Tema 11, Apuntes de Antropología. Universitat Internacional de Catalunya (UIC)
joel_call
joel_call

Tema 11, Apuntes de Antropología. Universitat Internacional de Catalunya (UIC)

3 páginas
1Número de descargas
18Número de visitas
Descripción
Asignatura: Antropologia, Profesor: Xavier Escribano, Carrera: Fisioterapia, Universidad: UIC
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 3
Descarga el documento

Tema 11. El ser humano enfermo

11.1 La doble perspectiva sobre la enfermedad:

Ver la enfermedad en 3ª persona: Se ve la enfermedad de otro, la del paciente. Es el punto de vista objetivo o científico y que se pone en una cierta distancia y neutralidad. Se relaciona con la dimensión biológica de la enfermedad.

Vivir la enfermedad en 1ª persona: Se vive la propia enfermedad. Es el punto de vista subjetivo, que no permite ponerme a distancia. Es una perspectiva subjetiva de la vivencia que consiste en una inmediatez y en una afectación emocional. Se entiende como subjetiva porque es algo vivido desde el propio sujeto. Hay una vivencia personal o existencia de la enfermedad. Este punto de vista se relaciona con la enfermedad biográfica.

El cuerpo tiene una doble aprensión, hay un cuerpo objeto y un cuerpo vivido:

El cuerpo objeto es la visión científica del cuerpo. El paradigma ( visión general de comprensión de algo) del cuerpo objeto es que padece una alteración patológica de su organismo. La enfermedad por tanto desde este punto de vista en 3ª persona es una alteración patológica del organismo.

El cuerpo sujeto o cuerpo vivido es la experiencia o la vivencia de la corporalidad. La enfermedad desde este punto de vista es una alteración de la experiencia de la propia corporalidad y que provoca una transformación en las relaciones entre el yo, el cuerpo, el mundo y los otros.

El cuerpo no es ni aparece como un objeto. Nosotros lo vivimos como un medio a través del cual nos relacionamos con los objetos. La enfermedad altera justamente esta conexión entre el yo y el mundo, la dimensión biográfica.

Desde el punto de vista de la vivencia de la enfermedad, esta es la pérdida de plenitud, certeza y seguridad. -Se pierde el control sobre las funciones básicas ( perder el control de los esfínteres).

-Se pierde la libertad de actuar (una persona que no se puede vestir por si mismo).

-Se pierde el mundo familiar, el aspecto agradable, próximo, cercano que se tenia del mundo.

10.2 La enfermedad y la unidad de la persona

La enfermedad es una desintegración en tres niveles: Es la perdida de la identidad corporal, la pérdida psicológica ( el sentimiento de angustia y rechazo) y la pérdida moral, la falta de autonomía me hace ver en los criterios de otros).

La enfermedad es la desintegración o ruptura de la unidad de la persona. Esta ruptura puede ocurrir en una o más de tres esferas, cada una de las cuales tiene sus propias implicaciones éticas: corporales, psicológicas y axiológicas.

• Con la enfermedad física se rompe la unidad corporal. El cuerpo (o uno de sus órganos) se convierte en el centro de atención y pierde parte o la totalidad de su capacidad para trabajar, recrearse o entablar relaciones humanas. Se puede llegar hasta perder un órgano o una función. La integridad funcional de todo el organismo se desvirtúa al afectarse un órgano, un sistema orgánico o un proceso metabólico.

• La enfermedad también puede agredir la integridad psicológica de la persona. No nos vemos identificados con nuestro propio cuerpo, hay una crisis de identidad.

• Otra faceta de la integridad de las personas es la integridad axiológica, es decir, la naturaleza intacta de los valores que apreciamos y adoptamos. La salud es la recuperación de la integridad, de nuestras capacidades físicas, psicológicas y morales.

10.3 La enfermedad como la manifestación de la condición humana

Hay diferentes aspectos que la persona vivida manifiesta a causa de la enfermedad. La enfermedad nos permite conocer cosas que no conocíamos.

Pone en manifiesto:

1. Nuestra limitación como consecuencia de nuestra finitud. La enfermedad a veces la experimentamos como algo que nos limita y nos quita facultades físicas y mentales.

2. La dimensión pasiva y la facticidad.

3. La fragilidad o vulnerabilidad: Con la enfermedad vemos que tenemos dificultades en la vida y que nos puede costar mucho superar . Nos hace ver que somos frágiles y que no podemos hacer todo.

4. Los límites del autocontrol y de la autodeterminación: La enfermedad nos limita la capacidad de decidir mi comportamiento, mis acciones fisiológicas ( ya no está todo en mi voluntad). La enfermedad rebela a la persona que no todo está en sus manos.

5. La pérdida de autonomía y el descubrimiento de la dependencia, estar en manos de otros.

6. La presencia de nuestro propio cuerpo como una realidad física, un cuerpo que nos sirve como un medio. La enfermedad nos muestra nuestro cuerpo físico como un obstáculo, como algo que pasa, que padece.

La enfermedad es un elemento físico ( lesión) facilitada por un comportamiento ( origen de la enfermedad). Padecer una enfermedad tiene una repercusión sobre mi estado de ánimo (Pathos), para curar la enfermedad hemos de tratar el aspecto afectivo o fisiológico. Y a más los sentimientos y emociones pueden influir en nuestro cuerpo ( enfermedades somáticas). Un trauma puede manifestarse en nuestro físico. El Logos se presenta a través del autoconocimiento. En la enfermedad entran en juego todas las dimensiones de la persona humana. Hay un planteamiento holístico ( nos interesa todo) pero en la persona humana hay un orden. Es muy importante el Logos porque nos permite conocer.

No hay comentarios
Descarga el documento