TEMA 4, Ejercicios de Historia de España. Universidad Complutense de Madrid (UCM)
cristf12345
cristf12345

TEMA 4, Ejercicios de Historia de España. Universidad Complutense de Madrid (UCM)

13 páginas
6Número de visitas
Descripción
Asignatura: Historia Política y Social de España e Hispanoamérica, Profesor: maria teresa nava, Carrera: Español: Lengua y Literatura, Universidad: UCM
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 13
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 13 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 13 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 13 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 13 páginas totales
Descarga el documento

TEMA 4 – LA SOCIEDAD ESPAÑOLA EN EL ANTIGUO RÉGIMEN. LA SOCIEDAD

INDIANA

1. INTRODUCCIÓN: MODELOS DE ORGANIZACIÖN SOCIAL

1.1 CASTAS

Es un sistema jerarquizado basado en criterios de pureza o impureza religiosa que se trasmite

por herencia familiar. Los criterios económicos no influyen y su estructura es sumamente rígida, sin

apenas movilidad en donde la promoción individual apenas existe. Al ser el nacimiento lo que

determina la casta, se practica la endogamia con el propósito de mantener un estatus. Un ejemplo de

este sistema es India antes del dominio británico.

1.2. ESTAMENTOS

Se da en donde los criterios para la organización y jerarquización son:

• Criterios funcionales: Se tiene en cuenta la función teórica de cada estamento (ser militar está

ligado a la nobleza, la cura de almas con el clero y el trabajo manual con el pueblo llano).

• Criterios abstractos: La estima, la dignidad, el honor, los cuales se asocian a unos grupos y no

a otros, dependiendo de su importancia social.

En la Edad Media se mina esta estabilidad en los criterios.

Además existe un corpus jurídico que soporta y justifica la diferencia entre los grupos y también un corpus ideológico (doctrinal) que justifica que este modelo de organización social es el

más conveniente y el que tiene que existir naturalmente.

1.3. CLASES

Este sistema viene marcado por criterios de tipo económico, que es determinante en la

pirámide social. La posición depende del papel que los individuos desempeñan dentro del sistema de

producción de bienes materiales y del nivel de beneficios obtenidos de su trabajo.

No existen sociedades de tipo puro, sino sociedades de tipo complejo y tipo de sistemas

intermedios que van cambiando de forma diacrónica. Sin embargo, sí existen sociedades en donde

uno de estos tipos es predominante.

La organización de España en los Siglos XVI, XVII y XVIII es jurídicamente estamental con

una disposición jerárquica y una desigualdad existente de derechos y deberes consagrada por la ley.

Historia política y social de España e Hispanoamérica

1

2. SOCIEDAD ESTAMENTAL: CARACTERÍSTICAS GENERALES

2.1. ESTRUCTURA TRIPARTIRTA: PRIVILEGIOS Y FUNCIONES

La estructura tripartita surge en un momento no del todo determinado de la Edad Media

(podría ser herencia de la conquista bárbara)

Los estamentos son los siguientes: Nobleza, clero y pueblo llano; siendo los dos primeros

privilegiados (ante la ley) y no privilegiado el último. La preminencia de nobleza y clero se basa en

la función social que desempeñan, es decir, por una parte, la tarea militar y el asesoramiento al

monarca y por otra, la religiosa (en una sociedad sacralizada). El pueblo llano o 3er Estado ( que

también recibía el nombre de plebe, Estado general, el común o al honrada común) se define por

exclusión, es decir, a él pertenecían todos aquellos que no fueran nobles ni clérigos, por lo tanto era

el estamento mayoritario. Durante la Edad Moderna el peso de la economía va a ser primordial; se

introducen elementos propios de la sociedad clasista (elementos de distorsión) y de castas

(persecución de los no católicos además de, a nivel global, el menosprecio a los judíos y en España

también a los conversos)

2.2. LA RIQUEZA

La riqueza adquiere mucha importancia por el desarrollo del comercio y la aparición del

capitalismo. El poder económico va a ser uno de los criterios principales en la organización del 3er

Estado. Además existe una coexistencia entre estamentos y clases y en algunos casos incluso hay un

predominio del ámbito clasista en el ámbito laboral. La burguesía, por lo tanto, penetra en el

estamento nobiliario.

2.3. OTROS CRITERIOS (PARA LA ASCENSIÓN)

• Poseer un cargo público es un camino para la ascensión social.

• La posesión de un título nobiliario.

• El origen geográfico (redes de poder e influencia) y vecindad (clientelismo)

• Vida en el mundo urbano (hace más fácil la ascensión)

3. PRINCIPALES GRUPOS SOCIALES

3.1. LA NOBLEZA

· Número y vías de acceso:

Historia política y social de España e Hispanoamérica

2

La nobleza es un grupo presente en toda Europa (excepto Suiza). Únicamente una minoría

pertenece a este estamento; en Europa Occidental representa un 1-2 % de la sociedad; en Europa

Oriental, un 2-5 %; en donde había un mayor porcentaje de nobles es en Polonia (10 %) y en

Inglaterra donde menos debido a que sólo formaba parte de ella la alta jerarquía y sólo se heredaba al

primogénito dicho estatus.

Existe una mitificación de la cuna dentro de este grupo social, siendo la nobleza de sangre (es

decir, probar la antigüedad de sangre noble) la más apreciada.

No está totalmente cerrado ya que el rey tenía una prerrogativa real y podía recompensar a

sus súbditos ennobleciéndolos.

· Excepciones fiscales:

• No pagaban impuestos.

• Privilegios honoríficos que tienen que ver con la vida pública (privilegios en

celebraciones religiosas o fiestas).

• Jurídicamente es un estamento fragmentado (por la sangre, la cuna, el origen o la

función).

• La posesión del título de conde, duque o marqués influye de forma positiva dentro de

la jerarquización interna.

• Distinción por riqueza: alta, media y baja nobleza.

· Jerarquización:

En España existen distinciones entre la nobleza de sangre y la que se adquiere gracias al

favor real (privilegio). La nobleza de sangre se jerarquiza en España en: príncipes de sangre

(individual de la familia real), los parientes más lejanos del rey, alta nobleza (titulada: marqués,

duque, conde y varón (degradación)) nobleza no titulada (media o baja), que incluye categorías

diversas y no bien definidas socialmente porque en ocasiones este sector de la baja nobleza se solía

confundir con la burguesía.

En Castilla existían diferencias entre: nobleza titulada, media nobleza (caballeros) e hidalgos

o baja nobleza (infanzones: hidalgos que en sus heredamientos tienen una potestad o señorío

limitado).

Historia política y social de España e Hispanoamérica

3

En el campo, la baja nobleza intentaba aparentar la imagen de alta nobleza.

* Hidalgo: persona que por linaje pertenecía al estamento inferior de la nobleza.

* Caballero: 1. Todo aquel miembro de una orden militar o civil (Calatrava, Alcántara) | 2. Hidalgo de reconocida nobleza.

* Hidalguía universal: Es el reconocimiento de hidalguía a los residentes de los fueros y la concesión por tanto de privilegios. Esto

ocurrió durante la Reconquista en los fueros al norte de la Península: Asturias, Santander. Ej.: Señorío de Vizcaya y el de Guipúzcoa. En los siglos XVI y XVII, el 80 % de la población norteña podía acreditar nobleza de sangre.

· Situación económica

Su riqueza es muy alta en conjunto, no obstante, si se relaciona con la jerarquización se

observan disparidades económicas. Su riqueza proviene de la tierra que poseen. En casi todos los

países de Europa existen autoridades jurídicas que protegen las propiedades y la hacienda de los

nobles. En España, concretamente en Castilla, el mayorazgo supone:

1. El derecho que tiene el primogénito de la familia de heredar todos los bienes.

2. El conjunto de todos los bienes que recibe el primogénito y no se puede separar.

Las características del mayorazgo como conjunto de bienes son: indivisible, vinculado (la

propiedad es de la familia; se benefician solo del uso), de transmisión hereditaria particular e

inalienable (que no se puede vender). Gracias a él se preserva el patrimonio.

La nobleza no podía realizar trabajos manuales por lo que no podían dedicarse a la

agricultura. En la práctica, renunciar al comercio suponía renunciar a una gran fuente de riqueza, por

lo que algunos se dedicarán al comercio al por mayor y siempre con intermediarios, mientras que

había una fortísima crítica a la media y baja nobleza por dedicarse al comercio.

· Influencia política y social

Tenían una influencia política muy elevada:

• En el plano local, los nobles tienden a monopolizar los puestos administrativos (cargos

municipales) en los cabildos.

• En el plano estatal, el perfil que se impone es de colaboración con el monarca.

• En el ejército, en los niveles superiores o rangos de oficialidad (tienen privilegios para

ascender).

En cuanto a la influencia social:

Historia política y social de España e Hispanoamérica

4

• El modo de vida al que aspiran todos los nobles, pero que está sólo al alcance de unos

pocos, era el ocio y vivir en el fasto (lujo) y boato.

• Se cuida la apariencia (pintura, escultura).

• Sentimiento de superioridad y orgullo por ello. Desde el Renacimiento se impone el

concepto de la nobleza de virtud/moral (como si la virtud se transmitiera por sangre).

• La nobleza trata de monopolizar los conceptos de honor (virtud, valores) y honra (de

mayor importancia es la percepción y la opinión del resto sobre el honor)

3.2. EL CLERO

· Caracterización general y privilegios

Según el punto de vista del honor, en la tratadística es el 1er estamento privilegiado. En el

mundo católico sí se considera al clero como un grupo social privilegiado; en el mundo protestante

no es un grupo recocido claro pero los clérigos gozan de mucha consideración y de facto gozan de

privilegios.

Desde el punto de vista comparativo (con la nobleza) es un estamento abierto al que no se

accede por linaje ni por derecho dinástico, sino que se nutre de la entrada del exterior de todos los

sectores sociales. Esta entrada está definida por un acto jurídico y canónigo, condición sine qua non

para ser clérigo, ya que es necesaria una orden canóniga.

Privilegios:

• Excepciones fiscales.

• Justicia particular/Jurisdicción especial (independiente de los Tribunales, las leyes, es

decir, la justicia civil)

• Exentos de cargas personales (no tienen que acudir al ejército, es decir, están exentos

de las levas)

• Preeminencias en la vida cotidiana (por su buena percepción de ellos en la sociedad)

La entrada voluntaria va ligada con la vocación religiosa personal. En la práctica el

estamento eclesiástico es utilizado para medrar socialmente (sirve de refugio en tiempos de crisis).

Historia política y social de España e Hispanoamérica

5

A las órdenes mayores pertenecen el obispo, el presbítero y el diácono (los que tienen

formación empiezan ahí), que forman a su vez el clero secular y que tienen contacto con el fiel y

voto de castidad y obediencia. No había seminarios así que había niveles de formación que

determinaban la jerarquía eclesiástica. A las órdenes menores pertenecían los acólitos y los

exorcistas, quienes forman el sector marginal del clero y que incluso estaban aseglarados; formaban

el clero regular y tenían voto de castidad, obediencia y pobreza.

Accedían a este estamento los segundones nobles, las mujeres nobles (obligadas a ingresar en

la vida de convento para que la familia no tuviera que dar la dote, puesto que la dote de ingreso a un

convento era menor) y los hijos de labradores ricos. En general, la Iglesia era la salida profesional

del pueblo.

· Distribución geográfica y número

Son pocos, es un grupo minoritario. Sin embargo, su número era muy superior a las

necesidades reales. En España, en 1786 – 1787 el número total perteneciente a la Iglesia era del 2 %,

es decir, 200.000 personas.

La distribución geográfica era heterogenia y había una mayor concentración en el ámbito

urbano (tiene que ver con una razón económica).

· Situación económica

Es un grupo muy poderoso desde el un punto de vista colectivo, pero existe un reparto

desigual en cuanto a las rentas: príncipes eclesiásticos y bajo clero (que subsiste). La base de su

riqueza radica en la agricultura y las tierras. La Iglesia en España poseía entorno al 10 – 20 % de las

tierras.

· Estructura jerárquica

En la cúspide se encuentra el Papa y el colegio cardenalicio (que junto a él son príncipes de

la Iglesia y viven mayoritariamente en Roma y, además, forman la alta aristocracia eclesiástica, que

viven con boato y lujo – de ahí que sean grandes mecenas del arte – y que no se comportan con una

religiosidad escrupulosa ni moralidad). El colegio cardenalicio es el responsable del gobierno de la

Iglesia, ocupan los cargos de la curia y eligen al Papa. Además, tenían la función de asistencia y

consejo al Papa y económicamente, perciben rentas muy elevadas procedentes de toda la cristiandad.

Roma era el órgano central de gobierno.

En las Iglesias naciones, la jerarquía era la siguiente:

Historia política y social de España e Hispanoamérica

6

• Obispo o episcopado: Son nombrados por el rey y confirmados por el Papa. La

mayoría proceden de la media/alta (alta aristocracia) y nobleza.

• Cabildos catedralicios: Tienen sus propias rentas (procedentes de la catedral) y son

puestos muy codiciados en los que generalmente hay mayor presencia de nobleza baja

y media.

• Párrocos

• Capellán

• Ordenados de órdenes menores:

1. Ostiario: Cuida del templo y toca las campanas.

2. Lector: Canta y lee las sagradas escrituras.

3. Acólito: Ayudante que lleva las velas y presenta el agua y el vino.

Esta situación compleja permite ver la diferencia entre parroquias pobres cuyos miembros

eran provenientes de estamentos distintos.

Se intenta salvar el problema de que algunos párrocos no supieran leer mediante la creación

de seminarios.

3.3. TERCER ESTADO / ESTADO LLANO

Se define por exclusión (sin votos, ni títulos nobiliarios). Además, lo compone la mayoría abrumadora de la sociedad (aprox. 90 %). Está formado por intelectuales y hombres de letras y

aquellos que tienen una profesión liberal (médicos, abogados…), financieros, comerciantes

(orfebres, peleteros) – estos últimos son el germen de la burguesía –, gentes de oficios (labradores,

artesanos), el resto de trabajadores manuales y mendigos y vagabundos.

4. LA SOCIEDAD INDIANA

4.1. RASGOS GENERALES

La sociedad colonial se fue conformando a partir de la convergencia de experiencias diversas,

pero en todos los casos fue el período del descubrimiento y la conquista el que marcaría con su

impronta particular y de un modo decisivo los momentos posteriores.

Historia política y social de España e Hispanoamérica

7

La población indígena era la población originaria y sobre ella se construyó todo lo demás. Sin

embargo, durante el siglo XVI y la primera mitad del XVII se encontraba en franco retroceso, lo que

facilitó que desde el descubrimiento se le sumaran la población blanca y la negra, ambas en fase de

crecimiento.

Los inmigrantes españoles, que no habían participado en la conquista y no habían obtenido

las recompensas correspondientes, se solían incorporar a la sociedad colonial a partir de su

vinculación a la actividad urbana. La sociedad indígena también se fue volviendo más compleja: las

comunidades se iban debilitando y algunas fueron arrinconadas en los corregimientos o reducciones,

en parte debido a los indios hispanizados que intentaban vincularse a los extremos marginales de la

sociedad colonial.

Durante el reinado de Felipe II y a partir de consideraciones puramente jurídicas, se quiso

estructurar a la sociedad colonial sobre bases duales, en torno a lo que se conoció como “república

de los indios” y “república de los españoles”. Sin embargo la segregación era imposible porque los

desplazamientos de los pueblos indígenas, forzados o no, la división del trabajo, los intercambios

comerciales, la circulación de mercancías, los nuevos cultivos, las manufacturas y las minas, iban en

contra de la separación.

En los territorios controlados por los españoles encontramos sociedades complejas integradas por europeos e indígenas, así como por esclavos negros y mestizos. Si bien el papel dominante fue

ejercido por los españoles, europeos y americanos o criollos, la condición de hombre blanco no se

traducía automáticamente en una situación de predominio en la sociedad colonial.

4.2. LA SOCIEDAD DE LOS ESPAÑOLES

La sociedad de los conquistadores fue herida de muerte en 1542 cuando las Leyes Nuevas

prohibieron las encomiendas. Si bien la Corona debió dar marcha atrás ante las resistencias

encontradas, los intentos de recrear en Indias una sociedad señorial fueron definitivamente

enterrados con la primacía de la monarquía. Hasta entonces, los encomenderos y sus sucesores, los

beneméritos, dominaban los estratos sociales más altos y estaban empeñados en reconstruir algo

similar a un orden feudal, empeño en el que terminaron fracasando.

Junto a los encomenderos, en la parte india de la sociedad estaba la nobleza indígena,

especialmente los descendientes de las familias reales, que seguían ocupando un lugar destacado.

Con el tiempo, algunos mercaderes y mineros se fueron enriqueciendo y se vincularon a los

encomenderos.

Historia política y social de España e Hispanoamérica

8

En un nivel inferior, pero no marginal, estaba el clero y el funcionariado, cuya función social

se vio reforzada en el reinado de Felipe. La creación de los virreinatos de México (1535) y Perú

(1543) permitió consolidar las cortes regionales en torno a los virreyes.

4.2.1. Las ciudades como centros de relación social

En prácticamente todo el Imperio español, los tres pilares de la sociedad hispana inicial

fueron la ciudad española, la encomienda y la exportación de productos locales, básicamente

mineros. Los tres estaban estrechamente interrelacionados y vinculados con la población indígena.

La ciudad, el lugar de residencia de la mayoría de los españoles, especialmente de los más

ricos o principales, controlaba un amplio territorio integrado por distintos asentamiento s indígenas.

Era un medio occidentalizado, y si bien contaba con un número importante de indios, éstos estaban

sumamente aculturados. El control del territorio era facilitado por el cabildo, cuya jurisdicción

superaba los límites urbanos y de ahí la estrecha vinculación inicial entre ciudad y encomienda. La

importancia de las ciudades dependía del territorio controlado y de la riqueza producida. En poco

tiempo las Indias conocieron un importante incremento de la actividad urbana y ya en 1574 había

225 ciudades y villas en el Imperio español.

La ciudad colonial era el centro de la vida social, económica, religiosa, cultural y

administrativa y en ella convergían e interactuaban, más que en cualquier otro espacio, los distintos

grupos sociales y étnicos. De acuerdo a su importancia económica y administrativa, aumentaba su

poder de atracción sobre los territorios vecinos. El prestigio de las autoridades también dependía de

la categoría de la ciudad y de sus instituciones. Las grandes capitales, Lima y México, fueron

simultáneamente sede de la corte virreinal, de la audiencia y cabeza de arzobispado; también estaban

las universidades, donde se educaban los hijos de las élites regionales y servían para elevar el

prestigio de estos dos centros urbanos. A las ciudades más importantes llegaban los productos

europeos, ya que el lujo no era algo desconocido por las elites coloniales.

4.2.2. Los grupos privilegiados

· Los encomenderos: Fueron el centro de la actividad local, aunque la rápida emergencia de otros

grupos marcó la consolidación de una sociedad cada vez más compleja. Entre los grupos emergentes

estaban los artesanos, los profesionales y los funcionarios, que con sus estructuras corporativas

(gremios, cofradías…) se sumaron a los numerosos actores sociales.

Historia política y social de España e Hispanoamérica

9

· Mercaderes y comerciantes: Los encomenderos tenían el mayor número de sirvientes indios

hispanizados y de esclavos africanos, y eran, gracias a sus ingresos, los que podían pagar a los

profesionales y los que rápidamente se convirtieron en los mejores clientes de mercaderes y

comerciantes. Con el correr del tiempo, mejoraron su posición, intensificándose la estratificación

social dentro de cada grupo y algunos adquirieron tierras y propiedades urbanas y se convirtieron en

dueños de esclavos africanos y criados indígenas. La consolidación del poder de los mercaderes se

ve en la fundación de los Consulados en 1592 en México y en 1613 en Lima, instituciones gremiales

que sirvieron para consolidar su papel social y para institucionalizar sus derechos corporativos.

· Hacendados o grandes propietarios de tierras: Su origen se encuentra entre los primeros

encomenderos, algunos de los cuales lograron apropiarse de vastas extensiones de tierras de sus

encomendados, sobre las que legalmente carecían de todo derecho. Quienes pudieron comprar

tierras, cimentaron su prestigio y su posición social según el estatus conferido por la propiedad de

grandes extensiones.

· Hombres y mujeres: Los blancos estaban en la cúspide de la pirámide social, pero en este grupo las

diferencias entre hombres y mujeres eran marcadas. El lugar de la mujer en la sociedad colonial se

asemejaba al que tenía en la Península y en buena parte de Europa. De acuerdo con el derecho

castellano, las mujeres tenían un estatus legal similar a los menores de edad: las solteras dependían de sus padres y las casadas de su marido y únicamente las viudas podían disponer de sus vidas y

haciendas como personas adultas y emancipadas. El papel de la mujer quedaba relegado al cuidado

del hogar y la familia y a la educación de los hijos, pero cuando por motivos de viudedad u otras

razones debían trabajar para ganarse la vida, las posibilidades a su alcance eran restringidas:

comadronas, curanderas, panaderas, pasteleras, costureras, bordadoras o patronas de casas de

huéspedes.

· Jerarquía social: Las jerarquías sociales peninsulares se trasladaron prácticamente intactas a Indias.

La nobleza española seguía contando en las colonias, donde también tenían valor sus títulos y

cargos, aunque la Corona no se prodigó en otorgar nuevos títulos nobiliarios a los conquistadores.

Hernán Cortés fue un caso excepcional en los siglos XVI y XVII.

4.2.3. Los grupos subordinados

Junto a los tres principales grupos étnicos (indios, blancos y negros) había otros, producto del

entrecruzamiento étnico. Los más importantes eran los mulatos (blancos y negras) y mestizos

(blancos e indias).

Historia política y social de España e Hispanoamérica

10

A fines del XVII y en el XVIII la categoría de mestizo se extendió por doquier, y más que

para hablar de los hijos de indias y españoles se utilizó para designar a aquellos indios que

abandonaban sus comunidades rurales de origen y se establecían en las ciudades, imitando las pautas

de vida blancas.

Los negros se convirtieron en una pieza clave de las ciudades españolas. Desempeñaban

muchas tareas que los blancos no querían realizar y, de hecho, fueron sus auxiliares o intermediarios

en zonas habitadas predominantemente por indios.

4.2.4. Los indios en la sociedad española

Pese a la separación prácticamente total entre la sociedad de los españoles y la de los indios

(lo que se llamaría «república de los españoles» y «república de los indios»), muchos indígenas se

incorporaron al mundo hispano y fueron los protagonistas de las mayores transformaciones

culturales vividas en América en el período colonial. En algunas ciudades construidas sobre sus

precedentes indígenas, como México y Cuzco, vivían con su organización precolombina importantes

grupos indígenas.

El control blanco sobre la vida política y económica, la justicia, la cultura y la religión no

dejaban resquicios para que se cuestionara su situación social hegemónica. De ese modo, controlaron

las distintas formas en que se explotó el trabajo indígena, otro de los pilares de su poderío, basándose en diversas instituciones como la encomienda o la mita. La primera sirvió para recaudar el tributo

indígena y para reglamentar algunas formas de trabajo obligatorio.

4.3. LA SOCIEDAD DE LOS INDIOS

Las sociedades indígenas no hispanizadas mantenían las estructuras sociales precolombinas

y por eso resulta necesario estudiar su situación global, especialmente fuera de las ciudades y de

algunos otros centros de actividad española como las minas.

Sin embargo, la condición de los indígenas en la sociedad colonial estaba fundamentalmente

determinada por la condición y el estatus jurídico y social que recibieron de los conquistadores.

Según Lockhart, el efecto de la conquista española y de la colonización sobre las sociedades

indígenas locales a lo largo del siglo XVI fue más cultural que social. Las ideas indígenas se vieron

afectadas y sus consecuencias se hicieron sentir en la vida cotidiana, aunque las relaciones sociales

permanecieron prácticamente inalteradas.

Historia política y social de España e Hispanoamérica

11

En lo que a la vida diaria se refiere, los indios ya no construían templos a sus dioses sino

iglesias católicas, empleaban utensilios de acero y utilizaban dinero español cuando compraban y

vendían productos de uso corriente, pero seguían teniendo a los caciques al frente de sus

comunidades, que eran las que verdaderamente estructuraban a las sociedades indígenas.

El principal factor de movilidad social de los indígenas estaba fuera y no dentro de la

sociedad india, y era, sencillamente, la posibilidad de incorporarse a la sociedad española. Los

escasos puentes entre la sociedad de los españoles y la sociedad de los indios eran cruzados por

miles de individuos que terminaban instalados en las ciudades españolas o en cualquier otro enclave

de la sociedad hispana. Éste fue el principal cambio social que se produjo, vinculado al desarrollo

del mestizaje.

4.4. CONCLUSIONES

· Blancos (europeos y criollos): El estrato superior, grupo dominante o elite, que monopoliza

el poder político y económico, está ocupado sólo por blancos, tanto europeos como criollos. Estos

últimos forman la mayor parte del grupo dominante por su condición socioeconómica, pero su

arraigo americano y la dificultad de acceso a la burocracia colonial los coloca políticamente en una

situación de inferioridad.

· Nobleza: Está representada por los altos cargos de la administración real (virreyes, presidentes de Audiencia, capitanes generales, gobernadores, que muchas veces pertenecen a la

nobleza titulada española y muy pocas veces son criollos) y la jerarquía eclesiástica (arzobispos y

obispos, también predominantemente españoles); y por la autoproclamada aristocracia indiana,

formada inicialmente por los descendientes de conquistadores y primeros pobladores, los

encomenderos. Este sector se verá reforzado con la entrada en él de los grupos emergentes, la

aristocracia del dinero, integrada por los terratenientes, grandes comerciantes y grandes mineros, en

su mayor parte criollos que al enriquecerse se erigen en la gente distinguida y tienden a enlazar con

los beneméritos –descendientes de los encomenderos- por vía matrimonial logrando comprar títulos

o hábitos de órdenes militares; por eso en el siglo XVIII habrá en las Indias una nobleza titulada, que

se parecerá mucho a la europea en su comportamiento y atributos: magníficas residencias urbanas,

séquito numeroso, gran riqueza y ostentación.

· Funcionarios: Son oidores, corregidores, alcaldes mayores, oficiales reales…, que

establecen vínculos con los miembros de la elite económica, que a su vez puedan acceder a los

cargos por compra. Junto al funcionariado, en este nivel se encuadran también la mayor parte del

clero, señaladamente los miembros de los cabildos catedralicios, priores de las órdenes religiosas y

Historia política y social de España e Hispanoamérica

12

conventos, vicarios y párrocos de las ciudades importantes. El sector eclesiástico, que tiene fuero y

tribunales propios y exenciones de impuestos, es muy poderoso por sus riquezas, por ser depositarios

de la cultura y por tener en algunas áreas el control del trabajo de los indios.

· Medianos y pequeños propietarios: Comerciantes minoristas, profesionales como abogados,

médicos, escribanos (notarios), miembros de la burocracia local, militares, bajo clero tanto secular

como regular.

· Artesanos y oficiales de los gremios: En una posición algo inferior se sitúan los maestros

artesanos y oficiales de los gremios principales, algunos de los cuales son excluyentes y sólo admiten

a blancos (eso hacía, por ejemplo, el gremio de plateros, uno de los más prestigiosos por ser un

sector altamente especializado y con capital).

· Grupos inferiores (campesinos indígenas, trabajadores urbanos): Incluían a la gran masa de

campesinos indígenas -la república de los indios- y la llamada plebe o gente baja, integrada

genuinamente por las castas, es decir los individuos frutos de cruzamientos interétnicos entre

mestizos, mulatos, negros e indios que ocupan los estratos más bajos de la república de los españoles

y excluidos de los derechos sociales. Generalmente son trabajadores de los gremios más pobres,

trabajadores permanentes o temporeros en tareas agrícolas o en los astilleros u otras actividades,

albañiles, carpinteros, taberneros, arrieros, soldados, etc.,

· Esclavos: Ocupaban el último lugar en una sociedad que nunca se cuestionó la legitimidad

de la esclavitud negra; los jesuitas, que fueron los mayores propietarios de esclavos, asumían

también su evangelización. Los esclavos tuvieron un papel destacado en sectores económicos muy

concretos, siendo la mano de obra fundamental en la minería de oro de Nueva Granada, en la

producción de cacao en Venezuela.

Historia política y social de España e Hispanoamérica

13

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 13 páginas totales
Descarga el documento