, tristemente para él. Aqueloo y Hércules pidieron a Eneo, padre de la joven Deyanira, que los aceptara como yernos. Ambos se insultan y reprochan cosas del asado, llegando a la lucha cuerpo a cuerpo. Luchando ferozmente, es evidente que Aqueloo es inferior a Hércules, Aqueloo recurre a las metamorfosis y se enfrenta a Hércules transformado en serpiente, pero no es suficiente. Recurre nuevamente a una metamorfosis en toro. Siendo un toro, tampoco consigue vencer a Hércules, quien le arranca un cuerno (marca en la frente). Este cuerno arrancado es venerado por las Náyades siendo el cuerno de la abundancia. Para tratar de ocultar la herida, la tapa con ramas.

Neso y Deyanira Hércules había conseguido a Deyanira y ahora se dirige a su patria. En el camino se encuentra con un río difícil de cruzar. Neso, un centauro, ofreció su ayuda a los dos. Él quería transportar a la joven, por la que ardía de amor. Hércules ha de pasar nadando, ya que es fuerte. Aprovechando Neso que Deyanira estaba en sus manos y él ardía de amor, se la lleva y la joven grita. Hércules se percata y,usando su arco con flechas envenenadas y mortales para todos, lo mata. La flecha atravesó el pecho y antes de morir, le entrega a Deyanira una tela empapada con su sangre, como muestra de amor.

Deyanira y Hércules. Llega a oídos de Deyanira los rumores de que Hércules está enamorado de Íole, su concubina. La joven se echa a llorar, pero se tranquiliza y ordena a Licas que le lleve a su marido una túnica, que estaba impregnada de la sangre envenenada de Neso. Licas acepta y se lo entrega. Hércules se la pone para el sacrificio y el veneno de la sangre se le introduce por los miembros y comienza a gritar y a desgarrarse la túnica. Descubre que su cuerpo estaba siendo consumido por el veneno y culpa a Juno de este mal. Recuerda todas sus hazañas. Carga contra Licas por haberle traído la túnica y lo lanzó por los aires, metamorfoseándose en una roca mientras está en el aire. Hércules prepara su propia pira y ordena a Filóctetes que ponga le llama de la pira.

Apoteosis de Hércules. Los dioses sienten temor y Júpiter aprovecha ese temor para ejercer su autoridad y considera necesario proteger sus descendientes y considera hacer de Hércules un dios por sus hazañas. Así pues, Hércules se despoja de su parte mortal y saca su parte divina, más grande y temible. Después es trasladado en un carro a los astros.

Alcmena. Madre de Hércules. Euristeo hace su venganza contra los hijos de Hércules. Alcmena le cuenta a Íole, embarazada de Hilo, hijo de Hércules, como fue el parto de este. Al parecer fue un parto complicado y doloroso en el que intervinieron divinidades que querían detener el parto. Alcmena fue atendida por las madres cadmeas. Las divinidades , aunque son protectoras de los partos, están corrompidas para evitarlo.

Galántide. → Sierva de Alcmena. Galántide estaba presente en el parto de Hércules y, entrando y saliendo de la habitación, vio a la diosa que impedía el parto teniendo los brazos entrelazados y los dedos en las rodillas. Galántide consiguió engañarla diciendo que Alcmena había dado a luz, la diosa se espantó y soltó las manos. Cuando las soltó, Alcmena pudo dar a luz. La diosa, irritada por el engaño, metamorfosea a Galántide en comadreja.

Driópe. → Hermana de Íole. Alcmena estaba conmovida al recordar el destino de su sierva. Íole le relata el destino de Dríope, su hermana. Esta fue violada por Apolo y tras ello acogida por Andremon. Driópe estaba con su hijo Nicandro (o Anfiso), al parecer hijo de Apolo, y con Íole. Estaban en un lago y la madre arrancó una flor de loto para entretener a su hijo. La flor comenzó a sangrar y no sabían que era la ninfa Lótide metamorfoseada en esa flor al escapar de Priapo. Drióde sufrió una metamorfosis en esa flor y se despidió de sus seres queridos mientras pudo. Antes de dejar de hablar, pidió que trajeran al niño a jugar allí y, cuando pudiera hablar, la saludara.

Iolao y los Alcmeonidas Íoe llora y es consolada por Alcmena. Un nuevo suceso cesa su tristeza, la aparición de Iolao (Hércules) . Este, siendo un dios, se casó con la hija de Juno, la que le concedió tal don. Temis no permitió que Hércules fuera el último en recibir el don de rejuvenecer y adelanta unos acontecimientos en los que será necesario volver a la vida. Luego, muchas diosas quieren tener los mismos poderes para rejuvenecer a los suyos. Júpiter dice que el destino es quien decide sobre volver a la vida o rejuvenecer.

Mileto. Las palabras de Júpiter cesaron las quejas al ver a Éaco, Radamantis y Minos en una avanzada edad. Minos ya era mayor y, en su juventud, había atormentado a mucos, pero ahora temía al Deónida Mileto, hijo de Apolo. Mileto huyó por propia voluntad a las costas de Asia, desde donde fundó una ciudad con su nombre: Mileto.

Biblis. (Se enamora de su hermano) Biblis es una bella muchacha, hija de Mileto y Ciánea. La madre dio a luz a dos gemelos: Biblis y Cauno. Estase enamora de su hermano. Al principio no se aprecia, pero con el tiempo se va haciendo más evidente y el fuego va aumentando dentro de la joven. El amor que siente sabe que es un pecado y se lamenta por ello, intenta cesarlo y sabe que el ser hermanos es un gran incoveniente, pero no puede. Para hacer válido su amor, recurre a ejemplos de dioses. Decide escribir en unas tablillas lo que no se puede callar más. Ordena enviar el mensaje a su hermano, a quien no le gusta lo que lee. Biblis, rechazada, se lamenta, pero decide seguir intentándolo. Su perseverancia provoca que su hermano huya y funda una ciudad, Cauno. Su hermana pierde el juicio y decide sergurirlo. En esa persecución, el cansancio la puede y de tantas lágrimas se metamorfosea en una fuente.

Ligdo y Teletusa. Ligdo era un cretense. El deseaba que en el parto de Teletusa, su mujer, sufriera lo menos posible y fuera un varón. Si diera a luz a una niña, Ligdo ordenaría matarla. Teletusa implora a su marido, pero este no cambia de opinión. En medio de la noche se le apareció la diosa Io-Isis junto a otras divinidades egipcias como Osiris o Anubis. La diosa habló con Teletusa para aconsejarle que burle las órdenes de su marido y que ella le proporcionará ayuda.

Ifis e Iante. Teletusa finalmente da a luz a una niña y ordena criarla como si fuera un niño. Ligdo le puso el nombre de Ifis, como su abuelo. Cuando cumplió trece años, Ligdo le prometió a la joven Iante, muy bella. Las dos personas se aman y pronto se contraerán en matrimonio, aunque Ifis lamente que las dos sean mujeres. El día de la boda Teletusa, no pudiendo retrasarlo más, pidió ayuda a la diosa Io-Isis, que se aparece. La madre se va del templo e Ifis la sigue y se metamorfosea en un joven. Al día siguiente, venus, Juno y Himeneo se reunen en la celebración del matrimonio y nen a Ifis con Iante.

LIBRO X

Orfeo y Eurídice. Eurídice muere al ser mordida por una serpiente y Orfeo, habiendo llorado su pérdida, decide bajar a los infiernos con el fin de recuperar a su esposa. Para lograrlo, recurre al amor y al amor que unió a Plutón y Perséfone. Tras cantar su súplica, conmovió a los dioses y Orfeo recuperó a su amada. No todo fue tan fácil, se puso la condición de que si Orfeo se giraba antes de salir de los infiernos, su esposa sería devuelta. Ya llegando a la salida, Orfeo, por el deseo de verla, se volteó y la perdió.

Orfeo. Orfeo es hijo de Apolo y de la Musa Calíope. Orfeo quería atravesar otra vez el lago, pero el barquero se lo impidió y estuvo siete días en la orilla sin comer. Orfeo se retiró al monte Ródope y allí se mantuvo esquivo al amor. Muchas fueron rechazadas y fue él el iniciador de la homosexualidad, pues animaba al amor entre hombres. Orfeo estaba sobre una colina sin sombra, que llegó cuando él tocó su lira. No faltaron árboles, pues los había de todo tipo.

Cipariso. Un joven llamado Cipariso fue amado por el dios Apolo. Ese se relacionaba con un bello ciervo consagrado a las ninfas. Un día, el ciervo estaba agotado y se tumbó en la sombra de un bosque para protegerse del sol. Ciparisto, sin saber que ese ciervo era con el que él se

relacionaba, lo atravesó con una jabalina. Cuando vio que el Ciervo estaba moribundo, se suicidó. Antes de hacerlo, pidió a los dioses estar siempre en un estado permanente de luto. Ya muerto, el joven se metamorfosea en un ciprés, árbol caracterizado por el luto.

El canto de Orfeo. Orfeo entona un canto en el que deja atrás el tema elevado de la épica y pasa a otro tema: el amor entre jóvenes amados por los dioses. Comienza con Júpiter y Ganimides. Júpiter raptó al joven para que le sirviese como escanciador.

Jacinto. Otro joven amado por un dios, en este caso Apolo, y, antes de llevárselo a los cielos murió su amado. Apolo estaba jugando a lanzar un disco y lo lanzó con una gran fuerza. Este cayó y rebotó contra la cara de Jacinto. El terrible golpe terminó matando al joven. Apolo se lamentó y Apolo lo transforma en una flor que imitará sus gemidos con una inscripción. Además dice que un gran héroe se unirá a esa flor (Ayax). Mientras habla Apolo, el joven se metamorfosea en una flor y en ella escribe “AI AI” como muestra de dolor. Esparta, patria originaria del joven, celebra las Jacintias.

Los Creastas y las Propétides. Existía un altar con sangre de un sacrificio humano, por lo que Venus se retira de la isla que le había sido concedida. La diosa está irritada por el crimen que han cometido sus habitantes y piensa en un castigo: el cambio de forma. Los habitantes, los Creastas, tenían unos cuernos de toro y los convierte en fieros novillos. Las Propétides negaron la divinidad de Venos, quien las castigó con ser las primeras en ejercer la prostitución y cuando se les fuera la vergüenza, la sangre se les endureció y se convirtieron en un pedernal.

Pigmalión. Pigmalión había visto a las Propétides y, por sus vicios se mantenía alejado de las mujeres (similar a Orfeo). Pigmalión era un gran escultor y un día esculpió una hermosa joven. El escultor se enamoró de la esculpida. Parece tan real que interactúa con ella y la trata como si fuera una persona de verdad. Llegada la fiesta de Venus, pide a esta diosa que su escultura sea su esposa, que cobre vida. La diosa se lo concede y aquel fue a buscar a la estatua y se la encontró con que estaba viva. Se casaron y tuvieron un hijo: Pafos.

Mirra. Pafos tiene un hijo, Ciniras, rey de Chipre. Este tiene una hija llamada Mirra, que está enamorada de su padre y es consciente de ello e incluso lamenta que esté enamorada de él, sabe que es un crimen. Cupido niega haber sido el culpable de ese amor, sino que lo fue una de las Furias, para que cometa el crimen de casarse con su padre. La joven está con Ciniras y ha de elegir un marido entre los que allí están. La joven dice que quiere uno como su padre. Por la noche Mirra muere de deseos y decide ahorcarse, pero no lo consigue por la intervención de la nodriza. Hablando con ella, decide ayudarla. Estando la madre en las fiestas en honor a Ceres, en las cuales las mujeres no pueden tener relaciones con su maridos durante nueve días. La nodriza, estando Cniras borracho, conduce a Mirra con su padre. Mirra, cuanto más cerca está, más se arrepiente. Se unen los dos y Mirra queda embarazada de su padre. La unión se produjo varias veces y el rey quiso conocer a su amante y la conoció. Cuando la conoció, además de saber que fue un crimen, sacó su espada. Mirra huye hasta que cansad ya suplica a los dioses, que la transforman en un árbol de mirra.

Nacimiento de Adonis. Mirra era ya un árbol y estaba embarazada de su padre. Emitió un gran gemido y Lucina la ayudó en el parto. Del árbol nació un bello niño, Adonis.

Adonis y Venus. Adonis ya es un hombre, más bello que siendo niño. Es tan bello que la diosa Venus se enamora de él. El niño, por la acción de Venus, hiere a su madre con una flecha que sobresalía de la alijaba. La diosa se olvida de sus anteriores oficios y prefiere a Adonis. Adonis es avisado sobre la caza y a qué animales debe enfrentarse. Adonis pregunta por qué los leones son odiados por Venus, quien le recomendó dejar y no enfrentarse a las furias. Los dos se tumban en el césped e intercambian besos y palabras.

Atalanta e Hipómenes. → nieto de Neptuno. La diosa contesta a las preguntas de Adonis. Cuenta el relato de Atalanta, quien un dios la advierte que se aleja de los hombres, que no le es necesario un marido y que huya de los hombres. Atalanta, para rechazar a los pretendientes, usa su gran velocidad en la carrera. Aquel que la venza será su marido, pero, si pierde, morirá. De momento todos los que la desafiaron eran vencidos y matados. Hipómenes, allí presente, reprocha a los jóvenes su ceguera por Atalanta. Esta se desnuda e Hipómenes entiende la situación. Se ofrece para competir contra ella. Parece que el joven a gustado a Atalanta, que duda si ganar o ser ganada. Atalanta le advierte de que morirá, pues muchos ya lo han hecho. Hipómenes pide ayuda a la diosa Venus para ganar la carrera. Venus venía de una tierra que había sido consagrada para ella y allí había un árbol amarillo y le mostró tres manzanas de oro. Durante la carrera, Hipómenes debía lanzalas para distraer a Atalanta. Comenzada la carrera, Hipómenes lanzó uno de esos frutos, que le sirvió para adelantarla, pero rápidamente es adelantado. Nuevamente lanza otro, pero no sirve, es adelantado. Cuando está a punto de finalizar la carrera, Hipómenes lanza el último, que es dotado de más pesadez y va más lejos (por la acción de Venus). A Atalanta le costó mucho traer ese fruto y por ello perdió la carrera. Hipómenes ganó y no le agradeció nada a la diosa. La diosa Cibeles los metamorfosea en leones por su osadía de mantener relaciones en un lugar sagrado. Por ello, venus insta a Adonis a Alejarse de los leones. Muerte de Adonis. Adonis, tras escuchar los consejos de Venus de no acercarse a las fieras, va de caza e intentando cazar un jabalí, es gravemente herido. Venus se dirigía a Chiprem pero escuchó los gemidos del joven y se dirigió a él. Vio al joven muerto y se lamentó. La sangre del joven se transformó en una flor, la anémona.

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento