Tema 6 historia del derecho, Apuntes de Historia del Derecho Español. Universidad de Granada (UGR)
mikilozano177
mikilozano177

Tema 6 historia del derecho, Apuntes de Historia del Derecho Español. Universidad de Granada (UGR)

6 páginas
7Número de visitas
Descripción
Asignatura: Historia del derecho español, Profesor: luis mariano robles velasco, Carrera: Ciencias Políticas y de la Administración y Derecho, Universidad: UGR
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 6
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento

TEMA 6 DERECHO EN ARAGÓN Y NAVARRA

I LA GÉNESIS COMÚN: EL DERECHO DE ARAGÓN Y NAVARRA HASTA ENTRADO EL SIGLO XII

El derecho de Navarra y Aragón tuvo raíces comunes, pues ambos pueblos compartieron la primera etapa de formación y desarrollo de sus respectivos ordenamientos jurídicos. Esa identidad inicial fue reflejo de la historia que aragoneses y navarros vivieron juntos, desde los albores de la reconquista hasta bien entrado el siglo XII.

La muerte de Alfonso de Batallador en 1134 divide el rumbo político y jurídico de uno y otro pueblo. Desde entonces Aragón se orienta hacia Cataluña, mientras Navarra persiste como reino independiente bajo influencia francesa.

A) EL DERECHO CONSUETUDINARIO PRIMITIVO

Los territorios pirenaicos fueron reconquistados a los musulmanes por los reyes francos, originándose así una dependencia que debió ser más teórica que real, y que en todo caso de desvaneció desde mediados del siglo IX. Estas circunstancias hacen presumir el influjo franco en aquel primitivo derecho Navarro-Aragones, presente en las costumbres de los diversos valles y comarcas.

B) EL FUEGO DE JACA

En el año año 1063 Sancho Ramírez concendió un fuero a la villa de Jaca, con el propósito de atraer población, facilitando un derecho igualitario y un clima de libertad. Jaca queda convertida en ciudad, sus habitantes son relevados de los malos fueros hasta entonces en uso, y reciben en cambio otros buenos que fundamentalmente garantizan la propiedad privada, limitan las obligaciones militares y reconocen amplias facultades en el aprovechamiento y disfrute de pastos.

El Fuero de Jaca propició el asentamiento de importantes contingentes de artesanos y mercaderes extranjeros, ocasionando de importantes contingentes de artesanos y mercaderes extranjeros, ocasionando una revolución en la estructura económica y social del reino. Muchos de esos extranjeros aparecen asimismo en los burgos en la segunda mitad del siglo XI, ciudad que recibe del propio Sancho Ramírez un fuero a imitación del de Jaca, el fuero de jaca fue así modelo para el otorgamiento de otros muchos textos locales, en esta etapa y en la siguiente, con lo que su predominio sirvió para territorializar el derecho en la zona subpirenaica..

C) EL DERECHO NOBILIARIO DE SOBRARBE

A diferencia del derecho burgués de jaca, la comarca de sobrarbe genera otro de carácter nobiliario y militar, estrechamente ligado a las necesidades propias de la Reconquista y de quienes participando en ella, desean tierras como recompensa.

El derecho de Sobrarbe fue concedido a la localidad de Alquézar en el último tercio del siglo XI, y por Pedro I a Barbastro en el año 1100, con lo que esta ciudad quedó regida por infanzones.

Zaragoza en 1119 recibe aquel fuero de los infanzones, arrebatando a Barbastro el protagonismo del derecho nobiliario; y diez años después el privilegio llamado tortum per tortum nombre que corresponde a la legitimación de los habitantes de la ciudad para tomarse la justicia por su mano y que se tradujo en la elección de veinte ciudadanos que juraban los fueros y que a su vez recibían el juramento de los demás.

II EL DESARROLLO DEL DERECHO ARAGONÉS

A) LA PRIMERA ETAPA: MEDIADOS DEL SIGLO XII A MITAD DEL SOIGLO XIII

Tras la separación de Navarra en 1134, la historia de las fuentes del derecho aragones de cabida a dos grandes etapas, diferenciadas por la promulgación d elos fueros de Aragón o código de Huesca de 1247. En los largos cien años de la primear, es posible a su vez apreciar tanto la expansión del derecho autóctono aragonés que se territorializa, como el arraigo en la zona de la Extremadura aragonesa de un derecho producto de influjos castellanos.

1. Territorialización del derecho aragonés.

El fuero de Zaragoza se difunde profusamente en la segundad mitad del siglo XII, concediéndose no sólo a localidades aragonesas, sino también a otras catalanas y algunas que se reconquistan en el nuevo reino de Valencia.

Al incremento de territorios conquistados no correspondió sin embargos en el siglo XII una paralela multiplicación d elos fueros locales o de los privilegios. Predominio por ello un derecho consuetudinario, fijado mediante sentencias judiciales o por la labor de los juristas prácticos, quienes redactan el fuero o desarrollan, explican y comentan los textos existentes.

2. LOS FUEROS DEL BAJO ARAGÓN

El proceso reconquistador había acuñado el término Extremadura para referirse a los territorios situados más allá del Duero. Con la creciente expansión, esa mismo voz alude a una zona geográfica más amplia, coincidente en Aragón con las tierras del sur del ebro, limítrofes con los dominios musulmanes. La Extremadura aragonesa aparece pues constituida por las comarcas más meridionales que en el siglo XII figuraban como avanzadilla in extremo sarracenorum.

También a esos territorios se pretendió extender el derecho nobiliario altoaragones y el fuero de Daroca menciona por ejemplo a los barones y

pobladores de la ciudad. Tal propósito debió resultar sin embargo inadecuado, porque ciertamente mal podía servir como ordenamiento jurídico de esta zona, agobiada por necesidades militares, un derecho como el de los infanzones que prácticamente eximia del deber de tomar las armas. Para llevar allí a gentes y disponerlas a esa tarea, era preciso en cambio una normativa de corte igualitario, atenta a fortalecer el poder de aquellos concejos que habrían de afrontar nuevas y acuciantes necesidades. Existiendo ya el modelo en Castilla, se favoreció la proyección de su derecho concejil a las localidades de la cuenca baja del Ebro.

B) LEGISLACIÓN OFICIAL: LOS FUEROS DE ARAGON O CODIGO DE HUESCA

Ante la existencia de diversas redacciones privadas de derecho consuetudinario, el rey Jaime I ordena su corrección y síntesis en un primer texto oficial. Se forma así una recopilación de ocho libros, relativos a derecho privado, penal y procesal, que es aprobada en las cortes de Huesca de 1247. La obra será conocida como fueros de Aragón. Código de Huesca o compilación de Huesca.

Objetivo del código fue dar término a la inseguridad derivada de las distintas y no concordantes redacciones privadas, estableciendo un texto que recoja el derecho tradicional del Alto Aragón adecuado a las existencias y circunstancias del siglo XIII.

¿Quién llevo a cabo esa copilación de los fueros de fueros de Aragón?

Tradicionalmente se ha supuesto que el obispo de Huesca, Vidal de Canellas. Sin embargo el profesor Martínez Diez ha puesto en duda que los testimonios de tal atribución resulten por sí mismo concluyentes. Dado no obstante que Canellas era jurista y obispo de la ciudad de la ciudad donde se celebraron las cortes, resulta más que probable que su mano esté detrás de esa notable compilación de leyes o fueros. Muy probable, pues, pero no del todo seguro.

C) DESARROLLO ULTERIOR: LOS FUEROS DE ARAGON COMO SISTEMA JURIDICO PACCIONADO.

Tras realizarse la compilación oficial, los fueros del Código de Huesca no quedaron como cuerpo jurídico cerrado y rígido. Desde su promulgación le fueron incorporados otros fueros o leyes dictadas en cortes, así como las disposiciones de gobierno acordadas en esas asambleas. Con ello los Fueros de Aragón adquieren el término de la Edad media una estructura definitiva en doce libros. Los ocho primeros libros se corresponden con el propio código de Huesca, más ciertas adiciones hechas al libro octavo de textos de la segunda mitad del siglo XIII. Los cuatro últimos recogen esos fueros y actos de Corte desde principios del XIV.

La característica esencial de la normativa posterior es el logro de un régimen jurídico pactista, es decir, de algo no impuesto unilateralmente

por el rey sino convenido o pactado entre él y los aragoneses. Ello fue imposible debido al tenaz enfrentamiento de la nobleza con el monarca en los últimos años del reinado del propio Jaime I y en la etapa siguiente.

D) LAS OBSERVANCIAS

El derecho de los fueros es interpretado por los juristas aragoneses en consonancia con las normas propias de la recepción romano-canónica.

Estos juristas recogen los usos y costumbres admitidos en los tribunales del reino, y especialmente en la curia del Justicia mayor, armonizándolos del reino, y especialmente en la curia del justicia mayor, armonizándolos con los principios del derecho común. Mediante tal tarea arbitran soluciones prácticas que los jueces convierten en sentencias. En la medida en que la interpretación debe ser observada o guardada, estos preceptos de un derecho nuevo reciben el nombre observancias. Las observancias se reúnen en colecciones, cuyos autores suelen ser los propios justicas de Aragón o sus lugartenientes.

E) EL SISTEMA DE FUENTES DEL SIGLO XV

Desde la aparición de la obra de Diez de Aux, el sistema jurídico aragonés tuvo una doble base: los fueros de Aragón y la observancias, componentes ambos del derecho general del reino. Ahora bien, a efectos de la aplicación de las fuentes, hay que reparar en dos características que determinan el orden de prelación. En primer lugar, la primacía que se reconoce al derecho local, escrito o consuetudinario, sobre aquel derecho común del reino. En segundo lugar, el destacado relieve logrado por las Observancias de Díez de Aux, que se imponen a los fueros anteriores a ellas y en cambio ceden en rango ante los fueros posteriores. En consecuencia el orden de prelación de fuentes queda así: a)derecho local; b) fueros y actos de corte posteriores a 1437 c) observancias de diez de aux d) fueros de cortes anteriores a 1437 y posteriores a su vez al código de Huesca e) código de Huesca.

III EL DESARROLLO DEL DERECHO NAVARRO

A) EL LOCALISMO JURÍDICO HASTA MEDIADOS DEL SIGLO XVIII

Según observamos el derecho de Jaca y Sobrarbe se había concedido en la primera etapa a algunas ciudades navarras. Junto a esos dos tipos diferenciados de ordenamientos locales, cobra relieve la penetración del derecho de la Extremadura castellana, al recibir Cáseda el fuero de Soria y Carcastillo el de Medinaceli, así como la formación de dos núcleos jurídicos independientes constituidos por el fuero de viguera-val de Funes, y por los llamados Fueros de la Noverena.

1.El fuero de Viguera y Val de Funes

A comienzos del siglo XII, Alfonso el batallador concedió a los vecinos de Funes, marcilla y Peñalén localidades del valle de Funes, en la confluencia de los ríos Aragón y Arga que en premio a su lealtad pudieron regirse por un fuero de Calahorra, para nosotros desconocido. Posteriormente se redactó una recopilación privada de textos, el fuero de Viguera y Val de Funes, atribuidos al mismo monarca, cuya naturaleza y origen resultan confusos. Se trata de un amplio ordenamiento de casi quinientos capítulos, posiblemente formado por un núcleo originario de la época de Alfonso I y diversas adiciones ulteriores. Recoge tanto el derecho civil y penal de los villanos, como un derecho privilegiado relativo a infanzones.

3. Los fueros de la novenera.

Los fueros de la novenera son los de cinco localidades navarras: Artajona, Larraga, berbinzana, Mendigorría y Miranda. Formados en la segundad mitad del siglo XII, se caracterizan por el otorgamiento de privilegios de carácter fiscal, político y militar, entre los que destacaba la exención del pago de la novena parte de los frutos que los labradores debían al rey, una vez descontado el diezmo eclesiástico.

B) EL DERECHO DEL REINO: EL FUERO GENERAL DE NAVARRA

La formación del derecho general tiene lugar en Navarra mediante la iniciativa privada de diversos juristas, quienes en el siglo XIII fijan por escrito las normas jurídicas vigentes del tiempo atrás. En el reinado de Teobaldo I, primer monarca francés, uno de esos textos aparece como Fuero General de Navarra y logra notable autoridad. Desplaza progresivamente a los fueros locales y llega a encarnar, ante una dinastía extranjera, el derecho propiamente navarro que los reyes deben respetar y jurar.

No se sabe quien fue el autor del Fuero General, pero a la vista de la obra cabe presumir que sus conocimientos históricos fuero tan frágiles como sólidos los jurídicos. El prólogo es un conjunto de anacronismos rayanos en la excentricidad. Relata la pérdida de España por don Rodrigo y las subsiguiente intervención del papa, quien con lombardos y francos habría aconsejado a los altoaragoneses que escribieran sus fueros antes de ser rey don Pelayo. Estos y otros despropósitos el texto convierte a Vespasiano en rey moro contrastan con el buen conocimiento de los fueros que el autor exibe.

El fuero de navarra solo podía ser modificado o mejorado por los reyes con el acuerdo de las cortes.

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 6 páginas totales
Descarga el documento