TEMA 1.- LA GESTIÓN DEL RIESGO Y LA SEGURIDAD.Grado en Seguridad Nebrija. Curso 15-16. Juan Jose Del, Ejercicios de Derecho Administrativo. Universidad Antonio de Nebrija
melowh
melowh

TEMA 1.- LA GESTIÓN DEL RIESGO Y LA SEGURIDAD.Grado en Seguridad Nebrija. Curso 15-16. Juan Jose Del, Ejercicios de Derecho Administrativo. Universidad Antonio de Nebrija

PDF (646 KB)
18 páginas
2Número de visitas
Descripción
Asignatura: Derecho Administrativo, Profesor: Ley Ley, Carrera: Derecho (On-line), Universidad: Nebrija
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 18
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 18 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 18 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 18 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 18 páginas totales
Descarga el documento

TEMA 1.- LA GESTIÓN DEL RIESGO Y LA SEGURIDAD

Facultad de Ciencias Sociales Profesor: Juan José Delgado Morán

Grado en Seguridad

Asignatura; Análisis de riesgos y planificación de la seguridad

Juan José Delgado Morán

Grado en Seguridad. Asignatura Seguridad Sectorial Curso 2015/2016

1.- LA GESTIÓN DEL RIESGO: INTRODUCCIÓN ............................................................... 3

2.- IMPLICACIONES TÉCNICAS Y JURÍDICAS EN LA ESTIMACIÓN DEL RIESGO ....... 6

3.- LA PRIVATIZACIÓN DEL ANÁLISIS DE RIESGO ....................................................... 10

4.- LA GESTIÓN DEL RIESGO DESDE UNA PERSPECTIVA HOLÍSTICA ....................... 11

5.- MARCO CONCEPTUAL PARA EL ANÁLISIS DE RIESGOS DESDE UNA

PERSPECTIVA AMBIENTAL .............................................................................................. 12

Grado en Seguridad. Asignatura Seguridad Sectorial Curso 2015/2016

[3]

1.- LA GESTIÓN DEL RIESGO: INTRODUCCIÓN

La temática de la gestión del riesgo, se ha vuelto un tema con un alto grado de demanda

por parte de las organizaciones que apelan a su intervención, dotándose del bagaje teórico

necesario para la disposición y toma de decisiones presentes o futuras. La gestión del

riesgo representa un enunciado que de partida se nutre de múltiples disciplinas del

conocimiento para poder responder a la diversidad de interpretaciones que puedan

abordar la amalgama de alternativas operativas a afrontar por parte de una organización.

Por lo tanto el concepto que manejaremos en esta asignatura respecto a la gestión del

riesgo será como; “La propuesta de acción y repuesta concisa, enfocada en las

dimensiones de causalidad para un contexto concreto”.

Esta conceptualización aunque de por si contiene un indeterminado espectro, será una vez

aplicada mediante las diferentes técnicas que observaremos a lo largo de la asignatura,

cuando adquirirá su carta de naturaleza y la materialización desde la teorización abstracta

hasta los hallazgos concretos en el campo en que apliquemos esta.

La Gestión de riesgos (Risk management / Manejo de riesgos) es un enfoque estructurado

para manejar la incertidumbre relativa a una amenaza, a través de una secuencia de

actividades humanas que incluidas por las evaluaciones de riesgo. Entre estas debemos

dar importancia también a las herramientas de gestión de riesgo que veremos a lo largo

del temario de la asignatura dado que son los instrumentos para valorar y analizar el

posible riesgo en un determinado campo.

No es necesario decir que el interés de la asignatura incardinada en el Grado en Seguridad

radica en el campo de la Seguridad, tanto pública como privada. En este sentido, la

asunción de políticas basadas en evaluaciones del riesgo asume una diversidad de

interpretaciones y una amalgama de operativas dependiendo de la organización que las

lleve a cabo. Para el caso de una evaluación de riesgos en el seno de una institución estatal

o pública esta necesariamente deberá acomodarse a los fines de esta institución y deberá

de ser dotada de la orientación que la institución detente, dotándola de sentido y

orientación de la institución que vehiculara su puesta en práctica.

El riesgo, definido como la probabilidad de ocurrencia de un acontecimiento inesperado,

traumático y o, su vez, como una posibilidad de pérdida de activos, es un escenario de

Grado en Seguridad. Asignatura Seguridad Sectorial Curso 2015/2016

[4]

probabilidad ante la ocurrencia de un acontecimiento posible. Estos escenarios posibles,

esto es, escenarios de probabilidad, vienen determinados a su vez por factores y

condiciones que se subordinan independientemente a otras categorías del ámbito de la

seguridad, esto es las amenazas y la vulnerabilidad. Gracias a esta categorización, al

definir un escenario de riesgo, deberemos incidir esencialmente en estos factores de una

manera holística teniendo en cuenta los efectos inmediatos y posteriores de cualquier

aplicación basada en una gestión de riesgos actual.

Por ejemplo, en el caso de gestión de riesgos en políticas públicas, con esta aludida

tendencia holística, impuesta de fondo por las políticas internacionales fruto de la

organización reciproca actual de los estados, asigna a la gestión del riesgo, propósitos y

sentidos amplios, esto es, reducir las vulnerabilidades ante los factores de riesgo,

generando resiliencia en las personas comunidades y naciones mediante políticas y

marcos que abarque una determinada categoría de riesgos.

La resiliencia que aludíamos, la deberemos de entender como la capacidad para resistir y

adaptarse a los factores y eventos de riesgo acaecidos sobreponiéndose y recuperándose

ante la ocurrencia de los siguientes factores:

A) La amenaza o peligro, o factor de riesgo externo de un sistema, representado

por un peligro latente asociado con un fenómeno que puede presentarse en un sitio

especifico y en un tiempo determinado produciendo efectos adversos en las

personas, los bienes y/ o el medio ambiente, matemáticamente expresado como la

probabilidad de exceder un nivel de ocurrencia de un evento con una cierta

intensidad en un cierto sitio y en cierto período de tiempo.

B) El riesgo, o daño, destrucción o pérdida esperada, obtenida de la probabilidad

de ocurrencia ante un eventos peligrosos y de la vulnerabilidad de los elementos

expuestos a tales amenazas, matemáticamente expresado como la probabilidad de

exceder un nivel de consecuencias económicas y sociales en un cierto sitio y en

un cierto período de tiempo (SPENCE).

Las políticas de Gestión del riesgo como hemos descrito, es un enunciado lleno de sentido

en la medida que articula, subordina y complementa, respuestas a circunstancias como un

Grado en Seguridad. Asignatura Seguridad Sectorial Curso 2015/2016

[5]

acto consciente científicamente sustentado y destinado a controlar o administrar los

factores y condiciones del riesgo y la vulnerabilidad con la aspiración de tornándolos el

primero en sostenible o tolerable y al segundo dotándole de seguridad.

Debemos traer a colación también en esta introducción que resulta equivoco promover la

idea de desarrollo sin concebir este aparejado al riesgo. El desarrollo que se fomenta desde

las organizaciones públicas o privadas están necesariamente basados en su necesidad de

expansión o reconocimiento internacional así como las políticas de unificación

gubernativas por parte de los estados en entes supranacionales, llevando implícito el

riesgo, un riesgo ligado al desarrollo pues debemos hacernos cargo que no podemos

asimilar el desarrollo sin tolerar a su vez un porcentaje lógico de riesgo determinado por

el propio entorno.

En este sentido, una gestión del riesgo eficaz procurara conocer, cuantificar y ponderar

este riesgo asumido inequívocamente como lastre del desarrollo, y ya desde su prognosis,

discernir y efectuar las acciones o políticas que permitan evitarlo, reducirlo o trasferirlo,

protegiendo los intereses de la organización operando si la organización es un ente

público, de manera trasversal, orientando las políticas públicas y acciones gubernativas

en razón del riesgo que le es inherente operando acciones específicas que contemplen los

factores del riesgo que fueron determinados y que a su vez en este ámbito público, como

hemos adelantado, deberán estar subordinados a otras políticas y responsabilidades

compartidas. Los contenidos de los planes de gestión de riesgos con la pretensión de

conformar estrategias para las políticas públicas, deberán operar como indicamos de

manera transversal, esto es, vinculados a todos los actores y niveles del ámbito normativo

y territorial en que se encuadre.

A partir de la identificación de los riegos a los que se exponga la organización, se podrá

establecer las medidas a tomar y así como a la estructura de gasto e inversión que lleven

aparejados los gastos operativos de mantenimiento y mitigación de los mecanismos de

protección financiera y transferencia del riesgo, que se determinen, reduciendo el efecto

de los factores de riesgo mediante la aplicación del análisis y gestión prospectiva del

riesgo en todo el ciclo de vida de los proyectos de la organización.

Grado en Seguridad. Asignatura Seguridad Sectorial Curso 2015/2016

[6]

2.- IMPLICACIONES TÉCNICAS Y JURÍDICAS EN LA ESTIMACIÓN DEL

RIESGO

Según ESTEVE el ejercicio de las funciones y políticas públicas encaminadas a la

prevención del riesgo parten de la existencia del presupuesto de hecho que el riesgo es

inherente a la sociedad actual. Ante este escenario se vienen alumbrando nuevas

concepciones en la intervención pública frente al riesgo, que sobrepasan las usuales

técnicas policiales sometidas a las rigurosidades jurídicas al efecto, fundamentadas

generalmente en medidas correctivas de carácter administrativas, viéndose necesario

acudir a soluciones que sobrepasen este escenario clásico.

Este nuevo plano funcional ante la prevención del riesgo se fundamenta en recursos

instrumentales que a su vez impulsan la reconstrucción de categorías jurídicas novedosas,

siendo necesario adelantar que en este nuevo plano instrumental entra un nuevo actor

desde un plano subjetivo de acción, esto es la privatización en la gestión del riesgo fruto

de un protagonismo incipiente por la sociedad y las leyes del mercado, adquiriendo estos

un reconocimiento a las referencias técnicas generadas por estas técnicas y recursos

instrumentales fundamentalmente desde el sector privado especializado, esto es agencias

especializadas en gestión de riesgos, entes universitarios de investigación etc.

Esta desmaterialización del derecho aplicable como fundamenta CARRILLO son los

principales efectos de la atribución a sujetos privados la labor de evaluar, describir y

determinar la gestión del riesgo disminuyendo la capacidad decisora de la administración

en el control de su cumplimiento.

La definida como sociedad del riesgo de BECK, está descrita como una sociedad en donde

las amenazas y peligros no se deben a una naturaleza indómita, sino a la propia acción de

la naturaleza humana. Ante esta realidad las técnicas de gestión del riesgo persiguen

ponerla al servicio del conocimiento científico mediante una aplicación técnica y/o

tecnológica sustentándose en las herramientas de gestión de riesgo, tratando de

identificar, disminuir o eliminar las amenazas y los peligros conocidos, dado que los

desconocidos pueden entrar dentro de un umbral de posibilidades difícil de pronosticar

puesto que la imprevisibilidad de determinadas acciones como por ejemplo, lo supuso el

uso de aeronaves para atentar en nueva york difícilmente entraba en la agenda de ninguna

agencia de calificación de riesgo, dado incluso porque ese mismo escenario ya había sido

Grado en Seguridad. Asignatura Seguridad Sectorial Curso 2015/2016

[7]

objeto de un anterior intento de atentado por los medios usuales conocidos y a partir de

ese evento, toda gestión de previsión de riesgo que se determinó para esas infraestructuras

albergaban la posibilidad de una repetición con más o mejores medios pero nunca del

modo que finalmente se produjo.

En este escenario el concepto del riesgo habita en una zona que se puede definir entre la

seguridad y la incertidumbre y la posible consumación del daño, dadas las

vulnerabilidades detectadas, adoptando la forma de cálculo de probabilidades sobre

consecuencias probables tras la aplicación técnica de una evaluación de riesgo.

El impacto de los riesgos inherentes al desarrollo se manifiestan en todas las actividades

económicas y sociales, además de en todas las relaciones interinstitucionales por parte de

los estados y supra-estados, no existiendo parcelas ajenas o libres de riesgo,

especialmente en las parcelas en donde se desvanece la confianza en la seguridad al

sucederse cuando acontece el daño potencial evaluado o no contemplado.

Esta posibilidad avanzábamos de los riesgos ligados al progreso se caracterizan porque

uno de los factores que contemplan las evaluaciones del riesgo, esto es el daño posible,

es particularmente indeterminado e imprevisible generalmente, puesto que su pronóstico

es incierto o a lo sumo entra en el juego probabilístico de conjeturas posibles sin escatimar

en que las probabilidades que el daño acontezca es directamente proporcional al propio

desarrollo de la técnica o de la ciencia, como ejemplo en este caso, toda agencia de control

y gestión del riesgo, tiene ahora entre sus cálculos probabilísticos , ya no solo la

posibilidad del ejemplo anterior de las torres gemelas, sino incluso la alta probabilidad de

atentados mediante el uso de Drones, aspecto inconcebible hace tan solo unos años, y que

nos describe perfectamente el panorama que el desarrollo tecnológico multiplica

exponencialmente con cada nuevo avance.

Es por tanto este escenario en donde los riesgos derivados del progreso constituyen uno

de los factores más desestabilizadores para el control político y administrativo por parte

de las autoridades en su cometido de responsabilidad legítima como responsables en

materia de seguridad, quedando la sociedad a merced de las consecuencias inesperadas

del desarrollo técnico y científico que se ve desafiado.

Ante este desafío abunda ESTEVE, tanto el derecho como la técnica de gestión de riesgos,

también puede desempeñar funciones claves en el tratamiento de los riesgos inherentes

Grado en Seguridad. Asignatura Seguridad Sectorial Curso 2015/2016

[8]

del progreso, delimitando con claridad este propósito y de este modo dotar a las técnicas

de gestión del riesgo de un poder racionalizador para que el orden jurídico tampoco vea

hurtado como lo pueda suponer las atribuciones de la administración a la hora de

identificar los escenarios del riesgo. En esta relación las agencias y sujetos encargados de

la evaluación de riesgos basculan sus necesarias evaluaciones y orientación en la toma de

decisiones en el propio cuerpo jurídico llevado al entorno del riesgo e incerteza Este

tratamiento jurídico del riesgo pueden diferenciarse, en tres fases con desigual alcance

desde el ámbito jurídico, como: la percepción o reconocimiento del riesgo, su valoración

y su gestión.

Con respecto a la percepción o reconocimiento del riesgo determinara la acción frente a

la definición de los riesgos a los que las sociedades u organizaciones se enfrentan dado

que estos son imprevisibles y abiertos en los planos espaciales, o temporales, siendo los

espaciales los que están sometidos a la mundialización de los eventos y las relaciones

internacionales de los estados y las organizaciones mientras que el aspecto temporal del

riesgo, es igualmente impredecible pero netamente amenazante como pueda ser

cualquieras de las enfermedades que han tenido en jaque a las autoridades nacionales e

internacionales, recordemos el caso del Ebola, un elemento que permanece oculto hasta

que eclosiona como amenaza real cierta o los propis que puedan sucederse de la

manipulación genética en continuo avance, o mismo el de la robotización todavía son

imprevisibles o desconocidos muchos efectos de la manipulación genética, o los de la

liberación masiva de organismos transgénicos o de otras amenazas combinadas entre ellas

que acaso serán necesariamente gestionadas en el futuro inmediato, el propio fenómeno

que será tratado en un tema aparte, esto es el fenómeno de la web residenciada en internet.

Ante muchos de estos fenómenos el derecho de los estados debe resolver cuestiones

procedimentales y cuestiones garantistas y necesariamente deben de apoyarse en las

evidencias del riesgo.

Por ejemplo, las últimas normas reguladoras sobre el fenómeno internet y la posibilidad

de considerar delito las manifestaciones en la web difundida o considerar delito

igualmente la propia apología respecto a determinados elementos terroristas que realizan

su labor proseletista desde la web evidencian la necesaria toma de decisiones ante la

amenaza concreta e identificada, resolviendo el derecho después de una identificación de

riesgos, y su regulación.

Grado en Seguridad. Asignatura Seguridad Sectorial Curso 2015/2016

[9]

Con respecto a la valoración del riesgo el derecho debe finalmente decidir que riesgos

son asumibles y por ende que medidas para atajar estos riesgos pueden y deben ser

tomadas mediante la definición de riesgo tolerable o riesgo intolerable, o entre estas

cuales serán rechazadas , imaginemos el escenario actual en donde las agencias europeas

tiene sus niveles del riesgo en un nivel superior a España, esta realidad obedece a que en

determinados países acaban de ser presa de un ataque terrorista islamista, como el caso

de Francia o la identificación en otros países de posibles células de simpatizantes, pues

bien, las agencias u organismos de evaluación de riesgos han tomado e identificado como

situaciones de extremo peligro determinados lugares, siendo cerrados al público lugares

como el metro, lugares de reunión etc.

Ahora mismo este escenario es inconcebible por ejemplo en España, muy a pesar de que

haya sido cuna o lugar de reunión de muchos de los terroristas identificados en atentados

acaecidos recientemente o en el propio sucedido en Francia. Por mucho que en nuestro

caso pudiera ser una medida lógica la toma de algunas de las medidas de disuasión

llevadas a cabo en países de nuestro entorno, el derecho, apoyado en la ponderación de

bienes jurídicos contrapuestos entre la libertad y la seguridad emanados desde el orden

social y constitucional, nos impide llevarlas a cabo o requiriendo en todo caso la

discriminación entre riesgos jurídicamente relevantes conocidos o reconocibles como

riesgos asumibles y cuáles no en función de los bienes jurídicos en juego o los afectados

potenciales. En resumen esta operación llevada a cabo por los entes jurídicos y las

organizaciones de gestión del riesgo tiene la finalidad de calificar como riesgo la

probabilidad de que ocurra un daño que se considere antijurídico y el orden jurídico

apoyado en las directrices de esta evaluación del riesgo, diseñando mecanismos que

establezcan consecuencias jurídicas.

La evaluación del riesgo por su parte requiere una constante revisión de sus postulados y

presunciones en función del avance del desarrollo como hemos expuesto y de los

conocimientos que la retroalimentación vaya definiendo, para que la valoración presente

y futura inmediata determine si es asumible o no asumible ya que la valoración de lo que

sea o no asumible depende en gran medida de la evolución del conocimiento, lo que

asocia inexorablemente esta tarea a la cuestión, antes referida, de la percepción o

reconocimiento del riesgo.

Grado en Seguridad. Asignatura Seguridad Sectorial Curso 2015/2016

[10]

Finalmente según SARMIENTO, la gestión del riesgo y la toma de decisiones mantienen

una evidente tensión dado el elemento científico de la primera y el rígido elemento

jurídico de la segunda, al tratar la cuestión sobre las medidas de reacción o protección

que deben ser adoptadas salvaguardando las necesarias garantías jurídicas o las necesarias

asunciones de responsabilidades una vez expuestos los análisis del riesgo respecto a quien

los asume en sus caso, puesto que el contexto de incertidumbre debe a su vez ser

acompañado de acomodamientos jurídicos discrecionales en el que la constatación de la

existencia de un riesgo, con independencia de su mayor o menor certidumbre, inclina a

adoptar acciones imbricadas a una idea de prevención formulada en sentido negativo: lo

que no habría de hacerse o hay que impedir para evitar la consumación de lo que es simple

incertidumbre.

3.- LA PRIVATIZACIÓN DEL ANÁLISIS DE RIESGO

No es ajeno el conocimiento que las administraciones gubernamentales se ven

desbordadas en general para atajar situaciones de riesgo con el grado de rapidez y

competencia que demanda la sociedad. Es más, incluso en sectores que no necesariamente

se requiere presteza o diligencia para tomar decisiones, tal es el caso del ámbito

económico, en donde es usual y reconocido, como las administraciones confían los

análisis de riesgo a entidades como S&P, MOODY'S o FITCH, todas ellas agencias

privadas de calificación de riesgos, y es tomado esto no solo como una normalidad, sino

como un sinónimo de buenas prácticas. En este sentido, podríamos pensar que la

administración española carece de economistas o de politólogos que sean capaces de

establecer una prospectiva económica sobre cualquier hecho que estas agencias evalúan

y cuestan al erario público un montante económico nada desdeñable. Pero el caso que nos

ocupa es otra gestión y evaluación de riesgos, y estos son los directamente relacionados

con la seguridad.

Como en el ejemplo propuesto sobre la gestión económica, también en el sector de la

seguridad las grandes empresas de gestión de riesgos nacionales e internacionales

disponen del mayor reconocimiento científico-técnico para asumir la gestión de riesgos

de las organizaciones públicas o privadas. La necesaria protección frente al riesgo

Grado en Seguridad. Asignatura Seguridad Sectorial Curso 2015/2016

[11]

aconseja decantarse por esta posibilidad que ofrece el sector privado inclinándose las

administraciones a decantarse por la dación de la parcela de la prospectiva a estas

agencias de riesgos en la valoración y toma de decisiones en entornos de incertidumbre

ejercida por entidades jurídicas privadas altamente especializadas de tal forma que, en la

inmensa mayoría de los casos, como indica CARRILLO, son entidades privadas las que

ejercitan las funciones de inspección, certificación y autorización de productos y

actividades que impliquen un riesgo potencial para la salud, la seguridad de las personas

o el medio ambiente.

El recurso extendido por parte de las administraciones a acudir a las agencias del sector

privado obedece al surgimiento de una serie de agencias específicamente especializadas,

dedicadas en concreto a este menester paliando si caben las carencias que las

organizaciones puedan evidenciar. El recurso a este sector privado por parte de las

organizaciones determina un nuevo estatus de colaboración público-privada destinada a

satisfacer las exigencias del interés general con la mayor prestancia y rapidez posible

fundamentada en el conocimiento experto y especifico del sector privado.

4.- LA GESTIÓN DEL RIESGO DESDE UNA PERSPECTIVA HOLÍSTICA

La gestión del riesgo se ha asociado siempre a la toma de decisiones y asunciones desde

la adversidad. El Riesgo como venimos describiendo es un concepto cuanto menos

extraño, ya que alude a algo intangible y relacionado con el azar o con probabilidades que

todavía no se han desatado. Si tuviéramos certeza de algo no existiría lugar al riesgo. El

riesgo representa generalmente una idea compuesta en donde convergen tres aspectos que

contribuyen a la hora de realizar una estimación de cualquier riesgo, siendo tales aspectos,

la eventualidad, las consecuencias y el contexto determinado. Este último el contexto,

determina los límites, las razones, el propósito y las interacciones a considerar, teniendo

presente cualquier analista que toda gestión del riesgo deberá ser congruente con los

elementos del contexto que se han enumerado para dotarlo de relevancia y pertinencia,

dotándole de probabilidad desestimando la mayor cantidad de incertidumbres.

Usualmente el riesgo ha estado dimensionado desde perspectivas relacionadas con las

consecuencias económicas, sociales o ambientales que pudieran sucederse en un lugar o

Grado en Seguridad. Asignatura Seguridad Sectorial Curso 2015/2016

[12]

espacio temporal determinado enfocado por tanto desde una forma fragmentada de

acuerdo con el enfoque que se le pretendía dar involucrando las distintas disciplinas según

la valoración que pretendiésemos obtener. Pero para obtener una estimación del riesgo es

necesario tener en cuenta su multidisciplinariedad. Para el caso de la gestión del riesgo

en la seguridad será necesario no evaluar únicamente por ejemplo el daño físico esperado,

o las victimas posibles o pérdidas económicas equivalentes, sino también factores

sociales, organizacionales e institucionales, relacionados con el desarrollo de las

comunidades. En un análisis de riesgo a escala urbana por ejemplo deberemos entender

la vulnerabilidad como un factor interno del propio riesgo relacionándose con las

fragilidades sociales y la falta de resiliencia de la comunidad propensa; es decir, su

capacidad para responder o absorber el impacto. Por lo tanto, las consecuencias

potenciales no sólo están relacionadas con el impacto del suceso, sino también con la

capacidad para soportar el impacto en la escala urbana considerada.

5.- MARCO CONCEPTUAL PARA EL ANÁLISIS DE RIESGOS DESDE UNA

PERSPECTIVA AMBIENTAL

Este epígrafe tiene su interés al objeto de nuestra a signatura por referenciarse como

antecedente que necesariamente un gestor del riesgo o analista de riesgos debe dominar.

Los primeros análisis del riesgo tenían el objeto de anticiparse precisamente a las

circunstancias ambientales.

El impacto de los desastres ambientales en las actividades humanas ha sido un tema

tratado en los últimos años. La UNDRO, en conjunto con la UNESCO, promovió una

reunión de expertos con el fin de proponer una unificación de definiciones relativas al

análisis de vulnerabilidades en los desastres naturales. En estas reuniones se llego a un

acuerdo conceptual del siguiente modo:

Amenaza o peligro (Hazard - H), definida como la probabilidad de ocurrencia de un

evento potencialmente desastroso durante cierto período de tiempo en un lugar

determinado.

Vulnerabilidad (V), como el grado de pérdida de un elemento o grupo de elementos bajo

riesgo, resultado de la probable ocurrencia de un evento desastroso, expresada en una

escala que va de O, o sin daño, a 1, o pérdida total.

Grado en Seguridad. Asignatura Seguridad Sectorial Curso 2015/2016

[13]

Riesgo especfico (Specific risk-RS), como el grado de pérdidas esperadas debido a la

ocurrencia de un evento particular y como una función de la amenaza y la vulnerabilidad.

Elementos bajo riesgo (E), como la población, las edificaciones y las obras civiles, las

actividades económicas, los servicios públicos, las utilidades y la infraestructura

expuestas en un área determinada.

Riesgo total (Total risk - Rt), como el número de pérdidas humanas, heridos, daños a

las propiedades y efectos sobre la actividad económica debido a la ocurrencia de un

evento desastroso, es decir el producto del riesgo especifico (Rs) y los elementos bajo

riesgo (E).

Y como resultado de la conceptualización descrita, la evaluación del riesgo debería

llevarse a cabo mediante la siguiente formulación general:

Rt = (E)(Rs) = (E)(H .V)

En 1985 el autor de la citada ecuación, propuso un ajuste a la ecuación en la que se

relacionaba la amenaza, la vulnerabilidad y el riesgo. Argumentando que no se “es

vulnerable” si no se “está expuesto” el autor sugirió eliminar la variable de exposición

incluida en la relación original y propuso una nueva expresión que se planteó de la

siguiente manera:

Rie |t = (Ai ,Ve) |t

Donde, una vez conocida la amenaza Ai, entendida como la probabilidad de que se

presente un suceso con una intensidad mayor o igual a i, durante un período de exposición

t, y conocida la vulnerabilidad Ve, entendida como la predisposición intrínseca de un

elemento expuesto e a ser afectado o de ser susceptible a sufrir un daño ante la ocurrencia

de un suceso con una intensidad i, el riesgo Rie se expresa como la posibilidad de que se

presente una pérdida sobre el elemento e, como resultado de la ocurrencia de un suceso

con una intensidad mayor o igual a i. Es decir, el riesgo en general puede entenderse como

la posibilidad de pérdida durante un período de tiempo t dado (Cardona, 1986). La versión

original de esta formulación fue divulgada por Fournier d’Albe, Milutinoviç y Petrovsky

(1985)

Este enfoque aquí descrito como homenaje a los primeros sistemas de análisis de riesgos

de una manera científica, se han visto actualmente criticados por la tendencia que

Grado en Seguridad. Asignatura Seguridad Sectorial Curso 2015/2016

[14]

demostraban al dirigirse especialmente al escenario de la amenaza, y no hacia las

condiciones que favorecen la ocurrencia precisamente de esta amenaza, como pueden ser

las vulnerabilidades físicas o las vulnerabilidades sociales. Toda gestión del riesgo que

un analista deba tratar deberá no obviar ningún factor tratando de un modo holístico como

hemos estado describiendo, la gestión integral de la amenaza.

Bibliografía

ÁVILA, D y GARCÍA GARCÍA, S. Entre el riesgo y la emergencia. Insinuaciones policiales en

la intervención social, Revista de Antropología Social, 2013.

AYMERICH LOBO, J. I., FERNÁNDEZ ISLA, G., GARCÍA ARANDA, M. y ITURMENDI

MORALES, G. Gerenciade riesgos y seguros en la empresa, Editorial MAPFRE,

Madrid. 1998.

BECK, U, “Teoría de la sociedad del riesgo”, en Josexto Beriain (comp.), Las consecuencias

perversas dela modernidad. Modernidad, contingencia y riesgo, Anthropos,

Barcelona,1996,

BESTARD, J, “Prólogo”, en Mary Douglas, La aceptabilidad del riesgo según las ciencias

sociales, Paidós Studio,Barcelona, 1996.

CALVO GARCÍA, M., «Políticas de Seguridad y Transformaciones del Derecho», La protección

de la seguridad ciudadana, Ed. I. MUÑAGORRI LAGUIA, OÑATI PROCEEDIGS, 18,

1995.

CASTEL, R. De la peligrosidad al riesgo. En ÁLVAREZ-URÍA, Fernando y VARELA, Julia.

Materiales de sociología crítica. Madrid: La Piqueta, 1986.

CARDONA, O.D. “Estimación Holística del Riesgo Sísmico utilizando Sistemas Dinámicos

Complejos” Universidad Politécnica de Cataluña, Barcelona. 2001.

Centro de Investigaciones Sociológicos, «Delincuencia y Seguridad », Estudios 2152, Abril,

Madrid, 2001..

CASARES SAN JOSÉ-MARTÍ, I. “Gerencia de riesgos asegurables”, Actuarios, nº 23, Julio-

Agosto. 2005.

CASARES SAN JOSÉ-MARTÍ, I. “La necesidad del control interno en las empresas: gerencia

de riesgos”, La Gaceta de los Negocios, 22/05/07, Madrid. 2007.

CIPOLLA, W. Administración de riesgos; visiónº técnica y su compatibilidad con la norma ISO-

9000. Evaluación de riesgos, impacto y consecuencias,2010.

Grado en Seguridad. Asignatura Seguridad Sectorial Curso 2015/2016

[15]

DAMMERT, L. Ciudad y seguridad: más allá de la dicotomía entre prevención control. Actas

del congreso Ciudades, urbanismo y seguridad, 2007.

D. SARMIENTO, El soft law administrativo, Thomson-Civitas, Madrid, 2008.

DELGADO, J. La criminalidad organizada., Ed. J. M. BOSCH, Barcelona, 2001.

DOUGLAS, M, La aceptabilidad del riesgo según las ciencias sociales, Paidós Studio,

Barcelona.1996.

FERNÁNDEZ ROMERO, A. Dirección y planificación: estrategias en las empresas y

organizaciones. Madrid: Ed. Diaz de Santos, 2004.

FERNÁNDEZ ISLA, G. “La transferencia de riesgos”, Actuarios, nº 26, Julio. 2007

GÁNDARA, E, Delincuencia en el nivel local: delincuencia propia y delincuencia proyectada.

Actas del congreso Ciudades, urbanismo y seguridad, 2007.

GARCÍA AÑÓN, J, BRADFORD, B, GARCÍA SÁEZ, J A, et. al. Identificación policial por

étnico racial en España. Informe sobre experiencias yactitudes en relación con las

actuaciones policiales. Valencia: Tirant lo Blanch, 2013.

GARLAND, D., La cultura del control, Gedisa, Barcelona, 2005.

GOMEZ MARTÍN, «Libertad, seguridad y sociedad del riesgo», en La política criminal en

Europa, (dir. MIR/CORCOY), Atelier, Madrid, 2004.

GONZALO JAR, Couselo, Modelos Comparados de Policía, Ministerio del Interior, Dykinson,

Madrid. 2000.

GONZALEZ RODRÍGUEZ, Luis Gabriel y GONZALEZ MARTINEZ, Rafael, (1999) La

Seguridad Pública en España, Recopilación normativa, Ministerio del Interior, secretaría

de Estado de Seguridad,

HERNANDO, F. La seguridad en las ciudades: el nuevo enfoque de la geoprevención. Scripta

Nova, Revista Electrónica de Geografía y Ciencias Sociales. Barcelona: Universidad de

Barcelona, Vol. XII, núm. 270 (14), 2008.

HEBBERECHT, P., «Sociedad de riesgos y política de seguridad», en La seguridad en la

sociedad del riesgo. Un debate abierto. Atelier, Políticas de Seguridad 2, Barcelona,

2003.

JIMÉNEZ DÍAZ, Seguridad ciudadana y Derecho penal, Dykinson, Madrid, 2006.

JOURNES, C., La problemática de la seguridad en Gran Bretaña” Grenoble CERDAP, Presse

Universitaries 2003

Grado en Seguridad. Asignatura Seguridad Sectorial Curso 2015/2016

[16]

LAVELL, A. “Ciencias sociales y desastres naturales en América Latina: Un encuentro

inconcluso” Desastres Naturales, Sociedad y Protección Civil, COMECSO,

México.1992.

LAVELL, A. “Degradación ambiental, riesgo y desastre urbano. Problemas y conceptos: hacia

la definición de una agenda de investigación”, Ciudades en Riesgo, M. A. Fernández

(Ed.), La RED, USAID. 1996.

LANDROVE DÍAZ, G., «El Derecho penal de la seguridad», en Diario la Ley, 2003.

LUHMANN, N, “El concepto de riesgo”, en Josexto Beriain (comp.), Las consecuencias

perversas de la modernidad.Modernidad, contingencia y riesgo,Anthropos, Barcelona.

1996,

LÓPEZ-NIETO Y MALLO, F., Seguridad ciudadana y orden público, Ed. El Consultor de los

Ayuntamientos y de los Juzgados, Madrid, 1992.

MARTINEZ PEREZ, Roberto, Policía Judicial y Constitución, Aranzadi-Ministerio del Interior,

Madrid. 2001.

MARTINEZ MARTINEZ, R, Tecnologías de la información, policía y Constitución, Tirant lo

Blanch arternativa, Valencia. 2001.

MARTINEZ GARCÍA, C.“Gestión integral de riesgos corporativos como fuente de ventaja

competitiva: cultura positiva del riesgo y reorganización estructural”, Cuadernos de la

FundaciónMapfre, Nº 134, Instituto de Ciencias del Seguro, Madrid. 2009.

MARTÍNEZ TORRE-ENCISO, M. I. “La gerencia de riesgos”, Anuario Jurídico y Económico

Escurialense, Ed. Real Colegio Universitario “Escorial-Mª Cristina”, San Lorenzo del

Escorial, Vol. XXXV. 2002

MANSILLA, E. (Ed.) Desastres: modelo para armar, La RED, Lima.1996

MARTÍNEZ TORRE-ENCISO, M. I. “La elección de la estrategia correcta para evitar el

desastre”, Anuario Jurídico y Económico Escurialense, Ed. Real Colegio Universitario

“Escorial-Mª Cristina”, San Lorenzo del Escorial, Vol. XXXIII, 2000.

MASKREY, A. “Comunidad y desastres en América Latina: estrategias de intervención”,

Viviendo en riesgo: comunidades vulnerables y prevención de desastres en América

Latina, Allan Lavell (Ed.), LA RED, Tercer Mundo Editores, Bogotá. 1994.

MASKREY, A (comp.), 1993, Los desastres no son naturales, LA RED-Tercer Mundo Editores,

Bogotá.

MEDINA ARIZA, J., «Discursos políticos sobre seguridad ciudadana en la historia reciente de

España», en: PÉREZ ÁLVAREZ, F. (Ed.). Serta. Inmemorian Alexandri Baratta,

Universidad de Salamanca, 2004.

Grado en Seguridad. Asignatura Seguridad Sectorial Curso 2015/2016

[17]

MILETI, D. S. Psicología social de las alertas públicas efectivas de desastres, Especial:

Predicciones, Pronósticos, Alertas y Respuestas Sociales, Revista Desastres & Sociedad

No. 6.LA RED, Tarea Gráfica, Lima. 1996

MARTÍN-REBOLLO, L., «La introducción de la referencia al orden público en el Reglamento

de lo contencioso-administrativo de 1890-1894», Revistade Administración Pública,

Madrid, nº 78, 1975.

NORMA ESPAÑOLA UNE-ISO 31000 (2009): Gestión del riesgo. Principios y Directrices.

Traducido por AENOR(Asociación Española de Normalización y Certificación.

OLMEDO, N, Guardia Civil, ¿Policías o soldados?, Almuzara, Córdoba. 2004.

PLA BARNIOL, C., «Orden y seguridad: una antología», Revista Cuadernosde Trabajo Social,

nº 7, 1994.

PIRIS PERPÉN, J. «La prevención del delito y la seguridad ciudadana», enRevista Policial, nº

38, 1996.

PAREJO ALFONSO, L./DROMI, R., Seguridad pública y Derechoadministrativo», Ed.

Marcial Pons, Madrid, 2001.

PÉREZ ÁLVAREZ, F., (coord..)Serta. In Memorian Alexandri Baratta, Ediciones Universidad

de Salamanca, Salamanca, 2004.

PUTTER Citado por Julio ARAGON RUIZ, "Origen y desarrollo de la institución

policial",Ciencia Policial, Ministerio del Interior, Madrid, número 11,

PONCE DE LEON, J. Introducción al Análisis de Riesgos. México D.F.: Limusa Noriega

Editores.2002.

RUIDÏAZ GARCÍA, C., Los españoles y la inseguridad ciudadana, Centro de Investigaciones

Sociológicos, Opiniones y Actitudes, nº 12, 2001.

RICO, J. M., y SALAS, L., Inseguridad Ciudadana y Policía. Madrid, 1988

RODRIGUEZ HERRERA, M., La policía comunitaria: una aproximación a su concepto y

principio, en VIDALES Y CARQUE. Policia Comunitaria: Una policía para la sociedad

del siglo xxi. Valencia Tirant lo Blach. 2014.

SANZ MULAS, N., «La actual política criminal en España», en Revista Politeia, Institu Superior

de Ciencias Policias e Segurança Interna, Año I, nº 1, Enero/Junio 2004.

STEVE PARDO J. E, Técnica, riesgo y Derecho. Tratamiento del riesgo tecnológico en el

Derecho Ambiental , Ariel, Barcelona, 1999,

STEVE PARDO J. E, «De la policía administrativa a la gestión de riesgos», Revista Española

de Derecho Administrativo, núm. 119, 2003,

Grado en Seguridad. Asignatura Seguridad Sectorial Curso 2015/2016

[18]

WILCHES-CHAUX, G, “La vulnerabilidad global”,en Andrew Maskrey (comp.), Los desastres

no son naturales,LA RED-Tercer Mundo Editores, Bogotá, 1993

ZÁRRAGA ARANCETA, E. “Propuesta de un modelo: el análisis objetivo del corredor de

seguros”, Gerencia de riesgos y seguros, Fundación MAPFRE, Instituto de Ciencias del

Seguro, nº 98, 2º cuatrimestre 2007, Madrid. 2007.

comentarios (0)
No hay comentarios
¡Escribe tú el primero!
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 18 páginas totales
Descarga el documento