tesis del toison de oro, Tesis de Arte Moderno
noemicm96
noemicm96

tesis del toison de oro, Tesis de Arte Moderno

PDF (119 KB)
29 páginas
3Número de visitas
Descripción
analisis de tesis del toison no mia la tesis
20 Puntos
Puntos necesarios para descargar
este documento
Descarga el documento
Vista previa3 páginas / 29
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 29 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 29 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 29 páginas totales
Descarga el documento
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 29 páginas totales
Descarga el documento
42159_cob_pedralbes26.fh11

RESUMEN

Estudio de los personajes de la aristocracia de los territorios de Austria, Bohe- mia y Hungría que pertenecieron a la orden del Toisón de Oro a lo largo de los siglos XVI y XVII. Dado que el rey de España fue soberano de la orden desde Carlos I, el análisis de los personajes permite ver el grado de relación de los cír- culos gobernantes de la corte imperial con la corte española. El número de aus- triacos y bohemios en la orden fue muy bajo durante el siglo XVI y se incremen- tó considerablemente a lo largo del siglo XVII, durante la guerra de los Treinta Años y sobre todo durante el reinado de Leopoldo I. Las concesiones beneficia- ron fundamentalmente a un pequeño número de familias de los países heredita- rios.

SUMMARY

This paper aims to study aristocratic figures in the Austrian, Bohemian and Hun- garian territories who belonged to the Order of the Golden Fleece throughout the 16th and 17th Century. Given that since Charles I a Spanish king was sovereign of the order, the analysis of aristocrats shows the degree of contact between the Imperial court’s governing circles and that of the Spanish court. The number of Austrians and Bohemians in the order was very low during the 16th century, it in- creased considerably during the Thirty Year War and even more so during the reign of Leopold I. Concessions fundamentally beneficiated a small number of fa- milies from countries with noble lineage.

Austria en la orden del Toisón de Oro, siglos XVI-XVII

Pere Molas Ribalta

Pedralbes, 26 (2006), 123-151

Introducción

La Orden del Toisón de Oro fue fundada en 1435 por el duque de Bor- goña Felipe el Bueno. Tras la muerte de su hijo Carlos el Temerario en la batalla de Nancy (enero de 1477), su yerno Maximiliano de Austria tomó posesión de la soberanía de la Orden en 1478. Se iniciaba una re- lación entre la orden y la dinastía de los Habsburgo que iba a tener una larga duración. Sin embargo no se produjo a corto y medio plazo una identificación entre las noblezas de los distintos territorios gobernados por la dinastía en el seno de la orden. Para comenzar, Maximiliano no era el heredero natural de los Países Bajos, sino que gobernaba como esposo de María de Borgoña, y a la muerte de esta como tutor de su hijo Felipe. Tomo posesión como soberano de la orden el 30 de abril de 1478 y la renunció en su hijo único en 1482. Además el padre de Maximilia- no, el emperador Federico III vivió hasta 1493. Por tanto los territorios austriacos y los Países Bajos tenían príncipes distintos, aunque unos y otros pertenecían al Sacro Imperio. La situación se prolongó porque el joven Felipe el Hermoso murió en 1506, antes que su padre. Fue en 1519 cuando el hijo de Felipe, el joven Carlos, señor de los Países Ba- jos, heredó los dominios patrimoniales de Maximiliano y fue elegido em- perador en su lugar. Pero a partir de 1521 cedió la herencia de Maximi- liano a su hermano Fernando I y en 1548 tomó la decisión de vincular los Países Bajos a la herencia de los reinos de España. Después de las dificultades sucesorias del propio Carlos, tras su abdicación (1555) la so- beranía de los Países Bajos y la Orden del Toisón de Oro correspondie- ron al rey de Castilla y Aragón, Felipe II, mientras que Fernando I obte- nía la dignidad imperial (1558) y conservaba los dominios austriacos. A estos debía añadir las coronas de Bohemia y de Hungría, que había ob- tenido por elección en 1527.

El objetivo de este trabajo es analizar quienes fueron los súbditos de la casa de Austria por sus dominios centro-europeos admitidos en la Orden del Toisón, que estaba vinculada a la rama española de la dinastía. Su pertenencia ayuda a comprender mejor la relación entre las dos ramas de los Habsburgo. En principio podríamos suponer que los principales beneficiarios de la nueva situación serían los aristócratas españoles, dado que el soberano de la Orden era el rey de España, pero muchos de ellos preferían las bien dotadas encomiendas de las órdenes milita- res españolas, que eran incompatibles con el Toisón. Incluso algunos grandes dignatarios de la corte de los emperadores Maximiliano II y Ro-

124 Pere Molas Ribalta

dolfo II obtuvieron encomiendas castellanas en vez del Toisón.1 El aná- lisis prosopográfico se revela muy útil para comprender el creciente peso de la rama austriaca de la dinastía en el seno de la orden, desde una presencia limitada durante el siglo XVI a una importante participación en la segunda mitad del siglo XVII.

En el título del artículo hemos utilizado la palabra Austria para abarcar el conjunto de territorios gobernados directamente por la rama austriaca de la dinastía. Habría que considerar además que cierto número de conse- jeros y cortesanos de los Habsburgo de Viena no eran súbditos directos suyos. Esta procedencia tenía especial relevancia para los nobles de la región alemana de Suabia, que solían servir a la casa de Austria en el ejercicio de instituciones vinculadas al Sacro Imperio, como eran el Con- sejo áulico (Reichshofrat), o el Tribunal de la Cámara (Reichskammerge- richt).2

La herencia patrimonial de Maximiliano estaba constituida por un con- junto de ducados y condados, cuyo particularismo se vio reforzado tras la muerte de Fernando I por la división de los territorios entre sus hijos. A este efecto cabe distinguir: 1) los archiducados de Alta y Baja Austria, 2) los ducados de Estiria, Carintia y Carniola, que formaban el Austria Interior, 3) el condado del Tirol, con los dominios directos de los Habs- burgo en Suabia (Austria Anterior). Además Fernando I había sido ele- gido rey de Bohemia y de Hungría, sus descendientes consiguieron ser elegidos reyes sucesivamente a lo largo de los siglos XVI y XVII y por último hacer la monarquía hereditaria. La Corona de Bohemia, que for- maba parte del Sacro Imperio, comprendía, además del reino de Bohe- mia en sentido estricto, los territorios de Moravia, Silesia y hasta 1620 Lusacia (que pasó a manos del elector de Sajonia). En cambio, la Co- rona de Hungría era una entidad externa al Imperio, comprendía reinos autónomos como el de Croacia, y a partir de 1526 tenía buena parte de su territorio en poder de los turcos, lo que reducía su peso en el con- junto de la Monarquía. En realidad la llamada Hungría real (denomina- da a veces Alta Hungría) correspondía mayoritariamente al actual terri- torio de Eslovaquia.

Austria en la orden del Toisón de Oro, siglos XVI-XVII 125

1. Ana MUR RAURELL, “Austria dins els ordes militars espanyols en el segle XVI”, Pedral- bes. Revista d’Història Moderna, 9 (1989), pp. 15–36.

2. Pere MOLAS, Catalunya i la Casa d’Austria, Curial, Barcelona, 1996, pp. 23 y ss.

Las biografías de los caballeros del Toisón de Oro pueden consultarse en la útil obra dirigida por Alfonso Ceballos Escalera y publicada en el 2000.3 Una vez establecida la nómina a estudiar, disponemos de una bi- bliografía reciente que nos permite su clasificación y comentario.

Tenemos en primer lugar las biografías del emperador Maximiliano, sea la de Weiszflacker en alemán, o la de Gerhard Benecke en inglés.4 Para la figura de Fernando I y la relación entre las dos ramas de la dinastía, la obra de historiadores austriacos hispanistas ha abierto nuevos caminos.5

Para el período posterior es fundamental la obra de Robert Evans, que ofrece una magnifica valoración de los principales linajes aristocráticos de Austria, Bohemia y Hungría.6 Más lejana en el tiempo, la obra de Henry Frederick Schwarz sobre los consejeros privados del emperador en el si-

tación valiosa7. Por último, las distintas obras de Jean Berenger nos per- miten valorar los personajes políticos del reinado de Leopoldo I.8

Los primeros Habsburgo

No fue muy elevado el número de consejeros y cortesanos de los Habs- burgo austriacos que obtuvieron el collar de la orden del Toisón durante

126 Pere Molas Ribalta

3. Alfonso de CEBALLOS-ESCALERA Y GILA, Marqués de la FLORESTA, dir., La insigne Or- den del Toisón de Oro, Palafox y Pezuela, Madrid, 2000.

4. Hermann WEISFLACKER, Kaiser Maximilian I. Das Reich, Osterreich und Europe am der Wande des Neuzeit, 5 volúmenes, Viena, 1978-1986; Gerhard BENECKE, Maximilian I (1459-1519). An analytical biography, Routledge and Kegan Paul, London, 1982.

5. Alfredo ALVAR, ed., Socialización, vida privada y actividad pública de un emperador del Renacimiento. Fernando I. 1503-1564, Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, Madrid 2004; Ferdinand OPLL y Karl RUDOLF, España y Austria, Cátedra, Madrid, 1997.

6. Robert J.W. EVANS, The making of the Habsburg Monarchy. 1550-1700. An interpre- tation, Oxford University Press, Oxford, 1979. Traducción castellana, La Monarquía de los Habsburgo, Labor, Barcelona, 1989.

7. Henry Frederick SCHWARZ, The imperial Privy Council in the seventeenth century, Har- vard University Press, Cambridge, Mass., 1943. Reedición, Greenwod Press, Westport, 1972.

8. En primer lugar la publicación de su tesis: Jean BERENGER, Finances et absolutisme au- trichien dans la deuxième moitié du XVII siècle, Presses Universitaires de France, París, 1975.

glo XVII constituye un modelo prosopográfico con información e interpre-

los siglos XV y XVI: Registramos tan sólo once casos. De ellos ocho co- rresponden al reinado de Maximiliano I y reflejan muy bien los centros de poder geográfico y social en los que se asentaba aquel monarca: tres de ellos eran tiroleses, dos pertenecían a la nobleza de Baja Austria y tres procedían de la región alemana de Suabia. Además los ocho casos corresponden a sólo cinco familias.

La Baja Austria, con su capital en Viena, se encontraba representada por dos individuos de la familia Polheim: Martín y Wolfgang. El primero acompañó a Maximiliano en su primera campaña en los Países Bajos, luchó en la batalla de Guinegate contra los franceses (1478) y fue admi- tido en la orden aquel mismo año. Fue consejero y chambelán del em- perador. Martin de Polheim fue también uno de los “lugartenientes y con- sejeros” del gobierno territorial o Regiment establecido en Innsbruck, la capital del Tirol, en 1490. Murió en la población austriaca de Steyr en 1497.9 Su hijo Wolfgang (1458-1512) también siguió a Maximiliano des- de muy joven y fue uno de sus amigos y consejeros de confianza. Con- trajo matrimonio con una rica heredera flamenca. Ingresó en la orden del Toisón en 1501 en Bruselas y ocupó el cargo de supremo capitán del go- bierno de la Baja Austria, o sea el de Oberst Hauptmann des Regiments der nieder-osterreichische Landes, un puesto desde el que tuvo que en- frentarse con otros personajes de la nobleza del país. Murió en 1512.10

Más que Baja Austria, el centro de las reformas administrativas de Maxi- miliano11 era el condado del Tirol. A la nobleza de este territorio pertene- cía Bartolomé de Liechtenstein, señor de Kanreid (Corneit), que fue con- sejero, chambelán, mariscal del país (Landmarshall) y mariscal de la cor- te (Hofmarshall) de Maximiliano. Le acompañó en las campañas de los Países Bajos, ingresó en la orden en 1478 y murió en Bolzano, en el Ti-

Austria en la orden del Toisón de Oro, siglos XVI-XVII 127

9. BENECKE, Maximilian I, p. 126. 10. Peter MORAW, “The Court of the German Kings and of the Emperor at the end of the

Middle Ages” en Robert G. Asch y Adolf M. Birke, eds., Princes, patronage and the nobility, The German Historical Institute, Londres, 1991, p. 134, n. 38; Georg HEILINGSETZER, “Car- los V, Fernando I y la nobleza austríaca”, en Alfred Kohler, coord., Simposio Carlos V, Aca- demia de Ciencias, 2001, pp. 124-125.

11. José Antonio ESCUDERO, “Orígenes de las reformas de la administración austro-ale- mana de Maximiliano I”, Anuario de Historia del Derecho Español, 1966. También en su Administración y estado en la España moderna, Junta de Castilla y León, Valladolid, 1999, pp. 13-42.

rol del Sur en 1493 –era el jefe de la administración radicada en Inns- bruck. Su hijo Pablo de Liechtenstein, señor de Kanreid y Castelcorno, consejero y chambelán de Maximiliano, recibió el título conde de Liech- tenstein en 1500 y el de caballero del Toisón en 1505. Fue uno de los lu- gartenientes que gobernaban el Tirol de manera colegiada y sirvió el car- go de mariscal de la corte del emperador (1501); murió en 1513. En el primer capítulo de la orden celebrado por Carlos V en 1515 fue admitido otro noble procedente del Tirol: se trataba del barón Miguel de Wolkens- tein, que fue mayordomo territorial (Landhofmeister) y murió en 1523.12

Parte de los consejeros de Maximiliano eran nobles de la región alema- na de Suabia, donde los Habsburgo todavía conservaban muchas pose- siones (Vorderösterreich o Vorlande) y sobre todo una gran influencia entre los nobles que no eran súbditos directos suyos. En 1501 fue admi- tido en la orden del Toisón el conde Eitelfried de Zollern o Hohenzollern (1452-1512), consejero (1495) y mayordomo mayor del emperador, el cual presidió en 1507 una de las nuevas instituciones creadas en el pro- ceso de reforma impulsado por Maximiliano: el Tribunal de Cámara del Imperio (Reichskammergericht).

En 1505 fue el turno del conde Wolfgang de Furstenberg (1465-1509), consejero (1506), chambelán del emperador y mariscal de la corte (1501). Otro de los compañeros suabos de Maximiliano, el conde Félix de Werdenberg y Heiligenberg, ingresó en la orden del Toisón en el pri- mer capítulo celebrado por Carlos V en Bruselas en 1516. Aquel mismo año el conde Federico de Furstenberg (1496-1559), hijo de Wolfgang, casó con la heredera del condado de Werdenberg. Treinta años más tar- de (1546) se convirtió en caballero del Toisón.

El conde Nicolás de Salm (1503-1550) era hijo del noble alemán del mis- mo nombre que luchó en la batalla de Pavía y defendió Viena frente a Solimán el Magnífico en 1529. Fue consejero y camarero mayor (1527- 1551) de Fernando I, embajador ante el propio Solimán y capitán gene- ral en Hungría. El segundo conde de Salm estuvo casado en primeras nupcias con una dama austriaca de la familia Eberstein y en segundas con una dama húngara. Fue elegido caballero del Toisón en 1531, en el vigésimo capítulo de la orden, celebrado en la catedral de la ciudad bel-

128 Pere Molas Ribalta

12. CEBALLOS, Insigne Orden, p. 252 nº 87, p. 261 nº 119 y p. 268 nº. 145.

ga de Tournai, posiblemente por los méritos de su padre, que había muerto el año anterior.

La ampliación de territorios regidos por el soberano del Toisón se refle- jó en el ingreso de caballeros procedentes de diversas áreas geográfi- cas, a pesar de la protesta de los flamencos. Además Felipe II dejó de reunir el capítulo de la orden y en lo sucesivo el ingreso en la orden de- pendió únicamente de la decisión del soberano. A pesar de ello, fueron pocos los súbditos de la rama vienesa de la dinastía que ingresaron en la institución a lo largo del siglo XVI. Hubo tres caballeros del reino de Bohemia, de los que trataremos más adelante y tan sólo dos austriacos. Uno de ellos fue Hans o Juan de Khewenhuller (1538-1606), conde de Frankenburg desde 1593, de la nobleza del ducado de Carintia, que via- jó varias veces a España y fue embajador muchos años durante los rei- nados de Felipe II y Felipe III, desde 1573 hasta su muerte, que se pro- dujo en 1606. Había recibido el collar en el Escorial de manos del pro- pio Felipe II en 1587 y adquirió una residencia en la población de Argan- da del Rey, cerca de Madrid. Fue enterrado en el monasterio de san Je- rónimo el Real en Madrid. Escribió un interesante diario en castellano que ha sido publicado recientemente y que nos ofrece mucha informa- ción sobre la vida de la corte de España.13

En este diario el embajador Khewenhüller se refería en términos elogio- sos a otro caballero austriaco del Toisón. Se trataba del conde Leonar- do IV de Harrach Rohrau (1514-1590), miembro de una importante fami- lia nobiliaria de la Baja Austria, muy presente en la corte de Viena y dis- tinguida desde 1552 con la dignidad de barón del Imperio. Fue gran chambelán (Oberstkammerer) y mayordomo mayor (Obersthofmeister)

en 1584 y murió en 1590. Era el único noble austriaco que en aquel pe- ríodo podía llevar el apelativo de “wolgeboren” o magnífico, hasta que Khewenhüller obtuvo la misma distinción.14

Austria en la orden del Toisón de Oro, siglos XVI-XVII 129

13. Diario de Hans Khewenhüller, embajador imperial en la corte de Felipe II, estudio introductorio de Sandra VERONELLI, Madrid, 2001. Sobre su investidura, pp. 348-341. “Jura- mento y votos que hizo el conde de Franquenburg en manos del rey a la recepción del Toi- són”. Ana MUR RAURELL, “Los Khewenhüller y España” en el volumen colectivo La casa del rey. Cuatro siglos de Historia, Madrid, 1991, pp. 69 y ss.

14. MUR, “Los Khewenhüller”, pp. 55, 58, 290-291, 342.

del emperador Maximiliano II (1564-1567). Se le cita a veces como Leo- nardo de Harrach el viejo o el barón viejo de Harrach. Recibió el Toisón

El triunfo de la Contrareforma

La escasez de caballeros austriacos en la orden del Toisón de Oro se mantuvo durante los reinados de los emperadores Maximiliano II (1564- 1576) y Rodolfo II (1576-1612). La situación empezó a cambiar tras la muerte de este último soberano, incluso para distinguir a alguno de sus cortesanos. Una vez más encontramos a nobles de Suabia que presidie- ron el Consejo áulico del Imperio, el supremo tribunal de justicia del em- perador. Jorge Luis, landgrave de Leuchtenberg (1553-1613), presidió el Consejo de 1594 a 1596 y lo hizo de nuevo de 1600 a 1604. De 1609 a 1611 fue mayordomo mayor del emperador Rodolfo y director de su Consejo privado, en unas circunstancias políticas de gran inestabilidad. Fue investido caballero del Toisón en Praga el 5 de septiembre de 1612, cuando Rodolfo ya había muerto, por su hermano Matías, que aun no había sido coronado emperador.15

El mismo cargo de presidente del Consejo áulico ostentaron durante el primer tercio del siglo XVII otros dos aristócratas de Suabia de familias ya mencionadas en tiempos del emperador Maximiliano I. El conde Juan Jorge de Hohenzollern Sigmaringen presidió el Consejo de 1609 a 1623 y recibió el collar de la orden en 1620. Le sucedió como presidente del Consejo áulico (1623-1631) el conde Wratislav de Furstenberg (1584- 1637). Había sido investido caballero del Toisón en Bruselas en 1618 por el archiduque Alberto. Su tío y tutor había sido Federico de Furstenberg, mayordomo mayor y director del Consejo privado en el reinado de Ro- dolfo II (1603-1605) y de nuevo mayordomo mayor con el emperador Matías (1612-1617). Wratislav había luchado en el ejército español de los Países Bajos y en 1621 fue embajador extraordinario del emperador Fernando II en Madrid.16

La concesión del collar era un eslabón más dentro de la cadena de ho- nores que se concedían a estos servidores de la dinastía, la mayor par- te de los cuales formaban parte del Consejo privado del emperador. Así

130 Pere Molas Ribalta

15. SCHWARZ, The imperial Privy Council, pp. 277-279. 16. Quintín ALDEA VAQUERO, España y Europa en el siglo XVII: correspondencia de Die-

go Saavedra Fajardo, vol. II: La tragedia del Imperio. Wallenstein, Consejo Superior de In- vestigaciones Científicas, Madrid, 1991, p. xlvi.

el conde Juan Jorge de Hohenzollern se convirtió en 1623, en príncipe del Sacro Imperio, lo que le convertía en vasallo directo del emperador.

Uno de los ministros de confianza del emperador Rodolfo II, hasta su abrupta destitución en 1600, había sido el conde Pablo Sixto Trautson de Falkenstein, gran mariscal de la corte (1581) y presidente del Conse- jo áulico (1582-1594). En 1609 Trautson reapareció en la vida política en un nivel inferior como gobernador de Baja Austria, pero formó parte del consejo privado del emperador Matías y en 1612 obtuvo el ingreso en la orden del Toisón de Oro.17 Su hijo Juan Francisco Trautson (1609-1663), fue también consejero privado, mariscal (1637) y al igual que su padre gobernador de Baja Austria (1642-1663) y caballero del Toisón (1654). José Leopoldo Trautson (1659-1724), hijo del anterior, fue gran mariscal de la corte (Obersthofmarshall) y un consejero importante en los prime- ros años del siglo XVIII, en los tiempos de la guerra de Sucesión de Es- paña, durante el reinado del emperador José I (1705-1711). Pertenecía a la orden del Toisón de Oro desde 1698 y en 1711 se le concedió la dig- nidad de príncipe del Imperio.

El sucesor de Pablo Trautson en el gobierno de Baja Austria, Leonardo Helfrid de Meggau, pertenecía también a una importante familia del país; su abuelo y su padre habían ejercido el cargo de capitán territorial (Lan- deshauptman) del archiducado de Alta Austria (OberOsterreich o Oste- rreich ober der Enns), con capital en la ciudad de Linz. De 1600 a 1607 fue consejero de gobierno de Baja Austria. De 1612 a 1619 fue camare- ro mayor del emperador Matías y desde 1617 también ejerció las funcio- nes de administrador de la mayordomía mayor. En 1621 sucedió al con- de Trautson como gobernador de Baja Austria y en 1626 dejó este car- go al ser nombrado mayordomo mayor. Había recibido el Toisón en 1622. Según un informe diplomático, Meggau no era muy partidario de la alianza española. Ocupó la mayordomía mayor hasta la muerte del emperador Fernando II en 1637 y murió en 1644.18

Austria en la orden del Toisón de Oro, siglos XVI-XVII 131

17. SCHWARZ, The imperial Privy Council, pp. 370-372. Su padre, Hans Trautson, barón de Sprechenstein, procedente del Tirol, fue administrador del cargo de mayordomo mayor de 1558 a 1564 y de 1565 a 1575.

18. SCHWARZ, The imperial Privy Council, pp. 300-302; ALDEA, España y Europa en el siglo XVII, p. xliii.

Meggau fue sucedido como gobernador de Baja Austria por el conde Sigfrido Cristóbal Breuner, cuyo padre había ejercido el mismo cargo. El personaje había sido presidente de la Cámara de Baja Austria y conse- jero de la Cámara áulica general (allgemeines Hofkammer). En 1619 fue nombrado consejero privado. Ocupó el gobierno de Baja Austria hasta 1649 y murió en 1651. Había sido investido caballero del Toisón en 1639. Se le consideraba “altivo y obstinado” y sin gran entendimiento, pero hombre de palabra.19

Otro gobernador de Baja Austria y caballero del Toisón fue el conde Con- rado Baltasar de Stahremberg (1612-1687), gobernador desde 1663 a 1687, investido caballero en 1680. Su hijo Ernesto Rudiger de Stahrem- berg (1638-1701) ha pasado a la Historia como el afortunado defensor de Viena contra los turcos en el asedio de 1683. Esta defensa le valió el mismo año la concesión del el collar de caballero que le fue impuesto por el emperador Leopoldo I en la ciudad de Linz, donde se había refu- giado el soberano. Posteriormente Ernesto Rudiger fue vicepresidente (1686) y presidente del Consejo de guerra (1691) hasta su muerte. En 1688 fue nombrado caballero del Toisón el conde Juan Quintin Jorger de Tollet (1624-1705), que fue vicepresidente de la Cámara aúlica y lugar- teniente o gobernador de Baja Austria (1687-1705); procedía de una fa- milia fuertemente luterana y como muchos consejeros de la casa de Austria se había convertido al catolicismo.20

El advenimiento del archiduque Fernando II de Estiria (1578-1637) como emperador en 1619 supuso un mayor protagonismo para familias de Austria Interior (Inner Osterreich) que ya habían participado en el gobier- no de la corte de Gratz, la capital del ducado de Estiria. El principal men- tor político del nuevo emperador, su mayordomo mayor (1615-1622) y director del Consejo privado desde 1615 fue el conde Juan Ulrico de Eg- genberg (Gratz 1568-Laybach 1634). Este personaje procedía de la bur- guesía urbana y del protestantismo, como muchos de los consejeros de Fernando II. Era un político formado en la alianza española. Había lu- chado en el ejército de Flandes (1597). Había viajado a España en 1598

132 Pere Molas Ribalta

19. SCHWARZ, The imperial Privy Council, pp. 210-12; ALDEA, España y Europa en el si- glo XVII, p. xlv.

20. EVANS, The making, p. 177. Sobre su actuación en la Cámara, se encuentran nu- merosas citas en Berenger, Finances. Conserva su nombre la Jorgerstrasse en Viena.

y 1605 y posteriormente en 1617 negoció el tratado de alianza con el embajador español conde de Oñate. El conde duque de Olivares consi- deraba que Eggenberg era el único de los consejeros del emperador verdaderamente amigo de España y en consecuencia recibía una pen- sión económica de Felipe IV. El embajador español lo presentaba en 1630 como “particular servidor del rey”. Su castillo y su biblioteca eran un buen testimonio de su apego a la cultura española.21

Los honores y riquezas de Eggenberg aumentaron después de la victo- ria de Fernando II sobre los protestantes de Bohemia en la batalla de la Montaña Blanca, en alemán Weissenberg y en checo Bila Hora (1620). Ascendió a la dignidad de príncipe del Imperio (1623) y obtuvo el título de duque de Krumau (1622), que era dominio de la extinta familia che- ca de los Rosemberg. En 1620 se la había concedido el ingreso en la orden del Toisón. Fue investido por el emperador en agosto de 1621. Murió en octubre de 1634, sin haber perdido la confianza del emperador, aunque sí la de su heredero, el rey de Hungría, Fernando III, por haber- se opuesto a que el joven príncipe y heredero asumiera el mando de los ejércitos imperiales en la guerra de los Treinta Años, después de la muerte del generalísimo Wallenstein. Aunque sus descendientes no al- canzaron el nivel político del primer príncipe, pertenecieron todos ellos a la orden del Toisón: Juan Antonio Eggenberg recibió el collar en 1644, Juan Cristián en 1694, y el último de la dinastía, Juan Sigfrido, en 1697. Los Eggenberg se extinguieron con la muerte del último varón del linaje en 1717.22

Si Eggenberg fue el hombre de confianza de Fernando II, el de su hijo y sucesor Fernando III (1637-1657) fue el conde Maximiliano de Trautt- mansdorf-Weinsberg, (1584-1650). Había nacido en Gratz como Eggen- berg y como él procedía de una familia luterana convertida al catolicis- mo. En 1609 entró a formar parte del Consejo áulico del emperador (Reichshofrat) y en 1612 del Consejo privado (Geheime Rat); en 1623 recibió la dignidad de conde del Imperio. En 1632 el español Quiroga y

Austria en la orden del Toisón de Oro, siglos XVI-XVII 133

21. SCHWARZ, The imperial Privy Council, pp. 226-228; Geoffrey Parker, La Guerra de los Treinta Años, Crítica, Barcelona, 1988, pp. 130, 163 y 386-387. Le caracteriza como “sagaz y dúctil primer ministro”. EVANS, The making, p. 178. Numerosas citas, en Golo MANN, Wallenstein. Relato de su vida, Grijalbo, Barcelona, 1978. ALDEA, España y Europa en el siglo XVII, II, pp. xxxviii-xxxix.

22. EVANS, The making, p. 172.

el propio Eggenberg desaconsejaban que se le concediera el Toisón, por considerarle demasiado independiente y no precisamente afecto a la alianza española. Su carrera política estuvo vinculada al cargo de ma- yordomo mayor de Fernando III (1633). Tras la muerte de Eggenberg se convirtió en el personaje más importante de la corte imperial. Se ganó la difícil confianza de Fernando III que quería mantenerse al margen de las distintas facciones cortesanas. Trauttmansdorf fue investido caballero del Toisón durante la campaña de 1634 en Alemania, la campaña de Nordlingen, cuando Fernando era el generalísimo de los ejércitos impe- riales. Durante el reinado del nuevo emperador, Trauttmansdorf fue el di- rector del Consejo privado y el principal negociador austriaco en el tra- tado de Westfalia, donde actuó con gran habilidad. Su hijo Adán Maximi- liano de Trauttmansdorf (1610-1682) fue también consejero privado y ca- ballero del Toisón de oro (1677).23

En Gratz había nacido también en 1582 el general Rodolfo Teufenbach, el cual aunque de familia protestante había luchado al servicio del em- perador en la batalla de la Montaña Blanca. Gracias a la victoria católi- ca se estableció en Bohemia, se casó con una mujer de la familia che- ca de los Sternberg y murió en Praga en 1653. Se convirtió al catolicis- mo en 1633 y recibió el Toisón en 1639.24

Ya hemos visto que el linaje de los Khewenhüller procedía del ducado de Carintia, otro de los territorios que constituían el Austria Interior. El conde Francisco Cristóbal de Khewenhüller Frankenburg (1588-1650), sobrino del embajador del mismo apellido, se había convertido al catolicismo en 1610. Fue investido con el collar de la orden en 1623 en Madrid, por mano del mismo Felipe IV, mientras servía la embajada del emperador en Espa- ña, que ocupó de 1617 hasta 1630. De regreso a Viena perteneció al Con- sejo privado y escribió los extensos Annales Ferdinandei, una crónica po- lítica de la vida de Fernando II, de 1578 a 1637, que fue publicada en doce volúmenes en el siglo XVIII (Leipzig 1716–1726). En 1621 se le había con- cedido el título de consejero privado y posteriormente fue mayordomo ma- yor de la reina de Hungría, esposa de Fernando III, que era la infanta es-

134 Pere Molas Ribalta

23. SCHWARZ, The imperial Privy Council, p. 127. Le considera la personalidad más ad- mirable del siglo XVII austríaco. MANN, Wallenstein, p. 319 y 893. “Dirigió la delegación im- perial en Munster con elogiable destreza”. PARKER, La Guerra de los Treinta Años, pp. 141, 212, 257-259.

24. SCHWARZ, The imperial Privy Council, pp. 336-368.

pañola María, hermana de Felipe IV, aunque parece que quedó desplaza- do dentro de la corte imperial. Era un hombre extremadamente culto y leal, pero superficial y sin peso político.25

Aparte de los linajes procedentes de Austria Interior, los emperadores de la rama estiria tuvieron también fieles partidarios entre la nobleza católi- ca de Baja Austria. Uno de ellos fue el consejero privado conde Carlos Leonardo de Harrach Rohrau (1570-1628), nieto del ya citado Leonardo IV. Carlos de Harrach murió en mayo de 1628 antes de recibir la investi- dura del collar, que se le había concedido en julio del año anterior. El año anterior había sido nombrado conde del Imperio. Fernando II le llamaba la fidelidad en persona. Estaba emparentado con Eggenberg y también con el generalísimo del ejército imperial Alberto de Wallenstein.26

Ya antes de la batalla de la Montaña Blanca algunos linajes austriacos se habían convertido en importantes señores territoriales en países de la Corona de Bohemia. Así sucedió con los Dietrichstein, de origen carin- tio, pero señores de Nikolsburgo o Milukov en el margraviato de Mora- via. En la segunda mitad del siglo XVI Adam de Dietrichstein había sido embajador de Maximiliano II en España (donde su apellido era transcri- to como “Diatrastán”), comendador de la orden de Calatrava y tras su re- torno al Imperio mayordomo mayor del emperador Rodolfo II desde 1576 hasta 158727. Una de las ramas de la familia alcanzó la dignidad de prín- cipe del Imperio en el siglo XVII. El primero de los príncipes de Dietrichs- tein, Maximiliano (1596-1655), fue consejero privado del emperador y caballero del Toisón de oro (1634). Ocupó los cargos de camarero ma- yor y de mayordomo mayor (1650-1655), pero no tuvo influencia políti- ca. Su hijo Fernando José de Dietrichstein (1636-1698) fue consejero privado (1669) y de estado, caballero del Toisón de Oro (1668) y mayor- domo mayor del emperador Leopoldo I (1683-1698). Compartieron la pertenencia a la orden su hijo Leopoldo Ignacio (1698) y su hermano Fe- lipe Segismundo Dietrichstein (1694).

Austria en la orden del Toisón de Oro, siglos XVI-XVII 135

25. César AGUILERA, “Los documentos que alberga el Fondo Khewenhüller en Nurem- berg, Viena y la documentación que hay en Madrid sobre el mencionado fondo”, Boletín de la Real Academia de la Historia, 1969, pp. 199-244.

26. SCHWARZ, The imperial Privy Council, pp. 242-244; MANN, Wallenstein, p. 71: “El jo- vial barón cuya fortuna subía hacia el apogeo en la corte de Fernando”.

27. Friedrich EDELMAYER, “Honor y dinero. Adam de Dietrichstein al servicio de la casa de Austria“, Studia Historica. Historia Moderna, 10-11 (1992-1993), pp. 89-116.

En cuanto a otras ramas de la familia Dietrichstein encontramos en la or- den del Toisón a dos condes Segismundo Helfried: el primero, conseje- ro privado, investido en 1647, el segundo, caballero en 1681. El conde Gundacar de Dietrichstein (1623-1690), príncipe (1684), consejero de estado, miembro de la Conferencia secreta, caballerizo mayor (1658), en 1675 camarero mayor, obtuvo el collar de la orden en 1672.28

La época de Leopoldo I

El nombramiento de cortesanos austriacos para la Orden del Toisón de Oro nos muestra la continuidad social de los linajes de la aristocracia y el protagonismo de alguno de ellos en un momento concreto. Entre los ministros que podemos considerar de segunda fila tenemos la familia de los Schwarzemberg, originaria de la región alemana de Franconia. El conde Jorge Luis de Schwarzemberg (1586-1646), gran mariscal de la corte (1626-1631), recibió el collar de la orden en 1628, después de ha- ber pasado dos años en España como representante del emperador. El conde Juan Adolfo el Joven (1615-1683) sirvió como mayordomo mayor del archiduque Leopoldo Guillermo, hermano de Fernando III, y fue in- vestido con el Toisón en 1650 en Bruselas, donde su señor se encontra- ba como gobernador general de los Países Bajos españoles. En la cor- te de Viena sirvió como consejero privado (1649), presidente del Conse- jo áulico (1659-1683) y miembro de la Conferencia secreta (1669). En 1670 se le concedió el título de príncipe de Schwarzemberg. Fue uno de los consejeros más escuchados de Leopoldo I. Era hostil a los españo- les y partidario de un acercamiento a Francia.29 El segundo príncipe de Schwarzemberg, Fernando Guillermo (Bruselas 1652-Viena 1703), fue gran mariscal de la corte y en 1688 se le nombró caballero del Toisón.

En 1655 en Aranjuez Felipe IV impuso el collar de la orden al conde Juan Maximiliano Lamberg (1608-1682), conde de Ortenegg y de Or- tenstein, que se encontraba en España en misión diplomática. Este no-

136 Pere Molas Ribalta

28. SCHWARZ, The imperial Privy Council, pp. 220-226, sobre los Dietrichstein. 29. Jean BERENGER, Leopold 1er (1640 -1705), fondateur de la puissance autrichienne,

Presses Universitaires de France, París, 2004, pp. 32, 156.

ble del ducado de Carniola había sido durante un breve período precep- tor de Leopoldo I y había participado en las negociaciones de la paz de Osnabruck. De regreso a Viena, fue consejero privado (1657), miembro de la Conferencia secreta y ocupó los cargos de camarero mayor (1661- 1675) y mayordomo mayor (1675-1682) del emperador Leopoldo I. En cierta medida se ocupaba de las relaciones con España, en función de su experiencia anterior. Después de su muerte pertenecieron a la orden del Toisón su hijo Francisco José (1694), su sobrino Leopoldo José (1700) y su nieto Leopoldo Matías (1700). Este último culminó su ascen- sión social con la obtención del título de príncipe del Imperio en 1707.30

En los últimos años del reinado de Fernando III, después de la muerte de Trauttsmandorf, el principal personaje de la corte imperial era Juan Weickard de Auersperg (1615-1677), perteneciente a una importante fa- milia del ducado de Carniola (hoy Eslovenia), que había obtenido el ran- go de conde del Imperio en 1630. Auersperg perteneció al Consejo pri- vado desde 1646 hasta 1669. En 1650 fue investido caballero del Toi- són. En 1653 obtuvo el título de conde para los dominios de Wels y Gottschee en Carniola. En 1653 se le nombró príncipe del Imperio, en 1659 se le concedieron los ducados de Munsterberg y Frankenstein en Silesia y en 1664 el condado de Thengen en Suabia. Era el mayordomo mayor del primogénito del emperador, que debía ser Fernando IV, pero la muerte de este príncipe en 1654 truncó sus esperanzas de ser el pri- mer ministro de la monarquía.31

Auersperg no logró que el nuevo emperador Leopoldo I (1657-1705) le confirmara en el cargo de mayordomo mayor que había asumido en 1655. El nuevo soberano confirió este cargo a su propio mayordomo, el conde Juan Fernando de Porzia (1605-1665), de la nobleza del Friuli, al que hizo conceder el Toisón el mismo año 1657. Leopoldo, que aun no había sido elegido emperador, le invistió con el collar en la catedral de Praga. Porzia fue de hecho el primer ministro del emperador hasta su muerte en febrero de 1665.32 Entre los mayordomos mayores de Leopol- do I pertenecientes a la nobleza austriaca fueron caballeros del Toisón de Oro los ya citados Dietrichstein y Lamberg. Tras la muerte de este en

Austria en la orden del Toisón de Oro, siglos XVI-XVII 137

30. SCHWARZ, The imperial Privy Council, pp. 274-275. 31. SCHWARZ, The imperial Privy Council, pp. 201-202. 32. Sobre Porzia, véase BERENGER, Leopold 1er, pp. 32-37.

1682 fue nombrado el conde Alberto de Zinzendorf y Pottendorf (1618- 1683), consejero privado y caballero del Toisón de Oro desde 1673. El personaje había ejercido fundamentalmente cargos cortesanos, como mayordomo mayor de la emperatriz viuda de Fernando III, Leonor de Gonzaga (1674) y sucesivamente ocupó los puestos de montero mayor y gran mariscal de la corte (1679).33

El último mayordomo mayor de Leopoldo I, de 1698 hasta la muerte del monarca en 1705, fue su amigo personal, el conde Fernando Buenaven- tura de Harrach (1636-1676). Había recibido el Toisón en Madrid en di- ciembre de 1665, en el transcurso de una misión diplomática. Por la me- nor edad del rey Carlos II le invistió el duque de Cardona, que era el ca- ballero más antiguo de la orden.34 Volvió a España como embajador, de 1673 a 1676. Tras ejercer el cargo de caballerizo mayor (1677) y conse- jero privado (1673), fue nombrado de nuevo embajador en Madrid en 1697 y en 1698 regresó a Viena para ocupar la mayordomía mayor, que había quedado vacante por muerte del príncipe Dietrichstein. Dejaba como sucesor en la embajada a su hijo Alois Tomás Raimundo Harrach (1669-1742), el cual recibió el Toisón aquel mismo año. A pesar de su fracaso en la sucesión española, el conde Alois Harrach fue un ministro importante del emperador Carlos VI y llegó a servir a María Teresa de Austria. Murió en 1742.35

También había sido investido en Madrid en 1663 otro embajador amigo de Leopoldo I, el conde Francisco Eusebio de Potting (1627-1678). Este personaje recordaba en su diario el aniversario de su investidura como caballero, en la que había sido apadrinado por el duque de Cardona. El embajador imperial hacía constar las negociaciones para obtener la con- cesión del collar a favor de dignatarios de la corte de Leopoldo I. En 1668 la reina gobernadora, Mariana de Austria, quería saber si su her- mano el emperador Leopoldo I prefería que el Toisón fuera para el prín- cipe de Dietrichstein o para el mariscal de Montecuccoli. Dos años más tarde se enorgullecía de haber conseguido el collar para el conde de

138 Pere Molas Ribalta

33. BERENGER, Leopold 1er, p. 341. 34. Diario del conde de Potting, embajador del Sacro Imperio en Madrid (1664-1674), edi-

ción de Miguel Nieto Nuño, Escuela Diplomática, Madrid, 1990, I, pp. 156, 401; II, p. 399. 35. Se encuentra una presentación de los dos condes de Harrach en Duque de MAU-

RA, Vida y reinado de Carlos II, Aguilar, Madrid 1990, pp. 468-469.

Weissenwolf y para el conde de Nostiz y se extendía en los esfuerzos que había hecho para conseguir la dignidad para el segundo; “mucho tiene que agradecerme”, añadía. Al terminar su embajada, y tras obtener el collar para el conde de Zinzendorf, calculaba que había obtenido el Toisón para catorce personajes, incluyendo a los de sangre real, como era el rey Miguel de Polonia, cuñado del emperador. Tras su retorno a Viena, Potting ejerció el cargo de gran mariscal de la corte.36

Fueron caballeros de la orden del Toisón de Oro algunos de los presi- dentes de la Cámara áulica (Hofkammer), el principal organismo fiscal de la monarquía. El conde David Ungnad de Weissenwolf (1604-1672), barón de Sonneck y consejero privado, que presidió la Cámara de 1648 a 1656, recibió el collar ya al fin de su vida, en 1670. Su hijo Heinard Cristóbal Ungnad, segundo conde de Weissenwolf (1635-1702), recibió la misma dignidad en 1688. El sucesor de Ungnad en la presidencia de la Cámara fue durante muchos años (1656-1680), el conde Jorge Luis de Sinzendorf (1616-1681), consejero privado que había sido nombrado caballero en 1663. También obtuvieron el Toisón otros dos presidentes de la Cámara, el conde Wolfgang Andrés de Orsini Rosenberg (1626- 1695), que fue presidente de 1683 a 1692, y caballero del Toisón en 1688, y el conde Sigfrido Cristóbal Breuner, presidente de 1694 a 1698 y caballero en 1698.37

Hasta el reinado de Leopoldo I el cargo de vicecanciller del Imperio (Reichsvizekanzler) había sido ocupado por juristas procedentes del sur de Alemania, cuya escasa ascendencia nobiliaria no permitía la conce- sión del preciado collar. La situación comenzó a cambiar con el conde Leopoldo Guillermo de Koenigseck Rothenfels (1630-1694), un alemán del Imperio natural de Suabia que ocupó el cargo de vicecanciller duran- te un dilatado período, de 1669 a 1694. Su nombramiento para el Toisón (1675) siguió a los de consejero de estado (1671) y ministro de la con- ferencia privada o secreta (1674)38. Tras su muerte, el cargo se conce- dió a aristócratas de los territorios hereditarios de los Habsburgo, cuyo linaje les permitía el ingreso en el selecto colectivo de los caballeros del

Austria en la orden del Toisón de Oro, siglos XVI-XVII 139

36. Diario de Hans Khewenhüller, II, p. 399. 37. BERENGER, Leopold 1er, pp. 365 y ss. (Sinzendorf), 378 (Orsini Rosemberg), 380-

381 (Breuner). 38. BERENGER, Leopold 1er, pp. 150, 159, 364, 380.

Toisón. El inmediato sucesor de Konigseck fue el conde Gottlieb Ama- deo de Windischgratz (1630-1695), de la nobleza de Carintia (y de pro- cedencia luterana), que había sido nombrado caballero del Toisón de Oro en 1688. Su hijo Ernesto Federico Windischgratz (1670-1727) reci- bió el collar de la orden en 1700 y también ejerció la presidencia de una institución imperial, el Consejo áulico, durante el reinado del emperador Carlos VI en el primer tercio del siglo XVIII. (1713-1727).39 Los vicecan- cilleres del Imperio solían haber formado parte previamente del Consejo áulico; este había sido el caso tanto de Konigseck (1666) como de Win- dischgratz.

Otras nobles austriacos presentes en la orden del Toisón a lo largo del siglo XVII fueron el conde Jorge Acacio de Losenstein (1597-1653), ca- ballerizo mayor del emperador (1640) y mariscal de Baja Austria (1642- 1651), que murió antes de ser investido; el conde Juan Cristóbal de Pu- cheimb (1611-1668), vicepresidente del Consejo de guerra, nombrado caballero en 1657; el conde Juan Rottal (muerto en 1674), gobernador en Moravia, caballero en 1664; el conde Maximiliano de Thun (1638- 1701), caballero en 1697; y el conde Oto Ernesto de Abensberg Traun (1644-1715), hijo de un consejero privado, mariscal de Baja Austria y ca- ballero del Toisón en 1694.40

A fines del siglo XVII se fortaleció la importancia económica y social de la familia Liechtenstein con la figura de los príncipes Juan Adán I el Rico (1662-1712), nombrado caballero del Toisón el 1694, y Antón Flo- rian de Liechtenstein (1656-1721), que fue representante del empera- dor ante la curia romana, caballero del Toisón en 1697 y mayordomo mayor del archiduque Carlos de Austria, desde 1703 Carlos III de Es- paña y desde 1711 emperador Carlos VI. Fue muy poco apreciado por los súbditos catalanes de Carlos. Francisco de Castellví consideraba que su carácter y sus métodos favorecían poco los intereses de la casa de Austria.41

140 Pere Molas Ribalta

39. EVANS, The making, pp. 175-176. 40. Las biografías de todos estos personajes, en SCHWARZ, The imperial Privy Council. 41. Virginia LEÓN SANZ, Carlos VI. El emperador que no pudo ser rey de España, Agui-

lar, Madrid, 2003, p. 25; Francisco de CASTELLVÍ, Narraciones Históricas, Fundación Fran- cisco Elías de Tejada, Madrid, 1997, I, p. 400. Se refería a la “cortedad de su talento y bronquez de su genio”.

Los últimos años del siglo XVII fueron también un buen tiempo para los hermanos Mansfeld. El conde Francisco Maximiliano Mansfeld (1639- 1692), caballero en 1681, fue consejero privado y mayordomo mayor de la emperatriz. Se le concedió el collar “por las apretadas instancias del emperador”. Su hermano Enrique Francisco Mansfeld, (1640-1715), fue embajador en Madrid, donde fue investido caballero de la orden del Toi- són en 1686. En 1689 fue el principal defensor y negociador del matri- monio de Carlos II de España con la princesa alemana Mariana de Neuburgo, cuñada del emperador Leopoldo I. En recompensa por su in- tervención recibió la dignidad de grande de España y el título de prínci- pe de Fondi en el reino de Nápoles. Su prepotencia le había creado mu- chos enemigos en la corte española y el propio emperador terminó por llamarle a Viena y substituirle como embajador.42 Allí fue miembro de la Conferencia secreta y presidió el Consejo de guerra (Hofkriegsrat) de 1701 a 1703, tras la muerte del conde Ernest Rudiger de Stahremberg, pero su actuación fue negativa y tuvo que ceder el cargo al príncipe Eu- genio de Saboya. Fue compensado con el nombramiento de camarero mayor. Pertenecía al grupo de consejeros antiguos o “corte vieja”, enca- bezados por el conde Fernando Buenaventura de Harrach como mayor- domo mayor.43

La nobleza de Bohemia

El estudio de los caballeros checos de la Orden del Toisón de Oro nos permite considerar la evolución de estos territorios en el conjunto de la Monarquía. En 1555, en el primer capítulo de la orden presidido por Fe- lipe II, se admitió en la orden a Wratislav de Pernstein, que posterior- mente ocupó el importante cargo de canciller de la corona de Bohemia (1565-1582). Esta concesión era consecuencia del matrimonio de Perns- tein con la castellana María Manrique de Lara (1555), un enlace que es- tuvo en el origen del llamado “partido español” en la corte del empera- dor Rodolfo II en Praga. La casa de “Pernestán”, como la llamaban mu- chos españoles, era considerada “toda ella muy fiel y muy devota” del

Austria en la orden del Toisón de Oro, siglos XVI-XVII 141

42. MAURA, Vida y reinado de Carlos II, passim. 43. BERENGER, Leopold 1er, p. 441.

rey de España.44 El canciller Pernstein como consejero del emperador mantuvo cierta rivalidad con otro de los principales consejeros, el conde austriaco Leonardo de Harrach.

También fue caballero del Toisón (en 1561) Joaquín de Neuhaus, canci- ller de Bohemia de 1554 a 1565, que murió ahogado en el Danubio en 1584. También fue caballero del Toisón otro de los más importantes no- bles de Bohemia, Guillermo Orsini de Rosemberg (1555-1592), barón de Krumlau, y gran burgrave de Praga. Recibió el collar en 1584.

Rosemberg se casó cuatro veces y su cuarta esposa fue Polixena de Pernstein. Esta dama se casó en 1606 con el nuevo canciller (1599), Zdenko Adalbert Poppel de Lobkowitz (1568-1626), que fue uno de los pilares del partido católico en Bohemia, favorecedor de la Contrarrefor- ma y de la autoridad real. En 1620 Lobkowitz fue investido como caba- llero del Toisón y en 1624 se le concedió la dignidad de príncipe del Im- perio.45 Había estado en España en 1588 y en 1591 y contribuyó a la di- fusión de la cultura española por la Europa central. El embajador espa- ñol Guillén de San Clemente, le presentaba como: “un caballero de casa Popel, muy católico y gran servidor de Vuestra Majestad porque estuvo en su real corte pocos años ha con una embajada particular” Golo Mann le llama “español de estricta observancia”. Efectivamente era un fervien- te defensor de la alianza española y difusor de sus costumbres y modas. Su cuñada se había casado en Aragón con el duque de Villahermosa.46

1620 fue la fecha crucial en la historia de Bohemia. La batalla de la Mon- taña Blanca (8 de noviembre) dio la victoria a los Habsburgo católicos frente a los estamentos protestantes. Al frente de la nueva administra- ción real se situó como gobernador (desde 1622 con título de lugarte- niente) al príncipe Carlos de Liechtenstein (1569-1627), que ya era an- tes de la guerra un gran propietario en Moravia. El personaje se había convertido al catolicismo en 1599, había sido durante un breve período mayordomo mayor del inestable emperador Rodolfo II (1600-1603 y 1607-1608), y capitán territorial del margraviato de Moravia (1604). En

142 Pere Molas Ribalta

44. Bohdan CHUDOBA, España y el Imperio, Rialp, Madrid, 1963, pp. 290-293. 45. SCHWARZ, The imperial Privy Counci., pp. 290-292. 46. Correspondencia inédita de D. Guillén de San Clemente, embajador en Alemania de

los reyes don Felipe II y don Felipe III , Zaragoza 1892, p. 277. MANN, Wallenstein, p. 46.

1620 se le elevó a la dignidad de príncipe del Imperio y en 1622 se le invistió como caballero del Toisón de Oro. También obtuvo los ducados silesianos de Troppau (1613) y de Jaggendorf (1623), este último confis- cado a un príncipe protestante rebelde.47

La victoria de la Montaña Blanca conllevó la consagración política y so- cial de los dirigentes del partido católico en Bohemia. En primer lugar de los que habían sido víctimas de la Defenestración de 1618 y rigieron el país después de la victoria católica. Guillermo de Slawata (1562-Viena 1652), que sucedió como gran canciller a Alberto de Lobkowitz (1628), fue investido caballero en 1644. Se había casado con la última herede- ra de la antigua familia Neuhaus y su riqueza sólo era inferior a la de los propios Lobkowitz48. También perteneció a la orden la familia de su com- pañero de defenestración, Jaroslav de Martinitz. Jorge Adán Boritza de Martinitz (1602-1652), canciller de Bohemia, fue nombrado caballero en 1647. Bernardo Ignacio de Martinitz (1603-1685), consejero privado y gran burgrave desde 1651, recibió el collar en la catedral de Praga en 1657. Otro conde Martinitz, llamado también Jorge Adán, fue investido caballero en 1697 en Roma, donde ejercía una misión diplomática al servicio del emperador. Fue el primer virrey de Nápoles nombrado por Carlos de Austria en 1707.49

Otro de los beneficiarios de la victoria católica fue el famoso Alberto de Waldstein o Wallenstein, duque de Friedland. Dentro de la lluvia de ho- nores que recibió se sitúa la concesión del collar de la orden en 1629, con privilegio especialísimo de imponérselo él mismo en su campamen- to del norte de Alemania. Su estrepitosa caída y muerte en 1634 no im- plicó la de su linaje, que durante cuatro generaciones ocupó altos car- gos en Praga y en Viena. Fueron nombrados caballeros del Toisón los condes Adán (1570-1638)50 y Maximiliano Adán de Waldstein (muerto en Praga 1655), aunque los dos murieron antes de recibir la investidura. El segundo había servido al emperador Fernando III como caballerizo ma- yor (1637) y camarero mayor (1650). También obtuvieron el Toisón los condes Carlos Fernando Waldstein (1634-1702), hijo de Maximiliano, ca-

Austria en la orden del Toisón de Oro, siglos XVI-XVII 143

47. MANN, Wallenstein, p. 197. Fue el primero de los nobles de Bohemia que recibió un título de príncipe.

48. SCHWARZ, The imperial Privy Council, pp. 343-347. 49. EVANS, The making, pp. 206-207. 50. MANN, Wallenstein, pp. 882-883. Conservó el palacio de Wallenstein en Praga.

ballero en 1675, camarero mayor en 1690; Francisco Augusto, hijo de Maximiliano Adán, que fue embajador en España y fue investido caba- llero en Madrid en 1686 y Carlos Ernesto (1661-1713), hijo de Carlos Fernando, que fue elegido caballero en 1698.51

Una trayectoria inversa, aunque en tono menor, a la de Wallenstein fue la de Enrique Schlick, quien tras haber servido en diversas ocasiones en el ejército español durante el reinado de Felipe III, luchó en 1620 en las filas rebeldes en la batalla de la Montaña Blanca. En 1621 se convirtió al catolicismo y consiguió entrar al servicio del emperador Fernando II, hasta el punto de que en 1632 fue nombrado presidente del Consejo de guerra, cargo que ocupó hasta su muerte en 1650. Tuvo los títulos de conde de Bassano y Weisskirchen y consiguió la investidura de caballe- ro del Toisón en 1644.52

Después de la guerra de los Treinta Años la nobleza checa formó parte de los círculos de poder de la Monarquía, la corte y los altos cargos de gobierno. Para Wenceslao Eusebio (1609-1677), segundo príncipe de Lobkowitz y desde 1646 duque de Sagan, la concesión del Toisón en 1644 fue el inicio de una carrera de honores: consejero privado (1645), vicepresidente y presidente del Consejo de Guerra (1652-1665), mayor- domo mayor (1665) y primer consejero privado (1669). La caída del prín- cipe de Auersperg en 1669 le convirtió en verdadero primer ministro del emperador durante cinco años53. Su propia caída política en 1674 no in- cidió en el poder del linaje. Fernando Augusto, tercer príncipe de Lobko- witz (1655-1715), fue investido caballero en 1698. Un miembro de otra rama de la familia, el conde Fernando Wenceslao Poppel de Lobkowitz (1654-1697), que sucedió como embajador en Madrid al conde de Man- feld en 1691 y recibió el Toisón de Oro en 1695. Murió en 1697 de re- torno al Imperio.54

También se contó entre los miembros del Consejo privado y de la Con- ferencia secreta el conde Juan Hartwig de Nostitz Rieneck (1652-1683), que fue canciller de Bohemia como sucesor de Slawata y recibió el Toi-

144 Pere Molas Ribalta

51. EVANS, The making, pp. 205-206. 52. SCHWARZ, The imperial Privy Council, pp. 331-332. 53. BERENGER, Leopold 1er, pp. 229-240. 54. MAURA, Vida y reinado de Carlos II, passim.

són en 1670.55 Más importante fue el papel del conde Francisco Ulrico Kinsky (1632-1699), consejero privado (1675), negociador de la paz de Nimega (1678), canciller de Bohemia (1683), ministro de Conferencia, que fue prácticamente el primer ministro del emperador Leopoldo I a par- tir de 1693 hasta su muerte seis años más tarde. Había ingresado en la orden del Toisón en 1688.56

Entre los amigos personales de Leopoldo I se encontraba el conde Hum- berto Juan de Czernin (1628-1682), embajador en Venecia y caballero del Toisón en 1675. Otros nobles checos caballeros del Toisón desarro- llaron su actividad pública dentro del propio reino de Bohemia. Este fue el caso de los condes Adán Wratislav de Sternberg (1687), gran burgra- ve de Praga de 1685 a 1703 y Wenceslao Alberto de Sternberg (1699); de Francisco Kollowrat, consejero privado (1672), capitán territorial de Moravia (1667) y caballero del Toisón en 1688; y del conde Juan Fran- cisco de Wrbna y Freudenthal caballero del Toisón en 1697, que ocupó el cargo de canciller del reino de Bohemia de 1700 a 1705.57

En el margraviato de Moravia, el segundo de los países checos, se en- contraban los dominio del conde Domingo Andrés de Kaunitz (1655- 1705), que fue consejero privado del emperador (1687), caballero del Toisón de Oro (1688), embajador en las Provincias Unidas de los Países Bajos, y en 1696 vicecanciller del Imperio en sucesión del conde de Win- dischgratz. Junto con el conde Francisco Ulrico de Kinsky, Kaunitz fue uno de los plenipotenciarios imperiales en el congreso de paz de Riswick que puso fin a la guerra con Luis XIV de Francia (1697). En 1682 había obtenido el título de conde inmediato del Sacro Imperio. Dirigió la políti- ca exterior de la monarquía durante los últimos años del reinado de Le- opoldo I.58 En el ducado de Silesia, el conde Cristián Leopoldo de Schaffgotsch (1623-1703), otro converso del luteranismo, ocupó el car-

Austria en la orden del Toisón de Oro, siglos XVI-XVII 145

55. EVANS, The making, p. 209. 56. BERENGER, Leopold 1er, pp. 59-61. 57. Biografías de estos personajes, en SCHWARZ, The imperial Privy Council; y referen-

cias, en EVANS, The making, p. 208. Desde 1620 el canciller de Bohemia residía en la cor- te imperial.

58. Grete KLINGENSTEIN, Der Aufstieg des Hauses Kaunitz, Gottingen, 1975. Fue el abuelo del famoso canciller de estado de la emperatriz de María Teresa y de José II, el príncipe Antonio Wenceslao de Kaunitz Rietberg.

go de supremo capitán territorial (1666) y fue investido como caballero de la orden del Toisón de Oro en 1694.59

Hungría, Italia y las Islas Británicas

A diferencia de lo que sucedió en Bohemia, la nobleza de Hungría estu- vo poco presente en los centros de poder de la Monarquía durante los siglos XVI y XVII. Sólo la encontramos cuando los avances de la Con- trarreforma hicieron posible la preeminencia de algunos magnates cató- licos en la corte imperial. El primer aristócrata húngaro que formó parte de la orden del Toisón de Oro fue el conde Nicolás Esterhazy de Galan- tha, (1583-1645), palatino o lugarteniente del reino de 1625 a 1645 e in- vestido como caballero en 1628.60 Le siguió en la orden el conde Pablo Palffy de Erdod, cortesano de Fernando III como rey de Hungría. Palffy ocupó los altos cargos de Judex Curiae (1646) y de palatino (1649-1653) y fue investido caballero en la población austriaca de Ebersdorf, enton- ces perteneciente a Hungría, en 1650.61

El nuevo palatino nombrado en la dieta de 1655 fue Nicolás Wesselenyi (1605-1667), conde de Murany (1646), quien recibió el collar de la orden en 1660. La muerte impidió al ban o gobernador de Croacia Nicolás Zrin- yi (1620-1664) recibir la investidura que se le había concedido tras sus victorias sobre los turcos. Ambos personajes habían participado en la fase inicial de la llamada conspiración de los magnates contra Leopoldo I. La primera etapa de la confrontación entre el emperador y los llama- dos “malcontentos” de Hungría se cerró en cierta manera en la dieta que se celebró en 1681 en la ciudad de Sopron. En ella se eligió un nuevo palatino en la persona de Pablo Esterhazy de Galantha (1635-1713), hijo del también palatino conde Nicolás Esterhazy, quien recibió aquel mis- mo año el collar de la Orden del Toisón de Oro.

146 Pere Molas Ribalta

59. EVANS, The making, pp. 300 y 392. 60. Tenemos la recreación literaria de la estirpe de los Esterhazy en la obra de su des-

cendiente Peter ESTERHAZY, Armonía celestial, Galaxia Gutenberg, Barcelona, 2003. 61. EVANS, The making, p. 242.

Los ejércitos imperiales estuvieron mandados con frecuencia por gene- rales que no habían nacido súbditos directos del emperador. Entre ellos hubo cierto número de nobles italianos, algunos de los cuales obtuvie- ron el collar de la orden del Toisón como recompensa de sus servicios.

El conde Rambaldo de Collalto (1579-1630), nacido en Mantua, fue pre- sidente del Consejo de guerra durante los primeros años del reinado de Fernando II, consejero privado, y caballero del Toisón en 1629, poco an- tes de su muerte. Esta distinción también fue obtenida al fin de su vida en 1695 por su hijo el conde Antonio Francisco de Collalto (1630-1696), consejero privado (1668) que ejerció diversos cargos en el margraviato de Moravia.62

Uno de los fautores de la caída de Wallenstein fue el italiano Octavio Piccolomini de Aragón (Siena 1599-Viena 1656), duque de Amalfi y ser- vidor de las dos ramas de la casa de Austria. En 1619 llegó a las tie- rras del Imperio enviado por el rey de España. Sirvió a las órdenes de Wallenstein y fue uno de los principales artífices de su caída. Como tal aparece como un personaje negativo en la trilogía de Schiller sobre el duque de Friedland, cuya segunda parte lleva precisamente como títu- lo “los Piccolomini”. De los despojos de la fortuna de Wallenstein Picco- lomini obtuvo el importante señorío checo de Nachod. Aquel mismo año mandó la caballería imperial en la batalla de Nordlingen. De 1635 a 1639 tuvo el mando de las tropas españolas en los Países Bajos. Allí le encontró el pícaro español Estebanillo González, quien desde entonces se puso a su servicio. Estebanillo alaba a su amo con las referencas clásicas como el Alcides del Sacro Imperio y el Anibal de Flandes. Pic- colomini fue investido con el Toisón en Bruselas en 1645, un año antes de que se imprimiera en Amberes la novela de su bufón Estebanillo. Hoy en día se considera que la obra pudo ser escrita precisamente para paliar el desprestigio del conde tras el fracaso de la campaña de 1645.63

Austria en la orden del Toisón de Oro, siglos XVI-XVII 147

62. SCHWARZ, The imperial Privy Council, pp. 214-217. Numerosas referencias a Collal- to, en MANN, Wallenstein.

63. La vida y hechos de Estebanillo González, ed. Antonio Carreira y Jesús Antonio Cid, Madrid, Cátedra, 1990. Véase también el artículo de Jesús Antonio CID en Nueva Re- vista de Filología Española, 39 (1991), num. 2, pp. 951-975. Agradezco a José Manuel Ble- cua la referencia de este trabajo.

No hay comentarios
Esta solo es una vista previa
3 páginas mostradas de 29 páginas totales
Descarga el documento