tema 1 XX-XXI, Apuntes de Filología hispánica. Universidad de Cádiz (UCA)
anabel_rodriguez_sanchez
anabel_rodriguez_sanchez

tema 1 XX-XXI, Apuntes de Filología hispánica. Universidad de Cádiz (UCA)

PDF (193 KB)
19 páginas
1Número de descargas
3Número de visitas
Descripción
Asignatura: Literatura de los siglos XX y XXI, Profesor: Ana Sofia Perez, Carrera: Dobles grados con Filología Hispánica, Universidad: UCA
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 19
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 19 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 19 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 19 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 19 páginas totales
Descarga el documento

XX-XXI Tema 1: INTRODUCCIÓN A LA “EDAD DE PLATA” (1900-1939) (15,16 y 22 de febrero)

La “Edad de Plata” como concepto de historiografía cultural. Término​ que viene de José María Jover y Miguel Martínez Cuadrado y que volvió a utilizar José-Carlos Mainer en La Edad de Plata (1902-1931): Ensayo de interpretación de un proceso cultural (1975). Cubre​ aproximadamente el primer tercio del siglo XX, 1900-1936/1939. Hunde ​sus raíces en los intentos de modernización y europeización de la cultura española a partir de 1868 (revolución septembrina o Gloriosa), la Constitución de 1869, el florecimiento de la novela realista (desde 1870) y la fundación de la Institución Libre de Enseñanza (ILE) en 1876. La ILE​ supuso un proyecto de modernización de la enseñanza española en una línea progresista, laica y europeísta​.

Cronología interna Para José-Carlos Mainer, este periodo entre 1900 y 1939 se caracteriza por una fusión rica y contradictoria de los impulsos de modernizar España y de modificar el “nacionalismo” heredado del siglo XIX, enfrentados a las fuerzas reaccionarias. Primer tercio del siglo XX: florecimiento de la cultura española solo comparable al del siglo de Oro.

La Restauración, el Desastre del 98 y la Generación del 98 1898. Fecha del Desastre del 98: derrota frente a los Estados Unidos y pérdida de las últimas colonias españolas de Ultramar (Cuba, Puerto Rico y Filipinas). Crisis de identidad nacional: España ya no es el gran imperio que fue. Esta fecha aglutina a los intelectuales de la llamada “Generación del 98”. Son hombres nacidos entre 1864 y 1880:

1. ​Miguel de Unamuno (1864-1936) (profesor universitario, escritor)

2. ​Ángel Ganivet (1865-1898) (escritor, bibliotecario, diplomático) 3. ​Ramón del Valle-Inclán (1866-1936) (escritor) 4. ​Jacinto Benavente (1866-1954) (escritor) 5. ​José Martínez Ruiz, (a) Azorín (1873-1967) (escritor) 6. ​Pío Baroja (1872-1956) (escritor) 7. ​Manuel Machado (1874-1947) (escritor y bibliotecario) 8. ​Antonio Machado (1875-1939) (escritor y profesor de instituto) 9. ​Ramiro de Maeztu (1874-1936) (escritor, periodista,

diplomático)

Perfil sociológico • Perfil de los integrantes: miembros de la pequeña burguesía o clase media

(gente dedicada al comercio, pequeños terratenientes, profesionales liberales como abogados, arquitectos, médicos, profesores, escritores..., quienes, sin ser ricos, tenían un cierto poder adquisitivo que los capacitaba, entre otras cosas, para poder votar en el Parlamento).

• Clase media de provincias que va buscando su futuro en la capital, en Madrid.

• Formación universitaria, pero como intelectuales son autodidactas. • No son clase alta – no son proletariado. Pequeño sector social con poco peso

específico que se siente desclasado: muy lejos de los privilegiados, muy lejos de las masas proletarias.

• En su juventud, espíritu de rebeldía frente a las corruptelas sociales y políticas de la Restauración. Tres ejes de rebeldía: ​anticaciquismo, antimilitarismo, anticlericalismo.

• Actitudes: próximas al socialismo (Unamuno), al anarquismo (Azorín y Baroja), a la bohemia...

• BOHEMIA – SOBRE TODO en el campo artístico. “Juventud degenerada” Reacciones ante el desastre

·​ ​Reacciones ante el Desastre: vergüenza, escándalo, indignación. Sentimiento de decadencia, impotencia, ridículo, depresión.

· ​En torno al casticismo, de Unamuno: la necesidad de reformular la identidad nacional.

La palabra ​regeneración​ se encuentra ya a principios del siglo XIX y está tomada del léxico médico, como antónimo de corrupción, a fin de metaforizar una expectativa política. En realidad, es una nueva forma en la que se vierte la vieja preocupación patriótica por la decadencia del país, que se expresó en los siglos XVI y XVII a través de la obra de los arbitristas y en el siglo XVIII por medio de la Ilustración y el reformismo borbónico. Pero su desarrollo a fines del siglo XIX es una consecuencia directa de la crisis del sistema político fundado por Antonio Cánovas del Castillo en la Restauración: ​la alternancia de partidos,​ que había proporcionado al país una falsa estabilidad basada en su triunfo en las Guerras carlistas, era ilusoria y se sostenía sobre la base de una gran corrupción política que impedía visualizar la efectiva miseria del pueblo y el mal reparto geográfico de una tardía revolución industrial, el caciquismo, el pucherazo electoral y el triunfo de una oligarquía económica y política, que habían relegado el papel motor de la burguesía a los reductos catalanes y vascos, adueñándose prácticamente de todo el suelo productivo del campo español mediante tramposas desamortizaciones que generaron improductivos latifundios, creando mano de obra barata en una extensa clase de jornaleros hambrientos. Este término se definió ideológicamente a través de la influencia del Krausismo, filosofía

que pregonaba la libertad de conciencia, introducida en España por Julián Sanz del Río.

El regeneracionismo, los tres “anti” y el “grupo de los Tres”. Del radicalismo a la impotencia.

• Tres ejes de rebeldía: ​anticaciquismo, antimilitarismo, anticlericalismo. 2 autores emblemáticos:

1-Joaquín Costa: Oligarquía y caciquismo como la forma actual de gobierno en España (1901).​ . 2-Ángel Ganivet​ (1865-1898), ​Idearium español​(1898). Ensayo más literario sobre el "tema de España".

Necesidad de ​superar la pasividad y el sometimiento a las influencias exteriores, esa abulia que para Ganivet es el gran vicio nacional​, y que sería uno de los temas recurrentes de la Generación del 98 (recordemos, por ejemplo, los versos de Machado: "Hay un español que quiere/ vivir y a vivir empieza/ entre una España que duerme/ y otra España que bosteza").

• Fue José Martínez Ruiz, alias ‘Azorín’, el primero que, apropiándose de una expresión de Ortega y Gasset, escribió cuatro artículos, titulados "La generación de 1898", para designar a un grupo de escritores (M. de Unamuno, Pío Baroja, Ramiro de Maeztu, Rubén Darío, Ramón del Valle-Inclán, Jacinto Benavente, Manuel Bueno y él mismo) que, sensibilizados ante "el espectáculo del desastre" del 98 y atentos a la "evolución del pensamiento literario de fuera de España", habrían iniciado por esas fechas un movimiento de protesta social y de "renovación de las letras" españolas.

Rasgos comunes de estos jóvenes: -Espíritu de "rebeldía" frente a las corruptelas políticas y sociales de la Restauración, -Apertura hacia la cultura europea coetánea e interés por algunos de sus intelectuales y escritores más significativos (F. Nietzsche, P. Verlaine, etc.), -Simpatía por los románticos, especialmente por Mariano José de Larra, -Deseo de redescubrir valores olvidados o aspectos abandonados de la realidad española (el paisaje, los viejos pueblos y ciudades, etc.), -Tradición literaria primitiva (Gonzalo de Berceo, Juan Ruiz, Jorge Manrique, etc.) -Atención y cultivo acendrado del idioma para "agudizarlo" y enriquecerlo con la recuperación de las "viejas" y "plásticas" palabras, capaces de "aprisionar menuda y fuertemente la realidad".

• El núcleo sobre el que se articula el grupo de los Tres será una publicación, la ​revista Juventud​, que pese a su escasa duración (1 de octubre de 1901 a 27 de marzo de 1902) publicó 12 números. La revista tenía un tono europeizante y pretendidamente científico. El conocido como ​«Manifiesto de los Tres» ​fue publicado en diciembre de ​1901​ en el número 11. ​En este

manifiesto se dice textualmente que se debe «aplicar los conocimientos de la ciencia en general en todas las llagas sociales». Según ‘los Tres’ esas llagas eran: pobreza rural, hambre, alcoholismo y prostitución y las necesidades prioritarias: educación obligatoria, caja de crédito agrícola y legalización del divorcio.​.

La impotencia ante el sistema: "Azorín (…) vino a Madrid. En Madrid su pesimismo instintivo se ha consolidado; su voluntad ha acabado de disgregarse en este espectáculo de vanidades y miserias. Ha sido periodista revolucionario, y ha visto a los revolucionarios en secreta y provechosa concordia con los explotadores. Ha tenido luego la humorada de escribir en periódicos reaccionarios, y ha visto que estos pobres reaccionarios tienen un horror invencible al arte y a la vida. Azorín, en el fondo, no cree en nada (…) Lo que le inspira más repugnancia es la frivolidad, la ligereza, la inconsistencia de los hombres de letras. Y esa sonrisa es la que ha encontrado también en el periodismo y en la literatura. El periodismo ha sido el causante de esta contaminación de la literatura. (…) El periodismo ha creado un tipo frívolamente enciclopédico, de estilo brillante, de suficiencia abrumadora. Es el tipo que detestaba Nietzsche: el tipo “que ​no es​ nada, pero que lo ​representa​ casi todo”". La voluntad (​1902), Ed. E. Inman Fox, Madrid, Castalia, 1973, pp. 195-196. El dilema entre el pensamiento y la vida (el árbol de la ciencia y el árbol de la vida)

"Yo soy un rebelde de mí mismo​; en mí hay dos hombres. Hay ​el hombre-voluntad​, casi muerto, casi deshecho por una larga educación en un

colegio clerical, seis, ocho, diez años de encierro, de compresión de la espontaneidad, de contrariación de todo lo natural y fecundo. Hay, aparte de éste, el

segundo hombre, ​el hombre-reflexión, ​nacido, alentado en copiosas lecturas, en largas soledades, en minuciosos auto-análisis. El que domina en mí, por desgracia, es el hombre-reflexión; yo casi soy un autómata, un muñeco sin iniciativas; el medio me aplasta, las circunstancias me dirigen al azar a un lado y a otro. Muchas veces yo me complazco en observar este dominio del ambiente sobre mí: y así veo que

soy místico, anarquista, irónico, dogmático, admirador de Schopenhauer, partidario de Nietzsche".

Palabras del personaje Antonio Azorín en ​La voluntad​ (1902), ed. cit., p. 267La desvitalización y el pesimismo como fruto de un sistema educativo:

3. Crisis de la Restauración - Los frutos de la ILE – La generación del 14 – El impacto de la I Guerra Mundial

FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS (1839-1915) Y LA INSTITUCIÓN LIBRE DE ENSEÑANZA (ILE) (1876-1936)

El propósito de F. Giner de los Ríos fue regenerar el país a través de la revolución de las conciencias. Quería crear hombres íntegros, cultos y capaces, en base a la idea de que los cambios los producen los hombres y las ideas, no las rebeliones ni las guerras. [Tras la guerra civil española todo lo que tenía que ver con Giner, puesto que era sinónimo de libertad, fue prohibido por el régimen franquista, lo que ha hecho que se pierda gran parte de su obra.] Principios Pedagógicos Comparan la pedagogía de Giner a la de una escuela socrática, en la que el profesor influye en sus alumnos no por su autoridad, sino por su conocimiento, su sabiduría. La relación entre los alumnos y el profesor era íntima, cercana, familiar, para así poder influir mejor en su conciencia. Era una escuela eminentemente práctica, en la que cada alumno tenía un cuaderno (y no un libro académico) con el que trabajaba. Los exámenes memorísticos no existían. Las excursiones eran frecuentes, a museos de todo tipo, a fábricas, al campo, etc. Estas excursiones llegaban a durar varios días incluso, y muchos antiguos alumnos las recordaba con gratitud. Una de las más recordadas era una que llevó a los alumnos andando desde Madrid a Lisboa

• El influjo de la ILE fue determinante para que los poderes públicos emprendieran una serie de ​reformas​ de que España necesitaba en los terrenos ​jurídico, educativo y social.​ Se crearon organismos:

Junta para Ampliación de Estudios (1907-1936)​, cuyo cometido era enviar estudiantes becados a estudiar al extranjero.

Centro de Estudios Históricos (1910-1936) • Instituto Nacional de Ciencias Físico-Naturales • Residencia de Estudiantes​ ​(1910-1936, 1ª época),​ establecida en la calle Pinar de

Madrid, auténtico vivero de escritores y artistas y lugar donde Albert Einstein dio una de las conferencias que ofreció en su viaje a España en 1923.

• Los intentos de renovación pedagógica cristalizaron desde 1907 hasta 1936 en iniciativas pioneras como el Instituto Escuela, las colonias escolares de vacaciones, la ​Universidad Internacional de verano​ o las llamadas ​Misiones pedagógicas que actuaron bajo el amparo de la Segunda República con el fin de divulgar la cultura entre los pueblos de la España profunda donde jamás había llegado.

La generación de 1914 o Novecentismo

Generación de 1914​ (o ​Novecentismo​) es una etiqueta historiográfica que designa a un grupo generacional intermedio entre las generaciones de 1898 y de 1927. El término fue acuñado por Lorenzo Luzuriaga, pedagogo y miembro de la Liga de Educación Política, en un artículo de 1947 donde reseña las ​Obras Completas​ de José Ortega y Gasset. Eligió ese año por ser en el que apareció el primer libro importante de Ortega (​Meditaciones del Quijote​) quien, también en el mismo año, se confirmó como un intelectual con gran presencia pública gracias a su conferencia sobre ​Vieja y nueva política​. A ella pertenecerían los nacidos en torno a 1880 (entre 1880 y 1890) y que comenzaron su actividad literaria ya en el siglo XX, alcanzando su madurez en los años próximos a 1914. Entre ellos se cuentan, además de Ortega, Gabriel Miró, Ramón Pérez de Ayala, Manuel Azaña y Gregorio Marañón; y desde planteamientos estéticos distintos, pero en ciertos puntos comparables, el poeta Juan Ramón Jiménez y el inclasificable ​vanguardista​ Ramón Gómez de la Serna. También se les conoce como novecentistas o generación del novecientos, por su coincidencia con el movimiento que Eugeni d'Ors, desde Cataluña, definió como ​noucentisme​. Es característico en la mayor parte de ellos la elección del ensayo y del artículo periodístico como vehículo esencial de expresión y comunicación.

José Ortega y Gasset como figura central •​ ​La promoción del 14 (nacidos entre 1880 y 1890) destaca por un nuevo talante,

optimista, cosmopolita y pragmático, que encarna el filósofo José Ortega y Gasset. Él es el líder de una promoción que consagra la figura del intelectual como aristócrata del conocimiento cuya misión es culturizar al país dentro de un ideario liberal demócrata. ​Se trata de una burguesía bien preparada que se organiza a nivel político y cultural.

•​ ​Ortega y Gasset defendió un europeísmo de corte germanizante. Estaba convencido de que la «raza», la «sustancia» españolas estaban enfermas y proponía como «medicina» la ingestión de grandes dosis de «cultura» (alemana). -1910: gana por oposición la Cátedra de Metafísica de la Universidad Central. Funda la Escuela de Madrid. -1914: pronuncia un discurso en el Teatro de la Comedia de Madrid titulado «Vieja y Nueva política» que se considera el acto fundacional de la Liga de Educación Política Española. En él, tomando como principios el liberalismo y la nacionalización, se postulaba como la vanguardia de la «España vital» frente a la «España oficial». - En 1917 pasa de colaborar en El Imparcial a hacerlo con El Sol, diario fundado por Nicolás de Urgoiti pero inspirado por Ortega. En este diario se publicaron los «folletones» que anticiparon dos de sus obras más importantes: España invertebrada y La rebelión de las masas. El propio Urgoiti funda, en 1920, la Editorial

Calpe (que se unirá más tarde con Espasa), una de cuyas colecciones será dirigida por Ortega: la «Biblioteca de Ideas del Siglo XX». La empresa editorial más importante de Ortega será la Revista de Occidente, que funda en 1923 y dirige hasta 1936. Desde ella, asimismo, promovió la traducción de las más importantes tendencias filosóficas y científicas de la época: Spengler, Huizinga, Husserl, Simmel, Brentano, Driesch, Müller, Pfänder, B. Russell, etc.

Ortega y el problema de los nacionalismos de España España invertebrada​ (1921): Ortega explica la decadencia de España como

resultado del hecho de que, a diferencia de Francia o Inglaterra, nuestro país nunca tuvo una minoría dirigente ilustrada capaz de tomar decisiones firmes y eficaces para nuestro progreso. Castilla, que dirigió el proceso de integración de todas las nacionalidades peninsulares en un solo país, se agotó pronto y se recluyó en sí misma: luego todas las comunidades, empezando por la propia Castilla, se volvieron separatistas y perdieron interés por el bienestar global de España. El país está, así, invertebrado, desintegrado en rencillas tribales, y a la espera de un gobierno central fuerte e inteligente que consiga integrarlo en Europa.

España invertebrada​ es un libro profundamente europeo. En su análisis de los males patrios, Ortega desborda el marco regeneracionista del «problema de España» y lo disuelve en el más amplio y acuciante «problema de Europa» o crisis de la modernidad. Frente a Mommsen y la línea objetivo-naturalista de los pensadores alemanes (Herder-Fichte-Treitschke), dirá que «es falso suponer que la unidad nacional se funda en la unidad de sangre», y, con Renan y la línea subjetivo-voluntarista de pensadores franceses e italianos (Rousseau-Mazzini), afirmará que la fuerza de cohesión de una nación se basa en la activa participación de todas y cada una de sus partes en «un proyecto sugestivo de vida en común».

El raciovitalismo, más allá de la dicotomía entre vida y pensamiento

“El fenómeno vital humano tiene dos caras –la biológica y la espiritual- y está sometido, por tanto, a dos poderes distintos que actúan sobre él (…). Así, la actividad intelectual gravita, de una parte, hacia el centro de la necesidad biológica; de otra, es requerida, imperada por el principio ultravital de las leyes lógicas. (…)” “La nota esencial de ​la nueva sensibilidad​ es precisamente la decisión de no olvidar nunca, y en ningún orden, que las funciones espirituales o de cultura son también, y a la vez que eso, funciones biológicas. Por tanto, que la cultura no puede ser regida exclusivamente por sus leyes objetivas o transvitales, sino que, a la vez, está sometida a las leyes de la vida. Nos gobiernan dos imperativos contrapuestos. (…) Dando a ambos una expresión más genérica, llegaremos a este doble

mandamiento: ​la vida debe ser culta, pero la cultura tiene que ser vital. (…) La vida inculta es barbarie; la cultura desvitalizada es bizantinismo​.”

Crisis de la Restauración y efectos de la Gran Guerra • Impacto de la I Guerra Mundial (1914-1918) en España, pese a que oficialmente

permaneció como país neutral, no beligerante. • Desde el punto de vista político, la Gran Guerra acentuó el enfrentamiento entre las

derechas («germanófilos» que veían en Alemania y en Austria-Hungría los representantes del orden y de la autoridad) y las izquierdas («aliadófilos»). Como ha señalado Manuel Suárez Cortina, "las principales voces germanófilas del país eran las del clero, el ejército, la aristocracia, las élites terratenientes, la alta burguesía, la corte, los carlistas y los mauristas. Por el contrario, los partidarios de los aliados eran los regionalistas, los republicanos, los socialistas, los profesionales de clase media y los intelectuales, que vieron en la guerra un instrumento para forzar en España una transición hacia una verdadera democracia". Manuel Suárez Cortina (2006), ​La España Liberal (1868-1917). Política y sociedad, Madrid, Síntesis, 2006, p. 187.

• 1917: “Revolución de Octubre” en Rusia. -Huelga general revolucionaria en España, 1917. -Impacto en Andalucía (1918-1920): revueltas del “trienio bolchevique”.

• 1918: final de la Gran Guerra. Final del sistema de democracia restringida dirigido por la alta burguesía en alianza con la aristocracia. Modelo Viena.

– Crecen las tensiones sociales al acabarse los grandes negocios que se hicieron en España durante la guerra.

• Crece el germen de rebeldía violenta que se proyecta en el arte: arte de vanguardia.

La violencia en el arte: la beligerancia de los “jóvenes” y las Vanguardias

Primer Manifiesto del Futurismo 1909 FILIPPO TOMMASSO MARINETTI (1876-1944) 1. Nosotros queremos cantar el amor al Peligro, el hábito de la energía y de la temeridad. 2. El valor, la audacia, la rebelión serán elementos esenciales de nuestra poesía. 3. Hasta hoy, la literatura exaltó la inmovilidad pensativa, el éxtasis y el sueño. ​Nosotros queremos exaltar el movimiento agresivo, el insomnio febril, el paso ligero, el salto mortal, la bofetada y el puñetazo. 4. Nosotros afirmamos que la magnificencia del mundo se ha enriquecido con una belleza nueva: la belleza de la velocidad. Un automóvil de carreras con su capó adornado de gruesos tubos semejantes a serpientes de aliento explosivo..., un

automóvil rugiente parece correr sobre la metralla, es más bello que la Victoria ​de Samotracia. 5. Nosotros queremos cantar al hombre que sujeta el volante, cuya asta ideal atraviesa la Tierra, ella también lanzada a la carrera en el circuito de su órbita. 6. Es necesario que el poeta se prodigue con ardor, con lujo y con magnificencia para aumentar el entusiástico fervor de los elementos primordiales. 7. ​Ya no hay belleza si no es en la lucha. Ninguna obra que no tenga un carácter agresivo puede ser una obra de arte. La poesía debe concebirse como un violento asalto contra otra las fuerzas desconocidas, para obligarlas a arrodillarse ante el hombre. 8. ¡Nos hallamos sobre el último promontorio de los siglos!... ¿Por qué deberíamos mirar a nuestras espaldas, si queremos echar abajo las misteriosas puertas de lo Imposible? El Tiempo y el Espacio murieron Ayer. Nosotros ya vivimos en lo absoluto, pues hemos creado ya la eterna velocidad omnipresente. 9. ​Nosotros queremos glorificar la guerra —única higiene del mundo—, el militarismo, el patriotismo, el gesto destructor dé los libertarios, las hermosas ideas por las que se muere y el desprecio por la mujer​. 10. Nosotros queremos destruir los museos, las bibliotecas, las academias de todo tipo, y combatir contra el moralismo, el feminismo y toda cobardía oportunista o utilitaria. 11. Nosotros cantaremos a las grandes muchedumbres agitadas por el trabajo, por el placer o la rebelión; cantaremos las marchas multicolores y polifónicas de las revoluciones en las capitales modernas; cantaremos el vibrante fervor nocturno de los arsenales y de los astilleros incendiados por violentas lunas eléctricas; las estaciones glotonas, devoradoras de serpientes humeantes; las fábricas colgadas de las nubes por los retorcidos hilos de sus humos; los puentes semejantes a gimnastas gigantes que saltan los ríos, relampagueantes al sol con un brillo de cuchillos; los vapores aventureros que olfatean el horizonte, las locomotoras de ancho pecho que piafan en los raíles como enormes caballos de acero embridados con tubos, y el vuelo deslizante del aeroplanos, cuya hélice ondea al viento corno una bandera y parece aplaudir como una muchedumbre entusiasta. Y desde Italia lanzamos al mundo este manifiesto de violencia aniquiladora e incendiaria con el que fundamos hoy el Futurismo, porque queremos liberar este país de su fétida gangrena de profesores, de arqueólogos, de cicerones y de anticuarios​.(…)

Dadaísmo • Movimiento artístico surgido en Europa y en Norteamérica. Apareció en Zúrich,

Suiza, entre 1916 y 1922 con Tristan Tzara como su fundador. Fue una oposición al pasado violento de la Primera Guerra Mundial. El poema dadaísta suele ser una sucesión de palabras y sonidos, lo que hace difícil encontrarle lógica. Se distingue por: la inclinación hacia lo dudoso, terrorismo, muerte y nihilismo, lo fantasioso,

busca renovar la expresión mediante el empleo de materiales inusuales o manejando planos de pensamientos antes no mezclables y tiene una tónica general de rebeldía o destrucción.

• Caracterizado por gestos y manifestaciones provocadoras en las que los artistas pretendían destruir todas las convenciones con respecto al arte, creando un anti-arte. Sus orígenes se localizan cuando una serie de artistas de distintas nacionalidades se encontraron como refugiados en Zúrich durante la Primera Guerra Mundial.

• Artistas reconocidos de este movimiento fueron: Tristan Tzara y Marcel Jank de Rumanía, el francés Jean Arp y los alemanes Hugo Ball, Hans Richter y Richard Huelsenbeck. Tras varios encuentros informales en distintos cafés, empezó a tomar forma la idea de crear un cabaret internacional. La primera celebración tuvo lugar el 5 de febrero de 1916 en el Cabaret Voltaire, y consistió en un espectáculo de variedades con canciones francesas y alemanas, música rusa, música negra y exposiciones de arte. El nombre Dadá lo encontraron casualmente en un diccionario Ball y Huelsenbeck mientras buscaban nombre artístico a una de las cantantes: pongámosle Dadá, "...El primer sonido que dice el niño expresa el primitivismo, el empezar desde cero, lo que nuestro arte tiene de nuevo".

• Dada no significa nada • Todo hombre debe gritar. Hay una gran tarea destructiva, negativa por hacer.

Barrer, asear. La plenitud del individuo se afirma a continuación de un estado de locura, de locura agresiva y completa de un mundo confiado a las manos de los bandidos que se desgarran y destruyen los siglos. Sin fin ni designio, sin organización: la locura indomable, la descomposición. Los fuertes sobrevivirán gracias a su voz vigorosa, pues son vivos en la defensa. La agilidad de los miembros y de los sentimientos flamea en sus flancos prismáticos.

• La moral ha determinado la caridad y la piedad, dos bolas de sebo que han crecido, como elefantes, planetas, y que, aún hoy, son consideradas validas. Pero la bondad no tiene nada que ver con ellas.(…) Toda forma de asco susceptible de convertirse en negación de la familia es Dadá; la protesta a puñetazos de todo el ser entregado a una acción destructiva es Dadá; el conocimiento de todos los medios hasta hoy rechazados por el pudor sexual, por el compromiso demasiado cómodo y por la cortesía es Dadá; la abolición de la lógica, la danza de los impotentes de la creación es Dadá; la abolición de toda jerarquía y de toda ecuación social de valores establecida entre los siervos que se hallan entre nosotros los siervos es Dadá; todo objeto, todos los objetos, los sentimientos y las oscuridades, las apariciones y el choque preciso de las líneas paralelas son medios de lucha Dadá; abolición de la memoria: Dadá; abolición del futuro: Dadá; confianza indiscutible en todo dios producto inmediato de la espontaneidad: Dadá; salto elegante y sin prejuicios de una armonía a otra esfera; trayectoria de una palabra lanzada como un disco, grito sonoro; respeto de todas las individualidades en la momentánea locura de cada uno de sus sentimientos, serios o temerosos, tímidos o

ardientes, vigorosos, decididos, entusiastas; despojar la propia iglesia de todo accesorio inútil y pesado; escupir como una cascada luminosa el pensamiento descortés o amoroso, o bien, complaciéndose en ello, mimarlo con la misma identidad, lo que es lo mismo, en un matorral puro de insectos para una noble sangre, dorado por los cuerpos de los arcángeles y por su alma. Libertad: DADÁ, DADÁ, DADÁ, aullido de colores encrespados, encuentro de todos los contrarios y de todas las contradicciones, de todo motivo grotesco, de toda incoherencia: LA VIDA

• Las vanguardias europeas tienen eco (muy minoritario) en España entre 1918 y 1925. El precursor es Ramón Gómez de la Serna (“Ramonismo”) y aquí surgen dos movimientos autóctonos: el Ultraísmo (con Rafael Cansinos Assens y Guillermo de Torre) y el Creacionismo (con el chileno Vicente Huidobro).

• Ortega y Gasset teoriza sobre el arte vanguardista en ​La deshumanización del arte (1925).

4. La Dictadura de Primo de Rivera (1923-1930/31) – La generación del 27

Contra la dictadura de Primo de Rivera militaron sobre todo los intelectuales de mayor edad (los del 98 y el 14), aparte de los revolucionarios y un notorio sector estudiantil. Parte de la juventud burguesa española está durante los años 20 inmersa en un arte descomprometido, que busca la belleza o que concibe el arte como juego. Es el caso de los poetas de la generación del 27 (en estos años). Frente a la depuración del modernismo que significa la obra de los novecentistas (Ortega y Gasset, Juan Ramón Jiménez, Ramón Pérez de Ayala…), la vanguardia histórica europea surge con vocación de ruptura con la cultura anterior. El futurismo tiene un espíritu agresivo y optimista que andando el tiempo se desvirtuaría y desembocaría en el fascismo. El dadaísmo (1918-1922) , fruto de la angustia y la destrucción de la I Guerra Mundial, es nihilista. Del dadaísmo surge el surrealismo (1924), con un proyecto constructivo de liberar al hombre que se va a traducir en una progresiva rehumanización del arte y que camina además en sintonía con el comunismo.

• Más allá de la literatura obrera, se advierte un giro hacia el compromiso en el arte español a partir de 1928, año en que la editorial Historia Nueva lanza la colección “La novela social”. Uno de los primeros representantes del giro de la vanguardia hacia el compromiso fue José Díaz Fernández, narrador y ensayista. El género floreció durante la II República​.

• El feminismo es débil aún pero comienza a organizarse. En el campo de la escritura tienen indudable interés las figuras de la periodista y narradora Carmen de Burgos (alias “Colombine”) y Margarita Nelken.

• Generación que surge en el panorama cultural bajo la tutela de los mayores, muy ligada, en parte, a la Residencia de Estudiantes y al Lyceum Club Femenino, bajo el magisterio de Juan Ramón Jiménez José Ortega y Gasset

• Surgen en los años 20, entre el tramo final de descomposición de la Restauración y la Dictadura de Primo de Rivera (1923-1930).

• En principio, muchos de ellos viven realmente bastante al margen de la vida política. • No es el caso de algunos de los escritores del 98, caso de Unamuno o de

Valle-Inclán. • Literariamente, los jóvenes del 27 se mueven entre la depuración de la tradición y la

vanguardia. Pero no todos. Hay miembros del 27 que se integran en los sectores juveniles rebeldes a la dictadura, especialmente en el ámbito de la universidad. La irrupción de una literatura, de una actitud, comprometida, se sitúa, en esta generación, hacia 1928. José Díaz Fernández (1898-1941) y los inicios de la nueva novela social

• Su primera novela, ​El blocao (1928),​ de ​intencionalidad social​, narra en siete episodios “los efectos que se operan en la juventud española comprometida en la guerra de Marruecos.” Estos episodios, aunque parecen inconexos, están interrelacionados por el ambiente de la guerra, como aclara el propio autor en la “Nota para la segunda edición”: “Yo quise hacer una novela sin otra unidad que la atmósfera que sostiene a los episodios. El argumento clásico está sustituido por la dramática trayectoria de la guerra, así como el personaje, por su misma impersonalidad, quiere ser el soldado español, llámese Villabona o Carlos Arnedo. De este modo pretendo interesar al lector de modo distinto al conocido; es decir, metiéndolo en un mundo opaco y trágico, sin héroes, sin grandes individualidades, tal como yo sentí el Marruecos de entonces.”

• También un contenido social y político expuesto a través de una mezcla de técnicas vanguardistas y realistas se percibe en la novela ​La Venus mecánica​ (1929), panorama del Madrid de la dictadura de Primo de Rivera.

• En el ensayo ​El nuevo romanticismo​ (1930), subtitulado «Polémica de arte, política y literatura», defendió la necesidad de una “rehumanización” del arte.

• “​Esta vuelta a lo humano es la distinción fundamental de la literatura de avanzada​, que agrega a su pensamiento y a su estilo las cualidades específicas del tiempo presente. Aquellos valores aportados por el futurismo de Maiakovski no han sido desdeñados por los nuevos escritores ​(…) Las radicales mudanzas que ha sufrido el mundo en los últimos años han polarizado los conflictos del alma

humana en problemas diferentes a los que antes movían las plumas de los creadores. Uno de los más grandes es esa prueba de resistencia interior que ha de dar el hombre de hoy, al comprometerse ante la Historia a construir por sí solo un nuevo modo de vivir. ​(…)

• Para eso se necesita, sencillamente, ​un nuevo romanticismo. Yo lo auguro para el arte y la vida. Europa ya no puede más de cansancio, de escepticismo y de desconcierto. (…) Necesitamos vivir para la Historia, para las generaciones venideras​. (…)

• Pienso que los nuevos románticos han de parecerse muy poco a los románticos del siglo XIX. Carecerán, afortunadamente, de aquel gesto excesivo, de aquella petulancia espectacular, de aquel (…) mar de retórica. Pero volverán al hombre y escucharán el rumor de su conciencia. (…)

• Para terminar: lo que se llamó vanguardia literaria en los últimos años no será sino la postrera etapa de una sensibilidad en liquidación. (…) ​La verdadera vanguardia será aquella que ajuste sus formas nuevas de expresión a las inquietudes del pensamiento. Saludemos al nuevo romanticismo del hombre y la máquina que harán un arte para la vida, no una vida para el arte​.

• ​El nuevo romanticismo​ (Madrid, 1930)

5. La II República – El arte rehumanizado- Los intelectuales y la república 1930/1931: caída de Primo de Rivera y proclamación de la II República. Bienio reformista, coalición republicano-socialista (Manuel Azaña) (1931-1933), bienio de los republicanos radicales de Lerroux y la derecha católica de la CEDA (1933-1935), y triunfo del Frente Popular (coalición de izquierdas) (1936). 1934: revolución de Asturias. 1936/39: guerra civil. A partir de la II República se impone un panorama donde el escritor está comprometido con una causa. En general tras la revolución de Asturias (1934) y a raíz del estallido de la guerra civil la mayor parte de los intelectuales tomó partido por la causa republicana. Por primera vez en España se produce una solidarización masiva de la intelectualidad burguesa con la causa popular de obreros y campesinos. El fenómeno no es sólo español: también suscitaron la simpatía internacional de escritores hispanoamericanos, norteamericanos y europeos. Los intelectuales de más edad eran de perfil más democrático, mientras que los jóvenes tendieron a posiciones extremas atraídos por los totalitarismos de signo comunista o fascista. Pese al compromiso, la mayor parte de los escritores dejaron la literatura al margen de la propaganda. Cuando estalló la guerra, en cambio, hubo una nutrida literatura de urgencia, sobre todo poesía y teatro.

Con la II República hay una edad dorada del feminismo español, si bien duró demasiado poco para que cuajaran a medio plazo cambios sustanciales.

EL ENTUSIASMO INICIAL DE LOS INTELECTUALES Algunos intelectuales, como Gregorio Marañón, ​Ortega y Gasset​ y Ramón Pérez de Ayala, habían fundado antes de la institución del sistema republicano, la Agrupación al Servicio de la República,​ causa a la que se unen numerosos pensadores y creadores, y que es apoyada por el Ministerio de Cultura e Información Pública, creado en 1931 por la también nueva república. JOSÉ Ortega y Gasset: el entusiasmo inicial de los intelectuales "La República española tiene que aprovechar todo este proceso y partir de su resultado. Debe informarla la alegría y la limpieza del hacer; debe detestar las palabras mágicas ―incluso la palabra "democracia", en que ahora van a embozarse todos los estúpidos― y los melodramas de gesticulación jacobina. Es preciso, a marchas forzadas, usar de la República como de un formidable aparato para fabricar una España más rica y más precisa en que cada español dé su máximo rendimiento. Nos opondremos resueltamente a que quieran hacernos una republiquita tonta, compuesta de huelgas y de barullo parlamentario. Cambiemos el signo: República española, es decir, alegría de gentes lanzadas a una gran empresa, rigor para exigir a todo el mundo que trabaje en la obra común y entusiasmo por la técnica que puede redimir la península de su inveterada miseria."

La Constitución de 1931 Soberanía popular​. Se declaraba al nuevo estado español como una "República

democrática de trabajadores de todas clases“. • Sufragio universal masculino y femenino​. Tras un largo y complejo debate en las

Cortes, las mujeres españolas obtuvieron el derecho de voto. • Extensa declaración de ​derechos y libertades.

– Derechos civiles: ​divorcio​, equiparación hijos legítimos e ilegítimos. – Derecho a la educación​.

• Poderes del Estado – Poder legislativo​ quedó en manos de unas ​Cortes unicamerales. Poder ejecutivo

Presidente de la República con escasos poderes​. • Jefe de Gobierno​, nombrado por el Presidente pero que debía

contar con la aprobación de las Cortes. – Poder judicial ​en manos de los ​tribunales de justicia​.

• Por primera vez en nuestra historia, se establece el derecho de las regiones a establecer ​Estatutos de Autonomía​.

• En lo relativo a la​ "cuestión religiosa" ​se establece un estado laico: – Separación de la Iglesia y el Estado – Desapareció el presupuesto de culto y clero – Prohibición de ejercer la educación – Libertad de conciencia y cultos

Las reformas de Azaña

El bienio reformista de Azaña Reforma educativa:

• Amplio programa de ​construcción de escuelas y contratación de maestros​: 6750 escuelas y 7000 maestros con mejores salarios.

Enseñanza mixta • La ​Religión dejó de ser asignatura obligatoria​ lo que agudizó el enfrentamiento

con la Iglesia Reforma militar.​ Buscando garantizar la fidelidad del Ejército al nuevo régimen republicano y propiciar la reducción del excesivo número de jefes y oficiales, se exigió el juramento de fidelidad​ al nuevo régimen republicano, pudiendo optar los que se negaran a ello al ​retiro voluntario con paga completa​. Reforma agraria:

• Se aprobó en ​1932 la Ley de Bases de la Reforma Agraria.​ Con ella se buscaba el reasentamiento de campesinos sin tierra en latifundios insuficientemente explotados.

• Su aplicación fue un ​fracaso​ y muy pocos campesinos se beneficiaron de la ley. Esto provocó un ​decepción generalizada​ entre el campesinado en un contexto económico de paro creciente.

Las Misiones Pedagógicas (1931-1936)

• Las ​Misiones Pedagógicas​ fueron un proyecto de solidaridad cultural patrocinado por el Gobierno de la Segunda República Española a través del Ministro de Instrucción Pública y desde las plataformas del Museo Pedagógico Nacional y la Institución Libre de Enseñanza.

• Convocados por Manuel Bartolomé Cossío, presidente del Patronato de las Misiones Pedagógicas, se llegarían a reunir más de quinientos voluntarios de diverso origen: maestros, profesores, artistas, y jóvenes estudiantes e intelectuales. Entre ellos se encontraban: la filósofa​ María Zambrano​, el dramaturgo ​Alejandro Casona​, el cineasta José Val del Omar, el poeta ​Luis Cernuda​, el pintor Ramón Gaya, el músico Eduardo Martínez Torner, y una nutrida infantería de entre la que más tarde saldrán los nombres de Rafael Dieste, Maruja Mallo, Diego Marín,

Antonio Sánchez Barbudo, Pedro Pérez Clotet o la escritora Carmen Conde y su marido Antonio Oliver.

• Entre 1931 y 1936, la labor del Patronato (y a pesar de los intentos de sabotaje durante el ​Bienio Negro​), llegó a cerca de 7.000 pueblos y aldeas, a través de 196 circuitos de Misiones Pedagógicas, con la participación aproximada de 600 "misioneros". Hasta el 31 de marzo de 1937, se repartieron 5.522 bibliotecas, que en conjunto sumaban más de 600.000 libros. El Teatro y Coro realizó 286 actuaciones, y las Exposiciones Circulantes de Pintura del Museo del Pueblo, pudieron verse en 179 localidades.

La Barraca​ fue un grupo de teatro universitario enmarcado dentro del proyecto gubernamental de las Misiones Pedagógicas. Dentro de un talante inspirado por la I.L.E., pretendía llevar el teatro clásico español a zonas con poca actividad cultural de la península ibérica. ​ ​6. La guerra civil. Algunas reacciones

ANTONIO MACHADO (1875-1939) Juan de Mairena (1936) Ed. Antonio Fernández Ferrer, Madrid, Cátedra, 1986, 2 vols. En España –no lo olvidemos- la acción política de tendencia progresiva suele ser débil, porque carece de originalidad; es puro mimetismo que no pasa de simple excitante de la reacción. Se diría que sólo el resorte reaccionario funciona en nuestra máquina social con alguna precisión y energía. Los políticos que pretenden gobernar hacia el porvenir deben tener en cuenta la reacción de fondo que sigue en España a todo avance de superficie. Nuestros políticos llamados de izquierda, un tanto frívolos –digámoslo de pasada-, rara vez calculan, cuando disparan sus fusiles de retórica futurista, el retroceso de las culatas, que suele ser, aunque parezca extraño, más violento que el tiro. Se habla del fracaso de los intelectuales en política. Yo no he creído nunca en él. Se le confunde con el fracaso de ciertos virtuosos de la inteligencia, hombres de algún ingenio literario o de alguna habilidad aneja a la literatura y a la conversación –médicos, retóricos, fonetistas, ventrílocuos-, que no siempre son los más inteligentes. La libertad, señores (habla Mairena a sus alumnos), es un problema metafísico. Hay, además, el liberalismo, una invención de los ingleses, gran pueblo demarinos, boxeadores e ironistas. ***

• A los tradicionalistas convendría recordarles lo que tantas veces se ha dicho contra ellos:

• Primero. Que si la historia es, como el tiempo, irreversible, no hay manera de restaurar lo pasado.

• Segundo. Que si hay algo en la historia fuera del tiempo, valores eternos, eso, que no ha pasado, tampoco puede restaurarse.

• Tercero. Que si aquellos polvos trajeron estos lodos, no se puede condenar el presente y absolver el pasado.

• Cuarto. Que si tornásemos a aquellos polvos volveríamos a estos lodos. • Quinto. Que todo reaccionarismo consecuente termina en la caverna o en una edad

de oro, en la cual sólo, y a medias, creía Juan Jacobo Rousseau. Antonio Machado, ​Juan de Mairena​ (1936) La Alianza de intelectuales antifascistas

• Al estallar la guerra civil -el 17 de julio de 1936- ​la gran mayoría de los intelectuales españoles -algunos de ellos comprometidos más con la cultura que con un partido- se incorporaron a la facción republicana​. Dice Rafael Alberti, “La guerra, después, nos juntó casi a todos en la ​Alianza de Intelectuales Antifascistas​. Y luego, el exilio nos dispersó”.

La Alianza de Intelectuales Antifascistas para la defensa de la Cultura

• La ​Alianza de Intelectuales Antifascistas para la Defensa de la Cultura​ fue una organización civil ubicada en Madrid primero y Valencia después, creada el 30 de julio de 1936, nada más iniciarse la Guerra Civil Española.

• Sus antecedentes se encuentran en 1935, cuando se había celebrado en París el I Congreso de Escritores y se constituyó la Asociación Internacional de Escritores en Defensa de la Cultura, donde habían asistido varios españoles. La Alianza de Intelectuales Antifascistas para la Defensa de la Cultura se creó como sección española de la Asociación Internacional.

• Se organizaba conforme a un ateneo, manteniendo una división en áreas temáticas de la misma forma. En su actividad, además de la propiamente cultural, se hicieron manifiestos, charlas y llamamientos contra el ascenso del fascismo que representaba el Ejército sublevado de Franco. Entre sus miembros se encontraban María Zambrano, Ramón Gómez de la Serna, Rafael Alberti, Miguel Hernández, José Bergamín, Rosa Chacel, Luis Buñuel, Luis Cernuda, Pedro Garfias, Juan Chabás, Rodolfo Halffter, Antonio Rodríguez Moñino, Ramón Sender, Emilio Prados, Manuel Altolaguirre, Max Aub, José Peris Aragó, Eduardo Ugarte, Salvador Arias y Arturo Serrano, entre otros.

• El manifiesto de su constitución declaraba: «Se ha producido en toda España una explosión de barbarie... Este levantamiento criminal de militarismo, clericalismo y aristocratismo de casta contra la República democrática, contra el pueblo, representado por su Gobierno del Frente Popular, ha encontrado en los procedimientos fascistas la novedad de fortalecer todos aquellos

elementos mortales de nuestra historia... Contra este monstruoso estallido del fascismo... nosotros, escritores, artistas, investigadores científicos, hombres de actividad intelectual... declaramos nuestra identificación plena y activa con el pueblo, que ahora lucha gloriosamente al lado del Gobierno del Frente Popular...» La Voz, jueves 30 de julio de 1936, página 3

• A ella se unió la ​Alianza de Intelectuales para la Defensa de la Cultura​, organización creada mediante la fusión de la Unión de Escritores y Artistas Proletarios (grupo de activistas de izquierda política valencianos) y Accio d'Art (grupo regionalista valenciano disidente del Círculo de Bellas Artes de Valencia). Miembros de la misma eran Josep Renau, María Teresa León, Juan Gil-Albert, Max Aub o Ramón Gaya.

• La Alianza realizó boletines y publicaciones. La primera, ​Milicia Popular​, salió a la luz el 30 de septiembre de 1936. Sin embargo la más importante fue ​El Mono Azul​. Las actividades fueron diversas y, a nivel internacional, la que mayor impacto causó fue el II Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura que tuvo su sede central en Valencia, y celebró reuniones también en Madrid (en una ciudad casi sitiada) y Barcelona, entre el 4 y el 11 de julio de 1937. En él participaron escritores como ​Pablo Neruda​, Nicolás Guillén, Ernest Hemingway, César Vallejo, Raúl González Tuñón, Octavio Paz, André Malraux o Louis Aragon

El final de la guerra

• La antesala del fin de la guerra fue la ​ofensiva nacionalista contra Cataluña​. Tras tomar Barcelona, las tropas franquistas llegaron a la frontera francesa en febrero de 1939. Antes se había producido un enorme y patético ​éxodo de población​. ​Más de 500.000 personas huyeron a Francia​, donde fueron hacinadas en campos de concentración.

• Ante la inminente derrota, las ​divisiones internas​ se hicieron aún más profundas en el bando republicano. El gobierno de ​Negrín​, con el apoyo de los comunistas y parte de los socialistas, proponía la ​resistencia a ultranza​. El objetivo era que el conflicto español quedará integrada en la inminente guerra europea y mundial que todo el mundo veía venir. De esa manera, la República española encontraría aliados que le permitirían cambiar el signo de la guerra.

• Contra esta posición, y defendiendo la negociación de la derrota con Franco, el coronel ​Casado​ dio un ​golpe contra el gobierno de Negrín​. Pese a las propuestas de negociación de Casado, ​Franco exigió la rendición incondicional​. El ​28 de marzo​, las tropas franquistas entraron en ​Madrid​ y el ​1 de Abril de 1939 ​terminaba la sangrienta guerra. Una larga dictadura vino a sustituir al ensayo democrático de la segunda república.

comentarios (0)
No hay comentarios
¡Escribe tú el primero!
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 19 páginas totales
Descarga el documento