Tema 6 - El feminismo, Ejercicios de Literatura. Universidad de Granada (UGR)
itslauralorca
itslauralorca

Tema 6 - El feminismo, Ejercicios de Literatura. Universidad de Granada (UGR)

1 página
1Número de descargas
5Número de visitas
Descripción
Asignatura: Introducción a la Literatura Comparada, Profesor: ioana gruia, Carrera: Literaturas Comparadas, Universidad: UGR
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa1 página / 1
Descarga el documento

El feminismo (o los feminismos) es la única revolución no violenta, aunque siempre hay excepciones.

El género es una construcción social y el sexo biológico. Lo único que diferencia los hombres de las mujeres es que ellas pueden quedarse embarazadas, el resto son imposición de roles de género: ambos pueden tener fuerza o poner la mesa.

El feminismo proporciona soluciones a esta discriminación de género. Empieza a centrarse en la categoría.

Se empieza a hablar de feminismo literario con Virginia Woolf en Inglaterra (Una habitación propia, 1929), Simone de Beauvoir en Francia (El segundo sexo, 1949) y a principios de los sesenta en Estados Unidos comenzaron en las Universidades. Son las burguesas las que comienzan el movimiento porque son las únicas que tienen tiempo libre para pensar y no trabajan.

Virginia reclama que las mujeres necesitan un espacio propio para crear, para escribir, para hacer algo. No pueden hacerlo en el espacio que la sociedad le impone: la cocina. Necesita unas horas al día donde poder distraerse de todo, donde no tenga que cuidar de nadie, que pueda abrir su mente y escribir. También necesita dinero, para que alguien pueda hacer tu trabajo mientras tú escribes (cuidar a los hijos o limpiar), además, si tiene dinero no hace falta que trabaje porque si lo hace, después de estar 12 horas en la fábrica, no le apetece escribir. Por otro lado, también necesita horas para leer porque un buen escritor tiene que ser un gran lector. ¿Quién hace el trabajo de la mujer en esas horas?

Simone de Beauvoir dice que no se nace mujer, se llega a serlo. Hay muchas construcciones sociales que les imponen a las mujeres (hombre, activo, fuerte, frío; mujer, pasiva, débil, cariñosa). ¿Pero dónde están las mujeres inteligentes, con tiempo para pasear, charlar con amigos o escribir? No están incluidas en esa jerarquía.

Dentro del patriarcado, la mujer siempre ha sido el “otro”. Por un lado cumplen una función totalmente necesaria (dar hijos), pero por otro, tenemos que ir en grupo para que nos hagan caso, no podemos reivindicar nuestra individualidad (como Antología de mujeres escritoras o exposiciones de pintoras).

SYLVIA PLATH (1963)

Los marcos tradicionales en los que la feminidad se supone que se está moviendo. Su poesía podría ser un ejemplo de “escritura feminina” (avant la lettre, atravesada por el cuerpo), con una reflexión muy compleja sobre distintos aspectos de lo femenino.

Inmediatamente después de su muerte, los críticos hablaron de que sus poemas eran pasionales. Fue una joven brillantísima y con una depresión muy grave. Tuvo una madre muy inteligente y un padre que murió joven. Fue a la universidad, casada con Ted Hughes, él la engañó y ella a los 30 años se suicidó. Más tarde, él se casó con otra escritora y también su pareja se suicidó.

Sylvia Plath declara muchas veces que se siente “sin piel”. Todos los grandes depresivos tienen una relación muy problemática con su piel, no tienen la sensación de que ellos mismos pueden protegerse. Esto viene a que los recién nacidos, por protocolo, hacen contacto piel con piel con su madre o padre y normalmente, cuando es deseado, un abrazo reconforta.

No hay comentarios
Descarga el documento